maximo tell

La RSE 3.0: Redes sociales y la ISO 26.000

In Paladar mostaza on 18 noviembre, 2010 at 7:56 AM

Por Luis A. Ulla

 

Director Ejecutivo IARSE

Usted que comienza a leer esta nota podrá decir: “¡Cómo, si no acabamos de entender la RSE 2.0, ya estamos hablando de la 3.0!”. Y la verdad, es que comparto con usted la admiración.

Y es que se han generado y consolidado algunos procesos, y se han producido una serie de hechos, que darán un fuerte impulso y cambio al escenario de la Responsabilidad Social Empresaria (RSE). De todos estos factores, considero que resulta imprescindible destacar como muy importantes al menos dos: la consolidación de las redes sociales como modelo de comunicación masiva, y la reciente aprobación-por inusitada mayoría- de la ISO 26.000 de RSE a escala global.

El fenómeno de las redes sociales se ha impuesto en muy poco tiempo como una forma tremendamente ágil –casi instantánea- de comunicar bajo determinadas condiciones: pensamientos o frases breves, que obligan a “ir al grano” con lo que se quiere decir, formas muy fluidas y dinámicas de aportar comentarios y puntos de vista.

Esto supone que todo lo que se haga bien –y como siempre y especialmente- todo lo que se haga mal se difundirá más rápido, de una manera más sinóptica y directa. Lo sinóptico de estas formas de comunicación tiene al menos dos facetas: la positiva, hace más fácil tener información sobre más sucesos; lo negativo, esa información es breve, sin posibilidad de detalles. Sabremos menos detalles de más cosas… o algo así.

La otra característica de las nuevas redes, es que involucran a un número creciente de personas; lo que dentro de nuestro rubro, se podría traducir en: cada vez más, todos los públicos de interés tienen más participación activa en el hecho comunicacional de las empresas.

Entonces aparece el nuevo desafío para los comunicadores profesionales (todos los demás comunicamos, lo sepamos o no) y en particular para los del sector de la empresa: ser cada vez más claros, cada vez más concretos, cada vez más específicos y cada vez más creíbles en la comunicación de la múltiple creación de valor para todos los públicos de interés.

Por lo tanto, por un lado comunicar poco o guardar silencio, puede llegar a ser tan arriesgado como no decir la verdad; y es esperable –como ya sucede- que sobre cada comunicación efectuada, el “feedback” de los miembros de la red no se hará esperar. Una vez más, crisis y oportunidad pueden sintetizar esta nueva realidad para la RSE, y esta vez viene por la cuarta puerta “C”: la Comunicación.

El otro hecho que marca un cambio de etapa es la aprobación mayoritaria a escala planetaria de la ISO 26000, la primera norma global de RSE. Con esta nueva normativa que fue presentada durante este mes en varios países, podríamos decir quese abre una etapa de mayor “objetividad” sobre lo que es y lo que no es RSE.

Tras un laborioso trabajo de una gran cantidad de comités locales integrados por los principales públicos de interés en casi todo el planeta, se ha logrado definir en detalle y de manera invariable, qué significa ser social y ambientalmente responsable. Esto permite que en cualquier idioma, en cualquier cultura, y en cualquier sitio del mundo, el significado de las palabras necesarias para hablar de RSE -a partir de la ISO 26000- sea el mismo.

Frente a este nuevo fenómeno, las empresas de todos los orígenes, rubros y tamaños, disponen de una fenomenal oportunidad de colocar la RSE en sus sistemas integrales de gestión. La objetividad de una norma ISO permite una estandarización conceptual que facilita la comunicación interna -necesaria para su correcta aplicación- y es una excelente facilitadora de la comunicación externa de los resultados que para la empresa, las personas, la sociedad y el planeta, se generan a partir de una correcta aplicación de la RSE.

Mientras vamos comprendiendo estos nuevos escenarios, y durante el tiempo en que vamos aprendiendo sobre estas nuevas herramientas de gestión, los Indicadores IARSE- ETHOS- PLARSE de RSE cobran renovada validez; ya que se transforman en formas simples de auto diagnóstico y planificación de todo lo que podemos hacer para avanzar en disponer de las indiscutibles ventajas competitivas de tener la RSE y la mirada de sustentabilidad puesta en la dirección estratégica del negocio.

Por lo tanto, lo que podríamos llamar la fase 3.0 de la RSE ya está aquí. Creemos que no quedan espacios para detenerse a discutir la validez de los hechos. Es más bien una fantástica oportunidad de mejorar, utilizando todo lo que ahora tenemos a mano; que -como nunca- es una enorme oportunidad.

+

Según el sitio RSE Online las claves al estar en los Social Media serían:

  1. Ser, no parecer. La RSE lleva implícita la transparencia como valor. Y la Web 2.0 lo que nos permite es darle cuerpo a esa idea, haciéndola realidad. La figura del Community Manager es fundamental para llevar adelante una conversación fluida con los distintos grupos.
  2. Entender de qué se trata. “Estar en la Web 2.0 no implica ser 2.0″. Ser 2.0 es una actitud, que predispone a escuchar, conversar, nutrirse, aprender y compartir. No se trata de volver a la empresa en un actor digital o poner el Reporte de RSE a disposición a través de un sitio web que no es compatible con versiones móviles. Hay que primero comprender y estudiar el terreno que vamos a transitar o hacerlo de la mano de aliados con experiencia.
  3. Comunicar todo, pero no sólo lo nuestro. Autopromocionarse es genial, y la Web 2.0 parece estar para eso, pero no debemos contar sólo lo que nosotros logramos, también hay margen para mostrar cosas que otros hacen y que nos gustaría implementar. O acciones de otros países que pueden servir de disparador para implementarlas a nivel local. La Comunidad que nos sigue puede sumar su opinión y convertirse en un valioso focus group para alguna de nuestras iniciativas.
  4. La Comunidad crece a su ritmo. Si el blog no recibe comentarios, o los Fans en Facebook no crecen a ritmo desorbitante no es para preocuparse. En la RSE esto lleva tiempo, y la Comunidad lee y absorbe más que opina y participa. La mejor estrategia de Social Media, es que las Comunidades Online crezcan solas, a través de un mejor posicionamiento o de propias recomendaciones entre usuarios. Serán comunidades más fieles y con real interés en lo que tengamos para contarles. Cualquiera puede sumar 1000 contactos en Twitter en unas horas, pero no cualquiera puede conversar e influir efectivamente sobre ellos de la noche a la mañana.
  5. No limitarse al tema. La RSE es un nicho (de negocio, conocimiento, conversación, etc). Pero eso no quiere decir que al desembarcar en la Redes sólo debamos seguir a los ya involucrados en la RSE. Hay que aprovechar la transversalidad y formar redes con profesionales y organizaciones de distintas áreas, que nutriran enormemente lo que podamos luego compartir con la Comunidad específica.

> RSE 2.0: cómo generar valor a través de las Redes Sociales (Slide)

Anuncios
  1. […] referente, Luis Ulla, hablaba hace poco de “RSE 3.0″ y sostenía cuestiones como “Comunicar poco o guardar silencio, puede llegar a ser tan arriesgado como no decir la verdad&…, surgió la inquietud de conocer cómo afrontarían una situación similar otras organizaciones […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: