maximo tell

Yo no olvido a “La Lupe”

In Paladar mostaza, Pasiones, Rudy on 21 abril, 2010 at 11:44 AM

Por Pamela Rudy *

Lupe Victoria Yoli Raymond fue una de esas personas que vivieron intensamente el mundo, dejándose llevar por sus vicios y placeres. Es muy probable que hayan escuchado a La Lupe. Si no lo han hecho aun, están a tiempo de descubrir a “La Reina del Latin Soul” y entender de donde nace la influencia de miles de cantantes actuales.  Creo que buena parte de los latinoamericanos deberíamos conocer su ritmo, pero no juzgo a quien no lo haga porque su propia historia justifica por sí sola que esto suceda.

Nacida en un barrio obrero de Cuba, una vez terminado el magisterio (exigencia incondicional de sus padres), comenzó a rondar por bares de La Habana con su inconfundible voz. Junto a su primer marido formo una exquisita banda de salsa, latin jazz y boleros. Su éxito fue inmediato: no solo era una bella mujer frente al micrófono (la primera en el género latino), sino que además tenía una voz aguda y mágica, con un vibrato increíble que acompañaba con gemidos y gritos que terminaban de romper con los esquemas. No olvidemos que a comienzos de los 50, la música gozaba de ciertas excentricidades de salón y muchos referentes del género exponen que La Lupe fue quien “vulgarizó” las letras y el modo de concebir la música popular, mucho más desencajada y sin tanto formalismo de época. Ella era de un estrato social bien bajo, hecho que incomodaba a muchos pero identificaba a otros miles. La frutilla de la torta: mientras cantaba se quitaba la ropa, zapatos y accesorios hasta puntos bien decentes, nada fuera de tono.

Su forma de expresión parecía no simpatizar demasiado al régimen fidelista en Cuba, por lo cual en pleno estupor de su éxito tuvo que exiliarse en México unos meses, luego trasladándose finalmente a  Nueva York, cuna de la salsa en los años 60.

De la mano de Tito Puente debutó en el Lowe´s Boulevard Theatre con el bolero “que te pedí”, pieza que la consagraría entre las reinas del bolero. “La excitante Lupe canta con el maestro Tito Puente” vendió más de 500 mil copias. Su voz se paseó por los mejores escenarios de la ciudad: el Manhattan Center, el Carnegie Hall y el Madison Square Garden. También participó de los famosos carnavales de Venezuela y actuó en televisión, teatros, cabarets y hoteles. Incluso grabó varias piezas de sus discos en Buenos Aires.

Aunque en lo profesional su carrera estaba en la cima, su personalidad explosiva hizo que las cosas no siguieran el rumbo planeado. Su alma de diva hizo que gastara dinero de sus shows en lujosas joyas, tapados de piel, mansiones y demás vanidades. Divorciada de su primer esposo, su segunda pareja sufría de cuadros de esquizofrenia, episodios que la hicieron gastar gran parte de su fortuna en tratamientos médicos. Viuda y con dos hijos a cuestas, su vida se convirtió en una novela pasional de amores, engaños, drogas y soledad.

A finales de la década comenzó a surgir una nueva figura musical conocida por todos: Celia Cruz. Ambas trabajaban para “Tito Records” pero la nueva diva de la canción no simpatizaba en lo absoluto con La Lupe. La historia oficial cuenta que Celia dio el ultimátum a la compañía disquera: “o ella o yo”. Cansados de las excentricidades de La Lupe, Tito Puente decide echar de sus filas a “la yiyiyi”. A pesar de que llegó a protagonizar una comedia en Brodway, el éxito de La Lupe nunca fue el mismo. Puerto Rico le dio asilo musical por unos años y de hecho volvió a grabar con su padrino musical Tito Puente, pero las cosas ya no eran como antes.

A comienzos de los 70 sufrió un accidente doméstico en el que quebró su columna vertebral, teniendo que moverse en una silla de ruedas y viviendo de la generosidad de los pocos amigos que le quedaban. Sus deudas se acrecentaban con cada intento musical que forzaba. Tuvo que vender todos sus bienes, vivió en un sótano en malas condiciones y luego acabó junto a su hija en un albergue para deambulantes. En 1986, logró que el estado de Nueva York le diera un apartamento en el Bronx y asumió el coste de la intervención quirúrgica que la hizo volver a caminar.

Sin amigos cerca y con la espalda de la industria tirana, La Lupe pasó los últimos años de su vida en la pobreza más cruel, esa que le dio la bienvenida después de tenerlo todo: una mansión, autos, joyas, trabajo y amor.  Asistía a la Universidad una vez al mes para gozar de una pensión de estudiante y poder pagar su alimento. Se convirtió al evangelismo y grabó cuatro discos aún inéditos para la iglesia, manteniendo su incansable ritmo y su estupenda voz al servicio de Dios. Murió en 1992, en el anonimato y la miseria total, con tan sólo 53 años de edad, más de 25 álbumes en su haber y una incansable lista de artistas que hasta el día de hoy  siguen comiendo de sus canciones.

Me cuesta creer que el exponente femenino de un género tan vivo como la música latina haya sido despreciado sin el más mínimo respeto. Este es mi más humilde homenaje a una gran artista. Yiyiyi, Lupe mía, yo no te olvido. Tu intensidad y tu locura siguen latiendo en mi corazón.

+ La Lupe en el Show del Gallo

+ La Lupe en un Tv Show de 1971

*especial desde Puerto Rico

Anuncios
  1. Yo tampoco la olvidé desde la primera vez que la escuché. Para mí está a cnsiderable trecho de Celia, en tono y timbre de voz; lo que ocurre es que los mitos son intocables cuando son heróicos, y “la yiyiyi” perteneció a la condición de héroe caído, a los inclasificales, a los que transitan por las sendas de lo ilimitado (como Gil-Scott Heron). Cuando la escuchas sabes que estás ante el exceso casi inconsciente.

    Me pregunto si la cantidad de beneficios que se lleva Fania por sus reeediciones discográficas le llegarán a sus hijos o familiares.

  2. Poussino, seguramente una minima parte de los beneficios lleguen a su hija, pero esas regalias estan llegando tarde, muy tarde. Que bueno que me ayudes a recordarla! un beso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: