maximo tell

Posts Tagged ‘Código de faltas’

Marcha de la Gorra: En contra del Código de Faltas, a favor de los códigos que faltan

In Malas Viejas on 22 noviembre, 2010 at 9:53 PM

Por Gaby Socias

Fotos de Danilo Tonti

La “Gorra” marchó y –en su marcha– fue mucho más que gorra. De concreta mutó a abstracta, bajo una miscelánea que la transformó en símbolo, en el ícono de aquellos que se despojan de lo atribuido, para reconstruirse desde la propia y auténtica identidad.

Emerger de las entrañas de la exclusión, desafiando a la indiferencia y sobrevivir a la discriminación para salvarse de la injusticia, era la consigna que los había llevado hasta allí. Colón y Cañada (Córdoba, Argentina) de a poco fue trasformándose en el escenario de una realidad ignorada por muchos y reconocida por unos pocos. Ruidosos, extrovertidos y desafiantes, los jóvenes de diferentes barrios de la ciudad dejaron atrás toda estrategia para poder ingresar al centro sin ser detenidos.

No les hizo falta venir acompañados por nadie, ponerse la mejor ropa, peinarse distinto ni fingir parecer lo que no son. Pudieron mantener intacta su identidad y decidieron marchar, para ser.

Los diferentes colores de las banderas que flameaban impúdicamente, al igual que la diversidad de instrumentos de murga que daban ritmo y alegría al reclamo, hacían juego con la heterogeneidad de quienes se iban acomodando sobre la pirca de la Cañada.

Así, pasadas las seis de la tarde, jóvenes y algunos no tan jóvenes de diferentes barrios, colegios, universidades, centros de rehabilitación y organizaciones sociales, comenzaron a marchar por Colón hacia la esperanza de la posible derogación del Código de Faltas vigente.

Pareciera que unos pasos son poca cosa, pero éstos no fueron pasos cualquiera. Cada uno retumbó, y juntos, ovacionaron un andar que escondía muchos días de trabajo y debate. Concientes de que toda lucha es un proceso, este acto de visibilización no era más que la punta de un iceberg sostenido por años de tolerancia y lucha por el reconocimiento de derechos, explicaron referentes de las organizaciones sociales.

Paradójicamente, los rostros de aquellos pasos, lejos estaban de “parecer” peligrosos. Por el contrario, regalaban la certeza de que su demanda era justa, ante la evidencia de las más de 54 mil detenciones por contravenciones realizadas durante 2009. Allí ningún rostro “portaba”; allí todos los rostros transmitían.

“No es merodeo es paseo” entonaba la multitud, cual himno emanaba de sus mas profundas convicciones. “Mi cara no es tu trabajo” y “Tolerancia cero es igual a justicia cero” gritaban sus remeras pintadas con aerosol. Era la cuarta vez que cubriendo de vereda a vereda la avenida Colón, la bandera del Colectivo de Jóvenes por nuestros Derechos –organizadores de las Marchas de la Gorra– iba adelante guiando la manifestación.

Cada 20 de noviembre se trasformó en el día clave para marchar en contra del Código de Faltas, ya que se conmemora el día Internacional de la Declaración de los Derechos de los niños, niñas y adolescentes; convención vulnerada y poco reconocida según Marisel Segovia, abogada miembro de la Casa del Liberado, una asociación que trabaja contra el abuso policial.

Ruido estridente de voces acalladas

El silencio no fue lo suyo; se cansaron de pertenecerle y hoy prefirieron realzar su voz en palabras liberadoras.

“Quedamos a la merced de la voluntad e ignorancia de la policía porque el Código de Faltas les permite detener a jóvenes sin tener que demostrar lo que ellos dicen que son”, comenta Rubén, del movimiento juvenil JP Descamisados.

Por su parte, Laura del grupo El Montonazo explica que las masivas detenciones arbitrarias suceden porque el sistema lo permite, ya que éste es muy perverso con los sectores más pobres y vulnerados de la ciudad. “Nos detienen simplemente porque somos pobres”, dice “el Bichi” Luque, del Colectivo de Jóvenes por Nuestros Derechos.

Se trasluce que la estigmatización y criminalización de la pobreza se había convertido en el blanco de todas las opiniones que se podían escuchar a cada paso de la marcha.

Antes de que ésta comenzara, mientras se aguardaba la llegada de todos los jóvenes para empezar la movilización, los chicos del barrio Malvinas se animaron a hacer un roll-play de una clásica detención policial en el centro de la ciudad, como forma de dar a conocer cuáles son las situaciones con las que ellos se enfrentan a diario.

“¿Qué andás haciendo negro? –pregunta el policía.

Ando comprando ropa, –responde el joven.

¿De qué trabajas o de dónde sacaste la plata? (dándole a entender que presume que es robada), ¿tenés documento? –prosigue el policía.

Trabajo en un colegio y si tengo documento, el chico responde. Bueno, voy a averiguar tus antecedentes pero te voy a llevar de una por merodeo, termina diciendo el oficial.

Este diálogo, un joven –sobre quien recae el estereotipo de la portación de rostro– puede tenerlo hasta tres veces en un día cuando llega al centro. “Y en alguna de esas veces seguro nos llevan detenidos”, comentaFernando Daniel del barrio Malvinas. Fátima, del mismo barrio continúa: “En un mes los chicos pueden ser arrestados hasta 5 veces, generalmente se los lleva a la UCA donde pueden permanecer horas, días o semanas según la cantidad de arrestos anteriores; es decir las detenciones son acumulativas y determinan el tiempo de encierro”.

Ya sobre la calle General Paz a punto de doblar por 27 de abril para llegar a la Plaza San Martín, donde esperaban cientos de niños pintando carteles con sus derechos, Rodrigo, sostenía eufórico por el micrófono que iba trasmitiendo la marcha, que los jóvenes no son el futuro, sino el presente que se les está negando, producto de la exclusión.

En relación a esto, desde H.I.J.O.SRubén indica que no se puede esperar de las autoridades un acuerdo de convivencia que reemplaze al Código de Faltas, ya que desde ahí sólo se pretende excluir y no convivir. Por su parte, “el Bichi” Luque afirma que las políticas de seguridad generan inseguridad, porque no están pensadas para brindar una seguridad social.

“Ante la necesidad de seguridad compran chatas, armas importadas y se basan en lo que la tolerancia cero dice. El chico de barrio y las mujeres trabajadoras de la calle son considerados sujetos peligrosos para la sociedad, a éstos hay excluirlos, borrarlos, alejarlos. Como pasó cuando De la Sota dijo no quiero más villas en mi ciudad, o cuando Juez anunció no quiero más carreros en la ciudad”.

La policía: no sabe, no contesta

A lo largo y lo ancho de la manifestación hubo polícias que prefirieron ignorar lo que estaba pasando y rendirse bajo la mecánica de un sistema que no dilucida problemas y por ende, no considera la necesidad de soluciones ni cambios. Entre el silencio y el titubeo, respondían primero que no “querían” opinar y ante la insistencia decían que no “podían” hacerlo “por su trabajo”. “Estamos para vigilar y no para opinar”, sostuvo uno de ellos. Mientras otro admitió: “Yo estoy en la parte de Faltas y aplicamos el Código según la situación, es verdad que existen irregularidades como en todos lados, pero más allá de eso a nuestro accionar lo califico con un nueve”. Esta fue la única respuesta de los policías presentes.

Mensaje en movimiento

Tanto el tiempo, como la emoción, el apoyo mutuo y la esperanza de justicia fueron consumiendo la tarde en que las gorras no necesitaron esconderse. Ya desde el escenario se procedió a leer el documento donde los jóvenes víctimas de las detenciones, señalaron que los responsables de la crisis de la seguridad están en el poder y desde ahí controlan e intentan imponerles una forma de vivir y de ser castigados que no van a aceptar bajo ningún punto de vista. Entre otras cosas, solicitaron la posibilidad de discutir las formas en las que se piensa y habla de ellos.

Calurosos aplausos confirmaron la adherencia al documento leído y dieron paso para recibir al actor “Toto” López, miembro de la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos, quien interpretó la fábula delHombrecito y del Vigilante. La misma refleja la persecución policial que sufre un joven, al punto de decidir convertirse en policía y terminar sintiéndose perseguido por el mismo.

Acto seguido, jóvenes “del Colectivo” nombraron a muchas de las organizaciones que apoyaron la marcha, algunas de ellas fueron: Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos, Ammar, Red Buhito, Colectivo Ampliación Pueyrredón, La Bisagra, Cátedra de Estrategia de Intervención comunitaria, Secretaría de Extensión Universitaria, Seap, La Minga, CTA, La Revuelta Murguera, Jóvenes Promotores de Salud de Villa Allende, Libres del Sur, Barrios de Pie, Secundarios Arriba, Movimiento Universitario Sur, Corriente Peronista Nacional, El Andén, Programa Sol.

Como todos los años, la marcha se cierra con un espectáculo musical. Esta vez, estuvo a cargo de las bandas Entangados, Muy VoláCalle en la Rima.

Así pasó la marcha, pero en la ciudad todavía retumban los ecos de aquellos pasos. Ciertas estructuras fueron removidas y la mente de muchos se encontró con nuevos pensamientos. Los jóvenes fueron un mensaje, un mensaje en movimiento de lo que está pasando y hay que cambiar.

Fuente: CbaNoticias

Anuncios

El Código de Faltas desde adentro

In Malas Viejas, Tonti on 18 noviembre, 2010 at 4:34 PM

Por Danilo Tonti y Gaby Socias

El calor no le impidió llegar. Con la predisposición de siempre, el “Bichi” estuvo ahí.

Traía consigo una mochila que rebosaba un buen manojo de ideas y también de broncas, de experiencias e impotencias, pero -por sobre todo- de ganas de cambiar lo que a diario dibuja su presente. Presente pesado que no sólo recae sobre sus espaldas, sino sobre la de muchos.

No hicieron falta demasiadas preguntas; sus palabras corrieron por sí mismas escupiendo aquella verdad que no deja de golpearlo pero que, en ese instante mismo del golpe, le inyecta una sobredosis de incentivo.

El tiempo fue vaciando esas ganas que tenía de expresarse y de ser escuchado. Pero en el medio, dejó palabras que fueron semillas y que ilusionaron con un mañana que poco se parezca al hoy.

De mediana estatura; pelo oscuro; piel trigueña; simpatía desbordante. Ese es José María Luque, o más conocido como “el Bichi”. De 7 a 16 horas trabaja; el resto, lo invierte en aquello que lo apasiona: el Colectivo de Jóvenes por Nuestros Derechos. Desde este espacio, se propone incidir en la Promoción, Ejercicio, Defensa y Exigibilidad de los Derechos de Niñas, Niños y Jóvenes a través de un ámbito colectivo referente y legitimado, construido de manera horizontal y democrática.

Más que de elección se trata de necesidad; una necesidad nacida en la convicción de estar, en la certeza del hacer. En definitiva, no hay palabra con más peso que aquella que se transforma en hecho y que emana de las propias vivencias.

Foto: CbaNoticias

Se presentó el “Acuerdo Democrático para el Cambio” del Código de Faltas

In Malas Viejas on 1 noviembre, 2010 at 7:24 AM

Por Gaby Socias

La resistencia que vienen sosteniendo sectores vulnerados de nuestra sociedad, que en la mayoría de los casos son jóvenes estigmatizados por sus condiciones físicas o económicas, conlleva la necesidad de promover un reclamo cada vez más urgente en cuanto a la modificación o derogación del Código de Faltas.

La realidad de su aplicación evidencia que muchas de las conductas que el Código castiga se contradicen con el pleno ejercicio de derechos contemplados en la Constitución Nacional, tratados internacionales y de Derechos Humanos.

Esa vaguedad o ambigüedad con las que están definidas muchas de sus figuras terminan por habilitar detenciones según la voluntad y el criterio policial.

Luego de un trabajo arduo por parte de organizaciones sociales, sindicales, políticas y barriales se presentó ayer en la Legislatura provincial el Acuerdo Democrático para el Cambio en materia de Faltas. Dicho documento es el resultado de un debate democrático realizado el pasado 24 de septiembre en la Facultad de Derecho, donde se sentaron las pautas mínimas que un cambio de la norma contravencional, debería cumplir.

Una vez que la sala Regino Maders se llenó de gente comenzaron a exponer sus puntos de vista quienes conformaron el heterogéneo y representativo panel.

Lucas Crisafulli, abogado adscripto a la cátedra de criminología, fue el encargado de conducir la disertación de los legisladores Roberto BirriAdela CoriaLiliana Olivero, como así también de “el Bichi” Luque del Colectivo de Jóvenes por nuestros derechos, Eugenia Aravena, secretaria general de Asociación de Mujeres Meretrices (Ammar) y de la diputada nacional Cecilia Merchán.

Fundamentos para la modificación del Código

Antes de darle la palabra a los panelistas, Crisafulli señaló que los problemas actuales no se solucionan con modificar o derogar el Código de Faltas, ya que el conflicto no se da por una cuestión estrictamente de leyes, sino de prácticas. Aludiendo con esto, a que no hay que quedarse con la idea del jurista ingenuo que piensa que todos los problemas se pueden solucionar a partir de las leyes.

Existe una gran distancia entre la ley y su verdadero cumplimiento. Entonces, que exista un Código de Faltas en la provincia de Córdoba que sea coherente con la Constitución Nacional es una condición necesaria, aunque no suficiente, concluyó el abogado.

En consonancia con dicha afirmación, el Legislador Socialista presidente de Bloque del Frente Cívico y Social, Roberto Birri consideró que para cambiar la situación hay que pretender ir más allá de un consenso político. Lo que hace falta es una legitimación social de la necesidad de tener y aplicar nuevas normas en materia de Faltas, propuso.

Por otra parte Birri, quien escribió un proyecto de ley aún no presentado que modifica el Código vigente, planteó que dentro del campo parlamentario cuando se mira desde la vereda de la oposición, como es su caso, siempre hay un escenario de lo deseable y un escenario de lo posible. Y aseguró:

“Aunque hoy lo que se desee es que no haya un Código de Faltas, las condiciones políticas y sociales ameritan que se tenga que trabajar en una dirección distinta, en una modificación integral, porque ese es el escenario posible que nos va a permitir entrar en un debate parlamentario”.

No obstante, más allá de la polémica de modificar o derogar el Código, Birri insistió en la inconstitucionalidad de la norma, ya que afecta de manera directa a la tripartición de poderes. Para explicar esto citó a Horacio Etchichurry, también presente en la sala, quien en su libro El Código de Faltas comentado habla sobre esa competencia que tiene el Código de permitir presos sin abogados y sentencia sin jueces.

Por último, el legislador dejó en evidencia la necesidad de cambiar figuras que son emblemáticas, como la del “merodeo” o “prostitución escandalosa”. Agregó además, el pedido de reducir a cero las posibilidades direccionales que puede tener la Policía para actuar de manera arbitraria.

Luego de la disertación de Birri la palabra fue cedida a la legisladora socialista Adela Coria, quien hizo un profundo análisis de las razones por las cuales seguía vigente el mismo Código desde el año 1994. Recordó lo que el Ministro de Gobierno Carlos Caserio había dicho tiempo atrás: “En nombre de las políticas de seguridad es imprescindible ese Código de Faltas”.

Para Coria esta enunciación dejó en claro que el actual Código responde a políticas de seguridad que están claramente delimitadas y concientemente propuestas. “Puede verse a su vez como una herramienta para mantener el status quo de un aparato policial con un sesgo altamente autoritario” sostuvo el Legislador Roberto Birri sobre el Código, durante uno de los debates anteriores.

Por su parte, la legisladora de la Alianza Izquierda Socialista, Liliana Olivero afirmó que cada vez más la aplicación de este Código de Faltas va profundizando la exclusión social, la estigmatización y la criminalización de la pobreza. Lo que hace pensar en la prioridad que significa que el trabajo colectivo de las organizaciones sociales junto con los legisladores crezca para cambiar esta realidad.

Identidades perseguidas, identidades en riesgo

Tras haber pasado más de media hora del acto de presentación del Acuerdo Democrático, por fin había llegado el momento de escuchar a quienes viven en carne propia las injusticias del Código de Faltas. Con la melodía de una tonada cordobesa inconfundible y una mirada realmente comprometida, “el Bichi” Luque, uno de los cinco jóvenes que desde hace cuatro años luchan desde el Colectivo de Jóvenes por nuestros derechos, emocionó a todo el auditorio con esa sencilla manera de contar la realidad desde donde la vive.

“Cuando venía para la Legislatura pensaba en todos los chicos que se quedan en el barrio porque no pueden entrar al centro, o en los que están siendo detenidos en este mismo momento por portación de rostro”. Para ellos el Código además de atropellar sus derechos, destruye su identidad. “Nosotros consideramos a la identidad como algo fundamental, y por no pertenecer a un estereotipo tal, para no caer detenido tenemos que cambiar”.

“El Bichi” terminó de hablar y dejó en la sala una atmósfera de profundo silencio y reflexión. Esa reflexión que invade sólo cuando logramos ponernos en el lugar del otro y nos quedamos mudos emocionados pensando.

Luego, le tocó el turno de dar su opinión a la Secretaria General de Ammar. Eugenia Aravena relató los estragos que viven a diario trabajadoras sexuales por el polémico artículo 45 que permite castigar la prostitución que la Policía considere “escandalosa”.

“Si bien los prostíbulos están prohibidos en nuestro país, en Córdoba hay más de cien. Allí puertas adentro, la Policía no entra a reprimir, sino que castiga puertas afuera. Esto nos obliga a terminar trabajando dentro de un prostíbulo para evitar el maltrato policial bajo las órdenes de alguien que jamás será castigado”.

Antes de leer los puntos del Acuerdo Democrático para el cambio en materia de Faltas, tomó la palabra la Diputada Nacional del Proyecto Sur, Cecilia Merchán quien se mostró en total adhesión a las realidades que antes habían expuesto “el Bichi” y Eugenia junto con los Legisladores. A modo de conclusión Merchán dijo que lo que está generando el Código es una especie de pantalla que se ocupa de castigar a quienes no hay que castigar y no castiga a quienes si tiene que hacerlo.

El acto de presentación del Acuerdo Democrático organizado por la Fundación Observatorio Constitucional y Derechos Humanos (FocyDH), la Asociación por los Derechos Civiles (ADCF) y la Fundación para el Desarrollo de Políticas Sustentables (Fundeps) iba llegando a su fin pese a que dicha presentación marcaba el comienzo de un camino largo en el ámbito de lo parlamentario que el Código deberá afrontar. Luego de leer la totalidad de los puntos del documento que entre mañana y pasado será remitido a la Unicameral, Horacio Etchichurry procedió a mencionar a todas las organizaciones que apoyaron el Acuerdo, la lucha por el cambio del Código de Faltas dio un paso importante.

Código de Faltas una visión crítica

Fuente: Cba Noticias

Acuerdo Democrático para derogar el Código de Faltas en Córdoba

In Malas Viejas on 25 octubre, 2010 at 2:58 PM

Córdoba cuenta con un Código de Faltas aprobado en 1994 bajo la ley número 8431, que habilita a las autoridades policiales a castigar determinadas conductas consideradas “faltas”, que perjudicarían la vida cotidiana y la buena convivencia.

La realidad de su aplicación evidencia que muchas de las conductas que el Código castiga se contradicen con el pleno ejercicio de derechos contemplados en la Constitución Nacional y en tratados de Derechos Humanos. La vaguedad o ambigüedad con las que están definidas muchas de sus figuras terminan por habilitar detenciones según la voluntad y el criterio policial.

Gracias a la figura de “merodeo” y “prostitución escandalosa”, durante el año 2009, la Policía detuvo a  más de 54 mil personas en toda la provincia, según un informe presentado por el Poder Ejecutivo. De ese total de arrestados, un 70% fueron jóvenes. Según estas cifras, cada diez minutos alguien es detenido en la provincia por ser considerado un “contraventor”.

A su vez, el Código deja entrever sus rasgos de inconstitucionalidad, ya que permite que la Policía pueda juzgar y castigar sin la intermediación de abogados ni jueces, ni la necesidad de una denuncia previa.

Desde hace tiempo organizaciones sociales, legisladores y profesionales de distintos ámbitos, vienen trabajando la posible derogación o modificación del actual Código contravencional que tanto perjudica a jóvenes estigmatizados y vulnerados de Córdoba.

Con motivo de difundir el reclamo y como resultado de una serie de debates y charlas, este martes 26 de Octubre a las 18.30 horas, en la Sala Regino Maders de la Legislatura provincial, ubicada en Deán Funes 96, se presentará el Acuerdo Democrático para el Cambio en materia de Faltas. El mismo, es un documento firmado por un conjunto de organizaciones sociales que fijan los principios básicos que ellas exigen para cambiar el derecho de Faltas en Córdoba.

El acto contará con la presencia de un panel conformado por los Legisladores provinciales Roberto Birri y Adela Coria, la Diputada Nacional Cecilia Merchán,  Eugenia Aravena como Secretaria General de Ammar y Bichi Luque del Colectivo de Jóvenes por nuestros derechos.

Si bien el Acuerdo está abierto a nuevas adhesiones, al finalizar la presentación el documento será entregado a la Unicameral.

Para mas información contactar a Gabriela Socias