maximo tell

Posts Tagged ‘Mundial’

“Un verano Italiano” de Eduardo Sacheri por Alejandro Apo

In AguaSuaves on 18 abril, 2011 at 9:18 PM

La sensación en la piel es muy particular. Las luces calladas, el tiempo apagado y su voz haciendo estremecerse al parlante. Las letras de un otro que con timidez escribe y con rudeza te sacude la sangre. Emocionan juntos, relatan jugadas magníficas de sílabas que gambetean a los sentimientos forasteros y gritan los goles de las lágrimas. Con barrio, fútbol y amor.. si es que estas tres acaso no significan lo mismo con las luces apagadas y la ilusión a cuesta.

Escribe Eduardo Sacheri, lo cuenta Alejandro Apo y los relatos son de Victor Hugo Morales. Esto se llama Un verano Italiano.

Maradona como metáfora argentina

In Malas Viejas on 5 octubre, 2010 at 11:13 AM

El siguiente texto esta escrito por John Carlin (periodista, vivió 10 años en Argentina) y Carlos Pierini (trabaja como médico psicoanalista en Buenos Aires) e intenta mostrarse como una “metáfora de la patología crónica de un país”. Golpea duro a Maradona, toca la herida mundialista y embiste contra el gobierno peronista de los Kirchner. En lo personal me parece tan solo un racimo de clichés mas que un análisis cercano a lo antropológico, pero se los comparto y ustedes dirán.

 

 

Se dice con frecuencia que la solución a los problemas de la África subsahariana es la educación; que los recursos naturales abundan y si solo se pudiera proporcionar un buen nivel educativo a la gente el continente despegaría. No necesariamente. Miren el caso de Argentina.

Todos los recursos naturales que quieran, una bajísima densidad de población y, a lo largo de la mayor parte del siglo XX, índices escolares que no han tenido nada que envidiar a Europa occidental. Pero hoy, en un país que hace 100 años era uno de los 10 más ricos del mundo, la tercera parte de los recién nacidos están condenados a crecer en la pobreza, si es que logran crecer.

Ocho niños menores de cinco años mueren al día debido a la desnutrición en un país que debería ser, como hace tiempo fue, el granero del mundo. Semejante aberración florece en un contexto político en el que a lo largo de más de medio siglo juntas militares han alternado el poder con Gobiernos populistas, corruptos o incompetentes.

El actual Gobierno peronista de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner (como el anterior, de su marido Néstor Kirchner) es más afín al de Hugo Chávez en Venezuela o al de Daniel Ortega en Nicaragua que a los Gobiernos pragmáticos y serios de Brasil, Chile o el vecino Uruguay donde, por cierto, hoy se consume más carne per cápita que en Argentina.

¿Dónde ha quedado la famosa Justicia Social proclamada hasta el cansancio por el peronismo que ha gobernado la mayor parte del período democrático instaurado en 1983? ¿Cuál es el problema?

El problema es Diego Maradona. O, para ser más precisos, lo encarna, como símbolo, Maradona, el “Diez”, “el Dios Argentino”, el ídolo nacional por goleada.

La idolatría a los líderes redentores, el culto a la viveza y (su hermano gemelo) el desprecio por la ética del trabajo, el narcisismo, la fe en las soluciones mágicas, el impulso a exculparse achacando los males a otros, el fantochismo son características que no definen a todos los argentinos, pero que Maradona representa en caricatura payasesca y que la mayoría de la población, aquella misma incapaz de perder la fe en el peronismo, aplaude no con risas sino con perversa seriedad.

El punto de partida es la negación de la realidad. Este es el terreno en el que opera Maradona y en el que su legión de devotos se adentra -como por ejemplo los 20.000 que fueron al aeropuerto de Ezeiza para darle las gracias tras la desastrosa actuación en el Mundial de Sudáfrica- para adorarle.

Esos mismos que disfrutaban como locos con las grotescas actitudes y dichos del ídolo -“¡que la chupen!”- fueron en manada a vitorearlo al llegar a Buenos Aires después de la goleada de 4-0 que Alemania le propinó, expulsando a su selección del Mundial.

Presos de la nostalgia, no olvidan nunca que “ÉL” hizo el famoso gol con la “mano de Dios”; o sea que su mano y la mano de Dios son la misma mano. “EL” es uno con “DIOS”. La manada entonces, mientras grita para adentro, “¡Si estamos unidos a Dios Maradona compartiremos toda su gloria!”, grita para afuera: Maradooooooona, Maradooooooona. Y no olvidemos el dicho nacional, al mismo tiempo jocoso y lleno de convicción, “¡Dios es argentino!”.

Diego Maradona fue un monumental jugador de fútbol. Pero la fama justificada no da títulos, ni derechos, ni conocimientos para opinar con absoluta certeza acerca de casi todo y al mismo tiempo desautorizar a todo aquel que no esté de acuerdo con sus ideas.

En Argentina, mientras avergonzaba a algunos, hacía gritar de entusiasmo a muchos más. Creían, orgullosos, que unidos al ” ídolo” todo el mundo “se la chupaba”.

En realidad el que se ha chupado todo, desde alcohol hasta cocaína, ha sido Maradona.

Nadie lo acusa ni lo maltrata por su triste enfermedad. Solo se trata de señalar su soberbia desconsiderada, de carácter profundamente narcisista, base de sus penosas afecciones del alma, metáfora de la patología crónica de un país.

Hace 15 días Maradona dio su primera entrevista desde la debacle de Sudáfrica. El ex director técnico de la selección argentina, al que se le oyó diciendo minutos antes de aquel partido que su equipo iba a dar una lección de fútbol a los alemanes, no ofreció ni análisis, ni explicación por la derrota, salvo decir que el portero alemán estuvo “muy seguro” y después del 2-0 “nos vinimos abajo”. Con un poco de suerte (la magia de la suerte lo abandonó, ¿el otro Dios estaba en su contra?) el partido se hubiera ganado. Culpa por el desastre no aceptó ninguna.

En cuanto a la victoria argentina 4-1 el mes pasado contra el campeón del mundo, España, bajo el mando de un nuevo seleccionador, confesó que prefirió no ver el partido. Claro. Porque ver aquel partido hubiera significado chocarse con la realidad y arriesgar salir del autoengaño enfermizo que le permitió afirmar en la misma entrevista que -avalado por el ex presidente Néstor Kirchner, que en una reunión la semana pasada le “felicitó” por el Mundial- él seguía siendo el candidato idóneo para dirigir la selección. “Daría la vida”, dijo, “daría un brazo” por recuperar el puesto.

El fracaso de Maradona en el Mundial fue el espejo del fracaso de Argentina como país.

Por un lado, una falta de rigor y humildad en la planificación; por otro, un derroche de los recursos disponibles. Talento sobraba, salvo que por amiguismo, ceguera, populismo patriotero o sencilla idiotez Maradona decidió no convocar a la mitad de los mejores; no solo no explotó los recursos que tenía, no los quiso ni ver.

El nuevo seleccionador, Sergio Batista, puso en el campo contra España a cuatro jugadores básicos que Maradona ni siquiera había convocado para Sudáfrica y lo que se vio fue un equipo sólido que hubiera sabido competir contra Alemania, como contra cualquiera en el Mundial.

Es decir, el sentido común existe en Argentina; solo que demasiadas veces, obliterado por la luz maradoniana, brilla por su ausencia.

En el sistema maradoniano solamente brilla la ilusión. Dentro de este sistema de pensamiento las cosas terminan no teniendo ni pies ni cabeza. Resultado: fracaso en la vida y arrastrando en el fracaso, en este caso, a la selección argentina, pero también se puede arrastrar a toda una nación.

Recorriendo la historia del siglo XX sabemos la potencia destructiva de la ilusión cuando no es contrabalanceada por la realidad terrenal, nunca tan agradable ella como los espejismos de la ficción.

Cuando llevados por la fantasía se eligen directores técnicos o presidentes o sistemas de características populistas, autoritarios y antidemocráticos, con pocos pies sobre la tierra, el resultado inevitable es el fracaso.

Un director técnico que no tiene ni ha tenido capacidad para manejar su vida, que además no es director técnico (por preparación) y por lo tanto al titularse así toma las características de un impostor, tuvo como resultado el descalabro de la selección argentina.

Puede ocurrir nuevamente algo similar con la Argentina misma si los directores técnicos, léase la pareja que lleva siete años en el poder, siguen el camino compulsivamente repetitivo de la tergiversación permanente de la realidad. El endiosamiento de seres Ídolos-Dioses a los que no se debe criticar, como a Perón, Evita, Maradona, Cristina Fernández o Néstor Kirchner, intocables seres sin errores, lleva al fracaso reiterativo y doloroso que arrastra a millones de argentinos al sufrimiento.

El granero del mundo se va convirtiendo en un país lleno además de granos de pústulas creadas por el sistema: fracaso, pobreza, desnutrición, inseguridad, criminalidad, destrucción de las instituciones, ataque permanente a la prensa opositora, ataque a la ley, destrucción de la educación (eso también) y llegamos entonces a que la fantasía de ser un pueblo “protegido” por los Dioses cae en una triste y ridícula realidad.

Las sociedades propensas a alimentar estas ilusiones, caen en la seducción hipnótica de líderes de estas características. Son sociedades cerradas, como dice Karl Popper, con un fuerte carácter autoritario, convicciones inamovibles y preponderancia al pensamiento mágico.

En estos casos el horizonte de expectativas está absolutamente distorsionado por las ilusiones y las consecuencias se traducen en un sinnúmero de fracasos compulsivamente repetitivos. Decía Albert Einstein que la locura era repetir lo mismo una y otra vez, esperando diferentes resultados. Eso es lo que propone Maradona al reafirmar su derecho a dirigir la selección de fútbol.

Al apoyar su estrambótica candidatura, los Kirchner, eso sí, están siendo consecuentes. Ellos también piden, pese al fracaso mundialista de su gestión, como el de los regímenes peronistas que los precedieron, que se prolongue su dinastía en las elecciones generales del año que viene. Es probable que lo consigan. Sería la victoria del pensamiento mágico maradoniano, sobre el que el sol de la bandera argentina nunca se pone.

Fuente: El País

Daniel Arcucci dijo en su Twitter:

“Debo decir, primero, que admiro a Carlin y que algún día me encantaría escribir como él. Debo decir, segundo, que creo que Maradona lo desencaja, lo saca de su estilo. Lo detesta tanto, que deja de ser él mismo. En esto caso, tengo la sensación de que quien lo secundó, el médico psicoanalista Carlos Pierini, no lo ayudó. Todo lo contrario. En mi opinión, la brocha gorda termina despintando hasta las verdades. Pero recurrí a colegas respetables para nada devotos de Maradona. “Es medio brulote”, me dijo uno. “Es un poco desproporcionada”, me agregó otro. “Hay una descripción de lo argentino con la que coincido, pero la generalización irrita”. “Estas metáforas deporte-vida siempre me dejan insatisfecho”. “Utiliza solo la parte de Maradona que le sirve para su teoría”. También, por supuesto, están los que les encantó. “No es triste la verdad…”, me dijeron. Sólo digo que escribir sobre Maradona expone a contradicciones. Sobre todo cuando se lo hace desde el amor o el odio. Incondicionales.

+ Esto escribió el mismo Carlin el 20/06/2010. “Si Maradona no existiera, habría que inventarlo”.

Mi mundial 8: A remarla

In Exclusivos, Rudy on 5 julio, 2010 at 8:40 AM

Por Pamela Rudy

Desde Puerto Rico

Continuación de Mi MundialVol. 2Vol. 3, Vol. 4Vol.5Vol. 6 y Vol. 7

Es triste, pero es real. Disculpen si este escrito llega unos cuantos días después del desafortunado hecho que ni siquiera es necesario mencionar, pero mis ánimos para escribir sobre nuestra derrota no eran muchos.

Yo me porte bien. Fui al bar de siempre, con la camiseta de siempre, el color de uñas habitual y pidiendo el mismo menú de desayuno. Al parecer, las cábalas siguen siendo un divertido juego que poco tiene que ver con el verdadero rendimiento de un equipo a miles de kilómetros de distancia.

Lo que más me dolió fue la cantidad de gente que en el bar alentaba a Alemania sólo por desprecio hacia Maradona o a Messi, como si estuvieran resentidos. Escuché todo tipo de frases al respecto y traté de aplicar el refrán “a palabras necias, oídos sordos” pero lamentablemente las ofensas me afectaron.

Tengo que confesar que al segundo gol del equipo germano me fui del bar y me senté en la puerta del hostel donde vivo con bronca y tristeza. Menos mal que me fui, el desenlace en aquel lugar hubiese sido atroz.

Además de la profunda decepción que yo sentía, lo cual era suficiente flagelo para el día, tuve que soportar que muchas personas se burlaran de mi riéndoseme en la cara o que muchas otras se acerquen con un sincero “lo siento” que de corazón, tampoco quería escuchar. Pero en ese sentido, agradezco profundamente estar en Puerto Rico. Aquí nadie habla de fútbol y por ende, me resulta fácil distraerme con otros asuntos para olvidar el trago amargo.

Pero la vida continúa señores. Mis cosas se desordenaron antes de lo planeado y quién sabe a donde voy a parar ahora. Estoy esperando que la brisa que siento se convierta en viento y me lleve a donde el de arriba considere apropiado.

Por lo pronto me voy a dedicar a REMAR… y no es sólo un decir.

Hoy en el gimnasio estaba haciendo mi rutina diaria y se me acercó un hombre corpulento, enorme, a preguntarme qué deporte practico. Vale aclarar que voy al Gimnasio Olímpico de San Juan, donde entrenan los atletas de la isla de cara a los Juegos Centroamericanos de Mayagüez 2010 que comienzan en dos semanas.

La pura verdad es que los deportes no son lo mío. De chiquita hice hockey, volley, handball, gimnasia deportiva, jazz, hip hop y demás hierbas pero sólo porque mis padres me obligaban. Siempre fui gordita, robusta, enorme, la patovica del grupo.

Jamás fui buena en absolutamente ninguna de las disciplinas nombradas y hoy en día sólo me da gusto quemar algo de calorías en el gimnasio. Yo no soy una persona atlética, es la triste realidad. Amo los deportes… solo para verlos.

Volviendo al tema, le dije al hombre godzilla que no practico ningún deporte y él me sonrió con dientes de esperanza. “¿No te gustaría formar parte de nuestro equipo de remo? Es que necesitamos chicas de tu tamaño”. Yo pensé para mis adentros: este tarado me está diciendo gorda. Además yo siempre me consideré una remadora de la vida pero de ahí en más a verídicamente “remar en el río”, es otra historia.

El chico fue muy amable conmigo y al ver mi cara de asombro dijo las palabras justas. “Mira joven, nosotros entrenamos aquí lunes y jueves a las 6 de la tarde. Tu trata de venir así haces los ejercicios con nosotros porque te hemos observado y tienes condiciones. Si ves que te gusta, te llevamos una tarde al río a que aprendas a remar”.

La verdad que eso no suena para nada mal. Solo que muero y pago por verme a mí misma en un bote de remo. Me reiría días, semanas! Y quién te dice… futura medallista olímpica en la disciplina, uno nunca sabe!

En fin gente linda, quédense con su fútbol que alguna vez fue mío también… es que la pelota te da tanto como te quita. Yo, me voy a remarla! Nos vemos con historias alejadas del fútbol y desde quien sabe donde.

Esta autora es Columnista permanente de este Blog

Fuimos ilusionados y eliminados

In Derecho a Replica, Exclusivos, Pasiones, Prosas Propias on 3 julio, 2010 at 2:17 PM

La selección Argentina dirigida por Maradona fue eliminada por Alemania del Mundial Sudáfrica 2010. No disparen contra su bandera muchachos. Se terminó. Fallamos y pagamos. Buscamos y chocamos. Pero lo que sentimos hoy es gracias a que nos ilusionamos y gracias por eso Argentina.


El gol tempranero, un mal día de Otamendi y un impacto duro de remontar. Cuando mas cerca del empate estuvimos, Müller desde el piso habilitó la ventaja. No hay explicaciones. Se hicieron las apuestas y se perdió. Fueron superiores en orden, precisión y equilibrio. Me encantó Mascherano y Tevez. Falló Otamendi y demoró en llegar el juego de DiMaria.

Con cada jugador que podría haber ingresado se variaba un nuevo esquema, son válidos todos los cambios que ustedes digan, pero se eligió por estos, se la jugaron por los que se hicieron.

Pero el fútbol es así, a lo que yo me quiero referir es que estamos desilusionados porque hubo ilusión mediante, y esto en nosotros argentinos es muy importante. Porque con el suceder de este Mundial nos dimos cuenta que se podía, creímos que lo lográbamos y cuanto mas nos acercamos mas temimos obviamente, pero nunca dejamos de creer.

Volvimos a creer, elegimos enamorarnos de una esperanza y el destino, el azar del juego nos dio vuelta la cara. Decidimos quedarnos en el frenesí de un ambiente nacionalista exagerado, casi insoportable. Sin el análisis sesudo y racional. Nos pusimos ansiosos, nerviosos y con hambre de gloria. Esa que nos continúa esquiva.

Y la culpa es de Diego Maradona. La culpa es de ese cabecita que nos mostró que lo imposible muchas veces era posible, porque en repetidas ocasiones lo logró. El tiene la culpa por haber salido ileso de sus propios infiernos en los que todos nosotros creemos poder ser jueces. Diego es culpable por habernos demostrado que a veces la historia se quiebra en su devenir y una ilusión irrumpe en la línea temporal, logrando que los vencidos venzan y los pequeños se agiganten.

Pero hoy no pudo, hoy perdió y lloró. Perdió y lloró como cuando le tocó perder como jugador. Porque esas cosas también pasan en el fútbol, Maradona también puede perder. Pero lo que muchos jamás imaginaron era que Maradona podía volver a ilusionar.

Muchos pensaron que Julio Grondona estaba loco cuando designó a lo que otros pensaban como un ícono ya desvanecido y sin experiencia como entrenador, para hacerse cargo de un equipo con muchas fisuras.

Los críticos deberán respetar mas al Maradona Director Técnico. El Diego jugador seguirá en el pedestal y no correrá peligro porque se han dado los primeros pasos en una carrera técnica que solo puede desarrollarse en un Seleccionado, según mi parecer, porque demostró positivas prestaciones para dotar de simbolismo a un grupo que muchos calificaban sin alma o sangre para jugar.

Diego devolvió la ilusión, corrió como loco, sufrió y hoy llora a la par de todos nosotros los mortales que no hicimos absolutamente nada mas que alentar y sentir pasión por una camiseta a la que él le dio la vida.

Respeto señores, paguemos entre todos la desilusión, nos hagamos cargo de la cuenta pendiente. Si somos de enamorarnos rápido, sepamos también entonces escuchar las canciones de dolor cuando nos dejan. Diego saludó a todos antes de dejar el campo de juego, se aguantó perder y después lloró desconsolado en un vestuario, con tanta desilusión como nuestras casas y calles.

No disparen señores que nadie debe morir. Reflexiones futbolísticas llegarán con el tiempo, porque no deberemos cortar la punta de la pirámide sino analizar lo que se está haciendo en la base dirigencial a nivel nacional para con los jugadores y clubes.

Yo me ilusioné y pagué pero los sueños no se manchan. Abrazo y tragar el dolor para poder volver a ilusionarnos pronto.

+ La columna de Juan Pablo Varsky

+ La columna de Gonzalo Bonadeo

+ La columna de Mario Wainfeld

+ La columna de Ezequiel Fernandez Moores

Un Jujeño en Sudáfrica 3

In AguaSuaves, Exclusivos on 2 julio, 2010 at 3:30 PM

GABRIEL CHAGRA

Gabriel, 23 años

Nació en Jujuy, estudia RPI en Córdoba (ARG), es hincha fanático de Gimnasia y Esgrima de esa provincia y va a vivir el Mundial de Sudáfrica 2010 desde el Nelson Mandela Bay. Es uno de los 15 mil asistentes que el Comité de Organización de FIFA eligió de entre 70 mil solicitudes.

En la primera nota nos contó sobre su llegada a Johannesburgo, luego desembarcó en Puerto Elizabeth para el segundo relato y ahora desde Ciudad del Cabo nos cuenta lo siguiente:

Desde el dia lunes que encontré asiento en Ciudad del Cabo, una de las metropolis mas hermosas del continente africano, se trata de un sitio impactante por su belleza geográfica, en ella conviven grandes diferencias económicas, en los alrededores de la ciudad se observan kilometros de construcciones muy precarias, pero la realidad dentro de la ciudad es diferente, las edificaciones son lujosas y están acompañadas de autos de ensueño inalcanzable para el común de la población. Un aspecto muy curioso es que en las montañas se pueden observer pequeños y solitarios castillos como sacados de un cuento.

Poseedora de hermosas playas de aguas cristalinas, Ciudad del Cabo se convierte en un punto turístico de excelencia, donde ademas presenta una vida nocturna muy transitada y con diversas opciones para el entretenimiento.

La entrada a un boliche cuesta entre 40 y 50 rands, es decir unos 25 pesos argentinos. La oferta de sexo en las calles es algo muy común en esta ciudad y lo curioso es que muchos de los taxistas al subirse te ofrecen mujeres de diferentes edades y razas.

Como en todas partes del mundo se pueden encontrar alojamientos desde precios muy bajos a precios no recomendables a estudiantes, aprovechando el movimiento de personas que genera la Copa del mundo, los alojamientos incrementaron sus tarifas hasta en un 300 % mas costoso que lo normal.

Por los hostels en los que anduve note que mayormente son atendidos por personas de color oriundas normalmente de otras partes de Africa. Cabe destacar que Sudáfrica se presenta como el país modelo y sueno dorado de muchos de los otros países del continente, es por esto que en cada ciudad hay una gran diversidad de vecinos del continente que trabajan arduamente para poder vivir en el país de Nelson Mandela.

Ciudad del Cabo es una ciudad mucho mas ordenada y preparada para recibir los turistas que otras ciudades de Africa. Presenta gran diversidad de actividades para realizar, tanto dentro de la ciudad como en sus afuera.

Tuve la oportunidad de tomar un city tour por 100 rands, equivalente a 55 pesos argentinos, en el que todo un dia recorri los puntos turisticos de la Ciudad y con la posibilidad de bajar por unos minutos. En ese camino recorrí playas hermosas, la famosa Table Mountain (montana ideal para escalar y ver la ciudad entera), interesantes museos, acuarios, el puerto, etc.

El colorido en las calles debido a la copa del mundo es notorio. En cada bar, casa, esquina, hotel, etc, hay banderas de diferentes equipos, los mas populares son Bafana Bafana (termino que significa Equipo/Equipo y se usa para designar al equipo sudafricano de futbol), Brasil, Portugal, Holanda, Fracia, Alemania, Argentina.

Con el correr de los dias llegan turistas de los equipos que se enfrentan en los dias posteriores, como asi tambien aquellos que sus equipos no siguen en la copa y que por motivos propios desean conocer la ciudad, sobretodos los asiaticos que siempre hacen un mundial aparte.

Las camisetas de futbol estan a cada paso, pero quedate tranquilo jujeña/ jujeño amigo que en cada bar, boliche, calle de los lugares de Sudafrica que recorro hay un jujeño que luce con todo orgullo la camiseta de mi tan querido Lobo Jujeño.

Un aspecto aterrador de toda Sudafrica, es la cantidad de problemas relacionados al trafico de niños y la prostitución de menores, por esta razón es que la gente de color blanco es en muchos aspectos muy cerrada, incluso con los turistas.

Una chica de 19 años en un boliche me comentó que a las ninas menores de 14 años las buscan para trafico de niños, a partir de esa edad el objetivo de los malvivientes es la prostitución.

Pronto mas novedades desde el Mundial Sudáfrica 2010

Gabriel Chagra

+ Un Jujeño en Sudáfrica Vol 1 y Vol 2

El Mundial también es para Mujeres

In Exclusivos, Jóvenes Sueños on 30 junio, 2010 at 2:23 PM

En épocas de Mundial todo se paraliza por el fútbol, pero a su vez en Argentina, si no hablas o sabes algo de fútbol estas frito. No falta en el trabajo o en el barrio la mujer que quiere opinar sobre el tema y entonces nos preguntamos ¿Las mujeres saben de fútbol? ¿Pueden opinar del mismo? ¿Acaso lo entienden? Bueno ladies he aquí un Manual del Mundial para Mujeres vía web, para que ellas aprendan y ellos toleren.

El proyecto, hecho por estudiantes y profesionales de cine y Tv, “surgió a partir de charlas con novias y amigas, en las que las mujeres se quejaban de la “discriminación” de parte de los hombres, y los hombres se quejaban de las preguntas muchas veces obvias o fuera de lugar de las mujeres” me cuenta Agustin Maggiotti que se encarga de los guiones y la realización.

Las eliminatorias, la ley del offside o la definición de “pecho frío” deberían ser temas superados una vez visto los capítulos del Manual que ya posee tres capítulos de suma importancia para que ellas se puedan incluir en la hinchada sin temer a que las callen.

El proyecto

La idea de hacerlo a través de la web “nace por una falta de espacios en los medios tradicionales” cuenta Agustín que además confiesa que los motivó “ver que en Estados Unidos habia sitios web dedicados por completo a programas de TV para web, y que eran opciones muy valorables en cuanto a forma y contenido, Strike.tv y Revision3 son dos ejemplos”. Mientras que en Argentina vía web se ha apuntado a las ficciones.

“El Manual.. fue la primera de muchas ideas que tenemos con el grupo, y fue la primera por una cuestión temporal y causal de que el mundial se jugara ahora” explica el realizador y casi como una alerta a comunicadores visuales asegura que “hay mil cosas que se pueden hacer, y muchas temas entretenidos e inexplorados en la TV justamente porque en la voracidad de la TV por aire o por cable, no se te permite equivocarte”.

Hay razones para pensar que cada vez mas es la gente que consume contenidos “televisivos” en la web, viendo solo el caso de YouTuBe y sus transmisiones se enmudece a escépticos. “La web, hoy (probablemente mañana sea tarde) es el lugar para equivocarse, para probar y para aprender a generar contenidos mucho mas acotados a nivel público, ya que solo te mira el que le interesa, pero mucho mas rico ya que el que te elige, lo hace realmente y no “porque no hay otra cosa para ver” relata Agustín.

El público

“El público que captamos fue en su mayoría jóvenes” cuentan los que hacen este Manual sobre fútbol mientras se permiten una apuesta sobre la convergencia de medios y su evolución, “Creo que nuestra generación (de 25 a 30) y mucho mas las que estan viniendo nacieron con la multiplicidad de contenidos, la posibilidad de tener mil conocimientos inmediatos a un click de distancia, y creo que va a crecer aun mas cuando internet se termine de fusionar con “el mundo real”, cuando sea parte de la TV propiamente dicha, o hasta de cualquier electrodoméstico”.

Quizás muchos piensen que el Manual les ha sido de suma utilidad a mujeres y seguramente fue así pero eso no rebate el dato de que el 70% de los que vieron el programa fueron hombres. ¿Repasando para explicar mejor?

Equipo motivado

El equipo del proyecto tiene en su alineación Agustin Maggiotti que juega de guionista, su amigo y socio Jerónimo Ovati, que hace las veces de productor periodístico, Sebastian Nievas, se encarga de la post-producción, animaciones y gráficas, y por último bien adelante, sobre todo de la cámara está Ivana Lanuto, que es la conductora.

Productora propia

“Ivana es periodísta deportiva, hace radio, pero nunca habia hecho TV ni nada por el estilo, y es la novia de Jerónimo. Ambos son fanáticos mal del futbol y es divertido verlos discutir de cuando sale algun tema caliente de futbol durante las grabaciones”, explica Agustín da clases y es egresado de TEA Imagen al igual que Jerónimo que además estudió en DeporTEA.

“Con respecto a la pasión que le ponemos a los proyectos, se puede juzgar en cuanto al resultado ya que no tenemos ningún tipo de equipamiento profesional para realizar las cosas que hacemos. Las grabaciones las hacemos en mi casa, contra una tela verde que compramos en Once y que la madre de Jero nos cosió muy amablemente” termina diciendo Agustín.

Sin dudas una buena apuesta para resaltar en la sección Jóvenes Sueños porque animarse a traducir una idea y lograr su realización no es para todos. Mas allá de las características desde espacio esperamos que cada vez sean mas los que se animen.

+ Ver los capítulos del Manual del Mundial

+ El Manual en Facebook

+ Web de Mente inquieta

Mi Mundial 6: la pasión es contagiosa

In Exclusivos, Rudy on 28 junio, 2010 at 9:29 AM

Por Pamela Rudy

Desde Puerto Rico

Continuación de Mi MundialVol. 2Vol. 3, Vol. 4 y Vol.5

El partido de Argentina contra México tenía algo especial: al parecer los boricuas no querían ver festejar a los aztecas porque “eso sería algo insoportable” (el comentario general) quizás debido a la cantidad de mexicanos que viven aquí.

El viernes en el gimnasio me di cuenta de que el mundial realmente está comenzando ahora. Gente que jamás fue fanática del fútbol se encontraba sin querer discutiendo si Alemania le ganaría a Inglaterra o si el equipo de Ghana daría el zapataso al equipo americano.

Los atletas estaban a favor de Argentina… todos excepto el haitiano hincha de Brasil que se sigue riendo de mi y comenta cada tanto, sin ningún tipo de respaldo ni justificación, que mi equipo está jugando mal y que Messi es un nadie. Yo lo dejo que hable… pobre.

Este partido fue diferente. Por empezar, no lo vi sola ni en un bar. El sábado por la noche mi compañera de trabajo y amiga, Daniela, me invitó a ver el partido con su grupo de amigos, invitación que no dejé pasar. Nos reunimos en nuestro lugar de trabajo el domingo a las 2 y volando compramos una cervezas y salimos disparando a la casa de Gabriel que por suerte vive bien cerca.

Llegamos al lugar, yo con mi camiseta puesta por supuesto, y al entrar a la casa sentí una emoción enorme y creo que los allí presentes lo notaron porque no pronunciaba palabra y mi timidez momentánea no me dejó siquiera sentarme. Fue una mezcla de nostalgia, emoción y alegría. Dios sabe cuánto yo deseaba compartir ese partido con gente tan hermosa. Al fin estaba con mis nuevos amigos disfrutando de un momento único para mi.

Daniela, una mujer mágica y cálida; Ian, un amigo mitad uruguayo pero gracioso simpatizante argentino; Gabriel, con quien compartí poco pero reí mucho; Valerie, ganadora oficial de billar y mujer con un estilo envidiable; Ileana, una chica tan simple como llena de energía; Eduardo y su mujer argentina con su pequeña hija Abril, que con su vocecita divina y sus pasitos me recordó a mis sobrinas hasta que se me acurrucó el corazón; también estaba el papá de Juan, un hombre rosarino que en esta ocasión me recordó a mi padre, y la mamá de Gabriel, una mujer simpática que se fue temprano para ir a misa (como mamá).

Estábamos todos allí, juntos, compartiendo una pasión contagiosa por la albiceleste. Me senté en el piso frente al televisor y me dediqué a sonreir. Estaba feliz. Creo que lo mencioné antes pero Dios sabe cuánto yo deseaba compartir ese partido con gente tan hermosa.

Cervezas de por medio, los primeros 15 minutos del partido se vieron difíciles y la tensión se vivía entre nosotros. Para colmo de males, los relatores de turno en Univisión eran mejicanos. El primer golaso (adelantado pero “lola” que lo validaron igual) lo gritamos con fuerzas.

Argentina, Tevez y el festejo

Grande Carlitos Tevez, confieso que “el apache” es mi jugador preferido. Segundo de Higuaín, golaso indiscutible. Estabamos todos contentos, más relajados y acompañados de pop corn salado. De todos modos Ian juraba que ganaríamos por cuatro a cero así que vamos Argentina que falta mucho por hacer.

En el estretiempo Eduardo tuvo una brillante idea: gracias a la tecnología, conectó su Iphone con el televisor y fue glorioso: no se de dónde la voz de Macaya Marquez comentaba el entretienpo del partido y todos, respetuosos y en silencio, escuchando atentos cual alumnos frente a u profesor de lección ineludible.

Fui al baño (confieso que hasta eso me da miedo a veces en términos de cábala cuando vamos ganando) y volví a sentarme al mismo lugar que antes para seguir gozando. El tremendo golazo de Tévez nos agarró de inésperado y ahora si Carlitos, qué haríamos sin vos.

El gol de méxico (gracias a la notable inacción de Romero que levantó su manecita como para atajar una pelotita de ping pong) no preocupó a nadie. Sólo sirvió para alimentar la esperanza del pobre relator que no se cansaba de decir que aun estaban a tiempo de cambiar el rumbo del partido. Pero los minutos pasaron y abrazamos la victoria que alimenta el sueño de los argentinos.

Terminó el juego y me llamó mi papá. Salí afuera a hablar con él porque las lágrimas se me caían y por alguna razón no quería que me vean tan emocionada. “Claro que te voy a llamar hija, si ya es nuestra cábala!”. No puedo adorarlo tanto, es algo cruel. Mi familia estaba entre mates post asado en la casa de mi hermano Jorge. Yo estaba feliz de sentirlos cerca en mi corazón y de al fin, no estar tan sola para festejar.

Nos quedamos en casa de Gabriel comentando el partido, jugando al dominó y pasando una tarde cálida y hermosa. Al rato volvimos a agruparnos frente al televisor para escucharlo al Diego en la  conferencia de prensa. Y es verdad, déjennos disfrutar de las victorias una por una.

El mundial se pone salado, los sueños tiernos y el cielo cada vez más celeste. Sábado, espero que me hagas regocijar de alegría como lo hizo tu hermano el domingo. Sigamos humildes argentinos, el oro o el barro estan a la vuelta de la esquina.

La figura y mi jugador favorito

El Mundial Sudáfrica 2010 en Twitter

In Derecho a Replica, Prosas Propias on 27 junio, 2010 at 8:46 PM

Me acuerdo que de chico, los partidos eran transmitidos por el canal de aire de la provincia donde vivía, la previa era muy precaria con periodistas locales tratando de acompasar el devenir de las imágenes que llegaban desde la otra parte del planeta. El mundial se vivía a distancia, con una minoría exclusiva de periodistas que hacían la cobertura y pocos privilegiados que llegaban hasta el país organizador de turno.

En pocos años la tecnología ha avanzado vertiginosamente y en un par de mundiales hemos visto crecer las comunicaciones a la par del devenir temporal. El Mundial 2010 está en nuestra sala las 24 horas por TV pero además está en la parada del colectivo, en el taxi, en la cama antes de dormir o donde sea que revisemos nuestro timeline de Twitter.

Twitter es furor, es placer, es discusión, es contacto, es profundidad a 140, fuente y servicio en 140.

Porque los periodistas lo usan para compartir análisis constantemente, porque los jugadores transmiten sensaciones desde la concentración y porque los mismo hinchas del fútbol y la tecnología convierten a la red social en una fuente constante de debate e información.

Yo mismo, a través de mi cuenta, hice una especie de transmisión en vivo por medio de Twitter. “Relatando” cada partido y hasta por momentos en simultáneo, compartiendo los pensamientos y observaciones que uno haría en el asado con los amigos y recibiendo también las de aquellos que desde el trabajo o sin TV se prendieron a “vivir” los matchs a través del timeline.

El sitio oficial de Twitter construyó una página especial bajo el subdominio o nombre World Cup. Desde allí se puede acceder a toda la información acerca del Mundial de fútbol que se transmita a través de los tweets de los usuarios.

Los hashtag oficiales en inglés son #worldcup#wc2010 por parte de FIFA pero se han agregado algunos mas como ser #mundial#copamundial en español, #coupedumonde en francés, #wm2010 para Alemania, #copadomundo en portugués y en japonés sería #jfa2010. Igualmente el gran avance o novedad al menos es la organización por seleccionados, ya que esto permite organizar y buscar toda la información sobre una selección en particular, pero también llegar a todos los tweets que involucren a diferentes equipos.

Menú especial de Twitter para el Mundial

Entre los diarios de Argentina se destaca la sección Cancha Llena, del Diario La Nación, que creó su cuenta de Twitter bajo el usuario “@canchallena” y publica todas las novedades acerca del Mundial en general y la Selección Argentina en particular. A su vez La Voz del Interior a través de MundoD comparte cada tweets de sus enviados especiales en la portada.

Durante todo el campeonato fueron imperdibles los comentarios de Juan Pablo Varsky y Daniel Arcucci, las fotos al instante de @Gauyo y estadísticas, datos y recuerdos de cientos de mortales. Hasta Joseph Blatter se comunica por Twitter cuando amanece en su suite del Michelangelo, en Sandton al igual que, desde las concentraciones, Diego ForlanSergio Agüero entre los jugadores sudamericanos.

Perfil de @DiegoForlan7

En un documental sobre Mexico ’86 que ganó Argentina, Daniel Arcucci sintetizaba lo sorprendente que resulta haber vivido varios mundiales y pasar de utilizar maquinas de escribir a computadoras, pasando por la novedad del Fax y el teléfono hasta llegar al dominio de Internet en los centros de prensa.

La explosión de los smartphones permitió que minuto a minuto, corrientes y corresponsales, tweeten lo que están comiendo, donde están paseando o en que lugar del estadio se encuentran en Sudáfrica.

En el último mes del mundial, los trending topics mundialeros que más tiempo han pasado dentro del top 10 han sido:

  1. #worldcup, con 16 días y 14 horas
  2. Vuvuzela, con 12 días y 6 horas
  3. FIFA world cup, con 5 días
  4. Cristiano Ronaldo, con 3 días y 3 horas
  5. Hup Holland Hup, con 1 día y 1 hora

by FayerWayer

En el recuerdo quedarán las viejas coberturas, sean bienvenidos a la era multiplataforma de actualización constante y conversación horizontal en donde los protagonistas somos todos.

Mas allá de los eliminados y el campeón, en este mundial el coronado fue Twitter y todo lo que nos posibilitó.

+ El Diario The Guardian ofrece una aplicación para ver el “replay” de lo sucedido en Twitter, en cada partido y según el pulso de cada hastag minuto a minuto dependiendo el partido. >Ver

El mundial de los seguidores – Marcelo Gantman

En Twitter; Palermo y Donovan – George Blanco

Mi Mundial 4: abrazo paterno

In AguaSuaves, Rudy on 17 junio, 2010 at 6:03 PM

Por Pamela Rudy

Desde Puerto Rico
Continuación de Mi MundialVol 2 y Vol3

Trabajo, sopita y a la cama

Siete de la mañana del jueves 17 de junio

El despertador suena; la celeste y blanca quiere vestirse de mi otra vez

Con mis austero maquillaje para disimular las ojeras del sueño y unos míseros dos dólares en el bolsillo (este mes la paga se atrasó), bajo rápidamente al bar que, por cábala, ya no podré cambiar.

Mi estómago ruge pero no precisamente de hambre. Ahí están mis nenes, hermosos con sus camisetas, llenándome de orgullo y patriotismo. Se me eriza la piel, la sonrisa se me escapa.

Comienza el partido y mi amiga mesera viene a tomarme la orden. Me muero de la vergüenza, pero esta vez el presupuesto no está de mi lado. Le pido sólo un vaso de jugo de naranja y le pido disculpas. Ella sonriente me pide que disfrute del partido y a eso, dalo por hecho.

Y los milagros llegan cuando tienen que llegar. GOOOOOOOL!!!!! Quien lo hizo? Fue Heinze? Coreano feo metiste la pata? Que me importa! Fue gol y me llena de tranquilidad y antagónica adrenalina. Y como si fuera poco, el caballero de la mesa a mi izquierda (un boricua de unos sesenta largos años, vestido de traje y corbata, quizás abogado o  uno de los tantos puertorriqueños de la zona que gozan de un buen café local a tempranas horas de la mañana) me envía un café con tostadas y revoltillo de huevo y vegetales.  Lo miro y se me acerca. Me da un beso en la mano y me dice: “que lo disfrute señorita, es un placer”.  El placer es mío y ahora mi estómago disfruta al compás de mi corazón.

La bola claramente esta dominada por mi equipo. “Los coreanos deberían jugar con nuestra selección nacional”  bromea otro Don Julio. Los presentes nos reímos con disimulo, más por ternura que por otra cosa. Higuaín cabecea al piso y anota el segundo. Golaso y Don Julio Repite su broma: “es que los coreanos deberían venir a jugar con nuestra selección nacional”. Claro Don Julio, usted tiene toda la razón.

A los abrazos

Lamentable fue el gol de Corea, sobre el final del primer tiempo y regalado gracias a un error argentino. Hecho de pura suerte o no, gol al fin, shockeante e inesperado.

En el entretiempo me acerco a la mesa de “los pibes” que gentilmente comparten el partido conmigo y quienes además me están alimentando a la voz de “come niña que tienes que ponerte fuerte para gritar esos goles”.  Lo verdaderamente extraño para mí es que en esa humilde mesa de café, la que esta habilitada a hablar de fútbol soy yo y prestan especial atención a mis comentarios, algo impensable si trasladamos este momento Nescafé a mi amado país.  Ellos se confiesan fanáticos del baseball y del basketball. De hecho mencionan al fútbol como “soccer” o “balón pie” a lo que les digo que llamen al deporte simplemente fútbol si es que verdaderamente están del lado argentino.

Está por comenzar el segundo tiempo y llega un amigo Panameño llamado Roque, uno de los tantos que logré argentinizar en estos últimos tiempos. Se sienta en mi mesa y ansiosos esperamos que la magia continúe. Los comentaristas de ESPN (señal de Estados Unidos) están bien negativos con el equipo argentino: alegan que estamos descuidados, que Corea se rearmó y que van por la victoria pero… que bien quedó Messi en combinación con Higuaín para taparles la boca! Después de eso, los comentarios se volvieron color de rosa y ni hablar después del cuarto gol tras una jugada impecable de la Selección. Creo que si en la última jugada Agüero le hubiese dado el pase a Messi, hacíamos el quinto, pero ya con cuatro estoy más que conforme y el bar entero festeja conmigo.

Suena el teléfono. Número desconocido. Dudé en contestar pero al fin atendí. Mi papá desde su trabajo me llama y no lo esperaba. “Hija mía, viste el partidazo? Hasta la copa no paramos!”. Mi papá me está llamando emocionado cual niño y yo a miles de kilómetros de distancia, daría el mundo por abrazarlo y poder festejar con él.

Saludo a los pibes, a Roque, a las meseras y me voy a trabajar. Qué hermoso que es ganar, se siente bien lindo. Espero que sigamos humildes, peleando partido por partido. Sin expectativas no hay desilusión. Todo puede pasar: lo peor y lo mejor, la gloria y el fracaso, el oro y el barro, todo está al alcance de nuestras manos. Hay veces que ganar se siente como un abrazo paterno a la distancia.

> Esta autora es Columnista permanente de este Blog

Mi mundial 3: la gente no entiende nada

In AguaSuaves, Exclusivos, Rudy on 15 junio, 2010 at 9:50 AM

Por Pamela Rudy

Desde Puerto Rico

Continuación de Mi Mundial y Mi Mundial 2

Creo que no fui la única argentina que el viernes por la noche no pegó un ojo de la ansiedad.

A pesar de que el dueño del café  Siglo XX había prometido una ronda de cerveza por cada partido que nuestro equipo ganara, decidí ver el primer partido de la selección en Fefo’s por una simple razón: queda exactamente al lado de donde vivo. Además, el jueves entraba a trabajar a las 12 y como el partido terminaba 11.45 no hubiese tenido tiempo de tomar mi cerveza, cambiarme la ropa, maquillarme y demás para llegar a tiempo al work (excusas de vaga, por supuesto).

Me levanté de la cama con el pie derecho, me puse mi camiseta (tengo la de Hockey femenino, cuello mao con la gran estampa de VISA en el frente, sin mangas) acompañada de una minifalda blanca y zapatillas del mismo color. Bajé al bar elegido y me sentí observada. No solo era la única argentina en el lugar, sino que en ese momento sólo había estadounidenses desayunando.

Pensé rápidamente en salir corriendo hasta el otro bar, pero ya la moza (muy amiga) me estaba preparando una ensalada de frutas con yougurt y miel por que sabía que eso pediría. Además, mis nenes ya estaban en pantalla, todo hermosos con sus camisetas fatales (este modelo les marca más los brazos), todos súper concentrados, con cara seria y esperanzada. Sana envidia a Evangelina Anderson. Si Romero está soltero me avisan, yo lo Googlie y no sale nada de su estado civil. Quién te dice, mi vida está muy loca, uno nunca sabe.

Yo estaba muy emocionada. Cuando comenzó a sonar el himno y los muchachos se abrazaron, se me llenó el pecho y comencé a lagrimear.

Comentario recibido número 1: me toca la espalda una joven americana de unos 18 años “are you from Argentina? i mean, does your song have any liryc? cause i didnt hear any” esto es traducido “¿El himno de ustedes tiene letra? por que no la escuché”. Mi amor, divina, my dearest darling, preciosa… claro que tiene letra y en todo momento habla de la libertad de nuestro pueblo de países como los tuyos. Termina diciendo: juremos con gloria morir y así de fuerte van a luchar esos hombres en el mundial porque nos están representando con pasión, una de las tantas cosas que no compras ni con Mastercard ni con tu amada American Express. Agradecé que la introducción del himno no tiene letra corazón, sino yo estaría demasiado revuelta en este lugar. Si tenés alguna otra duda te la contesto en 90 minutos, thanks!.

Comenzó el partido y yo sentía una mezcla de nervios, ansiedad, alegría y demás hierbas. Ya no me importaba si era la única argentina en el lugar, me sentía acompañada en el sentimiento con todos mis compatriotas que en ese momento estábamos frente a un televisor del tamaño que sea, donde sea y como sea. Tengo que serles sincera, el gol de Heinze me agarró de sorpresa mientras pedía un vaso de agua (me quise matar). La emoción fue tan grande! Me paré de mi silla y me quede estática riendo por varios segundos, feliz!

Comentario 2: la yanki de la mesa de atrás lanza al viento un “i dont understand how can people like this game. I mean, hello! 20 guys just running to get a ball in such a big place, it has no sense”… esto es (en tono despectivo) “no entiendo como a la gente le puede gustar este juego. Osea, hello! 20 tipos corriendo detrás de una pelota en un lugar tan grande, no tiene sentido”. Quedó de película: a mi se me cae una lágrima y como estaba parada, me di vuelta, la miré, le sonreí y me senté. No la escuché hablar nunca más del tema. La gente no entiende nada.

El partido transcurrió sin demasiados inconvenientes. Si bien me hubiese encantado gritar un segundo gol, el equipo argentino fue claramente superior en el partido. Además recuerdo la conferencia de prensa previa al juego en la que Maradona dijo que comenzaría con un equipo al 6.5 de su potencial total, aún queda mucho por mostrar.

Fui la única que aplaudió y se largó a reír de la felicidad cuando terminó el partido pero poco me importaba lo que piense la gente.

Comentario número 3: mientras subía a mi habitación a cambiarme para ir al trabajo, un huésped me grita “eres la tarjeta VISA más linda que he visto en mi vida”. Decime vos, después del triunfo de mi equipo y semejante piropo, ¿Qué más podía pedir?.

El resto de mi sábado fue una oda al amor. Mi jefa me saludo gritando “goooooooooool de Argentina” y me sacó varias carcajadas. Los chicos de Brickhouse (un bar de deportes) pasaron a saludarme a mi trabajo vestidos de punta en blanco con uniformes de fútbol de argentina e incluso el chico que me gusta me llamó por teléfono para felicitarme. A este paso, vamos bárbaro.

El unico “problemita” se registró en horas de la noche. Como todos los sábados, me fui a mi boliche de salsa y mientras aguardaba en la puerta para entrar, se me acerca un conocido con su novia para felicitarme y me viene con el siguiente discurso:

“Felicitaciones por lo de Argentina, muy buen partido. Pero igual ustedes no van a ganar y en realidad no se merecen ganar. Yo trabajo de bartender y los argentinos no dejan propina y son egocéntricos, lo peor. Además se creen que por tener a Maradona, un drogadicto insoportable, y a Messi, un enano de jardín, pueden llegar muy lejos”.

Yo no sabía si me estaba jodiendo o si iba e serio. Respiré profundo y le contesté con respeto: “si a vos no te gusta el equipo, bárbaro. Pero no mezcles eso con  mi cultura ni con los ídolos populares por que son cosas muy diferentes”.

Al chico le molestó demasiado lo que le dije y comenzó a elevar su tono de voz, a la vez que su novia lo agarraba de la cintura y le decía “basta papi, dejalo ahi” cual gata flora. Yo lo escuchaba y me reía porque me parecía absurdo que un pibe se enoje por… porque… nose por que carajo estaba tan caliente el muchacho! Y seguía diciendo: “yo soy descendiente de alemanes y ganamos 4-0, estamos por encima de todos y vamos a hacer llorar a los argentinos. El mundial es nuestro! Yo estoy con los alemanes porque vengo de esa cultura que es la mejor”.

Yo no lo podía creer: “mi amor, yo también soy descendiente de alemanes pero su cultura NO ES LA MEJOR, es diferente. Jamás compares a las culturas porque gracias a eso nos hemos cansado de matar a pueblos enteros. Y si ganaron 4-0, es el primer partido macho! Queda mucho por jugar y dejá que cuando se crucen con Argentina, si es que sucede, el fútbol hable por si sólo”.

Sabes lo que me dijo?: “Ves por qué no soporto a los argentinos! Todos se creen superiores y no son más que pura mierda”. Después de semejantes palabras, el muchacho me dio la espalda y se fue. Yo lo empujé de la  espalda porque realmente me ofendieron sus palabras. (No lo empujé fuerte, vale aclarar).

La gota que rebalsó el vaso fue su novia que se me acercó sacando pecho y me dijo: “tu lo vuelves a tocar yo te doy en la cara pendeja”. Yo me reí porque la chica era dos cabezas más bajita que yo! Y allá se fueron los dos resentidos. Yo miré al chico que trabaja en la puerta del boliche y nos quedamos en silencio por un rato. Creo que aun hoy no encuentro palabras para expresar lo que sentí en ese momento. Pero como no hay mal que por bien no venga, el divino de la entrada, con un poco de compasión, me dejó pasar gratis y me regaló una cerveza. ¿Nadie más quiere discutir?.

Y así ando divagando por Puerto Rico, festejando con algunos, ignorando a otros por cuestión de salud.  Jueves, te estoy esperando! Salud Argentina!

> Esta autora es Columnista permanente de este Blog

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.038 seguidores