maximo tell

Posts Tagged ‘iPad’

Entrevista a Don Tapscott

In Derecho a Replica on 17 diciembre, 2010 at 3:00 PM

Don Tapscott es el creador de Wikinomics, un libro de culto en la economía digital, y un luchador contra la brecha digital, la frontera que hay entre los que tienen acceso a la Red y los que no. Recorre el mundo impartiendo conferencias. Estuvo en España y el diario El País lo entrevistó.

¿Cómo ayuda la tecnología a dar recursos a quién no los tiene?

Todavía hay una gran brecha digital, se va cerrando, pero existe. Gracias a los móviles hay lugares donde no hay agua potable ni electricidad pero sí cobertura de móvil. Gracias a eso se puede informar y tomar mejores decisiones. Si se tiene acceso se abre un mundo de posibilidades. El 80% de las nuevas empresas depende de Internet y tiene menos de cinco años. El mundo de los emprendedores se ha acelerado, son el verdadero futuro. La web proporciona una verdadera meritocracia. Se crea lo que denominé ‘ideagora’, un lugar para participar de la sociedad y de la economía.

En España tenemos un problema con los mayores de 45 años que se quedan sin trabajo pero no tienen una formación digital, ¿qué sugiere para solucionarlo?

El primer problema es la falta de jóvenes. Hay que aumentar la tasa de natalidad. Además la educación es mucho más barata ahora. Las universidades en Estados Unidos están perdiendo su poder. El 80% de los másteres de negocios son online y se imparten en Asia. ¿Por qué iría alguien a una clase con 300 personas si lo puede hacer en casa y, además, el profesor le contesta por correo?

En sus libros suele hablar de compartir ideas, sin embargo, no es algo que suceda en el día a día. ¿Cómo se puede impulsar que esto suceda?

Compartir una idea no es comunismo. Al contrario, es capitalismo, del bueno, del mejor. Es la mina de oro. Tengo un vecino que hizo un reto a partir del mapa de unos terrenos que compró. Quería buscar oro en ellos pero no sabía dónde hacerlo. Ofreció medio millón de dólares a quién le ayudara. Lo pagó, muy a gusto además. Supo de nuevas técnicas de extracción de oro y su empresa paso de tener un valor 19 millones de dólares a 10.000 millones de dólares. Ahora tengo un vecino muy rico. No es cuestión de compartir todo pero sí de dejar de pensar como un solo ente y pensar como un colectivo. Nike ha mejorado mucho desde que creó GreenXchange, unaplataforma que promueve iniciativas sostenibles y colectivas.

En España, todavía tímidamente, comienzan a verse iniciativas de datos abiertos (Open Data) en Gobiernos regionales, como el del País Vasco, ¿qué beneficios aportan?

Es mejor que bueno. Cambia la naturaleza de los Gobiernos y su sentido. En Madrid, por ejemplo, el Ayuntamiento y la policía saben perfectamente cuáles son los puntos críticos donde hay accidentes de tráfico. Podrían liberarlos, decirlo, y que alguien lo metiese en un mapa de Google. En dos días comenzarían a salvarse vidas. El coste es cero, pero el ahorro es grande. Así hay montones de ejemplos: negocios, sanidad, seguridad… Los datos en bruto, tal cual, convierten a la administración en una plataforma, en un aliado. Liberar datos es lo justo. Si lo pagamos entre todos, ¿por qué no nos devuelven lo que nos pertenece? Una vez que cumplen su función, que también digan qué conclusiones sacan. Que nadie lo confunda con la privatización. Es lo contrario. Es el nuevo valor público, de todos.

La gestión sería más transparente, ¿cree que la gente confiaría más en sus dirigentes gracias a ello?

Exacto. Por un lado verán los rédito. La luz es el mejor desinfectante. Si están desnudo, si el gobierno no hace nada, se sabrá. Por otro lado, si eres transparente, eres digno de confianza.

¿Qué piensa de la publicación de cables de Wikileaks?

Ahora mismo Wikileaks está dando información de países. Lo siguiente son los bancos y las grandes corporaciones. Entonces sí que vamos a hablar, mucho más, de transparencia. Va a cambiar por completo la relación entre las empresas y sus clientes. Van a ser más responsables con la sociedad. Gobiernos y empresas tienen derecho al secreto, por supuesto, no se trata de contar todo pero sí de hacerlo mejor, de ser responsables con la sociedad. Los que ponen en el punto de mira a algunos cables concreto o Assange se confunden. Tiene que servir para reflexionar y que cada institución reflexione sobre su integridad. Como dije, el la luz aclara todo. Habrá regulación ciudadana. La sociedad controlará la calidad de los servicios. Imagina una sociedad formada y con acceso a la información. Eso sí será un mundo mejor.

¿Cree que el iPad es tan revolucionario?

No, es solo un aparato más. Novedoso, claro, pero no es algo que cambie la comunicación. El móvil sí es revolucionario. La tercera pantalla está cambiando el mundo. La primera fue la televisión. La segunda es el ordenador. La tercera está dando acceso a un nuevo entorno a gente que no tendría oportunidades de desarrollo.

Fuente: El País

Bill Keller, director de The New York Times, opina sobre el futuro del periodismo

In Derecho a Replica on 25 julio, 2010 at 10:51 AM
Bill Keller ganó un Premio Pullitzer en sus épocas de corresponsal y actualmente dirige uno de los mas influentes diarios del mundo, el The New York Times que a partir de 2011 pasará a cobrar por sus contenidos informativos en la web. Entre sus respuestas apunta al iPad, el  The Huffington Post, Google y Jeff Jarvis.

Pensando el Periodismo con Bill Keller

- ¿Usted por qué se metió a periodista?

Hay muchos motivos por los que la gente que conozco se metió a periodista. Hay quien lo hace por contar una gran historia, por cambiar el mundo, por viajar a sitios exóticos o por el aparente glamour de estar bajo los focos, y supongo que yo sentí todo eso en alguna medida. Pero para mí el gran atractivo del periodismo es el factor puzle: abordar un problema complicado y escribir para explicárselo a alguien. Me encanta que me digan: “Oh, no lo sabía”; pero prefiero aún más que me digan: “Nunca pensé en ello de ese modo”. Cuestionar los prejuicios y repensar la sabiduría convencional es un gran logro y por eso es tan importante lo que hacemos para una democracia; no sólo exponer las cosas horribles que ocurren detrás de puertas cerradas, sino también hacer que la gente use su maldito cerebro.

The New York Times a partir de enero de 2011, su web será de pago, pero para la mayor parte de los usuarios seguirá siendo gratis, dice Keller. Implantarán un sistema con contador, parecido al de Financial Times. “Cobraremos a los usuarios más adictos”. Solo a partir de un consumo determinado de páginas se empieza a cobrar. “Lo bueno de utilizar un sistema con contador es que puedes ajustar el contador. El plan contempla que en los primeros años no vamos a conseguir grandes ingresos; no queremos cortar el tráfico y ganamos mucho dinero con la publicidad de la web, queremos preservarlo. Si nos damos cuenta de que el contador está cortando el tráfico, ajustamos el contador”.

- ¿Pero cree usted que a estas alturas de la película, con lo reticente que es Internet al pago y la facilidad que tiene para saltarse los muros, la gente va a pagar?

La gente está dispuesta a pagar por contenido. El Financial TimesThe Wall Street Journal lo han demostrado. Ya paga por descargas de libros, de música. No pagará por algo que pueden conseguir gratis en otro sitio. Confiamos en que esto funcione, porque no hacemos lo mismo que hace la CNN, o la BBC, o USA Today, sitios donde podrán conseguir la información gratis. Y estamos bastante seguros de que nuestros lectores lo perciben.

Hace cinco años, el periódico líder de la prensa norteamericana abordó el proceso de integración de sus redacciones de papel y web. Una de las mejores decisiones que han tomado hasta ahora, dice Keller. A muchos periodistas tradicionales les costó pasar a hacer blogs sin sentir que comprometían su integridad. “La resistencia no ha desaparecido, pero se ha reducido enormemente. La barrera real era psicológica y cultural. La integración nos dio licencia para experimentar y nos llevó a la innovación”.

- ¿Y cómo van a competir con un medio como The Huffington Post, que está pisándole los talones en las cifras de tráfico web con apenas 55 periodistas?

Se podría dar vuelta la pregunta: ¿cómo puede The Huffington Post competir con The New York Times cuando tienen muy pocos reporteros, ni siquiera pagados, o poco pagados? Atraen el tráfico con noticias de celebridades y vídeos de YouTube; no lo digo como una crítica a The Huffington Post; simplemente, nosotros no hacemos eso. Tengo una gran admiración por lo que Arianna ha conseguido, pero, esencialmente, no es un sitio de noticias. Cuelga mucha opinión: la opinión es barata, no tienes que mandar a nadie en un avión… El área en que critico a The Huffington Post, Político, y otros agregadores es que a veces son muy descuidados tomando prestado material nuestro y de otros sitios. The Huffington Post trae mucho tráfico a The New York Times: cuando ponen un titular y un enlace a nuestras páginas está bien; pero a veces reproducen tanto de nuestro artículo que ya nadie necesita hacer clic en el enlace a nuestra página. Esto va a ser un campo de batalla continuo entre los agregadores low cost y los medios de noticias de calidad.

Keller cree que, si no se ordena la situación, los medios acabarán litigando en los tribunales. “Hay una diferencia entre enlazar y robar. Creo que es preferible para todos llegar a un acuerdo y negociar una solución que les deje resumir nuestro material sin robarlo. Esto es el salvaje Oeste. ¿Quién va a ser el policía de la ciudad sin ley?”.

La relación con Google es complicada, asegura. Les proporciona mucho tráfico, sí, obtienen algunas ventajas negociando con ellos. “Pero al mismo tiempo hay una relación de adversarios. No me gustaría que el destino de las noticias quedara enteramente en manos de la gente de Google. Eso sí, no respaldo la frase de Rupert Murdoch de que son esencialmente piratas y depredadores”.

- El gurú Jeff Jarvis dice que los contadores de historias están acabados

Me encanta Jeff, pero suele darse a grandes pronunciamientos. ¿Los contadores de historias acabados? ¿De verdad? Mira la lista de las noticias más enviadas de nuestro sitio web: las historias que la gente comparte son historias narrativas; y creo que cuanto mejores sean los dispositivos, más historias se podrán contar, el iPad no es el final, habrá mejores dispositivos para leer, más fáciles para el ojo, ilustraciones en colores maravillosos; creo que el periodismo narrativo tiene un futuro robusto, de verdad lo creo.

- ¿Cómo cree que será el paisaje mediático de aquí a cinco años? ¿El periódico impreso será una parte secundaria de una gran plataforma digital?

No estamos en el negocio de predecir el futuro, sino en el negocio de lo que pasa hoy, o ayer. Supongo que el futuro será una combinación de supervivientes y nuevas empresas: habrá medios tradicionales que se habrán adaptado bien. De aquí a cinco años, creo que aún habrá una significativa demanda de periódicos impresos, no de todos. La edad media de suscriptores de The New York Times está por debajo de los 50, la gente no cambia sus hábitos tan rápido. Y todavía se venden discos en vinilo; igual al final los periódicos se convierten en un ítem boutique (objeto de culto). En cinco años, cada vez más gente se moverá hacia la web como primera elección. Y habrá nuevas empresas con distintos modelos de negocio: iniciativas sin ánimo de lucro; algunas, sostenidas por filántropos; otras, como The Huffington Post, sustentadas por publicidad.

- La cuestión aquí es cuál es el futuro del periodismo de calidad. ¿El periodismo online será rentable como para pagar a periodistas que investiguen?

No lo sé. Esta es una preocupación real. Yo tiendo a ser optimista por naturaleza y creo que hay una demanda real de periodismo de investigación, del periodismo que pide cuentas a las instituciones poderosas, creo que siempre habrá un mercado para esto. Pero la realidad es que una gran parte de ese periodismo ha muerto en los últimos cinco o diez años porque es caro. Los periódicos que más sufrieron los trastornos de nuestro negocio fueron diarios metropolitanos que dependían de los anuncios clasificados. Entre las nuevas empresas hay organizaciones que están dispuestas a hacer buen periodismo, periodismo duro. Y hay que decir que la web ayuda en muchas cosas: permite comprobar mejor los datos; el estudio de bases de datos dará buenos frutos; y nacerán nuevas formas de periodismo de control.

- Entonces, ¿la revolución digital ayudará a robustecer las democracias?

Es una cuestión importante. Espero que sí; digamos que tengo esa esperanza.

The New York Times ya tiene una aplicación para el iPad que permite acceder a ocho o diez contenidos, el llamado Editor’s choice (La elección del director). “El iPad cambia el juego”, dice, “pero nadie sabe en qué medida. Cambia el juego a favor de los periódicos, porque es una experiencia de lectura muy placentera. Hay un mito de que la gente no lee piezas largas en una pantalla. Pues, de hecho, lo hacen. Y mucho”.

La plantilla es de 1.150 periodistas. The New York Times Company cerró el primer trimestre de 2010 con un beneficio neto de 9,54 millones de euros, cifras que han dado un respiro a la dama gris del quiosco americano, que el año pasado registró unas pérdidas de 74,5 millones de euros. “La mayor parte de los ingresos provienen del periódico impreso”, confirma Keller. Los ingresos publicitarios en papel han descendido vertiginosamente, y ya sólo representan la mitad de todo lo que genera el papel (la otra mitad proviene de la venta de ejemplares).

- Hoy, en general, los directores de periódico suelen capitular con más facilidad a las demandas de la empresa que generaciones anteriores. No sé si está de acuerdo.

Generalizando en torno al negocio, creo que hay bastante verdad en ello; en parte, el desesperado estado de la economía ha hecho que todo el mundo se sienta más vulnerable, así que hay más compromisos de los que solía haber y estamos en esa frenética búsqueda de una solución mágica de negocio que respalde el periodismo.

¿Y en su caso es así?

Está claro que ha habido una búsqueda de nuevos negocios, pero una de las cosas que más me gustan de este sitio es que puedo ir a mi editor y decirle: “No podemos hacer esto, esto compromete nuestra integridad, o nuestro periodismo”. Y siempre gano ese debate. Y si la cuestión es dejar que los anunciantes tengan más influencia en lo que escribimos o echarnos para atrás en un reportaje de investigación, soy un tipo afortunado: estoy protegido de una manera en que no lo están muchos directores.

“Las redes sociales son buenas herramientas para encontrar noticias”

- Se puso en funcionamiento Eskup, una red social que pone en contacto a los periodistas con los lectores. ¿Crecerá la dimensión social de los medios de comunicación?

Sí, lo creo. Tiendo a ser escéptico con las personas que declaran cómo va a ser el futuro en términos absolutos, tiene que haber espacio en este debate para la incertidumbre. Los periodistas se mueven bien en la incertidumbre, no sabemos cómo va acabar una guerra o qué político caerá y nuestro mundo está en un momento de gran incertidumbre. Creo que las redes sociales son buenas como herramienta para encontrar noticias, para diseminar información y como manera de conectar con los lectores. Hace tiempo que tenemos las entrevistas de los lectores y hacen muy buenas preguntas.

- Mucha gente piensa que la prensa tradicional fue muy arrogante durante años, se sintieron propietarios de las noticias y no tuvieron en cuenta a los lectores.

Hay algo de verdadero en ello. Uno de los motivos por el que muchos medios fueron lentos al adaptarse a Internet fue porque se veían como una élite inalcanzable y les gustaba controlar el debate; así que, sí, merecemos ser criticados por excesos de orgullo en nuestra historia. Por otro lado, la gente nos paga por nuestro criterio. Hay una diferencia entre lo que dice la Wikipedia y The New York Yimes: la gente va a la Wikipedia sabiendo lo que quiere; pero viene a The New York Times, o la BBC, o a El País sin saber qué es lo que quieren saber, vienen a ver qué les cuenta gente inteligente y bien formada, para que les cuenten que pasó, qué importa y qué significa eso; nadie tiene tiempo de hacer eso por su propia cuenta; nos pagan por nuestro criterio y no creo que sea arrogante tomar decisiones sobre qué es importante; con el tiempo, puede que se demuestre que te equivocaste, pero es lo que nuestros lectores demandan.

- ¿Qué les ha aportado el iPad?

Cuanto más cómoda y agradable es la pantalla, más natural es leer un artículo de un periódico serio o de una revista. Es pronto para decir cómo va a ser en términos económicos. Tenemos una aplicación del iPad que es una versión temprana, no hemos tenido tiempo para desarrollarla a tope. Es gratuita, se llama Editor’s choice (La elección del director), y es una selección de historias que están vivas en la página web.

- Pero ya están trabajando en una aplicación de pago.

Sí, estamos trabajando en ella. Yo tengo mi iPad, mi aplicación de iPhone y la web, y al final casi siempre voy a la web, porque si tienes una pantalla grande, la web es preciosa y lo tiene todo; y en este momento aún es gratis. No sé hacia dónde se dirige el mundo, si hacia las aplicaciones para noticias o si el iPad acabará por no necesitar aplicaciones ya que con un buen sitio web puede ser suficiente. He hecho el mismo ejercicio con la BBC, The Guardian, The Washington Post… En vez de utilizar su aplicación en el iPad, voy a su web; si es buen sitio web, es precioso en el iPad.

- ¿Qué impacto tiene la llegada del iPad en su web?

Es una muy buena pregunta y, honestamente, no lo sé. La gente va a experimentar. En las últimas semanas hemos lanzado una aplicación para el iPad que es el primer intento serio de una aplicación de servicios en Nueva York, cómoda para el usuario: tiene los restaurantes favoritos de nuestros críticos, los mejores bares, listas de eventos interesantes, y añadiremos la base de datos de cine, tours de museos… Esto es algo distinto de las noticias. Alguien está en Nueva York y quiere saber qué exposición debe ir a ver, a qué restaurante ir…Se pueden hacer muchas cosas empaquetando de una manera distinta porciones de nuestro paquete periodístico, pero no sé qué impacto tendrá en la web per sé. Ofreceremos todo lo que tenemos en la web, en el iPad, y en ambos casos confiaremos en que la gente pague si consume mucho de lo que lo que ofrecemos; habrá que ver qué prefieren los lectores.

- ¿Tienen futuro las iniciativas de periodismo sin ánimo de lucro?

Nos hemos involucrado en esta cuestión. Actualmente tenemos dos ediciones, una en Chicago y otra en San Francisco, donde el contenido es producido por consorcios sin ánimo de lucro de periodistas profesionales, gente a la que conocemos y en la que confiamos y que están sustentados por tipos ricos que decidieron pagar para respaldar el periodismo. Hemos hecho algunos proyectos con ProPublica, que están respaldados por filántropos… Nuestra experiencia con todas estas organizaciones ha sido muy buena hasta ahora.

- Usted suele utilizar una cita: “Los periódicos serán dinosaurios, pero los dinosaurios anduvieron por la Tierra durante millones de años”. Bueno, millones de años, no, pero ¿cuánto tiempo diría que van a durar?

No lo sé. Para dentro de millones de años estoy bastante seguro de que el papel no existirá. Yo tengo esperanzas, no en torno a un objeto impreso, sino en torno al concepto de periodismo agresivo, independiente y de alta calidad.

Fuente: Diario El País

Flipboard convierte tus redes sociales en una revista para el iPad

In Paladar mostaza on 21 julio, 2010 at 8:18 PM

¿Te imaginas todos los contenidos de tus redes sociales en una revista? Eso que suena algo extraño puede suceder en tu iPad gracias a la aplicación gratuita Flipboard que condensa todas las actualizaciones de tus “amigos” de Facebook o a quien “sigas” en Twitter y te las muestra como una revista social digital. Si el proyecto avanza podríamos estar frente a una revolución para los medios en la plataforma.

Flipboard es una aplicación de descarga sin costo para el tablet de Apple que accede a los materiales de

Flipboard App

nuestras redes sociales y construye una presentación que parezca una revista. Utiliza las últimas fotos publicadas por nuestros amigos en Facebook, para establecer una portada interactiva de la revista, o si alguien ha publicado un enlace, accede al mismo, recupera su contenido y lo monta para que lo veamos tal cual.

Como una revista, proporciona vista por secciones y cuando pinchamos en esta, la página se amplia y nos permite ver la “noticia” al completo. Con Twitter es exactamente igual y accederá a los enlaces o fotos publicadas por enlaces para montarlos como contenido completo, explican en AppleWeBlog.

A favor

  • Hacer «zoom» para ampliar los artículos.
  • Ver un vídeo y jugar con él.
  • Se puede reconfigurar todo en la aplicación, cambiar incluso fotos de posición vertical a horizontal o modificar los formatos.
  • Si se pulsa en «leer más en Web» en los artículos más extensos se accede inmediatamente al sitio web original con la información que se recomendó a través de Twitter.
  • Se pueden compartir favoritos, fotos y todo tipo de contenido como se hace desde Twitter o Facebook.

según Scobleizer

En contra

  • La selección de contenidos en Facebook utiliza un criterio un poco aleatorio cuando tenemos muchos amigos y mucho contenido, y confunde contenidos pasados con actuales, por lo que siempre nos van a quedar cosas por ver si usamos sólo esta aplicación.
  • En el caso de Twitter está todo más ordenado.
  • Otro problema es que en álbumes de fotos o artículos, es imposible hacer un scroll vertical y por lo tanto, no podremos ver artículos o albums grandes.

según AppleWeBlog

+ Mike McCue, CEO de la compañía, explica cómo funciona Flipboard:

Aparte de estas redes sociales, se puede acceder a una serie de perfiles sociales “precreados” donde podremos acceder a noticias de todo tipo, generados por la propia red Flip, o acceso a una serie de contenidos como TEDTalks, por citar uno entre varios.

El proyecto acaba de recibir una inversión de 10,5 millones de dólares y según Masahable, entre los inversores del proyecto están firmas de inversión como KPCB, Index Ventures o The Chernin Group; pero también Jack Dorsey (creador de Twitter) y Dustin Moskovitz (cofundador de Facebook), lo que demuestra su enorme potencial.


Steve Jobs y los contenidos en la web

In Malas Viejas on 11 junio, 2010 at 5:55 PM

El CEO y fundador de Apple, Steve Jobs, alertó sobre el riesgo de una Internet convertida “en una nación de blogueros”, sin criterio editorial y carente de fuentes fiables, y animó a las empresas informativas a cobrar por sus contenidos, pero con un precio razonable. Las declaraciones las realizó en el evento D8, organizado por el blog All Thing Digital, que depende del diario The Wall Street Journal, propiedad del magnate Rupert Murdoch.

“No quiero ver cómo descendemos a una nación de blogueros. Necesitamos el criterio editorial más que nunca”, afirmó. “Estaré a favor de todo lo que podamos hacer para ayudar a los periódicos a encontrar nuevas formas de expresión”, afirmó el creador del iPad , la tableta electrónica vista como un soporte de futuro por los medios.

Hasta la fecha, el gran debate sobre el futuro de los medios lo han protagonizado el propio Murdoch – que cobra por parte del contenido online de The Wall Street Journal y comenzará a hacer lo mismo con el Times y el Sunday Times de Londres a finales de mes-, y Google, el gran buscador que gestiona el mayor agregador de noticias de la Red.

Pero Jobs decidió terciar en el asunto, dándole la razón a Murdoch en su comparecencia pública en la conferencia All Things Digital, en Rancho Palos Verdes, California. “La gente está dispuesta a pagar por el contenido que consume. Creo que sucede en el campo de la música y creo que sucede en el contenido informativo”.

Muchos analistas han querido ver en el iPad, lanzado en EE.UU. en abril, una salvación para los diarios tradicionales. Jobs opinó sobre ello: “Tenemos muchos encargos en mente para el iPad, pero una de mis más fuertes creencias es que cualquier democracia depende de una prensa fuerte y sana”.

El riesgo opuesto sería una Red en la que la información se sustentara sobre las opiniones personales de millones de blogs. Jobs cree que el iPad puede ayudar, a través de aplicaciones que permiten cobrar por el acceso a diarios tradicionales. Eso sí, “el precio debe ser competitivo”, advirtió. Es decir, mejor llegar a muchos con precios bajos.

Apple se distancia así de la posición oficial de Google. En su comparecencia, Jobs admitió que las relaciones con el mayor buscador de Internet no pasan por su mejor momento: “Decidieron competir con nosotros. Y es lo que están haciendo”.

En los últimos meses, Google ha comercializado su propia versión de un teléfono táctil, el Nexus One , similar al iPhone. Ha introducido en el mercado su propio sistema operativo, Chrome OS , y ha mostrado su disposición a experimentar con las tabletas . A Jobs, sin embargo, no le preocupa: “Lo único que queremos es que nuestro producto sea mejor que el suyo… y lo es”. Cuando se le preguntó si se siente traicionado por Google, bromeó: “Mi vida sexual está bien, gracias”.

No todo fueron bromas, sin embargo. Jobs respondió públicamente a la oleada de suicidios -10 en lo que va de año- que asuelan una fábrica de la empresa Foxconn en Censen, China, donde se fabrican el iPhone y el iPad. “Es algo muy preocupante”, dijo Jobs, “pero no es una fábrica donde se explote a los trabajadores”. En respuesta al escándalo, la compañía taiwanesa ha aumentado el sueldo a sus empleados en un 30%.

Jobs vaticinó también que los nuevos formatos que se están probando ahora, como las tabletas portátiles, acabarán dejando en el pasado a las computadoras personales tradicionales . “Cuando éramos una nación agraria”, dijo, “todos los coches eran camiones. A medida que la gente se mudó a los centros urbanos, la gente comenzó a asumir el uso de los automóviles. Creo que los PC serán como los camiones. Menos gente los necesitará. Y eso incomodará a algunos”.

Fuente: Diario La Nación

El (incierto) papel de la prensa

In Derecho a Replica on 6 junio, 2010 at 2:00 PM

A lo largo de una década, los periódicos de la Unión Europea han perdido 12 millones de ejemplares. En 1998 circulaban 80,8 millones de copias, y 10 años más tarde la difusión había bajado a 68,8 millones en la UE de los Quince. Además de ventas, los diarios han perdido ingresos. Una virulenta crisis publicitaria ha agravado la salud de una industria con 200 años a sus espaldas. Los últimos dos han sido especialmente dramáticos, y España no ha sido ajena a la tragedia.

En 2008, los beneficios después de impuestos de los diarios españoles alcanzaron los 11,9 millones de euros, un 95% menos que el año anterior (232,9 millones). Pese a todo, la prensa se lee más que nunca. Aunque de otra manera. Las ediciones en Internet (mayoritariamente de acceso gratuito) han atraído a millones de lectores, pero estos nuevos usuarios, instalados en la cultura de la gratuidad, apenas han tenido repercusión en los ingresos.

Los grandes editores -capitaneados por el magnate Rupert Murdoch – negocian con los poderosos buscadores -con Google a la cabeza- la manera de rentabilizar sus contenidos en la Red. Paralelamente, exploran las posibilidades de los dispositivos electrónicos inalámbricos (iPad, cibertabletas, lectores electrónicos), y se preguntan si esta será su tabla de salvación.

Aunque nadie tiene respuestas firmes, los expertos afirman que cada una esas plataformas exigirá diferentes estilos de redacción y formas de empaquetar los contenidos. En el quiosco electrónico los periodistas deberán desarrollar al menos cinco formatos: alertas, artículos, podcast,videorreportajes y noticias en redes sociales.

A pesar del auge de las redes sociales, los blogs, el llamado periodismo ciudadano y el aluvión de sitios que se autodeclaran “informativos”, parece difícil que vayan a desplazar a los diarios online. A no ser que se piense que el periodismo es una afición y no un oficio.

Todos coinciden en que, a la postre, por encima de los soportes estará la marca. Es la cabecera la que avala el rigor, algo que en el ámbito digital parece haber pasado a segundo plano. La consultora Cases i Associats, que ha elaborado un estudio sobre las tendencias de los medios, lo expone gráficamente:

“De la misma manera que publicar un remedio casero para el resfriado no convierte al usuario en médico ni al foro donde lo publicó en un centro de atención primaria, escribir sobre un evento en Internet no convierte a esa persona en reportero ni a la web utilizada en un medio periodístico”.

El periodista Francisco Amaral, coautor del estudio, recuerda que la prensa escrita es el principal proveedor de información. Ha alimentado a la radio y a la televisión y ahora hace lo propio con Internet. “Los blogs no investigan, y tampoco el periodismo ciudadano. Son herramientas útiles, sobre todo por su cercanía, pero no son periodismo”.

Pese a todo, los periódicos de papel no pierden de vista el impacto de los blogs. Tienen, además, un ojo puesto en el fenómeno de las redes sociales. Para intentar ampliar su base de lectores, las cabeceras tradicionales han optado por perseguirlos allí donde se encuentren. Por eso se han lanzado en brazos de las redes sociales.

El británico The Guardian recurre a sus usuarios para orientar sus contenidos. “Nos piden que sigamos determinadas noticias o que investiguemos temas concretos. Hace dos años les preguntamos a quién deberíamos defender en las elecciones”, cuenta la antropóloga Meg Pickard, directora de desarrollo de medios sociales de The Guardian, que participó en la reciente reunión en Madrid de WAN-IFA, organismo que agrupa a 18.000 publicaciones de todo el mundo.

Durante la reunión del G-20 en Londres, el rotativo dio un paso más e impulsó el “periodismo en red“. Los reporteros salieron a la calle para cubrir la manifestación anticumbre pertrechados con su móvil para relatar la protesta minuto a minuto a través de Twitter. “Fue un enorme movimiento digital”, apunta Pickard, “y comprobamos que teníamos que estar donde estaba la gente”. El diario tiene ahora dos millones de seguidores en Twitter y 300 periodistas están presentes en esa comunidad virtual.

El potencial de las redes sociales es enorme, sobre todo si se tiene en cuenta que aglutinan más de 300 millones de personas y que sus usuarios son ya más que los del correo electrónico. Pero Twitter no parece que sea el milagro que espera la prensa. “No reemplaza la forma de contar la noticia. Es una forma de visibilidad, de potenciar el boca a boca”, subraya la directiva de The Guardian. Es un interesante barómetro para saber qué suscita el interés del público.

Aunque las cifras cambian día a día, se estima que una quinta parte del tiempo de navegación de un internauta está dedicado a una red social. Por eso “toca estar ahí”, dice Amaral. Como toca estar en los dispositivos móviles y subirse al carro de la revolución de los smartphones. Se calcula que el próximo año la mitad de los móviles que se vendan en EE UU permitirán navegar por Internet, de manera que la Red será accesible a 120 millones de usuarios desde el celular.

El móvil será el instrumento favorito para ver vídeos, mandar correos electrónicos, chatear o acceder a redes sociales. ¿Será también un soporte idóneo para distribuir noticias? “Es difícil pensar que el protagonismo del ordenador vaya a desaparecer de la noche a la mañana”, pronostica Cases i Associats, porque “el hábito de consultar noticias en Internet está muy ligado con el trabajo de oficina, lo que seguirá dando al ordenador un papel clave como soporte de los diarios digitales”.

En pleno proceso de transformación, los diarios buscan la manera de reinventarse. El presidente del WEF (foro mundial de editores) y director adjunto de EL PAÍS, Xavier Vidal-Folch, sostiene que los detonantes de la crisis de la prensa son la explosión de la información hasta un nivel prácticamente infinito, el cambio de la fábrica de la información -desde un modelo de manufactura a otro de renovación continua-, y la brecha entre el producto informativo y la publicidad. “En este marco, empresas y periodistas han de apostar por la cooperación”, dice Vidal-Foch.

A la vanguardia multimedia, el diario noruego Verdens Gang (VG, del grupo 20 Minutos) presume de ser una de las cabeceras más rentables en la web. Convencido de que “la industria de los periódicos nunca será la misma”, el director del área de móviles de VG, Morten Holst, cuenta que el secreto ha sido “la experiencia de usuario”;

“Los periódicos llevan 200 años de experiencia con sus lectores. La gente sabe lo que compra y por qué lo compra. Un periódico no es un contenido, es una experiencia de usuario. Y eso no se ha conseguido en la web“.

Holst considera que cada uno de los soportes exige “estrategias distintas” porque los hábitos de consumo son distintos y una de las razones para que el público pague en Internet es “la experiencia de usuario”. Además de operar en el papel, VG tiene potentes ramificaciones en Internet, el móvil, la webTV o las redes sociales. Casi el 20% de sus beneficios proceden del área digital. “Nuestra máxima es aprovechar las ventajas que brindan cada una de las plataformas”, exponen sus directivos.

Desde que en 1992 se envió el primer mensaje de texto, el móvil ha evolucionado de manera espectacular. Las modernas pantallas táctiles y la capacidad para navegar a gran velocidad son vistas como una oportunidad única para los medios, aunque Mark Challinor, director general de la consultora g8wave, es de los que piensan que los periódicos no están apostando por el móvil al ritmo que debieran.

“Mucha gente está optando por acudir a Internet a través del móvil. Pero hay que educar a los consumidores en este nuevo entorno y ofrecerles contenidos más sofisticados”.

The Guardian lanzó una oferta para plataformas móviles en las que cobra (unos tres euros) no por el contenido, sino por la funcionalidad. Se puede, por ejemplo, grabar noticias y leerlas en el metro o ver galerías fotográficas. El ocio acapara la mayoría de las aplicaciones de The Guardian App, un servicio que hasta ahora ha registrado más de 700.000 descargas. En su primer año, sin publicidad, espera superar los dos millones de euros de ingresos. El impacto de estos artilugios es tal que ya se empieza a hablar de un nuevo perfil de usuarios: los movilnautas.

Actualmente, el 36% de los propietarios de teléfonos móviles navegan por Internet y el 55% emplea mensajes SMS. Michael Read, director general para Europa de comScore, opina que el cambio no va a ser rápido. “Hay que pensar a medio plazo; 2011, 2012 y 2013 no serán los años del móvil“. Read vaticina que el pago (o micropago) por contenidos en el móvil solo se justificará si son diferentes de los de la web.

Otros rotativos han ensayado experimentos, como los códigos de barras, pictogramas impresos que permiten reconocer crónicas o anuncios. El francés Le Parisien articuló el año pasado un sistema que permitía fotografiar un artículo y a partir de ahí comentarlo o ver un vídeo. El alemán Rhein-Zeitung ensayó hace tres meses la “realidad aumentada”: mientras el lector pasa un código de barras bajo la cámara de su ordenador, un objeto tridimensional o un vídeo aparecía en su pantalla. Este invento podría servir para ilustrar determinadas noticias. Por ejemplo, una crónica deportiva podría ir enriquecida con imágenes de un penalti discutido en un partido de fútbol.

En marzo, el belga La Dernière Heure aumentó su tirada de 85.000 a 115.000 ejemplares mediante la inclusión de gafas de 3D que permiten visualizar las fotografías en ese formato. El experimento fue curioso, pero no pasó de ahí. Demasiado caro. El tratamiento de las fotos y la calidad del papel requerían una enorme inversión.

Más confianza tienen los editores en las pizarras electrónicas. Muchos proclaman que 2010 será el año de las tabletas y se preguntan cómo cambiará la industria de la prensa con los dispositivos móviles y cómo afectará a la labor periodística. Los aparatos de lectura electrónica (e-reading) se presentan como un desafío, aunque están envueltos en una inquietante incertidumbre.

Nadie sabe para qué utilizarán los usuarios el recién llegado iPad y si desplazará a otros soportes. Los expertos apuestan por una cohabitación. No sustituirá al papel, de la misma manera que los teléfonos móviles que hacen fotos no han provocado la muerte de las cámaras digitales.

El avance tecnológico “es cada vez más rápido y los nuevos soportes electrónicos, como el iPad, representan nuevas oportunidades, sobre todo en el ámbito de la publicidad”, afirma por correo electrónico el director general de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), Ignacio M. Benito, convencido de que las cibertabletas son “mucho más versátiles para los formatos publicitarios, con lo que serán capaces de abrir nuevas fórmulas y de generar nuevas vías complementarias de ingresos”.

A diferencia de las versiones online, que sitúan todas las informaciones en el mismo plano, las tabletas ofrecen una ventaja sustancial: pueden jerarquizarlas. “De entrada, ofrecen algo similar al espacio ergonómico de diarios y revistas. Pueden devolver la capacidad de editar la superficie, algo que los lectores aprecian”, afirma Amaral. ¿Hasta dónde llegará el hechizo de estos prometedores dispositivos?

Algunos piensan que bloqueando las reglas comerciales y las herramientas tecnológicas, Apple ha convertido el iPad en una manzana envenenada para la prensa. “El quiosco condiciona un peaje del 30%, por eso tenemos que estar atentos al mundo Apple y a los acuerdos comerciales con los periódicos. Tengo la sensación de que Apple necesita a los diarios”, advierte.Tampoco Mark Challinor piensa que las tabletas sean una letal amenaza para la prensa. “El papel tendrá en el futuro más valor. La prensa escrita es eterna. Persistirá, aunque es verdad que todo está cambiando”, proclama.

Para los medios online, una cuestión no resuelta es cómo generar ingresos (apenas captan el 3% la publicidad). Los anuncios en la Red son agresivos, molestos e intrusivos. Los usuarios huyen de ellos. Casi la mitad de los lectores afirma que ignora de manera sistemática los banners y tan solo un 0,1% hace doble clic cuando el anuncio salta a su pantalla.

Empresarios y agencias de publicidad han comprobado que la publicidad online es una auténtica pesadilla, mientras que los anuncios en la prensa de papel son los que más impacto tienen en los consumidores. Son especialmente valorados a la hora de adquirir un producto, mientras que los banners de las páginas web suelen ser ignorados. Su fracaso reside en haber exportado al mundo digital un modelo publicitario propio del mundo impreso.

En Estados Unidos, un fiable termómetro de lo que pasa en Occidente, la prensa escrita perdió el año pasado el 28% de los ingresos, pero este retroceso no fue aprovechado por la digital, que mermó también un 17%. Con Rupert Murdoch a la cabeza, los periódicos impresos exploran ahora cobrar por sus contenidos.

Harto de que los buscadores (Google, Yahoo!) se lleven el gran bocado del pastel publicitario, el magnate estadounidense de origen australiano ha decidido encriptar los contenidos de sus cabeceras. A partir de junio, The TimesThe Sunday Times cobrarán por el acceso a los contenidos digitales.

En España, AEDE ha exigido que Google News asuma cambios radicales en su modelo de negocio y pague por usar contenidos de los diarios. El buscador se aprovecha del trabajo de los periódicos para agigantar su facturación, mientras que las cabeceras no ven ni la sombra de los ingresos que genera la publicidad. Los motores de búsquedas y los agregadores de noticias “se reservan para sí el grueso de los ingresos publicitarios, de manera que los editores creadores de estos contenidos solo acceden a unos ingresos marginales”, asegura Benito.

Google parece estar en el epicentro del cambio. Se ha convertido en un embarazoso problema para los medios de papel, aunque hay quien piensa que la crisis de los diarios es externa a la prensa. “Es un cambio de paradigma de la sociedad, que vive otras necesidades informativas. Me preocupa pensar que pueda perder su papel como mediador”, dice Amaral, consciente de que “si la prensa pierde su fuente de financiación, no tendrá fuerza para mediar entre el poder y la sociedad”.

Fuente: Diario El País

iPad, el descapotable de la informática

In Derecho a Replica on 6 abril, 2010 at 11:55 AM

Por Martin Varsavsky en su página.


Ya está, lo tengo, lo he usado un día entero y mi conclusión es que el iPad es….el descapotable de la informática. Me explico. Antes que nada piensa en tu descapotable favorito, Audi? BMW? Mercedes? Los descapotables son coches sexis pero bastante inútiles. Sirven solo para ir solo o en pareja, para cuando hace calor pero no tanto, cuando no llueve, en fin, tener un convertible como único coche es muy difícil y es por eso que son autos de lujo, segundos coches, y que en algunos momentos son maravillosos. Bueno, con el iPad pasa lo mismo. El iPad es a la informática lo que un descapotable es al transporte. El iPad no puede ser tu única computadora/ordenador (en España se dice ordenador, el resto de los 400 millones de personas que hablan castellano le dicen computadora).

El iPad no puede ser tu única computadora por lo siguiente:

-cuando quieres usar teclado y lo pones sobre una mesa no puedes leer lo que escribes. Casi mejor usar tus propias piernas e inclinarlas para que quede en un ángulo en el que se puede escribir y ver. El problema constante del iPad es que o lees o escribes.

-escribir en un teclado de vidrio, aunque sea grande es más lento y confuso que escribir en un teclado normal.

-lo mejor de las laptops es justamente que tienen una gran bisagra que te permite poner la pantalla en el ángulo que quieras, el iPad viene con un pie pero que lo deja solo en vertical y es casi imposible teclear cuando está en su pie, el pie tendría que estar más inclinado.

-en una laptop o netbook puedes tener muchos programas y ventanas abiertas. En un iPhone no tiene mucho sentido hablar de ventanas porque la pantalla es chica pero los Android demuestran que igual uno puede querer tener muchas aplicaciones abiertas. En el iPad hay aplicaciones que son absurdamente chicas para la pantalla, que no llenan la pantalla, y sin embargo no se pueden abrir 4 ventanas digamos con 4 aplicaciones al mismo tiempo como se puede hacer en una laptop.

-si te gusta la limpieza el iPad tiene un problema y es que está siempre sucio porque uno no hace otra cosa que ponerle los dedos encima. Además las laptops se protegen de la suciedad porque se cierran, el iPad está siempre abierto.

-no tiene webcam, el iPad podría ser genial para videocalls en Skype si la tuviera por ejemplo.

-tiene poquísima memoria, está pensado como un agregado a una computadora y no como una computadora en si.

-para los que estamos acostumbrados a hacer un poco de todo con las computadoras, digamos los que vamos en 4×4, de repente el Audi TT que es el iPad nos parece muy limitado, como que hay muchos caminos que no podemos recorrer. Solo podemos hacer lo que Apple quiere que hagamos, lo que ellos aprobaron en el Apple store. Ahora a cambio de esto lo que ellos aprobaron funciona muy bien.

-el iPad no tiene Flash esto significa que la navegación se interrumpe en muchos pero muchos sitios. Para mi que no tenga flash es una limitación enorme.

Ahora en qué es el iPad el descapotable de la computación?

-es hermoso, es sexy como un convertible.

-es sencillo, es como los Wallys esos veleros que casi no tienen cabos ni winches.

-así como un convertible es genial en primavera en un camino de montaña el iPad tiene sus momentos “convertible” que son compitiendo con el kindle, viendo fotos, viendo videos familiares o cortos.

-es muchísimo más fácil de transportar que una laptop.

-es genial para enseñar presentaciones, es como un power point (keynote) portable.

-el iPad no se cuelga, no se cae, no se queda trabado, todo funciona perfectamente.

-es buenísimo para Youtube.

-en general el iPad es un lujo en el momento que estás viendo o leyendo medios.

-así como los descapotables son los coches de lujo más económicos el iPad es la compu de lujo más económica, limitada pero relativamente económica. El modelo de Apple es que el que se la compre va a seguir gastando en Apple, ya sea contenidos del Apple Store o aplicaciones de pago.

-el iPad es el gadget para usar en un medio de transporte (siempre que no sean sitios en los que el robo sea común). Para un vuelo largo por ejemplo puede ser fantástico.

-el iPad es absolutamente genial para chicos, inclusive chicos de 3 años como Leo. Es tan fácil de usar que Leo puede abrirlo, ir a la app de videos, elegir la peli que quiere ver y verla.

Aquí va un enlace al mejor artículo que encontré sobre el iPad en Endgadget.

+ Apple vende mas de 300 mil iPads su día de lanzamiento

+ Apple ¡Cuánto nos gusta! by George Blanco

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.043 seguidores