maximo tell

Quiero decirle algo, profesor…

In Exclusivos, Lastiri, Pasiones on 3 junio, 2010 at 10:30 AM

Por Nelson Lastiri

Quiero decirle algo, profesor…
He visto hombres teñir sus canas con vergüenza.
He visto hombres ocultar heridas y derrotas.
He visto hombres retener el llanto.
Y los he visto maldiciendo sus propias arrugas.

He visto presidentes, torturadores, abusadores, mendigos, millonarios… y he visto maestros.
No puedo evitar deletrearla, como en cámara lenta… maestro…

He visto hombres arruinar hogares.
He visto hombres manosear corazones.
He visto hombres humillar por inseguridad.
Y los he visto destruyendo su propia herencia.

He visto deportistas, actores, músicos, limpiabotas, empresarios… y he visto maestros.
No puedo evitar releerla, como en cámara lenta…maestro…

Quiero decirle algo, profesor…
Sólo como un atrevido deseo, una arriesgada esperanza y una respetuosa petición…
Que sea libre, ante nosotros sus alumnos, para hablar desde la caminada experiencia.
Que no exhiba sólo la vitrina de sus trofeos.
Que nos muestre sus derrotas en enseñanza.
Que comparta sus temores y cansancios.
Que proyecte sus sueños, aquellos, como en retrospección diapositiva.
Que no se sienta evaluado por aves de rapiña.
Que no nos opaque con elocuentes telarañas discursivas.
Que con simpleza y sencillez nos hable.
Que nos obligue a equivocarnos.
Que no nos humille.

Que se preocupe por nosotros.

Que nos oiga aunque guardemos silencio.
Que nos mire a los ojos.

Que exija saber lo que pensamos y no lo que decimos por la propia conveniencia.
Que olvidemos, al menos por un momento, los manuales y repasemos la pasión que desvela.
Que ignoremos, mientras podamos, los costos, los precios, los plazos y los tiempos.

Que quien se quiera ir, se vaya.
Que no le tengamos miedo.
Que nos permita contradecirlo siempre y cuando nuestra forma guarde respeto.
Que se elimine la censura simbólica.
Que no se preocupe por caernos bien.
Que se anime a cambiar vidas con un relato.
Que seamos, más que alumnos, discípulos…
Que sea artesano, padre, abuelo, amigo…
Que sea Maestro…

Y así, algún día, quiero llegar a decirle “Maestro”…
Y así, algún día, palma abierta y mano en alto sacudiendo un saludo repetirle “Maestro”…
Y así, algún día, poner mi brazo como usted puso su oído…

Tender mi mano como usted brindó un consejo…
Dedicar mi tiempo como usted sembró su vida…
Preguntar por si “se acuerda” y esperar una respuesta con la misma suave paciencia que supo tenernos…

Y al oído, junto a ese último abrazo, susurrarle afectuosamente… “Maestro”…

Quise decirle algo, profesor…
Muchas gracias.

“Porque después de todo he comprendido,
que lo que el árbol tiene de florido,
vive de lo que tiene sepultado”.
Francisco Luis Bernárdez

Este autor es Columnista permanente de este Blog


Anuncios
  1. Muy muy muy bueno, me encantó. Grande Nels!

  2. Excelente … retrato del Maestro que todos queremos y del Maestro que queremos ser… en definitiva un ser Humano que se reconoce Humano.

  3. Excelente! Una perfecta descripción de lo que un maestro debería ser.

  4. “¿Qué les puedo cobrar?” nos decía el mecánico por inflarnos las ruedas de las bicis…
    muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: