maximo tell

Desde la ventana

In AguaSuaves on 12 febrero, 2010 at 5:39 AM

Me gusta ver en cada terminal que visito, las despedidas. Todas son con señas tímidas, bocas que solo arrojan palabras mudas y ojos que no son escuchados en su llanto interno. La mala letra de estas líneas (en su versión papel obviamente) se deben justamente a que estoy emprendiendo otro viaje (hago 80 viajes al año). No soy un trotamundo pero últimamente estoy viajando bastante. Pero, perdón hablabamos de las despedidas en las terminales.

No es que me considere un doctor o licenciado en escenas que reflejan separaciones temporales. Pero en la mayoría de mis viajes nadie queda abajo despidiéndome; lo que me permite mirar con atención.
Mirar por ejemplo a la típica pareja. Por dios, cuánto sufren esos latidos. El amor es lo que aún la ciencia no logra explicar. Quizás por su complejidad o, tal vez al contrario, por lo simple que es. O quizás porque si alguien lo explicaría, el mundo cambiaría de sabor. Y un libro, como tantos otros creería encerrar un método para enamorar o conquistar un corazón. Repito, el mundo perdería su sabor.

Pero volvamos a esos dos enamorados. No importa si es ella o él quien viaje, el que se queda siempre tiene mas cara de sospechoso. Como si hubiese venido a asegurarse de que su pareja se vaya. Como a deshacerse de su “amada” ¿Qué será de esos corazones? Los que se quedan, ¿Serán todos fieles? ¿Infieles? Una parte siempre sufre el mismo viaje que yo. La otra es libre.

Pero los andenes o plataformas no están llenas solamente de tórtolos que se separan. Tenemos muchos y diferentes casos de despedidas. Está la madre que llora de manera desconsolada por su hijo menor que tiene más décadas que yo.

Está la típica mamá cuidadosa que interroga al hijo sobre los 124 artículos de viaje, buscando cual es el que su hijo olvidó. Solamente para renegar, claro.

También he visto madres que se hacen las distraídas y frías. Pobres. Cometen preguntas algo sonsas o acerca de cosas que suelen hablar o sencillamente hablan de cuestiones de dinero. La plata enfría cualquier situación de despedida entre padres e hijos.

Los padres también son personajes muy especiales. El que lleva al hijo extremadamente temprano porque es demasiado precavido con el horario de partida. Cuestión que incómoda y los termina despidiendo peleados, porque el joven acusa en que se vaya mas que querer que se quede.

También encontramos el que yo llamo “salvador”. El sonriente que olvida el motivo que lo trajo a la terminal y solo busca saludar a algún conocido o simplemente ganar la sonrisa de un desconocido que saluda cordial con un movimiento de cabeza al pasar.

Está el correcto, que cae antipático de perfecto. El que es calculador y preciso, que logra que a su hijo no le falte nada. Por mas que ésta actitud ahogue alguna vez al joven.

Y finalmente tenemos al que no llega. Gracioso quizás para todos excepto para los propios. Por razones de trabajo u otras deformes excusas es que estos padres no llegan. Seguramente lo lamentarán y llorarán mas que el propio “llorón” (que no describí) pero el juego de rencor y gargantas ocupadas por el mal sabor no pasa.

La verdad que las terminales siempre me parecieron un mundo interesante. Por todos los elementos que confluyen allí. Pero esto será párrafo de introducción para otro post.

¿La mejor despedida? El “tu me completas” o te amo o ojalá no vuelvas o llamame que es igual al avisame cuando llegues, todos hechos por señas con algunas muecas graciosas. Alguna vez ví el “Tu me completas” o un corazón de te amo hecho con las manos, y te cautiva el romanticismo despiadado.

Sutil, sospechoso y ambiguo de dolor como una despedida. Suerte que viajo solo y nadie mira a mi ventana desde abajo. Suerte… y desgracia. Al final; “Si siempre estoy llegando”.

¿Vos tuviste alguna despedida para contar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: