maximo tell

Responsabilidad compartida

In Malas Viejas on 16 junio, 2010 at 1:23 PM

¿Cuántos mas harán falta?

Algunas cosas comienzan como juegos, puede que terminen mal o puede ser que no, pero con lo que deberíamos quedarnos es que hay algo detrás de cada suicidio.

No importa si es por algún estímulo externo, incitado o por no encontrar salida a los problemas propios. Los jóvenes vuelven a saltar a primera plana y nuevamente están tocando la puerta con las manos manchadas de sangre, la herida es la indiferencia ¿La sociedad escucha?

No faltarán los fríos egoístas que crean que esto es un problema de algunos pocos o que fue una casual movida que terminó mal. Los jóvenes juegan y sin saberlo construyen, su identidad, sus léxicos y también expresan sus problemas. Eso que los ahoga hay que dejar de intentar verlo en las consecuencias sino buscarlo en los mismo jóvenes. Conociéndolos. Tender la mano de la sociedad con menos prejuicios y quizás mas oídos.

¿La juventud está perdida o la hemos abandonado en medio del camino y hoy no la encontramos?

El estupor y el dolor se adueñaron de Rosario de la Frontera, situada 176 kilómetros al sur de Salta capital. Sus 30.000 habitantes están conmovidos por las muertes de cuatro adolescentes, tres de ellas ocurridas entre el 5 y el 10 de este mes, y la restante, en abril.

La secretaria de Salud Mental, Claudia Román Rú, se instaló en Rosario de la Frontera para coordinar las acciones para prevenir eventuales nuevos hechos. Comentó que hay varias líneas de trabajo para investigar el origen, dar contención a las familias de las victimas y a los adolescentes en riesgo, y para atender las disfunciones dentro de los hogares.

“En esa zona, tan rica en cuanto a la producción agropecuaria, existe una brecha muy importante que puede llevar a situaciones de exclusión”, opinó, y acotó: “Esta exclusión no sólo puede darse desde la pobreza, sino que tiene que ver con la falta de incentivos o posibilidades hacia el futuro”.

Román Rú reconoció la necesidad de conformar redes sociales con políticas de inclusión, que es lo que a su juicio los jóvenes demandan en este momento.

Los ojos de Ariel (33) lo dicen todo. Su hija Macarena apareció ahorcada el jueves pasado, entre las 17.30 y las 18, luego de trabar una bufanda sobre parte superior de la puerta del baño de su casa, en el barrio 126 viviendas. Tenía 14 años. Ariel es empleado municipal. Por las noches, mozo.

Ariel recuerda que la tarde de la muerte de su hija los tres durmieron la siesta (la otra nena estaba en la escuela). Antes de las 17, se levantó Sandra y se fue a trabajar.

Ariel, salió y no demoró más de 25 minutos. Cuando llegó a la casa, vio en la puerta a su hija menor. “Macarena, siempre que llega el transporte escolar con su hermana, abre la puerta. Golpeé y nada. Fui por el ventanal del comedor, fui por las ventanas de los dos dormitorios y nada. Mi otra hija me dice que la luz del baño estaba encendida. Di la vuelta, me trepé en la pileta del lavadero, cuando miré por la ventanita, la vi colgada de la puerta del baño. Corrí a la puerta del frente y empecé a patearla porque no la podía abrir. Pegaba gritos y todo el vecindario llegó. La rompí y cuando entré al baño ella estaba blandita. Un cabo de la Policía que es vecino le hizo los primeros auxilios, pero ya estaba muerta”.

Escuela donde asistían ambas chicas

Por ahora, los investigadores y las autoridades del Comité de Crisis no coinciden acerca de los motivos que habrían llevado a los chicos a quitarse la vida. “Por ahora no hay indicios que nos permita relacionar estos suicidios con juegos que circulan por Internet”, dijo Escalante. Sin embargo, la secretaría de Salud Mental y Abordaje Integral de los Adicciones de la provincia, Claudia Román Rú, relacionó directamente esta situación con el juego “choking game”, que “de 1995 en adelante provocó el suicidio de un centenar de chicos en los EE.UU., y luego se expandió por Canadá, Perú y ahora aparentemente ya está aquí”.

El “choking game” o juego de la asfixia consiste en atarse algo al cuello para restringir la llegada de oxígeno al cerebro en búsqueda de una supuesta sensación placentera. Frente a la Escuela 5009, una de las alumnas explica que “el juego es el de ‘los siete nudos’. En Internet te van diciendo los pasos para hacer el nudo en el cuello con una corbata, bufanda o soga. Te tirás y tenés que caer parado con el nudo desatado. Si hacés mal el nudo, sonaste”.

> Nota de Diario La Nación

> Nota de Diario Clarin + otra Nota

Antecedentes

Santa Fe
Entre octubre de 1993 y principios de enero de 1994, cinco adolescentes se quitaron la vida en Villa Gobernador Gálvez (12 kilómetros al sur de Rosario, entonces de 85 mil habitantes), y otra chica lo intentó. La investigación judicial determinó que, en una ciudad con alta tasa de desempleo (30%) y de pobreza (25%), sin servicio de salud mental ni espacio para actividades sociales de los adolescentes, el primer suicidio había tenido un efecto contagioso. Además, salvo en un caso, se habían cometido con armas compradas por el padre tras los saqueos de 1989, que se multiplicaron en esa ciudad. Los suicidios se frenaron cuando el municipio inició un plan de actividades con los chicos.

Santa Cruz
En General Las Heras, un pueblo petrolero de 7.400 habitantes en Santa Cruz, 22 jóvenes de entre 14 y 32 años se quitaron la vida entre mediados de 1998 y fines de 1999. Unicef y Poder Ciudadano, que intervinieron en el problema, diagnosticaron un elevadísimo nivel de desempleo, deserción escolar, problemas extremos de violencia y alcoholismo. Leila Guerriero reflejó el caso en el libro “Los Suicidas del Fin del Mundo”. Las provincias patagónicas son las de tasas más altas de suicidio. Según la Asociación Argentina para la Prevención del Suicidio, en 2004 la tasa más alta la tuvo Santa Cruz: 14,77 casos cada 100 mil habitantes, mientras que la media del país es de 8,21.

Anuncios
  1. Muy triste.

  2. Si no nos escuchamos ni a nosotros mismos, cómo pretendemos escuchar a los demás. En la sociedad del monónolo, todos hablan, todos son sordos. Todos dicen, nadie escucha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: