maximo tell

Archive for the ‘AguaSuaves’ Category

Recorriendo Cartagena de Indias

In AguaSuaves, Jorge on 13 febrero, 2011 at 11:56 PM

Santiago Jorge es Columnista permanente de este Blog, y por eso comparte con nosotros las anotaciones de su viaje. En 2011 partió para Colombia y acá su tercer post. Leer anteriores.

Llegamos a la ciudad más famosa de Colombia, fundada en 1533, sabíamos que fue el puerto más importante de América en la época colonial-español, y ahora es la mezcla perfecta entre historia, playa y diversión.

El primer día me di cuenta de que Cartagena de Indias tiene dos realidades bien distintas y marcadas, siendo malo y politizado podría decir que es una postal del capitalismo a ultranza: en Boca Grande y Castillo Grande, las zonas top, se ven edificios de 60 pisos todos vidriados, autos de alta gama e importados, y comer en los restaurantes sale arriba de 100 dólares. A 10 cuadras se encuentra la zona del viejo mercado, allí hay mucha gente mendigando, durmiendo en la calle y revolviendo basura para comer lo que otros botan.

Las playas de Cartagena no son como uno se lo imagina, su cercanía con el rió Magdalena hace que sus costas del este sean sucias, poca arena y muchas piedras. Solo en Boca Grande y El Laguito hay carpas y verdaderos balnearios. La mayoría de los que visitan la ciudad, se embarcan hacia Playas Blancas en la isla de Barú, a solo una hora en bote y es allí donde se puede disfrutar de playas vírgenes y paradisíacas.

Las zonas más antiguas y coloniales son Getsemaní y la Ciudad Amurallada, barrios populares y con historia, en ellos el paisaje combina a turistas tomando fotos y vecinos humildes que toda la vida vivieron allí. Al caminar por ellos te da la sensación de estar en otro siglo, el tiempo parece detenerse al ver como su gente esta todo el día sentada en la calle, charlando ó escuchando música, las puertas de casa están todas abiertas, y se almuerza y cena en pequeñas mesas que se ubican en la vereda.

Aquí fue el único lugar de Colombia donde sentí que no se trata al extranjero como en otras ciudades, es que al haber tanto turismo internacional, los vendedores ambulantes (que son muchos y molestos) siempre te quieren cobrar de más ó engañarte, y no prestan atención ni ayuda cuando le es requerida.

También fue el lugar del país donde el comercio de drogas es desvergonzado, mientras uno camina tranquilo por la calle te ofrecen a viva voz todo tipo de sustancias prohibidas; la policía (casi en todas las esquinas) mira para otro lado.

Me pareció que existía un pacto implícito entre traficantes y uniformados, ya que es imposible no darse cuenta, pregunté y un señor me dijo: “la policía no actúa porque ellos venden tranquilos a cambio de que no se atraque turistas. Va a ser muy difícil que dejemos de convivir con estos mercaderes de la muerte”

En pocos días me alcanzó para conocer lo que hay que visitar: Ciudad amurallada por dentro, castillo San Felipe y Centro de Convenciones Getsemaní. Pensaba quedarme cinco noches, pero me vi conociendo la Colombia superficial, la que se quiere mostrar y no la verdadera. En la playa no pude conversar con ningún lugareño porque solo hay europeos, australianos y argentinos; decidí dar un giro de 180 grados, no quería pasar mi estadía ombligo arriba.

Aunque partí antes de tiempo, no se puede negar que Cartagena es muy bonita, cómoda y segura, todo esta dado para que el turista disfrute allí sus vacaciones, sucede que no era el tipo de viaje que tenia planeado, supongo (y espero) que de grande podré volver para estar tirado sin hacer nada.

Con un poco de suerte, casualidad y hasta imprudencia, dejo a mis amigos en Cartagena y me sumo a unos colombianos que van hacia La Guajira, frontera con Venezuela.

Será hasta entonces.

Leer el post anterior

Anuncios

Recorriendo Colombia: Bogotá

In AguaSuaves, Exclusivos, Jorge on 27 enero, 2011 at 7:44 AM

Santiago Jorge es Columnista permanente de este Blog, y por eso comparte con nosotros sus anotaciones de su viaje. El veranos pasado estuvo recorriendo Perú, Ecuador y varios rincones mas (foto). En 2011 partió para Colombia y acá su segundo post. Leer el primero.

Viajamos a Bogotá vía tierra, cruzamos la selva colombiana y subimos a 2.800 mts. de altura; el servicio de colectivos es muy subdesarrollado y los viajes con alta peligrosidad. Cuando llegamos nos dimos con la primera sorpresa, aquí todo el año hace frío, no hay estaciones siempre es igual: si hay sol 20 º, si esta nublado o lluvia de 12 a 15º, y de noche pase lo que pase la temperatura baja a los 8 grados. No vinimos preparados para estos fríos.

Si Medellín nos pareció moderna, cosmopolita y comercial; Bogotá es muy distinta: universitaria, cultural y muy política. Tiene mucha historia y museos, en los cafés y graffitis se percibe una conciencia política social.

Nos hospedamos en el antiguo barrio La Candelaria, casco historico de la ciudad, son todas casas coloniales y pintadas con distintos colores. Por momentos al caminar se parece mucho a La Boca ó San Telmo. Es en este lugar donde se filmó la famosa pelicula “La estrategia del caracol”. Allí la oferta cultural es amplia y recomendable, visitamos el Museo del Oro (el mas grande de sudamerica) la Casa de la Moneda (donde el virreinato de Nueva Granada acuñaba su moneda) el Museo Botero y el Museo de Bogotá; todo en un radio de 15 cuadras.


Las zonas colindantes a La candelaria son Barrio Germania (se llega caminando) donde se encuentra la quinta de Bolivar, un inmueble impresionante que el primer gobierno patrio le entregó al Libertador como recompensa, y donde éste pasó sus ultimos dias antes de partir a Santa Marta para nunca mas volver. La quinta esta restaurada y armada como museo, se pueden ver objetos personales y ajuares.

En el centro político del pais, se encuentra la plaza Simon Bolivar (una especie de plaza de mayo) donde se encuentran concentrados y uno alado de otro: El Palacio Presidencial, el Congreso Colombiano, el Palacio de Justicia, el regimiento de infantería Nº 1 y la Catedral. Aunque poco se de arquitectura, es impactante ver esas construcciones.

Sobre la seguridad, durante el día las zonas mencionadas estan fuertemente custodiadas con mucha presencia policial, todo lo contrario a la noche, que nos recomendaron no caminar ya que es muy peligroso, por primera vez nos movimos en taxi.

La movida noctura se encuentra en la zona rosa, que es para gente de alto nivel adquisitivo. Allí se encuentra Andrés Carne de Res, no hay nadie que no te lo recomiende y hable de él, todo el que visita Colombia sabe de lo que hablo. Aunque es muy costoso, vale realmente la pena pasar una noche ahí, son 4 pisos de restaurante, barras, música en vivo y en el último nivel una pista para rumbear. La atención, la comida y la ambientación son excelentes. Imposible no recomendarlo.

Desde que arribé me llamó mucho la atención el nombre del aeropuerto, “El Dorado”, caminando la ciudad noté que así mismo se llaman distintos bares, zapaterias, hoteles y boliches. Pregunté a la gente del lugar, algunos no me supieron contestar y otros me lo explicaron así:

El Dorado es un indio que se bañaba en oro, con el paso del tiempo se convirtió en un mito. Luego, mientras los colonizadores se encargaban de asesinar para saquear todo el oro posible, los indígenas engañaban a los españoles contandoles de un lago lleno de oro puro y fundido (que no existía) donde se bañaba aquel cacique; así perdian el tiempo en búsqueda de ese paraíso inexistente. Por un momento la presa se reía del depredador.

Nos vamos de Bogotá sabiendo que conocimos una capital del mundo con todos sus condimentos de gran urbe. Se termina la montaña, viajamos para la costa.

+ Leer post anterior


Casi anti casi, la paz y el círculo de sangre…

In AguaSuaves, Bahamonde on 21 enero, 2011 at 10:21 AM

Por Jose Bahamonde

Son casi las dos de la mañana de un enero en Mendoza, los 29 de rigor en los techos de las casas que casi son infiernos. Noche despejada de dudas y casi de misterios. Está mi primo y me confiesa que es feliz por recuperar a un hermano menor (yo) y le digo emocionado que me hace bien sentirlo cerca. Iba a escribir casi suelto una lágrima, pero no, lo digo enfáticamente, se corrieron varias.

Es que la vida está llena de casis, los casi voy, los casi me enamoro, los casi me peleo, los casi los mando a todos a la mierda, los casi 100 gramos de jamón, los casi abogados, los casi jueces, los casi casi… Cada día me emociona más la gente anti casi, y mi primo lo es, admiro a los que son de verdad, los que se toman las luchas con pasión, las discusiones con calor, los amores con todo, los vinos sin soda…

Releo mis líneas anteriores y pienso, que intolerante estoy con los boludos, los que traman estrategias, los que aprietan los cachetes, los que tienen una casi vida, una casi mina, una casi estabilidad inmunda.

Ya son las dos sin casi, suena un saxo y una guitarra, el CD se llama Paz, es un homenaje a Bill Evans de un guitarrista flamenco, el Niño Josele, la paz, esa que en estos dedos no sobra, porque me apuro a escribir sobre aquello que me jode, me apura enarbolar una bandera que varios necesitan, la de la gente sensible, la que no tiene colores, la que tiene aromas, como el café que inunda mi casa feliz, como esos nardos, testigos indiscretos que esperan su muerte sin claudicar en su blancura.

Afuera a estas dos de la mañana, un perro huérfano de caricias husmea unas bolsas que quedaron de la noche, alguien se emborracha con un licor barato, la señora duerme, su hija sueña no ser una señora, el diariero prepara su rutina y su silencio, y la brisa que es poca pero alcanza para llevar el mensaje de algún niño que llora por un sujeto tácito de abrazos.

Aire, necesito aire que despeine mis rulos, que refresque las cosas que me salen. La poesía me espera en el cuaderno, el cuaderno no sabe que me espera. La vida, sucede ahí afuera, en el árbol que se arquea de tantas primaveras sin humedad, la vida, la vida, la vida esa que sucede y no espera, la vida jamás es casi vida, la vida no es un ensayo permanente, la vida es vida, la gente es gente, las putas putas, los chotos chotos.

Son ya las dos y cinco, no quiero revisar estas letras que se amontonan en mi mente, y sin más apunto con mis palabras a un imaginario círculo de sangre, ahí en el medio, en el centro deseado por toda competencia, se estrella la palabra amor… A nadie le importan los daños que genera, nadie piensa que ese círculo es de sangre, todos se jactan aplaudiendo de unos 100 miserables puntos.

Y yo, que detesto las competencias del dolor, agarro las letras una a una (la M lastima un poco por las puntas), las meto en un bolsillo, camino hacia la calle y con el amor estrellado en mi jean gastado, me voy a vivir la vida, a cagarme en los 100 puntos, a procurar que Nidia, la gran Nidia luchadora inclaudicable, cuando me lave los Levis trajinados, no se olvide en el bolsillo esas 4 letritas estrelladas…

Este autor es Columnista permanente de este Blog


Estas personas hicieron de mi 2010 un año particular en Twitter

In AguaSuaves, Exclusivos, Prosas Propias on 1 enero, 2011 at 3:04 PM

Cuando @ggarcia_78 me preguntaba si ya esperaba al 2011 o desde que momento le diría adios a 2010, pensé que debería llegar a la hora que quisiera venir, al nuevo lo estaré esperando! No me gusta ser consciente de las despedidas.. “Pase sin llamar”.

El 2010 se llevó una parte interesante de mi vida profesional. Se la llevó reflejada o tatuada mas bien. Fue un año particular, cambiante e intenso. Mucho tuvo que ver Twitter que al día de hoy me cuesta todavía varias bromas en mi grupo de amigos, que cuando pasa algo “importante” (las comillas son amplias) te insisten con que lo tuitees mientras se ríen. Pero también me generó amigos, contactos, trabajos, invitaciones, desafíos y sobre todo responsabilidad.

La red se volvió una labor particular, de tiempo completo, de cada vez mas horas y sin dudas se fusionó con mi vocación. Comunicar, escribir y ser un servicio de utilidad se canalizaron con éxito a fuerza de 140 caracteres. Pero mas allá de los relatos en el Mundial, de tratar de llevar las novedades al instante, de participar en eventos para que llegue a los interesados y mas; lo mejor fue “conocer” gente que terminó siendo muy especial.

A aquellos que no utilicen tanto la red quizás les parezca extraño, pero yo con esta gente conviví, conversé, los saludé cada mañana mas veces que a mi madre y de muchos aprendí. Conseguí información, afectos, buenas ondas y grandes amigos. Una amistad virtual en muchos casos, pero mas especial de lo que se supondría. Yo al menos la vivo así a la gran comunidad que somos entre seguidores y seguidos.

Para despedir 2010 los saludé a cada uno de ellos desde mi cuenta @MaximoTell :

Alguien que siente y dispara como artista, ríe como hermano, trata como amigo y se encariña como padre > @elJosedelaGente

Directo, concreto, suspicaz y preciso. Un ejemplo a seguir en lo profesional y perseguir en TW > @JPVarsky

No cambien aunque los ‘reten’, sigan explosivos, innovadores y talentosos > @kion15 @soyvedito

Optimismo al despertar, respetuoso al hablar, humilde y gran trabajador. Mi gerente de MKT del TL > @pablocarreno

Potencia y ganas, si perseveras vas a triunfar. Siempre apurando al reloj y desafiante > @soyjey

Pensante y siempre listo para una salida casual. Da gusto su amistad. Empate entre talento y buena gente > @canquismith

No le erré en las mesas plásticas facultativas. Talento y esfuerzo lo impulsarán cada vez mas > @ngmagaldi

Responsable y atento aprendiz de periodista. Doctorado en lealtad. Dueño del deporte de #Jujuy > @horaciojujuy

Maestros online > @elenabrizuela @fpiccato @alerost @Yoriento @jlori @esthervargasc @saladeprensa @alvaroliuzzi @rguareschi

El hombre soccer > @darcucci / el hombre rock > @marchisergio / el hombre tenis > @marcelogantman / The man! > @manuginobili

Ni queriendo podría saltar su propia grandeza que mide lo que su humildad, ese es su talento > @obricio7

Su cara es la de Cortazar y vendría a ser algo similar aunque en otro rubro. Groso > @morrissey

Por confianza, humor y laburo. Buen amigo > ‘Magic’ @Pulpopaz

Es alto porque está relleno de humildad y buena onda. Mejor persona que player de padel > @xmarcos (y feliz cumpleaños)

El sinónimo de emprender. La brújula que necesitas para diseñar un proyecto (o bajarlo) > @Nramosnet (padel 5%)

Nos separan tantos kilómetros como el placer de seguirlos > @mrduranch @ViniciusBruno @sandro_medina @coberturasms

Los capos del NOA en comunicación y mas > @DonCorbacho @luigikeynes @itaticarrique @SaltaGringo

Detestan a los chupamedias  por eso prefiero decir que excepto por la panza quiero ser como ellos cuando sea grande @soysergio y @gron

Que sea igual en calidad, carisma y cortesía > @UEsiglo21 = @EduBarletta @natibazan

Los que se levantan de la mesa y te quedas pensando, ‘lo que saben estos tipos’ > @arieltorres @grmadryn

Cuando a la cabeza le sobra contenido, no le hace falta pelo, lo demuestran > @jmlucero @rauljuarez

Por ellos los medios en #Córdoba huelen diferente. Se animan y triunfan, valga la redundancia > @MaxDelupi @gatofernandez

El español al que le dejaría que me cobre la apuesta del mundial con todo gusto > @BlogdeBori

Talento for export > @gabrielgm

Espero nunca se cansen de innovar > @mjuanro @anahilo @ferreyraayelen y todos los que hacen @cronicaz

Va al gimnasio para que su humildad no le quede grande. Groso te hace el trabajo y no el cartel > @sebamoreno

Da cosa decirles colegas porque ellos si que están en los medios > @Farocena @GerardoLopez @FedeGiammaria @Lisandrocordoba

Los que escriben con el corazón y su tinta es color consciencia social > @danilolt @gabysocias

Son una tropa de gente que la rompe, para no olvidarme de ninguno los saludo y respeto > @cbanoticias (todos)

Nos veremos pronto porque es una amiga que nos dió TW > @jossmolinari

Incansables laburantes de verdad > @mauricoccolo @triheredia

‘La’ banda > @delestero @goosfraba_mdq @Tucumanga @cbadj @IvanDawidowski @ncastrovillari @ZoretMan @manuco22 @gance @miguelszn

Párrafo aparte para la gente NegroWhite > @millybianchiman @nrivarola @georgeblanco @romibonetto @agussbang @mjimed @danicurtino @lianczenik @gpapasergio @MJimeD @gsemyraz

Y por supuesto, por quien tengo twitter > @julietaramirez

Estas son algunas de las miles de personas con las que conviví el año que pasó. Me olvido de varios otras enormes personas, pero seguramente el tiempo se ocupará que los recompense con otros saludos.

Hasta acá el 2010 y la gente que me dio gusto acompañar en esta extraña convivencia digital.

Ahora lo mejor, lo que viene. Gracias por acercarse hasta este Blog.

Foto: Zazzle

Hacktivismo y Ciberguerra, lo que viene

In AguaSuaves on 10 diciembre, 2010 at 9:47 AM

El mundo mira extrañado a su interior por la creciente ‘inseguridad’ estructural que se padece. Me refiero que este final de año ha colocado en una pendiente a los sistemas informáticos mundiales. Las filtraciones de WikiLeaks, el Hacktivismo contra determinadas empresas y la exacerbación de una posible Ciberguerra son algunos de los títulos que parecen preceder a un desenlace incalculable.

Al mezclar los términos hackeractivismo nos encontramos frente al hacktivismo, concepto que tiene algo así como 15 años desde que acuñó como “la utilización no-violenta de herramientas digitales ilegales o legalmente ambiguas persiguiendo fines políticos. Estas herramientas incluyen desfiguraciones de webs, redirecciones, ataques de denegación de servicio, robo de información, parodias, sustituciones virtuales, sabotajes virtuales y desarrollo de software”.

De esta manera, la desobediencia civil se cierne sobre aquellos pocos instruidos y capacitados a boicotear sistemas informáticos sin límites. Sin dudas, este será el movimiento contracultural del siglo XXI que ha encontrado en las nuevas tecnologías su forma de expresión.

En este escenario es donde WikiLeaks salta a escena y a mi entender cambiará la historia. Básicamente porque ha logrado sacar a luz aquello que tantos profesores de historia comentaban pero no podían probar, consiguió lo que los medios jamás se animaron o pudieron, encontraron todo aquello que siempre se buscó y desnudó al poder.

Con respecto al movimiento Wikileaks, sobre las guerras de AfganistánIrak, y de la diplomacia planetaria de EE UU, según indica Miguel Ángel Bastenier debemos distinguir dos realidades: el material informativo en sí mismo, y la propiedad política y moral de esa exposición. (ver)

Julian Assange declaraba que “periódicos y televisiones se han convertido en seleccionadores de contenidos tutelados” y recuerda que “dado el estado de impotencia actual del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”.

Lejos de hacer de Assange un líder de este tiempo,  me parece hay que colocarlo en el escalón correspondiente. Dirigente de un grupo de activistas independientes (se supone) que será recordado por haber acelerado un proceso donde el poder cambia de manos y se declama en un teclado de computadora. Aunque el mundo sigue girando en el mismo sentido.

Donde si se puede esperar algún efecto es en la clase de los diplomáticos profesionales, hacia adentro de las oficinas de los servicios exteriores. Obviamente es un golpe duro, aunque estamos lejos de saber aún si se trata del11 de Septiembre de la Diplomacia. (leer análisis de RRII)

A su vez, los ataques de ciberactivistas contra los sitios de Pay Pal, Mastercard y Visa dejaron en evidencia este miércoles que el compromiso a favor de la libertad de expresión de FacebookTwitter tiene límites difusos. (leer nota sobre las redes sociales y la libertad de expresión) Quedan dudas aún de si Twitter censura a Wikileaks y así continuaremos en el debate de intereses ahora expuestos a un click de distancia.

En estas condiciones es que hemos visto en los diarios el pasaje de la guerra santa de principio de siglo a la Ciberguerra que hoy se combate con trincheras repletas de gigabytes y tanquetas de virus. Miguel Suárez, experto en seguridad informática de Symantec que estamos en el medio de las batallas informáticas “y va a ser mucho más común en los próximos años. De hecho, cada vez es más normal que no solo compañías, sino también los Gobiernos recurran a consultores a la hora de definir los planes de protección de infraestructuras críticas”.

“Si se diese una ciberguerra la forma sería diferente y se nos haría entender que la Red es global pero causa efecto local. La estrategia ya no es con un ejército, un mapa y una brújula”, indica Antonio Miguel Fumero. Lo que nos lleva a pensar inevitablemente que tan seguros estamos en nuestros países, en términos gubernamentales y también desde las empresas. ¿Cuántas estructuras poseemos al alcance de un golpe informático?

Una de las características de nuestra época es, como enunciaba Jesús Pérez Triana en Guerras posmodernas, el “ascenso de un nuevo tipo de actor internacional de escala cada vez más pequeña”. Los mismos cambios tecnológicos que dan la posibilidad a pequeñas firmas de convertir un producto en fenómeno global o a un periodista en celebridad planetaria, permiten que comunidades de escala casi invisible “colapsen” sistemas vitales en la actual estructura de la globalización.

Y agrega David de Ugarte, al final de su columna, que la postmodernidad se parece cada vez más al mundo descrito por Bruce Sterling en Islas en la Red, y, como en aquella mítica novela, la ciberguerra es solo la telonera de las estrellas por llegar.

> Los documentos fueron filtrados a El PaísThe New York Times, Der Spiegel, Le Monde y The Guardian (Haz click en cada diario y conoce como contaron la historia).

Foto: skuggen.com

La nueva experiencia comercial alrededor de las fotografías sacadas con tu celular

In AguaSuaves on 14 noviembre, 2010 at 11:12 AM

Las compañías que fundaron los servicios de publicación de imágenes en Internet aprovechan el fuerte impulso que tiene el segmento de teléfonos inteligentes para atraer a inversionistas y crear sus propios modelos de negocio. Yo uso y recomiendo Instagram una nueva forma de tomar fotografías con tu smartphone.

En Silicon Valley las tres palabras que todo el mundo tiene en la punta de la lengua son móvil, social y local. Si se agrega una cuarta, fotos, los capitalistas de riesgo se entusiasman.

Una camada de nuevas empresas se concentra en compartir fotografías sobre la marcha, y algunas piensan ganar dinero con la publicidad local. Las aplicaciones para teléfonos inteligentes transforman las imágenes tomadas con celulares para que se vean mejor, les ponen datos sobre el lugar donde se tomaron y las envían en tiempo real a las redes sociales.

Aplicaciones tales como InstagramHipstamaticDailyBoothPicPlz , en general son gratuitas o cuestan poco. Hasta ahora fueron proyectos pequeños para la gente que las creó. Pero unas pocas están tratando de transformarse en verdaderos negocios.

Mixed Media Labs , la compañía que creó PicPlz, anunciará el jueves que obtuvo 5 millones de dólares de Andreessen Horowitz , una importante firma de capital de riesgo, integrada por uno de los creadores de Netscape.

“Es molesto tomar fotos con el celular que salen bien y luego tener que sacarlas del teléfono”, dijo Dalton Caldwell, cofundador y CEO de Mixed Media, que antes había co-fundado Imeem, el sitio musical que se cerró. “Esto soluciona una necesidad real”.

Por su parte, PicPlz ofrece una aplicación para Android y iPhone y un sitio web. La gente que toma fotos con sus celulares puede aplicarles ocho filtros diferentes para cambiar su apariencia, tales como “los 70” o “cámara de juguete rusa”. Pueden colocarlas en el sito de PicPlz, donde otros pueden ver fotos de un usuario o lugar particular, por lo que es como una versión visual de Twitter.

PicPlz es uno de los productos tecnológicos para los consumidores más novedosos que se crearon primero como aplicaciones para celulares, con el sitio en la red como su segunda prioridad, idea que hubiese parecido extraña hace pocos años.

Las fotos de celulares comienzan a generar dineroEl impulso de smartphones permitió que las empresas que desarrollan aplicaciones para compartir fotos fuera un nicho atractivo para los inversionistas. Foto: Reuters.

“Creo que para la nueva generación de compañías, las aplicaciones que crean por el lado de los celulares son mucho más importantes que el sitio en la Red” dijo Caldwell.

Al igual que otros creadores de aplicaciones fotográficas, habla de metas aún vagas de expandir las aplicaciones para crear redes móviles, basadas en lugares o grupos de amigos. Mixed Media piensa crear muchas aplicaciones basadas en locaciones.

Aunque Caldwell dice que aún no sabe exactamente qué hará la compañía, sabe lo que no hará: repetir los errores que cometió en Imeem.

Vendió los activos de Imeem a MySapce el año pasado a pérdida. Achaca su fracaso a la imposibilidad de negociar con compañías musicales para música digital, pero también dijo que cometió todos los errores posibles.

Por ejemplo, dijo que esperó demasiado para pensar en cómo ganar dinero con Imeem. Piensa poner las ganancias como su primera prioridad en PicPlz, posiblemente con publicidad basada en la locación.

También está tratando de evitar alzas y bajas en el crecimiento de PicPlz. La aplicación ha sido descargada 130.000 veces desde que se presentó la versión para Android en mayo y para iPhone en agosto. Instagram, un competidor, se introdujo el mes pasado y ya tiene 300.000 usuarios

Pero Andreessen Horowitz eligió PicPlz en vez de la compañía que creó Instagram, llamada Burbn. La firma había invertido pequeñas cantidades de dinero en cada una, antes de que Burbn eliminara su servicio de check-in original para concentrarse en la aplicación para compartir fotos. Pero dado que los capitalistas de riesgo evitan invertir en compañías que compiten entre sí, Andreessen Horowitz no pueden invertir en ambas ahora.

Como parte de la inversión, Marc Andreessen, co-fundador de Andreessen Horowitz y Netscape, será parte del directorio de Mixed Media, algo raro dado que los otros directorios de los que forma parte son de compañías mucho mayores: eBay, Facebook, HP y Skype.

Aún más allá de las otras aplicaciones para compartir fotos, hay muchos más competidores. Facebook y Twitter ya son muy populares en celulares, como lo son los servicios móviles como el de Foursquare. Y otras aplicaciones como TwitPic y Yfrog permiten a la gente pasar fotos de sus celulares a Twitter y otros sitios.

“Es muy difícil conseguir que la gente preste atención cuando hay tanto ruido” dijo Greg Sterling, analista que estudia el panorama móvil de Internet. “Creo que en general no van a tener mucho éxito, pero una a dos empresas van a destacarse”.

En el fondo lo que hace Instagram, no es más que reflejar una tendencia que se ha ido viendo cada vez más gracias a servicios como Twitter complentado con otros como TwitpicyFrog pero envolviéndolo todo dentro de unos aires mucho más artísticos y presentándolo en forma de aplicación para iPhone.

Instagram es algo que hay que probar y usar para darse cuenta del maravilloso e interesante potencial, según Alt1o40.

© Claire Cain Miller para NYT Traducción de Gabriel Zadunaisky para LN

El Atlántico

In AguaSuaves, Bahamonde on 12 octubre, 2010 at 12:11 PM

Por Jose Bahamonde

Es cerca de la medianoche de un viernes, llego a Lima, bajo cauto del avión porque pisar suelo peruano… por dios, pisar el suelo de este bendito país, siempre ha sido para mí un momento mágico. Quizás por mi veneración a sus antepasados, tal vez por la premonición de que el alma se estremecerá en cada abrazo con su gente.

Los primeros contactos son como siempre, espectaculares, el pisco en el free shop, las sonrisas de sus dignos habitantes, las fotos de su orgullosa gastronomía. Me cuesta encontrar a quien me espera, un collage de carteles abarrotan la salida, entre ellos y luego de tener que concentrarme, mi nombre anotado en unas prolijas letras mayúsculas.

Me recibe un señor de enorme sonrisa, canoso, alto, educadísimo, subimos al auto y buscamos el mítico barrio de Miraflores. En el camino entrelazamos palabras sobre las variedades del pisco, sobre Chabuca, sobre el cebiche y la papa, sobre los incas y los mochis, sobre todo eso que me enamora del Perú. Lo que pasó después es difícil de contar, encuentro con mi gran amigo Fede y con Maxi, un restaurante, algún plato para pasar el rato y un bar y dos muchachas y 3 chilcanos y un cielo brumoso y nostálgico de Lima que se agarraba a trompadas con mi felicidad.

Quedan 6 días contados con minuciosidad japonesa, entonces a disfrutar cada segundo, cada pisada, cada bocado, cada gesto de amistad. Ya es la mañana del sábado, me junto al mediodía con mi hermano peruano Felipe Salas, el abrazo de siempre con el sabor del ahora, está también ese sol omnipresente que es Gianni y Roberto y su sonrisa. Nos vamos con Fede y los chicos al primer encuentro con la gastronomía más feliz de Lima, uno de sus Huariques (podés  leerlo como un dato, una cueva, esos lugares donde lejos del glamour, se encuentran las verdades).

El Atlantico

Llegamos a El Atlántico, un restaurante de barrio, enrejado, con mesas y sillas austerísimas pero cómodas, con servilletas tan de papel como absorbentes, con gente tan común como real. Felipe se siente en su casa, abre una caja con sus copas y otra con sus vinos, un Albariño es enviado sin escalas al freezer y un Pinot reserva de Morandé a la heladera.

Los comensales de las otras mesas sonríen, varios personajes japoneses son felices en El Atlántico, llega a nuestra mesa una chica de claro origen oriental, hermosa, amable. Felipe pide una ráfaga de platos y el albariño con ellos. Hablamos de los encuentros, de la amistad, de nuestro amor por los lugares de todos los días, donde sólo hace falta el pasaporte de una sonrisa y las ganas de comer rico. Llega el primer plato, va al medio, obvio, cebiche de lenguado y pulpo, con su camote, su maíz blanco gigante, sus trozos grandes, su rocoto, el culantro, la maravillosa cebolla morada y el limón tan sutil como peruano.

Las onomatopeyas se entrelazan, incluso alguna puteada tan argenta para elogiar las cosas, impresionan la simpleza y el todo. El Albariño, se agarra de la mano del cebiche y le promete amor eterno, se casan en el altar de mi boca y yo, sin arroz todavía brindo por los novios. Y entonces cuando nada parecía más perfecto, llego la tortilla de hueveras, Fede se lanza, lo sigo, y va Feli con vehemencia y Rober con mesura y la explosión y otro trago de albariño. Y sin pausa un salteado de pescado del día y verduras en una salsa Nikei tremenda, todo al medio, todo de todos, todo de todo. Y llega el Morandé Pinot reserva, impecable, amplio, generoso.

Otro salteado de mariscos al ajo y un lomo saltado con calamares, con cebolla morada, tomate, semillas de ajonjolí (sésamo blanco para los que no saben) y unas papas fritas crocantísimas. No queremos que el Pinot termine, simplemente porque no queremos que el momento termine, pero como dice la canción “todo concluye al fin, nada puede escapar”. Decir adios a un lugar como El Atlántico es como despertarse de noche y con frío para ir a la escuela (Mora sensation).

Antes de salir nos abrazamos al señor japonés Lorenzo Kanashiro ese que lo inicio todo, ese que empuña una cerveza helada y lanza una hermosa carcajada. Llama a sus nietas, aparecen impecables 3 divinas mujeres con rasgos japoneses, 3 cocineras, 3 hermanas, las Kanashiro, que son hermanas nada más que para que cuando cocinen, todos seamos sus hermanos. Hablamos de la historia, del respeto, del pasado y el porvenir, nos abrazamos, salimos emocionados.

Primera emoción gastronómica en Lima, probablemente algún pecado nos espere a la vuelta de la esquina, yo seguramente no me negaré se los prometo…

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Fuente: ArgentineWines

El dolor, el miedo y una nueva oportunidad para amar

In AguaSuaves, Blanco, Exclusivos on 11 septiembre, 2010 at 12:29 PM

Por George Blanco

Aquella mañana del martes 11-S mi mama me despertó con el primer choque. “Fue un accidente”, me dijo. Al rato vimos como el segundo avión se estrellaba en la Torre Norte. Día del maestro en Argentina, feriado. Salimos a “festejar” (mis padres son maestros), no probé bocado. Intente marcar en el teléfono. No contestaron.

Miércoles 12 volví a intentarlo. Fui al telecentro. Una, dos, a la tercera la escuche. La persona que mas amaba estaba cerca de New York en aquel momento. Me tembló la voz. No supe que decir. ¿Tenía que decir algo? Probablemente no hacía falta. Lo que mas deseaba era escuchar que estaba bien. Pasamos ese momento.

Camino a casa no entendí nada. Putié, lloré. Aquella nena de catorce años debía estar esperando el Otoño con amigas mientras andaban en sus bicis por las calles y no viendo como dos torres macizas de 111 pisos se venían al suelo. El cielo gris, oscuro, Nueva York pasmada. No existía Twitter, ni iPhone y los blogs que apenas irrumpían.

Me conformé con ver todo por TV, mientras aquellos señores de corbata hablaban y daban sus versiones del hecho. Menos entendí. Bush, el hijo de todas las putas de Bush anunciaba que Estados Unidos y el resto del mundo caerían con todo el peso para erradicar el terrorismo, algo que después entendí el mismo había creado años antes, mientras escuchaba como su padre cenaba con Bin Laden en Dallas. El dolor, el miedo. Las vidas, todo se había planeado en un sin fin de cenas y meetings mientras el petróleo cotizaba en alza en Wall Street.

Lo que debía ser un juego se había convertido en una película de terror. Yo sufría, seguía sin entender. Veía horror y no podía hacer nada. Llegué a mi casa, lloré mas aún. Mi mama me abrazo, lloramos juntos. Le dije que tenía miedo, que el mundo se venía abajo, que no estábamos seguros. Entonces, ella me levanto la cabeza.

Me miro a los ojos y me dijo” “Hijo, yo se que ella está cerca, yo se que es por ella. Yo se que es tu primer amor, y eso es mas fuerte que todo”. Mis lagrimas, resbalando por mi mejilla le dieron la razón. “Esta bien”, le contesté. “Le dije que la amaba”, continué. Y no pude pronunciar ninguna otra palabra.

No hacía falta mas. Me abrazo mas fuerte, me soltó la mano y me respondió “Quedate tranquilo, hiciste lo mejor que podías haber hecho”. Aquella noche me acosté, me temblaba el cuerpo, tenía en mi mente todo el recorrido del día, las imágenes, el teléfono, mis sensaciones cuando la escuche, y cuantos habrá habido como yo, que lo único que necesitaban era que aquel ser querido dijera “Hola”.

Antes de cerrar los ojos, la única certeza que tenía era que había sido un afortunado, porque no solo me había dicho “Hola”, sino que le había podido decir “Te Amo”. Me sentí a salvo, seguro. Ahora si cerré los ojos, decidido a soñar con la nueva oportunidad de escuchar su voz.

Hoy, nueve años después, salgo corriendo a llamarla de nuevo. El día es hermoso, bien primaveral. Y el sol me pega en la cara. En otra historia, con otro contexto, a nueve años de aquel 11 S hoy puedo volver a escucharla. Y hoy le digo “Te Amo” mas seguido.

Porque comprendí que debo hacerlo cada vez que tenga oportunidad, porque ese es mi mejor homenaje a la vida. Es trascender fronteras, es una fuerza invisible capaz de construir las torres gemelas que sean. Y es infinita, indestructible.

¿Habré comprendido el verdadero significado de la palabra amar? No lo se. Solo se que lo siento, como aquella tarde del 12 de septiembre. Y hoy pienso en si aquel bombero le dijo a su esposa “Te Amo” al salir de casa, o si mama e hijo se despidieron con un fuerte abrazo.

Pienso en el beso de aquella pareja que esa mañana salió a caminar y decidió entrar al centro comercial del World Trade Center, o en aquel ejecutivo que llamo por teléfono a su mujer para decirle que la amaba, para contarle cuáles eran sus planes. Pienso en ellos, y pienso que el mejor homenaje es amar, como única condición para vencer al odio.

Imágenes: boston.com/bigpicture

Homenaje a Hugo Guerrero Marthineitz

In AguaSuaves on 31 agosto, 2010 at 3:27 PM

Nació en Lima, en 1924, y llegó a Buenos Aires a mediados de los ’50 para convertirse en una de las más importantes figuras de la radiofonía argentina.

1924 - 2010

Creador de clásicos como El club de los discómanos, El show del minuto o Reencuentro, y de su recordado ciclo de entrevistas en televisión, A solas, Hugo Guerrero Marthineitz revolucionó la radio con un estilo único, transgresor e indomable, que le granjeó la admiración y el reconocimiento, pero también envidias, odios y despidos.

Andaba en la mala: casi indigente, ganándose la vida leyendo cuentos a domicilio, hubo noticias de él un mes y medio atrás, cuando apareció internado en un neuropsiquiátrico. El sábado 21 de agosto murió de un paro cardíaco en el Hospital de Clínicas. Para despedirlo, lo más granado de la radio argentina habla de él y de su maestría exquisita.

Del suple Radar del diario Página/12 estos textos:

Me voy a referir a Hector Ricardo Garcia

Por Lalo Mir

Tenía el don de la radio. Yo con él descubrí que todo era posible. Tenía un cartel en el que veías, escuchándolo, eso: que todo es posible. Cómo se entiende que le haya vendido a Radio Belgrano la idea de El show del minuto, un programa de una persona, él solo, sin música de temas, sin cortinas, ni presentadores de noticias, ni jingles, sin gong. El hacía todo. Y era 1963, 1964. Impensado. Y fue un éxito. Y cambió todo. Hacía cosas que decodificabas, travesuras. Una vez, durante un gobierno militar, le llegó una reglamentación para que no se pasaran canciones pegadas del mismo sello, algo que venía de la industria discográfica: hizo cinco horas seguidas pasando “Argentino hasta la muerte”, de Roberto Rimoldi Fraga. En otro programa decía, cada diez minutos, “hoy me voy a referir a Héctor Ricardo García”; sólo eso, estaba peleado, no sé por qué. Y al final, dijo: “Hoy me referí a Héctor Ricardo García”. Y nada más. Una cosa fuera de todo contexto.

Teníamos un amigo en común, el pintor Hugo Laurencena, que una vez lo trajo a comer a mi casa, con mi familia, mis hijas, todo. Al entrar, muy emocionado, me abraza y me dice: “Lalo Mir, tengo que confesarte algo: es la primera vez que un colega argentino me invita a comer a su casa”. Era un cabrón, era mal llevado. Se peleó con todo el mundo. Y si había alguien más, también se peleaba. Conmigo no, pero bueno, de pronto te reclamaba cosas.

Siempre fue mi referencia en la radio. El tenía cierta debilidad conmigo, también. La primera vez que me invitó a A solas, en la tele, no sabía qué decir, estaba aterrorizado. Arrancó así: “Lalo Mir, ¿cómo hacés para hacer lo que hacés?”. Me mató. “Te escuché a vos”, le dije. No hay límites, es la cabeza de uno la que los fabrica. El era cautivante, te colgabas a escucharlo, te entraba como una hipnosis. Fue un oficiante, para mí, en mi carrera.

El hombre ilustrado

Por Alejandro Apo

Instaló un modo de hacer radio unipersonal, de clima, y es mi mayor influencia. El show del minuto era mucho más que una compañía: yo me sentaba a escucharlo, no quería que nadie me interfiriera. Recuerdo muchas de sus frases: “Hasta mañana si Dios y los ómnibus lo permiten”. Manejaba como nadie esa conjunción de palabras, música y silencios: hay un antes y un después de él en la radio. A diferencia de Carrizo o Larrea, que se inclinan más por el énfasis y la afirmación, él iba por el lado de la pausa dramática.

Nunca voy a olvidarme de cuando le oí leer, mientras estaba haciendo la colimba, “La mujer ilustrada”, un cuento de Bradbury. Era impresionante: les ganaba en audiencia a las telenovelas de la tarde. Cuando Vicente Muleiro me convocó a Radio Nacional para hacer mi programa a la tarde yo tenía dudas; “Hacete tu show del minuto”, me dijo. Y ahí me sentí Gardel. Aunque soy consciente de que, leyendo, no le llego a los talones. Porque para mí el Negro en la radio es como el Diego en el fútbol: el más grande de todos.

Otro mas que clavo la sintonia

Por Víctor Hugo Morales

Era un hombre extraordinario, sumamente inteligente, sin vueltas para decir lo que pensaba. Está en el podio de los cinco o seis grandes de la radiofonía, y lo digo pensando en Mareco, Larrea, Carrizo, Cacho Fontana, Soldán, una especie de sexteto de oro de nombres que ahora se me ocurren. Quizás haya sido el más revolucionario y personal de todos ellos, en cuanto a un manejo de la radio como un hecho integral en el cual lo grabado convivía con lo que se hacía en vivo: la tarea de operación tenía que ver con otro talento que él desarrollaba al tiempo que hablaba. Creó un mundo fascinante a través de eso.

Diez días antes de que muriera había sido su cumpleaños y pedí encarecidamente al equipo de producción que los móviles fueran a verlo, pero a veces uno pide y de repente surge una de esas porquerías que tenemos que documentar, parece que no me dieron ni bolilla. O a lo mejor no supieron encontrarlo, porque estaba internado. Cuando supe de su muerte me vi en una playa de Colonia, años ’60, cuando decía aquello de “Otro más que clavó la sintonía”, y me encontré con la pena que se siente ante personas de estos valores, emparentadas además con lindos recuerdos de nuestras mocedades. Y me inspiró un rechazo muy grande la soledad evidente y la pobreza en la que murió, no me parece justo para un hombre que fue un gran trabajador. Pero eso hace a cuestiones impenetrables para mí: por qué le pasó.

Tenía una voz maravillosa y una impostación muy especial. Y tenía un gran respeto por la palabra, por su relación con los silencios, con la buena vocalización. Por los tonos que a través de una risotada o de una risita leve, matizando su discurso, podían significar una parte muy importante de lo que estaba diciendo. Manejaba eso como nadie. Era un verdadero maestro.

Otros párrafos homenajean al Negro:

Fuente: Radar

La insociabilidad de las redes sociales

In AguaSuaves on 30 agosto, 2010 at 10:24 AM

Un ¿análisis? de la situación.

Por Victoria Hertel

¿Cuánto se ha hablado – o escrito, pongo por caso – del tema ya? Dirán, “ufff, otra pesada más con el cuento de la Buena Pipa”. Ok, si. Y no sólo pesada sino que, además, delirante. Victoria Hertel, mucho gusto.

…Veo que tenés valor, caro lector, puesto que seguís leyendo estas líneas…

Podemos decir del tema mucho, mucho. Por ejemplo, podríamos entrar en una “melancolinización” haciendo apología de tiempos pretéritos,  cuando no teníamos más que los autitos para jugar (si, yo jugaba a los autitos en vez de a las muñecas… ¿y?), los autitos, digo, las escondidas, exploradores, el piedra libre, los playmóvil, el Estanciero, el mazo infaltable de cartas… bla, bla, bla.

La realidad es que no me imagino cómo hubiera sido mi infancia con la tecnología de ahora. Y me alegro de no saberlo, y de haberla vivido como la viví. Punto.

También podemos hablar de que las redes y avances tecnológicos han cambiado revolucionariamente el paradigma de las relaciones, a todo nivel: personal, profesional… Ése es uno de los puntos que más me asombra y maravilla: no se a ustedes, pero a mi me han facilitado muchísimo las cosas, también a todo nivel.

Peeero… hay otra cara de este fenómeno, tan complejo, por cierto: Además de lo anterior, ¿en qué otro punto se basa tanto éxito? Quizás es que nos hace sentir menos solos, sentimos que hablamos con alguien, que estamos conectados.

¿No será que tenemos miedo de escuchar nuestra propia voz interior, de quedarnos solos con nosotros mismos?

¿No será que nos da vértigo mirar a los ojos a la persona que tenemos al frente, hacernos cargo de ese momento terrorífico que significa el ahora? Qué terrible idea ésa… El ahora es lo único que realmente tengo.

“¡Chau, loco! ¿Y lo que pasó, lo que fue? ¡¿¿No existe más??!” Me auto-pregunto. “Sí, existe, Vi…”. Y recuerdo que, paradójicamente, el pasado es, hoy,  tanto más nítido a nivel vivencial cuanto más presente estuve en ese presente (valga la redundancia) que ahora es pasado. O sea que mientras más esté en mi presente, mejor calidad de pasado será mañana…

¿Te mareaste? Yo sí. Lo cierto es que estamos en un lugar, rodeados de gente, pero solemos estar ausentes, no conectamos con ellos, sino con lo que se ha convertido en nuestra extensión, el diabólico aparatejo que “nos conecta con el mundo”.

Digamos que tuiter, por ejemplo, ayuda a solucionar ciertos “temitas” comunicacionales de algunos… como los míos, claro. Pero para que no se haga tan largo este texto y se desvíe tu atención, este tópico será tratado más exhaustivamente en otro apartado.

Futuro, sí… pero no desesperéisCon el presente, basta y sobra.

Fuente: Negro&White Blog