maximo tell

Posts Tagged ‘Cristina Fernández’

¿Es el Cristinismo el futuro del Kirchnerismo?

In Derecho a Replica, Exclusivos on 15 noviembre, 2010 at 6:40 PM

Por Guillermo Quijano

En un marco de la extrema incertidumbre que se cierne sobre el campo político nacional, más que hacer sistemáticos pronósticos que seguramente habrán de acabar en el infierno de los caracteres olvidados, sería de utilidad empezar a despejar variables a tener en cuenta para pensar escenarios futuros.  En este sentido conviene empezar a hablar de Cristinismo.

En un país que tuvo un “peronismo sin Perón” y en un microcosmos pejotista hipercompetitivo, no es difícil imaginar que la herencia de estructura política (e incluso de símbolos) va a ser tarde o temprano disputada. Simplemente muchos se beneficiarían con un Kirchnerismo sin Cristina Kirchner. Nos limitamos aquí a resumir algunas cuestiones de interés.

Dejamos de lado las definiciones del Kirchnerismo a partir de una estructura discursiva específica, basada en tal o cual rasgo, como la “confrontación” o la “crispación”. En su lugar, entendemos que lo específico del Kirchnerismo ha sido una estructura de poder, centrada en la persona de Néstor Kirchner, que se define por una estrategia de construcción de apoyos.

Se puede plantear que lo definitorio en este punto son la opinión pública y las reivindicaciones ideológicas. Pero creemos que sería un error enfocar el análisis en esos elementos, en cuanto varían demasiado rápido y de maneras no predecibles. Y además, son efectos derivados de los resultados obtenidos a nivel de la estructura.

Entendemos lo definitorio del Kirchnerismo a partir de una estrategia que consiste en los siguientes elementos:

  1. La generación macroeconómica de un excedente social que es captado por el Estado Nacional en forma recursos financieros,
  2. la construcción institucional de mecanismos de concentración de discrecionalidad en el Poder Ejecutivo en la asignación de esos recursos,
  3. la negociación particularizada con una red dispersa y heterogénea sobre la satisfacción de sus demandas concretas.
  4. El intercambio de estas satisfacciones por apoyos políticos.

Las luchas colectivas, las reivindicaciones simbólicas, los triunfos ideológicos, son epifenómenos de esta estructura de construcción de poder. Aunque en sí mismas sean valiosas y generen apoyos, necesitan de los insumos generados en el nivel de la estructura para poder ser efectivos.

Para que una ley controvertida (como la ley de medios o el matrimonio entre personas del mismo sexo) se apruebe necesitan votos en el congreso. El Kirchnerismo los consiguió con esta estrategia, ahí radica su éxito para navegar con éxito las turbulentas aguas de la política nacional.

Si nos preguntamos si el Cristinismo constituirá el futuro del Kirchnerismo, tenemos que preguntarnos si:

  • ¿Será capaz de reproducir y gestionar con éxito esta estrategia?
  • ¿Será capaz de cerrar el paso a potenciales competidores para intentar apropiarse de la herencia de esta red de poder?

Aquí no es necesario hablar de “traiciones”. El Cristinismo necesita tener menos éxito, mas despacio que sus actuales aliados en el “armado” para llegar a un punto en el que se vea forzado a la decisión de retirarse de la lucha o presentarse a elecciones y perder.

Entonces, hay dos tipos de variables en análisis: las que hacen al mantenimiento de la estructura y las que hacen a los principales competidores. Pasamos a resumir el panorama en el primer conjunto.

La primera variable es de tipo macro-económica. Por el momento parece razonable suponer que la economía marchará lo suficientemente bien durante los ejercicios 2010-2011 como para pensar que el nivel de extracción de los excedentes sociales se mantendrá, al menos,  mas o menos constante. La misma vocación de la oposición de heredar al gobierno en 2012 evitará que jueguen estrategias que lleven alterar este panorama (como rebajar las retenciones).

La segunda variable es de tipo institucional. Se resume en dos pruebas de fuerza: la aprobación del presupuesto y el mantenimiento de los “superpoderes” (que hacen a la discrecionalidad). El poder de veto presidencial es la principal carta que tiene el Cristinismo y podemos pensar que podrá mantener los resultados más o menos constantes en este nivel.

La cuestión de si será capaz el cristinimos de heredar el monopolio en la gobierno de esta red heterogénea de actores es más complicada. Los actores son de diferentes tipos y generan diferentes tipos de apoyos. Los gobernadores de las provincias deficitarias (aquellas que no producen en su territorio suficientes excedentes para sostener los gastos públicos que necesitan para poder desarrollarse) son a la vez los mas dependientes y mas dispersos.

La sobrerrepresentación parlamentaria que tienen estas provincias mas pequeñas le jugaría al Cristinismo a favor aportando gobernabilidad: votos a favor en el congreso para  aprobar leyes y superar los controles potencialmente obstructivos. Por otra parte, los gobernadores de las provincias más ricas tienen intereses diferentes: mientras más se “federalice” el gasto (menos discrecionalidad y menos extracción a nivel del Estado Nacional) más beneficiados se ven. Por constituir los distritos mas poblados aportan votos, “electoralidad”. Los Gioja, los Beder Herrera, los Zamora dependen de que se mantengan el statu quo. Los Schiaretti, los Binner, los Scioli se benefician con un mezclar y repartir de vuelta. Por ello es difícil pensar un peronismo unido a nivel nacional, ya sea bajo el nombre de Cristina, como el de Scioli.

Otros actores, como el sindicalismo o los sectores culturales-progresistas también dependen de que se mantenga el statu quo. El Estado Nacional financia el Inadi, 6-7-8 y los subsidios a las cajas de los sindicatos. Los sectores sindicales aportan una masa electoral no despreciable y “calle”. Los sectores culturales-progresistas aportan la legitimación ideológica, pero demandan reivindicaciones simbólicas.

¿Qué necesita el Cristinismo para triunfar en este escenario? Dos cosas:

  • Un mantenimiento del statu quo a nivel macroeconómico e institucional.
  • Un negociador hábil que sepa mantener dispersos a los diferentes actores, moderar sus demandas y cambiar satisfacciones por apoyos (todo parece indicar que De Vido intentaría ocupar ese lugar).

La mejor estrategia que puede jugar el Cristinismo entonces es reconstruir el PJ (la “pata progresista” deberá esperar) en torno a una alianza centrada en algún hombre de confianza y que se yerga como el único nodo entre la red de gobernadores del interior, en una táctica de “toma y daca” y obtenga así gobernabilidad.

Para obtener “electoralidad” podría jugar con una movida contundente de “pegar primero y negociar después” actuando con fondos del Estado Nacional directamente sobre estos territorios de las provincias “ricas” amenazando de prescindir de los gobernadores (p.e.: Negociando directamente con los municipios), para forzarlos a una alianza.

Anuncios

La alianza de centroizquierda después de Kirchner

In Derecho a Replica on 9 noviembre, 2010 at 9:37 AM

Siguiendo con los análisis del impacto que provoca en la arena política la muerte de Néstor Kirchner, me permito traer estas líneas escritas por Luigi Keynes que aportan otra óptica de situación desde su nota “Cisma de la centroizquierda argentina”.

Antes de la muerte de Nestor Kirchner se planteaba un panorama electoral para 2011 bastante definido, con tres fuerzas como protagonistas: el kirchnerismo, la derecha aglutinada en el llamado peronismo federal y la centroizquierda.

Esta centroizquierda estaba formada por un grupo de partidos no muy homogéneos entre si, pero unidos por dos factores: cierta afinidad ideológica y su oposición al kirchnerismo. Este grupo aún no había definido su régimen de alianzas y al parecer no iban a terminar todos agrupados en una misma fuerza electoral, pero en caso de llegar algunos de ellos a segunda vuelta probablemente iban a apoyarse mutuamente.

Pero la muerte de Nestor Kirchner va a trastocar este esquema. Es posible que muchos dirigentes del peronismo federal estén pensando en regresar a las filas kirchneristas, como puede ser el caso de Felipe Solá. Dentro del mismo kirchnerismo ya se deben estar llevando a cabo poderosas pujas internas de poder (rapidamente se me ocurre Scioli vs Moyano). Pero el mayor trastocamiento se podría dar en la centroizquierda.

La centroizquierda argentina está formada por partidos opositores al kirchnerismo donde se destacan laUCR alfonsinista, el Partido SocialistaProyecto Sur; y otros partidos y agrupaciones menores como las encabezadas por StolbizerSabatella.

Lo que unía a estos partidos en un mismo espacio no era mucho si lo vemos desde lo programático, era mas una serie de acercamientos y alianzas mas por conveniencia que por convicción. Por ejemplo, si uno pregunta a las bases del Partido Socialista si están dispuestos a apoyar a un candidato presidencial de la UCR, había una afirmación generaliza pero muy desconfiada y descreída. Además de esa conveniencia electoral, el otro factor de unión entre estos partidos era su oposición y desprecio al estilo confrontativo y autoritario del kirchnerismo.

La UCR alfonsinista por su parte, sueña con volver a obtener un poder protagónico para el partido, y sabe que para lograrlo necesita la ayuda de los otros partidos de centroizquierda que aunque menores en estructura, tienen una gran popularidad especialmente entre los jóvenes.

Los otros partidos de centroizquierda veían estas alianzas como una posibilidad de crecer cada uno en sus respectivos espacios y de cogobernar junto al radicalismo.

Pero la realidad es que los partidos de centroizquierda coinciden con la mayoría de las políticas llevadas a cabo por el kirchnerismo, el problema que tenían con el oficialismo pasaba mas por su estilo confrontativo y autoritario, tal como apunté mas arriba.

Ahora bien, supongamos que el nivel de confrontación del oficialismo se atenúe notoriamente, creo que no quedarán muchos argumentos de peso para una oposición fuerte por parte de los partidos de centroizquierda, poniendo en una situación muy incómoda a sus dirigentes.

Creo que este problema ya debe estar planteado en las mesas chicas de estos partidos y debe ser una gran preocupación para sus planas mayores.

Si se caen las razones para seguir oponiéndose al kirchnerismo veríamos en descrédito ante la sociedad a dirigentes como Pino SolanasRubén Giustiniani, quienes en los últimos tiempos mostraron un fuerte perfil opositor, mientras que otros dirigentes como BinnerSabatella, tendrían un impacto algo menor, pues ellos se mostraban mas conciliadores.

Esto plantearía serios problemas ante el electorado para los partidos de centroizquierda, pero el asunto no terminaría allí.

La fuerza del perfil y el compromiso opositor dentro de estos partidos es directamente proporcional al nivel de jerarquía dentro de los mismos, así los dirigentes de plana mayor se han comprometido mas en la causa opositora que las bases.

Esto genera otro frente de crisis para estos partidos, de caer el argumento opositor las bases ya no estarían tan dispuestas a acompañar a sus dirigentes y exigirían cambios en las estructuras partidarias. Además aparecería en este caso, otro argumento, pero contrario a la causa opositora: el de que debilitar al (posible) nuevo kirchnerismo menos confrontativo sería acrecentar el inaceptable riesgo de ayudar (sin quererlo) a la derecha para que vuelva al poder.

Es decir que en caso de caerse el argumento opositor de la centroizquierda veríamos a estos partidos con problemas ante el electorado pero también con cismas y divisiones internas.

El problema de los principales dirigentes de estas fuerzas políticas es que se comprometieron tanto con el argumento opositor que es muy difícil volver atrás sin asumir un gran costo. La solución que ensayarían seguramente se daría por el lado de crear un nuevo argumento, que quizás pueda ser la corrupción, la cual no es tan fácil de comprobar para el electorado como si lo es el de confrontación y autoritarismo.

Ahora bien, cuales son las posibilidades de que se reduzca el nivel de confrontación del oficialismo?

La situación del oficialismo es que dada la muerte de su principal líder va a necesitar acumular capital político de algún lado para mantener el equilibrio y la sustentabilidad y ahí creo que surgen dos posibilidades:

  1. Retomando un perfil mas progresista acercándose a la centroizquierda y bajando el nivel de confrontación.
  2. Encerrarse mas aún en el peronismo mas ortodoxo otorgando mas poder a los sectores duros de esta fuerza y tratando de seducir a dirigentes del llamado peronismo federal.

Y en esto la última palabra la tiene la presidente Cristina Fernandez y los principales dirigentes del kirchnerismo, y aún no dieron muchas señales al respecto.

Es posible que incluso puedan repetir la estrategia mostrada en 2007, denotando un falso perfil progresista y luego volcándose con vehemencia al peronismo ortodoxo y duro.

Creo que el nuevo escenario plantea serias incertidumbres a los líderes de la centroizquierda quienes podrían quedar en una posición muy desventajosa, mientras sus partidos se dividen internamente entre los que siguen siendo opositores y los que tengan una posición mas afín al oficialismo (sector que existía ya antes de la muerte de Kirchner pero que se vería muy potenciado en caso de que el gobierno deje de ser tan confrontativo y autoritario).

Fuente: Blog de Luigi Keynes

La muerte que santifica

In Exclusivos, Malas Viejas on 29 octubre, 2010 at 5:05 PM

Por Gabriel Marquez

¿Que se puede decir, que no se haya dicho, sobre el fallecimiento de el ex presidente Néstor Kirchner? Animal político, vehemencia, determinación, fervor y líder popular fueron algunas de las palabras más repetidas entre adeptos y detractores.

Sin embargo, creo que el desenlace más asombroso de su muerte, y de todas en general, es el efecto sicológico que se generó en torno a ella.

¿Quién dibuja la línea entre la obsecuencia y el respeto? ¿Entre la hipocresía y la franqueza? ¿Entre la honestidad y la mala educación?

La naturaleza humana es de una lógica inconcebible, sin embargo, no la podríamos imaginar de otra manera. Aquellos actores políticos que, no tenían un buena imagen o relación con el ex presidente, hoy lo “respetan” (hasta que dure la veda ética del respeto, luego capitalizarán, si pueden, su fallecimiento) y “apuntalan” el gobierno de Cristina.

Macri, Duhalde, Cobos, De Narváez, Alfonsín, etc., envueltos en un escenario impensado, sin su Némesis, sin una figura en la cual depositar “todo lo malo que representa la política”. Medios que antes deleznaban su figura, hoy se avocan a mostrar la congoja popular.

Entre sus adeptos, muestras de cariño genuino y no tanto, otros que han sido vedados por el duelo para expresar sus verdaderas intenciones: el “compañero” Moyano, se relame imaginando una patria sindical con un presidente “trabajador”, el núcleo fundamentalista K ya imagina, envuelta en laureles, la reelección de Cristina en 2011 y Scioli, que sabe a ciencia cierta que es el candidato K con mayores posibilidades extrapartidarias, juega sus cartas desde la sombras (o desde la moderación que para el kirchnerismo parecen ser sinónimos).

Los pronósticos son y van ser muchísimos, hay analistas que aseguran la victoria del oficialismo en 2011, hay otros que prevén que la interna que vendrá destrozará el partido sin la amalgama que lo unía: Néstor Kirchner.

Lo cierto es, que en el transcurso de estos tres días se vivió en una Argentina con concordia, tranquilidad política y mesura dialéctica en todas sus formas (sic). La muerte de una figura colosal, sea buena, regular o mala (perdón por escribir mala, se que queda mal) despertó lo mas agradable y también desagradable de la sociedad argentina.

Hoy Néstor no fue autoritario (sino apasionado), no fue obsesivo (sino determinado), no fue controlador (sino un hombre que estaba en cada detalle), no fue agresivo (sino vehemente) y no busco dividir a la sociedad (fue un fervoroso líder popular).

Hoy su muerte lo ha santificado, a él, a su modelo, a su mujer y a sus seguidores, hoy Argentina llora a este gigante de la política.

A quienes lo sienten de verdad, mis condolencias, a quienes le faltaron el respeto, mi repudio y a quienes decidieron no expresarse, mi respeto.

Mañana, será otro día, porque la vida sigue, implacable, y el giro de retorcida moderación discursiva que tanto detractores como adeptos hoy sostienen, volverá a ser del mismo tono confrontativo de los últimos años y la sociedad volverá a estar dividida. El legado de Néstor, su voluntad póstuma, no lo hubiesen querido diferente.

El abrazo de la despedida

In Blanco, Exclusivos, Pasiones on 28 octubre, 2010 at 7:31 AM

Por George Blanco

Tenía pasión por la política. Lo amaban y lo odiaban en las mismas dosis. En esta foto, el ex Presidente junto a la hoy Presidenta de todos los argentinos, ambos elegidos democráticamente. Crecieron y se hicieron fuertes juntos.

En sus tardes de amistad y charlas cargadas de política en La Plata, cuando se preparaban para crear una sociedad de que trascendería las fronteras de lo sentimental para volverse en poder político. Aquellas tardes los encontraron de novios y la militancia se hizo mas ferviente en la pareja, como para reafirmar porque estaban juntos.

El compañerismo se tradujo con los años y aquellas horas inocentes, llenas de sueño y ambición los encontraron a el como Intendente de Rio Gallegos y a ella como Diputada. El resto es historia reciente. La gobernabilidad de Santa Cruz, el lanzamiento de la candidatura para Presidente, el 22% en 2003 y el 70% de imágen positiva en 2007, cuando entendió que debía dar un paso al costado y dejar a Cristina como la encargada de continuar su legado.

El conflicto con el campo lo volvió a tener en el ring pero de pronto parte del pueblo se le volteó de espaldas y lo puso al descubierto. Aquello de “amado u odiado” se equiparó para nunca mas volver a separarse. La asignación universal por hijo y la Ley de Medios no hicieron mas que acrecentar eso. A pesar de eso, las fuertes convicciones continuaron impulsando la política de Cristina Fernandez al mando del país. En el camino quedan sus discursos llenos de verborragia, sus entremezclas con la gente y su irreverencia protocolar. Politicamente incorrecto, como el se definía, Kirchner enfrentó al FMI y a Bush, escuchó a las amas de casa y a los que menos tienen.

Decidió terminar con la impunidad y el resguardo de quienes escribieron la historia mas cruel del país, cuando anulo la ley de obediencia debida. Quizás haya sido ese uno de los mayores logros, descolgar de las paredes los equivocos cuadros de represores nefastos, para devolverle a esas madres y abuelas la necesidad de descansar en paz.

Mi papa hoy lo recordó por eso: “Esos espíritus inocentes necesitaban lo suficiente para volver a creer”. Diferencias y/o similitudes (yo tenía de ambas) de lado, el 27 de octubre encontró a un país partido, con lugar para la congoja y el desconcierto. Las conjeturas ganaron terreno y se clamó por prudencia y respeto, ante todo. Los escenarios se sucedieron y dieron lugar a todo tipo de repercusiones, desde las mas sentidas hasta las mas irresponsables.

Los análisis se hacen eco del oportunismo propio de una sociedad que tiende a olvidar en poco tiempo, a pocas horas del suceso y cuando deberían resaltarse las condiciones que llevaron al hombre a convertirse en uno de los mas transgresores y carismáticos lideres de la política del país en los últimos cincuenta años. Mas allá de todo lo anteriormente mencionado, las palabras sobran y créanme que, producto de la consternación, este post solo quería contextualizar lo incontextualizable, cuando la muerte se convierte en el paso mas dificil de la vida.

Allí no existe nada mas. Cuando el abrazo conmueve y el resto solo puede ser parte de los libros. No puedo contar con palabras mas de lo que se ve: Hoy ella despide a su compañero de ruta. Hoy ella le dice adiós al amor de su vida.

Falleció Néstor Kirchner en El Calafate

In Derecho a Replica on 27 octubre, 2010 at 1:19 PM

 

1950 - 2010

Se confirmó a las 09:45 hora argentina la muerte de Néstor Kirchner. De tenacidad y sed política indudable, animal político incansable que mas allá de compartir o no su visión demostró un temperamento imposible de subestimar para generar en torno a él un liderazgo muy particular. No tuvo temor en enfrentar batallas complejas durante su gobierno aunque su misma movilidad lo terminó complicando en su salud.

Fue el 54ºpresidente de Argentina, desempeñándose desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2007. Amado y odiado deja el escenario político produciendo un terremoto en la interna peronista y permitiendo múltiples especulaciones de la oposición. Líder activo y decisivo de la última década política nacional la etapa que se inicia es incierta con la ida de este actor trascendental.

Fue intendente de Río Gallegos (1987-1991) y gobernador de la provincia de Santa Cruz (1991-2003). En 2009 fue elegido diputado de la Nación Argentina por la Provincia de Buenos Aires, con mandato desde el 10 de diciembre de 2009 hasta el 10 de diciembre de 2013. Desde el 4 de mayo de 2010 se desempeñó como secretario general de la Unasur.

Joven militante, abogado y peronista.

Kirchner nació en Río Gallegos, capital de la provincia patagónica de Santa Cruz. Su padre, Néstor Kirchner, era un trabajador postal descendiente de inmigrantes suizos; su madre, María Ostoić, chilena descendiente de inmigrantes croatas, nació en Punta Arenas.

Si bien participó en el movimiento justicialista como miembro de la Juventud Peronista, un sector juvenil de izquierda radicalmente opuesto al gobierno militar que derrocó al presidente Arturo Illia, es criticada aún su posición durante el posterior proceso de reorganización nacional dictatorial.

A principios de la década del setenta, Kirchner estudió Derecho en la Universidad Nacional de La Plata, recibiendo su diploma de abogado en 1976 y volvió durante años de la Dictadura a Río Gallegos donde se señalan episodios de prisión a manos de los militares y también apoyos algo confusos.

 

Kirchner junto al general Oscar Guerrero, discípulo de Camps, en un acto oficial durante la dictadura.

La gestión de Kirchner como intendente desde 1987 a 1991 le granjeó suficiente apoyo para ser electo gobernador de la provincia en 1991, con el 61% de los votos. Por ese tiempo su esposa ya era miembro del congreso provincial. En 1994 y en 1998, Kirchner impulsó reformas en la constitución provincial, que incluyeron la posibilidad de reelección indefinida del gobernador.

En 1995, con las reformas a la Constitución provincial ya en vigencia, Kirchner fue reelecto gobernador por amplio margen (66,5% de los votos). A partir de ese momento Kirchner se distanció de Menem (que además de presidente de la Nación era el líder del Partido Justicialista) lanzando una línea interna dentro del partido, llamada “Corriente Peronista”.

Más allá de eso durante la gobernación de Néstor Kirchner la provincia recibió una suma de 535 millones en concepto de regalías hidrocarburíferas. Siguiendo un consejo de Domingo Cavallo, Kirchner depositó una parte en un banco de Suiza, y con otra compró acciones de YPF. En la actualidad se repatriaron 128,5 millones, mientras que 390 millones continúan depositados en el exterior.

 

Kirchner junto a Menem, de quien se terminó distanciando después de varios acuerdos.

El 15 de enero de 2003 Eduardo Duhalde siendo Presidente provisional, anunció su apoyo a la precandidatura de Néstor Kirchner y con este espaldarazo se situó en una posición mucho más favorable. En las elecciones del 27 de abril de 2003, el Frente para la Victoria (de Kirchner) obtuvo sólo un 22,0% de los votos, resultando superado por Menem (“Alianza Frente por la Lealtad -UCD), que obtuvo el 24,3%. (Ver resultados detallados en Elecciones Argentina 2003)

Menem decidió no presentarse al ballotage cuatro días antes de la elección definitiva y Kirchner así se convirtió automáticamente en Presidente de Argentina. Kirchner asumió confirmando al ministro de economía de Duhalde, Roberto Lavagna, a otros miembros del gabinete de su antecesor y así continuó los lineamientos establecidos por Lavagna manteniendo la devaluación de la moneda mediante una fuerte participación del Banco Central en la compra de divisas, impulsando mediante las exportaciones un crecimiento económico con tasas del PBI cercanas al 10%.

Las políticas implementadas fueron exitosas, además, en sacar al país de la cesación de pagos más grande de su historia: se canjeó la deuda soberana, de valor nulo tras la crisis del 2001, por nuevos bonos indexados por la inflación y el índice de crecimiento económico. Los índices de pobreza y de desempleo disminuyeron notoriamente.

Se llevaron a cabo las anulaciones de las leyes de Obediencia DebidaPunto Final, las cuales mantenían frenados los juicios, desde el gobierno de Raúl Alfonsín, a los responsables por crímenes de lesa humanidad ocurridos durante los años 70.

 

El entonces Presidente Kirchner hace que se retiren los cuadros de los Dictadores

Tras las elecciones legislativas en octubre de 2005, Kirchner obtuvo la primera minoría a nivel nacional. Esto se vio reflejado en importantes cambios en el gabinete (fundamentalmente la sustitución de Roberto Lavagna por Felisa Miceli en el ministerio de economía)

La oposición cuestionó el hecho de que, pese a controlar la mayoría de ambas cámaras del Congreso, Kirchner prefirió en reiteradas ocasiones hacer uso de las facultades legislativas del poder ejecutivo, legislando a través de decretos de necesidad y urgencia. La estadística arroja unos 67 decretos por año, con frecuencia comparados con los 54,5 por año de Carlos Menem. Desde su asunción y hasta mayo de 2006, de 337 leyes originadas en el poder ejecutivo que podrían haberse sancionado por decreto, Kirchner envió solo 136 como proyectos de ley al Congreso, mientras que las restantes 201 fueron sancionadas apelando a decretos.

Durante el año 2005, se realizó el canje de la deuda, que iniciaba las renegociaciones por los bonos que habían quedado en default desde 2001.

En el 2006 surgió un conflicto diplomático con Uruguay a raíz de la instalación de unas plantas de celulosa sobre el Río Uruguay, situación que llevó al corte por parte de activistas de la provincia de Entre Ríos de los puentes internacionales con el país oriental. Kirchner se negó a reprimir a los manifestantes e incluso se manifestó públicamente a favor. Las declaraciones del presidente tensaron las relaciones con Uruguay.

En abril de 2007 hubo un escándalo político con funcionarios involucrados denominado Caso Skanska. A mediados de ese año, la ministra de economía Felisa Miceli se vio envuelta en un escándalo de corrupción por una bolsa con dinero, que contenía cien mil pesos y treinta y un mil seiscientos setenta dólares, encontrada en el baño de su despacho. Al ser llamada a declarar por el fiscal Guillermo Marijuán, presentó la renuncia a su cargo el 16 de julio.

Kirchner ya había anunciado que no buscaría la reelección y sería Cristina Fernández quien se presentaría.

Ver Presidencia en detalle

 

El traspaso del mando de Néstor a Cristina Kirchner

Por distintos medios fue acusado de tener un estilo personalista de gobernador con dosis de autoritarismo y hegemonía, un estilo agresivo de ruptura inducida y confrontación. Diversos medios internacionales criticaron su postura de convergencia regional junto a presidentes como Hugo Chavez, Evo Morales, Lula entre otros, mientras que otros tantos teóricos latinoamericanos festejaron la inicial etapa de trabajo mancomunado desde el MerCoSur.

Se destacó de su gestión y el posterior acompañamiento al gobierno de su esposa Cristina Fernández, donde se intentó con gradual éxito democratizar los medios de comunicación, la lucha por los juicios de Derechos Humanos de la última Dictadura militar, la distribución de la riqueza y entablar un lazo social con la cultura popular que muchas veces también así como exaltadas fueron muy criticadas.

El escenario político argentino lo despide con respeto y con incalculable especulación en torno al futuro electoral ya que habrá elecciones presidenciales durante 2011. El espectro político argentino se piensa reunido por la muerte de un hombre que fue acusado de dividir muchas veces a los espacios políticos y sociales, y que quizás desde su último acto inconsciente logre promover la reflexión de unión y debate.

Por supuesto los medios tuvieron un gran trabajo por el suceso. A las 09:45 horas la agencia OPI de Santa Cruz tituló confirmando la muerte de Kirchner y cinco minutos después el canal Crónica TV colocó su clásica placa tragedia confirmando la noticia. Pasadas las 10 de la mañana la TV Pública hizo el anuncio y varios minutos después la Agencia Télam.

Fútbol (caro) Para Todos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Jorge on 26 julio, 2010 at 2:53 PM

Por Santiago Jorge

En agosto se cumple el primer aniversario del Fútbol Para Todos (FPT), una fuerte apuesta del gobierno que va de la mano con la Ley de Medios Audiovisuales, procurando que algo tan popular y que no reconoce distinciones de clase, como el fútbol argentino llegue a todos los hogares. Recordemos que antes había que gozar de un doble privilegio para acceder al mismo: tener cable y pagar un adicional extra para ver los partidos codificados.

Canal 7 transmitió la mayoría de los partidos de Primera División

En aquel momento, los clubes al borde del colapso y la empresa televisiva ofreciendo 40 millones “para poner parches”; desde mi ignorancia, sonaba a una limosna, y sus ganancias inimaginables. Los dueños de la pelota en quiebra y quienes simplemente los reproducen cómodos en sus oficinas con el negocio marchando.

Sé que suena demagógico eso del “fútbol es de y para todos”, ni que hablar de los exabruptos de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner diciendo que “secuestraban las imágenes y goles como secuestraron a 30.000 personas”. Igualmente apoyé y apoyo la jugada política de transmitir por aire todos los partidos de nuestro campeonato local. Pero mis fundamentos se me van cayendo a medida que pasa el tiempo.

El principal argumento en contra: “que existen otras prioridades donde el Estado debe poner sus partidas (ya sea escuelas y hospitales)”, me parecía falaz en el sentido de que con una buena administración, esos famosos 600 millones podrían ser fácilmente recuperados (incluso superados) y así todos contentos: los clubes con mas ingresos por la televisión, el acceso de la población para ver los partidos sería mucho mas plural, y un Estado que invierte y recupera, lo que vulgarmente podríamos decir “sale hecho”.

Presidenta Cristina Kirchner y Julio Grondona (AFA)

Pero aquella falacia se está convirtiendo en realidad, a un año de la medida vemos que el FPT dio pérdidas, y la publicidad en las transmisiones solamente es oficial, es decir, que el dinero de las publicidades sale de un bolsillo y entra en el otro. Y así se fue cumpliendo lo que pronosticaron los opositores: “el Gobierno gasta mas de 600 millones en trasmitir partidos de fútbol”.

Nadie puede negar que la calidad de las transmisiones ha bajado, pero si ello es el precio para que las mismas lleguen a todos los argentinos me parece correcto. Lo que no se puede permitir es que ellas sean un modo de propaganda oficial constante, incluso se ha interrumpido un partido para mostrar a Cristina Fernández ingresando al velorio de Mercedes Sosa.

Creo que las excusas se han terminado, luego del receso más largo en 4 años a causa del Mundial, hubo tiempo suficiente para reorganizar todo lo atinente al FPT, esperemos ver que se ha trabajado, y que se nos informe sobre los números finales que arroja el FPT.

De lo contrario, habrá que darle la derecha a todos aquellos que se opusieron, reconocer que el Estado no es buen administrador y que ha perdido gran cantidad de dinero en este tiempo de fútbol gratuito por TV abierta. Todo lo cual llevaría a que tengamos que volver a manos privadas para que se encarguen de televisar nuestro querido fútbol local.

Este autor es Columnista permanente de este Blog