maximo tell

Posts Tagged ‘desaparecidos’

José Bujedo, ex árbitro y represor durante la dictadura

In Malas Viejas on 24 octubre, 2010 at 11:40 AM

Por su labor en las canchas lo consideraban uno de los mejores de la liga marplatense. Pero fuera de ellas integraba un grupo de tareas que delataba, secuestraba y hacía desaparecer a personas. En democracia, escribió un libro sobre las reglas del fútbol.

Bujedo, un lobo con piel de cordero

Las huellas de José Francisco Bujedo en democracia siguen frescas, igualitas a las que dejó como represor de la dictadura en la Base Naval de Mar del Plata. El ex árbitro de fútbol parece un buen samaritano. A no ser por lo que señala su pasado. Presidente de una sociedad de fomento, ex ocupante de una banca abierta en el Concejo Deliberante y ex colaborador de un edil que le permitió escribir un manual sobre reglas del juego, vive como un vecino más, mimetizado en el paisaje de la costa bonaerense.

Distintas voces se superponen para denunciarlo, pero el hombre calvo, anciano ya, y que en los años ’70 era considerado el mejor referí de la liga local, pasea como si nada entre sus víctimas. Las que todavía pueden enrostrarle su historia como integrante de los Servicios de Inteligencia de la marina se preguntan indignadas cómo es posible. A Bujedo no le importa demasiado. Desde que se recuperaron las instituciones, hasta se valió de ellas para legitimarse. El cuadernillo de 28 páginas de su autoría, Aprendiendo sobre fútbol, editado en 2007 por el Ente Municipal de Deportes y Recreación (Emder), es la mejor prueba.

Entre los objetivos propuestos por el Emder y citados en el texto preparado por Bujedo, hay uno que, en manos del autor, se antoja una burla macabra: “Inculcar hábitos de vida democrática…”. La frase se completa con que esos hábitos deberán estar basados en “el respeto por el adversario, el árbitro y las reglas”. La carátula del trabajo tiene como ilustraciones una fotografía de Diego Maradona besando la Copa Mundial del ’86, el escudo de la AFA, un silbato y dos tarjetas, una amarilla y otra roja.

El cuadernillo era de distribución gratuita y Bujedo logró que se lo divulgaran durante la gestión al frente del Emder del ex concejal marplatense Eduardo Antonio Benedetti, del Partido Acción Marplatense. El mismo que cumplió dos períodos en el Concejo Deliberante de General Pueyrredón: por el Frejuli entre 1973 y 1976 y por aquella fuerza local de 2001 a 2003, año en el que se separó y formó Reagrupamiento del Pueblo Marplatense (RPM).

Este político veterano, tan cercano a Eduardo Duhalde como a la iniciativa de que la ciudad balnearia creara su propia policía, siempre quiso manejar el Emder. Algunos proyectos pseudodeportivos que impulsó desde su banca lo corroboran. Uno tuvo que ver con la construcción de una pista de automodelismo (para autos en miniatura) en el Parque Camet. Pensaba que con ella se revalorizaría la zona. Durante su gestión en el Emder lo acompañó Bujedo, presidente de la sociedad de fomento del barrio San Carlos. Desde este espacio de compromiso social, el ex árbitro logró emular, en parte, lo que había conseguido el comisario Luis Patti (un represor más tristemente célebre) en octubre de 2005, cuando salió elegido diputado.

La diferencia es que a Bujedo se le permitió ocupar una banca abierta en el Concejo Deliberante en diciembre de 1997. El significado que tiene ese lugar en la caja de resonancia de la política marplatense es que lo ocupen los vecinos o instituciones para expresar sus opiniones, fundamentarlas y hasta reclamar por ellas. La ciudad la creó mediante el decreto 478 en 1994 y se transformó en precursora de esa modalidad que también adoptaron municipios como La Plata, Morón, Monte Hermoso, Zárate, Necochea y General Rodríguez, entre otros.

El ex referí aprovechó la banca para exponer sobre los asentamientos irregulares de Mar del Plata y la forma en que se pretendía erradicarlos. Alegó contra esa política y en particular contra la decisión que pretendía desplazar a la Villa de Paso, un asentamiento cercano al acomodado barrio Los Troncos que tenía seis manzanas. Hoy, la mayoría de las 500 familias que vivían allí fueron mudadas a barrios de la periferia.

Bujedo no desaprovechó la posibilidad de reciclarse en la sociedad marplatense de ese modo. Le fue mejor que a su compañero de terna arbitral y de represión Angel Narciso Racedo, su superior en los grupos de tareas que delataban, secuestraban y hacían desaparecer gente. Los dos solían reunirse en la sede del gremio UTEDyC a partir del ’76 y está documentado que pertenecían a los Servicios de Inteligencia de la Marina. Bujedo es cinco años mayor y en la cancha mandaba como árbitro principal. Racedo, quien ahora cumple una pena de prisión domiciliaria en Punta Alta, obedecía en el papel de juez de línea. La jerarquía se invertía por las noches en los operativos clandestinos donde se definían la vida y la muerte. En esa circunstancia, el juez asistente se convertía en el Comisario Pepe, su nombre de guerra.

Sólo en Mar del Plata desaparecieron unas 290 personas entre el año del golpe y 1978, cuando se realizó el Mundial. La ciudad –una de las cinco sedes– sufriría antes, durante y después del torneo un ensañamiento mayor con el aumento de la cantidad de secuestros. Edgardo Gabbin, un trabajador portuario que fue detenido en 1977, para más datos ex futbolista del Club Nación de Mar del Plata, denuncia a Bujedo con la indignación de saber que puede cruzárselo por la calle. Explicó detalles de su cautiverio durante una charla en el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos marplatense, el lunes 18 de octubre. Contó que el ex árbitro participó en su secuestro durante la presentación del libro Deporte, Desaparecidos y Dictadura, auspiciada por Madres de Plaza de Mayo, HIJOS y el Sindicato de Prensa local. Hoy continúa en la lucha por el esclarecimiento de las desapariciones de sus compañeros. Memoria Portuaria es el nombre del grupo que intenta rescatar esas historias.

Bujedo, en cambio, como si fuera un lobo con piel de cordero, promueve las reglas del fútbol y el juego limpio. Así lo hacía en el cuadernillo de marras, que en su página 2 sugiere: “por eso el Emder, a través de los cuerpos colegiados, ha encontrado con toda seriedad un trabajo que debe servir para apoyar a los niños y padres en el conocimiento razonado de las reglas del fútbol”. El represor se empecina en dejar enseñanzas con la desfachatez que le brinda su impunidad.

Fuente: Página/12

Nunca Mas

In Paladar mostaza, Pasiones on 24 marzo, 2010 at 4:08 PM

El libro que todos los argentinos deberíamos leer.

“Se presentó una voz. Dijo ser el Coronel. Manifestó que ellos sabían que mi actividad no se vinculaba con el terrorismo o la guerrilla, pero que me iban a torturar por opositor. Porque: “No había entendido que en el país no existía espacio político para oponerse al gobierno del Proceso de Reorganización Nacional”. Luego agregó: “Lo vas a pagar caro… se acabaron los padrecitos de los pobres”.

Dr. Norberto Liwsky – Detenido 25 de Marzo 1976 –

En la madrugada del día 16 soy conducido al baño por el oficial Francisco Gontero que desde una distancia de 4 a 5 metros carga su pistola calibre 45 y efectúa 3 disparos uno de los cuales me atraviesa la pierna derecha a la altura de la rodilla. Se me deja parado desangrándome unos 20 minutos, la misma persona me rasga el pantalón y me introduce un palo en la herida y posteriormente el dedo. Al llegar varias personas al lugar éste mismo oficial argumenta que había intentado quitarle el arma y fugar.

Luis Alberto Urquiza (22 de Marzo 1984 Copenhague) Detenido 12 Noviembre 1976.

“Los interrogatorios se hicieron mas cortos, pero la picana era mas fuerte, persiguiendo con encarnizamiento los esfínteres, siendo verdaderamente horrendo los electrodos en los dientes, que parece que un trueno te hace volar la cabeza en pedazos y un delgado cordón con pequeñas bolitas que me introducían en la boca y que es muy difícil de tragar pues provocan arcadas y vómitos, intensificándose, por ello, los castigos, hasta conseguir que uno trague. Cada bolita era un electrodo y cuando funcionaban parecían que mil cristales se rompían, se astillaban en el interior de uno y se desplazaban por el cuerpo hiriéndolo todo. Eran tan enloquecedores que no podía, uno, ni gritar, ni gemir, ni moverse”.

Antonio Horacio Miño Retamozo – Secuestrado el 23 de Agosto de 1976.

+ LA VOZ – Nuevos espacios de la memoria

+ La dictadura en números (CQC)

+ La tapa de Clarin del día después del  Golpe

24 – M

In Pasiones, Prosas Propias on 24 marzo, 2010 at 12:16 PM

Nunca supe como eras ni como sos.

No pude saber si eras cariñoso ni si lo sos. Todavía tengo la duda de cuan grande eras o mejor dicho sos.

No tener a alguien es algo “normal” en el ciclo de la vida, pero las idas abruptas e indeceseadas son heridas que nunca cierran, a su vez, los que siguen desaparecidos son dolores que continúan.

Otra vez miré su foto y no me pude contestar. Observé la falta de color en la imagen y no supe que mirar. Blanco y negro, vacío y dolor.

Su rostro se repite en cada titulo, noticia o articulo del tema. Y por mas que muchos los utilicen, los desaparecidos son solo de aquellos que los seguimos buscando.

Su mirada me esquiva, me anuncia, me señala otra cosa. Cierro los ojos y me cuentan la historia; el auto verde pálido, la frenada, el miedo y su tamaño. Su puerta, su acompañante y un golpe. La noche, el césped, el olor extraño y la luna bien conocida. Las estrellas, el frío, el llanto y su consuelo. La bota, el golpe y la orden. La corrida, los segundos y el disparo. El pasto, la tierra, el dolor, la sangre y la oscuridad.

Entonces dejo de recordar algo que nadie vió y quizás nunca sucedió, o si. Nadie sabe, nadie dice y solo somos yo, su foto y las sospechas.

Lo peor es quedar sin el luto, la despedida y la certeza. La inseguridad y el miedo diario de no saber.

Mi corazón esperanzado discute con la razón resignada. Ellos se ocupan de eso y yo solo pregunto, extraño y espero.

Hijos de la Historia: como yo, miles.

In Pasiones on 24 marzo, 2010 at 12:14 PM

Por Paola Gonzales

En la década del 60´ ciertos hechos que acontecen a nivel mundial impactarán en Latinoamérica. El conflicto en Argelia con los franceses, los movimientos independentistas en distintas partes del mundo, la muerte del Che Guevara con el consiguiente nacimiento del mito y el nacimiento de organizaciones armadas (influenciadas por el ejemplo cubano) como el FRIP, PRT, Montoneros, entre otros.

No me puedo dormir. Van a entrar…
Tengo miedo pero debo mantenerme despierta para poder avisar a mi papá apenas sienta un ruido. Espero poder correr hasta su pieza y avisarle, o correr hasta el balcón para bajar por ahí e ir a la casa de mis abus… Son varios hombres. Encapuchados y armados. Tengo que mantenerme despierta. No me puedo dormir…

Hay que tener en cuenta también que después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo entero estaba divido en dos modelos económicos: el comunismo de la URSS y el capitalismo de los EE UU. Detrás de estos dos bloques se alineaban los demás países del globo.

– Yo no me voy a esconder… ya pasaron 30 años del Golpe. No puede ser que sigan metiendo miedo después de dos generaciones.
– Vos hablas desde la Libertad.
– Obvio que si, y porque hablo desde la misma te digo que la voy a cuidar. Me voy a poner la remera de las Madres y voy a marchar esta tarde. Si me queresa acompañar, vení, sino seguí escondido.
– Te voy a acompañar. Pero tenés que entender: podes resistir sin exponerte tanto.

Luego de la Revolución Cubana, y de la relación de simpatía de la isla con la Unión Soviética, Estados Unidos comenzó a preocuparse por la realidad en su “patio trasero”, es decir Centroamérica y Sudamérica. Buscaban evitar perder el control que tuvo siempre en este territorio a lo largo de la historia. ¿Cómo conseguirlo? Generándonos una dependencia hacia ellos en términos económicos instaurando su modelo.

Es mi último recuerdo alegre de la infancia… la guerra de las almohadas. Vos sabes que no los veía seguido, pero eran mis “primos grandes”… No se podía preguntar dónde estaban, simplemente aparecían. Eso si, la guerra de las almohadas eran increíbles. Hasta que un día dejaron de venir… Y no se podía preguntar nada.

De esta forma surge lo que se conoce como el PLAN CÓNDOR, que consistía en utilizar a las Fuerzas Armadas de los países simpatizantes de comunistas y/o socialistas para imponer a través de dictaduras el capitalismo. Esto se lleva a cabo en Brasil, Chile, Uruguay, Argentina y demás países latinoamericanos.

– Hola, si… soy Paola González. Yo realice un informe hace una semana, fuimos con a filmar a la D2 para el trabajo final de tele…
– Ah, si… tu trabajo desapareció.
– …. ¿Cómo que desapareció?
– Sí, no sabemos donde está… desapareció.

La ciudadanía argentina, sobre todo la clase trabajadora y estudiantil, contaba con una formación política y un compromiso social importantes. Cada uno defendía lo que consideraba su derecho. Era muy difícil que se acepte un modelo que destaca la importancia del individualismo, la no-interferencia estatal en cuestiones económicas como también la defensa de la propiedad privada a ultranza.
Es así que era necesario neutralizar a esta “subversión”. Y eso se hizo.

– ¡Pao apareció el trabajo!
– ¿Dónde estaba? ¿Qué te dijeron?
– Que estaba en “un lugar donde no tenía que estar…”

La mayor cantidad de desaparecidos fueron obreros y estudiantes. Las clases más formadas.
A nivel económico, la deuda externa aumentó en un 400 por ciento, y comenzó la DEUDA PRIVADA, (préstamos de grandes casas bancarias extranjeras a filiales argentinas). Antes de finalizar la dictadura esa deuda se estatizó pasando a ser DEUDA PÚBLICA.

-Tenía bigote y unos lentes negros. Nunca me voy a olvidar de esa cara. Estaba interrogando a la abuela. Yo salí en calzoncillos (con 8 años imagínate) y pregunté “¿Qué pasa acá?” Claro, era el hombre de la casa jaja. Me acuerdo que me miró y preguntó “¿qué hace este chico?” a lo que la abuela contestó que era el hijo; que sólo estaban ella, su hermana, tu tía y yo.
-¿Y la tía qué hacia?
-Ella dice que dormía… yo me dí cuenta que se hacía.

Carlos Héctor German Sueldo. Ingresó al ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo, brazo armado del PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES. PRT.) Luego de haber pertenecido al Sindicato del Correo en la Provincia de Córdoba. También fue delegado, según tengo entendido de la FIAT. Debido al impacto de la figura del Che Guevara decide incorporarse a la lucha armada como forma para llegar al poder dejando el Partido Comunista al cual pertenecía. Comienza a formar parte del ERP, en donde llega a ser Comandante. El Comandante Mauro.

Yo creo que el Negro debe haber estado resentido con algo… tener algo muy adentro pendiente para sacar de la nada tanta violencia para el combate… Todos dicen que era un gran compañero y un muy buen combatiente pero no puedo negar que estaba medio loco.

Esther Moretti (la Gringa), nació en Turín, Italia y con 18 años llega a la Argentina. Perteneció también a varias agrupaciones como la de Mujeres Tupamaras, o Luz y Fuerza en Córdoba. También formó parte del PRT. Es detenida antes que su marido.

– Yo ya tengo una flia. Tengo otras prioridades. Para mí son una inspiración para buscar un mundo diferente…uno más justo…pero ya no tengo esa necesidad de saber qué fue de ellos. Ya sabemos lo que pasó.
– No entendes… para mi es cerrar un círculo. Encontrarlos es cerrar un círculo.

Es capturada en la Provincia de Tucumán y según una testigo, compañera de celda, se la mantiene prisionera en el Polideportivo Municipal. A diferencia de lo que se hacia con los detenidos-desaparecidos en las pequeñas provincias (se los asesinaba rápidamente sin mantenerlos vivos demasiado tiempo), su martirio fue bastante extenso. De meses. Se sabe por declaraciones de la testigo que la torturaron y violaron sistemáticamente. Quizás por ser la “mujer de…” buscando indagar el paradero de su esposo. Se especula que fue fusilada.

La Gringa nunca se sacó la tonada italiana, de hecho a veces ni se le entendía… Y yo me acuerdo de que lo cargaba a mi viejo: “¡Vos negro vas a cantar! Cómo podes ser tan cagón? Ves sangre y te desmayas… en cuanto te agarren cantas…”
Y mi viejo, bien morochon argentino, cordobesaso, ponía la mejor cara de culo de la familia: ¿¿Qué decís Gringa?? ¿¿Estas loca vos??”

Sobre Carlos German se piensa que fue asesinado de un balazo en el pecho en un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas en San Nicolás, Santa Fe. Después hicieron desaparecer el cuerpo. No se sabe más nada. Se especula con la fosa común del cementerio del lugar.

Y yo con 14 años me tuve que ir. Me disfrazaron de mina grande. Primero estuve en Italia, con los Nonos y después a España… hasta los ochenta, que volvimos varios. Otros no se bancaron a Alfonsín… otros nos quedamos a seguir con la búsqueda.

Carlos German y Esther Moretti tenían una hija, que en el momento de su desaparición tenía 14 años y, a pesar de su corta edad, una gran formación militante. Tuvo que salir del país con sus tíos que hasta el día de hoy se encuentran exiliados en España. Afortunadamente, ella volvió al país y continua la búsqueda de Justicia.

Yo me acuerdo de ver gente salir llorando de Plaza de Mayo cuando Alfonsín dijo “Felices Pascuas”…

Previo al golpe de Estado, la hermana de Carlos German y su marido también fueron víctimas de la represión. Él fue detenido y torturado en lo que hoy es el MUSEO DE LA MEMORIA, conocido como D2. Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba, al lado del Cabildo de la Ciudad.

Tu abuelo como sabía que la Gorda quería ser monja y era toda sumisa, la agarraba en el taller de Renault donde era su secretaría y le gritaba: “Gorda despertate, ¡dale una alegría a ese cuerpo por Dios!” Imagínate la otra… ¡se quería morir! jajaja Tu abuelo era terrible.

Ella estuvo encarcelada en la Cárcel del Buen Pastor (hoy seudopaseo “cultural”) de donde se fuga (junto con su hija recién nacida) antes de la Dictadura de Videla. Es una de las pocas reclusas, de las 24 que se fugaron, que queda con vida.

-Yo sé lo que pensas. Yo durante mucho tiempo creí que a tu abuelo lo habían matado. Pero no fue así… El tío Oscar y la Gorda fueron a identificar el cuerpo después del accidente…
-Papi, ellos eran militantes también… ¿qué iban a decirle a la abuela que se quedaba con dos chicos? ¿¿Que al abuelo lo habían matado??
-No sabes que decís… tu abuelo se murió en un accidente. Punto.

José Manuel González (Pepe) muere a inicios del año 1975 en un accidente automovilístico a los 36 años. Perteneció al área de Inteligencia del Partido Revolucionario de los Trabajadores durante los años de masas del partido (1973-1974). Tenía una cierta experiencia militante, sobre todo en el Sindicato de Petroleros. Se comenta que en esa época andaba muy estresado.
Sobre los métodos utilizados para eliminar la subversión ya se habló bastante: grupo de tareas que buscaban subversivos, o amigos, o “tibios”; los secuestraban; los tabicaban y eran llevados a centros clandestinos de detención. Desde ese momento son llamados desaparecidos, son torturados, violados, y la mayoría nunca apareció.

¿Por qué Derechos Humanos y Política? ¿Por qué no Deportes? Sabes de Deportes, podes tranquilamente conseguir un laburito en algún lado. Dale, no andes metiéndote por ahí en cosas raras… Mira que el Nono se preocupa.

Los militares de 1976 derrocaron un gobierno impopular pero democrático que había llamado a elecciones para el mes de Octubre. Censos publicados posteriormente sobre la existencia guerrillera en ese momento hablan de tan solo 1.000 miembros dentro de los cuerpos armados que ya estaban desmembrados por exilios, desapariciones o abandonos. No fue una guerra entre bandos igualitarios, fueron una serie de violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos aunque no las únicas que existen. Fue terrorismo de Estado.

La verdad que es impresionante la semejanza… Como si hubiesen que tenido que pasar dos generaciones para que ellos, sus rasgos, sus gustos reaparezcan en alguien más de la familia. Como si el paso del tiempo indicara una maduración, una cicatrización para poder volver a tomar contacto con ciertas cosas necesarias para seguir adelante de una manera mejore.