maximo tell

Historias de viaje: “Mi compañero de viaje”

In AguaSuaves, Contreras, Exclusivos on 18 junio, 2010 at 10:10 AM

Por José Luis Contreras

El viaje hacia Abra Pampa, la “Siberia Argentina” como muchos la conocen, dura alrededor de tres horas y media, claro si ponemos como punto de partida la capital de Jujuy, es decir San Salvador de Jujuy.

Luego del acto inconciente de mi madre, que conté en la nota anterior, no quedaba más que acomodarse en el incómodo asiento del colectivo. El colectivo inició el largo viaje, en el todavia oscuro dia jujeño.

Desde mi época de estudiante universitario, siempre soñaba que mi compañera de viaje sea una hermosa morocha con la cual durante todo el recorrido conversaramos sobre la nada misma, total el objetivo (claro, en mis sueños) era pedirle al final el teléfono.

Obviamente esto nunca sucedia y la morocha nunca aparecia, siempre madres con bebes, mujeres mayores (para mi), hombres mayores (para mi). Pero en fin.

Y como esta ocasión no iba a ser la excepción, la morocha tampoco apareció.

Mi compañero de viaje fue un joven llamado Diego, que se dirigia a dar Talleres de Capacitación en Humahuaca, un pueblo de la Quebrada que muchos conocen por sus paisajes, pero quizás poco por su gente

Luego de los temas recurrentes: “el clima, de donde vienes, adonde vas, de que barrio sos, que estudias?”, nos fuimos adentrando en cuestiones más profundas y que hicieron ameno e inolvidable el viaje.

Mientras pasabamos por pueblos pequeños, con Diego se dió una empatía particular, estos encuentros verbales quizás siempre se acaban con un “que lindo el norte de Jujuy, no?” y punto. Para luego reclinar el asiento y esperar la llegada.

En los pueblos de Volcán, Barcena, nos encontramos conversando sobre su trabajo. Todos los sabados desde hace tres años va a Humahuaca a reunirse con pobladores de los alrededores e intercambian saberes sobre las cultura originaria, sobre sus derechos. Me comentó que la gente poco a poco está tomando conciencia sobre aquellos derechos que durante años fueron avasallados por el “hombre blanco”. La educación civica originaria crece y crece y los hijos, de los hijos, en un futuro, verán los frutos de la lucha que se inició años atrás.

Mientras el sol comenzaba a destellar sus primeros rayos, el paisaje se hacia cada vez más maravilloso. Sin embargo la charla con Diego era más cálida que el óleo natural que pasaba al lado de mi ventanilla.

Mi cámara de video. solo era un adorno en mi mano, que se prendia de a ratos, cuando, nos tomabamos un respiro en la conversación.

Los kilometros pasaban y pasaban, la gente subia y bajaba, muchos iban a La Quiaca, otros a Huacalera, otros a Tres Cruces, Purmamarca, Tilcara, La intermedia, etc.
Diego iba a Humahuaca, pueblos unidos por miles de historias milenarias y olvidadas. Unidos tambien por historias que taparon esa historias ancestrales. La historia de la colonización y el exterminio, una historia, escrita por los llamados vencedores. Diego mi compañero de viaje me contó sobre esa historia olvidada.
En estos pueblos el exterminio de siglos no solo fue físico sino cultural. Donde se asientan muchas Iglesias de estos lares, antes hubo lo que se llamaron “huacas”, lugares sagrados para los pueblos originarios que habitaban estas tierras. Sobre ellos se impusieron las iglesias que hoy cientos de turistas recorren y visitan, sin saber quizás que antes allí se agradecia a la madre tierra, al sol, a la naturaleza por tanta bondad.

Muchos incluso dicen que donde se asienta la actual Catedral de San Salvador de Jujuy, hubo una “huaca”.

Ya a esta altura del viaje no me importaba que el famoso Cerro de Los Siete Colores, se haya desnudado frente a mi para que lo viera, ni qué la hermosa, veraniega y con el tiempo elitista Tilcara, me ofreciera un combo turístico para el 2011. La historia de Diego era más atrapante, dolorosa y reveladora.

De Tilcara a Humahuaca hay unos 15 minutos más en colectivo, tiempo en el cual con Diego decidimos tácitamente dar por concluida la historia. Bajó su mentón y lo abrigó con el cuello de su desgastada campera, cerró sus ojos y descansó hasta llegar a su destino.

El sol ya hacia piruetas con los cerros y las nubes se apoyaban en sus cimas. Agarré mi pequeña cámara de video y registré esos juegos de la naturaleza. Mientras en mi interior, pensaba sobre esa historia “de historias olvidades”.

Iturbe, Tres Cruces, Huacalera.

Subia y bajaba gente. El sol sinceramente hacia un festín con el paisaje.

La gente subia y bajaba. el colectivo sufria por subir por la ruta, Diego descansaba.

“Parada Humahuaca”, gritaba el chofer. “Apurense por favor, bajen.”

Diego se despertó abruptamenta, mientras yo tocaba su hombro para avisarle que ya estaba en su destino.

Solo atinó a decirme: “Nos Estamos viendo” no pensando que quizás sea la primera y última vez que nos cruzemos en la vida.

Diego baja, sube el cierre de su campera, acomoda su mochila y se pierde en medios de las polvorientas calles humahuaqueñas.

El colectivo arranca. Pequeños poblados atraviesa.
Giro mi cabeza hacia la ventanilla, pienso, reflexiono.

“La morocha del viaje soñado” por supuesto no apareció, ni me importaba ya. Aparecerá quizás, quien sabe.

El destino quizo que mi compañero de viaje sea ese desconocido Diego, al cual recordaré más que ese número de telefono que nunca quizás me hubiese dado esa soñada “morocha hermosa”.

El destino está cerca, Abra Pampa me espera con sus 3.500 metros sobre el nivel del mar.
Son las 9 de la mañana estoy llegando.
Son las 23:15, estoy escribiendo estas lineas.

José Luis Contreras
14/06/10

Jujuy – Abra Pampa
Argentina

Leer la crónica anterior

> Esta autor es Columnista permanente de este Blog

About these ads
  1. [...] y su frase “abrigate, cuidate, llamanos”. Luego escribí una historia en la cual un “compañero de viaje“ me traslado al tiempo de los ancestros y sus  [...]

  2. [...] una horizontalización de la experiencia vivida: la historia de mis viejos sobreprotectores, de aquel muchacho que me acompañó en un tramo del viaje y de ese titulo honorario de “Ingeniero” que algunos me dieron en Abra [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.038 seguidores

%d personas les gusta esto: