maximo tell

Polizón de sueños I

In AguaSuaves, Prosas Propias on 17 febrero, 2010 at 8:08 PM

Que piensan los que piensan, que pensarán aquellos con los que me tropiezo en mis días. Esos que encerrados en su silencio congelan su mirada en la nada. Sus mudos ojos no reaccionan al castigo del paso del tiempo. Los segundos se desviven en su infinito tiempo pensativos.

Porque ningún movimiento cautiva mas al corazón que esos momentos flotando entre las ideas. Yendo sin boleto del pasado al futuro y viceversa. Mirando escenas inolvidables y olvidando el cuerpo; quedando solo entre sueños y nubes.

Que pensarán esos que aún piensan. Cómo se verán pensando. Cómo me sentirán mirándolos. Se me hace inevitable no desear escapar de la mano de ese pensamiento ajeno. Me desespera el querer viajar en el sueño del otro. En el sueño que del que aún sueña. Volar en la nube del que piensa. Flotar con el que aún piensa y aún sueña.

Y por esta necesidad imperiosa de querer convertirme en el primer polizón de los sueños ajenos, es que cada día me detengo a verles. A esos, los que piensan. Que pensará el señor delgado y siempre mal afeitado del negocio de mi esquina. Parece tender la mano esperando que alguien con un chasquido lo vuelva a la vida.

Está la señora que se ha desvelado mientras el semáforo da rojo. Parece acallar sus penas contra el volante mientras es agitada por sus niños que le recuerdan desde el asiento trasero que la luz verde indica recién el principio del día. Está el hombre regordete que descarga el camión del supermercado que queda a una cuadra de mi casa.

Esa mirada parece escapar por la avenida, soltar el volante y correr hasta su fantasía. Cada vez que me descubre mirándolo, se arregle la gorra y como con vergüenza se vuelve a subir al camión para volver a intentar la fuga. Cruzando la esquina me espera ella. Pelo largo, siempre brillante y negro como su café. Nunca come nada.

Todavía no ha notado que cada día la miro camino a la universidad. Tal vez porque está perdida en un mar de pasiones, de ternura. Sale estampida por el vidrio de la cafetería, salta dos autos y vuela a un verde campo. Allí tortura con tranquilidad y quietud a su vida de oficina. Amordaza las bocinas y los retos de su jefe. Otro sorbo automático de su tazón y la vista siempre congelada. De perfil parece una estatua. Pero su cuerpo se mueve. Quien no la acompaña es su cabeza. Volando anda por ahí; escapándole a esta rutina que me hace verla cada mañana ahogando una fantasía en el bullicio de la cafetería de la esquina.

Y para no hacer eterna tu lectura terminaría con ella: la más joven. Lo suficientemente bonita. Dulce en sus manos. Simple al caminar. Llega, saluda y rápido se sienta para viajar. Dependiendo el día, demora mas o menos en emprender su volar, pero siempre lo mismo. Se acomoda el pelo dos veces para mismo perfil, afila sus dedos en uno de sus labios y sale.

Sus ojos se detienen y su respiración parece suspenderse. Allá va. Se pone de pie, abre la ventana con ambas ilusiones y se lanza al vacío. Realmente se larga a sus brazos. Contra el cuerpo de él. Un chico la espera. Por eso ella suspira por momentos, pero no interrumpe por nada la cita imaginaria. Ni el aire parece tocarla. Ninguna luz la alcanza. Si uno la mira fijo sus pupilas se vuelven espejos y se la ve claramente.

Ella lo mira fijo, enamorada. Bailan suave y lentos. Se desvanecen bajo una luna que eligió en un instante y todo se nubla de repente. Ella le grita que lo ama. Él camina lejos y su indiferencia cierra la ventana. Clausura la escena con un suspiro y ella vuelve al colectivo. Sola, como se fue y como seguirá hasta que no se anime a confesarlo. A él por supuesto, yo ya lo sé, porque cada mañana la escena se repite.

Y me pregunto simplemente que piensan los que piensan. Y prosigo aún mas ambicioso; que sienten los que sienten.

> continúa…

La foto es una obra de arte de Jose Bahamonde

Anuncios
  1. Hermosas las descripciones, un escrito sabor a Cortazar, con la capacidad de asltar al lector y mantenerlo suspendido, cada vez mejor ud! Es increible que escrivba tan lindo

  2. Maxi, un placer aportar una imagen a tus profundas palabras. A celebrar los encuentros que la vida nos regala. Abrazo amigo, abrazo fuerte…

  3. Maxi, sensibilidad, pensamiento, filosofía, lectura… Gracias por animarte a vivir la vida como la vivis. Abrazo y que siga la tinta marcando el camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: