maximo tell

Historias de viaje: “Cuidate, abrigate y llamanos”

In AguaSuaves, Contreras, Exclusivos on 15 junio, 2010 at 8:07 PM

Por José Luis Contreras

Esta madrugada el sonido perturbador de la impresentable alarma de mi celular, terminaba con mi sueño. Eran las 4:35 de la madrugada. Un ratito más decia desde mi adentro, pero habia que partír.

La noche anterior como cual escolar en su primer dia de escuela, preparé todos mis bolsos, uno lleno de abrigos y otros llenos de cassetes, cables, mí cada más pequeña cámara, dos baterías y herramientas que creo que nunca utilizare. La noche anterior una y otra vez mi madre me decia: “llevate mucho abrigo, allá te vas a enfermar, yo solo te digo, pero llevalo, llevalo”, mientras sostenia con su mano un viejo chal, de esos que uno dice “ni loco me lo pongo, pero como abriga”. Pero me sali con la mia, no lleve es añejo chal, pero tuve que meter al bolso tres bufandas, Bueno habia que negociar.

Mi viejo entre sueños me decia “preparate café, no vayas con la panza vacia”, mientras yo me encarnizaba en una cruenta lucha con ese par de medias que estaba por hacer estallar unos de los bolsos.

“sigan durmiendo, no se molesten”. decia yo, mientras avanzaba ese reloj en la pared.
“no te olvidas nada” se sentia a coro.
“no no, no me olvido nada”, replicaba. nada hacia presagiar que cuatro horas despues me diera cuenta que me habia olvidado mi cámara de fotos.

Papá y Mamá no pudieron con su genio y se levantaron de sus camas. ya erán las 5:25. “Vas a perder el colectivo, hace frio, llevás todo?” uno detrás de otro decian. “SI SI SI SI…. BUENO CREO QUE SI”.
Obviamente el café ya medio frio me seguia esperando ahi, más frió”.

“Estás seguro que sale a las 6″: ella me preguntaba.”Si”: yo le respondia
“Te presto me campera”: el me preguntaba. “NO , Gracias, llevo abrigo”: yo yo le respondia.

Mi viejo es como un Papa Noel del Norte y esa gran campera hubiese necesitado por lo menos 3 José Luis para llenarla.
Mientras tanto mis tres ángeles dormian impasibles Lucia, Florencia y Elias. El dia anterior me habia llenado tanto de estos pícaros, que solo apoye mis labios en sus mejillas y me despidí silenciosamente de ellos. Creo haber escuchado entre sueños un “chau tio”.

5:40. “Tomate un Táxi, vas a perder el viaje” otra vez a coro mis viejos. salimos corriendo los tres y el frio quemaba la cara.

“Cuidate, abrigate, llamanos”.
Paré un taxi y me despedí de ellos.

“Cuidate, abrigate, llamanos”.
El auto arrancó y detrás de la ventanilla les hacia con el dedo pulgar que todo iba a estar bien.

“Cuidate, abrigate, llamanos”. se perdian estas palabras a lo lejos.

“Cuidate, abrigate, llamanos”.

Llegué corriendo a la terminal de Colectivos, mientras veia al chofer picar los boletos de otros pasajeros.
Tiré mis bolso en el depósito y unas monedas al jovencito que me lo acomodó.
“Sale Abra Pampa, por favor rapido suban.”
Subi agitado con mi mochila golpeando a los pasajeros. “Permiso, permiso. este es el 15 ventanilla?”
“permiso. disculpá”.

Me siento. me acomodo. El colectivo está arrancando. levanto mi mirada y veo a mi madre. Me sorprendo.
Me dice ella tiritando de frío ” te estabas olvidando tú camperita, la vi colgada en la puerta de tu pieza y me tomé un taxi enseguida para dartela”.”

Miré al anónimo compañero de viaje y le dije. “Es mi madre”.

El cole estaba arrancando, ella bajó y mientras se alejaba, muy desabrigada la muy inconciente trotaba a su lado.

Y nuevamente leia sus labios detrás de las húmedas ventanas:
“Cuidate, abrigate, llamanos”.

Son las 6 de la mañana, en tres y media llego a Abra Pampa.

Son las 10 de la noche en Abra Pampa y estoy escribiendo estas lineas.

José Luis Contreras
12/06/10

Abra Pampa
Jujuy

> Esta autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios
  1. que suerte Jose Luis, me alegro mucho por vos, aunque muchas veces sean pesadas y rompe guindas, cuando no están te aseguro que se extraña y mucho… perdí a mi vieja cuando tenia 18 años, ya cumplí 30 y todavía la extraño 🙂

    • Gracias Fabricio por el comentario, asi como son ellos, los quiero, asi como ellos incondicionalemte siempre están al lado mio. Seguro se extraña y mucho, Un abrazo.

  2. ayer escribí un comentario… nose si no lo aprobaron y que paso, no importa igual 😛

  3. Por supuesto que está aprobado, quizás no viste el cuadro debajo del post que dice Comentarios. Apreta allí y se ven todos. Gracias

  4. Nene, hermoso relato. Casi, casi, lagrimeo. Me hice la minipelicula.
    Un Saludo.

    • Gracias por tu comentario y son historias cotidianas,tan simples, que quizas solo nos acordamos de ellas cuando miramos alrededor y no tenemos a nuestros seres queridos. Acá estoy en Abra Pampa Jujuy , está muy frio y ayer por la mañana, mi madre no pudo resistir y me llamó a las 8 30 y a que no adivinas que me dijo. saludos desde 3500 metros sobre el nivel del mar.

  5. […] del acto inconciente de mi madre, que conté en la nota anterior, no quedaba más que acomodarse en el incómodo asiento del colectivo. El colectivo inició el […]

  6. […] un pequeño pueblo de la Puna, historia en la cual los protagonistas fueron mis padres y su frase “abrigate, cuidate, llamanos”. Luego escribí una historia en la cual un “compañero de viaje“ me traslado al tiempo […]

  7. […] que comparto y por ello  proponen una horizontalización de la experiencia vivida: la historia de mis viejos sobreprotectores, de aquel muchacho que me acompañó en un tramo del viaje y de ese titulo honorario de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: