maximo tell

Posts etiquetados ‘llorar’

Soñadora

In Jóvenes Sueños on 11 junio, 2011 at 11:42 AM

Candela Romero, contó en este espacio la experiencia de escribir Cuadernos de jóvenes suicidas (Ver Nota), además tuve la suerte de que me regale esa serie de textos que, la talentosa riojana de 19 años, escribió. El primero fue Textual (Ver) y ahora pueden leer aquí otros bellos párrafos.

En este mundo soy una pseudo mujer que todavía no entendió como vivir. En el mundo de los sueños, soy una anciana que pasó por todas las situaciones de la vida.

En este mundo, soy quién no se permite llorar para que nadie sienta pena por mí. En el mundo de los sueños, soy quien cree que las lágrimas son la lluvia más bella en donde se va cada uno de nosotros.

En este mundo soy quién siente el sol de lejos, lo veo lejano. En el mundo de los sueños, lo toco, y siento la incomparable sensación del calor después de una mañana fría sin abrigo.

En este mundo vivo atada a un reloj que no me deja en paz. En el mundo de los sueños, lo pisoteo y me río de poder burlarme de él sin miedo a que me aplaste y me preocupe.

En este mundo sin querer hiero a mi vieja, la acribillo a preguntas. En el mundo de los sueños sé que no podría ni siquiera soportar su falta.

En este mundo me digo y describo enamorada de un hombre que no sabe mi existencia, o así lo aparenta. En el mundo de los sueños tengo una vida vivida a su lado y me siento una cajita en donde guarda sus secretos más sencillos.

En este mundo cuando el desapareció, lo sentí idiota por no valorar lo que realmente era. En el mundo de los sueños lloré y me pregunté: ¿Qué me faltó? ¿Fui muy poco para él?

En este mundo soy un libro en silencio. En el mundo de los sueños, soy una enciclopedia de 400 hojas.

En este mundo me creo sabionda teniendo en claro que es el amor. En el mundo de los sueños solo se pronunciar la palabra.

En este mundo mi documento es verde, con foto de una gordita con cara de sueño, mi número 36437303, vivo en La Rioja. En el mundo de los sueños mi documento es violeta con detalles en naranja, la de la foto es una diva sexy que derrocha belleza, mi número es 20milsueñños401, vivo en SueñoPuro, en la calle Voladora al 500.

Me declaro soñadorapara siempre.

No llegabas

In Prosas Propias on 19 marzo, 2010 at 1:22 PM

Hoy es una noche algo extraña. Afuera llueve y aquí estoy entre sombras a media luz.

Esta noche es especial y sobran silencios en los ambientes de casa. Es una de esas noches en las que dejaría la luz, de la entrada, prendida por si las dudas vuelves. Me gustaría que la oscuridad no persiguiese mis pasos por el pasillo y las fotos no se vayan diluyendo. Me encantaría que tras apagar la luz de mi cuarto se escuche algún ruido que signifique que estás, que ya llegaste. Me envuelve, antes de dormir, una profecía; te sigo esperando. Como esa noche en la que no llegaste. Ese día que amaneció injusto sin verte. Quisiera irme a dormir con la tranquilidad que estás en el cuarto de al lado. Me sentiría protegido, cuidado, amado.

Hoy es una noche extraña pero algo común a los últimos años, a mi anterior vida quizás. Yo, la oscuridad, mis preguntas, tus ausencias y ese sentimiento tan extraño. ¿Dónde estas? ¿Por qué no llegas? A quien elegiste esta noche en vez de a nosotros. Y de vuelta el silencio sin consuelo, sin beso, sin despedida, sin siquiera un hasta mañana o un buen día.

Desde que no se escucha tu sonido particular en la otra habitación que la vida no es la misma. Desde entonces las noches son extrañas. Extrañas en el sentido que no las reconozco, no las quiero ver. No quiero saber, hubiese sido mejor no saber. Evitar la oscuridad, las esperas, el frío y las miradas ansiosas por la ventana. Esa ventana que nunca te devolvió, esa que te llevó tan lejos mío y nuestro. Otro auto y otra trampa que me hace ir hasta la puerta para que solo entre la desilusión.

No hay nadie, no hay quien. Solo un cuando como pregunta y en referencia a tu vuelta. Es una noche de esas. De las que no conoces, de las que nunca te conté y quizás nunca sepas. De esas noches especiales y lamentables en las que yo escucho llover y espero inútilmente tu vuelta, porque sé que no has vuelto en años y tengo que volver a apagar la luz para que la puerta duerma tranquila.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.038 seguidores