maximo tell

En el camino… ¿Cuál?

In Paladar mostaza on 26 junio, 2010 at 10:30 AM

Por Paola Gonzales

Soy muy responsable en el uso de mis palabras por eso escribo sobre lo que conozco, experimento, vivo. No puedo escribir si las palabras no salen del fondo de mi corazón, la mayoría de las veces a borbotones y sin pensar. Hoy quiero ponerme al día y hablar de uno de mis libros favoritos: En el Camino de Jack Kerouac.


Este señor pertenece al grupo de escritores catalogados como la generación beat de los años cincuenta en Estados Unidos. El término traducido literalmente quiere decir derrotado, sin embargo en la práctica hace referencia a una generación de escritores inconformes con los valores yanquis de las épocas, amantes de la libertad sexual, las drogas, el jazz y la filosofía (barata y de la otra, si es que existe esa definición).

Debo aclarar que soy amante de dicha generación. Adoro a William Burroughs y al gran Hunter Thompson. Desestructuran, deliran con tal intensidad que entre toda su locura uno no sabe cómo pero entiende lo que quieren decir en ese caos.

En el camino es un libro de viaje carretera. Un libro para llevar debajo del asiento del auto y darle una mirada de vez en cuando. Pero más allá de hablar de las características literarias de la publicación quisiera expresar lo que a mí me hizo sentir cuando llegó a mis manos.

JK y NC

Primero que nada fue un encuentro muchas veces pospuesto…

Lo conocí mientras estudiaba filosofía y una compañera publicó un fragmento en su fotolog (si, los

estudiantes de filosofía también teníamos y algunos hasta tienen). Lo copié y quedó ahí, en un pedazito de hoja en mi cuaderno de escritos.

Pasaron los años y siempre leía algo sobre el libro pero nunca lo conseguía. Hasta ese momento no era proclive a bajar publicaciones de Internet cosa que ahora si hago así que imposible conseguirlo a no ser de buscarlo en librerías.

Hasta que un día lo encontré en el lugar menos pensado: la biblioteca de mi facultad. Entre Periodismo Idea, Ignacio Ramonet y mucho “Medios” estaba Jack Kerouac abrazado a  Neal Cassady. Realmente increíble.

Aunque no tenía mucho tiempo me lo llevé y después de leerlo prorrogué la vuelta para tenerlo unos días ahí, en casa. Después lo presté a mi amiga Roxy para aumentar su locura y desperdigar un poco de semilla beat por mi facultad. Sí, están creando un monstruo.

Fue un encuentro intenso.

Ese libro representa mis deseos más profundos. El inconformismo frente a todo (característica ineludible de mi ser muchas veces poco expresada) pero también y más que nada, el palpitar interno que nos hace desear tirar todo al diablo y viajar.

Amo viajar. Como supe escribir en una crítica “ver pasar las luces distantes, los lugares como un espectador de esas vidas lejanas, desconocidas que no saben quién soy”.  Ni hablar de un viaje completamente sola a un lugar no antes visitado. Me fascina. No hay nada mejor que sentirse ausente, pasar desapercibido.

De eso se trata en el camino. De no estar conforme con la vida rutinaria y sin matices, de largar justamente por eso todo a la mierda, subirte al auto que venga y viajar. Desandar caminos, vivir experiencias, conocer gente realmente delirante pero que como dije antes, sin saber cómo logras comprenderlos. Quizás en el fondo, todos somos en menor o mayor medida delirantes prisioneros de lo tradicionalmente establecido.

Hoy en que un camino de los tantos que forman mi vida está culminando y se vislumbra otro no puedo dejar de pensar con melancolía en este libro.

Quizás por el cansancio de convenciones sociales retrógradas o reglamentaciones que estandarizan, quizás por esa rebeldía que me caracteriza, o más que nada por mi soledad. Hoy quisiera, como siempre, largar todo a la mierda, la educación académica (gracias a dios no es la única que existe), las convenciones, los dogmas y liberar al Sal Paradise y al Dean Moriarty que laten desde siempre en mi ser.

Pero quisiera terminar mi escrito con ese fragmento que me empujó a enamorarme de este libro con la esperanza de que alguien lo lea y le ocurra lo mismo:

“Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas, y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida mientras sigo a la gente que esta loca, la gente que esta loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca  bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un “¡Ahhh!”.”

+ Descargar “En el camino” de Jack Kerouac (PDF)

Anuncios
  1. Me convenciste. Sumo un libro a mi lista de cosas pendientes para leer. Felicitaciones por el post. Saludos.

  2. Me había olvidado de comentar que a fines de este año se empieza a filmar la peli de este libro protagonizada por Garrett Hedlund y Kristen Stewart. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: