maximo tell

Hoy soñé esta carta a un periodista

In Prosas Propias on 16 octubre, 2010 at 6:18 PM

¿Cuántos periodistas se animarían a dejar esas empresas donde les hacen mentir u obligan a escribir contra sus ideales?

Soñé periodistas con menos egos, con ambiciones sanas que sean dirigidos por el oficio y la noción de servicio social que el periodismo debe recuperar.

Que el editor del medio no sea el interés económico y que la publicidad sea una transferencia efectiva de un contenido y no una mercancía vacía sin sabor ni utilidad para el lector.

Que busquen menos primicias y sepan investigar mejor, para lograr anticipación y no portadas oportunistas posteriores a los hechos que aquejan a nuestra sociedad.

¿Se puede soñar con una redacción convergente entre generaciones que se estimulen mutuamente sobre contenidos y herramientas entrelazadas funcionalmente?

Soñé que sumábamos voluntades de todas las partes del país y el mundo, solo en pos de informar siendo de utilidad para la gente.

Que la voluntad entrevistadora se pueda lucir en la calle y que aquellos que manejen las herramientas de difusión sepan mostrar ese trabajo por todos los canales posibles.

¿Podremos convivir con un fin común? Vos que trabajas en ese medio que paga pero oprime las ideas disidentes de la empresa.. ¿te saldrías de la empresa para dejar de alimentar al sistema?

¿Acaso no soñaban ustedes cambiar al periodismo? ¿No querían darle libertad? ¿No pensaban investigar, traducir sentimientos y contagiar a quienes los iban a consumir de esa pasión?

¿Dónde te olvidaste que era posible? ¿Cuando te resignaste a ser un fusible útil de esa empresa que tan solo trafica influencias buscando poder de negociación con grupos políticos y económicos?

¿Vale la pena ver pasar la vida enriqueciendo a ese puñado de editores que cobran la suma de los sueldos que tienes al lado, incluido el tuyo?

¿Te gusta renegar y sonar “progresista”  por canales alternativos, para que después la tijera ideológica exprima tus letras hasta quitarle toda tinta útil?

Soñé que los periodistas no necesitaban de gestión empresaria maquiavélica para ser rentables.

Soñé que todos aquellos periodistas incómodos en sus espíritus renunciaban a las empresas mercenarias, para fundar la gran cooperativa que debería ser el periodismo horizontal.

Yo no te conozco periodista y me es imposible juzgarte con mi corta carrera, pero tan solo quisiera que sepas que los que venimos detrás soñamos algo que quizás tenías en mente. Quizás deberíamos juntar ideas y emprender caminos.

¿Era ese escritorio tu sueño? Por un instante mira por la ventana y búscate. ¿Es imposible escapar al sistema?

Quizás exageré, tal vez solo debería preguntar si vos alguna vez soñaste lo que yo soñé. ¿Te animarías a soñarlo?

Dedicado a todos los periodistas con los que a diario convivo, en cierta forma, y de los que espero prospere el sueño. Los jóvenes tenemos ganas que se nos extienda la mano para emprenderlo juntos. Obviamente lo vamos a intentar nosotros solos pero sería enriquecedor poder rejuvenecer ese viejo sueño que quizás vos también tenías.

Maximo Tell

Fotos de Jose Bahamonde

Anuncios
  1. Creo que, algún día, ese sueño que tanto me identifica va a dejar de ser sueño. Es que resulta imposible no despertar cuando los billetes no llenan el bolsillo del alma y nos vemos alejados de nosotros mismos. Todo pasa y todo llega. Pero con tiempo. Hay que saber trabajar y entender al tiempo, para saber qué parte de la cadena hacia el cambio nos toca engranar. Quizás, lo más probable, no nos toque a nosotros disfrutar de un NUEVO PERIODISMO, pero sí trabajar para eso, pensando en el mañana. Es despojarnos del egoísmo y trabajar, REALMENTE, por lo que podrá venir. Pensemos, ¿cuántos trabajan hoy pensando en lo que generan para el mañana? Pocos, verdaderamente pocos.
    Algo tenemos (y es la materia prima esencial): tenemos pasión y voluntad. Pasión para amar lo que hacemos y voluntad para dejar, resignar, luchar, confrontar.

    Ojo, no somos tan pocos. 🙂

    Excelente nota Max. Te imaginarás lo mucho que me identifiqué: con cada palabra.

    GRACIAS!!!

  2. Es cierto, no somos TAN pocos, somos más de los que nos podemos imaginar, por suerte. Encontrar personas con esa “cosmovisión” periodística da mucha esperanza y me alienta a seguir sintiendo así la vocación. Una vez alguien me dijo “No dejes que el profesionalismo te pausterize. Hay que mantener la frescura, presicion y sensibilidad natural”. Creo que el periodismo sufre una grave afección sobre el costado humano, sin duda, el que debería trasversalizar su razón de ser. Existen tantas capacitaciones y cursos sobre todo, menos sobre las aspectos esenciales del periodismo, pero bueno, tampoco se puede pedir que haya especializaciones en “Pasión e Integridad Periodística”, “Compromiso con la verdad y con tú verdad” “Valores y Sensibilidad en el periodismo” y muchisimos más que hablen de eso que muchos periodistas perdieron, o que decidieron reprimir, a partir de ese proceso de pauterización.
    Más allá de todo, creo o quiero creer, que se trata de un rió que perdió su cause natural y es posible que vuelva a su lugar si es que muchos esfuerzos se unen. Por eso es, que nada me desanima y no veo imposible en un futuro ver y poder vivir de hacer ese verdadero PERIODISMO.
    Mientras tanto, queda por hacer un trabajo hormiga.

    Gracias Maxi por compartir ese sueño hecho carta 😉

  3. Maxi, Gaby y Danilo. Los conozco poco a los 3, pero con menos de 25 años me animo a decir son mejores que Lanata. Si hay algo de lo que estoy convencido es que la trayectoria no es todo. Ustedes sueñan con un periodismo con contenido. Lanata vio en el periodismo (como muchos otros ven en sus carreras profesionales, no importa a lo que se dediquen) un trampolin para satisfacer ego y frivolidades.

    Que un jóven talentoso, trabajador y con sueños le escriba a otro pensando que alguna vez estuvo en su lugar, es demasiado premio para alguien a quien una anécdota lo pinta de cuerpo entero:

    “-¿Por qué te casaste con Chediek? -Porque era linda, estábamos en Nueva York, tenía ojos celestes, conocía el nombre del mozo del Plaza, me parecía sofisticada, estaba en la televisión… Y me enamoré. Eso fue todo. La quería, pero no teníamos nada que ver.”

    Hagan su camino sabiendo que sus espejos tienen que ser mejores que este. Por suerte me quedan muchos años por delante para seguir leyendolos a los 3.

    • Gracias Andrés por tus palabras. Le diste buen cierre a la reflexión sobre Lanata que empezamos en Facebook. Esperemos seguir por este camino.
      Un abrazo y espero pronto nos conozcamos.

  4. […] algunos meses les decía a algunos periodistas (mi profesión y oficio) que se animen. Básicamente Soñé una carta a un periodista. Soñé periodistas con menos egos, con ambiciones sanas que sean dirigidos por el oficio y la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: