maximo tell

La insociabilidad de las redes sociales

In AguaSuaves on 30 agosto, 2010 at 10:24 AM

Un ¿análisis? de la situación.

Por Victoria Hertel

¿Cuánto se ha hablado – o escrito, pongo por caso – del tema ya? Dirán, “ufff, otra pesada más con el cuento de la Buena Pipa”. Ok, si. Y no sólo pesada sino que, además, delirante. Victoria Hertel, mucho gusto.

…Veo que tenés valor, caro lector, puesto que seguís leyendo estas líneas…

Podemos decir del tema mucho, mucho. Por ejemplo, podríamos entrar en una “melancolinización” haciendo apología de tiempos pretéritos,  cuando no teníamos más que los autitos para jugar (si, yo jugaba a los autitos en vez de a las muñecas… ¿y?), los autitos, digo, las escondidas, exploradores, el piedra libre, los playmóvil, el Estanciero, el mazo infaltable de cartas… bla, bla, bla.

La realidad es que no me imagino cómo hubiera sido mi infancia con la tecnología de ahora. Y me alegro de no saberlo, y de haberla vivido como la viví. Punto.

También podemos hablar de que las redes y avances tecnológicos han cambiado revolucionariamente el paradigma de las relaciones, a todo nivel: personal, profesional… Ése es uno de los puntos que más me asombra y maravilla: no se a ustedes, pero a mi me han facilitado muchísimo las cosas, también a todo nivel.

Peeero… hay otra cara de este fenómeno, tan complejo, por cierto: Además de lo anterior, ¿en qué otro punto se basa tanto éxito? Quizás es que nos hace sentir menos solos, sentimos que hablamos con alguien, que estamos conectados.

¿No será que tenemos miedo de escuchar nuestra propia voz interior, de quedarnos solos con nosotros mismos?

¿No será que nos da vértigo mirar a los ojos a la persona que tenemos al frente, hacernos cargo de ese momento terrorífico que significa el ahora? Qué terrible idea ésa… El ahora es lo único que realmente tengo.

“¡Chau, loco! ¿Y lo que pasó, lo que fue? ¡¿¿No existe más??!” Me auto-pregunto. “Sí, existe, Vi…”. Y recuerdo que, paradójicamente, el pasado es, hoy,  tanto más nítido a nivel vivencial cuanto más presente estuve en ese presente (valga la redundancia) que ahora es pasado. O sea que mientras más esté en mi presente, mejor calidad de pasado será mañana…

¿Te mareaste? Yo sí. Lo cierto es que estamos en un lugar, rodeados de gente, pero solemos estar ausentes, no conectamos con ellos, sino con lo que se ha convertido en nuestra extensión, el diabólico aparatejo que “nos conecta con el mundo”.

Digamos que tuiter, por ejemplo, ayuda a solucionar ciertos “temitas” comunicacionales de algunos… como los míos, claro. Pero para que no se haga tan largo este texto y se desvíe tu atención, este tópico será tratado más exhaustivamente en otro apartado.

Futuro, sí… pero no desesperéisCon el presente, basta y sobra.

Fuente: Negro&White Blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: