maximo tell

“El Milagro” Sala: dos visiones

In Malas Viejas on 5 junio, 2010 at 12:43 PM

Milagro Sala se ha convertido desde Jujuy en una dirigente social y política de proyección nacional. Desde los estratos sociales mas bajos salió a convertirse en una dirigente gremial que se fue transformando en una “héroe” de la justicia social. Hoy se discute cuantos millones de pesos del presupuesto nacional maneja, su contacto directo con los Kirchner y su accionar entramado de denuncias de diferentes ilícitos.

El origen ideológico

El movimiento a favor de la emancipación indígena y de la abolición de la esclavitud más trascendente de la época pre revolucionaria en el Virreinato del Río de la Plata, fue el encarnado por José Gabriel Condorcanqui o “Tupac Amaru II”. Este líder indígena encabezó dos rebeliones, entre 1780 y 1783, y tuvo como zona de influencia el valle de Cuzco, el Alto Perú y la Quebrada de Humahuaca.

Estas insurrecciones, si bien no efectivas en si mismas, ya que no lograron ningún resultado concreto, si tuvieron la cualidad de inflamar los corazones revolucionarios a lo largo y ancho de los dominios españoles en America, poco antes de los acontecimientos de principios de siglo XIX. Hoy, este movimiento, tiene una autoproclamada “representante”, la dirigente con proyección nacional, Milagro Sala.

Nacida en la mas absoluta de las pobrezas, y padeciendo los pesares de la desigualdad durante toda su infancia y adolescencia, parecía incluso la persona perfecta para personificar el espíritu de Condorcanqui, por supuesto, agiornado a la época y con demandas sociales que contemplen a los desfavorecidos, incluso su nombre parecía augurarle, porque no, un lugar en la conciencia colectiva de los jujeños mas relegados en la escala social. Sin embargo la historia fue y, aun para otros, es distinta.

La llegada

No hay que ser el precisamente un analista político brillante, para darse cuenta que el camino de Milagro como interprete de la doctrina de reivindicación “Amarista” empezaría de la peor manera y desde la peor posición (ética, no social) imaginable.

Cuenta la “leyenda” que tras conseguir un trabajo en la municipalidad de la capital jujeña, Milagro se dio cuenta del potencial que tenía como dirigente, y que explotó ese potencial siendo una de las partes en disputa sobre el control de la barra brava de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, club que por aquel entonces militaba en primera división y movía varios miles de pesos por partido, se dice que es allí, donde Milagro comienza a probar las mieles del dinero y el poder.

Ya había pasado un lustro del siglo XXI y Milagro ya se hallaba asentada en la lucha sindical, desde el seno del peronismo local, Sala, habíase constituido en uno de los principales voceros de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de la mano de la cual, había creado unos años antes el ahora “afamado” y siempre polémico movimiento barrial Tupac Amarú.

Sala y Kirchner

Pero fue el mismísimo Néstor Kirchner, que ante un Estado provincial ausente e incapaz de satisfacer siquiera las demandas mas básicas de la sociedad jujeña, encomendó a Milagro la titánica tarea de reivindicar y profundizar la doctrina del peronismo mas prebendario y de manejar un presupuesto de asistencia social multimillonario con la finalidad de taponar los agujeros que por entonces la administración provincial no podía tapar, desde la Organización Tupac Amaru.

Fue así que el “Milagro” se dio para su homónima, con fuentes ilimitadas de dinero, apoyo incondicional del gobierno nacional y con el gobernador de turno sentado a su derecha, empezó a crecer un fenómeno que tuvo y aun tiene todo tipo de aristas y condimentos.

El Poder

La polémica es siempre la misma, siempre se recae en aquella máxima maquiavélica de si el fin justifica los medios, y a la hora de analizar el fenómeno “Sala” esta parece ser el denominador común.

Entre sus detractores la critica es siempre brutal y despiadada, de igual forma, quienes reivindican a la dirigente lo hacen de manera incondicional y con la lealtad característica de  aquel que depende del otro para poder comer.

En el primero de los casos la crítica pasa por cuestiones muy puntuales y que, como muchas cosas en la Argentina, están a la vista de todo el mundo.

Sala junto a seguidores

La corrupción por supuesto es la primera de esas cuestiones, con un patrimonio millonario y un ejercito propio, la impunidad en el accionar de la dirigente esta presente en todos sus procederes, de esta forma “recupera” fabricas, “compra” lotes y terrenos y se “adjudica” obras y frecuencias radiales de manera absolutamente arbitraria, ignorando por completo el estado de derecho y utilizando todo su poder para satisfacer sus propios caprichos y antojos. Otra de las cuestiones vitales a la hora de analizar el fenómeno, es sin duda el potencial clientelismo.

Desde que la organización de Milagro se hizo cargo del reparto de los planes sociales “Jefes y Jefas de Hogar” y de la distribución de los bolsones de alimentos la cantidad de afiliados al movimiento barrial de Sala aumentó exponencialmente, llegando incluso a superar los cien mil afiliados, en una provincia con casi setecientos mil habitantes es un numero mas que considerable.

Otro de los puntos que los críticos a Milagro siempre utilizan como argumento es el numero de “guardaespaldas” de esta dirigenta (como le gusta que la llamen, al igual que nuestra presidenta) popular, que en el ultimo de los sondeos extraoficiales superaba al numero de policías provinciales, recordando que la policía es el brazo institucional que vela por la seguridad publica y el cumplimiento de las leyes, y si la policía es superada en numero por un ejercito de choque, muy poco probablemente pueda exigirle a la líder de este movimiento que cumpla con el estado de derecho y las leyes provinciales.

También creo necesario atender la otra campana, la de los que se muestran a favor de la líder barrial y escuchar los fundamentos que estos esgrimen.

La realidad es que nunca antes en la historia de la provincia se han emprendido y finalizado tantas obras de bien publico como en la era de Milagro, abriendo escuelas, centros deportivos, de recreación y la construcción de barrios populares; todo esto, destinado a los mas pobres, y es este accionar (no menor) el caballito de batalla de aquellos que defienden la gestión de Sala al frente del movimiento barrial Tupac Amaru.

Pero, como planteábamos con anterioridad, ¿es justificada la puesta en marcha de obras sociales sacrificando el estado de derecho, las leyes de propiedad que organizan la sociedad moderna y el acrecentamiento sistemático del patrimonio y del poder de quien las ejecuta? Eso, estimado lector, queda a su consideración.

> Ver mas de “Construyendo del Milagro” película documental de Miguel Pereyra.

¿El final?

Algunos vaticinan que el fin del “Milagro” vendrá de la mano de la desaparición del kirchnerismo, escenario a estas alturas poco probable, en primer lugar porque la contienda presidencial aun no tiene numero puesto y en segundo lugar, porque Kirchner ya adelantó se va a volcar a la transversalidad en caso de perder en Octubre de 2011, y sin duda uno de sus estandartes en ese caso será Sala.

Otros arguyen que depende de que la propia sociedad jujeña se canse de las demostraciones de poder paralelo de Milagro y de la abrumadora corrupción que esta últimamente ya ni se preocupa en ocultar.

Y por ultimo, y menos probable, que el hoy considerado por muchos corrupto e ineficiente estado provincial tome las riendas del bienestar social de sus conciudadanos, desplazando a Milagro como la administradora de los fondos que el estado nacional le destina, esto, poco probable debido a que es imposible dilucidar cual de los dos actores políticos tiene peor reputación hoy en día en el imaginario provincial.

La ministra Alicia Kirchner durante una visita a Jujuy, junto al gobernador Barrionuevo y Milagro Sala, dirigente con la que tiene una fluída relación.

Finalmente, otra opción, y la que parece mas probable por estos días, es que Milagro continúe ejerciendo el poder para policial y sustituyendo a la administración provincial en el reparto de planes que la Nación le gira, ya que Sala tiene muy buena relación con casi todos los hombres de la política jujeña, porque por supuesto no les conviene (a ellos y a su ambición personal) enemistarse con la gobernadora paralela de la provincia.

Y pensar que cuando, en ocasión de los festejos por el último ascenso del club Gimnasia y Esgrima de Jujuy a primera división, Sala entró en ropa interior al campo de juego desaforada, y un periodista sentenció, pobre mujer, seguramente tiene algún desequilibrio mental… Que equivocado que estaba.

+ “Mi oficina es el barrio, la villa, el asentamiento”

+ El Estado paralelo – La Nación

+ Entrevista a Milagro Sala – Página/12

+ Una nueva millonaria K – Misionlandia

> Milagro Sala en la Municipalidad de Palpalá, Jujuy “discutiendo” sobre la continuidad de una empresa de servicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: