maximo tell

Posts etiquetados ‘África’

Sudáfrica, terror para las lesbianas

In Malas Viejas on 28 enero, 2011 at 12:32 PM

La violación correctiva se ha vuelto sistemática y extendida en Sudáfrica, en particular contra la comunidad lésbica, con más de diez nuevos casos de violación correctiva denunciados cada semana, sólo en Ciudad del Cabo.

Eudy Simelane, era considerada una de las más destacadas deportistas de Sudáfrica. Fue una de las primeras mujeres en declarar abiertamente su homosexualidad. - Agencias Agencia

Eudy Simelane era una de las estrellas del equipo nacional femenino de fútbol de Sudáfrica. También era lesbiana y fue una de las primeras mujeres en declarar abiertamente su orientación sexual, convirtiéndose en activista por los derechos de los homosexuales. En 2008, Simelane fue violada de forma tumultuaria (por un grupo), golpeada y apuñalada 25 veces. Su muerte hizo más público aún un crimen que se comete a diario contra las lesbianas en Sudáfrica y en otros países de Africa.

Estas mujeres están siendo víctimas de violaciones, generalmente en grupo, con la intención de “curarlas” de su “enfermedad”. Es así que a la semana, la policía sudafricana recibe por lo menos 10 denuncias de violaciones correctivas. Los violadores son generalmente liberados luego de pagar fianzas de apenas 10 dólares. La comunidad de lesbianas, los gays, los bisexuales y las personas transgénero (GBLT) vive aterrorizada en esta tierra llena de paradojas.

Reino del terror

Luleki Sizwe es una organización benéfica de Sudáfrica que trabaja para rescatar, apoyar, alimentar y cuidar la salud a las sobrevivientes de la violación correctiva. Fue fundada por Ndumie Funda en 2007, luego de que su pareja fuera víctima de una violación correctiva.

Esta fundación reporta que cada semana más de 10 lesbianas son violadas o ultrajadas por pandillas sólo en la localidad de Ciudad del Cabo. 150 mujeres son violadas cada día en Sudáfrica y en la última década 31 lesbianas han sido asesinadas a causa de su sexualidad. Cada año, aproximadamente 500 mujeres denuncian que han sido víctimas de violación correctiva.

Muy pocos casos son resueltos y castigados. Muchas de estas mujeres violadas han sido infectadas con VIH y/o han quedado embarazadas.

El sistema de justicia sudafricano es acusado de fallar a las víctimas al dejar libres a los autores con fianzas ridículamente bajas. Un ejemplo es lo sucedido cuando las autoridades sudafricanas liberaron a Andile Ngcoza, un hombre que violó, golpeó y estranguló a Millicent Gaika durante cinco horas para ‘hacerla heterosexual’.

Ngcoza fue puesto en libertad con una fianza de 60 rands, el equivalente a menos de 10 dólares.

Eso llevó a Ndumie Funda, quien había ayudado a Millicent Gaika a recuperarse de la violación y abogar por su caso, a pasar a la clandestinidad. Sin embargo, poco tiempo después, Millicent Gaika enfrentó a su violador en tribunales, en un acto de mucha valentía.

Lamentablemente, los violadores y las mujeres victimizadas a menudo se conocen entre sí. Los violadores son raramente castigados y las mujeres deben vivir con la probabilidad de ver cotidianamente a sus violadores o ser burladas y amenazadas por ellos después del ataque. A pesar que Sudáfrica tiene una constitución progresista, el odio y la intolerancia hacia las personas LGBT todavía es muy latente.

Paradoja cruel

Sudáfrica ha sido la primera nación en el mundo en considerar ilegal la discriminación basada en la orientación sexual, ha sido también el primer país africano en legalizar el matrimonio del mismo sexo y la primera república del mundo en garantizar a los ciudadanos de la comunidad GLBT, iguales derechos en todos los aspectos de la vida (incluyendo la adopción y el servicio militar), sin embargo los casos de violación correctiva han ido en aumento.

Y es que en este país, y en otros de este continente, hay una extendida creencia que considera la homosexualidad como algo ajeno a la comunidad africana. La afirmación de la ‘no africaneidad’ esconde un punto de vista moral y cultural que afirma que las sociedades africanas son de alguna manera únicas e inmunes a lo que se percibe como una importación occidental y europea. La denigración sistemática de la homosexualidad por varios dirigentes africanos en los últimos años ha impulsado estas percepciones, que están profundamente arraigadas en la cultura y la tradición.

La violación correctiva se utiliza para brutalizar a las mujeres por miembros del sexo opuesto como un medio para ‘corregir’ su orientación sexual. Esta práctica no sólo viola a las mujeres, sino que también las despoja de sus derechos humanos básicos consagrados en la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y otras leyes internacionales, denuncia la fundación Luleki.

Tomar acción

La muerte de Simelane ha levantado protestas en todos los sectores de la sociedad. La condena de 32 años al principal instigador, sin embargo, se sigue considerando leve, pero es un mensaje para aquellos que aún no han sido aprendidos, y para que cesen la violaciones. La sentencia largamente esperada en el juicio por asesinato de la activista lesbiana y ex jugadora del Banyana Banyana, fue muy celebrada.

Khumbulane Magagula, Johannes Mahlangu y Themba Mvubu enfrentaron cargos de robo con circunstancias agravantes, violación y asesinato de Simelane. Thato Mphiti fue declarado culpable de los mismos delitos en febrero de 2009, con 32 años de prisión.

Pero la violación correctiva todavía no se considera un crimen de odio en Sudáfrica.

Actualmente, la organización Change.org reúne firmas para enviar al Ministro Rabede una petición para que la justicia sudafricana endurezca las penas contra los criminales y para exigir una reunión de este funcionario con la fundadora de Luleki Sizwe, Ndumie Funda. Al cierre de este artículo se había reunido más de cien mil firmas, convirtiendo esta petición en una de las más populares desde la creación de Change.org

El año pasado, ActionAid Reino Unido publicó, un análisis del contexto en el que vive la comunidad homosexual en varios países africanos, y en particular en Sudáfrica. (Ver en PDF)

La dramática situación se resume en las palabras de Tshidi, una lesbiana de 31 años, residente de Ciudad del Cabo: “En Sudáfrica los jueces envían a una mujer a la cárcel por robar un pedazo de pan para alimentar a su hijo, pero los hombres que violan a las mujeres, que asesinan a las lesbianas o golpean hasta la muerte a sus esposas, caminan en las calles como hombres libres.”  (Con datos de IPS, www.Change.org)

Fuente: Los Tiempos

Ser Albino en Tanzania y otros paises de África es similar a ser perseguido para morir

In Malas Viejas on 16 diciembre, 2010 at 7:44 AM

Docenas de albinos son asesinados y partes de sus cuerpos acaban en un macabro contrabando alimentado por el fetichismo y la superstición. El estremecedor relato de lo que sucede en Tanzania y los detalles de lo que pasa en otros paises de África donde la persecución roza el exterminio, en este informe publicado en Tejiendo el mundo.

La Asociación de Albinos de Tanzania (TAS), denuncia que su país, seguido por Burundi, es el país más afectado por el recrudecimiento de los crímenes rituales contra los albinos, sobre todo mujeres y niños  cuyas articulaciones y órganos se utilizan en prácticas de brujería para fabricar amuletos de buena suerte para los buscadores de oro.

La falta de pigmentación en la piel que tienen los albinos es un estigma en muchos países de África. Con frecuencia son acusados de brujería y sufren el repudio de sus comunidades y de sus familiares, pero especialmente en Tanzania, donde decenas de albinos, incluidos niños, son asesinados cada año en este país, donde sus extremidades se venden por 3.000 dólares (unos 2.050 euros) en el mercado negro y sirven para elaborar pociones mágicas, según citan fuentes de la ONG “Under The Same Sun”.

Según ciertas supersticiones, las partes de los albinos dan buena suerte a la hora de evitar la muerte. Sus extremidades se venden en el mercado negro por unos 2.050 euros, y se cree que beber su sangre favorece la salud.

Pero en Tanzania no es un problema de sospechas de brujería, sino de algo más tétrico. “Lo que buscan sus asesinos son partes de sus cuerpos”, como dedos, órganos sexuales, lenguas y pelo, sostiene el jefe de la Policía, Said Mwena. Y esto es porque, según ciertas supersticiones, las partes de los albinos dan buena suerte, ya sea para librarse de morir en los yacimientos o para encontrar las mejores vetas.

El presidente de la Asociación de Albinos de Tanzania, Ernest Kimanya, ha pedido dos cosas al Gobierno: parar los brutales asesinatos y elaborar un censo de estas personas. “Somos vulnerables y en extremo carentes de seguridad”, dice Kimanya. La zona donde se han descubierto los últimos casos, en las poblaciones ribereñas del lago Victoria, también es testigo de una larga matanza que se desarrolla desde hace varias décadas y que tiene otras víctimas: ancianas que son sospechosas de brujería.

Se calcula que el promedio anual es de unos cien asesinatos, y hasta ahora las autoridades creen que desde los años setenta han perecido más de tres mil ancianas por estos crímenes a sangre fría, cometidos con lanzas, machetes o hachas.

El perverso ritual incluye quemar las chozas de las víctimas. Los asesinos reciben como recompensa una o dos vacas, que les entregan los líderes comunales por su “buen trabajo”, según las autoridades. En otras ocasiones, la recompensa es dinero, unos 100 dólares.

Estos crímenes se están registrando en comunidades aisladas de la región noroeste del país, situada a unos 1.000 kilómetros de la principal ciudad tanzana, Dar es Salam. Pero, simultáneamente, en el suroeste surgió un comercio macabro de piel humana, ahora prácticamente extinguido, que va más allá de las fronteras nacionales, buscando mercados en Zambia, Malaui o la República Democrática del Congo.

Estos son un par de videos sobre el tema:

El fiscal de Burundi, ciudad fronteriza con Tanzania, que también sufre esta lacra, Nicodeme Gahimbare, reconocía este comercio de personas: “Las articulaciones y los órganos de los albinos se venden en Tanzania. Esa gente dice que ganan 380.000 euros con cada cuerpo de albino”, explicó el magistrado burundés.

Un ejemplo de uno de estos casos donde una niña de 6 años fue asesinada, lo relató el administrador del poblado de Kinyinya, en Burundi,  Rémi Sengiyumva. “Un grupo de bandidos armados con fusiles atacaron la casa de una niña albina de seis años llamada Cizany en Bugongo (a 220 km al este de Buyumbura). La decapitaron antes de cortarle las piernas y los brazos y llevárselos”.

Y es que aparte de las supersticiones, es un comercio muy lucrativo ya que las partes del cuerpo generan una importante cantidad de dinero para gente que vive con menos de 1 dólar   al día, y es que una sola pieza de piel humana puede llegar hasta los 400 dólares. Las autoridades lanzaron una campaña para intentar frenar esta actividad, pero desde el 2005 solo 3 personas están detenidas y los crímenes rituales se siguen cometiendo.

Posteado por Tejiendo el mundo.
Fuentes: 20minutos; vientodelsur; bbc; acpasion

Yo he visto a Mandela

In Pasiones on 18 julio, 2010 at 4:17 PM

El lugar repleto de pasillos y gente tapando las ventanas se volvió un mar de ánimos. Voces por cada costado, alguien que se enfurecía por no poder pasar y yo caminaba mirando el piso. El apuro, la pared de traje que cuidaba su espalda y el momento mágico. Se dio vuelta, miró hacia abajo donde estaba yo y entonces disparó esa sonrisa de cerámica que incineró de carisma el mármol. Transmitía un sueño con sus ojos tiernos.

 

Nelson Rolihlahla Mandela

 

En Sudáfrica y el mundo se conmemoró el cumpleaños de Nelson Mandela. Festejo patrio para los millones de compatriotas de Madiba pero a su vez para los habitantes del mundo que se sorprenden cada vez que se revisa su historia y logros. El 18 de Julio es el día que la ONU ha dedicado a Nelson Mandela, el primer presidente negro sudafricano, Premio Nobel de la Paz y la primera persona a la que, de forma individual, la organización internacional honra con este tipo de reconocimiento.

Aunque no lo crean, cuando chico tuve la oportunidad de ver en sus ojos de que me pose su mano y me demuestre que su energía llenaba todos los salones. Su sonrisa inolvidable me recuerda a diario ese discurso que terminé de entender años después cuando al recorrer su obra tomé consciencia de que habíamos coincidido, yo y uno de los hombres mas importantes de la historia socio – política del siglo XX.

 

En la mínima celda de Robben Island

 

La Leyenda

Mandela nació en 1918 en Mvezo, una pequeña ciudad ubicada en la actual provincia Oriental del Cabo en Sudáfrica. Mandela estuvo 27 años en la cárcel, la mayoría de los cuales estuvo confinado en la prisión de Robben Island. Tras su liberación el 11 de febrero de 1990, Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multiracial en Sudáfrica, cosa que logró en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal.

Madiba ganó las elecciones y fue presidente desde 1994 hasta 1999, dando frecuentemente prioridad a su reconciliación. El mundo vio atónito como  aquel revolucionario que fue preso durante décadas, perdonaba a sus represores y llamaba a sus propios seguidores a superar el odio centenario que sintiesen.

 

Su número de prisionero durante décadas

 

El Hombre

Se casó tres veces, teniendo 6 hijos. De su primera esposa Evelyn Ntoko Mase, fallecida en 2004, se divorció en 1957 después de 13 años de matrimonio. Una hija de este matrimonio murió en edad de lactancia. Su primer hijo Madiba Thembekili falleció en 1969 en un accidente automovilístico.

Después de 38 años de matrimonio con Winnie Madikizela (Winnie Mandela), se separó a causa de escándalos políticos en abril de 1992 y finalmente se divorció el 19 de marzo de 1996. Con Winnie tuvo dos hijas, Zenani (Zeni), nacida el 4 de febrero de 1958, y Zindziswa (Zindzi), nacida en 1960.

En su 80º cumpleaños, el 18 de julio de 1998, contrajo matrimonio con Graça Machel, la viuda de Samora Machel, el antiguo presidente de Mozambique y patrocinador del ANC, fallecido en 1986 en un accidente de aviación.

El 6 de enero de 2005 murió el segundo hijo de Mandela, Makgatho Mandela, abogado y hombre de negocios, a la edad de 54 años en Johannesburgo a consecuencia de sida.

 

Mandela y su segunda esposa Winnie

 

El Sueño

Logró unir su país en el continente mas complejo, invocando la paz logró borrar las leyes de la segregación y encaminar a blancos y negros en una convivencia pacífica que con los años seguirá curando las heridas de la discriminación.

Durante el Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, el planeta entero descubrió un país que ha sabido perdonar y sobrevivir a los odios mas intensos. Con mucho por hacer aún Sudáfrica intenta avanzar en paz hacia el camino del desarrollo.

Durante un discurso presidencial Mandela dejó estas líneas en el aire:

“Nuestro miedo más profundo no es creer que somos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es saber que somos poderosos más allá de la mesura. Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta”

“Nos preguntamos ¿Quién soy yo para sentirme brillante, atractivo, talentoso, fabuloso? Pero en realidad ¿Quién soy yo para no serlo? Yo soy un hijo de Dios. El juego de ser o parecer insignificamte no te sirve ni le sirve al mundo”

“No hay nada de iluminación en hacerte pasar por menos, con el fin de que otras personas no se sientan inseguras. Todos podemos brillar tal y como lo hacen los niños. Todos nacimos para manifestar la Gloria de Dios que está en nuestro interior. Esta Gloria no está dentro de unos cuantos, sino que está dentro de todos nosotros”

“Y cuando permitimos que nuestra luz brille, también le estamos dando la oportunidad a otras personas para hacer lo mismo. A medida que nos vamos liberando de nuestros miedos, nuestra presencia libera a otros automáticamente”

+ Discurso completo (inglés)

+ De regalo pidió 67 minutos de vida

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.038 seguidores