maximo tell

Archive for the ‘Pasiones’ Category

Madre ¡Feliz Día!

In Exclusivos, Pasiones on 16 octubre, 2010 at 9:28 AM

Me enseñaste lo que es la verdad, la justicia y el amor.

Me diste las ganas de ser independiente y libre por sobre todas las cosas.

La dignidad del trabajo y el sentido de ubicuidad.

Nunca me dejaste faltar al colegio pero no pasó día sin enseñarme algo.

Palabras justas, sentido de la personalidad y sencillez siempre como tus estampas.

Los silencios justos, las preguntas y mis años.

Espero tener otra vida para seguir conociéndote y aprender de vos.

Gracias. Mi Mujer, Eugenia.

Una amiga escribió que Ser Madre es aprender a hacer todo con una sola mano. Es comer tanto pure de zapallo y zanahoria como una nunca comio en su vida. O despertarse sobresaltada el domingo de mañana, mirar el reloj e intentar levantarse a toda velocidad para llevar a los niños a la escuela, sin darse cuenta de que es un dia feriado.

Ser madre, es dormir con un solo ojo hasta escuchar el sonido de la llave de la puerta que anuncia que el hijo adolescente esta de vuelta en casa. Y adjudicarse la porcion de torta mas desarmada y el huevo frito que peor salió. Usar el buzo que la princesa de la casa desecho por pasado de moda. Y reciclar el tapado de hace años, para poder renovar las camperas de los pequeños

Ser madre es aprender otra vez la regla de tres y la acentuacion de las palabras graves. Volver a armar rompecabezas y conocer de memoria a todos los heroes de los dibujitos. Es planchar, hacer milanesas y resolver cuentas de dividir, todo al mismo tiempo.

Ser madre es darse el gustazo de recibir el primer beso con babas que aprendio a dar el bebe. Correr junto a un hijo hasta quedar exhausta porque esta aprendiendo a andar en bicicleta sin rueditas. Y reservar el placer de verlo dormir como un oso. Ser madre es intentar tejer por primera vez para hacer una batita amarillo patito. Y conocer a los hijos tanto hasta adivinar lo que piensan.

Mientras que a un amigo se le ocurrió hacer una lluvia de ideas, para la que inventó la lluvia de besos:

“Mamá, sos el mamor de mi vida”

“Perdón por llenarte la azucarera con miguitas de pan…”

“Ma, ¿me sacás la nata?”

“Teno un huecu en la meria”

“Ahora sé que no es igual una casa que un hogar”

“Es verdad que mamá hay una sola…,vos.”

“No se qué puedo regalarte que sea como lo que vos me regalaste”

“ma, mami, mamu, mamucha, mamita, mamá”

“Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás, existe mamá”

“Ma, soplame, soplame, soplame que me duele”

“Siempre que dijiste ‘ya va a pasar’, pasó…gracias por cuidarme tanto”

“Siempre le dije a papi que cuando sea grande quiero ser como vos”

“No importa mi metro ochenta, siempre voy a ser tu bebé”

“No importan mis 70 kilos, siempre voy a querer que me hagas upa”

Pedí ayuda para poder reflejar algunas cosas que sentimos en este día especial, aquellos que quisiéramos abrazarlas y no podemos. Gracias Madres.

¿Tú tienes recuerdos de tu madre?

¿Cuál es ese momento inolvidable junto a tu mamá?

Pasión Romano

In Pasiones on 27 septiembre, 2010 at 7:44 PM

Daniel Romano nació en Buenos Aires, Argentina, en marzo de 1965. Pasó su infancia y su adolescencia en Mar de Ajó donde hizo sus estudios primarios y secundarios. A los 9 años cursó su primer curso de dibujo en una escuela nocturna que funcionaba en el Colegio Secundario del pueblo y finalmente canalizó su pasión hacia la fotografía.

Daniel Romano

En 1974 ganó el Primer Premio en el Concurso de Dibujo Sopena. De vuelta en Buenos Aires, estudió derecho unos años hasta que cambió el rumbo hacia el diseño gráfico. Es Comunicador Visual, recibido en la Universidad de Belgrano, Universidad que años más tarde lo contratara para manejar su imagen.

Fotógrafo por vocación realizó cursos de fotografía tradicional y digital. En 2005 estudia fotografía tradicional en Motivarte Escuela de Fotografía y hace poco descubrí sus disparos por las redes sociales; nuevo canal para descubrir artistas. Acá sus conceptos y visuales.

Romano: "Mis personajes son anónimos, íconos de personajes que veo a diario"

Mi primer recuerdo relacionado con este mundo fue un concurso de dibujo donde dibujé un camino. Me regalaron un Sopena Ilustrado. Y el segundo, mis clases de dibujo en la escuela nocturna de mi pueblo, donde la gente grande aprendía oficios y yo dibujaba. Yo tenía 9 años.

Busqué por distintos caminos como el diseño, la fotografía, el guión, hasta que un día nos encontramos, la pintura y yo. Empecé a pintar por necesidad, necesito hacerlo. Desde siempre me interesó curiosear a los demás, tengo mucho de voyeur. Mis personajes también miran, observan, como yo a ellos.

Entre otros, me interesan Garabito y Katz, que aunque pintan personajes con nombre y apellido, me fascina la atmósfera que logran, están ahí, son esos. Mis personajes son anónimos, íconos de personajes que veo a diario.

Me gusta pintar gente. Me gusta pintar a otros, esa es mi búsqueda. Pintando a otros busco imágenes de la metáfora de esa otredad de la que yo soy parte.  Son momentos de intimidad, casi única que -como en la meditación- ése y sólo ése es mi presente, estoy ahí.

Cada día que empiezo a pintar es como si empezara por primera vez. No me es fácil, me angustia, doy vueltas hasta que arranco, y cuando arranco no quiero parar. Me gusta la posibilidad de crear historias y buscar espacio para ser contadas.

A su muestra PAR la califica como "un momento mágico en mi vida como artista incipiente".

Trabajo desde bocetos que elaboro a partir de observaciones. Mujeres y hombres que habitan mi vida, que cuentan algo de lo que veo o de lo que intuyo. Me interesa revisar sus gestos, sus miradas, buscar y encontrar posibilidades icónicas en sus expresiones, humores, soledades, la atmósfera en las que se encuentran.

Siempre trabajo con varias obras simultáneamente porque encuentro una increíble comunicación entre ellas mientras están en proceso, conversan. Soy lento, me gusta pensar y repensarlos.

Me gusta trabajar en grandes superficies. Acrílicos y óleos me son absolutamente pares: tengo días. Respecto a la cromía siento que estoy cada vez más enfocado en colores que sean vehículo de lo que siento o necesito decir.

Pintar me da una distinta visión de las cosas, me ayuda ver mi vida desde distintos encuadres. Cada vez más.

"Me gusta pintar a otros, esa es mi búsqueda"

A partir de mi búsqueda por conocer más Laura Messing, mentora y maestra, galerista, amiga y consejera en el arte, me recomendó conversar con Julio Sanchez quién, además de regalarme un rato para hablar de mi obra y el momento en el que estaba, me abrió la puerta al trabajo profundo, de análisis, de sumergirme en el mundo del arte, al darme la punta de iniciar una clínica de obra con Fabiana Barreda.

A partir de esta experiencia inesperada, la clínica con otros artistas, permanente, continua, rica, pude conectar con otras expresiones que ya venía desarrollando sin darme cuenta: la fotografía conceptual, la documentación y el relevamiento de situaciones sistemáticamente.

Allí surgió mi primer muestra de fotografía conceptual: PAR. Un momento mágico en mi vida como artista incipiente. Colgar fotos y compartirlas con los otros fue tan mágico como mostrar pinturas. Fue dejarlas ir. Para volver a empezar.

"Trabajo con varias obras simultáneamente, encuentro una increíble comunicación entre ellas"

PAR es un proyecto de Daniel Romano que recorre lugares, soles y mares. Allí donde la vida encierra en un cuadro luminoso durante un segundo y coloca en pares lo que el fotógrafo captura para darle eternidad a los colores.

> Descubrí el Proyecto PAR

+ Visita la Web de Daniel Romano

Laura Messing es su mentora y maestra, galerista, amiga y consejera en el arte.

> Conoce a otro artista en Pasión Bahamonde

La indiferencia como boleto hacia la felicidad

In Exclusivos, Pasiones, Tonti on 22 septiembre, 2010 at 7:16 PM

Por Danilo Tonti

A veces me despierto aunque esté despierto y me veo dormido en una pesadilla disfrazada de sueño. Por momentos abandono lo que soy y segundos de lucidez me regalan lo que quiero ser. Hay instantes en los que vivo,… y años en los que camino sin siquiera ver.

Son momentos especiales. Ráfagas del tiempo que se escapan de la ruta marcada y nos desvía del camino. Nos paran frente al espejo que nos dice quienes somos en función de lo que hacemos y de lo que dejamos de hacer. Llegan con la cordura y evidencian la locura; golpean fuerte y profundo, pero justo donde deben golpear.

Y entonces me pregunto ¿Cómo? ¿Cómo vivo desde el olvido? ¿Cómo sigo sabiendo que tantos caen, que tantos mueren; que tantos esperan, que tantos desesperan; que tantos gritan, que tantos me llaman? Si todo me es indiferente… ¿qué sentido tiene la vida? En esos momentos lo entiendo.

La rutina nos entrena: hay que aprender a no ver. “Si vas a vivir pensando en que lo que tenés o lo que hacés otros no pueden tener ni hacer no vas a vivir nunca”, muchas veces me dijeron. Pero si vamos a vivir sin pensar lo que otros no tienen o no pueden hacer… ¿qué sentido tiene el propósito de estar existiendo?

Por cada segundo que pasa decenas de personas mueren por falta de cosas que otros derrochamos. Por cada día que se escapa cientos de humanos suman una noche más alumbrados por la luna, mientras proliferan las grandes mansiones y los barrios cerrados. Por cada hora del día condenada al olvido, 24 esperanzas mueren en el fracaso de la espera.

Naturalizar los hechos en conflicto conlleva a dejar de mirarlos como tal e incorporarlos como una constante en nuestra vida cotidiana. Asoma como producto la costumbre y -como una suerte de alivio- una resignación diaria que se legitima en la mera repetición en los demás.

Nos acostumbramos a ver personas durmiendo en la calle, villas al costado de la ruta, niños condenados al trabajo. Nos acostumbramos y en la costumbre los condenamos, quizás sin darnos cuenta, a un mañana que se repite sin cambio alguno.

Quizás sea un mecanismo de defensa; no es fácil vivir con el peso de la conciencia. Entonces seguimos. Cada minuto condena al olvido al que pasó y reparte la pauta para esperar el que viene. La fórmula se repite y se repite: el norte es el éxito y en él no hay tiempo para romper la indiferencia.

Y en el consenso más ridículo y falaz que pueda imaginarse, las palabras se unen: “hay que terminar con la pobreza”. Pero un consenso sin compromiso no es más que la gigantografía que disimula la falta de artistas. Todos asentimos, pero pocos asisten.

Cuando la conciencia de nuestra indiferencia genera indiferencia con nuestra conciencia… sobreviene la inconciencia.

El mundo es un puñado de inconcientes admirados de sus racionalidades técnicas, pero indiferentes de sus mediocridades humanas. En la omisión está la acción y la cuota de cómplices con los hechos que se denuncian. En la omisión está la culpa y la contradicción con el discurso. En la omisión está el sujeto, desprotegido de apariencias.

Convertirnos en lo que no queremos ser quizás sea el fracaso más crudo y la decepción más grande que la vida pueda regalarnos. Todos somos tentados, una y otra vez, por la seductora vida del éxito con mirada selectiva. Pero sólo los que hagan de esos instantes de cordura la plenitud y la esencia, jamás volverán a dormirse en la pesadilla,… camuflada de sueño de fantasía.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

+ La foto pertenece a Jose Bahamonde

6º Conferencia Endeavor Córdoba

In Cobertura iPhone, Exclusivos, Pasiones on 10 septiembre, 2010 at 10:04 PM

Repitiendo el éxito se desarrolló  la 6º Conferencia Endeavor Córdoba, buscando que los cientos de participantes se lleven consigo ese impulso o noción que les falte para soñar, apasionarse en torno a una idea, luchar por su concreción y poder hacer un aporte a su sociedad. En otras palabras, se llamó a emprender.

Dio inicio al evento, Alejandro Mashad (Director Ejecutivo Endeavor Argentina) que se mostró muy orgulloso de haber emprendido en Córdoba el proyecto y pidió aplausos para Nicolás Ramos. Retomó definiendo a Endeavor como “un circulo de confianza” porque en el camino de emprender uno pasa muchos momentos en soledad y con apoyo el camino del emprendedor se vuelve mas fácil.

Lo que se intenta es tomar de la mano una idea, en una empresa, y desarrollar su máximo potencial. Así se logra una Selección de emprendedores de alto impacto y se generan modelos de rol. Además se trata de que surjan conjuntos de personas a las que les interese que haya emprendedores. El ecosistema emprendedor es sin duda fundamental.

Los emprendedores son gente que quiere cambiar al mundo, deben conocerse bien a ellos mismo, decidir su camino y soñar que es posible cambiar. El último punto sería construir, porque soñar y no gestionar; armar equipos; tomar decisiones; corregir errores y dedicarse día a día, te deja sin ser emprendedor.

Debemos pensar que podemos influir en otros y sus realidades. Tenemos muchas herramientas para intentar cambiarconstruirinfluir. “Esta es la década de los emprendedores y los invito que sean parte”.

DSC_0083 [Desktop Resolution]

> Luciano Nicora, Nicolas Rámos y Alejandro Mashad (Foto: Revista PaP)
> Andy Freire durante una entrevista posterior a la apertura (Foto: Revista PaP)

DSC_0032 [Desktop Resolution]

El turno entonces para el ya popular Andy Freire (Presidente Fundación Endeavor Argentina. Cofundador Officenet. Fundador y CEO Axialent)

Cansado de dar las charlas plomo, intentó dialogar con el público y usando algunos casos del auditorio, buscó develar: Cómo podemos cerrar la brecha entre la aspiración y la concreción de un proyecto.

Freire definió que la idea siempre surge de una actividad que hacemos y/o tenemos directa o indirectamente. Hagan una lista de las cosas que ven o con las que conviven y no piensen en que la idea debe ser ultra original, piensen que lo pueden hacer mejor que los demás. Si no lo considero así, tendremos que explorar mas en mi y en la idea.

Para buenas ideas siempre hay inversores de capital. Uno debe ser muy profesional; estipular como el equipo llevará adelante el proyecto y prever como la idea ubicará su lugar en el mercado. Pero encontrar inversores no es fácil, el proceso es hacer una lista, visitar a cada uno y estar preparado para que el 99% me diga que no. Es un proceso de aprendizaje.

Terminó diciendo que el emprendedor no elige el desafío pero si como enfrentarlo. Es bueno aquel que responde con capacidad y en el rol de protagonista de la misma historia (no ser espectador), aprendiendo del feedback que le dan aquellos que le rechazan la idea al inicio.

Luciano Nicora -  V/N BPO

Luciano Nicora (Board Member Endeavor Argentina. Fundador y Presidente V/N Global BPO) aportó premisas claras con tonada local y versatilidad joven. (Foto: Majo Malnis)

Encuentren una idea donde hay una demanda insatisfecha, porque se sabe que uno se tienta en lo que a uno le gusta pero no necesariamente en lo que otros consumirían. Definan un grupo específico y busquen que demanda insatisfecha tienen.

Reconoció que la lógica del emprendedor que al principio es egoísta por querer lograr que su proyecto sea rentable, es natural y sana, pero aseguró que con los emprendimiento tenemos que buscar impacto social y revertir las injusticia que se generan en el sistema capitalista.

El emprendedor después de buscar la visibilidad que su ego le demande, debería llegar a la etapa de lo Trascendente, en la cual no alcanza con dar empleo sino transformar realidades. No podemos ser ricos donde hay 15 millones de pobres. Si no logramos un país mas justo no podremos sostener lo construido. La agenda del empresario tiene que contemplar consciencia social.

Juan Collado - Grupo Tapebicua

Con un buen despliegue slide, Juan Collado (Cofundador y Director Grupo Tapebicuá) con tono salteño contó que en el tradicionalismo de su provincia tuvo el primer obstáculo, en Salta hace 20 años solo podías ser exitoso siendo abogado, cura o militar. (Foto: Majo Malnis)

Contó que de joven siempre valoró su libertad y su madre le enseñó el valor de ser el ciudadano del mundo con fuerte vocación pública, siempre yendo mas allá del interés personal, buscando romper el status quo. Hacer algo grande.

Debemos encontrar eso a lo que uno le va a dedicar su vida apasionadamente. Él lo hizo a través de buscar información y el networking (estar muy atentos de la información y charlas con las que uno convive).

Un amigo comentó que tenía un campo (100 mil hectáreas) y eso lo motivo a informarse y así enterarse del negocio de la Forestación, donde no había competencia con los agroalimentos; existía una demanda mundial creciente; ubicó la competitividad de la zona mesopotámica y vio el atraso nacional en relación a países vecinos. (Fue clave que en 1998 se dicte la ley de promoción federal).

Cuando uno siente que encontró la oportunidad para hacer lo que uno quiere dedicarse, hay que tener un objetivo, mas allá que la propia realidad después nos haga adaptarnos a distintos escenarios, por lo que a los veinticinco yo decía que quería fundar la empresa forestal mas grande del mundo, relata Collado.

Al analizar el sector y los grandes players que había, pensé en un atajo, identifique quien era el experto en el país de la temática y el objetivo era conocerlo, validar mi idea – visión y sumarlo al proyecto.

Armar el equipo será clave con socios emprendedores de perfiles distintos que compartan la visión (1+1=3) y equipos que aporten valor. Primero tiene que ser una sociedad de sustento. Me llevó 7 años que el proyecto levante vuelo, por lo que hay que tener aguante y estar dispuesto a aprender constantemente.

Collado aseguró que la capacidad de ejecución es el 70% de un proyecto exitoso. Se deben Integrar culturas diferentes, crear Liderazgo y confianza. En lo empresarial sostuvo que debemos lograr una “Creación de valor con sustentabilidad” intentando beneficiar a la sociedad y al país.

DSC_0065 [Desktop Resolution]

Suplantando al ausente Wenceslao Casares se presentó Esteban Wolf que hoy lidera ProGen que es la Primera droguería de medicamentos genéricos de Argentina, pero antes de lograrlo surcó varias derrotas que nunca fueron fracasos sino impulsos. (Foto: Revista PaP)

Cuando pensó que había encontrado “el” negocio vendiendo Pagers hasta que los celulares ladrillos le fundieron los radio mensajes. El servicio de FerryLíneas era pésimo hasta que a Wolf se le ocurrió subir gente gratis y ganar dinero con otros servicios alternativos. Esto se volvió un boom hasta que la competencia compró la compañía, volviéndole a castrar el negocio y su estabilidad.

Después se le ocurrió PlusTime que vendió productos de primera línea y alta rotación, pilas, disquetes, bolígrafos, accesorios para celulares, rollos de fotos, entre otros en puntos de venta con alta circulación. Pero eso que así suena sencillo, detrás del emprendimiento, tuvo un sin fin de variables y tropiezos que inundó de carcajadas el auditorio.

A los obstáculos siempre logró superarlos pensando una nueva idea y con un espíritu incansable. Argentina es el peor país para emprender por miles de cosas y eso nos obliga a re inventarnos y nos vuelve emprendedores innovadores. Por ello necesitamos lograr riqueza personal del Estado y para la sociedad. Emprender e impulsar la sociedad.

Diego Noriega (Emprendedor Endeavor, Fundador y CEO Grupo E) aún con tonada santiagueña y físico de rugbier comentó que siempre hay que capacitarse para algo; creer en uno y sobre todo creer que la idea es posible; saberla vender; apuntar a la exportación de los productos y sobre todo saber escuchar.

Grupo E está formada, comentó Noriega, con gente que que cree en la iniciativa; el trabajo en equipo; el respeto como base de la confianza y en la actitud. La clave es el equipo y las alianzas. Hoy sueño ser “emprendedor de emprendedores”. Recomendó escribir todas aquellas cosas que se les ocurran a diario, trabajar por ellas y así verán como el contexto conspira para que se lleven adelante.

Anne Marie Richard – Grupo S&N

Anne Marie Richard es de Entre Ríos y descubrió al recibirse que tenía menos obligaciones (para con su familia) por ser mujer, por lo que buscó emprender sin miedo a equivocarse y eso es clave. (Foto: Majo Malnis)

Para emprender hay que saber vender. No hay vuelta para eso. Ella aprendió un verano a vender hebillas mas caras de lo que valían y eso tuvo un gran valor, porque buenas ideas sin salir agresivamente a la calle se convierten en frustración.

Que el público responda con un “si, obvio” a nuestra idea significa que podría haber un cliente dispuesto a pagar por ella. Si no es así duden que sea posible venderla. Nunca vamos a tener la certeza en torno a la idea, ni el capital, pero debemos pasar a la idea de manera concreta.

Emprender no es un trabajo, es una forma de vivir. No hay horarios sino un objetivo que a su vez va cambiando con el contexto y la única certeza que tengo es querer hacer grande. El que quiera la seguridad de un trabajo de 9 a 18 hs que no emprenda. Acá hay que estar dispuestos a fracasar, porque siempre los habrá.

Un buen plan ahorra energía, pero hay que ponerlo a prueba frente a dificultades que cuando lo diseñamos el plan no estaban. Sumemos socios con equidad. En los equipos se enseña  y se lidera con el ejemplo. Alimentar el sueño siempre aunque considerando los cambios que le influyen y lo modifican, también es algo que no tenemos que descuidar.

La clave es el emprendedor que sueña y mueve los recursos para lograrlos. Sueña en grande y nunca te rindas, dijo la única mujer de entre los conferencistas y dejó el escenario con aplausos.

Rob Salkowitz

El momento bilingue llegó con Rob Salkowitz (Escritor y Consultor, de Estados Unidos) que mostró algunos casos ejemplos que rescata en su libro Young World Rising y sirvieron para ilustrar el poder de las buenas ideas que según él nacerán en los próximos años desde el hemisferio sur del planeta por el simple hecho de que la juventud es mayoría en esta parte. (Foto: Majo Malnis)

Duto nació como idea en la ciudad colombiana de Pereira y desarrolla el proyecto IRIS, un sistema que permite a los niños con limitaciones visuales “ver” con sus manos contenidos pedagógicos usados en el aula de clase tradicional. IRIS es una novedosa herramienta que transforma las formas y colores de estas imágenes en una codificación que se puede entender con las manos. Ofrece una base de datos de imágenes pedagógicas que los profesores pueden utilizar para explicar a niños con limitaciones visuales conceptos gráficos usando formas y colores, brindando mayor calidad, variedad e igualdad en su proceso educativo, algo que las soluciones actuales no proveen.

Más sobre Duto

Pedigree se desarrolló para combatir el mal de los remedios vencidos en África. Se posibilitan consultas vía SMS para corroborarlos y se redujo la problemática. Si funciona en África, funciona anywhere. Ideas muy ricas para lugares pobres.

Más sobre Pedigree

Ideas para que piensen:

  • ¿Están usando tecnologías que los acerquen a los nativos digitales? ¿Qué cosas nuevas se pueden crear así?
  • Se necesita gente joven que desee trabajar para tu empresa, por la cultura empresarial.
  • ¿Cómo estas desarrollando tu networking?
  • ¿Estás combinando objetivos comerciales con los sociales?
  • ¿Estás promoviendo el empresariado? Endeavor promueve el círculo, pero los jóvenes tienen que levantarse y traer el talento.

DSC_0078 [Desktop Resolution]

> Martín Migoya en una entrevista posterior a su conferencia (Foto: Revista PaP)

Para el cierre de la mañana de conferencias llegó Martín Migoya que contó como Globant comenzó a gestarse durante 2003 en su cabeza y la de Guibert Englebienne, Martín Umaran y Néstor Nocetti. Aquellos cuatro amigos apasionados por la ingeniería, lograron una empresa con crecimiento sostenido a través del tiempo, hasta llegar a tener oficinas en Buenos Aires, Tandil, La Plata, Córdoba, Rosario, México, Boston, Silicon Valley, Phoenix y Londres.

Más allá de los tips útiles que salen de la experiencia de Migoya, intenté buscar institucionales que transmitan el espíritu de  Globant y ustedes den cierre al evento.

  • Piensa en grande.
  • Estén preparados para cuando la suerte los demande.
  • Focalizar su tarea y actividad para la que son buenos.
  • Inviertan en procesos para que la empresa se independice de ustedes.
  • Inviertan las ganancias para formar equipos complementarios.
  • Innoven desde los espacios de trabajo (elegidos por los propios empleados en Globant)
  • Hoy lo que motiva a la gente es la autonomía dentro de la empresa y el propósito empresarial debe cautivar a su gente.
  • Siempre piensen a largo plazo y con el emprendimiento full time.
  • Piensa en grande, innova constantemente en equipo y have fun!

Manifiesto sobre el fútbol y el hincha

In Froy, Pasiones on 6 septiembre, 2010 at 10:21 AM

Por Rogelio Froy

Me he propuesto intentar escribir y en pocas líneas hacer un manifiesto sobre el hincha, porque considero que se ha escrito mucho sobre fútbol, sobre su origen, formas de jugarlo, y personajes que hicieron grandes a este deporte, pero este escrito es para esa persona que hace del gran circo del fútbol su vida.

Porque en este país solo existe un deporte para el hincha: el fútbol. Están los fanáticos, los muy fanáticos y los menos fanáticos, pero ninguno de ellos dejan de ser “fanático”; están los fanáticos de los equipos grandes, de los medianos o de los chicos.

Hasta existen fanáticos de clubes que uno no sabe que existen, dentro de sus pares son motivos de burla, aunque internamente uno admira mucho mas a estos hinchas, por qué, quien puede ser hincha de “Desamparados de San Juan”, quien soportaría aceptar toda una vida de torneos de poco interés deportivo, quien soportaría saber que nunca vendrán a su cancha “Boca o River”, pero sin embargo, todo los fines de semana están ahí, hasta tienen sus propias banderas (por qué quien va a querer hacer merchandansing para tres hinchas).

El caso es que el hincha nunca se siente solo, el sabe que va a la cancha y hay un montón de otros hinchas que sienten y viven el fútbol igual que el, y como valor agregado, hasta comparten los mismos colores, cuantas veces un hincha abrazo a otro, cuando se gano ese partido milagroso, y ni siquiera se conocían, cuantas veces se les pide a sus pares que griten un poquito mas, que el objetivo ya esta mas cerca, por que el hincha también entra a la cancha, ellos también corren tras sus 11 representados.

Dicen que el Gol es el orgasmo del fútbol, pero para un hincha, ¿cuando es su primera vez?, ¿cuando es capaz de disfrutar ese orgasmo?, se dice que un niño deja de serlo para pasar a ser hombre cuando realiza su debut sexual, pero creo que mas importante que ese debut, es el momento en que el hincha va por primera vez a la cancha, algunos no nos acordamos, por que fuimos a una cancha antes que ir a la casa de nuestros abuelos, pero otros, ven como los “hinchas” de la familia cada domingo realizan ese ritual de gorro bandera y vinchas, y
luego del almuerzo parten para el gran coliseo, y uno simplemente se queda sentado sin entender ¿por que?, pero llega ese día en que el tío canchero, o ese amigo de tu viejo te hace un guiño y te pregunta ¿ y vos, no vas?, y uno intenta aguantar la alegría mientras busca un rostro que apruebe esa petición, y cuando la madre asiente a disgusto, la emoción que empieza a desbordar por que sabe que desde ese día ya no será tratado más como niño.

A partir de ese día uno pasa a ser “hincha”, uno podrá disfrutar ese lunes en el colegio con la sabiduría de quien ha vivido lo que otros todavía no, y a medida que va creciendo, se da cuenta que los hinchas juegan los lunes, que sus partidos no están los domingos con su equipo, sino, están los lunes con sus pares, en los colegios, en las oficinas, incluso en su propia casa, por que quien no ha fingido alguna vez estar enfermo para no levantarse ese lunes después de haber perdido el clásico, el único encuentro en el que no queres perder, por que sabes, que el qué te “gasta”, no es alguien que no ves nunca.

No es algún “hincha” efímero que solo te visita una vez al año, no, es esa persona con la que compartís todos los días, es ese compañero que se sienta un banco delante de ti, el oficinista que esta en el escritorio contiguo, el portero que te cruzas a la mañana, ese es tu clásico, es esa persona con la que coincidís en casi todo, vivís en el mismo barrio, vas al mismo colegio, jugas todas las tardes con el, pero el lleva otros colores, este manifiesto, que intenta revindicar a los hinchas.

A todos aquellos que saben lo que es levantarse a las 4 de la mañana para ver como corren detrás de una pelota unos pibes de no más de 19 años, que se mojan, pasan calor, mucho frío, insultan y maldicen el haber venido y se juran que es la ultima vez, pero en su interior saben que, la semana que viene y donde sea, el estará, y ese desconocido con el que comparte tribuna, también estará, y el pelado de de bufanda, o el viejo con traje, o el ridículo que se viste de pantalón corto, camiseta, y hasta botines, esperando que su técnico le haga un guiño de ojo, como esa primera vez, en la que aquel tío se la hizo, pero esta vez para que le diga, nos falta uno, ¿jugas?.

Humildemente este mal cronista intento homenajear a todas esas personas que sueñan, comen, respiran, en síntesis, viven fútbol, por mi parte les diré que me siento dentro de ese grupo y que siempre apreciare a las personas que entiendan el juego, siempre seré un hincha de las jugadas, y mis colores siempre serán celeste y blanco.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Pasión Bahamonde

In Bahamonde, Pasiones on 17 agosto, 2010 at 12:31 PM

José Bahamonde nació en Mendoza, Argentina. Estudió inglés en Estados Unidos, obtuvo en Chile la licenciatura en Publicidad y Marketing, se posgraduó en Marketing de Servicios y cursó algunos años de abogacía. También es experto en diseño y un importante referente de la gastronomía (su restaurante La Sal, en Mendoza, dejó huellas).

Bahamonde es actualmente columnista de este Blog

Escribe poesía, baila sin improvisar flamenco y tango, y literalmente viaja por todo el mundo. A todo lo que hace, Bahamonde le imprime su sello personal. Amante del humor, puede fluir desde el chiste ingenuo a la broma ácida. Suele ser exigente, individualista, sibarita, seductor, hedonista e irreverente. Se comenta que no resulta muy conveniente hacerlo enojar y que cultiva la amistad como pocos.

Durante la primavera del 2010 pasó por Barcelona, y lo acompañamos a Colliure, un maravilloso pueblo costero del sur de Francia, donde expuso otra de sus pasiones: la fotografía. Fue así que le propusimos desarrollar algunos conceptos en palabras y otros en imágenes.

El Disparo. El Momento. La Filosofía.

"Yo habitualmente siento las fotos.."

Al disparo llego sintiendo la mayoría de las veces y pensando algunas otras. El disparo es el momento de la pausa, del silencio, de cortar la linealidad del tiempo.Yo habitualmente siento las fotos, lo que veo me obliga a disparar. Ahora si, lo importante es el proceso para llegar ahí, lo interesante es develar cómo se llega a esa obligación por disparar. Cada ser humano pone en sus expresiones, su historia, sus creencias, sus emociones, sus modelos, es decir en cada percepción se juega la forma particular de ver el mundo. En la selección de una imagen se juega una estética de la vida. Una lectura del pasado, del ahora y del porvenir que luego se decide detener en una foto. Cuando disparo siento que estoy venciendo al tiempo, que queda en mi máquina una burbuja que describe mi forma de sentir en ese preciso momento como un fragmento del universo detenido. Y de ahí se disparan luego, cientos de evocaciones y lecturas.

La fotografía para mi es la relación del momento emotivo del autor y su sistema de creencias, con un contexto determinado y sus elementos físicos con la coyuntura del tiempo. Si hacemos la prueba de invitar a 10 personas con la idea y la voluntad de sacar fotos en una calle, sin dudas lograremos experiencias tan diferentes como personas hayan participado. Uno hará hincapié en lo humano en relación con su entorno, otro en la arquitectura, otro quizás en los colores, otro en la vida y otro en la muerte, etc.

Preparación. Espontaneidad.

Si decido sacar una foto que relacione un dintel super antiguo con una mujer vestida muy moderna y su perro que mira en sentido contrario, estoy jugando con mi ironía sobre el pasado, el presente y el porvenir. Es precisamente esto lo que busco en la fotografía, relaciones de elementos que se dan espontáneamente en un contexto accidental. No me gusta la fotografía preconcebida buscando privilegiar lo técnico, controlar el medio porque no soy amigo de la perfección. Aproximarse a la perfección atenta casi siempre con la espontaneidad. El mundo ha evolucionado más desde los defectos, las imperfecciones y los actos fallidos que desde los excesos técnicos por buscar la perfección. La técnica deben ser los dos primeros escalones para mirar por la ventana de la espontaneidad.

La exaltación de lo técnico y preconcebido, supone un intento racional de controlar el mundo, la espontaneidad una forma emotiva de encontrar belleza en el fluir de ese mundo incontrolable.

"Aproximarse a la perfección atenta casi siempre con la espontaneidad"

Análogo versus digital. Autor.

No debería ser una disputa, sino ser vistas como alternativas. Definitivamente siento en la fotografía digital una democratización de las posibilidades expresivas, más gente puede acceder a buenas máquinas y hoy ya no es un trabajo complejo y laberíntico el sacar fotos con buena calidad. Esto es para mi, un avance para la expresividad humana, una consecución de la libertad, ¿no es acaso esto el fundamente del arte?

La libertad como fundamente del arte

En muchas disciplinas y oficios artísticos se han mantenido posiciones rígidas y oscuras apoyadas en la dificultad de acceso a los elementos, o en la dificultad técnica de la resolución de la obra. Hoy eso es cosa del pasado, existen tantos fotógrafos como cámaras. Esto lo digo por mi poca identificación con los rótulos, no creo en los artistas en el sentido que muchos artistas lo creen. No tengo en mi cabeza la existencia de un artistómetro que mide quién y dónde se es más artista que otro. Pueden haber criterios pero siempre se llega a lo mismo, a un sistema de creencias que todo lo matiza. El ego es el principal enemigo a vencer y la libertad la gran bandera…

Lo digital supone una evolución en cuánto a las posibilidades de expresión, no en el espíritu de la fotografía, ¿quién puede decir que una foto con la mejor cámara digital lo conmueva más que un desnudo blanco y negro en Paris de los años 40?

En mi caso, saco con digital, es más cómodo y me siento más libre, es más inmediato porque soy ansioso y tengo varias analógicas para hacer ejercicios creativos y explorar otras cosas, no es una lucha, son alternativas que se suman y yo las disfruto.

El automóvil no supone un detractor del caballo, significó una evolución que redefinió al caballo con nuevas alternativas de uso relacionadas con otros momentos. Desde el cambio los usos cambian radicalmente, ya casi nadie viaja con una analógica solamente, pero las cosas no mueren, muere su uso habitual y resucitan en  nuevas formas, nuevos usos, nuevas motivaciones.

Qué busco en una foto.

En una foto busco exponer mi identidad, mostrarme y ocultarme, jugar… Esta es mi forma de ver el mundo, muchas veces soy irónico, muchas contestatario y crítico, algunas veces sensual, otras emotivo, algunas humorístico y desenfadado eso si, siempre en el marco de mi visión estética.

La gran obra de un ser humano es diseñar su vida, para eso hay que trabajar en la propia libertad. Mi camino es ser feliz expresándome con pasión, conociendo diferentes herramientas para ser feliz. La vida de un ser humano gris probablemente pueda mostrarse en 10 fotos sin mucha gracia.

Mi forma de entender la vida es llegar al final del camino con cientos de buenas fotos que reflejen momentos de conciencia y disfrute pleno.

Mi filosofía es encontrar una ética en la estética, hacer las cosas según mi concepción de belleza. Si esto le llega a alguien, si una persona se emociona con mis fotos, soy simplemente feliz.

"Mi filosofía es encontrar una ética en la estética"

Colliure.

Tremenda ironía late en este pueblo de cielo y mar esperanzado maldito de belleza y en sus calles, la muerte en la tumba de Machado.

Por Alejandro Crimi para Diógenes Difusión

+ Visita las columnas de José Bahamonde

> Conoce a otro artista en Pasión Romano

El cielo moderado, un mamarracho y el poema

In Bahamonde, Exclusivos, Pasiones on 11 agosto, 2010 at 12:25 PM

Por Jose Bahamonde

Son las ocho de esta mañana fría de Mendoza, sueño moderado, día en blanco y las palabras que invitan en el iPod “porque ese cielo que vemos, ni es cielo, ni es azul. Lástima grande que no sea verdad tanta belleza” Lupercio Leonardo de Argensola, cerca del 1.500.

Ahora entiendo cuando los viejos me decían que el tango está ahí, sentado en un bar fumando y esperando que algún día vengas a él. Hace tiempo ya me senté en aquel café, con la vergüenza de un niño que reconoce la verdad de una padre sabio.

Foto de Jose B

Camino hacia la Mac, la abro y empiezo a escribir intentando meter la mano en la bolsa de mi alma para tirar algún puñado de plumas al viento.

Tango, tango, cómo suena tu voz en mi mirada. Son las ocho, casi el fin de una madrugada que no fue de bourbon, ni de sueños grises, nooooo nada que ver, son las frías ocho de una mañana más y aquí estoy, empezando este día como quién baña sus zapatos en tinta y se debate si escribirá sobre el suelo de la vida una digna poesía o todo morirá en un ilegible mamarracho.

Y ahí el tango, ametrallando mi cabeza con sus frases “…se me gastaron las sonrisas de luchar…”, “…pero qué, si están tus cosas pero tu no estás…” todo está ahí, el dolor, la esperanza, la muerte y la puta vida.

“…Fui…gota de vinagre derramada, fatalmente derramada sobre todas tus heridas..”, “…vete, no me beses que te estoy llorando. Vete, no comprendes que te estoy salvando..” y la imagen del eterno Negro Juárez con sus lágrimas reinventando desencuentro. Tengo ganas de gritar pero no puedo abrir la boca, y caigo en una verdad incontrastable, el tango es eso, es la boca de tantos que no gritan.

Nada, a seguir, ahora pongo a Hugo Díaz y esbozo este intento de salvarme. Café negro, mi homenaje de hoy no puede mancharse con la blancura de la leche. Abro mis mails con los ojos teñidos de arrabal, y una de esas cosas hermosamente incomprensibles que se encadenan en la vida, mensaje de mi amigo Omar, escrito con las mismas manos con las que amasa el pan para el horno de barro y luego se aferra al arco de su contrabajo.

Omarcito es un ser tan dignamente humano, tan de verdad, tan hermosamente amigo, tan musical para su cocina, tan cocinero para los sueños de todos. Y su mail que me pega una trompada con guantes de terciopelo No sé si se logra la belleza. Amo ese concepto griego de la belleza, que dice que la bondad no es buena por ser buena, es buena porque es bella…” y sé que si algo le faltaba a este rarísimo día de invierno, es esta invitación al pensamiento.

La música suena, y entonces el tango, y el contrabajo de Omar y su amistad y la belleza…y el aroma del café. Y entonces, entonces todo se ordena.

Definitivamente tengo ganas de que mis pasos de hoy dibujen algo bueno. Ahora suena Chiquilín de Bachín, “cada aurora en la basura, con un pan y un tallarín, se fabrica un barrilete para irse…y sigue aquí…” que poeta Horacio Ferrer, ¿cómo pueden todavía algunos “puristas del tango”, cuestionarlo? cuánta miseria debe limpiarse alrededor de las cosas trascendentes.

Un día leí una frase divertida decía, “es fácil darse cuenta de la existencia de un genio, inmediatamente todos los imbéciles se ponen en su contra”. Cómo cuesta tener que bancarse a tanto pelotudo con iniciativa, por dios. Pareciera que la envidia, ese DNI de la mediocridad, se contagia por la palabra. Eso si, por respeto a mi café, he decidido no dedicarle un segundo de tiempo a los acomplejados y envidiosos.

Volvamos, Ferrer es un rock star, un tipo que está en desacuerdo con la vida de mierda que nos intentan vender y grita con sus poemas para tirarnos un enorme salvavidas. Cómo puede cuestionarse poéticamente a alguien capaz de decir “…chiquilín dame un ramo de vos así salgo a vender mis vergüenzas en flor. Baleame con tres rosas que duelan a cuenta del hambre que no te entendí…” una canción de protesta, donde se inmola para que se entienda el sufrimiento de un niño.

Encima hay que soportar que algunos irrespetuosos digan que el tango es rancio y cosa de viejos. Y claro, la lectura que tenemos del tango ha ido mutando más por ignorancia que por decisión y como decía mi amiga Anita, la ignorancia es atrevida.

Los invito a ver imágenes de las grandes orquestas de los ’60, allí verán bandoneonístas cabeceando enloquecidos, pianistas golpeando el piano con violencia, cuerpos de músicos que vivían el tango en la piel, comprometidos, irreverentes, vanguardistas muchos años antes de la fiebre del rock y el punk.

Que alguien tenga los huevos de negarme que en la voz de Cobain podría haber vivido cualquier tango melancólico. Nada puede sobrevivir a las lecturas del pasado con los códigos actuales, pero siempre ayuda el corazón, la sensibilidad, las ganas de encontrar acuerdos, el juego de sentar a Pichuco con Pearl Jam, al gran Astor con Ceratti, a la poesía de Manzi en la mesa de un flamenco, a Julio Sosa con la electrónica del tango.

Al segundo café le cayeron unas gotas de Brandy, son las 9, le meto un trago firme queriendo desahogarme, y si, el tango es un tema del que es difícil salir, (un camino de ida diría la Mica) es el libro gordo de petete para encarar todos los dias.

Me suena el teléfono, Carlos desde Buenos Aires, justo lo que faltaba, las charlas con él pueden durar horas desculando el origen del amor, su influencia en el arte, en la amistad, y empiezan las frases compartidas, “no se puede ser profundo todo el tiempo, porque tampoco se puede ser feliz todo el tiempo” le tiro al pasar, se ríe, se que está asintiendo con la cabeza.

Comentamos de alguna mina, pisamos la banquina, volvemos al asfalto y me retruca “…es que las tristezas no son siempre las mismas…o si?” apuro una respuesta, “…hay que aprender a no sufrir maestro”, vuelve a reír.

Entonces me despido con apuro, me subo al auto, manejo desorientado, encuentro en una esquina un bar antiguo, me bajo, busco con la mirada atenta, veo un viejo solo con un cigarrillo y un café, me siento junto a su mesa, siento el paso de la vida. En una radio suena un tango de Rivero, el viejo mira como buscando el cielo, lanza una bestial nube de humo, cierra los ojos y los aprieta, así se queda un rato.

Es el tango, lo juro, es el tango, ese grito de tantos que no gritan.

Entonces siento que es de noche al mediodía, que al farol se le escapó la luz, que el café  es un escocés con hielo, que la señora que pasa con las compras es Malena, que el tipo que espera el bondi en la parada es el Ñato y que ahí a la vuelta de la esquina sobrevive una milonga eterna con el piso lleno de letras y mamarrachos invisibles, que sin carteles, ni guirnaldas, ni faroles se llama vida.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

+

Juventud, te creen perdida

In Exclusivos, Pasiones, Tonti on 9 agosto, 2010 at 10:10 AM

Por Danilo Tonti

La mentira arma su juego y reparte sus cartas. Crea su mundo, su universo paralelo. La mentira es la sabiduría de la antítesis, del contrapeso de lo que es; la mentira es lo que no es, pero que parece ser.

La juventud está perdida“. Esa es la mentira. Yo soy joven, y tengo sueños, y tengo proyectos, y tengo ideales; y no soy una mentira. Mis amigos son jóvenes y tienen metas, propósitos, y no son una mentira.

Jóvenes sueños queriendo amanecer en el cielo

Juventud perdida en tanto desorientada, esa es la verdad. Y desorientada no por no saber sino por no poder. El no se impone al sueño de hacer; porque todo cierra de antemano, porque todo parece estar hecho, porque nada queda por crear.

Es mejor anular la posibilidad de cambio cuando el cambio pueda quebrar nuestros privilegios; es más seguro alzarnos en un mundo de certezas, en donde las únicas dudas nazcan de nosotros mismos.

La juventud está movilizada e inquieta, pero a este sistema no le sirven los sectores revoltosos. A este sistema le sirven los resignados y distraídos para depositar en ellos la culpa del olvido, culpa que camufla el agradecimiento de la estabilidad, del estanque de la amenaza.

Tenemos una juventud con “futuro“, pero sin presente. El hoy no parece ser su tiempo. El legado es claro: dedíquense a crecer, a formarse, a hacerse de un mundo de sueños e ideales, para que -cuando lo verde de la juventud utópica madure- entren al mundo de lo real y se manejen como él.

Entonces la sociedad es eso: un cúmulo de jóvenes retirados que dejaron a un costado sus sueños, resignándose a jugar el juego marcado, aquel en donde no hay que crear sino saber hacer, aprender las formas y los caminos. Así, los jóvenes no son el futuro; son sólo el futuro de aquellos que buscan ver un mañana programado e idéntico al hoy, formando sujetos que perpetúen más de lo mismo, bajo el mismo suelo y hacia el mismo horizonte.

Desde el paradigma actual, los jóvenes no son el futuro; son la garantía del presente infiltrado en el mañana.

Pero me pregunto cuál es el punto justo de la cocción. ¿Cuál es el fin de la receta? ¿Qué tipo de sujetos buscamos preparar? ¿Somos los jóvenes demasiado “crudos” como para ser actores protagonistas de la sociedad del hoy? Ahí está el error; en creer que sí.

La sociedad necesita transformaciones y éstas estructuras que garanticen una dinámica en donde los cambios puedan sucederse. Los cambios implican creación y la creación individuos íntegramente creativos.

Lo necesario no son hombres que reproduzcan a puño y letra lo instituido, en donde el mérito es lo bien aprendido. Lo necesario son personas capaces de capitalizar nuevos paradigmas, des-aprendiendo y re-escribiendo nuevas formas de comprendernos y de crearnos como sociedad y como personas.

Si me preguntan, prefiero una sociedad inmadura, en donde construyamos desde la incertidumbre certezas colectivas y no donde las certezas sean inmutables propiedades exclusivas. Sucede que re-crear es romper certezas, pero sólo desde lo incierto nace lo auténticamente certero. Tocar fondo es llegar al comienzo, porque todo cambio implica encontrar la crisis.

Me dicen que la juventud está perdida y sin embargo son los jóvenes quienes desbordan las organizaciones alternativas. Son ellos los que caminan y buscan, con la grandeza del desinterés, hacer de lo poco que se les permite lo máximo que se pueda hacer. Son ellos los que persisten, estimulados sólo por la convicción de que algo hay que hacer.

Las posibilidades reales de participación son alternativas al sistema que la tilda de perdida y le exige mayor “compromiso social“. Exigir acciones sin brindar caminos es la contradicción que evidencia un fin de apariencia, un discurso sin causa ni propósito.

Resulta sencillo verlos y generalizarlos perdidos en la droga, en el alcohol o en la simple indiferencia, pero se presenta comprometedor encontrar los porqués a esas circunstancias puntuales.

¿No será acaso la falta de oportunidades de desplegarse como tales en la sociedad lo que hace que la juventud se apoye en soluciones sustitutivas como la droga y el alcohol?

¿No será un sector cerrado y hegemónico, guardián y reproductor de lo establecido, causa de aquella juventud “perdida”?

¿Es posible que estemos entrenados para una sociedad estable y monótona? ¿Estamos dispuestos a resignar las “seguridades” de un presente sin futuro para crear un futuro desde el presente? ¿Será que hasta parte de la juventud ha creído su perdición?

Un corazón joven es un corazón que camina y que a su paso busca. Explora, analiza, prueba, se arriesga, se convence, se desilusiona, se involucra, se queda, se marcha. Cambia de rumbo, una y mil veces, sabe que así es el camino. Pero en el viaje se forma y, de a poco, va entendiendo lo que quiere.

Cada cosa que encuentra es vital porque lo determina, lo condiciona, lo empuja y lo estimula. Cada paso es una marca y la pauta para dar el siguiente. Hay que estar ahí. Es necesario. Es urgente. Hay que escuchar y dejar hacer. Hay que abrirse a lo que sienten y dejar que nos hagan sentir.

“Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Pero sabrás que cada vez que ellos vuelen, piensen, sueñen, cuenten, vivan… estará la semilla del camino enseñado y aprendido”. María Teresa de Calcuta.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

¿Hay algo más inexplicable que el suicidio de René Favaloro?

In Exclusivos, Pasiones, Tonti on 29 julio, 2010 at 7:00 AM

Por Danilo Tonti a diez años de la muerte de Favaloro

“Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta, tiene su precio.
A la corta o a la larga te lo hacen pagar”.
René Favaloro

12 de julio de 1923 - 29 de julio de 2000

Después de la muerte todo lo que podría muere esfumado en el último latido, regalando certezas de un deber cumplido o amargas realidades inconclusas. Después de la muerte ya no hay caminos, sólo un atajo donde sentarnos y mirar lo caminado. ¿Pero qué se hace con la culpa cuando ya no existe aquello que puede subsanarla? Pues la culpa aparece con la desaparición, repentina ausencia que es su causa, su cuenta eternamente pendiente, su mañana nunca alcanzado.

A veces la muerte nos devuelve a la vida y, en un empujón sin previo aviso, comprendemos la acción delante de nuestra omisión.

René Favaloro no sólo murió, se suicidó. Acción delante de nuestra omisión. Decició quitarse la vida, dejar de existir. Acción delante de nuestra omisión. Decidió desaparecer, antes que ceder. Acción delante de nuestra omisión.

Quizás sean muchos los que alguna vez la leyeron, pero reiterar nunca está de más cuando el mensaje no deja de hechar raíces. Personalmente leí la carta que Favaloro dejó antes del suicidio hace un par de días y, desde entonces, no dejo de pensar en eso. En la hipocresía de un sistema hecho a medida por corruptos, en la hipocresía de un dinero que cotiza vidas, en la hipocresía de nosotros en nuestra inocencia ingenua o sutilmente cómplice.

Y es que la idea del mundo del revés no queda sólo en canción en una sociedad en donde la honestidad reniega de ser honesta, resignada inadaptada a las normas del más injusto. Nada más angustiante que la angustia de ser honesto, pues designa la falacia de lo impuesto, la contradicción de lo supuesto.

Pero claro que no reniega de lo que es, sino de aquello que en lo social le implica ser lo que es. “La mayoría del tiempo me siento solo”, dice en alguno de sus párrafos. ¿Solo aquel hombre conocido en el mundo, admirado por todos? ¿Solo aquel hombre que trabajó por y para los otros? ¿Solo? Sí, solo. Y quizás la soledad más profunda que exista, la soledad del pensamiento y del ideal. Esa que no escapa ni entre las multitudes, que busca corromper, torcer la línea.

Allí quedó aquel hombre ejemplar, con los laureles en sus manos y la esperanza por el piso; con una imagen de renombre y una vida en el olvido. Quedó con los halagos en su último suspiro: nunca más inválidos, nunca más superfluos, nunca más insulsos.

“Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna ‘lecture’ de significación. Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos. Pero aquí, vuelven a insertarse en el ‘sistema’ y el dinero es lo que más les interesa”.

A veces me pregunto por qué al olvido nunca se le olvida olvidar las cosas importantes. Por qué lo que pasa es siempre una sucesión de apariencias, por qué nunca vamos más allá. Cuanto más lo pienso menos lo entiendo y la impotencia me paraliza. ¿Cómo fue posible? ¿Por qué nadie lo vio? ¿Por qué nadie lo evitó? Y es que a Favaloro no lo mató su “fracaso”, lo mató el fracaso de su causa. ¿Hay algo más noble que dejar tu vida por no poder dar vida? ¿Hay algo más cruel que dejar morir a quien quiere vivir para hacer vivir? ¿Hay algo más inexplicable en el mundo que el suicidio de René Favaloro?

“A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla”. (…) “Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata”.

La historia mató a quien intentó desenmascararla, sin tapujos ni consideraciones, sólo lo mató. Porque en su ejército no estaba más que él y su cuerpo no resitía una batalla más. Sólo dijo adiós sabiendo que su palabra sería su arma última, porque la palabra es lucha y, como diría Panton, su mutilación puede ser su siembra. Su muerte fue la declaración de la guerra eterna, la denuncia permanente agitando la memoria. Continuidad camuflada de derrota persiste en el sostenimiento de la causa, con su ideal, con su bandera. “No puedo cambiar, prefiero desaparecer”. Desaparecer no es dejar de existir y seguir existiendo es continuar luchando.

Gracias Favaloro por tu humildad, por tu honestidad, por tu ética; pero fundamentalmente gracias por tu persistencia, porque no hay ninguna otra cosa en la vida que me inspire más que tu propia vida.

Que despierte en vos lo que tenga que despertar:

El Juez liberó la nota que dejó el Dr. René Favaloro antes de suicidarse. (Julio 29-2000 – 14,30 horas) Gracias querido amigo Manuel Abrodos por enviarmela.

Creo que vale la pena leerla con detenimiento y reflexionar que cosas aun tienen arreglo en Argentina y que cosas ya no sirven y son descartables. Pero por sobre todo creo que hoy en nuestro pais lo que necesitamos es distinguir claramente cuales son las cosas por las que vale la pena luchar, por las que vale la pena invertir nuestro tiempo y nuestra energia apostando a un futuro mejor.

Este creo que no es un mensaje de muerte, sino un mensaje de vida dirigido a todos nosotros argentinos de cualquier credo y orientacion política.

“Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic, está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria. Nunca perdí mis raíces.. Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Güemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles. Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo.

En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces.
La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada).

Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente. Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía.

A pesar de que los directores aseguraban que no había retornos, yo conocía que sí los había. De vez en cuando, a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo. Este era nuestro único contacto.

A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación. Primero con la ayuda de la Sedra, creamos el departamento de investigación básica que tanta satisfacción nos ha dado y luego la construcción del Instituto de Cardiología y cirugía cardiovascular. Cuando entró en funciones, redacté los 10 mandamientos que debían sostenerse rajatabla, basados en el lineamiento ético que siempre me ha acompañado.

La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza).

Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto.

¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno! Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica.

Lo mismo ocurre con el PAMI. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país.

Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros, (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente).

Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda.

El que quiera negar que todo esto es cierto que acepte que rija en la Argentina, el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno.

Lo mismo ocurre con los pacientes privados (incluyendo los de la medicina prepaga) el médico que envía a estos pacientes por el famoso ana-ana , sabe, espera, recibir una jugosa participación del cirujano.

Hace muchísimos años debo escuchar aquello de que Favaloro no opera más! De dónde proviene este infundio?. Muy simple: el pacientes es estudiado. Conclusión, su cardiólogo le dice que debe ser operado. El paciente acepta y expresa sus deseos de que yo lo opere. ‘Pero cómo, usted no sabe que Favaloro no opera hace tiempo?’. ‘Yo le voy a recomendar un cirujano de real valor, no se preocupe’. El cirujano ‘de real valor’ además de su capacidad profesional retornará al cardiólogo mandante un 50% de los honorarios!

Varios de esos pacientes han venido a mi consulta no obstante las ‘indicaciones’ de su cardiólogo. ‘¿Doctor, usted sigue operando?’ y una vez más debo explicar que sí, que lo sigo haciendo con el mismo entusiasmo y responsabilidad de siempre. Muchos de estos cardiólogos, son de prestigio nacional e internacional.

Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna ‘lecture’ de significación. Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos. Pero aquí, vuelven a insertarse en el ‘sistema’ y el dinero es lo que más les interesa.

La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar. Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter eco, camara y etc., etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos..

No es la única institución. Médicos de la Fundación me han mostrado las hojas que les dejan con todo muy bien explicado. Llegado el caso, una vez el paciente operado, el mismo personal entrenado, visitará nuevamente al cardiólogo, explicará en detalle ‘la operación económica’ y entregará el sobre correspondiente!.

La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar. Es fácil decir ‘no hay camas disponibles’. Nuestro juramento médico lo impide.

Estos pacientes demandan un alto costo raramente reconocido por las obras sociales. A ello se agregan deudas por todos lados, las que corresponden a la construcción y equipamiento del ICYCC, los proveedores, la DGI, los bancos, los médicos con atrasos de varios meses.. Todos nuestros proyectos tambalean y cada vez más todo se complica.

En Estados Unidos, las grandes instituciones médicas, pueden realizar su tarea asistencial, la docencia y la investigación por las donaciones que reciben. Las cinco facultades médicas más trascendentes reciben más de 100 millones de dólares cada una! Aquí, ni soñando.

Realicé gestiones en el BID que nos ayudó en la etapa inicial y luego publicitó en varias de sus publicaciones a nuestro instituto como uno de sus logros!. Envié cuatro cartas a Enrique Iglesias, solicitando ayuda (¡tiran tanto dinero por la borda en esta Latinoamérica!) todavía estoy esperando alguna respuesta. Maneja miles de millones de dólares, pero para una institución que ha entrenado centenares de médicos desparramados por nuestro país y toda Latinoamérica, no hay respuesta.

¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente? Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar.

La mayoría del tiempo me siento solo. En aquella carta de renuncia a la C. Clinic , le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español!

Sin duda la lucha ha sido muy desigual. El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse.

Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al ‘sistema’. Sí al retorno, sí al ana-ana.

‘Pondremos gente a organizar todo’. Hay ‘especialistas’ que saben como hacerlo. ‘Debes dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabes nada, que no estás enterado’. ‘Debes comprenderlo si querés salvar a la Fundación’ ¡Quién va a creer que yo no estoy enterado!

En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer.

Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: ‘a mí no me ha derrotado nadie’. Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular. El año pasado debí participar en varios países desde Suecia a la India escuchando siempre lo mismo.

‘¡La leyenda, la leyenda!’

Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga.

Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz.

Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata. No puedo cambiar. No ha sido una decisión fácil pero sí meditada. No se hable de debilidad o valentía.

El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano. Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad.

Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así.

En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.

En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara.

A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco.

Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa.

Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles”.

Un abrazo a todos
René Favaloro

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anotaciones de vida, algo útiles

In Exclusivos, Pasiones, Rudy on 27 julio, 2010 at 10:04 AM

Por Pamela Rudy

Yo soy una soñadora eterna y por eso me proclamo masoquista. E aquí consejos útiles, revocables por doquier, meramente basados en mi experiencia.

  • Sin expectativas no hay desilusión

Esta claro, cada vez que esperamos algo de alguien, corremos el grave riesgo de decepcionarnos. Es que las personas son mucho mas que sus palabras y en contracara nuestras ilusiones suelen correr a miles de kilómetros por hora. Lo mejor: no esperar nada de nadie. Es difícil pero es lo mas SANO. La gente está loca y yo también así que no esperen nada de mi. Mejor para el caso, dejémonos sorprender.

  • No te acostumbres a lo que no va a durar

Suele pasar con las parejas: una semana estas de luna de miel y a la otra de casualidad se dan la hora. Es que la primer semana fue tan buena que te acostumbraste a la sensación. ERROR. Las certezas mas aferradas de la vida son las que mas fácilmente se rompen… y duelen. El trabajo, el amor, la salud, todo esta sujeto a cambios. En ese caso, es bueno saber que las cosas pasan por que tienen que pasar y que algo mejor nos está esperando (aunque el camino este lleno de barro y nos resvalemos un  poco).

Nunca te acostumbres ni a un abrazo…. de ese modo no vas a llorar cuando falte y vas a agradecer con mucho amor cada vez que suceda ese milagro (se nota que me hace falta uno?).

  • Nunca dejes que te subestimen

Sos muy joven; no vas a saber de que hablo), sos mujer, no vas a poder antenerte sa en este país machista, sos extranjera, no entiendes lo que pasa en la isla, sos blanca, tenés mucho dinero. Pfffffff ¿Y que sabe la gente? Nuestra educación y quién somos va mucho mas allá de lo que los demás piensan conocer. Quizás le estan hablando a la próxima Marie Curie pero se valen de supuestos e impresiones. Hasta nosotros mismos nos subestimamos al pensar que no podremos alcanzar cosas que nos valen el esfuerzo de estirar la mano. Es verdad que soy mujer, joven, extangera y blanca pero eso no me va a quitar valor ante los ojos de nadie.  Al contario, me agrega méritos a cada paso. Tapale la boca a lo ingenuos pero no te apures, las cosas del tiempo hablan por sí solas.

  • Si empiezas el gimnasio, no esperes al lunes

¿Quién dijo que empezar el gimnasio el lunes es bueno? De ser así, el martes vuelves a ir todo dolorido y abandonas la tarea justo a mitad de semana esperando a que sea lunes para volver a empezar. Yo empecé un viernes y tuve mi fin de semana de descanso! El lunes volvi a ir hecha una lechuga y ya para el martes era una rutina que empecé “la semana pasada”.

Dato importante: durante el primer mes hay que hacer los ejercicios que a uno le gustan y le sean fáciles, es una forma de entretenerse, no sufrir y mantener la motivación. Después con el tiempo agregamos pequeñas exigencias fáciles de asimilar. Para ese entonces ya tenés el hábito de al menos IR.

¿Cuáles serían tus anotaciones de vida?

Esta autora es Columnista permanente de este Blog