maximo tell

Archive for the ‘Froy’ Category

Eduardo Galeano, alma de arrabales y escritor de galera y bastón

In Exclusivos, Froy, Paladar mostaza on 6 noviembre, 2010 at 12:22 PM

Eduardo Galeano, un cuentacuentos al que le gusta tanto contar cuentos como escucharlos. Un escritor que asegura que aprendió de Onetti que una regla del arte del buen escribir consiste en encontrar palabras mejores que el silencio. Los amigos lo debaten y siempre lo disfrutan.

Los café despiertan en la mesa y su humo caliente se entrelaza con el de los fumadores. Sábado de amigos en la esquina con el sol entibiando la charla y el pasar suave de algunos autos mantiene despierto al sol. El debate surca los caminos acostumbrados aunque los actores vuelven aleatorios los actos de la obra. Entonces sin saber cómo, llegamos al escritor uruguayo. “Para mi es un prócer de la literatura latinoamericana” dice uno en el extremo de la mesa, y tras el silencio de los sorbos los pocillos rozan los platos y el gordo Rogelio alza la voz:

“Lo mejor es que escribe, sabe y gusta del Fútbol”, dijo moviendo la mano para quitar el humo que alguien exhaló, “tiene capacidad para estar en la elite y a mi me gusta particularmente por que tambien sabe llevar su parte popular con soltura. Ahora creo que no sé como explicarlo, creo que mi comparación directa es Borges, él tenía la capacidad intelectual que creo no veremos mas por estos lados, era una persona con la soberbia suficiente y mas que justificada para menospreciar la simpleza de las acciones o lo popular, en cambio Galeano esta a la altura de una charla de cafe con Borges, Marx, Maradona y Gardel, y sabra ampliamente de todos esos temas”.

Los rostros de la mesa buscan otra vez las tazas y antes que alguien agregue el gordo Rogelio me apunta, “l

a nota esa que posteaste vos en tu blog, que le hacen a Galeano antes de que comience el mundial y el dice la frase “cerrado por futbol” ahi te das cuenta de lo que es

(Ver nota). 

No sé si leyeron “El futbol a Sol y Sombra”, pero es un libro que por el título aparecería en cualquier batea “deportes” de una librería, pero el tema está tratado con tal altura, que aprendes muchísimo”.

 

La silla rechina contra el suelo y el gordo se va al baño sin mas explicación. Alguien toma el diario y muestra esta entrevista al gran escritor que es Eduardo Galeano:


¿La veta de narrador le viene de cuna?

Me gusta contar cuentos, pero más me gusta escucharlos. Yo tuve solo siete años de educación formal. De muy temprano tuve una vida independiente: me iba a los cafés, a los 14, 15, 16 años y escuchaba. Los cafés de Montevideo fueron mi universidad. Nunca me voy a olvidar de lo primero que me sacudió, que tocó algo que yo no sabía bien qué era, dentro de mí. En un café de Montevideo que ya no existe, el Boston, un hombre ya viejo contó una historia de la Guerra Civil de 1904. Decía que había visto una batalla, con cuerpos regados por el suelo. Yo sacaba cuentas, y me parecía que, por la edad, no podía haber participado. En esa época, los uruguayos, divididos en blancos y colorados, conservadores y liberales, se distinguían por las vinchas. Y este hombre dijo que estuvo ahí. Con los años, supe que no importaba demasiado si este hombre había estado o no había estado ahí. Lo importante es que cuando él lo contó, todos estuvimos ahí con él. Lograr que algo que ocurrió vuelva a ocurrir cuando uno lo cuenta, eso es lo importante. Había visto un campo regado de cuerpos, y entre ellos, con los brazos en cruz, un ángel, casi niño, un muchacho muy jovencito, con una vincha blanca, roja de sangre; y en la vincha, el agujero de la bala que lo había matado; pero en la vincha él había escrito algo que apenas se alcanzaba a leer: “por la patria y por ella”. Y la bala había entrado en la palabra “Ella”. Ahí me hice cuentacuentos. Contando ese cuento a otra gente es que descubrí como una vocación de contar cuentos, y de tratar de contar el mundo a través de los munditos.

Usted escribió “Las venas abiertas de América latina” en épocas de grandes relatos. Y sus últimos libros son microrrelatos. ¿Es una adecuación a estos tiempos más fragmentarios?

No, cuando escribí “Las venas abiertas de América latina” que fue un libro centrado en la economía política, ahí el microrrelatro no me servía. Y yo ya escribía cuentos, pero todavía no los había conectado con la otra parte de mí que quería ayudar a que las realidad cambiara. Onetti me ayudó mucho. A él no le interesaba aquello de “Las venas….”, pero sí mis relatos. Onetti era muy mentiroso, y me dijo que un proverbio chino decía que las únicas palabras que merecían existir eran aquellas que fueran mejores que el silencio. Creo que no era un proverbio chino, sino de él. Y en ese camino, intentando decir palabras que fueran mejores que el silencio, y reducir las otras, los textos que yo escribía se fueron reduciendo, queriendo ganar en profundidad y reduciéndose en espacio.

Usted dijo que le demanda por lo menos cuatro años escribir un libro..

Escribo y reescribo mucho. Cuando fui a presentar “Espejos”, en un pueblito español, Orense, había al final del público un tipo con cara de campesino gallego muy sufrido, con el ceño muy fruncido; yo creía que él me quería matar. Sin embargo, cuando terminó la presentación, se me acercó, sin dejar su cara de enojado, y me dijo: “qué difícil debe ser escribir tan sencillo”.

¿Cómo hubiera cronicado el rescate de los 33 mineros?

Creo que cruzaría esa historia -que yo seguí deseando con fervor que se salvaran, porque las minas de Chile, como muchas minas, se tragan carne humana- con la de los 34 mapuches que en el mismo país hicieron una huelga de hambre mientras los medios de comunicación no le daban ni la menor pelota.

¿Cómo está viviendo la “etapa Mujica” en el Uruguay?

Bien, en primer lugar, porque tengo con él una relación personal, es un amigo. Además, me parece que es un hombre de una gran calidad humana, y que su principal defecto es su principal virtud: que dice lo que piensa. Lo que en política, a veces, es imperdonable. Pero bueno, eso que en el oficio, en la profesión política, es un defecto, en términos simplemente humanos, es una gran virtud.

En algún momento usted dijoque no volvería a escribir “Las venas abiertas de América latina”, pero dijo asimismo que no le cambiaría ni una coma.

Porque he cambiado mi estilo. “Las venas…” está escrita en los años 70, pero yo creo que la contradicción es el motor de la historia, que no hay noche sin día ni muerte sin vida. Y que lo que la historia enseña, cuando uno más o menos se asoma a los tiempos pasados, es que cuando la historia dice adiós, no dice adiós, sino hasta luego.

Pero no me respondió si cuando usted era chico contaba cuentos …

Durante mucho tiempo pensé que dibujar era lo mío. Después, quería ser jugador de fútbol; y nunca pude, tampoco, porque era muy pata de palo. Y era muy místico. Yo tuve una infancia muy católica, me la pasaba rezando. Una suerte de vocación religiosa, de algún modo, dominó parte de mi vida junto con mi otra pasión, el fútbol. Pero ni en una ni en otra pude funcionar: ni como jugador, por mi pata de palo ni como místico, santo o no sé, por mi tendencia al pecado, que apareció muy temprano. El hecho fue que en algún momento Dios se me cayó por un agujerito del bolsillo. Pero creo que de algún modo he seguido con esa vocación mística, aunque me pasé para el lado de los paganos. Cuando uno ve bellezas como las que acabo de ver en el Norte, en Humahuaca, uno siente que no hay un Dios, que hay muchos dioses.

Fuente: La Gaceta

Anuncios

Orgías mundiales

In Froy on 18 septiembre, 2010 at 9:50 AM

Por Rogelio Froy

Hoy traigo una extraña teoría, que no sé si es tal o más bien una conspiración que deseo armar. Los ingredientes serían la lujuria, las épocas de licencias sociales, el fútbol a gran escala, las hormonas masculinas derrochándose por ahí, y muchas mujeres ávida de sexo (cumpliendo con la regla que el hombre propone y la mujer dispone).

Empecemos a develar el misterio y a intentar la gestación y ver si logro sumar gente a mi confabulación.

Los romanos, cada cierto período de tiempo celebraban a sus diosas; generalmente estos festejos se desarrollaban como grandes orgías que solían durar hasta 6 meses. El pueblo entero se congregaba en los montes cercanos y todos disfrutaban de esas festividades. En las orgías romanas al igual que en las griegas , no se discriminaba por sexo, por lo que eran de una libertad absoluta.

Basándose en esa reacción social, el antropólogo Kelvin Jhonson, elaboró una tesis en donde dice que las sociedades modernas también se toman, de manera inconsciente, esas licencias en algunos períodos y se brindan al desarrollo de grandes orgías.

¿Usted se estará preguntando donde vio a todos los habitantes de Madrid correr hacia su monte más cercano, totalmente desnudos?

Dadas las normas que hoy rigen a nuestras sociedades, estas licencias son adoptadas de maneras más “civilizadas”, donde no necesitamos salir corriendo en dirección a algún monte mientras anudamos nuestra corbata sobre la cabeza a manera de vincha, pero al parecer lo hacemos.

Si China no tuviese la exorbitante cantidad de habitantes que posee, se podría decir que el Fútbol o balompié (esto lo escribo por si alguien de otra galaxia no sabe de qué estoy hablando) es el deporte más practicado. En los países latinos genera un fervor y una veneración inigualable. Como me considero latino (creo que no soy chileno) formo parte de esta devoción.

La sexóloga Megan Andrews explica que el deseo sexual que despierta en una mujer un hombre mientras practica deportes, es casi tan alto como un encuentro de profundo contenido emocional (montaña rusa, autos chocadores, películas de terror), es decir que uno no necesita buscar estas emociones fuertes sino lograr que “ella” vaya a verte a ese partido.

La sexóloga agrega que la fantasía de tener sexo en un vestuario, con alguien que acaba de realizar una práctica deportiva, es la tercera en un ranking, detrás del mecánico (con grasa y todo) y del bombero rescatándola del incendio (volvemos a las emociones extremas).

Bueno, a estas alturas o ya están atando los cabos de los ingredientes que les presenté o se están preguntando por qué siguen leyendo esto.

Cada cuatro años el mundo festeja la gesta deportiva en donde cada nación envía a sus representantes para verlos lograr el objetivo. No estoy hablando de los Juegos Olímpicos, ya que en Argentina no despiertan mucho interés, -más que el de saber que sino hay otra cosa… -.

Me estoy refiriendo al Campeonato Mundial de Fútbol, que (en este país por lo menos) es la única razón por lo cual un hombre puede ser despedido por irse a ver a su selección; es capaz de abandonar a mujeres y niñas (porque a los niños se los lleva consigo para que empiecen a disfrutar) y perderse con sus congéneres sabiendo que mientras son once los que ingresan en el campo, los casi treinta millones que los siguen transpiran de la misma manera que los jugadores.

Asumo que ya ha cocinado todos los ingredientes que le he facilitado, y dirá que es una estupidez de magnitud extrema, pero, considerando mi propia experiencia más los datos recabados (no intento que esto sea un documento científico, ni estoy haciendo un análisis sociológico) afirmo que la sociedad Argentina vive sus periodos de licencia y lujuria cada cuatro años, cuando en todos los televisores sólo existe fútbol.

Me tocó vivir el mundial de Corea – Japón en la ciudad de Córdoba (Argentina) y dada la gran diferencia horaria entre los tres países, teníamos que ver los partidos desde las 2:00 AM hasta las 8:00 AM.

Por ello podíamos observar en pleno Julio (digamos que el frío nunca es muy buen aliado de la diversión) a los bares atestados de gente para ver partidos irrelevantes como Marruecos – Costa Rica un martes a las 4:00 AM o si no, ir a bailar a un boliche cualquier día de la semana de ese invierno (repito, el frío nunca es aliado de la diversión) y tener la pantalla gigante para ver el partido del momento sin perder de vista a la señorita a la cual deseábamos cortejar.

Es así que tiempo después, personas de ambos sexos me comentaban que habían perdido su año de estudio, ya sea secundario, terciario o universitario y otros (seguimos sin discriminar el sexo) perdieron sus trabajos o con más suerte, se “enfermaron” durante casi 15 días, eso, sumado a que este pequeño porcentaje que representa mi muestra -que para un informe serio, no es nada representativa- puede testimoniar que en esa época fue el momento en que más fiesta tuvo, entendiéndose por fiesta a la realización de actividades que en otras circunstancias no se hubieran dado.

Más allá del ejemplo mundialista que atañe y clarifica, busquen comprobar lo pensado, mediante el análisis sobre lo hecho por los sedientos hinchas cada fin de semana. Cuando el libido futbolero despierta y como durante varios días dura el éxtasis victorioso; o avergonzarse como en la peor de las noches frente a todas las inclemencias que depara un mal resultado.

Finalmente, dado que el hombre argentino integra esos 30 millones que transpiran como si hubieran corrido detrás de esos once y, según se dijo, el deseo sexual que ésto despierta en las mujeres, y el hecho de que también se hallan formado más parejas que en cualquier otro lapso de tiempo, es entonces que fundamento en ello la afirmación de que en los períodos de mundiales, la sociedad Argentina se toma su licencia y corre hacia los montes detrás de una pelota para mantener grandes orgías .

Supongo que puede avalar mi conspiración, y ayudarme a realizarla o simplemente negar todo y ver como otros pasan corriendo hacia algún monte en busca de un desahogo estival.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Manifiesto sobre el fútbol y el hincha

In Froy, Pasiones on 6 septiembre, 2010 at 10:21 AM

Por Rogelio Froy

Me he propuesto intentar escribir y en pocas líneas hacer un manifiesto sobre el hincha, porque considero que se ha escrito mucho sobre fútbol, sobre su origen, formas de jugarlo, y personajes que hicieron grandes a este deporte, pero este escrito es para esa persona que hace del gran circo del fútbol su vida.

Porque en este país solo existe un deporte para el hincha: el fútbol. Están los fanáticos, los muy fanáticos y los menos fanáticos, pero ninguno de ellos dejan de ser “fanático”; están los fanáticos de los equipos grandes, de los medianos o de los chicos.

Hasta existen fanáticos de clubes que uno no sabe que existen, dentro de sus pares son motivos de burla, aunque internamente uno admira mucho mas a estos hinchas, por qué, quien puede ser hincha de “Desamparados de San Juan”, quien soportaría aceptar toda una vida de torneos de poco interés deportivo, quien soportaría saber que nunca vendrán a su cancha “Boca o River”, pero sin embargo, todo los fines de semana están ahí, hasta tienen sus propias banderas (por qué quien va a querer hacer merchandansing para tres hinchas).

El caso es que el hincha nunca se siente solo, el sabe que va a la cancha y hay un montón de otros hinchas que sienten y viven el fútbol igual que el, y como valor agregado, hasta comparten los mismos colores, cuantas veces un hincha abrazo a otro, cuando se gano ese partido milagroso, y ni siquiera se conocían, cuantas veces se les pide a sus pares que griten un poquito mas, que el objetivo ya esta mas cerca, por que el hincha también entra a la cancha, ellos también corren tras sus 11 representados.

Dicen que el Gol es el orgasmo del fútbol, pero para un hincha, ¿cuando es su primera vez?, ¿cuando es capaz de disfrutar ese orgasmo?, se dice que un niño deja de serlo para pasar a ser hombre cuando realiza su debut sexual, pero creo que mas importante que ese debut, es el momento en que el hincha va por primera vez a la cancha, algunos no nos acordamos, por que fuimos a una cancha antes que ir a la casa de nuestros abuelos, pero otros, ven como los “hinchas” de la familia cada domingo realizan ese ritual de gorro bandera y vinchas, y
luego del almuerzo parten para el gran coliseo, y uno simplemente se queda sentado sin entender ¿por que?, pero llega ese día en que el tío canchero, o ese amigo de tu viejo te hace un guiño y te pregunta ¿ y vos, no vas?, y uno intenta aguantar la alegría mientras busca un rostro que apruebe esa petición, y cuando la madre asiente a disgusto, la emoción que empieza a desbordar por que sabe que desde ese día ya no será tratado más como niño.

A partir de ese día uno pasa a ser “hincha”, uno podrá disfrutar ese lunes en el colegio con la sabiduría de quien ha vivido lo que otros todavía no, y a medida que va creciendo, se da cuenta que los hinchas juegan los lunes, que sus partidos no están los domingos con su equipo, sino, están los lunes con sus pares, en los colegios, en las oficinas, incluso en su propia casa, por que quien no ha fingido alguna vez estar enfermo para no levantarse ese lunes después de haber perdido el clásico, el único encuentro en el que no queres perder, por que sabes, que el qué te “gasta”, no es alguien que no ves nunca.

No es algún “hincha” efímero que solo te visita una vez al año, no, es esa persona con la que compartís todos los días, es ese compañero que se sienta un banco delante de ti, el oficinista que esta en el escritorio contiguo, el portero que te cruzas a la mañana, ese es tu clásico, es esa persona con la que coincidís en casi todo, vivís en el mismo barrio, vas al mismo colegio, jugas todas las tardes con el, pero el lleva otros colores, este manifiesto, que intenta revindicar a los hinchas.

A todos aquellos que saben lo que es levantarse a las 4 de la mañana para ver como corren detrás de una pelota unos pibes de no más de 19 años, que se mojan, pasan calor, mucho frío, insultan y maldicen el haber venido y se juran que es la ultima vez, pero en su interior saben que, la semana que viene y donde sea, el estará, y ese desconocido con el que comparte tribuna, también estará, y el pelado de de bufanda, o el viejo con traje, o el ridículo que se viste de pantalón corto, camiseta, y hasta botines, esperando que su técnico le haga un guiño de ojo, como esa primera vez, en la que aquel tío se la hizo, pero esta vez para que le diga, nos falta uno, ¿jugas?.

Humildemente este mal cronista intento homenajear a todas esas personas que sueñan, comen, respiran, en síntesis, viven fútbol, por mi parte les diré que me siento dentro de ese grupo y que siempre apreciare a las personas que entiendan el juego, siempre seré un hincha de las jugadas, y mis colores siempre serán celeste y blanco.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Tecnología mal usada

In Derecho a Replica, Froy on 23 agosto, 2010 at 11:49 AM

Por Rogelio Froy

Quiero expresar en estas líneas, mi desagrado para con el mal uso de la tecnología, ó lo que yo considero, es un mal uso de la misma. No estoy en contra de ningún tipo de avance tecnológico, ni de un uso especifico, pero si en la forma en que las personas lo usamos.

A lo largo de la historia de la humanidad hay grandes casos en que se que el uso de los avances tecnológicos tuvieron un mal uso, basta ver que la heroína es una invención para los soldados de la segunda guerra que sufrían grandes adicciones por la morfina, o la reacción en cadena de una átomo nunca fue un descubrimiento para que luego se cree una bomba atómica, pero el hombre siempre le ha dado un uso muy a su conveniencia.

Pero el repudio que estoy haciendo hoy tiene que ver con cosas mas cotidiana, como el uso del Chat, los celulares, mensajes de textos y todos estos nuevos adelantos del que hoy mas que beneficiarios parecemos presos o aislados de los mismos, no se en que parte de la historia de la humanidad la tecnología fue desplazando, seleccionando, y hasta discriminado a sus usuarios, hoy no podes conversar con otra persona si no tenes mail, o les sorprende a la mayoría el que no poseas un teléfono celular, hoy la gente elige otra forma de comunicarse, totalmente unipersonal, ya no requieren, ni necesitan, tener enfrente a otra persona para comunicarse, hoy basta tres palabras por celular para saber que es lo que van hacer el fin de semana.

Eduardo Galeano escribió una vez, “la mitad de Brasil es pobre o muy pobre, pero sin embargo produce sandias cuadradas, pollos sin plumas y mano de obra sin carne ni hueso”.

Creo que esa desproporción del hombre por el uso y mal uso de los avances hacen que me moleste, como puedo entender que cuando se creo el Concorde y se decía que el plantea nunca mas iba a estar separado mas que por un par de horas y todos los beneficios que eso nos traería se contraponga con un montón de gente arriba de ese avión, pagando una fortuna para poder pasar el fin de milenio en mas de 7 usos horarios distintos, o como se puede entender que Hitler haya mandado construir las famosas muñecas inflables para que sus tropas no se contagiaran de enfermedades venéreas y así no perder elementos por circunstancias ajenas al combate, y hoy tenga como fin principal engordar billeteras que están muy lejos de preocuparse por la salud venérea de sus clientes.

Vale la pena remarcar que me estoy quejando desde la net, lo que quiere decir que dejo privado de estas palabras a mas de la mitad del planeta (tampoco se pierden de mucho), pero por esas mismas paradojas, hoy puedo hacerles llegar este mensajes a casi la mitad de la población mundial, que lado del vaso debemos mirar, iba a explayarme un poco mas en mi enojo por la tecnología, pero, el sobre de sopa instantánea que puse en el microondas ya esta lista, y tengo que revisar unos mails para mañana, aparte acabo de recibir un mensaje de texto en el que me dicen “q hcms el vier” y tengo que responderlo lo antes posible y el msn no me deja de titilar, con contactos que no se en que país están, pero después me iré a dormir muy tranquilo, aunque no se si deje al auto con alarma y si active la alarma de la casa.

PD: Que bueno es vivir solo y poder comunicarse sin tener que mirar a los ojos a la otra persona.

Este autor es Columnista permanente de este Blog


Ideología horizontal

In Exclusivos, Froy on 8 junio, 2010 at 8:07 AM

Por Rogelio Froy

Buscando un tema para presentar en este debut, naufrague en internet sin lograr conseguir un tema al que yo le pudiera dar mi mirada como para que pase a formar parte de las millones de botellas con mensajes en su interior que naufraga por la red de redes, y se me acababa el tiempo para presentar esta nota, esta primera nota.

Por suerte el dueño del site sin querer colaboro en la elección de este primer tema. En uno de sus posteos publico un video que comenzaba con un recitado de unas palabras de Tato Iglesias, ahí recordé esas palabras y un concepto como latente que existe pero no se ejecuta, que lo he oído muchas veces en muchos lados, que han compuesto canciones, escritos libros y se han hecho manifestaciones en pro de todo esto.

El tema en cuestión es la situación social del mundo occidental, es esa idea de que así no se puede vivir más y que tiene que cambiar, pero todos cuando nos levantamos cada mañana vemos que nada ha variado y que tendremos que padecer un día más esperanzados en el cambio pero resignados a la realidad.

Es necesario volver a retomar sin miedos ni prejuicios el tema de la revolución.
Una revolución que necesariamente tiene que partir de esta realidad, aceptando que vivimos en el sistema capitalista, debemos pensar, actuar y animarnos a vivir desde otros paradigmas.

En parte de sus líneas el sociólogo nos invita a una revolución, a actuar y animarnos, creo que son dos verbos más que olvidados en nuestro ejercicio diario. Si digo que el poder está en manos de pocos no voy a revolucionar el mundo literario, entonces si ya hemos aceptado vivir con el régimen de unos pocos, porque la lógica dicta que la historia la escriben los que ganan y los regímenes los sentencian quienes poseen esos poderes y esta mas que visto, que solo son unos pocos los que disfrutan vivir y somos muchos los que no entendemos el por qué de todo esto.

Nuestras sociedades desde su formación siempre ha tenido una dirección vertical, siempre hemos tenido un rey, emperador, faraón, cacique, papa, o lo que fuere que posee el poder de dictaminar como deben ser las cosas, siempre a beneficio de mantener ese poder, hemos creado la democracia “El Poder del Pueblo” cuantas veces hemos leído y estudiado el significado del latín de esa palabra, la democracia nos trajo Primeros Ministros, Presidentes, Gobernadores, pero nunca dejo de tener el poder en manos de unos pocos, y estos pocos siguieron escribiendo las normas en pos de mantener ese poder alejados de las mayorías.

No se puede establecer la libertad del pobre, sobre la base de dejar sin libertad al rico.

Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá  haber trabajado para ello, pero sin recibirlo.

El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona.

Cuando la mitad de las personas llega a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo; ese, mi querido amigo, es el fin de cualquier nación.

No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola.

Dr. Adrian Rogers

Estas palabras para mi reflejan el estado actual de la sociedad argentina, somos muy capaces, somos el ombligo del mundo, la Europa sudamericana, los condenados al éxitos, todo eso fuimos, y creemos que somos; creo que en algún momento nuestra sociedad tuvo la capacidad para ser, pero decidió no serlo, el poder no nos dejo ser, hoy en día una publicidad del mundial es el orgullo del país porque afuera nos ven que lloramos por un partido que jugamos y vemos con el corazón, ya nos olvidamos que no suben los impuestos, que congelan los sueldos, que los colegios no tienen calefacción pero si televisores, que la desnutrición aumenta en el Chaco, Tucumán, Catamarca, sin ir más lejos a pasos de la Gral. Paz, que las estadísticas nos dan cada vez más negativo, pero eso no importa, porque ahora tenemos un mes para olvidar y esperar “una alegría para este pueblo tan sufrido”.

Argentina según mi versión de la historia, tuvo dos grandes momentos que nos llevaron a nuestro presente, uno es claramente nuestro último gobierno de facto, sin ahondar demasiado en un tema que yo no entiendo porque hoy se discute si fue una guerra, si había buenos o malos, o si fueron 1, 10 o 30.000 los que el gobierno desapareció. En ese período se erradico de nuestra sociedad un movimiento ideológico, no sabremos si era bueno o malo, lo que sí sabemos es que era distinto y que el que nos rige hoy no nos gusta, si hacía falta revalorizar ideológicas de poderes, decidieron enfrentar una guerra con el saldo de siempre, beneficios para pocos y perjuicios para el resto. Eso logró que pasado 20 años no exista una clase política capaz de animarse a lograr otra cosa, solo queda la ambición de poder y saber que si se llega es para respetar regímenes, no innovar. El segundo momento dio como fruto a la clase dirigencial actual, la de segundo o tercer rango, la que será gobernante en años próximos, está, tuvo su adolescencia en los albores de la Argentina del uno a uno y la pizza con champan, esa gente se educo bajo un sistema donde las la cantidad de días anuales con suerte superaba la mitad, que le permitía llevarse 3 materias y hasta 4 y poder pasar de año en el secundario, esos educados del ayer, son nuestros punteros políticos hoy, son los que se forman en la “inferiores” de los partidos políticos, los que eligen no trabajar, porque saben que obtienen su riqueza en base a la otra mitad que está trabajando por ello, llámese “plan trabajar, ayuda social,” o como fuere. El poder ha logrado asegurarse que no será derrocado por un buen tiempo.

Mientras vemos que sociedades más desarrolladas caen victimas de su propio sistema, pero no hay preocupación alguna, todos vimos a USA caer en una profunda crisis, y también vimos como se sacaron 7.000 millones para rescatar el sistema, cuando no fue así, solo se rescato a los bancos y empresas que estaban en problemas, es decir, el poder, se blindo para no perder más, la sociedad ya estaba sumida en una crisis hacía mucho tiempo, así que para ellos no varía. Ahora le toco el turno a Europa, y el sistema aplicado es el mismo, reducción de sueldos, congelamiento y suba de impuestos (le suena de algún lado esas medidas?) y un rescate de cifras nunca antes vistas en pos de salvar a las instituciones financieras, salvar las herramientas del poder, la sociedad de todas maneras seguirá trabajando para la riqueza de esa otra mitad.

Creo que de una desordenada manera he planteado el problema desde mi óptica, ahora voy a intentar comentar una solución, quiero que esto sea digno mensaje de botellas que naufragan.

El arte define como pensamiento lateral a aquel capaz de encontrar la solución a un problema sin alterar las normas establecidas. Cuantas veces escuchó el problema de “Como se hace para meter 4 elefantes en un Fiat 600” la respuesta ante la evidente imposibilidad, es no saberlo, y vemos como muy graciosamente nos responden “Dos adelante y dos atrás”, esa, es la demostración de lo que es el pensamiento lateral, cuando se nos planteo el problema nunca se nos dijo el tamaño del Fiat ni el tamaño de los elefantes, nosotros mismos somos los que nos hemos condicionado por que estamos formados para el pensamiento vertical, el que nos han inculcado en todos lados, solo los artistas son capaces de escapar al encierro de esa metodología y buscar alternativas.

Bajo el concepto de horizontalidad es que intento buscar la solución a nuestro problema, creo que las palabras de Iglesias y esa idea de revolución no son muy aceptadas por muchos, porque al oírla lo primero que tenemos en mente es que tomamos las armas y nos convertirnos en una turba iracunda en cacerías de brujas. El concepto más claro de revolución que hay es la cubana, es la idea de esos pocos hombres convencidos de que así no se podía más y tomaron las armas para instaurar su paradigma, pero solo hubo un cambio de poderes, el paradigma con que se rige, cambió conceptos económicos y de acceso, pero básicamente siguió siendo lo mismo, el poder concentrado en unos pocos. Y hoy vemos una sociedad con analfabetismo cero, y un gran sistema de salud, pero sin posibilidad de elegir si puede entrar o salir del país o de elegir a sus gobernantes, y hoy a más de 50 años de esa revolución las nuevas generaciones pretende un nuevo cambio, una nueva revolución, lo que demuestra que el cambio de paradigma fue valido para el siglo pasado, pero hoy demanda cambios, lo mismo sucede en Venezuela o Bolivia, poderes concentrados en una persona, que ante su ausencia solo habrá lamento de mayorías, como en la antigüedad con los grandes reyes.

El pensamiento lateral es el que tenemos de manera natural, cuando se le da a un niño una hoja con el famoso laberinto de la rana y el lago, y se le pide que ayude a la rana a llegar al lago, lo primero que hace el niño es tomar el camino del lago hacia la rana, inmediatamente viene el regaño y la acusación de tramposo, pero el niño lo único que está haciendo es hacer lo que le hemos pedido, no le explicamos que nuestro cerebro está estructurado y el suyo va en vía de estarlo y que así no se resuelve ese problema, supongo que ahí es cuando matamos al artista, pero ese es otro tema. Entonces si la solución lateral a nuestro problema es buscar el camino desde el lago a la rana, entonces volví a nuestra definición de democracia, es tan simple como eso, solo hay que ejercer el poder del pueblo, ese poder se ejerce de manera vertical, el concepto de las divisiones y las personas eligiendo líderes, estos líderes eligiendo a los suyos y así hasta formar la pirámide, pero sigo encontrando que ahí puede estar el problema, debemos ejercer nosotros el poder, de manera horizontal, lateral.

Creo que es muy difícil optar el cambio de paradigma, que el consumismo deje de ser nuestro sistema social, creo que no lo cambiaremos en esta era, pero si podemos cambiar la manera de regirnos, somos nosotros los que debemos cambiar, cada uno para poder lograr este poder horizontal, no precisamos un líder que nos invite a levantarnos en armas contra nuestros opresores, no necesitamos pisar a quien tenemos al lado para llegar primero al asiento del colectivo. Lo que necesitamos es darnos cuenta de algo que ya sabemos, qué es que, esto no puede seguir así, tener la resignación de aceptar que esto no cambiara de un día para otro, pero si saber que estamos haciendo bases para algo distinto, algo que nos hubiera gustado ver.

A estas alturas si no me maldijo y cerró la página y tampoco está pensando que soy un utópico que plantea obviedades, y no fundamenta diferencias, es que asume al igual que este autor que vale la pena intentarlo, vale la pena “actuar y animarse”.

El sistema económico consumista con base capitalista precisa del movimiento de transacción para estar vivo, y es ahí donde podemos cambiar, podemos vivir sin electricidad, probablemente no del modo en que vivimos actualmente, pero si podemos vivir sin las empresas que nos proveen electricidad actualmente, tenemos muchas otras fuentes comprobadas. Así como también, tenemos alternativas para las redes de celulares, de teléfonos, de combustibles, de alimentos y de todo. Solo que no nos interesa salirnos del consumismo, y a los que nos interesan necesitamos del que tenemos al lado, para poder ejercer el poder horizontal, sin liderazgos, ni rangos de mando, todos horizontales. Elegir a nuestros gobernantes de manera horizontal, si ya le hemos dado tantas veces nuestra parte del poder mediante el voto y hoy sentimos que es inútil, entonces cambie su voto, la última reforma de los estatutos electorales, pretende que la argentina se centre en un bipartidismo que ya existe, pero pide legalidad, para seguir perpetuando el poder, entonces apostemos a las minorías, no sugiero un voto en blanco o el famoso voto bronca, no, sino, dar la oportunidad a quienes no pueden, si su pensamiento es que no concuerda ideológicamente con ellos, o que son todos unos ladrones y es de un derrotismo total, entonces sigue sin perder nada, si el poder no necesitara del voto, este no existiría, es como creer que la esclavitud termino por que un grupo de valientes decidieron finalizar con ello y que la revolución industrial no tenía ninguna relación. Entonces si tenemos la oportunidad del voto, entregue su poder horizontalmente, es por lo menos una manera diferente a lo que tenemos. Si no se logra nada, tendrá una nueva oportunidad de hacerlo, pero siempre sabiendo que usted es el que ejerce ese poder.

No pido que arme 1000 grupos en facebook, tampoco que salga con su cacerola en la versión moderna de las turbas iracundas, tampoco que done dinero a una ONG que le calme la conciencia. Intente cambiar su manera de generar su basura, su manera de contaminar el planeta, su manera de pensar sobre su vecino, su manera de dar su parte de poder.

Somos muchos los que nos disconforma el sistema, los que nos disconforma los paradigmas que nos rigen, y la impunidad con que se hace, entonces si somos muchos demostremos el cambio. Con poco podemos imponer el “Poder del Pueblo”.

Solo necesitamos animarnos y actuar.

> Este autor es Columnista permanente de este Blog