maximo tell

No estoy de acuerdo…

In Exclusivos, Lastiri, Pasiones on 17 junio, 2010 at 12:56 PM

Por Nelson Lastiri

Ese día entendí que el “primer mundo” no descansa en mega fábricas, ni en nano tecnologías, ni en monedas de alto cambio, ni en letales ejércitos.

Ese día el profesor de Derecho Penal nos contó lo qué le había robado la atención durante una visita a Inglaterra: el Primer Ministro británico va una vez por semana al Senado a rendir cuentas y se somete a la confrontación de los funcionarios. Nada de discursos aburridos, ni bancas vacías, ni metáforas indescifrables; pero sobre todo nada de descalificaciones o comentarios anexos infundados. Mucho de respeto, mucha altura.

Atlántico de por medio, tengo la impresión de que nuestra forma de debatir está cargada de impurezas. Y esto no es un ensayo sobre la madurez política, sino una reflexión para todo el mundo. Me parece que los que no están de acuerdo la pasan mal, tienen que ir por allí despegándose rótulos. Y sucede en absolutamente todos los acontecimientos, movimientos y posturas en las que el humano se puede involucrar.

Lo curioso, además, es que cuando se genera tendencia, los grupos hacen lo que critican sin percatarse de ello.

Pero quiero poner como caso uno de los ejes de discusión que resuena en nuestro país por estos días (resúmase a los fines del post como “el debate de la homosexualidad y sus derivados”), en el que yo escucho en detalle y participo.

De pronto, el que por convicciones religiosas -o no- piensa que la homosexualidad ‘está mal’, es homofóbico. El que está en contra de la figura de ‘matrimonio’ para la unión entre personas del mismo sexo es un retrógrado. El que no apoya la adopción en uniones homoparentales, los discrimina.

Pero yo encuentro que las fobias son un “un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas” (We love you Wiki), la homosexualidad tiene adherentes y opositores aun desde antes que  la historia pudiera ser registrada, y que pese a que ‘discriminar’ sea una acción inevitable en todas nuestras actividades, ese vocablo se asocia a formas de violencia simbólica.

Y creo que no estar de acuerdo guarda un abismo de distancia con prácticas homofóbicas, muestras de desprecio, insultos, abstenciones obtusas y retrógradas o cualquier forma de discriminación.

Entonces, al margen de la convicción que tengamos sobre cualquier tema que se ponga sobre el tapete de las opiniones, antes de comenzar a ver qué debatir, debemos ponernos de acuerdo en cómo vamos a hacerlo. Como no se quién dijo por ahí, “no hace falta que pensemos igual, hace falta que pensemos juntos”.

Porque de lo contrario pareciera ser que en lugar de estar interesados en escuchar y entender al otro, estamos intentando nada más que desarticularlo e inmovilizar sus argumentos.

¿y vos que opinas?

Si las posturas son irreconciliables y no existe esperanza alguna de encontrar un punto en común, eso es otra cosa. Pero si realmente estamos en el bando de la “construcción social”, la “no discriminación ni exclusión”  y la “igualdad de oportunidades”, debemos intentar que discursivamente en la sociedad no se establezcan dualidades faltas de neutralidad, desproporcionadas, sin equidad.

Porque todas las personas merecen el mismo respeto por el solo hecho de ser humanos, no por sus preferencias sexuales o certezas espirituales, no porque dicen lo que me cae bien ni porque están en línea con la mayoría.

Quizás algún día comprendamos que el primer mundo se concibe después de arar la tierra del no estoy de acuerdo durante años, con paciencia. Desde la teoría del espiral del silencio a esta parte hubo mucho bla bla bla, pero propongo que aunque seamos como el agua y el aceite, exista como mínimo la vocación de ver en el otro un “yo” igual a mí que está tomando la valiente decisión de decir nada menos que eso que piensa en sus adentros,… un valiente que aunque el disenso suene a ‘cuco’ me regala un no, no estoy de acuerdo.

Dedicado a Danilo Tonti.
Hemos discutido de todas las formas y colores.
Te amo hermano.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios
  1. Buenisimo Nel!!!

  2. Y aunque no pudiste estar presente, aquel día que en la licenciatura (Maxi está de testigo) discutimos sobre este tema, salté desaforado, y eufórico a defender la marcha en apoyo al matrimonio entre homosexuales, aunque piense absolutamente diferente. De pronto el “debate” se había vuelto una hoja escrita por la misma mano; el “debate” no era más que una crítica sin respuesta, convenciéndose de que la opinión compartida entre los presentes era basta para declar la “verdad absoluta”. Y ahí fue cuando me percaté del error metodológico como periodistas y humano como personas, y traje a colación el tratamiento de los medios de la marcha en apoyo al matrimonio entre homosexuales: no se hizo otra cosa que ridiculizar todos y cada uno de los argumentos religiosos que daban las personas que asistieron a la marcha (y nada de que eran sólo “viejos” chapados a la antigua; había jóvenes y muchos). Allí se olvidó que las religiones son uno de los grandes motores del mundo, que la democracia es pluralismo, que el periodismo es “objetividad”. Casi sin buscarlo, salió de mi el impulso de ver qué discurso estábamos creando y cómo -cuando por nuestras sólidas convicciones- nos olvidamos de que aceptar la opinión diferente y enriquecernos con ella es esencial para el periodismo y la vida en general. Firmemente defiendo la Unión Civil entre personas homosexuales, pero hacerlo desde la perspectiva de la descalificación es realmente inválido. “Lo que dicen no son argumentos” se escuchó por ahí en medio del debate en la hora de Teoría; bueno sería entender que lo que para mí “no es”, para otro puede que sea; y lo que para mi “es”, para otro puede que no sea.

    Y vaya si he aprendido en las charlas/peleas/discusiones/intercambios/análisis/comentarios/etc que hemos hecho durante estoas 4 años que nos conocemos. Y sin embargo, a pesar de pensar diferente en mucho, pudimos redactar cada trabajo juntos. Más que la búsqueda de la verdad, necesitamos ir en búsqueda de la no verdad, porque sólo así lo que se impone como verdad podrá ser interpelado.

    Felicitaciones Nels! Buenisimo el articulo! Claro, directo, potente. Ojalá el futuro que me espere no se olvide de incluir unas cuantas discusiones más.

    Yo también te amo. Un abrazo nuevemesino!

    • Corrijo el error:
      1) “a defender la marcha en apoyo al matrimonio entre heterosexuales”.
      2)”traje a colación el tratamiento de los medios de la marcha en apoyo al matrimonio entre heterosexuales”.

      En fin, me refería a la marche en apoyo y defensa a la unión entre un hombre y una mujer. 🙂

  3. Son grosos! eso es lo único que no se discute jaja!

    Por suerte antes que comentes Danilo, le conté a Nel sobre esa “discusión” en clase.. Estamos pensando lo mismo, que es pensar en diferencias.. esto de la “no verdad”.. espero sigamos juntos por ahí.. Esto quedó mas en un brindis que en unos comentarios.. y me encanta! 😛

  4. Doy fe de que me lo contó antes de tu comentario. Y me alegra que nos estemos percatando de que los medios necesitan el manual de estilo que lee el alma. Abro los brazos, miro al suelo, no se qué decir…abrazooooooooooooo ¿qué hacemos el 11 de julio?

  5. Un periodismo que deje de ver sólo las noticias, para ver a las personas que son protagonistas y víctimas de esas mismas noticias. Brindis acompañado de charla que esperemos sea pronto. 😉

    (El 11 vemos la final de Argentina contra vaya a saber quién).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: