maximo tell

La tercera cara de la moneda

In Exclusivos, Malas Viejas, Tonti on 30 diciembre, 2010 at 8:16 AM

Por Danilo Tonti

De un lado, jóvenes desilusionados de la política, en apariencias hasta desinteresados; jóvenes sin voz pero con voto: peligrosa combinación. Del otro lado, jóvenes que se apropian de los ideales, que debaten y discuten para abanderar a futuro la política de un país en permanente proceso.

La tercera cara: la realidad, el despojo de los perjuicios socialmente instalados. Mediante la técnica de entrevistas grupales, se evaluó y comparó la percepción política de los jóvenes que militan en entidades partidarias y la de aquellos que no.

Karpincha imaginando...

Si hablamos de inquietud, de rebeldía; si hablamos de proyecciones y de utopías; si hablamos de esperanza y transformaciones; hablamos de juventud, pero también de política. Hablamos de potencia como realidad latente y de cambio como fin expectante.

A través de la realización de grupos de discusión, se buscó profundizar y comprender la relación que subyace entre la juventud y la política. Se realizaron dos grupos compuestos por jóvenes universitarios, uno de ellos formados por militantes en partidos políticos y el otro por jóvenes aparentemente pasivos en la actividad política: no involucrados ni vinculados a instituciones partidarias.

Muchas veces, las acciones y las interacciones de los sujetos hablan más de de su subjetividad y de su visión que lo que ellos mismos puedan decir. Planteando iguales tópicos en ambos grupos, se profundizó en el vínculo que la juventud mantiene con la política, centrándose en los cambios que la militancia partidaria pudiera provocar en la concepción, en las perspectivas y también, en las actitudes políticas que los jóvenes adoptan.

Poca militancia, mucha política

Con ciertos indicios de nerviosismo y alguna que otra intervención dubitativa, comenzaba la entrevista con jóvenes universitarios sin militancia partidaria. Ninguno se conocía, pero sólo unos minutos bastaron para que empiecen a ganar confianza.

La conversación mantuvo un eje hasta el final: la interacción. Cada punto sobre el que se reflexionaba se valía de opiniones que se nutrían y se interpelaban mutuamente, generando un importante mecanismo de feedback.  La comunicación efectivamente fue dialógica. Una permanente atención a los planteamientos que cada uno expresaba caracterizó todo el desarrollo de la entrevista. La dinámica fue sustentada mediante una escucha atenta y reflexiva.

Las opiniones diferentes fueron tomadas como puntos de superación. En muchos casos, hubo cambios de perspectivas en los participantes a partir de los aportes y de las visiones de los demás. Fueron comunes los replanteos y las autocríticas. En las contraposiciones de ideas, la tolerancia fue una clara actitud evidenciada. Cada uno se mostró muy dispuesto y abierto a escuchar opiniones que, en muchos casos, no eran coincidentes con las suyas.

La construcción del debate se desarrolló entre los mismos participantes de la entrevista grupal; lograron olvidarse y desprenderse del mediador. Así también, pudieron conocerse las reflexiones profundas de cada uno de los integrantes; las discusiones no se limitaron al campo estrictamente político.

Incluso, las reflexiones y los temas que se trataron evidenciaron una amplia concepción del campo de la política, incorporando a dicha esfera la actividad y compromiso cívico y ciudadano, como así también el trabajo de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG).  Las respuestas reflejaron posturas moderadas, alejadas de posicionamientos extremos en relación a cada uno de los aspectos tratados.

La presentación de los tópicos fue efectiva en la organización de la discusión: las respuestas y los comentarios aluden a ellos, aunque fueron frecuentes las reflexiones sobre temas que no fueron planteados. En general, se observó  que la entidad del grupo superó las individualidades, propiciando una instancia de construcción conjunta de pensamiento y conocimiento.

La política detrás de la militancia

Fue el tiempo, luego, del segundo grupo; aquel formado por jóvenes con militancia en partidos políticos. Con buena cuota de silencios, empezaba la entrevista.

Desde el comienzo y durante toda la dinámica, la carencia de interacción marcó la pauta que caracterizaría a este grupo de discusión. Cada uno se limitaba a exponer sus opiniones y a esperar nuevamente su “turno”. Lejos de ser percepciones interactuadas, brindaron largas explicaciones a modo de “ponencias” y sin interrupciones por parte de quienes escuchaban. Esto generó la ausencia de un debate como tal, en la medida en que todas las apreciaciones y los fundamentos que ofrecían iban destinados al mediador y no a los compañeros.

Fue característica una atención dispersa por parte de los integrantes (a excepción de uno) durante todo el desarrollo de la entrevista; la carencia de interacción no obligaba a una escucha activa.

Las opiniones diferentes no fueron tomadas como elementos de autocrítica, sino como evidencia para reforzar la lejanía de opiniones, acentuándolas los propios protagonistas, para resaltar la idea de que el “otro” está equivocado. Esto deja entrever la intolerancia con los planteamientos diferentes, con la diversidad de opiniones.

Hubo  una visión restrictiva de la política, en tanto es concebida sólo desde el campo partidario. El debate se instaló en torno a quienes detentan el poder o pueden llegar a él.

Los comentarios de los jóvenes resultaban inseparables del partido al que pertenecen. No se logró una profundización en las percepciones de cada uno de ellos fuera del área de la militancia. No pudieron separarse de la posición de militante del partido del cual forman parte. Incluso, los tópicos no guiaron el discurso debido a que se recayó siempre en las mismas ideas, lo que generó que el debate no tuviese variedad conceptual.

Las fuertes individualidades terminaron por menoscabar la dinámica de grupo, en la que no se registraron proceso de elaboración en conjunto. Esto es  potenciado debido a la presentación de posturas extremas en las que cada planteamiento se expresa de una manera absoluta e inconciliable con sus opuestas.

Se trató de una entrevista en donde la tensión y el clima tirante ganaron el ambiente, evidenciando una marcada falta de tolerancia y una comunicación de importante orientación monológica.

Cuando militar es perder la perspectiva

La realización de ambos grupos de discusión brindó importantes datos comparativos, al tiempo que permitió sacar, no de modo generalizador sino como apunte referencial, algunas conclusiones interesantes para el análisis y la reflexión.

La política basada en ámbitos democráticos asume como valor estructural la tolerancia y la construcción del conocimiento mediante la diversidad y la pluralidad. No obstante, en el grupo de jóvenes militantes, en el que el ejercicio político debería estar más afianzado, estos valores se desdibujan y son bastante olvidados. Es en la dinámica con jóvenes sin militancia en la que se logra un proceso de producción de pensamiento de mayor profundidad y con mayor enriquecimiento de las discrepancias entabladas. Así, mientras que en éste grupo se observó una marcada orientación de construcción, en el segundo fue una mecánica de reproducción lo que predominó durante todo el desarrollo. Más aún, fue en el de los jóvenes militantes en el que se identificó posturas más símiles en relación a la realidad política actual: posicionamientos polarizados y marcadamente dicotómicos.

Una de las variables que más diferencias marcó fue, sin lugar a dudas, la interacción. Mientras que en la entrevista grupal con jóvenes que no realizan militancia partidaria ésta fue la causa fundamental de la producción conceptual, en el grupo con jóvenes militantes su ausencia devino en la imposibilidad de construir desde la dinámica grupal. Y esto se relaciona con la falta de tolerancia y las posturas extremas que se marcaron anteriormente. Se evidencia cómo la militancia influye en la consolidación de perspectivas rígidas y cerradas, en donde la extrema identificación con un determinado partido parece afectar la capacidad de reconocer otros puntos de vista o de cuestionarse en lo que se piensa y se sostiene. La escucha se traduce en la búsqueda de elementos para refutar lo que se dice,  por lo que cada intervención se presenta, no explícitamente pero sí a nivel de contenido, como una respuesta a lo que uno de los participantes haya expresado.

Otro de los datos que es necesario resaltar es la concepción que se ha manifestado de lo que es la política. Claramente, la visión más restrictiva viene de los militantes, en donde el debate político se reduce a una serie de medidas y a unos cuantos políticos del pasado y del escenario actual. No ocurre lo mismo con quienes no participan de una militancia partidaria, en donde se abre el abanico de la discusión a ámbitos como el Tercer Sector y la actividad ciudadana.

Como proposición superlativa que ha dejado la experiencia se debe nombrar la incapacidad para construir consensos que manifestó el grupo que participa de la juventud de algún partido político. Las exposiciones de cada uno de los integrantes fueron discursos que no se tocaron entre sí y en los que no se evidenciaron firmes intensiones de establecer puntos o perspectivas en común.

En definitiva, como síntesis de lo experimentado, podría decirse que cuanto más institucionalizada se encuentra la actividad política más susceptible se vuelve a contraer los vicios y las falencias que el sistema político nacional presenta.

> Este autor es Columnista permanente de este Blog

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.038 seguidores

%d personas les gusta esto: