maximo tell

El periodista «orquesta» en un contexto de sobreabundancia informativa y cambios en los medios

In Derecho a Replica on 1 octubre, 2010 at 7:01 PM

Si usted comparte una mesa con un periodista, desde un tiempo a esta parte, declarará que su profesión en una etapa de cambio, en una época vertiginosa desde lo laboral y la construcción de los contenidos. Como siempre, se cruzan recetas y vaticinios; se cantan apocalípticos versos sobre el futuro de lo impreso y todavía no se sabe donde acomodar lo nuevo. Dudas. Aquí una voz mas.

Saül Gordillo es director de la Agencia Catalana de Noticias y acaba de publicar  Superperiodistas en la era de la sobreinformación, un libro en el que analiza los cambios en el sector de los medios, el nuevo papel que debe asumir el periodista en un mundo globalizado y en el que se ha pasado de la escasez informativa propia del modelo de comunicación tradicional a la sobreabundancia de la información.

¿Quiénes son esos «superhéroes» o superperiodistas a los que te refieres en el libro?

Ser periodista hoy requiere ser un superhéroe porque vivimos en una sociedad con exceso de información y con la competencia de fuentes que se convierten en medio y de ciudadanos que aspiran a hacer periodismo. El periodista de nuestros dias lo tiene más crudo, porque todo el mundo se atreve a escribir. Ante este panorama hay dos opciones. Caes en el desánimo o coges el toro por los cuernos, con un gran optimismo y la pasión necesarias para mejorar día a día.

¿Qué perfil se demanda a los profesionales de la información en un mundo globalizado y cambiante como el de hoy? ¿qué destrezas tienen que dominar?

¿Perfil? Que sea buen periodista, que conozca el oficio, que tenga enorme curiosidad y sospeche de todo. Luego viene la tecnología y las habilidades multimedia. Primero, que sea riguroso, crítico y exigente. Después, te diría que la destreza debería ser la misma o superior a la que demuestran hoy muchos internautas y ciudadanos, que aprovechan las herramientas 2.0 para generar contenidos, compartirlos y conseguir una audiencia propia. Si lo hacen los ciudadanos, ¿por qué no nosotros?

¿Compartes las críticas contra el periodista «orquesta»?

No, en absoluto. Puedo compartir aspectos interesantes del debate de fondo, pero no comparto la descalificación y el menosprecio hacia los profesionales que demuestran competencia multimedia en distintos formatos. Sin ir más lejos, yo dirijo una agencia de noticias en Cataluña (l’Agència Catalana de Notícies), donde todos los profesionales dominan el texto, el audio, el vídeo y la fotografia. Años atrás los compañeros se reían en las ruedas de prensa. Ahora, son envidiados por su alta polivalencia y porque se han ganado el respeto haciendo buen periodismo, información útil para casi 300 medios clientes (radios, televisiones, periódicos, impresos y digitales). Yo digo una cosa: todos nuestros periodistas saben tocar todos los instrumentos, pero en determinados conciertos cada uno toca un instrumento concreto. Que sepan tocarlo todo no quiere decir que siempre y al mismo tiempo toquen todo.

En un contexto como el actual de abundancia informativa, ¿crees que el papel del periodista es, como defienden algunos, mucho más necesario que hace años?

Sin duda, es más necesario que nunca. Ahora más que nunca la sociedad requiere de referentes, de puntales en medio de tanta abundancia informativa. Un exceso de información es sinónimo de desinformación. Luego es necesario profesionales competentes que merezcan el respeto de los lectores, oyentes y televidentes para jerarquizar bien la información y crearse opinión con criterio. Pero es cierto que el periodista está en entredicho. La web participativa nos pone en el punto de mira, pero es una gran oportunidad para los periodistas.

Finalmente, ¿eres de los que defiende que cualquier ciudadano puede ser periodista?

No. Los ciudadanos pueden crear y compartir contenidos de interés periodístico, pero el periodismo es una cosa muy seria que requiere de gente preparada, ahora más que nunca. Y precisamente uno de los retos del superperiodista, para retomar la etiqueta provocadora del libro, es saber moverse en la gran conversación, no caer en la trampa de los rumores y poner orden a la sociedad de la sobreinformación. Todos podemos crear y compartir, pero no todos podemos hacer periodismo ni ser periodistas.

El libro de Gordillo, "Superperiodistas en la era de la sobreinformación"

Fuente: ABC.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: