maximo tell

Archive for the ‘Prosas Propias’ Category

A ella respeto, a nosotros la responsabilidad.

In Prosas Propias on 18 febrero, 2016 at 12:13 AM

Empiezo a escribir esta página con una enorme angustia que me asfixia. Intento expresar lo que siento de esta forma que es la única que logro reponer.

Elena Brizuela fue mi profesora y también me atreví una vez a saludarla para el Día del Maestro. Supongo que es la única opción que tenemos los alumnos de expresarle nuestro cariño a los docentes. Muchas veces cometemos el error de creer que están ahí dictando clases por una inercia laboral o una circunstancia de horas.

Lamento no haber podido decírselo, repetir o remarcar el profundo respeto que tuve a su dedicación y el protagonismo que tuvo en mi formación. Ella era suave al hablar y me mostró no solo el enfoque que yo prefería para mi carrera, sino también la manera en la que ella era capaz de despertar eso en otros jóvenes.

Ella no se escondía detrás de ningún logro, no presumía, no buscaba destacarse y permitía que ciertas barreras que los consagrados docentes colocan, no existiesen. Enseñaba tal cual era ella. Su excelencia fue la humildad con la que te explicaba. Su mayor logro quizás fue contagiar de esa manera su pasión por el periodismo.

Vivir esa pasión con la intensidad que ella nos enseñó, es lo único que le da vida al periodismo. Pienso en sus hijos y todo es muy triste, pienso en los alumnos que no podrán contagiarse de su espíritu y también lo lamento.

Para ella, todo mi respeto. Para nosotros, sus alumnos, la responsabilidad de honrar su dedicación con amor por la profesión, con creatividad, innovando y aprendiendo. Quizás enseñando, con su misma simpleza tan solo comparable con su tamaña pasión.

Hasta pronto ELE, extrañaré tus clases y espero que sigas cerca nuestro enseñándonos a encontrar el camino en este oficio que amaste y te amó.

Anuncios

¿Qué mujer decidirás ser desde Tu día?

In Pasiones, Prosas Propias on 8 marzo, 2013 at 7:12 PM

Día de la mujer.. Escuché durante todo el día el mismo mensaje, los medios jugando con si el hombre debe o no regalar, las mujeres comentando si les importa o no el regalo, que flores, que cena, que nada, que fecha comercial. También encontré líderes, frases fuertes, literatura, día que engloba causas de género, no violencia, mas apertura, derechos laborales, derechos conseguidos, igualdad, no discriminación, empresas, fertilidad, aborto. Madres, hijas, abuelas, novias, etc.

Pero quisiera sacando todo este cotillon y cotillon de cosas serias, pensar en la mujer. Quizás tomarme el atrevimiento en su día y hablarle a la mujer. A vos mujer…

A vos.. no te apures ni te quedes, el equilibrio que logres entre quietud, prudencia, paciencia y acción será lo que te fortalezca con los años. Amate ante todas las cosas sin enterarte de tu belleza ni olvidarte de tus defectos. Pero levantá tu autoestima a diario, sino los lobos te van a rodear en todos los ámbitos.

Queres que te respeten? Gánatelo! El mundo no es de los hombres, el mundo es de quienes lo conquistan y ustedes tienen la posibilidad de enamorar al mundo también. Los hombres solo lo hemos podido hacer desde la bruta guerra o exposición física y hasta contemplación de virtudes falsas o inútiles. Ustedes pueden más pero sobre todas las cosas deben más.

Quieres respeto? Habla, opina, romp las estructuras, discutí lo que la jerarquía de tu casa te imponga. Liberate, pero con inteligencia, para ser, para poder, para lograr. Sueña. No abandones a nadie, tu instinto es cuidar, ese es el verdadero amor. No es cocinar, planchar y lavar. Vos puedes más, mucho, pero si quieres.

Condimenta tu cerebro con literatura, maquíllate con arte baila con esa música que llevas dentro. Haz reír con elegancia, haz llorar con virtud y entrégate siempre en confianza. Que no te compren las marcas con las promociones de un shopping, ni te condene un yougurt a la vergüenza o te hagas bandera de una dieta. Sos más que eso, mucho más si quieres.

Ser mujer no es fácil y pienso mucho en eso. Ser hombre tampoco, pero si realmente hay una virtud en ustedes, un potencial. Yo a este día lo conmemoraría con todo lo referido a los derechos y obtenciones del género, pero por sobre todas las cosas intentaría dejar en claro que es la mujer en potencia lo que nos ha cambiado el mundo.

Agregale una mujer a cualquier cuestión, actividad o plan y tendrás algo mejor. Embellecen el mundo, inspiran el alma, enamoran canciones, ilusionan escenas, encienden, apagan, abrazan, cuidan, besan y más. Se merecen un día, pero ellas (ustedes) deben ser las que definan lo que quieren. Son la rubia de la tapa de esa revista sin contenido? son pura moda? son pura marca? Mujeres.. busquensé. Definan y hagan que el mundo las vea realmente distinto.

Conquisten el mundo y a todos los que vivimos en él. No tienen límites, de hecho ya se nota su mano en empresas, gobiernos y demás como en la familia desde hace siglos.

¿Qué mujer decidirás ser desde este día?.. tu día..

Murió Chavez ¿Cuál será tu causa?

In Prosas Propias on 6 marzo, 2013 at 1:55 PM

Imagen

Murió Chavez.. Una pérdida incalculable para el concierto político internacional. Una pieza fundamental del esquema de fortalecimiento regional de Latinoamérica. Y por sobre todas las cosas un líder popular y carismático, de esos que aparecen pocas veces.

Desde la noticia, el mundo lo ha colocado al tope de los portales y diarios. El mundo entero miró a Venezuela por Chavez y en parte escuchó a la región por sus políticas.

Tomó medidas y ejecutó acciones para el Pueblo. Utilizó la fortaleza económica del petróleo venezolano para mejorar las condiciones de los más necesitados. Negar que falta seguir por este camino para lograr más cambios, es tan inútil como negar lo que se hizo. No se logra una revolución de ningún tipo sin cambios radicales que incomoden a muchos y no se revierten políticas centenarias con décadas de gobierno.

De estas “vidas que mueren por la vida”, deberíamos aprender de que las ideas tienen que volver a reinar por sobre los intereses. Que los proyectos políticos no se construyen sobre una figura popular o los lineamientos del marketing.

Más allá de que si ayer lo lamentaste desde lo humano o lo ideológico (espero no haya nadie de los que festejaban porque son los mismos que escribían Viva el Cáncer) recordá que la sociedad necesita tipos como él, con ideas y posturas firmes para llevar adelante un proyecto social – político. Por más cerca o lejano que estés de su proyecto, es el momento de que todos pensemos en términos de que la sociedad necesita que asumamos nuestro rol y seamos parte.

Pagar impuestos ya no es suficiente, leer más de un diario tampoco. Ser un exitoso empresario es insuficiente, trabajar solo para subsistir sin proyectar no sirve. Ayer murió un hombre que transpiraba política y nosotros deberíamos trata de imitarlo, desde el lado político que fuese, pero debatir, pensar, transmitir, leer, buscar, decir, aprender. Esta sería la única forma de que sumemos a la sociedad, realmente.

En su país, como en toda Latinoamérica, queda mucho por hacer. Mejorar todos los “modelos” y seguir creciendo o aprendiendo en todos los ámbitos. No hay políticos eternos, solo liderazgos que perduran y pensamientos que sobreviven. Los bandos desaparecen y solo quedan los hombres con sus causas y sus obras.

Sólo por hoy, que es siempre

In Prosas Propias on 10 noviembre, 2012 at 10:00 AM

Sólo por hoy quisiera que me abandonase el sueño. Dormir me aburre cada vez más y cuando despierto recordando lo poco que sueño, siento un doble fracaso. ¿Por qué me dejé vencer por el cansancio? ¿De qué me cansé? ¿Dónde quedaron mis sueños?

Si cada noche pierdo en esta competencia delirante es porque sin dudas mis planes son errantes. No busco saber más acerca de mis sueños, sólo quisiera que estén ahí cuando los necesito. Que sobrevivan a la maldición somnolienta y me esperen para un abrazo cuando despierto. No vale la pena respirar si no es por aquello que soñamos. Quizás tampoco valga mucho soñar sino sentimos que respiramos con pureza. Las fuerzas se hicieron almohadas y nos traicionaron otra vez, una noche más. Cada vez que elegimos dormir y no ser quien arrope a la luna nos estamos clavando un puñal sin hielo. Seco, duro y desalentador.

¿Dónde se encuentran los sueños cuando uno siente que no logra dormir? ¿Para dónde habrán salido disparadas esas ideas con las que uno espera amanecer entrelazado? No hay pieles ni consciencias que soporten semejante desilusión a diario. Son los diarios justamente los que nos ahorcan en cada desayuno. Nos recuerdan lo errante de nuestros despertares. No aparecemos, nadie nos lee. No se existe cuando son esas páginas las que te acorralan con un falso error potencial.

¿Valdrá la pena seguir intentando soñar despierto? ¿Despertar soñando? No hay interpretación justa jamás, ni nadie que se anime a preguntar lo correcto. No se sabe donde uno terminará cuando cometió el error de despertar, aunque ya imagino qué pasará si vuelvo a caer dormido. Quizás es esa brisa que entra por la ventana, tal vez el calor sofocante en la garganta. Hoy sería una buena noche para no dormir o en todo caso para que la historia finalice con un despertar soñador.

¿Cómo se retoman los sueños? ¿Por qué no logramos identificar los capítulos al dormir para poder entender mejor lo que pasa mientras dormimos? Si tan sólo pudiese interpretar ese primer pensamiento que viene al despertar. Ayer era silencio, hoy un llanto, mañana espero sea agua. O un río, quizás mar. Espero sea en otro lugar, lejos aunque no tan lejos de este hoy. Me conformaría con que no me traicionen los sueños mientras duermo o se me rían al despertar. Sólo por hoy. Hoy, que es un siempre. O al menos me estoy acostumbrado que eso siempre pase. Si hoy logro una buena excusa podría lograrlo. Sólo por hoy, que es siempre.

Cuando con los disconformes nos miramos a los ojos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 26 junio, 2012 at 6:09 PM

En mi país (siempre) se viven épocas de disconformidad. Como todo Estado con una joven democracia, padece los por menores de descubrir la política (bondades y miserias) en cada Gobierno que se sucede. A su vez los ámbitos que en un momento fueron dejados de lado por el grupo político dominante, se sienten ultrajados, se arrogan para si el derecho patriota y condenan lo otro. Cuidado, también sucede a la inversa en la que los grupos que han sido observados en este turno, ahora defienden los beneficios obtenidos a capa y espada, tildando de traidores a los anteriores. Lo que sucede entonces en mi país, cada una serie de gobiernos, es que se suceden con ellos amores y odios extremos, donde la cordura escasea cuando se acercan las urnas y los delirios encierran cada vez intereses mas egoístas.

20120626-190129.jpg

Como si fuese poco, los nacidos en mi país poseen ciertas cualidades especiales en la sangre. Soy un convencido que mi país posee una cuestión antropológica de la cual nunca podrá escapar. En él se mezclan elementos que nos hacen únicos pero a su vez nos condena a seguir buscando un éxito esquivo. Y quizás la primera premisa es pensar en nuestra construcción de éxito y felicidad nacional. ¿Qué necesitamos para ser felices? ¿Qué consideramos como exitoso en el país? ¿Somos capaces de ser lo que pretendemos ser? Pero no hablo de una incapacidad real para lograr algo, sino de una falsa creencia en nuestro destino como sociedad. Quizás le pedimos a los argentino ser algo que jamás fuimos o tal vez nunca llegaremos a ser. Por favor que no se confunda: esto no significa que no debamos pelear por el país que pretendamos pero reconocer en nosotros y los otros las mismas condiciones para ser, pretender y hacer.

Escucho y leo a diario personas que piden al argentino mas de lo que ellos están dispuestos a ser o hacer como argentinos. Veo enojos contra falsedades desde una postura falsa; siento que alguien reclama lo que no fue o es capaz de brindar; escucho muchas veces renegar sobre actitudes que mas allá de verlas en ojos ajenos se deberían reconocer como propias. Entonces la charla se frena en seco en esta parte y el interlocutor se limpia las manos, como diciendo “yo nunca milité”, “no tuve cargos”, “siempre fui independiente”, “jamás me quise ensuciar”, “la verdad que no tiene sentido participar”. Entonces ahí un sueño de país se apuñala con una hostia.

Los días pasan y uno siempre recibe descubrimientos ajenos sobre su persona ¿No les parece? A mi todo el tiempo me miran de lejos y me dicen “que engominadas que tienes las ideas”; “se te despeinaron los valores e ideales”; “porque no te afeitas y dejas en paz las posiciones”. Quizás ya se haya notado algo que omití: en mi país todo el mundo opina de todo, sin saber o hacer absolutamente nada. Abundan los Directores Técnicos que no saben ni patear una pelota; los ministros de economía que no acomodan ni las cuentas de la señora; los Presidentes que no son escuchados ni por sus hijos; los arquitectos que no construyen ni suspiros; los soñadores que no se animan siquiera a dormir con la luz apagada.

Entonces en eso anda mi país. Abusando en cada esquina de la ventaja sobre el otro; criticando sin leer; renegando sin estudiar; apuntando sin hacer. Encima soy periodista y pocos entienden que mi trabajo es que todos tengan los elementos suficientes para construir posturas nutridas de información. Pero “que zurdo que estas”, y el “estas sonando gorila últimamente”. ¿Donde se acaba el péndulo acusador para que comience la vara de análisis propio?. Acá, en mi país, todos se quejan de todos, diciendo que todos dicen lo mal que hacen todos y sin siquiera hacer lo que todos hacen critican a todos por señalar a todos los otros, que a su vez dicen que todos están convencidos que todo lo hecho es hecho para todos y por todos aceptado.

Hay veces, mejor dicho días, en lo que es asfixiante vivir en mi país. Sobra libertad para decir, pero falta tiempo para pensar. Todo se pretende para ayer; la ansiedad cuelga procesos en la plaza cada mañana; los que hoy condenan son los que ayer fueron condenados; la venganza es moneda de cambio y el olvido un cambio paralelo. Vos sos, vos fuiste, los ágiles que señalan se esconden tras la piedra de los estigmas. Yo respondo desde acá a mi historia, la pasada y presente, pienso hasta donde puedo y hago lo que me toca. ¿Vos?

Quizás solo sea yo el que veo el afuera desde una ventana errada o ¿queda alguien mas dispuesto a escuchar antes de condenar?

El periodismo, nuestra profesión mas hermosa

In Exclusivos, Malas Viejas, Prosas Propias on 7 junio, 2012 at 2:14 AM

Hoy es el Día del periodista en mi país. Por eso reflexiono, recuerdo y trato de concluir.

20120607-015745.jpg

Obra de Jose Bahamonde @ElJosedelaGente

Días atrás encontré a una colega que con apenas mas de veinte abriles renegaba de ser Periodista. Pero no era un simple berrinche sino mas bien una total desilusión con la profesión. La verdad que me alarmó, pero no como un padre o un adulto que no comprende a un joven sino desde el sentimiento mas puro de un par suyo y en este caso particular, compañero en una aventura profesional.

Seguramente sus reflexiones de periodismo – profesión – trabajo – realización, van mucho mas allá que un par de tweets y no pretendo tampoco decir algo solo agarrado de esas pocas palabras. Preferiría obviamente conversar un par de horas y entender o discutir lo que pensamos. Pero me animé y le escribí:

Para serte franco el periodismo, los medios y su gente son una mierda. Es así. Pocos se salvan y la mayoría elige salvar el bolsillo y no la profesión. Sabes bien que siempre hablamos con los colegas mas cercanos de ir en contra de eso que se ha instalado. Tu crisis personal es la crisis de todos los que amamos una profesión, no una carrera, no un trabajo, sino una profesión. Esto es: un saber hacer.

Yo siempre me veo como un contador de historias, ese me gustaría que sea mi título. Y mi primer examen fue quizás contarle una pelicula a mi madre cuando ella llegaba a la noche del trabajo. Me paraba al borde la mesa y hacía voces presentando los actores, le daba un abstract o sinopsis y terminaba con las frases o escenas mas vendedoras para convencerla de que la alquiláramos el fin de semana y la veamos juntos. Con suerte Papá llegaría de sus viajes y la podríamos compartir. En la mayoría de los casos, Papá no llegaba y lo que era un hermoso momento con Mamá viendo la pelicula a posterior se convertía en una espera interminable pegado a la ventana esperando que él llegase. Contar era bello, compartir era mas difícil y yo allí comprendí que la satisfacción no sería una directa consecuencia de lo que amaba hacer.

La vida de esta profesión es así. Somos así. Estamos hechos para contar historias, develar, cautivar, enamorar e invitar a una aventura o relato. Pero la desilusión es una constante, el dolor es casi una segunda inspiración y siempre nos faltará algo para lograr esa total satisfacción posterior.

Disfruto mucho sentarme a conversar con periodistas, aunque algunos pocas veces lo quieran y otros generosos lo acepten, siempre siento que me faltan horas para conversar con cada uno. Para conocerlos a fondo, para conocer sus gustos, miedos, intereses, historias y mostrar las mías. Es de lo que mas me lamento cada día cuando me voy a dormir. De estar soñando lo mismo que varios y que no estemos mas juntos. El día que los periodistas nos asumamos como un colectivo para construir sin egoísmos ni lógicas empresariales mezquinas de por medio, vamos a cambiar el mundo.

Actualmente es la profesión menos rentable, quizás la mas desprestigiada y condenada a caer en una trampa mercantil donde sin pactar con el poder político o económico, no se logran grandes cosas. Y me lo confirman periodistas que ven como bajan su investigación porque el diario premia al empresario que podría haber sido dañado; el productor al que no le dejan leer los mensajes de opiniones contrarias a las de la radio; el conductor que reniega de la falta de criterio y creatividad en su canal.

El periodismo en mi nunca morirá e invito a mis colegas mas grandes a convulsionar su espíritu. Vuelvan a ser indomables, renuncien a la comodidad, salten con los jóvenes a las aventuras libres de corporaciones. Eduquen, compartan, dialoguen, discutan, escriban. ¿Qué esperamos para recuperar la profesión mas hermosa del mundo? Finalmente le dije a esta colega desilusionada, dejá el periodismo pero no tu profesión. Escapemos del sistema, pero no del destino. Vamos a intentar ser soldados de lo que amamos y lograr algo juntos.

YPF y Argentina, mi posición final

In Exclusivos, Prosas Propias on 23 abril, 2012 at 11:24 AM

Ciudadano argentino/a que tiene entre 35 y 60 años, no tema por YPF y el mundo. ¿Por qué tanto temor a que los argentinos nos hagamos cargo de lo que es nuestro? Yo sé que tienen todavía gran dificultad para pensar en términos de libertad absoluta en política por la marca que les dejó la Dictadura; reconozco que todavía muchos miran con melancolía los partidos tradicionales; sé que esperan mucho más de las personas, pero el punto es que los tiempos han cambiado. El mundo es otro y Latinoamérica es otra, por lo que también estamos intentando hacer otra Argentina.

Cuidado lector, no crea que soy fanático del Gobierno actual, ni si quiera soy militante de la facción que representan dentro del movimiento Peronista. Pero soy un argentino que se considera de la generación bisagra y esa es nuestra responsabilidad. De alguna manera tenemos que empezar a valorar lo nuestro, animarnos a tenerlo en nuestras manos. Y eso no significa que no nos vayamos a equivocar ni mucho menos. Lo haremos mal, nos traicionaremos, ganaremos o no, pero todo lo haremos nosotros. Vamos más que nunca a pensar en términos soberanos, como cuando se forjó esta patria, con esa idea.

¿En qué momento nos convencieron de que toda gestión importante solo es digna de extranjeros? No somos capaces de ahorrar y confiar en nuestra moneda; hemos inventado frases como “a mi el cine nacional no me gusta” para desprestigiar nuestra cultura; somos incapaces de mirarnos en los ojos de los originarios de esta tierra; nos da temor estudiarnos, discutirnos, desafiarnos. La idea de que el Estado es mal administrador puede que sea cierta, estoy casi convencido que en su momento fue así, pero eso no implica que lo vaya a seguir siendo. Y si así lo fuere otra vez, no importa, yo quiero que cuando esta generación de gobernantes se vaya, tener la oportunidad de nosotros intentar revertir esa creencia. Y así sucesivamente, hasta que aprendamos, hasta que lo logremos.

Obra de Jose Bahamonde

Obra de Jose Bahamonde

¿Se nos cerrarán las puertas del mundo? ¿Cuáles? Los mismos que insisten con esto ahora son los que hace una década titulan que es mentira que lleguen inversiones, que él no viajaba, que ella viaja en exceso, que habla en ONU pero para pocos. Entonces de que puertas y de que mundo hablan. En la Argentina van a confiar los que deban confiar y las empresas que necesiten excesivos favores impositivos, demasiadas ayudas crediticias y un arreglo diferencial en lo que respecta a los trabajadores, que no vengan. Los que busquen en Argentina un paraíso para emprender barato y que la plusvalía los favorezca dejando poco en el país, que no vengan. No los queremos, yo no los quiero. No los necesitamos.

Escuchar una persona de 60 hablar de esto es lógico, porque habla del concierto internacional en el que Kissinger organizaba un partido de ping pong y cambiaba la geopolítica diplomáticamente. Pero un empresario de 35 llorar porque las empresas no vendrán, no habla bien de nosotros. Porque este empresario que ahora tiene su empresa caminando está pensando en armar su empresa fuera del país, sueña en USA y los grandes capitales, entonces ¿qué llora? Los empresarios deberían entonces invertir acá y buscar explotar este mercado, en vez de estar convirtiéndonos en la India explotada de programadores, diseñadores y tantos otros ejemplos.

A veces parece mentira que levantemos las banderas de la recuperación de Malvinas contra el imperialismo pirata de Inglaterra pero queramos continuar ligados económicamente a España como si realmente fuese nuestra patria madre. ¿Soy muy inocente al pensar que el Gobierno lleva adelante estos temas por interés sólo en la sociedad? No! Sé que lo hace por los votos, para introducir en agenda temas que no expongan la situación económica que se desacelera y los casos de corrupción de funcionarios. Pero no me importa, porque ese es el análisis táctico de las medidas, lo que a mi me importa es lo que implica a futuro. En 10 años no nos vamos a acordar, ni nos va a importar, si recuperamos YPF para que en el diario deje de salir que el Vicepresidente era corrupto, lo que sobrevive a los gobiernos y sus manejos, son los hechos. Eso nos debería importar. Lo que pasa que la mayoría en este país disfruta de tomar café y criticar lo que se hace, más que pensar el país que él mismo quiere y por el cuál está dispuesto a sacrificares para lograrlo.

Entiendo el temor de que se gestione YPF como Aerolíneas Argentinas, pero estamos aprendiendo, aplicando, haciendo, intentando. Mal o mas o menos, pero somos nosotros. Los dirigentes que se dejan el bigote o la patilla como en los 70, ya aprenderán a gestionar o también los cambiaremos. Votaremos otra cosa. Quizás de a poco esa nueva juventud política con masters en Economía que debaten el país comiendo una Cesar Salad en Palermo Hollywood y manejan un BMW, tal vez en un tiempo también se crucen con los demás dirigentes que caminan los barrios, logran una copa de leche y han leído la otra biblioteca. Es nuestro tiempo de formación política. Siempre dicen que la Dictadura liquidó políticamente a este país, bueno estamos tratando de reconstruir el suelo, para que de ahí hagan pie las generaciones que vienen. ¿Es tan difícil entender procesos? ¿Cuesta entender que no hay yegua que deba morir aunque sea una dirigente que se ha enriquecido del Estado? Es circunstancial lo de los nombres propios, lo que importa es lo que está por encima.

En concreto, utilizo el caso de YPF pero podría haber compartido esta conclusión en tantos otros temas. Argentino no tengamos miedo de equivocarnos, de hecho YPF es muestra de esto. Hace décadas se creyó que lo mejor era privatizar y, habiendo visto que no era lo correcto, se puede sanear y recuperar el error. ¿Cuál es el miedo de ocuparnos nosotros de lo nuestro? ¿Que este Gobierno lo despilfarre, lo mal gaste, lo utilice de pantalla por la corrupción que se ha permitido, que haya sido el mismo partido el que hace años tomó la decisión inversa? ¿Qué importa? Es nuestro, de la sociedad, del pueblo, tuyo, mío o al menos tendremos más control sobre los recursos para el día de mañana, la generación gobernante decida si explotarla mas, menos o hasta volver a vender. La decisión será nuestra.

Argentinos/as, tenemos que perder el miedo como sociedad. Cada uno desde su lugar. Y esto no es firmarle un cheque en blanco a este Gobierno ni ningún otro. Pero acá no estamos haciendo lo que se debiera. Que los jueces investiguen y juzguen a todo el que corresponda. Cuidemos los canales alternativos de comunicación y difusión para que no nos monopolicen el pensamiento ninguna corporación privada o pública. Estudiemos la historia, nos animemos a pensar un futuro, nuestro.

Sin él y el reloj

In Exclusivos, Prosas Propias on 9 abril, 2012 at 11:41 PM
20120413-213517.jpg

Obra de Jose Bahamonde @ElJosedelaGente

Otro día. Uno menos. El silencio del pasillo, el rugir de los muebles que recuerda el silencio y nos refriega la soledad. Una luz que se apaga, un pensamiento que se vence y otra mentira que se corta con una almohada. El tiempo. Maldito intruso de una historia inconclusa.

Quizás un código, tal vez vergüenza, seguro un desperdicio. Pero solo silencios en el café de los abrazos sin brazos. El salón sin miradas, la playa sin fotos, las poses sin sonrisas. Una rueda sin girar, alguno que no se animó y otro teléfono sin marcar. Las puñaladas de un teléfono timbrando y la sentencia de otra llamada al terminar.

Condenados a tener poco tiempo por esa pasión de ser anfitriones en fiestas ajenas. Sin perder el tiempo durante nuestros días, terminamos agonizando junto a los calendarios mientras el tiempo se perdía. Los ojos pensativos y los pensamientos sin ver. Otro suspiro antes de dormir y una caricia que no se escucha llegar.

En la pieza contigua alguien llora. Será la edad, quizás los cumpleaños, tal vez una fiesta con su ausencia subiendo al escenario y haciéndome olvidar el libreto. El maquillaje que los años nos proponen no es mas que una pintura ahora quebrada por las lagrimas internas. Nadie derrama nada en esta pieza, está impecable, solo se escucha el sollozo del vecino.

El dolor ajeno, el espejo y las luces de la noche. Los arboles despertarán sin vos, la desilusión me servirá el desayuno y volveré a maldecir la ansiedad que antes me arropaba. Cuando llueve nadie canta, cuando se canta nos olvidamos de llorar. La lluvia nos vuelve a hacer el favor y empapa la ciudad para que no tengamos la responsabilidad. Hay fiesta de nostalgia, hay furor de recuerdos.

El dolor será galante y el mas aplaudido será un eco que reprime la superación del lamento. Otra mesa vacía y otro vaso abarrotado de soles. Amanecer nunca ha costado tanto como cuando no se escucha que alguien vuelva. La mesa de luz, firme a mis ojos es la enfermera, la puerta un suicidio y los pasos una obscenidad. Mejor dormir, porque no callar.

El tiempo nos dará la razón o nos dejará muertos en otro reproche. El reloj sin él, las horas y los minutos que ya no pasarán son aquellos que preferimos dejar escapar en vez de aprender a abrazar. Un lamento, solo un lamento sin voz, mudo por las agujas que se clavan en la pared indicando otra despedida.

Un nuevo hola y otro adiós. El tiempo que no pasa, las cosas que no llegan. Las cosas que pasan sin esperar que nuestro tiempo llegue. Otro adiós y un nuevo hola. Ahora años que después serán solo fotos.

Vivir acumulando preguntas

In Exclusivos, Prosas Propias on 19 marzo, 2012 at 12:34 AM

20120319-003255.jpg

Otro domingo que se apaga, que veo tu rostro mirando por la ventana. Pretendo que me prometas que todo va a estar bien y ni yo mismo confío en que así será. Realmente nadie puede asegurarlo, aunque yo lo pretenda mas que nadie. Te mereces ser feliz, todos deberían tener ese derecho. Pero ahí esta el tiempo y las horas; los días y las obligaciones; los sueños y los amigos. El amor.

Escucho como se acomoda el día para irse otra vez a dormir. Planea su rutina y ya sabe por lo que me hará pasar. Veo un sueño en la otra pieza, veo esfuerzo, tenacidad dentro de su esquema. Siento un intento. Recuerdo el mío. Cierro los ojos y vuelvo a ese viaje del que quería volver ileso. Victorioso. Me soñaba volviendo y lograr aplausos. Mentira, solo quería un abrazo.

Nunca es suficiente amanecer. Despertar. El ciclo diario asfixia me supongo. Creo que nuestra raza es la que mejor ha aprendido a disimular la desazón de ser conscientes de la muerte. Y peor aún, no tener respeto por la vida. Nos sometemos a diario a nuestras propias quejas, a estas letras confusas, a mentiras, a verdades, a informaciones o charlas sin sentido. Hemos creado estructuras, Estados, organizaciones y libros. Todo para darle un sentido a la vida con los otros, aunque seamos capaces de acelerar, no mirar, golpearnos, disparar, robar o quitar vidas. Ese no es mi sentido.

Deberíamos empezar de vuelta como humanidad. Refundarnos quizás. Mejor no, si sale mal, la culpa será de los que perdemos el tiempo pensando. Y venimos trabajando como sociedad durante siglos para pensarnos menos, lograrnos mas, matarnos mejor. Todo lo hemos vuelto instantáneo, volátil, aire, wifi, wireless, mentiras, sin sabores. Yo pensaba que nos mejoraría con los años. Pero nos han fallado, fallamos. No volverán a desilusionar como cada uno de nosotros hicimos con las decisiones que tomamos años mas tarde de cuando prometimos no hacerlo. Las mismas fotos, nuevos léxicos y las mismas guerras.

Yo solo quería escribir que estaba pensando una decisión, y como tal me molesta. Aunque disfrute tenerlas en mis manos, son como agujas. Me inmovilizan por instantes. Se ensaña conmigo la suerte y me aporta dolor. Esta noche solo quisiera que no sea noche. Nuestro odio a los Lunes es por eso, porque sabemos lo que nos espera. Nos esperamos a nosotros mismos y las traiciones. Idolatramos y repetimos las frases positivas para distraer lo que sabemos será nuevamente malo. Incompleto.

Miró mi escritorio y está lleno de papeles. Seguro el tuyo también, si no es un escritorio será otro mueble de la casa o la oficina. Quizás no sean papeles sino preguntas, tal vez verdades o fotos, frases, mentiras, secretos. Yo acumulo papel, dichos, escenas, recuerdos, planes. Hay carpetas, hay libros, miradas, canciones, risas. En este instante se cae una, sucedió mientras escribía esto. Ahora, que será un pasado cuando lo leas.

Seguramente era un recuerdo incomodo que salió en busca de mi consciencia para escapar, otra vez a la almohada, esquivando otro domingo, tomándome de la garganta. Sabe, como vos, que el día se apaga, las verdades se callan porque es mas fácil empezar otro maldito lunes y olvidarse de pensar. Por eso acumulo papeles, algún día los leeré y volveré a pensar. Como esta noche que ya murió.

Nuestro trabajo debe ser soñar con pasión

In Jóvenes Sueños, Prosas Propias on 19 enero, 2012 at 10:10 AM

Obra de Jose Bahamonde

Hace tiempo que sueño. Desde un tiempo a esta parte pienso bastante. Y no hace tanto emprendo. El punto está en que pensando un sueño he logrado emprender y mi emprendimiento es en sí un sueño que busca ser pensado por varios. Sueño con eso, pienso un sueño, emprendo un sueño. Sueño un sueño.

Hace algunos meses les decía a algunos periodistas (mi profesión y oficio) que se animen. Básicamente Soñé una carta a un periodista.

Soñé periodistas con menos egos, con ambiciones sanas que sean dirigidos por el oficio y la noción de servicio social que el periodismo debe recuperar.

Que el editor del medio no sea el interés económico y que la publicidad sea una transferencia efectiva de un contenido y no una mercancía vacía sin sabor ni utilidad para el lector.

Que busquen menos primicias y sepan investigar mejor, para lograr anticipación y no portadas oportunistas posteriores a los hechos que aquejan a nuestra sociedad.

Y entonces llegaron las noches. Las vueltas en la cama y el pensamiento constante. hay que hacer algo. Un Sueño fusilado vive, tantas veces lo habrán matado pero por suerte el sistema me mató tan mal. Cuando publiqué esta nota (leer) no pensé que hubiese tantos insomnios parecidos.

Solo fue un llamado a recuperarnos, a animarnos a soñar. Quizás si nos decimos que es posible lo logremos. Entonces mirándome en el mapa, donde nos criamos hablando de crisis y sin saber cuando no es tal; pateando tardes y fumando noches; con un General que todavía gobierna y un Comandante que nunca logró cuartel; hoy la decisión es nuestra.

El pasado ya pasó, el futuro no existe, cual es la diferencia que quieres crear hoy.

Mediante un amigo emprendedor llegué al video que les comparto al final. Y junto con cada vez mas espíritus que se animan vamos a intentarlo. Trabajar y vivir de nuestra pasión, bajo un nuevo paradigma, por un nuevo mundo. El nuestro.

Solo quisiera que alguien crea que es posible ¿Vos crees que sea posible?