maximo tell

Archive for the ‘Exclusivos’ Category

La emoción alrededor de 2012

In Exclusivos, Jóvenes Sueños on 19 diciembre, 2012 at 3:07 PM

Todavía no puedo descubrir los motivos últimos, pero sospecho de algunas razones, porque se presenta nuevamente la emoción. Acá estoy, esta vez sentado en un café que bebe a sorbos mi tarde, otra vez ante el mismo relato. Narrarse la vida, tal como deseamos vivirla: Ana Maria Bovo en TEDx Córdoba 2012 (vean al final el video favor).

Son sus palabras, el tono, su literatura oral. Página inolvidable de mi año que ahora veo escaparse. Un año en el que intenté hacer mucho, creo logré algo y me quedaron cientos de proyectos por seguir encaminando. Como todo momento de quiebre hubo muchas lágrimas ocultas, broncas y enojos contenidos. Felicidad y risas con amor que sanan todo. Amigos interminables y noches donde los sueños igualan a las estrellas.

20121219-150546.jpg

Esa mañana, después tarde en TEDx Córdoba me llevé una fotografía que me dio gusto revelar. La vida había llegado a nosotros para que le contemos una gran historia, para que la soñemos, le demos movimiento y acción, para que sobre todas las cosas seamos artífices de nuestras propias emociones o alegrías. Ese día, casi al final del evento se me ocurrió defender y sobreponerme a la emoción, mientras algunos nulos pensadores osaban criticar desde su quietud mental, me di cuenta que eso también sería parte de esto. Vi que en el relato siempre habría personas que no entendiesen nuestras motivaciones, aquellos que desde la envidia criticarían sin saber, sin siquiera entender o conocer y casi siempre sin ellos mismos hacer. Hoy a finales de año me siento orgullo, así como ese día, de estar del lado de los que intentamos crear, conversar, escuchar a los demás antes de despotricar.

Buscar la manera de crear o emprender algo no es fácil, me siento satisfecho por haber aprendido muchas nuevas variables técnicas este año para intentarlo mejor el próximo. Pero sobre todas las cosas me llevo ese espíritu que me vuelve a emocionar, el de inspirar, el de motivar a soñar, el de insistir en no temer, el que impulsa a vivir. Esta es mi forma de agradecer a todos aquellos que se sentaron unos minutos conmigo en un café a escuchar mis delirios, a interesarse. A todos gracias.

Hoy me vuelvo a emocionar hasta las lagrimas mientras la moza me mira algo confundida, ese día con un nudo en la garganta, escribí:

La actriz, escritora, docente, dramaturga y directora teatral, sencillamente lució su extensa trayectoria como narradora. “Muchos hablan pero pocos dicen“. Emotiva, contundente, profunda y sensible. Dejó flotando la emoción en el salón por esa literatura maravillosa con la cual su garganta se llena cada vez que su memoria la impulsa a crear.

Cuando algunos osaban criticar un evento tan preciado como en el que 17 personas se comprometen a contar ideas e historias que les cambiaron la vida, Bovo nos volvió a ubicar a todos. Nos hizo entender el sentido de TEDx: Inspirar, movilizar. Porque nadie llega con verdades al escenario sino con vivencias, porque ninguno esconde en su dramatización las rugosidades de sus sentimientos, eso vuelve único a este escenario TEDx.

Con Bovo viajamos, sentimos y nos emocionamos. Al final de la charla me sentí rendido, a los pies del arte, acribillado de literatura, aturdido de palabras precisas que construyen un sentimiento. Abrazado por la grandeza del que construye y comparte. No tengas miedo, escribe tu historia, ama, siente, sueña y vive.

Repasen todos los análisis del TEDx Córdoba 2012 y sus vídeos en esta nota @negrowhitenet

Anuncios

Es la comunicación, estúpidos

In Derecho a Replica, Exclusivos on 5 septiembre, 2012 at 9:52 AM

“Se viven años de cambio y oportunidad”, sostiene cuanto comunicador cruzo en charlas y conferencias. Mas allá de la obviedad que encierra la frase y su inutilidad alarmista, me parece que no se enfoca en lo que realmente debemos hacer en épocas como estas (y como todas, con cambios y oportunidades): comunicar. Gobiernos, Medios, Corporaciones, estudiantes, profesionales, líderes y poblaciones enteras viven, reniegan, votan y se pelean o creen triunfar en un enfrentamiento meramente dialéctico. El mundo que construimos desde la comunicación nos está claramente venciendo y cegando a la vez. ¿Vos que estas haciendo por este mundo en comunicación? Aclaración: el silencio también es una acción.

En mi país se viven años en los que el Gobierno de turno está claramente enfrentado a un Grupo de Medios y enfocado en “combatir” a ciertos periodistas (las comillas implican que el verbo es exagerado pero lo uso para graficar). Mis compatriotas se exasperan cada vez que el Gobierno, por medio de la Presidencia o Ministros, comunica algo. Los medios padecen que desde el Estado les determinen la agenda informativa y se enfrentan a su peor panorama empresarial en años. Esto último hace referencia a que los medios gráficos por ejemplo, cada vez venden menos, los programas políticos son cada vez menos vistos en TV y las radios propalan toda la publicidad oficial, u opositora, que necesiten para subsistir.

En el medio, la gente, la audiencia. Perdida, callada y aturdida. Inmóvil, inútil y sin saber a quien escuchar en vez de pensar algo que decir… y decirlo.

20120905-095830.jpg

Un Gobierno que comunica

El Gobierno en mi país habla y mucho. No es mi intención determinar acá si lo hace bien o no, pero las maniobras que cada semana realiza parecen por lo menos darle la razón acerca de ganar la escena. Esta especie de cambio, que se ha generado en una joven democracia, se sustenta sobre todo porque Gobiernos anteriores compartían en cierto modo el manejo de la agenda con los medios. Planteaban un Ministro a diario para regar los temas del día, convivían según los grandes medios preferían en sus programas, se prestaban a participar del banquete que los canales o radios preparaban con cada tema. En ese contexto se participaba, se exponía y expresaba pero sin confrontar en ningún punto. Los especialistas de las comunicaciones gubernamentales estaban mas bien abocados a que la escenografía de cada puesta se vea perfecta, puliendo detalles y evitando que los medios llegasen a ver desperfectos políticos. Yo a estos objetivos comunicativos en política le llamo El arte de disimular, el Gobierno se mueve y negocia una agenda donde permite decir a cambio que le permitan esconder otras cosas.

De un tiempo a esta parte, un Gobierno procedente del mismo movimiento político, ha planteado un cambio en esas reglas del juego mediático nacional. Cuando la fuerza partidaria lo vio conveniente se permitió romper con el método anteriormente descrito. De esta manera estamos frente a un escenario que llamo El arte de decir, donde el Gobierno es el principal emisor, entendiendo la lógica que cinco ministros hablan mejor que uno, que habilitar múltiples canales redobla efecto y que empatar las fuerzas mediáticas con medios también es equilibrar percepciones. Básicamente me refiero a que el Gobierno se ha permitido distribuir licencias de medios o alentar que empresarios amigos (o no) creen medios para de esta manera empardar la oferta de mensajes públicos. Pero mas allá de esa metodología empresarial el punto mas fuerte en el que se ha parado esta gestión es en ganar la escena y robarles a los medios la posibilidad de dictar agenda. Son casi nulas las veces que en algo así como una década, los medios han logrado posicionar con fuerza temas en la agenda pública, los que se han tornado como importantes no han subsistido el tiempo necesarios para dañar la imagen oficial o han sucumbido a otro tema planteado.

Acá es por donde pasa la clave de lo que pretendo plantear. Vos que eres comunicador o simple receptor ¿Tienes consciencia de esta disputa mediática donde siempre pierde la población?. En una vereda están los Medios que llamaremos opositores al Gobierno, aquellos que motivados por intereses particulares y empresariales han tomado la bandera de forzar los limites de lo ético en pos de intentar tener la razón en algún punto flojo de la administración actual. Digo ‘intento’ porque teniendo los medios mas consumidos, la Corporación a menudo se ve ridiculizada y es quien mas perderá en esta batalla mediática. Se ha postulado como parte de una pulseada con el Gobierno en donde ha perdido décadas de prestigio y su activo clave: la credibilidad. Este activo no lo podrán recuperar jamás, mientras que el Gobierno o una fuerza política goza con el frágil olvido que tiene la sociedad o con la oportunidad siempre latente de ensayar reparos con nuevas propuestas que suenen superadoras. Los medios en este caso pierden por segunda vez cuando cegados en una guerra, que se han auto proclamado para victimizarse, se ven presos de su propia ineficiencia. Los adictos a los comunicados oficiales en tanto, estarán tan preocupados por defender un modelo de hacer que dejaran de escuchar lo que dicen, perderán nociones de verdad y terminaran sin ver las fallas intestinales que amenazan realmente al movimiento social al que pertenecen. En ninguna visión parece preocupar la anticipación que hay que tener para sostener un modelo político o empresarial.

Todo gobierno tiene flancos débiles, casos de corrupción interna o funcionarios sospechosos; los medios en vez de ir a fondo con innovadoras formas de sostener y exponer investigaciones eligen pelear en la arena superficial. Es mas simple buscar un periodista de pasado respetable que con dinero produzca breves informes de impacto que no lleguen ni a encender consciencias por la propia debilidad comunicativa que proponen. Esta alternativa es mas simple de vender o promocionar, es algo mas parecido al redituable show televisivo que a las grandes investigaciones periodísticas del siglo XX. En este siglo hiper conectado, los medios no logran darle calidad o innovación a sus informes como para que la gente, por el simple hecho de reaccionar a una conducta gubernamental incorrecta, quiera entender un caso. Por supuesto es mas simple buscar métodos alternativos de financiación, despotricar sin periodismo serio y buscar argumentos en los políticos que en este turno se hagan llamar opositores con su manual de frases catastróficas hechas.

Frente a este panorama el Gobierno no tiene mas que razonar por un momento, ¿Cómo dominar la escena e instalar los temas según mi conveniencia?. Tiene herramientas como nuevos medios que ya mencionamos, pero también ha detectado a tiempo la presencia que debe tener su mensaje en redes sociales, entiende que para atravesar el cerco de los multimedios se debe recurrir a las Cadenas Nacionales (interrupciones legales de la programación en las principales emisoras de radio y televisión) y por sobre todas las cosas, comprendió que la agenda de acciones oficiales debe seguir una lógica estratégica en términos de comunicación. Este último factor puede llegar a prevalecer por sobre las propias necesidades sociales o estirarse hasta donde el contexto lo permita. Grandes, medianos y pequeños anuncios oficiales, presentaciones ministeriales, mensajes sectoriales de impacto, debates para analizar la opinión publica alrededor de una cuestión y hasta favorecer publicaciones de miradas opuestas a sus intenciones pueden ser útiles. Amortiguar los golpes y salir ileso, posicionando siempre su discurso en el centro y proponiendo una polarización ha sido la jugada.

Planteando así el escenario, desde la tribuna oficial, no han tenido nada mas que ver pelear a mandos medios con menos nutridos periodistas, lograr el apoyo de sus miembros base para la defensa cuerpo a cuerpo en todos los temas que polarizan y polemizan, tener siempre preparados anuncios que borren temas de agenda y postulen nuevas discusiones. Mientras el Gobierno planifica, postula y concreta mensajes para controlar la agenda, los Medios caen en cada trampa que estas propias comunicaciones le establecen. Se filman reuniones donde participa un Ministro y se ensayan análisis de formas y no de fondo, se realiza un mensaje en cadena y se quedan viendo cuanto dura, la cantidad que se usa el método y hasta aquello que se interrumpió, pero nunca el mensaje.

Se atacan cuestiones colaterales y nunca el núcleo de lo que se plantea. Se deja a la gente, o se la incita en algunos casos, a gritar ante el televisor antes de tratar de que entienda; ni un posición ni otra. Entonces a mis compatriotas que tanto reniegan a diario por el uso, las formas y la comunicación oficial les recomendaría que se preocupen y exijan a sus medios afines a que les postulen análisis que valga la pena. Es comunicación, estúpido, es política. Periodistas moralistas de las formas pónganse a investigar lo que realmente haya que develar y dejen de hacer propaganda o show pago. Votantes enojados dejen de gritarse a si mismo y piensen, analicen, profundicen.

La guerra no es tal entre un grupo mediático y el gobierno, esa guerra tuvo su desenlace en las urnas aunque el rating indique lo contrario. En lo que si estas a tiempo de participar, es de la batalla discursiva que se genera a cada minuto desde la comunicación de posiciones. Si eres un comunicador militante, propicia la purificación del movimiento y la difusión de lo hecho correctamente. Si eres comunicador que no comulga con el Gobierno, intenta develar lo que haga falta con profundidad y calidad para despertar conciencias. Quizás haciendo lo que cada uno tiene que hacer, tengamos mas claridad para pensar en cada comunicación que se propone y hasta intervenir siendo parte realmente de la agenda. El cambio es constante y la oportunidad te espera.

Una ciudad emprendiendo

In Exclusivos, Pasiones on 23 julio, 2012 at 12:39 PM

La segunda ronda de cafés los hace ver más viejos. Más allá de las pantallas cualquiera que pasa dirá “que hacen que no están jugando al fútbol”, pero es donde se quiere estar. A veces el ruido se apaga y solamente se escuchan entre ellos; sueñan, deliran, hacen. A medida que nombran proyectos y cosas que “serían así o asá”, las mesas parecen volar por los aires y las cosas suceden. Emprender es soñar, hacer mundos y superar esas etapas con los aprendizajes y contactos necesarios para materializar una idea. Ahí es cuando se cierra la mesa y se abre un mundo de personas dispuestas a compartir la experiencia.

No es fácil emprender, mucho menos que una ciudad entienda ese espíritu. El proceso creativo de tener una idea, darle forma y conectar con el esquema de ejecución, formación de equipos y financiación es realmente complejo. Pero se hace más llevadero cuando se genera un clima emprendedor. Ecosistemas donde las ideas se protegen, los procedimientos se comparten y la ejecución tiene acompañamiento u orientación.

En mi ciudad está sucediendo, seguramente hace tiempo, pero ahora y cada vez con más fuerza. Sobre todo mejor. Esta semana estuve con gente de tres eventos en particular que marcan la tendencia que vive Córdoba en general. En todos se respiran aires de emprendedorismo donde los que saben enseñan, los que viajan cuentan y los que hacen inspiran.

TEDx CORDOBA

Vamos en busca de ideas que inspiran ideas, vamos a TEDx Córdoba. La segunda edición del evento en su versión cordobesa se viene con todo. Un gran equipo detrás está trabajando para volver a sacudir los espíritus de miles de personas. Cabe destacar que es ya un evento mundial ya que la edición 2011 tuvo una audiencia superior a 10 mil conexiones en su stream oficial, mas los presentes y nodos.

Recomiendo que te pre inscribas y conozcas lo sucedido el año pasado (Leer nota)

Por los que no llegamos.. todavía

Otra cuestión que viene sucediendo es el descenso del pedestal de los hombres que saben, hacen o conocen más del tema. No sé precisamente como era antes pero de un tiempo a esta parte ha un buen grupo de personas, algunos empresarios otros emprendedores y hasta intelectuales, que se encargan de compartir conocimiento. Y aplaudo que esto suceda porque no tan solo lleva en sí mismo un sentimiento democrático del saber, sino que además es lo que los emprendedores más necesitan. Alguien que los escuche, que les hablen, que les hagan las preguntas justas y hasta los orienten o incomoden.

Hace años quedé sorprendido de la capacidad de un profesional para eso. Hacía que tu idea sea mejor y con sus preguntas lograba que suceda mejor, que empiece a querer ser. Un groso.

Otros que abrieron esta puerta fueron Juan Manuel Lucero (Innova), Roberto Allende (Menttes), Pablo Verdenelli (Infoxel), Martín Frascaroli (Aivo), Gabriel Franciosi (DoingGlobal), Emanuel Olivier (Genwords), Lucas Emma (Pedeolmos), Lucas y Gonzalo Funes (EnOrbitas), Andrés Pallaro y Esteban Rossetti (Modelos Digitales) y el Cluster Córdoba Technology, que organizaron el 1º Encuentro de Emprendedores Tecnológicos.

¿El objetivo? Fortalecer el ecosistema de negocios digitales, potenciar la llegada de nuestras empresas y productos al mundo y traer del mundo lo mejor para apalancar nuestro camino emprendedor.

El evento estuvo ameno y útil, algo simple como mejor sirve. Les recomiendo que lo repasen en detalle desde la óptica de Andrés Pallaro que lo cuenta en su blog (ver nota) y anuncia como se sigue.

Y por último estuve en el III Encuentro de Capacitación y Vinculación empresarial de la Fundación E+E. Donde volví a sentir que se respiran en Córdoba aires de emprendedorismo. Buenos detalles técnicos, networking constructivo y participaciones inteligentes.

Les dejo las presentaciones y los elementos más destacados de lo que fueron las exposiciones de Edgardo Donato (Mundos E) y Pablo Verdenelli (Infoxel)

Presentación de Edgardo Donato aquí

> Presentación de Pablo Verdenelli aquí

Cuando con los disconformes nos miramos a los ojos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 26 junio, 2012 at 6:09 PM

En mi país (siempre) se viven épocas de disconformidad. Como todo Estado con una joven democracia, padece los por menores de descubrir la política (bondades y miserias) en cada Gobierno que se sucede. A su vez los ámbitos que en un momento fueron dejados de lado por el grupo político dominante, se sienten ultrajados, se arrogan para si el derecho patriota y condenan lo otro. Cuidado, también sucede a la inversa en la que los grupos que han sido observados en este turno, ahora defienden los beneficios obtenidos a capa y espada, tildando de traidores a los anteriores. Lo que sucede entonces en mi país, cada una serie de gobiernos, es que se suceden con ellos amores y odios extremos, donde la cordura escasea cuando se acercan las urnas y los delirios encierran cada vez intereses mas egoístas.

20120626-190129.jpg

Como si fuese poco, los nacidos en mi país poseen ciertas cualidades especiales en la sangre. Soy un convencido que mi país posee una cuestión antropológica de la cual nunca podrá escapar. En él se mezclan elementos que nos hacen únicos pero a su vez nos condena a seguir buscando un éxito esquivo. Y quizás la primera premisa es pensar en nuestra construcción de éxito y felicidad nacional. ¿Qué necesitamos para ser felices? ¿Qué consideramos como exitoso en el país? ¿Somos capaces de ser lo que pretendemos ser? Pero no hablo de una incapacidad real para lograr algo, sino de una falsa creencia en nuestro destino como sociedad. Quizás le pedimos a los argentino ser algo que jamás fuimos o tal vez nunca llegaremos a ser. Por favor que no se confunda: esto no significa que no debamos pelear por el país que pretendamos pero reconocer en nosotros y los otros las mismas condiciones para ser, pretender y hacer.

Escucho y leo a diario personas que piden al argentino mas de lo que ellos están dispuestos a ser o hacer como argentinos. Veo enojos contra falsedades desde una postura falsa; siento que alguien reclama lo que no fue o es capaz de brindar; escucho muchas veces renegar sobre actitudes que mas allá de verlas en ojos ajenos se deberían reconocer como propias. Entonces la charla se frena en seco en esta parte y el interlocutor se limpia las manos, como diciendo “yo nunca milité”, “no tuve cargos”, “siempre fui independiente”, “jamás me quise ensuciar”, “la verdad que no tiene sentido participar”. Entonces ahí un sueño de país se apuñala con una hostia.

Los días pasan y uno siempre recibe descubrimientos ajenos sobre su persona ¿No les parece? A mi todo el tiempo me miran de lejos y me dicen “que engominadas que tienes las ideas”; “se te despeinaron los valores e ideales”; “porque no te afeitas y dejas en paz las posiciones”. Quizás ya se haya notado algo que omití: en mi país todo el mundo opina de todo, sin saber o hacer absolutamente nada. Abundan los Directores Técnicos que no saben ni patear una pelota; los ministros de economía que no acomodan ni las cuentas de la señora; los Presidentes que no son escuchados ni por sus hijos; los arquitectos que no construyen ni suspiros; los soñadores que no se animan siquiera a dormir con la luz apagada.

Entonces en eso anda mi país. Abusando en cada esquina de la ventaja sobre el otro; criticando sin leer; renegando sin estudiar; apuntando sin hacer. Encima soy periodista y pocos entienden que mi trabajo es que todos tengan los elementos suficientes para construir posturas nutridas de información. Pero “que zurdo que estas”, y el “estas sonando gorila últimamente”. ¿Donde se acaba el péndulo acusador para que comience la vara de análisis propio?. Acá, en mi país, todos se quejan de todos, diciendo que todos dicen lo mal que hacen todos y sin siquiera hacer lo que todos hacen critican a todos por señalar a todos los otros, que a su vez dicen que todos están convencidos que todo lo hecho es hecho para todos y por todos aceptado.

Hay veces, mejor dicho días, en lo que es asfixiante vivir en mi país. Sobra libertad para decir, pero falta tiempo para pensar. Todo se pretende para ayer; la ansiedad cuelga procesos en la plaza cada mañana; los que hoy condenan son los que ayer fueron condenados; la venganza es moneda de cambio y el olvido un cambio paralelo. Vos sos, vos fuiste, los ágiles que señalan se esconden tras la piedra de los estigmas. Yo respondo desde acá a mi historia, la pasada y presente, pienso hasta donde puedo y hago lo que me toca. ¿Vos?

Quizás solo sea yo el que veo el afuera desde una ventana errada o ¿queda alguien mas dispuesto a escuchar antes de condenar?

El periodismo, nuestra profesión mas hermosa

In Exclusivos, Malas Viejas, Prosas Propias on 7 junio, 2012 at 2:14 AM

Hoy es el Día del periodista en mi país. Por eso reflexiono, recuerdo y trato de concluir.

20120607-015745.jpg

Obra de Jose Bahamonde @ElJosedelaGente

Días atrás encontré a una colega que con apenas mas de veinte abriles renegaba de ser Periodista. Pero no era un simple berrinche sino mas bien una total desilusión con la profesión. La verdad que me alarmó, pero no como un padre o un adulto que no comprende a un joven sino desde el sentimiento mas puro de un par suyo y en este caso particular, compañero en una aventura profesional.

Seguramente sus reflexiones de periodismo – profesión – trabajo – realización, van mucho mas allá que un par de tweets y no pretendo tampoco decir algo solo agarrado de esas pocas palabras. Preferiría obviamente conversar un par de horas y entender o discutir lo que pensamos. Pero me animé y le escribí:

Para serte franco el periodismo, los medios y su gente son una mierda. Es así. Pocos se salvan y la mayoría elige salvar el bolsillo y no la profesión. Sabes bien que siempre hablamos con los colegas mas cercanos de ir en contra de eso que se ha instalado. Tu crisis personal es la crisis de todos los que amamos una profesión, no una carrera, no un trabajo, sino una profesión. Esto es: un saber hacer.

Yo siempre me veo como un contador de historias, ese me gustaría que sea mi título. Y mi primer examen fue quizás contarle una pelicula a mi madre cuando ella llegaba a la noche del trabajo. Me paraba al borde la mesa y hacía voces presentando los actores, le daba un abstract o sinopsis y terminaba con las frases o escenas mas vendedoras para convencerla de que la alquiláramos el fin de semana y la veamos juntos. Con suerte Papá llegaría de sus viajes y la podríamos compartir. En la mayoría de los casos, Papá no llegaba y lo que era un hermoso momento con Mamá viendo la pelicula a posterior se convertía en una espera interminable pegado a la ventana esperando que él llegase. Contar era bello, compartir era mas difícil y yo allí comprendí que la satisfacción no sería una directa consecuencia de lo que amaba hacer.

La vida de esta profesión es así. Somos así. Estamos hechos para contar historias, develar, cautivar, enamorar e invitar a una aventura o relato. Pero la desilusión es una constante, el dolor es casi una segunda inspiración y siempre nos faltará algo para lograr esa total satisfacción posterior.

Disfruto mucho sentarme a conversar con periodistas, aunque algunos pocas veces lo quieran y otros generosos lo acepten, siempre siento que me faltan horas para conversar con cada uno. Para conocerlos a fondo, para conocer sus gustos, miedos, intereses, historias y mostrar las mías. Es de lo que mas me lamento cada día cuando me voy a dormir. De estar soñando lo mismo que varios y que no estemos mas juntos. El día que los periodistas nos asumamos como un colectivo para construir sin egoísmos ni lógicas empresariales mezquinas de por medio, vamos a cambiar el mundo.

Actualmente es la profesión menos rentable, quizás la mas desprestigiada y condenada a caer en una trampa mercantil donde sin pactar con el poder político o económico, no se logran grandes cosas. Y me lo confirman periodistas que ven como bajan su investigación porque el diario premia al empresario que podría haber sido dañado; el productor al que no le dejan leer los mensajes de opiniones contrarias a las de la radio; el conductor que reniega de la falta de criterio y creatividad en su canal.

El periodismo en mi nunca morirá e invito a mis colegas mas grandes a convulsionar su espíritu. Vuelvan a ser indomables, renuncien a la comodidad, salten con los jóvenes a las aventuras libres de corporaciones. Eduquen, compartan, dialoguen, discutan, escriban. ¿Qué esperamos para recuperar la profesión mas hermosa del mundo? Finalmente le dije a esta colega desilusionada, dejá el periodismo pero no tu profesión. Escapemos del sistema, pero no del destino. Vamos a intentar ser soldados de lo que amamos y lograr algo juntos.

Los discursos en las redes sociales y nuestra revolución interna

In Derecho a Replica, Exclusivos on 21 mayo, 2012 at 2:27 PM

Nuestras posiciones a diario están en debate. Seguramente, en la ciudad que vivas existe un medio de comunicación dominante que intenta a diario implantarte un mensaje y a su vez otro grupo de medios o bien el gobierno de tu lugar, también insiste con lo mismo. La batalla discursiva en los ámbitos sociales no es novedad, mucho menos en política. Pero esto no implica que no debamos prestar atención a como se ha ido modificando el escenario con la aparición de internet y las redes sociales por ejemplo.

Los medios y el gobierno intentan influir en la agenda y en vos. En esa disputa que cada vez desconoce más la ética y la responsabilidad, nosotros los usuarios quedamos en el medio. Mucho peor aún si sos comunicador, periodista o trabajas en un medio: los mismos bandos intentan categorizarte para su vereda o el lado contrario, para rápidamente detectar alguna variación en tu opinión y poder tildarte de traidor; la otra opción es que pases a ser un “enemigo”. No me asustan las categorías porque los condenados (y a veces hasta los propios verdugos) sabemos del vacío conceptual que muchas veces estas llevan en sí. Lo que me alarma cada vez más es la soltura con la que podemos ser llevados y traídos y lo que es más grave aún: ¿No hay lugar para posiciones sin fanatismos, pensantes y medidas?

¿En qué momento confundimos el sano “estar de acuerdo con algunas cosas y con otras no” con algo dañino como el “ser tibio”. Este último no se interesa, “no le calienta” ni saber mas ni mejor. No tiene argumentos, pero una persona que se para equidistante a la trinchera de los medios y la vereda de un gobierno tiene otras armas. En ese contexto es que además los simples mortales hemos accedido a un megáfono. Estamos en las redes sociales y allí también tendremos que defender nuestra posición y defendernos de los extremistas. Ser coherentes será necesario, pero otra duda es ¿somos capaces de llevar nuestras banderas del mundo online al offline?.

20120521-142619.jpg

@canquismith en su nota La “re-evolución” que no (es) fue trae un buen disparador para esta parte del debate.

Pensando y tratando de buscarle alguna respuesta a la diferencia sustancial que existe entre cómo nos expresamos en las Redes Sociales contra un sistema y luego en la vida real no se ve plasmado de igual manera, encontré una posible respuesta en el prólogo del libro “Mundo Twitter” de José Luis Orihuela, escrito por Alejandro Piscitelli.

Una doble vida: Digital vs. Real

Más allá de cómo nos comportemos en internet, en la vida “offline” tenemos otro modo de reaccionar. Este doble discurso constante que se viene gestando desde hace unos años (con la masificación de las redes sociales y la apertura de los medios a la participación activa del usuario) todavía está en plena evolución y no pasa más de un simple descargo mediante un comentario o en un grupo de Facebook. No quiero resumir todo esto a un simple concepto de “hipocresía”.

En un momento el sociólogo Gladwell, se indigna con el reduccionismo tecnológico de algunos analistas, que insisten en que los medios sociales estarían reinventando el activismo político. La verdad es que esta premisa (hoy) no es absoluta, pero tampoco se le podría negar a las redes digitales el poder que han adquirido, o la manera en la que han potenciado la comunicación. Para Gladwell decir que plataformas sociales como Facebook y Twitter planteen un activismo político de alto riesgo, siendo que los lazos los unen son débiles, le parece muy difícil. Somos amigos, los seguimos, nos siguen, pero no forman parte de nuestro círculo práctico y físico. No son amigos, si no conocidos.

¿Hasta donde estamos dispuestos a llegar hoy?

En mi ciudad hace unos días, los trabajadores de transporte llevaron adelante un reclamo salarial durante tres días, ocasionando el descontento de gran parte de los usuarios del servicio. Claro está que quedará pendiente un análisis acerca de cuán comprensibles somos los propios miembros de nuestra comunidad con los pares, pero volvamos al foco. En un caso como este, los usuarios deciden “sublevarse mediante Facebook” generando un Grupo para un “Paro de usuarios“, se agregan mas 13 mil voluntades virtuales y el día pactado, no más de 10 pasajeros llevan la premisa a la realidad. ¿Por que no materializamos el reclamo? ¿Por que no pudo haber indignados en mi ciudad?

Mucho puede haber de incoherencia ideológica, de conservadurismo, de temor, de equivocación en la estrategia de un reclamo. Pero sobre todas las cosas deberíamos preguntarnos si ¿estamos dispuestos a ser tan activistas en la vida real como en un timeline? ¿Votamos con la misma consciencia que tweeteamos? ¿Nos movilizamos con la misma efectividad con la que entramos a un grupo en Facebook? El Medio puede hacer mucho, el Gobierno puede pretender otro tanto y la plataforma permitir algo, pero la verdad es que ninguna de estas cuestiones parecen ser suficientes para movilizarnos. Ni de nuestros argumentos ni por ellos.

Fuente Foto: afinidades.org

La TV que se viene, la que tenemos o supimos conseguir

In Derecho a Replica, Exclusivos on 14 mayo, 2012 at 3:38 PM

La TV es un evento tecnológico en si mismo, desde su nacimiento a principios del siglo XX, pasando por su explosión y masificación en los ’50 hasta llegar a hoy, mucho se ha hecho en TV. Se ha cambiado su tamaño, su calidad, se ha integrado el color, mejorado su sonido, se ha logrado el manejo remoto y algunas otras cosas mas desde lo técnico. Pero quizás nos hayamos preocupado tanto por la TV que nos hayamos olvidado de la propia TV.

Actualmente, grandes empresas como Apple o Google amenazan a otras como Samsung por ejemplo, con la salida al mercado de sus propias pantallas para el hogar. El Smart Tv parece ser amenazado entonces por una especie nueva de aparatos que idearán los grandes players de la tecnología, las búsquedas y el diseño. ¿Pero como serán las nuevas Tv? Y quizás deba refinar la pregunta y llegar a lo importante ¿Qué veremos en ella?

20120514-154352.jpg

Mucho hemos hecho por la interfaz pero hemos olvidado el contenido que da vida a la propia Televisión como tal. La TV como medio todavía no ha perdido el terreno que quizás si, la prensa gráfica, pero si continúa sin replantearse algunas cuestiones quizás corra el mismo destino.

Entre las variables que deberíamos analizar para encontrar la TV del futuro, como gustan titular muchos, debiésemos pensar en: el Usuario; el Contenido y el Consumo.

– Usuario: ya no podemos hablar de audiencias como masas sin sentido, aunque parezca una aclaración obvia, todavía muchos piensan así a las familias que se sientan frente al TV. Hoy las audiencias son usuarios específicos y particulares que han fracturado de muchas maneras el concepto global de “audiencia” como un todo cerrado. Hoy las personas quieren ver y opinar, piden feedback, están dispuestas a brindar material, testimonio y hasta si es posible, competir con el propio medio por la noticia. Si los medios televisivos no toman como aliados a los usuarios, no tan solo los perderán, sino que se verán vencidos en la batalla de la inmediatez, la frescura y la honestidad. Tal cual les esta pasando a los medios gráficos.

– Contenido: ¿Qué les brindaremos, que les haremos ver? ¿Solo será entretenimiento nuestra TV en el futuro? Quizá la responsabilidad de nuestra generación de comunicadores, pensadores y consumidores, sea justamente encarrilar las cosas. Que la tecnología no arrase con todo y que tampoco todo sea entretenimiento. Que no implica que todo no sea entretenido.

– Consumo: Hace años la gente ya no mira TV y solamente eso, si te es difícil convencerte con esta premisa, te cuento que en unos años, nadie mirará solamente TV. Todos estaremos haciendo o consumiendo múltiples actividades mientras “vemos” televisión. Además quizás haya que romper con el “ver” televisión ¿Acaso las audiencias / usuarios no nos piden otro tipo de construcción? Vemos que los medios que se propagan son aquellos que ofrecen otro valor agregado, ya nada puede terminar en una sola acción como es mirar. Tendremos que pensar la manera de que la persona participe cada vez mas, se vea reflejada, aparezca, se escuche, etc. Como en su momento la radio se lo debe haber planteado.

Hoy estamos en un momento en el que la “revolución” de la TV llega desde el punto de vista tecnológico. Porque los nuevos aparatos son ultra finos, con Super calidad y reciben el contenido que le envíes desde un iPad o smartphone. Pero nos estamos olvidando de la TV. ¿No vamos a presentar batalla? ¿Los contenidos de YouTube se quedarán con las pantallas que supimos conseguir? Es hora de pensar, crear, escuchar y producir el cambio. Pero desde dentro de la pantalla y no tan solo todo lo que la rodea. Es tiempo de volver a hacer Televisión y dejar de pensar en hacer televisores.

El desprestigio de los Trending Topic y lo popular en Twitter

In Derecho a Replica, Exclusivos on 7 mayo, 2012 at 10:50 AM

Un periodista realiza un informe por TV, “desenmascarando twitteros”. Luciendo la falta de conocimiento muchas veces de los propios comunicadores en lo que respecta a redes sociales, el periodista muestra como cientos de usuarios poseen una foto de perfil (avatar) “trucha”. El objetivo del informe televisivo (con las propias limitaciones del medio en tiempos y forma) supuestamente es mostrar la falsedad de las cuentas que dan volumen a un mensaje gubernamental o político y a partir de allí plantear la desconfianza hacia quienes se ven beneficiados. Periodísticamente, no se llega al fondo de la cuestión que sería: ¿Se esté pagando con fondos públicos a personas por tan solo dar ReTweets (RT)?. La verdad és que si esto no es así, mi profesor de Periodismo de Investigación me diría: “No tenés nada, ni tema, ni caso, ni problema”.

En política, éstos usuarios falsos son creados para dar difusión a un mensaje determinado, impulsar a otros usuarios y sembrar en el escenario de las redes sociales una determinada opinión. Y digo sembrar porque esto tampoco implica que se logrará, poner un ejercito a hacer RT no garantiza nada. Además ¿Qué se busca que pase? Quizás para el consultor politico y de marketing digital que asesora a un gobierno, le sirve decir (mentir) y cobrar: “Yo te garantizo que con cada Cadena Nacional o anuncio, las redes sociales explotan a tu favor, tapamos a los anti y acribillamos a los medios o periodistas de la contra”. ¿Para? Por supuesto el político, sin conocer del medio, paga (como veremos más adelante también lo hacen las empresas). Alguien se aprovecha, abusa, cobra y mientras se “mata” a Twitter vaciando el mensaje.

¿Sirve ser Trending Topic (TT)?

No, no y no. Nadie se beneficia con un TT, es tan solo una selección que se hace a partir de un algoritmo en Twitter para destacar por un lapso determinado, un tema del cuál se está “hablando”.  En el habitat de las redes sociales se ha tergiversado todo tanto que ya cualquiera vende lo que sea y afirma lo que venga. Ser Tendencia por unos minutos no tiene sentido si es motivado o alentado por un ejercito de twitteros o un gurú 2.0 vende humo. Los TT se crearon en la red para que los propios usuarios libremente instalen temas, hagan visible una cuestión y si X persona te paga o pide una determinada cantidad de tweets o RT para colocar un Hashtag o tema como TT, está siendo totalmente inservible ese momento de Tendencia. Básicamente porque es una mentira, porque justamente una tendencia inducida no es un TT, puede llegar a colocarse pero no es real.

Es decir que si viene una empresa y le ofrece a usted Político / Empresario / Organizador de un evento, etc que a partir de la gestión digital hará que su tema sea TT, básicamente le está robando. Ningúna estrategia seria de Redes Sociales o Marketing Digital puede cobrar y prometer una tendencia, viralidad o convertir la consigna en TT. Si el gurú le promete eso sepa que intentará algunas de estas cosas:

  • Invitará twitteros con cierto número de seguidores importante o buena sociability, para que por el canapé (en el mejor de los casos) y la Coca, comparte constantemente cosas del evento.
  • Invitará a Bloggers interesados en el tema, con el discurso de “la importancia de los nuevos medios independientes”, pero querrá organizarlos para generar un TT.
  • Creará cuentas falsas (como demostraba el informe de TV) para que de manera más o menos automatizada se dé RT o difusión a ciertos temas o usuarios de la red.
  • Creará cuentas falsas o pondrá robots a dar clicks sobre su anuncio o campaña.

Acá es importante que se entienda algo. NO está mal invitar a usuario de la red Twitter a eventos, ni mucho menos. Lo que está pésimo, y es de un bajísimo nivel profesional, es invitarlos y pretender organizarlos en grupos determinados para que unos hagan RT de la cuenta oficial del evento por ejemplo; otros redacten lo que se expone y lo publiquen constantemente; otros se dediquen a hacer RT a éstos últimos y así generar un volúmen determinado de “gente hablando del tema”. Esto es grave, pero hasta ahora solo discutido en los cafés por los geeks o quienes trabajan en el rubro. Y sobre todo es grave, porque hay gente que dice capacitar o enseñar a usar Twitter y lo único que hace es utilizar a sus “fieles” para generar TT vacíos, inútiles y molestos. Sepan que ese gurú o bendito profesor cobra por esa TT que le promete al cliente y a ustedes les toca una remera, gorra o canapé (que no está mal pero es medio poco).

Nadie debería cobrar por un TT, nadie debería esperar nada por twittear en un evento, nadie debería hacer de todos una mercancía o un medio para cobrar, nadie debería mal utilizar una red social que tiene como fin la libre comunicación instantánea. Pero sucede. Para el mundo empresarial, están avisados que esos gurúes están robando o vendiendo humo, como se dice. Lo mismo sucede en política, con el mínimo agravante que mucha gente puede ser influenciado por un mensaje que incumbe a una realidad social y compleja. Saturar de información a partir de motivaciones falsas puede tapar en muchas ocasiones el real debate de las cosas, en lo que respecta al  análisis social (Es como comprar seguidores falsos en cualquier red social, pero ese es tema aparte). El punto de gravedad en política es si se descubre que la financiación de ese aparato de RT se paga con fondos públicos y el único sospechoso será el movimiento que gobierne, porque existe en todos los otros partidos este quiste.

Pobres y ladrones. Es pobre el análisis de un periodísta que solo muestra avatares falsos sin llegar al fondo de la cuestión. Es un gurú ladrón el que organiza de determinada forma a un grupo de personas para generar un TT, que encima cobra y no paga. Son usuarios vacíos aquellos twitteros que invitados o no, comparten cosas obligados, que no les interesa a cambio de una remera. Yo lo que sé es que no quiero ninguno de estos tipos en mi Timeline.

YPF y Argentina, mi posición final

In Exclusivos, Prosas Propias on 23 abril, 2012 at 11:24 AM

Ciudadano argentino/a que tiene entre 35 y 60 años, no tema por YPF y el mundo. ¿Por qué tanto temor a que los argentinos nos hagamos cargo de lo que es nuestro? Yo sé que tienen todavía gran dificultad para pensar en términos de libertad absoluta en política por la marca que les dejó la Dictadura; reconozco que todavía muchos miran con melancolía los partidos tradicionales; sé que esperan mucho más de las personas, pero el punto es que los tiempos han cambiado. El mundo es otro y Latinoamérica es otra, por lo que también estamos intentando hacer otra Argentina.

Cuidado lector, no crea que soy fanático del Gobierno actual, ni si quiera soy militante de la facción que representan dentro del movimiento Peronista. Pero soy un argentino que se considera de la generación bisagra y esa es nuestra responsabilidad. De alguna manera tenemos que empezar a valorar lo nuestro, animarnos a tenerlo en nuestras manos. Y eso no significa que no nos vayamos a equivocar ni mucho menos. Lo haremos mal, nos traicionaremos, ganaremos o no, pero todo lo haremos nosotros. Vamos más que nunca a pensar en términos soberanos, como cuando se forjó esta patria, con esa idea.

¿En qué momento nos convencieron de que toda gestión importante solo es digna de extranjeros? No somos capaces de ahorrar y confiar en nuestra moneda; hemos inventado frases como “a mi el cine nacional no me gusta” para desprestigiar nuestra cultura; somos incapaces de mirarnos en los ojos de los originarios de esta tierra; nos da temor estudiarnos, discutirnos, desafiarnos. La idea de que el Estado es mal administrador puede que sea cierta, estoy casi convencido que en su momento fue así, pero eso no implica que lo vaya a seguir siendo. Y si así lo fuere otra vez, no importa, yo quiero que cuando esta generación de gobernantes se vaya, tener la oportunidad de nosotros intentar revertir esa creencia. Y así sucesivamente, hasta que aprendamos, hasta que lo logremos.

Obra de Jose Bahamonde

Obra de Jose Bahamonde

¿Se nos cerrarán las puertas del mundo? ¿Cuáles? Los mismos que insisten con esto ahora son los que hace una década titulan que es mentira que lleguen inversiones, que él no viajaba, que ella viaja en exceso, que habla en ONU pero para pocos. Entonces de que puertas y de que mundo hablan. En la Argentina van a confiar los que deban confiar y las empresas que necesiten excesivos favores impositivos, demasiadas ayudas crediticias y un arreglo diferencial en lo que respecta a los trabajadores, que no vengan. Los que busquen en Argentina un paraíso para emprender barato y que la plusvalía los favorezca dejando poco en el país, que no vengan. No los queremos, yo no los quiero. No los necesitamos.

Escuchar una persona de 60 hablar de esto es lógico, porque habla del concierto internacional en el que Kissinger organizaba un partido de ping pong y cambiaba la geopolítica diplomáticamente. Pero un empresario de 35 llorar porque las empresas no vendrán, no habla bien de nosotros. Porque este empresario que ahora tiene su empresa caminando está pensando en armar su empresa fuera del país, sueña en USA y los grandes capitales, entonces ¿qué llora? Los empresarios deberían entonces invertir acá y buscar explotar este mercado, en vez de estar convirtiéndonos en la India explotada de programadores, diseñadores y tantos otros ejemplos.

A veces parece mentira que levantemos las banderas de la recuperación de Malvinas contra el imperialismo pirata de Inglaterra pero queramos continuar ligados económicamente a España como si realmente fuese nuestra patria madre. ¿Soy muy inocente al pensar que el Gobierno lleva adelante estos temas por interés sólo en la sociedad? No! Sé que lo hace por los votos, para introducir en agenda temas que no expongan la situación económica que se desacelera y los casos de corrupción de funcionarios. Pero no me importa, porque ese es el análisis táctico de las medidas, lo que a mi me importa es lo que implica a futuro. En 10 años no nos vamos a acordar, ni nos va a importar, si recuperamos YPF para que en el diario deje de salir que el Vicepresidente era corrupto, lo que sobrevive a los gobiernos y sus manejos, son los hechos. Eso nos debería importar. Lo que pasa que la mayoría en este país disfruta de tomar café y criticar lo que se hace, más que pensar el país que él mismo quiere y por el cuál está dispuesto a sacrificares para lograrlo.

Entiendo el temor de que se gestione YPF como Aerolíneas Argentinas, pero estamos aprendiendo, aplicando, haciendo, intentando. Mal o mas o menos, pero somos nosotros. Los dirigentes que se dejan el bigote o la patilla como en los 70, ya aprenderán a gestionar o también los cambiaremos. Votaremos otra cosa. Quizás de a poco esa nueva juventud política con masters en Economía que debaten el país comiendo una Cesar Salad en Palermo Hollywood y manejan un BMW, tal vez en un tiempo también se crucen con los demás dirigentes que caminan los barrios, logran una copa de leche y han leído la otra biblioteca. Es nuestro tiempo de formación política. Siempre dicen que la Dictadura liquidó políticamente a este país, bueno estamos tratando de reconstruir el suelo, para que de ahí hagan pie las generaciones que vienen. ¿Es tan difícil entender procesos? ¿Cuesta entender que no hay yegua que deba morir aunque sea una dirigente que se ha enriquecido del Estado? Es circunstancial lo de los nombres propios, lo que importa es lo que está por encima.

En concreto, utilizo el caso de YPF pero podría haber compartido esta conclusión en tantos otros temas. Argentino no tengamos miedo de equivocarnos, de hecho YPF es muestra de esto. Hace décadas se creyó que lo mejor era privatizar y, habiendo visto que no era lo correcto, se puede sanear y recuperar el error. ¿Cuál es el miedo de ocuparnos nosotros de lo nuestro? ¿Que este Gobierno lo despilfarre, lo mal gaste, lo utilice de pantalla por la corrupción que se ha permitido, que haya sido el mismo partido el que hace años tomó la decisión inversa? ¿Qué importa? Es nuestro, de la sociedad, del pueblo, tuyo, mío o al menos tendremos más control sobre los recursos para el día de mañana, la generación gobernante decida si explotarla mas, menos o hasta volver a vender. La decisión será nuestra.

Argentinos/as, tenemos que perder el miedo como sociedad. Cada uno desde su lugar. Y esto no es firmarle un cheque en blanco a este Gobierno ni ningún otro. Pero acá no estamos haciendo lo que se debiera. Que los jueces investiguen y juzguen a todo el que corresponda. Cuidemos los canales alternativos de comunicación y difusión para que no nos monopolicen el pensamiento ninguna corporación privada o pública. Estudiemos la historia, nos animemos a pensar un futuro, nuestro.

Sin él y el reloj

In Exclusivos, Prosas Propias on 9 abril, 2012 at 11:41 PM
20120413-213517.jpg

Obra de Jose Bahamonde @ElJosedelaGente

Otro día. Uno menos. El silencio del pasillo, el rugir de los muebles que recuerda el silencio y nos refriega la soledad. Una luz que se apaga, un pensamiento que se vence y otra mentira que se corta con una almohada. El tiempo. Maldito intruso de una historia inconclusa.

Quizás un código, tal vez vergüenza, seguro un desperdicio. Pero solo silencios en el café de los abrazos sin brazos. El salón sin miradas, la playa sin fotos, las poses sin sonrisas. Una rueda sin girar, alguno que no se animó y otro teléfono sin marcar. Las puñaladas de un teléfono timbrando y la sentencia de otra llamada al terminar.

Condenados a tener poco tiempo por esa pasión de ser anfitriones en fiestas ajenas. Sin perder el tiempo durante nuestros días, terminamos agonizando junto a los calendarios mientras el tiempo se perdía. Los ojos pensativos y los pensamientos sin ver. Otro suspiro antes de dormir y una caricia que no se escucha llegar.

En la pieza contigua alguien llora. Será la edad, quizás los cumpleaños, tal vez una fiesta con su ausencia subiendo al escenario y haciéndome olvidar el libreto. El maquillaje que los años nos proponen no es mas que una pintura ahora quebrada por las lagrimas internas. Nadie derrama nada en esta pieza, está impecable, solo se escucha el sollozo del vecino.

El dolor ajeno, el espejo y las luces de la noche. Los arboles despertarán sin vos, la desilusión me servirá el desayuno y volveré a maldecir la ansiedad que antes me arropaba. Cuando llueve nadie canta, cuando se canta nos olvidamos de llorar. La lluvia nos vuelve a hacer el favor y empapa la ciudad para que no tengamos la responsabilidad. Hay fiesta de nostalgia, hay furor de recuerdos.

El dolor será galante y el mas aplaudido será un eco que reprime la superación del lamento. Otra mesa vacía y otro vaso abarrotado de soles. Amanecer nunca ha costado tanto como cuando no se escucha que alguien vuelva. La mesa de luz, firme a mis ojos es la enfermera, la puerta un suicidio y los pasos una obscenidad. Mejor dormir, porque no callar.

El tiempo nos dará la razón o nos dejará muertos en otro reproche. El reloj sin él, las horas y los minutos que ya no pasarán son aquellos que preferimos dejar escapar en vez de aprender a abrazar. Un lamento, solo un lamento sin voz, mudo por las agujas que se clavan en la pared indicando otra despedida.

Un nuevo hola y otro adiós. El tiempo que no pasa, las cosas que no llegan. Las cosas que pasan sin esperar que nuestro tiempo llegue. Otro adiós y un nuevo hola. Ahora años que después serán solo fotos.