maximo tell

Posts Tagged ‘comunicacion’

#SMDayCba 2014: Lo que hacemos y aquello inevitable

In Cobertura iPhone on 11 octubre, 2014 at 1:09 PM

La cita fue contundente, cada vez mas gente se interesa en Social Media y hacen falta espacios de discusión o foros para la reflexión entre los que “Hacemos cosas” en las redes sociales y la web.

La formula general del Social Media Day se repitió con ciertos ajustes en comparación a 2013. Paneles para los grandes Medios (ahora también Sponsors explícitos), Agencias “porteñas” con su impronta capitalina; un momento para los grandes Players como Google y Facebook; Especialistas puntuales y esta vez si, un panel de ciertas micro experiencias locales para cotejar y discutir.

Por la mañana #ElContexto, donde lo más destacado fue el panorama que brindó Lalo @Zanoni sobre el futuro interconectado en el que viviremos. Humor, dinámica y la visión de alguien que va y trae, de las Ferias de Tecnología más importantes del mundo, esos detalles claves de los que hablaremos los próximos 10 años.

El caso de @TarjetaNaranja como siempre (lo hemos visto varias veces pero siempre renovado y fresco) fue muy prolijo, contundente, claro, sin esconder datos ni experiencias. Sin dudas una de las empresas más sólidas en lo que a su estrategia digital se refiere. Los ejes fueron las Crisis; el Contenido puntual de sus acciones durante el Mundial Brasil 2014 (fueron Sponsor de la Selección Argentina) y el espíritu que los entrelaza, condensado en Conocernos. Queda claro que intentan transmitir un espíritu (Naranja) que es transversal a todos los que hacen esa Empresa, y en Redes lo van logrando. Lo que se destaca es que se animen a contar, siempre, los pasos que van dan y los ajustes que disponen. Sincera, puntual y con sustento.

1500x500

seco1

Foto cortesía de Álvaro Corral (http://www.alvarocorral.com.ar)

El plato fuerte antes del almuerzo (?). Facebook volvió a Córdoba, la ultima vez había sido en el Congreso de Fopea donde Alberto Arévalos había transitado la cornisa del respeto por la incomodidad de responder ciertas preguntas. Esta vez un entretenido Bruno Maslo y una precisa exposición de Mariana Piccinini cayeron muy bien. Facebook ahora se para del lado de las PyMES y le sobran argumentos de Targetting o Segmentación como para ser un destino atractivo de la inversión. Inversión que ellos argumentan debe ser cada vez mas creativa para lograr un lugar en el Newsfeed, que aumentó por siete la competencia de “oferta” de contenido.

Todo fue risas y casos que explotan su conversión gracias a la Fan Page hasta que @LSeco dijo lo que todos querían preguntar (o mejor dicho, gritó lo que todos querían decirles) ¿Se puede sobrevivir en Facebook sin pagarles? Esta vez tampoco hubo respuesta del todo, pero por lo menos @BMaslo educadamente llamó a dar pelea por lo creativo. Creo que la respuesta es que Facebook no se quedará mirando como las Empresas utilizan su plataforma como un canal para hacer negocios sin que se lo incluya. Quedan para la próxima las otras preguntas incomodas: facturación en territorio nacional y privacidad o condiciones de uso.

#Tip: todo lo nuevo que se mejoró en Facebook sobre posteos de Video nativo. A repasar y experimentar porque puede darle entidad a nuevos mensajes.


Por la tarde, el postre, lo empalagoso de Google y su fiel estilo tanguero: primero yo, segundo yo, tercero yo. Números insuperables y tan fríos como simples para “pedirnos” que ahora pautemos (también) en YouTube. Una sensación totalmente contraria dejó el simpático caso de las Abuelas Googleras. La tecnología a veces tiene esas cosas que la vuelven cálida y esta es una de esas.

Lo que se veía venir. La técnica en el escenario estaba entre algodones y Fabian Melo se llevó la peor parte. La Siglo 21 falló ahí y una exposición que buscaba ofrecer uno de sus productos terminó patinando. Melo sobrevivió por la simpatía de los Tweets pero punto flojo. Y aprovecho para un asterisco: ¿nadie se dio cuenta todavía en la Universidad mas grande del interior del país lo que pasa desde que se fue “el Bomba”? No hay hospitalidad en el Campus mas caro de la Región Centro, el Wifi tropieza, nadie se ocupa de los detalles de darse cuenta cuando falta aire acondicionado (o sobra) y cuando no se soporta el estupor, son mínimas cosas que prestigian al lugar, o por lo menos hacen que todo sea acorde y coherente.

Tenía que haber Periodismo. Zuliani dio la fecha de aire para PulXo (?). Perotti volvió como en 2013 a marcar panorama y sus frases twitteables volvieron a ser elogiadas por el público. Darío Gallo trajo buenos conceptos y una visión que enriqueció. La conclusión: hay que seguir apostando al Contenido y buscar que la gente se quede mas tiempo en la web. Lástima que después entres a sus Diarios y entre los banners y el #ContenidoWanda solo te dan ganas de irte. Ya se unirán supongo con el tiempo lo dicho en las charlas y lo que hacen.

Atentos a las dos Apps de Clarín: Al Toque es la redacción Mobile que cura contenido y te propone una especie de Timeline de Twitter con “Titulo y bajada”. Buscan síntesis y profundidad. A tener en cuenta! Y Clarín Social tiene como novedad que al fotografiar (o escanear) el diario te permite compartir el artículo digital. Gran oportunidad comercial puede traer un modelo de este tipo.

Al final, Community Managers. De este panel, que me tocó integrar, solo diré que en el poco tiempo que hubo se intentó dar una fotografía panorámica de diferente casos y esa diversidad avivó muchas consultas del público. Habrá que seguir la conversación. Bien por Adriana Bustamante que se animó a subir a “los jóvenes” que muchas veces están detrás haciendo que las cosas pasen.

*Aclaro que no fui alumno de la Universidad Siglo 21 ni cursé ninguna de sus Diplomaturas como se anunció en las redes oficiales del evento.

¿A vos qué te pareció el #SMDayCba?

Podés ver entero todo el evento acá:

Las redes sociales y los héroes colectivos

In Jóvenes Sueños on 31 enero, 2011 at 10:22 AM

Nacieron a la luz de la cultura participativa de la Web, se organizaron detrás de un objetivo común y están cambiando el mundo a su manera. Con ese párrafo inicial es que La Voz del Interior, ‘premia’ a los jóvenes que intentan a diario cambiar una porción del mundo mediante los nuevos parámetros culturales de participación, como son las redes sociales. Aquí lo que destaco de l informe.

Detrás del muro de Facebook hay un compromiso

Desde Córdoba comparten, generan, y de a poco logran cambiar al mundo. Representantes de las organizaciones, Patitas de PerrosUn techo para mi paísUn litro de leche por mesDevenir DiverseEl Ágora cuentan sus estrategias 2.0, los desafíos, las ventajas y también limitaciones. Estos jóvenes que comenzaron cruzando algunos mails y con reuniones entre adeptos, hoy reconocen el potencial de Internet para difundir y generar conciencia en torno a ciertos problemas sociales.

Facebook les permitió conocerse, encontrarse y organizarse. Lograron construir una red, horizontal y entre iguales, para trabajar por un objetivo común. Lejos están del estereotipo del usuario web solitario y nerd”, cuenta Franco Piccato que entrevistó a estos jóvenes para La Voz.

En muchos casos, el “Face”, les ha servido para evitar campañas en la vía pública, folletería y otros métodos mas caros y hasta menos efectivos en ciertos momentos. En común, entre las organizaciones, se intentan mensajes cortos, inmediatos y con formato multimedia. Sumado a las historias detrás de la problemática, la inmediatez y la conversación con la audiencia en base a los intereses u objetivos.

“Un número importante de nuestros futuros voluntarios y futuros líderes sociales está en Internet y no podemos hacer oído sordo a eso”, reconoce Leonardo Báez, voluntario de 22 años que coordina el área de Prensa y Medios de Un Techo Para mi País en Córdoba. Como bien aclaran los mismo protagonistas, son conscientes que la interacción virtual es tan solo una parte del trabajo, que sirve para la comunicación constante y generar nuevos vínculos, pero a largo plazo las soluciones apuntan a cambios estructurales desde políticas públicas.

“No creo que las redes sociales en sí mismas puedan transformar la realidad. En cambio, sí creo que pueden ser una herramienta fundamental para encontrarnos y organizarnos para empezar a transformar esa realidad”, reflexiona Apaz, quien coordina el área de Legislación y Políticas Públicas de Devenir Diverse, la organización que lideró en Córdoba las movilizaciones por la igualdad jurídica y social en apoyo al matrimonio igualitario.

El diario cuenta la historia de Valeria López, que en 2009 creó en Facebook el grupo de Un Litro de Leche por Mes en Córdoba, que actualmente cuenta con casi cuatro mil miembros, y en un año y medio han logrado reunir unos siete mil litros de leche. “La razón del éxito del grupo es que no tenemos ninguna bandera política ni religiosa”, dice sin rodeos. “Lo hacemos de todo corazón, como podemos, con nuestros tiempos y posibilidades”.

“Internet está demostrando un potencial enorme en la vida de los grupos de ciudadanos y las organizaciones sociales, que a su vez aumentan su capacidad para producir un impacto en las comunidades locales y la sociedad a largo plazo”, busca concluir Piccato en su nota y me voy pensando que Cada tanto aparece una voz que nos despierta del sueño, como menciona Juan Simo. “El sueño da esperanzas: las nuevas tecnologías de la comunicación nos harán más democráticos o serán claves para conseguir transformaciones sociales”.

Redes sociales en acción, por Franco Piccato
El tamaño del cambio, por Juan Carlos Simo

¿Twitter sirve para conseguir votos?

In Derecho a Replica on 1 enero, 2011 at 12:34 PM

Por Manuel Mora y Araujo

Las prácticas y modalidades de la comunicación política siguen los cambios en la cultura política, y a veces en alguna medida contribuyen a generarlos. En The last hurrah (la película de John Ford filmada en 1958), el político interpretado por Spencer Tracy advertía a su joven discípulo que todo lo que le había enseñado sería inservible porque estaba referido a un modo de hacer política que se terminaba: la política de la comunicación persona a persona empezaba a dar lugar a la política a través de la televisión. Si hoy se hiciese la remake de esa película, el viejo dirigente le diría al joven: “Te enseñé cómo hacer uso de la televisión pero ahora vienen Internet y sus sitios, tendrás que aprender solo”.

La política sostenida en los intercambios personales manejados por un líder local –la que conocía aquel personaje de la película– requiere alguna organización. Moyano no podría haber hecho el acto de River de hace dos meses sin una organización; el acto sirve para demostrar que la tiene. Hoy, esa clase de política sólo subsiste, en alguna medida, en las clases bajas. En la cultura política mediática la mayoría se conecta con la política como espectáculo. Para eso no hace falta organización alguna; alcanza con un televisor o una computadora. La transacción es de la misma naturaleza que la que genera un televidente con Tinelli o con Susana Giménez: “Te doy mi atención, sumo a tu rating, mientras me entretengas”. Allí, las ideas sobran, son innecesarias en ese intercambio. Entretiene el personaje, la pelea, la ocurrencia, el exabrupto, la sátira.

Internet entra en ese espacio con su propia lógica. Como se decía en aquel film de hace cincuenta años, nadie va a enseñarte cómo usarlo porque nadie lo sabe; tendrás que aprenderlo solo. Si Twitter tiene público, allí empiezan a comunicarse mensajes políticos; si no, nada.

En la política de la comunicación persona a persona el ciudadano se acerca a la política, por algún motivo. En la política mediática, la política tiene que ir en busca del ciudadano –algunos dirán que, por eso mismo, éste ya no es tan ciudadano, es un mero consumidor de política–. En la política conversacional, el obstáculo son los adversarios; en la televisión, el obstáculo es el control remoto, con el que el ciudadano hace zapping y sale del vínculo. En Internet empieza a suceder algo equivalente.

Es cierto que en Internet el dirigente y el ciudadano pueden entrar en comunicación sin la mediación de nadie, y eso posiblemente abrirá vías hacia nuevas formas de participación política. Por lo pronto, parece ya que los militantes de organizaciones partidarias han encontrado en Internet un vehículo para aumentar mucho los contactos entre ellos. Eso también producirá un impacto en la vida interna de las organizaciones políticas. Los ciudadanos –además de conectarse a Twitter– podrán establecer vínculos más activos con sus representantes.

En Twitter se potencia la circulación de mensajes y resulta fácil subirse a esas olas. Allí uno puede tener un millón de amigos, pero no son los amigos que lo sacarán de un apuro en alguna dificultad, porque son personas desconocidas y no las une afecto alguno. Alguna gente dice sentirse amiga del Doctor House, pero la realidad es que House no existe y Hugh Laurie no es amigo de ellos.

La práctica que está instalándose es twittear todo el tiempo. En Twitter las reglas son duras: espacio limitadísimo, competencia extrema para captar la atención, mucha simetría entre emisores y receptores. No hay duda de que para generar audiencia eso es efectivo y contribuye a la oferta de entretenimiento disponible para quienes se involucran en ese canal –además de dar material a los diarios para que hablen de eso–. Sabemos que cuando los políticos hablan largo rato y la televisión lo transmite, en muchos casos el público pronto termina aburriéndose. La presidenta, o su jefe de Gabinete, sin duda son muy entretenidos en Twitter.

¿Cuán efectivo es eso como herramienta política? ¿Cuántas personas cambiarán su voto, o sus juicios y valoraciones, por esos mensajes? Probablemente muy pocas.

Realmente no sabemos cuál será el impacto de los nuevos medios sobre la vida política. Tal vez acerquen a la política a personas hoy alejadas de ella. Tal vez alimenten la actual corriente que diluye la especificidad de la política y la asimila a otros planos de la vida. Pero hay dudas sobre su efectividad para influir en el voto.

Fuente: Perfil

Pensar Mobile

In Derecho a Replica on 24 diciembre, 2010 at 12:23 PM

Esa extraña mezcla de incertidumbre y exitación que rodea al negocio de las comunicaciones móviles es todavía más fuerte entre los que se dedican al marketing. Para saber mas del tema, elegí esta nota de Nicolás Falcioni que publicó Infobrand y me pareció un buen panorama.

Hay ahí tanta oportunidad pero… cómo aprovecharla. Creo que en la Argentina uno de los que se están animando al esfuerzo de responder esa pregunta es Gastón Barcia, de Xaga.

Barcia entendió que los móviles exigen pensar lo digital de otra forma. Que un móvil no es una PC pero más chiquita. Y empezó por lo obvio, que resultó ser lo más subversivo: el usuario se mueve. “Entonces tengo que contemplar todas las variables; mi mensaje puede llegar en cualquier momento, en cualquier situación. Ya no hay un límite”.

Esto lo dijo durante un encuentro que hizo el IAB. Otra pregunta interesante de Barcia fue ¿mi marca tiene que hacer algo en mobile? “No es una ley. Hay marcas más móviles o movilizables que otras pero eso si; tengo que ser relevante. Tengo que tener un objetivo”.

Un consejo de Barcia. “Como punto de partida para la creatividad mobile es bueno estudiar qué lleva la gente en sus bolsos, sus mochilas y sus carteras”.

Los coordinadores del encuentro fueron Santiago Perincioli, de Agea/Clarín, y Patricio Cavalli, que es colega (editor en la revista Mercado) pero también hace de doble agente y juega para el otro lado como director de Woonky Mobile.

Cavalli habló de la necesidad de evangelizar el marketing móvil (“tenemos que crear un lenguaje y machacar”) y en ese trance seleccionó una serie de ideas fuerza, entre ellas: iAd, Apple TV, Kindle, smartphone, mobile broadband, y otras que eran cifras. Como toda elección, fue arbitraria y se entiende, lo que no me quedó tan claro es por qué iAd y no AdMob, o por qué AppleTV (“va a ser un producto masivo”) y no Android, que me parecen más relevantes si hablamos de mobile marketing en Latam.

Lo otro interesante de Cavalli fue su dinámica al momento de hablar, y haber descubierto esto: de las 20 aplicaciones más descargadas del AppStore local sólo una habla sobre la Argentina. “Y ni siquiera fue desarrollada acá, es decir que no estamos consumiendo nuestro propio producto”.

Pablo Salvatori, jefe de Marketing on-line de Agea volvió al viejo paralelismo de que en móviles estamos como con Internet en el 98. Pero le agregó una salvedad interesante. “La diferencia es que esto (lo mobile) ya tiene volumen y tenemos menos tiempo para cometer errores”.

Para Salvatori el celular (“nuestra segunda sombra”) será la pantalla que controle a todas las demás. Dijo que es tan importante y personal que deberíamos desistir de trabajar sobre estrategias push. Y que uno de los grandes temas hoy es el de los destinos, es decir, hacia dónde dirigir el tráfico generado por una acción. “Los mobile sites deberían ser el escalón inicial, porque casi todos dispositivos pueden acceder”.

En relación al tema de los destinos agregó que los móviles dan algunas alternativas. “Por ejemplo, puedo plantear un click to call o en base a geolocalización mostrar mis locales sobre un mapa”. Hay un mundo más allá de las landing pages.

Gabriel Nul, de La Nación, dijo que en enero de 2010 los sitios móviles del grupo La Nación generaron 2.000.000 de paginas vistas por mes, y que a penas unos meses después, en octubre, esa cifra llegó a los 3.500.000 de páginas vistas. Retomando un comentario previo de Cavalli, dijo: “hace un tiempo me hubiera parecido increible, pero hoy no me extrañaría que en 2010 haya un 50% de smartphones en la Argentina”.

Para Nul una de las claves es el tamaño de la pantalla. A partir de los 240 pixeles de ancho la experiencia cambia y el consumo se dispara. Lo otro que sigue siendo crítico son los planes de datos. Como Salvatori, Nul también encontró que el destino de una acción móvil es problemático, por eso en La Nación al anunciante le ofrecen un llave en mano, con desarrollo de sitio wap incluido.

En cierta forma, Alejandro Campos, de TimWe, también abordó el tema de los destinos, pero desde su teoría de la guerra por el control de los activos móviles.

Frente a la disyuntiva clásica de si tener un sitio web móvil o una aplicación, Gabriela Tolosa, de Yahoo! insistió que que lo más fácil es empezar por lo más simple, y eso es siempre el sitio web. Hoy Yahoo! Argentina tiene 800.000 usuarios móviles únicos y unos 10.000.000 millones de páginas vistas por mes.

Por último, Germán Abaroa, de Havas Digital, agregó una frase al ya fértil sumario utilizado para explicar por qué los móviles son tan importantes para la industria de los medios y la comunicación. “Dejar el celular es más difícil que dejar de fumar”. Y dice haberlo experimentado en carne propia.

Las tendencias que vuelven a la comunicación cada vez más estratégica

In Derecho a Replica, Paladar mostaza on 21 diciembre, 2010 at 8:00 AM

Hace días Alejandro Álvarez Nobell escribía en la publicación digital de DIRCOM, que la comunicación en las organizaciones, forma parte de un fenómeno característico de fin de siglo y de un contexto ceñido por la incorporación de las nuevas tecnologías; cuestión que sin dudas, coincidimos: ha modificado los procesos comunicativos en torno al mundo digital, volviéndolos cada vez más sistémicos, interdependiente y conectado.

Los comunicadores en general tenemos la chance pero además la obligación, algo incómoda, de tener que valorizar nuestro trabajo también en los nuevos escenarios de horizontalidad y prosumidores. Dependerá de nosotros mismos demostrarle a la sociedad o audiencia que generar valor agregado es posible a través nuestro.

La comunicación se ha convertido en un elemento dinamizador y de soporte de las estrategias de cualquier organización, sostiene el autor, y me permito agregar que entonces los que pretendemos dirigir dichos movimientos de empresas, instituciones o medios, deberemos estar entallados en el traje del liderazgo en base al conocimiento, coordinación de equipos, innovación y sin miedo a los riesgos.

Las empresas seguirán creciendo, en tanto y en cuanto, sepan jugar en este nuevo tablero del siglo XXI, mientras nosotros los comunicadores, tendremos lugar solamente si nuestro desempeño, formación y desenvolvimiento profesional se convierta en una herramienta eficiente.

Álvarez Nobell apunta que debemos legitimar la función del comunicador con un rol estratégico y esencial en el contexto socioeconómico requiere personas capaces de probar constantemente que su tarea le agrega un valor concreto a los fines organizativos. Para ello, este no puede ser ajeno a las innovaciones que cotidianamente se dan en el campo profesional y académico.

Como ser:

¿Nuevas tecnologías?

Son diversos los autores que coinciden en que el adjetivo de “nuevas” es muy acotado para la revolución tecnológica en la que hoy estamos inmersos. Más bien, hay un gran consenso sobre el carácter “digital” que hoy presentan los medios de comunicación (masivos o interpersonales); en donde el denominador común (que tecnológicamente llamamos “bit”) es la convergencia e integración de los más diversos soportes y canales de comunicación que han existido a lo largo de la historia. Con lo cual, la innovación tecnológica es una constante, de una rutina tal que es imposible adjetivar como “nuevas” o “viejas”.

Nuevas formas publicitarias

La publicidad, cómo acción de comunicación tendiente a la persuasión de los públicos hacia la compra o consumo de un determinado producto o servicio también está cambiando. Hoy la publicidad se vende experiencia, es interactiva, integral y busca que el consumidor se divierta. Irrumpe en cada instante de nuestras vidas, pero no empuja (push), sino más bien atrae (pull) al consumidor hacia el producto.

Las personas

Sin duda la interactividad es el eje transversal de la comunicación. Aunque pareciera que la tecnología corrompe las relaciones interpersonales, estamos ante una nueva sensibilidad en la que la personal (a la vuelta de la posmodernidad) recobra el protagonismo, vuelve a ser el centro de las acciones… Las relaciones con todos y cada uno de los públicos con los que la organización se vincula es un factor clave de competitividad y supervivencia.

La investigación

Manuel Pare’s I Maica reflexiona con atino sobre la necesidad de diversificar e intensificar la investigación en comunicación. El campo de la comunicación (de nativos comunicólogos e inmigrantes con vocación interdisciplinaria) configura un conjunto de ciencias (las ciencias de la comunicación) en la que se visualizan áreas temáticas.

Si bien los medios de comunicación han sido el objeto de estudio por antonomasia (en los últimos tiempos con eje en su función como servicio público, su rol ético y la necesidad de ejercicio de la libertad de prensa) hoy las múltiples perspectiva (y distintas intencionalidades); la reflexión técnica y el pensamiento en abstracto; la ideología y una especialización necesaria pero no determinante, son las claves de los nuevos trayectos investigativos. En comunicación estamos ante una necesidad imperiosa de reconocer, conocer (en rigor) y transformar los entornos simbólicos a los que estamos sometidos.

Comunicación especializada

Con la diversificación de las actividades de las organizaciones, los tipos y sectores en los que intervine, la comunicación también adquiera múltiples particularidades, pero desde consensos y marcos comunes de abordaje. Así, experiencia como la comunicación en el sector sanitario; en la empresa turística, en la gestión cultural, en las organizaciones de la sociedad civil; o como estrategias para la participación ciudadana dan cuenta de ello. Un ejemplo de ello, es lo que el comunicólogo danés Tomas Tufte viene trabajando y se conoce como Edu-entretenimineto. Es una práctica que consiste en “contar (empleando los medios de comunicación y sus variadas estrategias y recursos narrativos) buenas historias con fines estratégicos para lograr una identificación de la sociedad con dichas historias, y así un cambio social”.

Glocalización

Hay una nueva relación tiempo-espacio, homogeneidad-heterogeneidad. El cambio en las organizaciones (y por ende en la comunicación) es producto de las variantes en el modelo político y económico, y de los nuevos contextos glocales. Se rompe el paradigma neocapitalista que imponía “recetas” (que no funcionaron, por cierto) del “primer mundo” al “mundo en desarrollo”. Hay nuevas economías (menos economicistas) emergidas (Brasil, India…) y gigantes que aun duermen (Canadá, China) Estos son los nuevos contextos en los que las organizaciones deben comunicar. Recobrar importancia espacios como los think tanks y las relaciones públicas internacionales.

Gestión de riesgos

La responsabilidad social y las inversiones socialmente responsables son una de las tendencias en las nuevas organizaciones, y la comunicación tiene un papel importante. Tradicionalmente las empresas han sido reactivas a las situaciones de crisis y ante los riesgos. Hoy la “empresa responsables” es proactiva; y la “empresa líder” es sostenible porque es capaz de crear un marco estable que permita el desarrollo del negocio. Las organizaciones deben gestionar sus mapas de riesgo (Risk Mapping) económicos, laborales, medioambientales y sociales, de modo tal que una gestión socialmente responsable de las actividades mejoren las decisiones, sean a largo plazo y cumpla con las expectativas de los stakeholders.

Comunicación 2.0

Las marcas (y por ende las compañías) tienen cada día a comunicar de forma más inteligente en internet. El comunitty management es el encargado de la gestión de la reputación de las compañías en la red. Su función requiere de un análisis estratégico de la marca, el entono y la competencia; y un dominio de las nuevas herramientas y estrategias de comunicación 2.0. Es la gestión de los públicos que se relacionan con la marca o compañía a través de internet. Se deben cumplir con las necesidades que estos tienen de compartir, crear, informarse y divertirse.

Selva Orejón, Comunitty Manager de Repsol dice: “la comunicación 2.0 es de 8C: conversación, conexión, comunidad, consumo, control, creatividad, colaboración y contenido”. Tenemos que estar donde están las audiencias. Hay que ser muy precisos en la comunicación para evitar el “stress tecnológico constante” al que estamos sometidos por los mensajes masificados, las saturaciones y la irrelevancia de muchos de los mensajes que recibimos.

Evaluación

Internet nació para ser medido. Decir que la comunicación contribuye a aumentar el valor de las organizaciones resulta sin duda un enunciado muy atractivo, pero también insuficiente. Quienes dirigen las organizaciones no operan con enunciados supuestos, más cuando éstos están referidos a una enorme masa de valores intangibles que insumen buena parte del presupuesto. Es preciso medir para saber cómo agregar valor.

Es necesario demostrar que la Gestión Estratégica de Comunicación es inseparable de la gestión organizacional. Conocer los resultados tanto positivos como negativos posibilita establecer prioridades, tomar decisiones y previsiones en la planificación, así como definir parámetros de nuevas mediciones. Lo que interesa es posicionar la comunicación como una variable estratégica gestionada en función de los objetivos de la organización de modo tal que les agregue valor para que su aporte dentro de la misma no dependa del azar o la suerte sino de su eficiente utilización.

Es total y excelente el panorama que demarca Alejandro Álvarez Nobell desde DIRCOM, ahora debemos pensar como estamos como comunicadores esperando la chance para desempeñarnos en este contexto. ¿Estás preparado? Espero tu empresa también apueste a la comunicación.

Lo que se viene en publicidad

In Derecho a Replica, Exclusivos on 9 diciembre, 2010 at 9:12 PM

Por Juan José Jimenez Pages

Primero en principal antes de dar mi opinión sobre lo que se “viene en la publicidad”, quiero aclarar que lo que yo digo es solo una percepción mía, no tengo idea si realmente eso va a pasar, ni tampoco creo que nadie lo sepa.

La publicidad tradicional era un tipo de comunicación sorda, egocéntrica, muy manipuladora y mentirosa, el que está adentro del marco publicitario a veces se plantea si las cosas que hace, realmente, “¿están bien?”. Jugar con la psicología de las personas es un tema bastante interesante, pero a la misma vez peligroso.

Los grandes medios como la televisión empiezan a mirar internet con intriga, aunque siempre van a seguir siendo importantes, la radio comienza a perder sus pautas, cada vez menos anunciantes confían en ella, el mercado móvil y las redes sociales están alterando todo el funcionamiento de la comunicación clásica publicitaria, ¿ahora donde mierda vamos?, empiezan aparecer nuevos personajes, nuevas plataformas, la tecnología es un elemento básico en la acción de las ideas,  solo pocas marcas quieren apostar por lo “nuevo”.

¿Jugar con esto todavía sigue siendo sospechoso? Parece que si.

¿Impacto, emoción, dialogo? ¿Qué causan estos videos?

El mobile marketing y todas sus aplicaciones van a causar una revolución completa  en la jerga publicitaria, el software de reconocimiento de imágenes en los lugares de punto de venta, que con el  uso  de los smartphones sumado a las páginas de geolocalización, provocaran estragos en todo lo tradicional que se conocía hasta ahora.

Otro tema que está acaparando mucho la atención en la publicidad es la neurociencia,  con solo imaginar la combinación de toda la tecnología, la publicidad,  el neuromarketing y millones de usuarios activos funcionales, llevan a pensar en un antes y un después en la comunicación.

Vaya uno a saber donde quiere estar cuando todo eso pase, no adaptarse al cambio es ir en contra de la evolución.

 

De periodista a community manager

In Derecho a Replica, Paladar mostaza on 7 diciembre, 2010 at 8:40 AM

Hace días, Guadalupe Fernández, publicó en Razón y Palabra, la revista mexicana especializada en comunicología, estos párrafos que me dejaron con el pensamiento activo. Sobre todo porque sé que muchos medios de Argentina y el mundo se están replanteando su estrategia digital y social para el futuro. Mis ideas danzan aquí también.

Cada vez con más frecuencia, los periodistas encuentran nuevos hábitats donde desarrollar su trabajo. Estas facetas se relacionan con los distintos ámbitos de la comunicación: institucional, política, etc. Hoy, el auge de las nuevas tecnologías ha generado un espacio de desarrollo profesional alternativo para aquellos que son artífices de las letras.

Un animal ávido de realidad como el periodista puede frustrarse ante el aparente ostracismo de estar frente a una computadora gran parte del día. Fuera de las redacciones, existen periodistas que dedican su tiempo de trabajo a analizar cómo comunicar a través de las redes sociales.

Experimentación constante, actualización y nuevos lenguajes son algunas de las características de estos nuevos profesionales que tienen de sobrenombre varios apodos: “Community Manager”, es uno de ellos.

El mundo de las nuevas criaturas digitales reemplaza el copete por los “tags”, y los antecedentes por los “hipervínculos”. El trabajo del Community Manager es multilateralidad permanente: debe facilitar, manejar y moderar las redes sociales donde su marca, producto, político o medio tenga presencia. Este nuevo rol que puede asumir un periodista implica conocer las fortalezas y debilidades de un equipo de trabajo y de aquello que queremos comunicar.

El diálogo abierto que marca el concepto de comunicación 2.0 genera una nueva sinergia en torno a las redes sociales. Usuarios activos que toman las riendas de la comunicación virtual.

En esta encrucijada el periodista afronta nuevos desafíos: no tener todo bajo control y sumarse al riesgo de afrontar a los lectores y responder sus inquietudes. Además de este torbellino diario, este nuevo campo laboral implica diseñar estrategias a corto, mediano y largo plazo.

Innovación y creatividad es la base de este terreno que por su corto tiempo de vida aún está en proceso de exploración. Prueba y error son los mejores maestros en este desafío de ser todos los días comunicador, periodista y regulador de una comunidad on line. Un combo para espíritus emprendedores.

En lo personal creo los medios tendrán la chance de recuperar el terreno perdido frente a los propios usuarios en la red. Esto significa encontrar su propio lugar, con las fortalezas propias de cada empresa y las oportunidades que como medio consolidado posea.

Los medios tradicionales tienen el éxito asegurado en Internet en cuanto abran las puertas a las nueva generaciones de periodistas; inviertan en tecnología y entiendan las nuevas lógicas de trabajo convergente y en equipo.

Los jóvenes son tan necesarios como las computadoras hoy en las nuevas ‘redacciones’. Son ellos los que traen consigo las nuevas configuraciones cerebrales que responden con velocidad a las demandas de las audiencias actuales y futuras. Entiendo es un proceso y por eso hace poco escribí Lo que deben saber periodistas jóvenes y viejos (leer).

La inversión y nueva lógica de trabajo me parece fundamental que los altos mandos de los medios entiendan. Sin las nuevas herramientas no hay estrategia que se pueda construir, esto es desde computadoras hasta dispositivos móviles. Además si en la redacción tanto como en las gerencias no se abren a nuevos programas de distribución y circulación de contenidos, se complicará.

También se debe tener en cuenta que, así como para sacar un diario o programa adelante se necesitan decenas de personas, una ambiciosa estrategia de social media no puede ser cargada sobre una sola espalda. El trabajo en equipo requiere de equipo, es decir gente, por lo tanto empleados con sueldos, incentivos y libertad.

El ritmo digital implica horas y horas frente a la pantalla, es cierto, pero eso lo dicen los medios que no quieren invertir en la otra pata de la estrategia. Porque el social media tiene una parte ‘media’ y otra ‘social’, y esta última no se consigue solo moderando comentarios. Los periodistas deben hacer periodismo digital desde la calle.

Lo digital es el formato de publicación, no debemos perder los preceptos del eterno y bello periodismo. Pagando lo debido, sin explotación disfrazada de horas extras y trabajando con pasión los medios triunfarán. Podemos hacer que este sea el ‘oficio mas hermoso del mundo’ y además entre en un tweet.

 

Este artículo fue publicado en “Estrafalario“, de la revista mexicana Razón y Palabra.

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista

Comunicación vs Marketing

In B. Rivas, Paladar mostaza on 30 noviembre, 2010 at 8:22 PM

Por Alvaro Bohórquez Rivas

Desde España

Tengo que empezar este post recordando que la publicidad y el marketing son formas de comunicar, por lo tanto son comunicación, pero ambas persiguen fines distintos y es lo que quiero expresar en este post. Permitidme pues la licencia de llamar comunicación a todo afán de informar. Y creo que ahí radica la diferencia fundamental entre la comunicación y el marketing, el afán que tienen unos por informar y otros por vender, que no digo que sea malo, solo distinto.

Si vemos la definición que da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua a la palabra ‘marketing‘, que nos redirige al término castellano mercadotecnia, dice así: “Conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda”. Y en su segunda acepción revela que se trata del “estudio de los procedimientos y recursos tendentes a este fin”, se entiende por este fin el aumento del comercio citada en la anterior definición.

Y esto viene por un post de Álvaro Paricio (@alvaroprb en Twitter) de su blog Save the Geek en el que comenta que debido a su trabajo como ‘community manager’ en una empresa ha decidido apuntarse a un curso de postgrado de ‘Marketing Digital y community management‘. Algo que creo totalmente equivocado, pues veo que la función del embajador de marca no es tanto vender, si no comunicar, crear una opinión favorable del producto o la compañía y actuar, en su medio, en caso de crisis interna.

Es decir, la labor del community manager viene a ser la del periodista del gabinete de comunicación, pero con la pelea en otra parte, en este caso es en Internet. Mucho se habla y se teoriza acerca de la figura del Social Media Manager y mi versión de la historia es que se trata de un comunicador, no de un vendedor.

Dentro de las empresas este tipo de debates suelen ser bastante frecuentes, más que nada porque los departamentos de comunicación o, mal llamados prensa, son dirigidos por especialistas en marketing que tratan de aplicar las técnicas que mejor conocen a la hora de comunicar, lo que acaban pareciendo que venden cuando realmente deberían de informar de cualquier cosa dentro de la propia organización.

Lucía Martínez Odriozola (@momodice en Twitter) me dijo al respecto de los publireportajes que “los periodistas no hacemos publicidad” y tiene toda la razón. Es más para demostrar esta separación el artículo de Carlos Salas publicado el 2 de noviembre de 2008 en ‘El Mundo‘ (al que no puedo acceder por no utilizar la plataforma Orbyt) es muy gráfico.

Dicho artículo se titula “Técnicas para seducir a un periodista” e ilustra en diez sencillas lecciones lo que se debe de hacer en los departamentos de comunicación para conseguir que los periodistas publiquen una nota de prensa. Imprescindible.

Así pues mi teoría radica en la diferenciación entre la comunicación informativa y la comunicación publicitaria o con afán de venta y estas nuevas profesiones que surgen a raiz del boom de las redes sociales pertenecen a esta primera rama, la creadora de contenido, rigurosa, informativa, documentada, la que se fundamenta en los propios principios periodísticos, por eso no veo que haya que colocar a cualquiera al mando y menos a alguien con unos conocimientos más enfocados a la venta que a la comunicación.

No creo que llegue a existir la carrera de ‘Social Media Manager‘, sí cursos o talleres, y en estos últimos es dónde se debería de discernir entre estas dos disciplinas, emparentadas, pero que no son lo mismo, como tampoco lo es Corea del Norte y Corea del Sur, parecidas, pero no iguales. ¿Tú como ves esta profesión en auge, comunicación o venta?

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Comunicación Sostenible: ¿Ser o Parecer?

In Malas Viejas on 9 noviembre, 2010 at 10:07 AM

Conocí al “idealista” Pablo Benavides, en el Disparo Creativo 2010 con su charla “Comunicación Sostenible: Inspiración para el Cambio”. Actualmente trabaja desde su blog SUELTO como Consultor en Comunicación Sostenible y me pareció traer un escrito suyo que las marcas y empresas deberían recordar a diario.

Cuando me convocaron para escribir esta nota sobre Comunicación Sostenible la primer imagen que vino a mi mente fue la del personaje de Hamlet, de William Shakeaspeare, frente a su dilema: ¿Ser o no Ser?. Esto me hizo pensar qué se preguntaría hoy, Hamlet en la piel de un profesional del marketing y la comunicación. Sin lugar a dudas, podría asegurar que la gran pregunta, de hoy, sería: ¿Ser o Parecer?, esa es la cuestión.

Esta es la encrucijada en la que se encuentran, hoy por hoy, los profesionales del marketing y la comunicación que trabajan en las empresas y para las marcas. Acostumbrados a años de orientar todos sus esfuerzos en “persuadir“ y “seducir“ a los consumidores mediante bellos y halagadores discursos, hoy, se ven enfrentados ante este dilema que no presenta fácil solución.

Creo que en la actualidad las empresas se encuentran, frente a frente, con esta realidad que solo les ofrece dos caminos posibles: Ser o Parecer. La responsabilidad que conlleva esta elección involucra, ni más ni menos, que la posibilidad de tomar las medidas necesarias para un futuro sostenible para todos. Ya que si no hay un futuro tampoco existirá la posibilidad de hacer negocios en él.

Una investigación de la WWF asegura que, en pocos años, harán falta tres planetas para sostener los actuales niveles de consumo. Ante datos como este, creo que las empresas ya no pueden ignorar su responsabilidad frente a las consecuencias que afectarán de lleno a las generaciones presentes y futuras.

La realidad nos indica que, hasta el momento, son pocas las empresas que están dando señales del despertar de una consciencia empresarial que comienza a tomar cartas en el asunto dando sus primeros pasos.

Son más, en cambio, las que interpretaron el fenómeno como una “tendencia verde y ecológica”, esforzándose, una vez más, por “parecer verdes”. Las empresas que elijan este camino como respuesta, al final del día, van a pagar cara su elección. ¿Por qué? Porque si hay un hecho que nadie puede negar, es el surgimiento de un nuevo Consumidor Consciente que demanda, cada vez más, un cambio de rumbo que nos permita cuidar el medio ambiente y vivir en una sociedad más justa y equitativa.

Tarde o temprano, las prácticas insustentables de estas empresas saldrán a la luz y los efecto de un marketing de greenwashing se harán evidentes ante los ojos del nuevo ciudadano global. Pero este no es el único efecto negativo que trae aparejado esta práctica ya que, si los competidores aprovechan esta oportunidad para crear una ventaja diferencial a través de una innovación sustentable no solo se verá afectada la reputación corporativa sino también el corazón del negocio.

Pero no todas son malas noticias. Esta realidad ofrece a los profesionales del marketing una gran oportunidad: estar a la vanguardia de lo que conocemos como la “triple cuenta de resultados” de acuerdo con la cual, una empresa además de crear valor económico debe también crear valor social y ambiental.

Desde el lugar que hoy ocupo como profesional de la comunicación, creo que la Comunicación Sostenible debe ser una herramienta capaz de acompañar un cambio necesario. Una comunicación comprometida con la Sostenibilidad es aquella que asume un compromiso con las generaciones actuales y futuras, colaborando con la creación de valor social y ambiental.

Una de las principales tarea de la Comunicación Sostenible es la de acompañar a aquellas empresas, organizaciones e individuos que ya han elegido transitar el camino del Desarrollo Sostenible. Asumiendo el compromiso de un “para qué” -la sostenibilidad- que le da sentido y coherencia a lo que se hace y a lo que se dice. Pudiendo así llegar a “Ser”, en primer lugar, para luego poder “Parecer”, como una consecuencia de nuestras acciones y elecciones.

De todas formas, y retomando nuestro dilema inicial, hace más de 2500 años Lao Tzu nos había anticipado una respuesta: “La mejor manera de hacer es Ser”.

Visita el Blog Suelto

 

– Nota publicada en “Mundo Sustentable” (pág. 94) Revista America Late, Septiembre 2010.

Alain Touraine, teórico de la transformación social

In Derecho a Replica on 3 noviembre, 2010 at 11:22 AM

Constituye un título honor para la Fundación Príncipe de Asturias el haber otorgado el Premio de Comunicación 2010 a Alain Touraine uno de los dos o tres más importantes pensadores sociales del último medio siglo. Podría sorprender que no se trate del Premio de Ciencias Sociales. Pero es apropiado que Touraine reciba un premio que se refiere a lo que él considera rasgo definitorio de nuestro tipo de sociedad: la comunicación.

En efecto, nuestro premiado conceptualiza las sociedades contemporáneas como sociedades en las que predominan las actividades de intercambio de información y de conocimiento como definitorias de la economía, cultura y política. Así salimos de la antigua conceptualización del postindustrialismo para identificar el ámbito social en el que se gestan el poder y la riqueza y, por consiguiente, las luchas sociales por el control del poder y la repartición del producto. Y es que el centro del pensamiento de Touraine es una teoría, empíricamente fundada, de los movimientos sociales, de los agentes de la transformación social.

Alain Touraine por Rori Palazzo
Foto: Alain Touraine por Rori Palazzo

Touraine sitúa al Sujeto en el origen de la organización social. El Sujeto está constituido por actores sociales, individuales o colectivos, que en su práctica, a partir de su conciencia, conciben proyectos de vida y construyen, a través de conflictos y negociaciones, las formas de organización social, cultural y política que llamamos sociedad. El Sujeto se concreta en movimientos sociales, que no son organizaciones o movilizaciones, aunque se apoyen en estas formas de expresión.

Los movimientos sociales son prácticas transformadoras de los valores sobre los cuales se organizan las instituciones humanas. Tal es el caso del ecologismo o el feminismo o la afirmación de los derechos humanos, como fue en su momento el caso del movimiento obrero luchando por la emancipación de los trabajadores y a través de ellos del conjunto de la sociedad.

No son movimientos revolucionarios, incluso cuando sus valores puedan serlo, porque las revoluciones son procesos políticos dirigidos a la ocupación del estado, mientras que los movimientos sociales se sitúan a un nivel más profundo de la realidad social, en la transformación de nuestras mentes, en el cambio de nuestra forma de pensar y, a partir de esta construcción de la realidad en nosotros mismos, en la transformación de nuestra práctica, desde la vida cotidiana a la política. Tal es el proceso de transformación social que Touraine ha estudiado toda su vida, mediante su método de intervención sociológica y contando con su enorme erudición y conocimiento directo de sociedades en todo el mundo.

Así, estudió la formación de la conciencia obrera, el movimiento estudiantil, el movimiento antinuclear, los movimientos de liberación nacional en América Latina, Québec y Europa, el movimiento ecologista, el movimiento de mujeres y mil otras luchas y protestas sociales que han ido configurando nuestro tiempo. Junto a ello ha elaborado una rigurosa teoría de la producción de la sociedad que luego ha aplicado en multiples artículos y en 45 libros a los grandes problemas de nuestro tiempo.

Su último libro, Después de la crisis (2010), analiza las raíces sociales y culturales de la actual crisis financiera y económica mostrando cómo la insostenibilidad del modelo de crecimiento especulativo de las dos últimas décadas ha ido minando los valores colectivos y las instituciones políticas hasta provocar un principio de desintegración de la sociedad. Asimismo su teoría permite plantear en términos esclarecedores el gran dilema de nuestro tiempo: ¿Podemos convivir en un mundo multicultural que es a la vez interdependiente?. En su libro Iguales y Diferentes (1997) planteaba:

“Las informaciones, los capitales y las mercancías atraviesan fronteras. Lo que esta lejano se acerca y el pasado se hace presente, todo se mezcla, el espacio y el tiempo se comprimen… Pero en lugar de que nuestras sociedades se fundan poco a poco en una vasta sociedad mundial vemos deshacerse los conjuntos políticos, territoriales, sociales y culturales que llamamos sociedades, civilizaciones o países. De las ruinas de las sociedades modernas y de sus instituciones surgen, de un lado, las redes globales de producción, consumo y comunicación y, del otro lado, una vuelta a la comunidad”.

Así planteado el dilema, para Touraine la reconstrucción de la capacidad de vivir juntos nace de quienes afirman sus valores propios (mujeres, jóvenes, minorias, ecologistas) y luego los comunican para encontrar una cultura común, co-producida y co-gestionada.

Construir el sentido de la vida a partir de valores es lo que constituye el sujeto. Y compartir proyectos de vida en un espacio común es lo que constituye la sociedad. Y como ya no podemos consumir, el desafio es sustituir la sociedad de consumo por la cultura de comunicación. Necesitamos las ideas del maestro en un mundo en crisis y desorientado. Porque no hay nada más práctico que una buena teoría.

Por Manuel Castells, Académico de la Real Academia Española de Ciencias Económicas,
en La voz de Asturias y reproducido en Sociologiac.