maximo tell

No llegabas

In Prosas Propias on 19 marzo, 2010 at 1:22 PM

Hoy es una noche algo extraña. Afuera llueve y aquí estoy entre sombras a media luz.

Esta noche es especial y sobran silencios en los ambientes de casa. Es una de esas noches en las que dejaría la luz, de la entrada, prendida por si las dudas vuelves. Me gustaría que la oscuridad no persiguiese mis pasos por el pasillo y las fotos no se vayan diluyendo. Me encantaría que tras apagar la luz de mi cuarto se escuche algún ruido que signifique que estás, que ya llegaste. Me envuelve, antes de dormir, una profecía; te sigo esperando. Como esa noche en la que no llegaste. Ese día que amaneció injusto sin verte. Quisiera irme a dormir con la tranquilidad que estás en el cuarto de al lado. Me sentiría protegido, cuidado, amado.

Hoy es una noche extraña pero algo común a los últimos años, a mi anterior vida quizás. Yo, la oscuridad, mis preguntas, tus ausencias y ese sentimiento tan extraño. ¿Dónde estas? ¿Por qué no llegas? A quien elegiste esta noche en vez de a nosotros. Y de vuelta el silencio sin consuelo, sin beso, sin despedida, sin siquiera un hasta mañana o un buen día.

Desde que no se escucha tu sonido particular en la otra habitación que la vida no es la misma. Desde entonces las noches son extrañas. Extrañas en el sentido que no las reconozco, no las quiero ver. No quiero saber, hubiese sido mejor no saber. Evitar la oscuridad, las esperas, el frío y las miradas ansiosas por la ventana. Esa ventana que nunca te devolvió, esa que te llevó tan lejos mío y nuestro. Otro auto y otra trampa que me hace ir hasta la puerta para que solo entre la desilusión.

No hay nadie, no hay quien. Solo un cuando como pregunta y en referencia a tu vuelta. Es una noche de esas. De las que no conoces, de las que nunca te conté y quizás nunca sepas. De esas noches especiales y lamentables en las que yo escucho llover y espero inútilmente tu vuelta, porque sé que no has vuelto en años y tengo que volver a apagar la luz para que la puerta duerma tranquila.

Anuncios
  1. “Ese día que amaneció injusto sin verte” sin palabras! muy bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: