maximo tell

Posts etiquetados ‘YPF’

YPF y Argentina, mi posición final

In Exclusivos, Prosas Propias on 23 abril, 2012 at 11:24 AM

Ciudadano argentino/a que tiene entre 35 y 60 años, no tema por YPF y el mundo. ¿Por qué tanto temor a que los argentinos nos hagamos cargo de lo que es nuestro? Yo sé que tienen todavía gran dificultad para pensar en términos de libertad absoluta en política por la marca que les dejó la Dictadura; reconozco que todavía muchos miran con melancolía los partidos tradicionales; sé que esperan mucho más de las personas, pero el punto es que los tiempos han cambiado. El mundo es otro y Latinoamérica es otra, por lo que también estamos intentando hacer otra Argentina.

Cuidado lector, no crea que soy fanático del Gobierno actual, ni si quiera soy militante de la facción que representan dentro del movimiento Peronista. Pero soy un argentino que se considera de la generación bisagra y esa es nuestra responsabilidad. De alguna manera tenemos que empezar a valorar lo nuestro, animarnos a tenerlo en nuestras manos. Y eso no significa que no nos vayamos a equivocar ni mucho menos. Lo haremos mal, nos traicionaremos, ganaremos o no, pero todo lo haremos nosotros. Vamos más que nunca a pensar en términos soberanos, como cuando se forjó esta patria, con esa idea.

¿En qué momento nos convencieron de que toda gestión importante solo es digna de extranjeros? No somos capaces de ahorrar y confiar en nuestra moneda; hemos inventado frases como “a mi el cine nacional no me gusta” para desprestigiar nuestra cultura; somos incapaces de mirarnos en los ojos de los originarios de esta tierra; nos da temor estudiarnos, discutirnos, desafiarnos. La idea de que el Estado es mal administrador puede que sea cierta, estoy casi convencido que en su momento fue así, pero eso no implica que lo vaya a seguir siendo. Y si así lo fuere otra vez, no importa, yo quiero que cuando esta generación de gobernantes se vaya, tener la oportunidad de nosotros intentar revertir esa creencia. Y así sucesivamente, hasta que aprendamos, hasta que lo logremos.

Obra de Jose Bahamonde

Obra de Jose Bahamonde

¿Se nos cerrarán las puertas del mundo? ¿Cuáles? Los mismos que insisten con esto ahora son los que hace una década titulan que es mentira que lleguen inversiones, que él no viajaba, que ella viaja en exceso, que habla en ONU pero para pocos. Entonces de que puertas y de que mundo hablan. En la Argentina van a confiar los que deban confiar y las empresas que necesiten excesivos favores impositivos, demasiadas ayudas crediticias y un arreglo diferencial en lo que respecta a los trabajadores, que no vengan. Los que busquen en Argentina un paraíso para emprender barato y que la plusvalía los favorezca dejando poco en el país, que no vengan. No los queremos, yo no los quiero. No los necesitamos.

Escuchar una persona de 60 hablar de esto es lógico, porque habla del concierto internacional en el que Kissinger organizaba un partido de ping pong y cambiaba la geopolítica diplomáticamente. Pero un empresario de 35 llorar porque las empresas no vendrán, no habla bien de nosotros. Porque este empresario que ahora tiene su empresa caminando está pensando en armar su empresa fuera del país, sueña en USA y los grandes capitales, entonces ¿qué llora? Los empresarios deberían entonces invertir acá y buscar explotar este mercado, en vez de estar convirtiéndonos en la India explotada de programadores, diseñadores y tantos otros ejemplos.

A veces parece mentira que levantemos las banderas de la recuperación de Malvinas contra el imperialismo pirata de Inglaterra pero queramos continuar ligados económicamente a España como si realmente fuese nuestra patria madre. ¿Soy muy inocente al pensar que el Gobierno lleva adelante estos temas por interés sólo en la sociedad? No! Sé que lo hace por los votos, para introducir en agenda temas que no expongan la situación económica que se desacelera y los casos de corrupción de funcionarios. Pero no me importa, porque ese es el análisis táctico de las medidas, lo que a mi me importa es lo que implica a futuro. En 10 años no nos vamos a acordar, ni nos va a importar, si recuperamos YPF para que en el diario deje de salir que el Vicepresidente era corrupto, lo que sobrevive a los gobiernos y sus manejos, son los hechos. Eso nos debería importar. Lo que pasa que la mayoría en este país disfruta de tomar café y criticar lo que se hace, más que pensar el país que él mismo quiere y por el cuál está dispuesto a sacrificares para lograrlo.

Entiendo el temor de que se gestione YPF como Aerolíneas Argentinas, pero estamos aprendiendo, aplicando, haciendo, intentando. Mal o mas o menos, pero somos nosotros. Los dirigentes que se dejan el bigote o la patilla como en los 70, ya aprenderán a gestionar o también los cambiaremos. Votaremos otra cosa. Quizás de a poco esa nueva juventud política con masters en Economía que debaten el país comiendo una Cesar Salad en Palermo Hollywood y manejan un BMW, tal vez en un tiempo también se crucen con los demás dirigentes que caminan los barrios, logran una copa de leche y han leído la otra biblioteca. Es nuestro tiempo de formación política. Siempre dicen que la Dictadura liquidó políticamente a este país, bueno estamos tratando de reconstruir el suelo, para que de ahí hagan pie las generaciones que vienen. ¿Es tan difícil entender procesos? ¿Cuesta entender que no hay yegua que deba morir aunque sea una dirigente que se ha enriquecido del Estado? Es circunstancial lo de los nombres propios, lo que importa es lo que está por encima.

En concreto, utilizo el caso de YPF pero podría haber compartido esta conclusión en tantos otros temas. Argentino no tengamos miedo de equivocarnos, de hecho YPF es muestra de esto. Hace décadas se creyó que lo mejor era privatizar y, habiendo visto que no era lo correcto, se puede sanear y recuperar el error. ¿Cuál es el miedo de ocuparnos nosotros de lo nuestro? ¿Que este Gobierno lo despilfarre, lo mal gaste, lo utilice de pantalla por la corrupción que se ha permitido, que haya sido el mismo partido el que hace años tomó la decisión inversa? ¿Qué importa? Es nuestro, de la sociedad, del pueblo, tuyo, mío o al menos tendremos más control sobre los recursos para el día de mañana, la generación gobernante decida si explotarla mas, menos o hasta volver a vender. La decisión será nuestra.

Argentinos/as, tenemos que perder el miedo como sociedad. Cada uno desde su lugar. Y esto no es firmarle un cheque en blanco a este Gobierno ni ningún otro. Pero acá no estamos haciendo lo que se debiera. Que los jueces investiguen y juzguen a todo el que corresponda. Cuidemos los canales alternativos de comunicación y difusión para que no nos monopolicen el pensamiento ninguna corporación privada o pública. Estudiemos la historia, nos animemos a pensar un futuro, nuestro.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.038 seguidores