maximo tell

Posts Tagged ‘Alumnos’

La educación necesita una actualización creativa

In Derecho a Replica, Malas Viejas on 14 junio, 2010 at 11:39 AM

Cuantas veces nos hemos visto pensando en la Escuela, el Colegio, la Facultad. Uno se pasa la vida estudiando, buscando solucionar los problemas que la educación nos acerca y otro rato nos proponemos a llevar adelante las potencialidades que desde el sistema educativo se nos plantean. Pero, ¿El sistema educativo actual está actualizado? ¿Es acorde a estos tiempos y para estos alumnos?

Como alumno que soy desde hace años, de todos los niveles, lo que busco es respuestas de ustedes, mensajes, señales para saber que hay alguien del otro lado pensando igual de incómodo en el pupitre.

Quizás como menciona Ken Robinson en este TED, Debemos cambiar de metáforas, evolucionar desde un modelo de educación inspirado en lo industrial, lineal, en la conformidad, a uno que se base en mayor medida en los principios de la agricultura”.

¿Se podría pensar en un sistema educativo menos vertical y mas motivador? Acaso uno que libere y mantenga a los niños / jóvenes en la línea de la creatividad y la creación.

Esto quizás no es lo que sucede y según Robinson, “Ese es el motivo por el cual muchos/as abandonan el sistema educativo tradicional, que no alimenta su espíritu, estanca su energía, apaga su pasión”.

+

¿Los que están pensando los planes educativos conocen a sus educandos? ¿Y los maestros o docentes? Habrá que ver si están en sintonía estos elementos, porque sino estaremos amordazando al futuro en nombre de métodos e ideas educativas que no se corresponden con el presente de “los de guardapolvo”  (uniforme escolar) y tampoco los prepara para el futuro que ellos tendrán que enfrentar.

En Uruguay vemos que se está cascoteando el Plan Ceibal en nombre de la racionalidad docente, que dificilmente coincida con la de los educandos (Artículo de Alejandro Piscitelli) mientras en Argentina todavía no se termina de entender el intento de “faltazo” masivo organizado vía Facebook por parte de los alumnos. Los Medios masivos por supuesto catalogaron de “fenómeno” lo sucedido, como todo a lo que no pretenden explicar y el análisis quedó ahí.

“Podríamos preguntar por qué, hacer entrevistas, encuestas, relevamientos, pero seguiríamos queriendo aferrar a los jóvenes con preguntas que vienen del pasado, en lugar de rozar la vitalidad de la que están impregnados y que no siempre entendemos. Casi nunca.” > Artículo completo.

Los paradigmas parecen sorprender a muchos docentes en un mundo que los recibe como inmigrantes y en el que deben “competir” o al menos compartir el poder para instaurar un sistema inclusivo y actualizado.

“Rateada” o “rabona”, en Argentina, “hacerse la vaca”, en Perú, “echarse la pera”, en Ecuador, “hacerse la rabona” en Uruguay, “irse de pinta” en México, “hacer la cimarra” en Chile: antes y ahora, estamos hablando de lo mismo y esto es, la ausencia de confianza y de escucha hacia los jóvenes. > Artículo completo.

Quizás debamos encontrarnos “fuera de hora”, maestros y alumnos, para debatir como construir el sistema educativo, ya no del futuro, sino de nuestro presente. La sociedad y el mundo han cambiado y quizás sea hora de comprender nuevas cuestiones abandonando viejas ideas, desarrollando un plan de consciencia colectiva / compartida que nos permita enfrentar la incertidumbre, que ustedes maestros no verán, pero que nosotros alumnos vivenciaremos.

+ Filosofitis de Alejandro Piscitelli

+ Artículo de Pablo Fernandez (La Voz del Interior)

+ Artículo de Alejandro Cobo (InfanciaHoy.com)

+ Blog de Ana Laura Rossaro (Educación2.0)

Quiero decirle algo, profesor…

In Exclusivos, Lastiri, Pasiones on 3 junio, 2010 at 10:30 AM

Por Nelson Lastiri

Quiero decirle algo, profesor…
He visto hombres teñir sus canas con vergüenza.
He visto hombres ocultar heridas y derrotas.
He visto hombres retener el llanto.
Y los he visto maldiciendo sus propias arrugas.

He visto presidentes, torturadores, abusadores, mendigos, millonarios… y he visto maestros.
No puedo evitar deletrearla, como en cámara lenta… maestro…

He visto hombres arruinar hogares.
He visto hombres manosear corazones.
He visto hombres humillar por inseguridad.
Y los he visto destruyendo su propia herencia.

He visto deportistas, actores, músicos, limpiabotas, empresarios… y he visto maestros.
No puedo evitar releerla, como en cámara lenta…maestro…

Quiero decirle algo, profesor…
Sólo como un atrevido deseo, una arriesgada esperanza y una respetuosa petición…
Que sea libre, ante nosotros sus alumnos, para hablar desde la caminada experiencia.
Que no exhiba sólo la vitrina de sus trofeos.
Que nos muestre sus derrotas en enseñanza.
Que comparta sus temores y cansancios.
Que proyecte sus sueños, aquellos, como en retrospección diapositiva.
Que no se sienta evaluado por aves de rapiña.
Que no nos opaque con elocuentes telarañas discursivas.
Que con simpleza y sencillez nos hable.
Que nos obligue a equivocarnos.
Que no nos humille.

Que se preocupe por nosotros.

Que nos oiga aunque guardemos silencio.
Que nos mire a los ojos.

Que exija saber lo que pensamos y no lo que decimos por la propia conveniencia.
Que olvidemos, al menos por un momento, los manuales y repasemos la pasión que desvela.
Que ignoremos, mientras podamos, los costos, los precios, los plazos y los tiempos.

Que quien se quiera ir, se vaya.
Que no le tengamos miedo.
Que nos permita contradecirlo siempre y cuando nuestra forma guarde respeto.
Que se elimine la censura simbólica.
Que no se preocupe por caernos bien.
Que se anime a cambiar vidas con un relato.
Que seamos, más que alumnos, discípulos…
Que sea artesano, padre, abuelo, amigo…
Que sea Maestro…

Y así, algún día, quiero llegar a decirle “Maestro”…
Y así, algún día, palma abierta y mano en alto sacudiendo un saludo repetirle “Maestro”…
Y así, algún día, poner mi brazo como usted puso su oído…

Tender mi mano como usted brindó un consejo…
Dedicar mi tiempo como usted sembró su vida…
Preguntar por si “se acuerda” y esperar una respuesta con la misma suave paciencia que supo tenernos…

Y al oído, junto a ese último abrazo, susurrarle afectuosamente… “Maestro”…

Quise decirle algo, profesor…
Muchas gracias.

“Porque después de todo he comprendido,
que lo que el árbol tiene de florido,
vive de lo que tiene sepultado”.
Francisco Luis Bernárdez

Este autor es Columnista permanente de este Blog