maximo tell

Entre la promesa y la amenaza

In Exclusivos, Tonti on 28 octubre, 2010 at 4:44 PM

Por Danilo Tonti

Para algunos, su máximo líder; para otros, su pesadilla más reciente. Para algunos, la promesa; para otros, la amenaza. Así vivió y así se presentó Néstor Kirchner: con una personalidad política sin demasiados grises y bajo una ideología política que despertaba respuestas claras y extremas: o lo amabas, o lo odiabas.

Difícilmente pueda analizar de manera profunda y acertada la política de su gestión o su vida en general, pero sí creo poder contarles qué significó  el paso del ex presidente por la política desde mi experiencia y mi forma de comprender lo político.

En primera instancia, la gestión  “K” -tanto de Néstor como de la actual presidenta-, hizo que la política dejara de ser una mala palabra. De la anomia generalizada y la desafección en su máxima expresión, entramos en un período en el que -de pronto- la sociedad se encontraba discutiendo cuestiones tan políticas como trascendentales, formando parte de los cambios y consolidándose como el actor que siempre debió ser.

De buenas a primeras, en las charlas de jóvenes empezaron a aparecer temas de la esfera política, despertando el interés a saber, a buscar, a opinar.

Y creo que esto tiene que ver con una cuestión central de su ideología que ha sido estructural en los 7 años de mandato K. La gestión del conflicto a partir de la instalación de medidas tan rotundas como escandalosas, volvió inevitable el involucre de los diferentes sectores y su consecuente debate en el seno de la sociedad civil. Nadie quedaba afuera de estas medidas: para bien o para mal, afectaban a todos.

Me detengo en este punto porque creo que será el punto que, a la larga, se destacará al hablar de la era Kirchner. En lo personal, una sociedad en permanente armonía y estabilidad no me conforma. No me contenta una gestión que simplemente administra un Estado conduciéndolo a la continuidad.

Por el contrario, me conquista una política con carácter y contundencia que justifica su poder en el intento de instaurar cambios estructurales, que desafía la estabilidad en tanto reproducción de lo mismo, que sacrifica incluso su grado de aceptación en pos de la concreción de medidas que respondan a esta perspectiva.

En mi corta edad, nunca había oído hablar tanto de redistribución de riqueza ni escuchado, tan abiertamente, opiniones que se le opongan a este principio, para mí, básico y universal. Si queremos cambios tenemos que estar preparados para el conflicto, porque se opondrán a él aquellos que buscan continuidad y harán lo posible para el fracaso del mismo.

No creo en la sociedad del consenso pleno. Porque así como hoy no participan del consenso aquellas multitudes excluidas del sistema, tampoco creo que participen de un consenso transformativo aquellas minorías ubicada al centro de la lógica sistémica.

Pero veamos, por caso, dos de los conflictos que hasta ahora ha tenido la era K. Si bien pertenecen a la Gestión de Cristina ilustran sobremanera la perspectiva y la ideología de su marido y ex presidente. Por un lado, el campo. Por el otro, los medios. Sin justificar posiciones ni entrar de lleno en la raíz del conflicto, podemos ver ante qué tipo de conflictos estamos parados.

Dos disputas de intereses ante dos de los sectores más poderosos política y económicamente en el país que, y volvamos en esto a la “reproducción de lo mismo”, se resistieron al cambio. Medidas, ambas, concretas y polémicas que terminaron en un voto “no positivo” y un manojo de medidas cautelares.

Como resultado de eso, en el imaginario colectivo -rotundamente construido desde los medios- se construyó un nuevo polo negativo y peligrosamente amenazador: el Gobierno. Así, la política de derechos humanos fue oportunismo político; las retenciones, el robo descarado; la asignación universal, “alimentar a los vagos”; la ley de medios, la privación de la libertad de prensa; el fútbol y la televisión digital, un gasto innecesario. Sin detenerme en la pertinencia o no de cada una de las apreciaciones, intento reflejar cómo, luego de los conflictos de enorme impacto que se vivieron en el país, todo lo que salía del gobierno iba a ser rechazo y denigrado.

De esta manera, gran parte del entendimiento de la política K, más que responder al análisis de las medidas propuestas, respondieron en gran parte a discursos sectoriales firmemente instalados en la boca de la opinión pública.

Ahora, tras la muerte, aflora la contradicción  y la debilidad de la palabra de aquellos que en vida se encargaron de denostar todo aquello que refiera a una “K”. Es después de su muerte que rescatan sus valores, aquellos “inexistente” en vida, poniendo -incluso- dentro de sus mejores características aquellas que señalaban como sus peores atributos. Una vez más, la mediocridad de nuestra política y la incapacidad para mirar las acciones más allá del partido, salieron a la luz.

Será cuestión de esperar y analizar cómo continua el panorama político de aquí en más y de ver hasta cuándo continua el clima de respeto que hasta ahora se viene desencadenando. Esperemos, para bien de nuestra política, que la maduración sea total y que se dé un paso que no tenga vuelta atrás.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios
  1. Hace una semana la gran mayoría de los medios y políticos Argentinos criticaban el modelo del gobierno Kirchnerista con fundamentados motivos en su gran mayoría, el saqueo del Anses a favor de la “compra” encubierta de voluntades de votos por las clases socioculturalmente mas bajas, en lugar de crear fuentes genuinas de trabajo realmente productivo, quitándole de esta manera los verdaderos recursos a quien realmente lo merecen LOS JUVILADOS, el injustificado enfrentamiento contra uno de los principales “motores” del país y su economía, EL CAMPO y no hablo precisamente de los pules de siembra , capitales espurios, sino de los miles de pequeños productores que lo perdieron absolutamente TODO, el precio de la carne y sus derivados, la mentira del INDEC, manipuleando las estadísticas a favor de la gran estafa de este gobierno, La corrupción la inflación, la inseguridad, la salud, la educación, etc. Y resulta que después del fallecimiento del Doctor Kirchner muchos de estos seudos políticos y seudos medios de difusión los catalogan poco menos que un Mesías, cuantas hipocresía, cuanta mentira, todo tiene un motivo y un porque, no nos preguntemos entonces porque la Republica Argentina tiene absolutamente todo para salir adelante y no lo logramos, la respuesta? Es la corrupción política y empresarial, el engaño, la mentira y la pasividad y complicidad de un pueblo que se miente así mismo y deja en manos de cualquiera nada mas ni nada menos que nuestro futuro y el de nuestros descendientes. Desde el punto de vista humano siempre es lamentable la perdida de un ser, pero seamos honestos! No ha fallecido un estadista, no ha fallecido un demócrata, no ha fallecido un gran líder, ha fallecido simplemente un hombre despótico, lleno de rencor, con una visión unilateral de los acontecimientos, quien pensaba que el que opinaba distinto era su enemigo, su omnipotencia lo llevo a este su final. Siento vergüenza ajena por tanto falsedad, tanto descaro. Este gobierno se la pasa haciendo propaganda anti Estados Unidos,(cada uno es dueño de pensar lo que quiera pero también cada uno esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios…) aliándose con gobernantes como Hugo Chávez ( un demente mesiánico) y por el otro lado la hija del matrimonio Presidencial vive y estudia nada mas y nada menos que en Nueva York. Centro del capitalismo, Entonces en que quedamos? Esta es mi humilde y respetuosa opinión.

  2. ¡Gracias Ignacio por leer y por comentar!
    Coincido, mucho de los que se llenaron la boca criticándolo ahora están diciendo cosas de él que realmente desconciertan. Incluso, eso mismo digo en la nota: “Ahora, tras la muerte, aflora la contradicción y la debilidad de la palabra de aquellos que en vida se encargaron de denostar todo aquello que refiera a una “K”. Es después de su muerte que rescatan sus valores, aquellos “inexistente” en vida, poniendo -incluso- dentro de sus mejores características aquellas que señalaban como sus peores atributos”.

    Pero ojo, yo soy consecuente con mis palabras. Nunca dije lo contrario a lo que pienso en esta nota; mi opinión en relación a la gestión K fue siempre la misma.
    Referido a su política, coincido con muchos aspectos de los que mencionás y con otros claramente no. De igual manera como creo que no es un “prócer”, tampoco creo que sea lo tan poco importante para la política argentina como lo planteás vos. Estoy convencido de que lo político, ya sea te pongas a favor o encontra, merece un análisis muchisimo más profundo que este.
    Una última apreciación: es muy arriesgado ponerse en el papel de llamar “equivocado” o de que “se miente a sí mismo” al pueblo. La verdad nunca es uno; puede que la verdad sea de uno, en el sentido de “nuestra verdad”, pero nunca uno.

    De nuevo, gracias por tu tiempo y tu comentario.

    Un abrazo!

    Danilo.

  3. Chicos, coincido en muchas cosas con ustedes, sobretodo con la hipocresia de la gente, de los opositores que se cansaron de criticarlo sin ser capaces de ofrecer una propuesta diferente, que solo hablan y jamas actuan, que basan su politica en criticar al gobierno de turno y sin embargo no tardaron en hacer acto de presencia al enterarse d ela noticia y como si no tuvieran memoria lo recordaron como si hubieran sido amigos de siempre.Con respecto a lo que dice Ignacio (con todo respeto y desde mi punto de vita) decir que No ha fallecido un estadista, no ha fallecido un demócrata, no ha fallecido un gran líder… quien dice que no fue todo eso? Aunque muchos no lo quieran ver,cuando Nestor asume estabamos en una crisis terrible donde ya se habian perdido todas las esperanzas, y de a poco fue haciendo cosas por el pueblo, se encargo de incorporar a los jovenes a la politica, apoyo a las madres de plaza de mayo con su lucha, dijo lo que pensaba, lo que sentia, estuvo del lado de los sectores mas dessfavorecidos.No se puede negar que tuvo errores pero no hay que olvidar que al margen del rol que ocupo fue un hombre y como todos nosotros nos equivocamos y errar es humano.Para muchos despues de Peron fue la persona que mas se comprometio con las clases bajas, y su muerte causo sorpresa y tristeza `por que se fue un gran hombre, con una mentalidad de cambio y ganas de que Argentina salga adelante.
    Sin animos de ofender, solo digo lo que pienso.
    Saludos.

  4. Mayra, muchísimas gracias por tu tiempo y por compartirnos tu pensamiento. Adhiero a lo que dijiste. Siempre es bueno enrriquecernos de distintas viciones y encontrar puntos que similares o que difieran a los nuestros. Por eso, una vez más, gracias por tu valioso aporte.

    Un abrazo!

    Danilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: