maximo tell

Manifiesto sobre el fútbol y el hincha

In Froy, Pasiones on 6 septiembre, 2010 at 10:21 AM

Por Rogelio Froy

Me he propuesto intentar escribir y en pocas líneas hacer un manifiesto sobre el hincha, porque considero que se ha escrito mucho sobre fútbol, sobre su origen, formas de jugarlo, y personajes que hicieron grandes a este deporte, pero este escrito es para esa persona que hace del gran circo del fútbol su vida.

Porque en este país solo existe un deporte para el hincha: el fútbol. Están los fanáticos, los muy fanáticos y los menos fanáticos, pero ninguno de ellos dejan de ser “fanático”; están los fanáticos de los equipos grandes, de los medianos o de los chicos.

Hasta existen fanáticos de clubes que uno no sabe que existen, dentro de sus pares son motivos de burla, aunque internamente uno admira mucho mas a estos hinchas, por qué, quien puede ser hincha de “Desamparados de San Juan”, quien soportaría aceptar toda una vida de torneos de poco interés deportivo, quien soportaría saber que nunca vendrán a su cancha “Boca o River”, pero sin embargo, todo los fines de semana están ahí, hasta tienen sus propias banderas (por qué quien va a querer hacer merchandansing para tres hinchas).

El caso es que el hincha nunca se siente solo, el sabe que va a la cancha y hay un montón de otros hinchas que sienten y viven el fútbol igual que el, y como valor agregado, hasta comparten los mismos colores, cuantas veces un hincha abrazo a otro, cuando se gano ese partido milagroso, y ni siquiera se conocían, cuantas veces se les pide a sus pares que griten un poquito mas, que el objetivo ya esta mas cerca, por que el hincha también entra a la cancha, ellos también corren tras sus 11 representados.

Dicen que el Gol es el orgasmo del fútbol, pero para un hincha, ¿cuando es su primera vez?, ¿cuando es capaz de disfrutar ese orgasmo?, se dice que un niño deja de serlo para pasar a ser hombre cuando realiza su debut sexual, pero creo que mas importante que ese debut, es el momento en que el hincha va por primera vez a la cancha, algunos no nos acordamos, por que fuimos a una cancha antes que ir a la casa de nuestros abuelos, pero otros, ven como los “hinchas” de la familia cada domingo realizan ese ritual de gorro bandera y vinchas, y
luego del almuerzo parten para el gran coliseo, y uno simplemente se queda sentado sin entender ¿por que?, pero llega ese día en que el tío canchero, o ese amigo de tu viejo te hace un guiño y te pregunta ¿ y vos, no vas?, y uno intenta aguantar la alegría mientras busca un rostro que apruebe esa petición, y cuando la madre asiente a disgusto, la emoción que empieza a desbordar por que sabe que desde ese día ya no será tratado más como niño.

A partir de ese día uno pasa a ser “hincha”, uno podrá disfrutar ese lunes en el colegio con la sabiduría de quien ha vivido lo que otros todavía no, y a medida que va creciendo, se da cuenta que los hinchas juegan los lunes, que sus partidos no están los domingos con su equipo, sino, están los lunes con sus pares, en los colegios, en las oficinas, incluso en su propia casa, por que quien no ha fingido alguna vez estar enfermo para no levantarse ese lunes después de haber perdido el clásico, el único encuentro en el que no queres perder, por que sabes, que el qué te “gasta”, no es alguien que no ves nunca.

No es algún “hincha” efímero que solo te visita una vez al año, no, es esa persona con la que compartís todos los días, es ese compañero que se sienta un banco delante de ti, el oficinista que esta en el escritorio contiguo, el portero que te cruzas a la mañana, ese es tu clásico, es esa persona con la que coincidís en casi todo, vivís en el mismo barrio, vas al mismo colegio, jugas todas las tardes con el, pero el lleva otros colores, este manifiesto, que intenta revindicar a los hinchas.

A todos aquellos que saben lo que es levantarse a las 4 de la mañana para ver como corren detrás de una pelota unos pibes de no más de 19 años, que se mojan, pasan calor, mucho frío, insultan y maldicen el haber venido y se juran que es la ultima vez, pero en su interior saben que, la semana que viene y donde sea, el estará, y ese desconocido con el que comparte tribuna, también estará, y el pelado de de bufanda, o el viejo con traje, o el ridículo que se viste de pantalón corto, camiseta, y hasta botines, esperando que su técnico le haga un guiño de ojo, como esa primera vez, en la que aquel tío se la hizo, pero esta vez para que le diga, nos falta uno, ¿jugas?.

Humildemente este mal cronista intento homenajear a todas esas personas que sueñan, comen, respiran, en síntesis, viven fútbol, por mi parte les diré que me siento dentro de ese grupo y que siempre apreciare a las personas que entiendan el juego, siempre seré un hincha de las jugadas, y mis colores siempre serán celeste y blanco.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: