maximo tell

La guerra rosa

In Malas Viejas on 26 abril, 2010 at 9:23 AM

Por Laura Brizuela

Con PBI y poblaciones escandalosamente grandes, Brasil, China, Rusia y la India tienen una proyección de crecimiento que asusta a los ganadores de siempre. Para que tengamos una idea, entre estos cuatro países (BRIC), conforman el 26% del territorio, el 42% de la población y el 14,6% del PIB mundial.

El problema es la diferencia abismal entre las clases, pero aún más grave es el caso de la India, que por religión y 3000 años de costumbre tiene un duro sistema de castas, en donde está prohibida la movilidad social. El ascenso es cosa de pocos, de aquellos que se exilian, que tienen la posibilidad de huir y de tener coraje. Esto si es hombre, las mujeres están relegadas a la suerte de los padres, maridos e hijos. El sistema indio considera que además de la herencia, cuanto más blanco se es, de mayor casta, y más exitoso. Básicamente podemos decir que existen, las siguientes > gráfico

Los dalits son los parias, los intocables. Pisar su sombra es sinónimo de contaminación. Si algún casamiento se da entre castas diferentes, aunque no son ilegales, no son reconocidos y lleva a la desgracia a toda la familia del que tenga la casta más alta.

La religión explica el sistema con el Karma y la reencarnación. Pasarse de casta es ir en contra de los designios divinos.

Si bien, grandes personalidades de la India, como Mahatma Gandhi han luchado contra este perverso sistema, la costumbre es más fuerte y permanece. Se calcula que 50 mil personas sufren discriminación dentro de sus propias comunidades por ser dalits. Una cosa es ser dalit hombre y otra muy distinto es ser además mujer.

La mujer por supuesto no tiene voz, ni voto. Tener una hija es casi una maldición. Los padres deben juntar la dote para casarla, y las chicas suelen ser entregadas a partir de los 10 años a viejos inmundos que les pegan, las violan y se hacen llamar maridos.

Denunciar esto es casi imposible. La policía, regida por ese mismo tipo de hombres, se niega a tomar las denuncias, y reprimen a las mujeres que osan levantar la voz.

Sin embargo, acá aparece el personaje del que les quiero hablar. Se llama Sampat Pat. Es petiza -mide un metro y medio-, tiene 47 años y es noticia en el mundo. En su tierra es considerada una rebelde, una defensora de las mujeres y de los pobres. Peor: de mujeres pobres.


Hace cuatro años creó las Gulabi Gang,“El ejército de los saris rosas”. Se trata de 100 mil mujeres que marchan al lado de esta líder de “ojos de gato”, defendiendo y educando a otras.

Su historia es la de muchas. Sus padres nunca creyeron que fuera necesario escolarizarla, y aunque ella insistió con pintadas en las paredes del barrio, no logró aprender a leer y escribir hasta hace poco, cuando un trabajador social, se entusiasmó con su proyecto y le enseñó.

Sampat fue casada los 12 años, con un hombre de 22. Tiene cinco hijos. Y logró finalmente que su familia tolerara su lucha.

Para presentar denuncias, ella aprendió que lo primero que hay que hacer es localizar a un médico que haga un informe de las lesiones, en caso de agresión, después acudir en grupo a la comisaría. Finalmente una delegación de las Gulabi Gang visitará al marido, armadas con sus lâthis (palos largos de lucha) y si vuelve a agredir a su mujer se enfrentará a Sampat y sus guerreras. “A una mujer sola se la puede ignorar. A cien, no”, dice.


Su ejército aumenta a medida que avanza la historia por las ciudades y los campos indios. Ellas encontraron a alguien que las escucha y defiende.

Llena de coraje, y con una inteligencia admirable, pese a la poca educación recibida, Sampat está cambiando la realidad de cientos de mujeres. Lucha contra las amenazas de muerte, contra la costumbre, la desigualdad y las castas, esas que son un enorme problema para la India, ese país, que en pocas décadas, se proyecta como una potencia digna de temer.

Fuente: Residuos Periodísticos Blog

+ Web de Gulabi para ayudar a Sampat Pal

+ Su libro, “El ejercito de los saris rosas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: