maximo tell

Mi muerte es el destierro

In Baca, Exclusivos, Pasiones on 30 mayo, 2010 at 12:00 PM

Por Flavia Baca

Los condenados no necesitamos la última palabra del juez para saber que el final está pactado, sencillamente no hace falta escuchar el veredicto corrupto para saber que la hora está cerca. Basta con ver a los demás caer, basta con ver a nuestros pares agonizar en la estrepitosa pero lenta caída al abismo sin vida… basta con verse a uno mismo solo otra vez…

A mis largos años me considero un ser sabio que asume que el tiempo ha sido misericordioso con mi cuerpo, pero no con mi alma. La corteza siempre es fuerte en los viejos como yo, somos altos titanes del tiempo destinados a contemplar los brotes de vida, el desarrollo de los jóvenes y la expansión de nuestro imperio. Pero todo tiene su precio y éste es el que ha ido desgastando mi alma. El precio por mi larga vida siempre recae en los jóvenes que me rodean admirados por mi sabiduría… el mazo del tiempo siempre cayó sobre ellos, cortándoles las extremidades en un principio, luego los sueños y finalmente robándoles sus hogares, privándolos del deseo de seguir creciendo. Y a los viejos nos dejan, nos torturan con el privilegio de seguir viviendo sanos y salvos para luego exhibirnos como campeones de los años pasados, para que nuestros propios enemigos se fascinen con nuestras marcadas arrugas delatoras de la edad, para que aplaudan nuestro imponente y conservado porte y así… sacrifiquen más jóvenes para dejarnos vivir y una vez más… gozan nuestra pagada longevidad.

Aunque no me haya encorvado ni resquebrajado han empezado a verme como un estorbo, la gloria que alguna vez esbocé y que tantos defendieron ya es obsoleta. Ya no importa cuántas civilizaciones vi levantarse y desmoronarse. Ya no importa mi fiel testimonio de quién cargó la cruz y por qué… ya no importa a pesar de que nadie se molestó en preguntar.

Solía ser un trofeo de mis no deseados amos y señores, era un objeto antiguo e histórico, una pieza de colección que apreciaban porque aún respiraba a pesar de la avanzada edad. Pero aún las piezas caducan cuando hay algo mejor para reemplazarlos. Entonces ya no soy un preciado tesoro del tiempo, sino una piedra que ocupa espacio.

Y así escucho al verdugo, no necesito subir al cadalso, no, mi asesino es amablemente morboso al venir hacia mí con su hoja ejecutora ya preparada. Esa arma ha cegado tantas vidas que debería estar mellada, pero como toda injusticia aún brilla filosa y se apoya en mi cuerpo, lista y más que preparada para empezar.

Comienza a cortar… duele, pero lo he visto tantas veces que prácticamente he asimilado el proceso. Seguirá cortando hasta verme tendido en el suelo, hasta verme rodar pesadamente, y aún cuando el último suspiro de vida no haya terminado de abandonarme… el verdugo seguirá, como ahora, sigue con ayuda de sus pares ya que la tarea es complicada, soy duro de roer por lo que inevitablemente tengo a cinco de ellos encima con esas espantosas armas… cortando y arrancando… hasta dejarme desnudo y finalmente muerto.

Desde arriba veo todo, veo todo y no siento nada, ya no importa que mis raíces queden en la tierra, todo mi cuerpo ha sido destrozado…

Y así el bello hogar alguna vez poblado por cientos de titanes del tiempo es ahora un campo de cadáveres decapitados, todos condenados y ejecutados sin crimen alguno… todos muertos, y sobre los restos de nuestros cuerpos no vendrán rituales fúnebres, sino las macizas construcciones de ellos, de los verdugos. Y sólo me llevo a la tumba sin lápida la satisfacción de que ese imperio, como muchos otros… caerá, porque así he visto a muchos hacerlo, como viejo y sabio roble que fui.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: