maximo tell

El vacío del discurso sindical

In Derecho a Replica, Malas Viejas on 9 abril, 2010 at 11:02 AM

Por Alberto Tell


Hace tiempo que la lucha de los trabajadores ha sido invadida por la contaminante ambición de poder que confunde los principios que deben inspirarla y que cambia su norte.-

En el camino los verdaderos principios y objetivos de esta lucha se van diluyendo y van siendo reemplazados por objetivos coyunturales, sectoriales y en muchos casos de ambiciones e intereses personales.-

Así es como hoy, vemos con sorpresa, como dirigentes sindicales que debieran ser los primeros voceros de las necesidades de la clase trabajadora y sus primeros defensores, tienen un discurso edulcorado de extrema moderación y en el que el énfasis no está puesto en los trabajadores sino en defender al gobierno.-

La inflación, un proceso de creciente deterioro del salario, es disimulada, nombrada de manera diferente, explicada y justificada, con retorcidos argumentos que constituyen una burda reproducción del discurso oficial.-

Como es ya una costumbre de este gobierno, la inflación, no proviene de deficientes políticas económicas, o de la ausencia de una estrategia eficaz. La inflación proviene como siempre, de los enemigos de turno que al mejor estilo de una serie de villanos y superhéroes, buscan perjudicar al país.-

Entonces con la aparición de culpables, los partícipes de este discurso, tienen la ingenuidad de pensar que con ello se mitiga la necesidad y se superan las graves dificultades de intentar lo imposible como es que el salario se multiplique para mantener su poder adquisitivo.-

Ya estamos habituados a escuchar a un gobierno que pareciera pertenecer a un estado extranjero, o que hubiera asumido en el día de ayer, por cuanto nunca reconoce cuota de responsabilidad alguna en los problemas que complican cotidianamente la vida de los argentinos.-

Estamos igualmente habituados a escuchar las diversas acusaciones disparadas con estudiada indignación contra los enemigos que se construye para encarnar el mal y poder promover una catarsis nacional generalizada que sirva para canalizar los enojos y la frustración por los problemas no resueltos, en lugar de ocuparse verdaderamente de solucionarlos.-

Pero cuando esta retórica se reproduce en boca de los dirigentes sindicales, entonces hay una luz de alarma. El sindicalismo esta en crisis.- Sus valores, sus principios y sus objetivos están en crisis. Y con ello, los trabajadores se enfrentan a un destino incierto porque quienes los conducen solo están pensando en construir retorcidas argumentaciones para defender al gobierno.-

Tristemente en la Argentina de hoy, el sindicalismo ya no representa a los trabajadores, sino que se ha convertido en un representante del gobierno.- Quizás debiéramos reflexionar sobre la profunda verdad que entraña la conocida frase: La cuestión no es cambiar de collar sino dejar de ser perro”.-

+

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: