maximo tell

Posts Tagged ‘Cristina Kirchner’

¿Acceso a la cultura o pan y circo?

In Derecho a Replica, Exclusivos, Jorge on 14 diciembre, 2010 at 6:56 AM

Por Santiago Jorge

Este año, con motivo de los festejos por el Bicentenario, mas un nuevo aniversario del día de la Democracia y los Derechos Humanos, se han llevado a cabo en la cuidad de Buenos Aires y en distintas provincias diversos recitales libres y gratuitos, todos auspiciados por el Gobierno Nacional.

La nómina de los artistas no es para nada menor: Charly García, Andrés Calamaro, Fito Páez, León Gieco, Vicentico, Pablo Milanes, Calle 13, entre otros. Estuve pensando acerca de dichos eventos e invito al lector a participar:

¿Son modos de “achicar” las brechas que existen en el acceso a determinados bienes culturales, entre las diferentes clases sociales? Ó ¿Son medidas que solo tienden captar futuros votos indecisos? (método popularmente denominado “Pan y circo”).

¿Sirven para que la casi inexistente igualdad de oportunidades, se de aunque mas no sea en el ámbito cultural? Ó ¿Son ocasiones para que la viveza criolla actúe una vez mas y se cobren sobre-precios en las contrataciones? (no hace falta agudizar mucho el ingenio, basta una simple comunicación telefónica entre funcionario encargado y manager del artista, para que éste suba a discreción el “cachet”, con tal el dinero lo pone el Estado y no se recuperará ya que es gratuito).

Con los precios que tienen en la actualidad los libros, discos y las entradas a recitales, teatros y estadios de fútbol, se han vuelto asequible a unos pocos y prohibitivo para muchos. ¿Acaso ver a tu equipo, a tu banda o leer a tu autor preferido es también un problema reduccionista de oferta y demanda?

No quiero sonar demagógico ni iluso, pero es un derecho constitucional (Art 75,inc 22), reconocido por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Art. 15), el cual ha sido aprobado y ratificado por la Argentina.

Así es como creo que con los nombrados espectáculos públicos, el Estado no hace más que cumplir con una obligación asumida, y quienes por razones económicas no pueden ir normalmente a ningún recital, se les da la posibilidad.

Quienes nunca pueden, pueden. ¿No es eso de lo que se nos habla en los manuales cuando se toca el tema “igualdad de oportunidades”?

Con respecto a los otros interrogantes, creo que el problema no es de la medida en si, veamos:

Si con dichos actos se intenta inducir a votar, creo se subestima al ciudadano y al pueblo soberano erróneamente, es pensar en algo muy remoto.

Con el tema de la corrupción que se puede dar, la falla no es de la decisión, sino del funcionario perverso que busca sacar provecho de ella.

¿Cuál es su opinión respecto a los innumerables recitales que ha fomentado y auspiciado el Gobierno?

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios

El patrimonio de los Kirchner, entre el capitalismo y la distribución

In Exclusivos, Jorge, Malas Viejas on 14 julio, 2010 at 9:09 AM

Por Santiago Jorge

En Argentina la política huele a corrupción y son pocos los ejemplos entre sus actores para revertir la sospecha. Estando en cargos públicos, Nestor Kirchner Cristina Fernández vieron incrementar sus patrimonios, sin considerar acaso la austeridad que deberían rescatar como ejemplo.


La distribución de la riqueza fue el caballito de batalla del gobierno kirchnerista durante estos 7 años, he estado de acuerdo con ello y defendí muchas de sus acciones políticas, incluso las más polémicas y que tuvieron un alto costo político, como ser las retenciones a la soja, tema totalmente discutible hasta el día de hoy.

Es que en Argentina, donde nadie puede negar la gran cantidad de recursos, es inconcebible la desigualdad social, y la falta de equidad es abrumante: se producen alimentos para 300 millones de personas, nuestra población no alcanza a los 40 millones, y aun así no somos capaces de erradicar la indigencia y la desnutrición infantil.

Por ello apoyar medidas que reduzcan esas brechas me parecen una buena opción, no podemos seguir esperando esa “mano invisible” que nunca apareció; ya estamos en condiciones de asegurar que ella es una gran mentira.

Pero con el ejemplo también se educa y enseña, y el matrimonio presidencial de Nestor Kirchner y Cristina Fernández no es la mejor representación acerca de distribuir la riqueza.

Desde que arribaron al poder, su patrimonio incremento en un 710%, y del 2008 al 2009, en su última declaración jurada, hubo una diferencia de 10 millones de pesos en tan solo un año. Números que dejarían atónito a muchos empresarios nacionales, varios de los cuales serían capaz de venderle el alma al diablo por obtener tales réditos y dividendos.

Personalmente, no me molesta ni me disgusta que una persona sea rica ni millonaria, no es un delito como muchos creen, ni tiene porqué ser motivo de agravios y sospechas; por lo general ello es fruto de un gran esfuerzo personal y muchos años de trabajo.

Si me provoca nauseas, que todo aquel que forma parte de los órganos estatales llene sus arcas de manera grosera; y en este punto no me interesa si el dinero lo tenía de antes o después. Quien ejerce la función pública, debe preocuparse exclusivamente por los intereses de la sociedad entera, dejando totalmente de lado su peculio personal, y si esto no es muy seductor, pues mejor no intervenir en política y si dedicarse a negocios particulares y a crecer económicamente.

Que lindo y honorable sería que algún gobernante llegue con los bolsillos bien gordos y se vaya con los mismos vacíos, tuvimos casos excepcionales: uno, ex Presidente ya retirado, no tenía para pagar su café en las reuniones de partido, le habían puesto despectivamente “tortuga” de apodo. Otro siendo ex Vice-Presidente, vendía ballenitas en Plaza de Mayo, todos lo recuerdan como “un pobre tipo”. Lamentablemente, la regla es todo lo contrario, nadie se va del poder sin unos buenos pesos ahorrados.

Aunque algo debo reconocer: desde que salió la Ley de ética pública, todo informe patrimonial de nuestros representantes, se parecían mas a un chiste que a una declaración jurada, nadie tenía propiedades ni bienes, y cuando se le preguntaba por su modo de vida, se justificaban diciendo “donaciones de amigos”. En esto hay que darles la derecha a nuestra Presidenta y Diputado que no escatimaron en declarar sus jugosas ganancias.

En esta época, donde el noble trabajo de representar a una Nación se desdibuja entre la opinión pública y en el inconsciente colectivo se cree erróneamente que ser político es sinónimo de delincuente de guante blanco, es aquí y ahora donde el principio de austeridad republicana debe aparecer en todas sus dimensiones, demostrando que ser mandatario implica una vida dedicada al bien común, con total desapego al beneficio particular,  para así predicar a las generaciones futuras y eliminar para siempre esa creencia de que inmiscuirse en política es con la única finalidad de “salvarse”.

Hace exactamente un año atrás Mario Vargas Llosa calificaba a Nestor Kirchner como “el mejor capitalista”. Aunque detesto los términos “capitalista” y “comunista”, contradiciéndome un poco, creo que encontró la palabra justa para hacer notar ese abismo entre su doctrina para distribuir y su crecimiento patrimonial desmedido desde que el matrimonio nos gobierna.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

+ Falta de su ADN (audio)

Ciberschool

In Derecho a Replica, Malas Viejas on 9 abril, 2010 at 11:04 AM

Por Enrique Carrier

El anuncio realizado esta semana en relación al Programa Conectar Igualdad que apunta a otorgar una netbook a cada alumno de escuelas secundarias públicas del país dejó mucha tela para cortar.

La primera y más evidente es el grado de escisión en la sociedad argentina. Un gobierno más preocupado en dividir políticamente que en armonizar logra que un plan con buenas intenciones (nadie puede estar en contra del acceso a la información de los estudiantes) sea profundamente criticado, y así, por ejemplo, aquellos que señalaron al uruguayo Plan Ceibal como modelo, hoy critican lo que se hace aquí. Por otra parte, también es cierto que muchos anuncios del gobierno relativos a la educación no se cumplieron, como la difusión de la jornada completa o la cantidad mínima de días de clases por año. Así, es comprensible que haya descreimiento sobre la efectiva concreción de lo anunciado en este caso.

No ayuda que la presidenta se compare a sí misma con Sarmiento. Educar es algo muy distinto a proveer una herramienta. No obstante, según lo que puede leerse en el sitio Web destinado al programa, parece prestársele muchísima atención a la distribución del hardware, pero hay muy poco respecto a algo tanto o más importante, como es la formación docente y la adecuación de las metodologías de estudio como consecuencia de la incorporación del equipamiento. O sea, más énfasis en la herramienta (necesaria sin dudas) que al contenido y proceso educativo.

Por otra parte, tampoco queda claro cómo este programa se articula con los presentados en otros distritos, como las provincias de San Luis, Rio Negro o Salta, o la ciudad de Buenos Aires. Asimismo, siendo que la incorporación de esta herramienta al proceso educativo trae aparejado un reenfoque profundo del mismo, sería interesante escuchar la opinión de quienes son expertos en educación aunque no formen parte del gobierno.

Desde el punto de vista de la industria, evidentemente este plan representa una gran oportunidad, especialmente para los productores locales. De hecho, CAMOCA, cámara que los agrupa, rápidamente emitió un comunicado de prensa respaldando el programa y las oportunidades que representa para la industria local. Para tener una idea del impacto del programa, en el 2009 se vendieron en el país unas 900 mil computadoras portátiles, con lo que 3 millones destinadas al plan representan una cantidad más que interesante, habida cuenta de que a éstas se les sumarán las que el mercado consume regularmente. Si bien aún no queda en claro si los equipos de producción nacional tendrán algún tipo de ventaja o prioridad respecto de los extranjeros, si hubiera incentivos de este orden, serán sin dudas más favorables a la industria que el establecimiento de barreras arancelarias geográficas del estilo impuesto tecnológico.

Finalmente, y ya desde una perspectiva más política, el programa es una gran apuesta del oficialismo. A un año y medio de las elecciones para presidente, muchos ven en este anuncio una medida destinada a convencer a una porción del electorado hoy en duda. Pero si el programa no cumple sus objetivos, la medida podría convertirse en un boomerang.

En fin, el programa tiene aspectos positivos, para la educación y para la industria, aunque sería un error entenderlo como una solución a los problemas educativos del país. Y luego de otros antecedentes, es normal que algunos desconfíen. Se trata en definitiva de un programa que por su envergadura e implicancias debería ser más preciso y amplio en su descripción, así como tener un tratamiento más plural, tanto desde el punto de vista político como técnico.

FUENTE: ComentariosBlog.com.ar

+ “Me siento la Sarmiento del Bicentenario” CFK

+ Metamorfosis