maximo tell

Posts Tagged ‘Diarios’

Los periódicos se alían con Foursquare en su estrategia local

In Derecho a Replica on 14 enero, 2011 at 8:19 AM

Como se comentaba a principios de 2010, la geolocalización es el siguiente paso en la evolución de las redes sociales. Aunque recién muchos medios de comunicación están experimentando las herramientas iniciales de las web 2.0, otros apuestan a eso ‘que se viene’. Tres nuevos medios exploran las posibilidades de Foursquare, la red de geolocalización por excelencia.

Hace un tiempo, JL Orihuela comentaba que el potencial de Foursquare, si llega a cuajar como es previsible, se proyecta sobre ámbitos como el turismo (promoción de ciudades, hotelería y restauración), el marketing, la educación, los medios, el entretenimiento, la gastronomía… en fin, pasen y vean Foursquare for Businesses.

En la última semana tres nuevos periódicos han alcanzado acuerdos de colaboración con Foursquare, la más popular red de geolocalización, con el fin de impulsar su estrategia local. Se trata de «The New York Daily News», el «USA Today» y el «Examiner.com» y todos ellos han decidido seguir los pasos de «The Wall Street Journal», el periódico económico de Murdoch que hizo lo propio hace unos meses.

Parece evidente que servicios como Foursquare son una oportunidad para que los medios puedan vincular el contenido local orientado al entretenimiento con lugares específicos. El USA Today ha utilizado esta red para permitir a los usuarios «descubrir las zonas de conflicto en su viaje y los tesoros escondidos del país». Este periódico ha ido más allá y está empleando Gowalla, la competencia de Foursquare, para un propósito similar. «El USA Today ha sido siempre un compañero de viaje y Foursquare es muy apropiado para nosotros», asegura Victoria Borton, gerente de este diario.

Por su parte, Examiner.com está usando este servicio de geolocalización para proporcionar recomendaciones de lugares, restaurantes, eventos, negocios o espacios de referencia desde la visión de los 68.000 colaboradores con los que cuenta este medio y a los que se ha bautizado como «examinadores». «Los “examinadores” crean más de 3.000 artículos cada día sobre una variedad de temas locales y un gran porcentaje de éstos pueden ser muy pertinentes para las recomendaciones de Foursquare», explica Suzie Austin, vicepresidenta de Contenidos y Marketing de Examiner.com.

Oportunidades publicitarias

Otra forma creativa de utilizar Foursquare es la que ha impulsado «The New York Daily News». Los usuarios de este diario pueden introducir una localización de Nueva York en sus móviles y descubrir fotos antiguas de ese lugar desde los archivos del periódico.

¿Cuáles son los objetivos empresariales? Todo indica que este tipo de herramientas permite dar a los periódicos una mayor presencia en las áreas locales. «Foursquare complementa nuestra estrategia local mediante el aumento de nuestra presencia en cada barrio y del tráfico que llega al contenido original publicado en el medio», subraya Austin, quien también destaca las oportunidades publicitarias que puede ofrecerles esta plataforma. No obstante, por el momento no existen datos que confirmen esas potencialidades.

Aunque no es el único servicio en este ámbito, bien es cierto que Foursquare es el que está teniendo mayor adopción entre los usuarios. Otros medios, por su parte, han optado por desarrollar sus propias aplicaciones como Playboy, que está experimentando con notificaciones geolocalizadas.

Fuente: ABC

Anuncios

La estrategia de los medios debe basarse en el contenido periodístico mas que en los anabólicos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 10 diciembre, 2010 at 5:38 PM

Hace un tiempo, dejé mi comentario en una nota sobre el periodismo, los diarios y su caída en las ventas. Estrategias, aciertos y errores, se mezclan en una carrera desesperada que se envuelve en papel, refleja en una pantalla pero sigue siendo una incógnita esquiva para los periodistas. Aunque pensándolo bien, la solución no se les presenta a quienes dirigen los medios porque estoy seguro que los reporteros estarían dispuestos a mejorar la calidad de los medios si se lo permitiesen.

El diario Infonegocios publicó una nota sobre la aceleración en la debacle de los medios tradicionales, representada en la caída de ventas del diario centenario de Córdoba, La Voz del Interior. Parte de la nota decía:

“En diciembre pasado había perdido el 5% de los ejemplares vendidos un año atrás. En mayo, la caída interanual fue del 7,3% y en junio y julio estuvo entre el 10 y el 12%. Para ser claros: los 101.090 ejemplares que La Voz vendió -en promedio- los domingos de junio de 2009 se convirtieron en 90.488 en junio pasado, más del 10% de caída en el principal día de la semana. El promedio semanal (lunes a domingo) está a punto de caer por debajo de otra barrera psicológica: los 50.000 ejemplares.

La preocupación de los directivos de La Voz por la acelerada caída en la venta de ejemplares ya es inocultable: focus group especiales por este tema, anabólicos para los días domingo (algo inédito) y una nueva promoción que pone en juego autos y otros premios”.

Nota completa

En ese momento comenté en la nota, les dejo mi opinión:

“Lástima que entre las estrategias que se están pensando (para recuperar ventas de ejemplares) no aparezca nada referido a los contenidos, las formas y el estilo. Todo pasa por agregar fascículos y hacer sorteos. En vez de intentar convertir al diario en una rifa con noticias deberían preocuparse por los contenidos. Evaluar a los periodistas que dejan ir, preguntarle a los jóvenes por qué no les gusta comprarlo y forzar la caída del consumo de su edición gráfica con nuevas manera de comunicar desde el soporte”.

La nota en sí trajo varios otros comentarios interesantes:

  • Marcos Fissore: “Si realmente el diario en formato papel, como producto, está transitando la etapa de declive, lo mejor es fidelizar, especializarse, lograr calidad informativa y mucho análisis cosa que no veo reflejado en el actual formato”.
  • Mariano Pereyra: “El diario tiende a desaparecer simplemente porque nos encontramos ante un cambio de paradigma basado en la forma que prefiere el usuario informarse y esta a la vista que este a elegido la prontitud, la expontaneidad y la gratuidad que ofrece internet. El diario debera cambiar su obsoleto enfoque de publicador de noticias viejas por el de editorialista de la realidad acompañado por suplementos que se puedan adquirir segun la preferencia del consumidor”.
  • Gustavo Javier Cabanillas: “Creo que la caída se debe a varios factores, no a uno sólo. Personalmente leía distintos diarios por internet los días de semana y compraba hasta hace poco La Voz los domingos. Esto último he dejado de hacerlo dado la baja calidad periodística de los artículos y de los análisis de los temas. Respecto a La Voz Digital, no me he acostumbrado a leerlo. Inicialmente era deseperante la espera de carga de la página. Eso hizo que me acostumbrara a leer otros diarios que apostaron a una mayor tecnología de un principio lo que a su vez me permitió apreciar la pobreza periodística de La Voz . Para colmo, no publicaban nada del maestro Salzano los Domingos.”

Todos los comentarios

Para finalizar esta reflexión compartida, desde donde se pueden extraer muchos puntos para iniciar otras semejantes discusiones, me pareció pertinente buscar unas palabras de Roberto Guareschi sobre el tema. El ex director de redacción de Clarín (1990 a 2003) escribió Periodismo se necesita, donde repasa las estrategias de marketing que los diarios argentinos han utilizado para conseguir suscripciones.

“Fascículos y opcionales no son contenidos periodísticos pero entran en el laxo mundo de lo cultural. Los clubes de beneficios, no. Aumentan la circulación, refuerzan la fidelidad y les dan a los diarios un conocimiento de sus lectores que en el futuro podrán emplear no sólo para cuestiones comerciales. Pero ahora lo comercial y el marketing ocupan un lugar más importante y visible en la relación con el lector y en la imagen de los diarios (ver las numerosas páginas de publicidad que dedican a sus clubes)”.

Guareschi nos recuerda que este recurso comercial, sólo será una ayuda verdadera si con esa estrategia los diarios no dañan su identidad periodística. En esta línea de análisis, los mejores diarios del mundo pierden ejemplares pese a su excelencia y las causas de la caída son múltiples, pero el periodismo es su fortaleza esencial y desde allí debiese salir su primer arma para combatir la debacle.

El contenido es la salvación, solo con calidad llega la publicidad y esto depende de la inversión. Innovación solo llega con creatividad, y los jóvenes son motor de esa rueda que debería empezar a girar, orientada por aquellos que ya han recorrido el camino de los medios. Las nuevas tecnologías pueden ser mas útiles que tan solo entregar premios. ¿Queremos que solamente nos compren o que además nos lean?

Cómo se escribe un diario según Miguel Bastenier

In Malas Viejas, Paladar mostaza on 3 noviembre, 2010 at 11:01 AM

El libro Cómo se escribe un diario está basado en la experiencia de Miguel Ángel Bastenier como maestro de los talleres que por más de diez años ha dictado en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI). En él busca el chip colonial de los productos editoriales que se enfrentan a una serie de problemas que padecemos en la región, aunque también destaca dotes que vuelven únicas las producciones de la región.

“Cuando digo que los ingleses (y los anglosajones, en general,) ‘no saben hacer mal los periódicos’ quiero decir que desde que el mundo es mundo y la Revolución Industrial su profeta, los hijos de la Pérfida (pero sabia) Albión han leído periódicos técnicamente bien hechos y carecen por ello, como sí nos ocurre a nosotros los latinos, de los conocimientos necesarios para hacerlo mal”.

En torno a esto Bastenier menciona que el chip colonial, es una especie de virus dejado por los españoles de engolamiento, verbosidad, pompa, administrativismo que era el lenguaje oficial en Las Indias. Eso es lo que vive aún en el periodismo y que según el autor, se propaga a la velocidad de la enseñanza escolar deficiente, de la carencia de libros en el hogar, y de “la corbata de la auto-importancia que se pone el periodista latinoamericano para sentarse a llenar de ruedas de prensa su periódico”.

Cómo se escribe un diario es periodismo puro y duro, para asentar conocimientos tanto en jóvenes reporteros como en periodistas y editores de medios de América Latina y España. Empieza con una declaración: la primera fidelidad del periodista hispanoamericano debe ser su lengua, el español.

Con el chip colonial, o “el síndrome de la compilación“, Bastenier expone su teoría sobre los problemas del periodismo latinoamericano y da soluciones a sus distintas manifestaciones, como la declaracionitis, la fiebre por llenar párrafos con declaraciones innecesarias. También muestra ejemplos de buen periodismo en una antología ilustrativa de crónicas, entrevistas y reportajes publicados en diversos diarios del continente.

“Si es verdad que los latinos hasta no hace mucho teníamos todo en contra para hacer buenos periódicos, porque desconocíamos de una manera cotidiana y natural su existencia, Internet puede cambiarlo todo”. De esta manera puede mostrar a sus alumnos como se utilizan diferentes herramientas en redacciones de todo el mundo.

Lo que indica es:

  • No hacer prólogos a la información.
  • Desechar cuando no se sabe cómo manejarlo el llamado ‘lead retardado’ y volver al sólido sujeto-verbo-predicado.
  • No confundir interpretación (por qué pasan las cosas que pasan) con opinión (lo que me gusta o no que pase)
  • Soltar lastre a medida que la información avanza ( no repetir cada vez el nombre completo de cada cosa, sino aludir simplemente de la manera más sintética a quien o que corresponda)
  • Hacer que el marciano de marras entienda todo lo que se escriba en el periódico.
  • No dejar cabos sueltos, o expectativas de información no satisfechas.
  • No dejar nunca de consignar cuándo y dónde ocurren las cosas.

Asegura que estos detalles “no preocupan a los ingleses porque llevan en la masa de la sangre no saber hacerlo de otra manera que respondiendo automáticamente a todas esas situaciones”, pero en el caso de los latinoamericanos que han leído periódicos mal hechos toda su vida están condenado a repetir profesionalmente lo que han visto: hacer malos periódicos.

Al final, ofrece veinte condiciones para ser buen periodista y recrea un debate sobre la profesión con figuras del periodismo en América Latina. Cómo se escribe un periódico hace parte de la Colección Nuevo Periodismo, creada por el Fondo de Cultura Económica y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, presidida por Gabriel García Márquez.

Fuente: FNPI

Die Zeit el diario que crece en plena crisis

In Derecho a Replica on 1 noviembre, 2010 at 2:58 PM

Por lo que se viene escuchando un tiempo a esta parte, el mundo se está acabando para los diarios impresos y los mismos parecen extinguirse en muchos países. Retumban las quejas de miles de periodistas que son dejados en la calle por empresas mediáticas que no logran frenar la irritación de sus balances, escogiendo liberarse de recursos humanos y evitando el sacrificio de inversión para que la calidad les devuelva ganancias.

Más allá de este panorama tan atendible como desalentador, siempre en el desierto se generan oasis que alimentan la ilusión de que el proceso negativo se puede revertir. Sin dudas es el caso de Die Zeit ya que la facturación del periódico alemán creció un 70%, los beneficios se triplicaron y la difusión aumentó un 60% hasta el medio millón de copias semanales. No hay milagro sino trabajo. No hay despidos sino ideas.

Se calcula que Die Zeit durante 2009 tuvo ingresos totales de 123 millones de euros, sin renunciar a sus artículos largos, a veces muy documentados; algo complejos, controvertidos; y a menudo sobre cuestiones éticas o de historia. Actualmente busca ofrecer distintos puntos de vista y la mayoría de los nuevos abonados tienen entre 20 y 30 años.

Giovanni di Lorenzo

Su director, Giovanni Di Lorenzo, asegura que el truco fue estudiar en detalle las necesidades de los lectores, ignorar todos los consejos de los asesores de medios y seguir sus convicciones sobre las formas periodísticas.

Die Zeit no ha renunciado al online. Al contrario, tiene una redacción digital para la que trabajan unas 60 personas. Parte de los contenidos del papel se publican en la web a lo largo de la semana. “El periodismo digital sabe hacer de todo menos traer dinero”, dice el director. Por esta razón, culpa a los propios medios de la crisis del papel y condena la “actitud destructiva” hacia el periodismo impreso. Desconfía, asimismo, de las “creencias pararreligiosas en Internet”, que, dice, se han convertido en ideología.

Los medios en papel impreso están volviéndose locos para encontrar un modelo económico que les permita sobrevivir. Die Zeit lo tiene. ¿Cómo lo han logrado?

Yo rechazo el término “sobrevivir”. Porque Die Zeit, el año pasado, en el momento más terrible de crisis económica mundial, registró el mejor año de su historia, tanto en tirada como en ingresos. Este año nos va aún mejor. No digo esto para jactarme, lo digo porque no es obvio que el papel impreso tenga que estar en crisis. Rechazo las definiciones autodestructivas. Me molestan.

En los últimos años hemos hecho mucho para dañar la imagen del papel, al que, en el fondo, debemos todo. ¿Cómo lo hemos conseguido? Desoyendo todo lo que nos aconsejaron los asesores de medios. Seguimos haciendo textos muy largos, no nos adaptamos a las modas y continuamos haciendo un periódico bastante difícil. Creo que esta fue una de las razones de nuestro éxito. En un momento en el que la gente necesita orientación, se dirige a medios que no han cedido ante compromisos.

En concreto, ¿qué estrategias han empleado?

Hemos introducido el color y la “cover story”, la historia de portada, en lugar del artículo de opinión; hemos estudiado un nuevo diseño, moderno y bonito, y hemos creado nuevas ofertas: páginas para niños, la revista, páginas dedicadas a temas religiosos, páginas que pertenecen solo a los lectores… Para ello hemos estudiado muy bien las necesidades de nuestros lectores.

A menudo, nosotros, los del papel impreso, hacemos diarios solo para nosotros y para nuestro sector y nos olvidamos del público que paga. También hemos abierto nuevos campos para competir: hemos fundado ocho nuevas revistas con la marca Die Zeit, tenemos una oficina de viajes y una tienda de marca que vende nuestras ediciones. Hemos ampliado actividades, pero no hemos traicionado nuestra propuesta de calidad. Creemos que la calidad trae dinero.

¿En qué medida la revolución digital ha cambiado Die Zeit?

Lo ha cambiado relativamente. Buscamos no hacer lo que hacen los diarios, ni siquiera soñamos con hacer lo que hacen los online. Buscamos la profundización, la orientación, el acercamiento distinto. Nuestra tentación como periodistas es tratar siempre el tema que está en pleno debate y genera polémica. En plena polémica acerca del libro de Thilo Sarrazin -crítico con la contribución social de los inmigrantes musulmanes- y del proyecto de Stuttgart 21 -tren de alta velocidad rechazado por su impacto ecológico-, abrimos hace dos semanas con una sobre el misterio de la autoridad, Das Rätsel Autorität -una investigación político filosófica sobre la autoridad-, que no tenía nada que ver con las discusiones actuales y que, sin embargo, era un debate sobre los valores de nuestras vidas. Fue el número más exitoso de este año. Significa que han cambiado las necesidades de los lectores.

Tenemos que cuidar a nuestro público, que es fantástico. En 2006 festejamos nuestros 60 años y nuestro administrador adjunto propuso hacer un día de las puertas abiertas: muchos se rieron, la propuesta les pareció absurda. En el fondo, no hay mucho que ver: solo oficinas, y tampoco muy bonitas. Pero al final lo hicimos. Unos diez periodistas se quedaron para guiar a la gente. Llegó tanta gente desde toda Alemania que no pudieron entrar en un solo día. Hay que cuidar el afecto de las personas al periódico.

La página web elabora contenidos propios, ¿cómo está organizada?

La redacción online es grande, está separada y se divide entre Hamburgo y Berlín. Ahí trabajan en total unas 60 personas. Un tercio de los redactores del papel además, contribuyen, de manera absolutamente voluntaria, a la web. Nos estamos comprometiendo mucho con el digital, no negamos en absoluto su valor, y creemos en ello.

Pero quiero hacer una observación: este medio celebrado en todas partes como el futuro, de momento, sabe hacer de todo menos ganar dinero. Por eso estamos invirtiendo en el digital, porque nosotros también creemos en él, pero evitamos, con todas nuestras fuerzas, hablar mal del papel.

¿Hay futuro para el papel también entre los jóvenes?

Creo que hay buenas posibilidades. Hay que hacer mucho para motivarlos. Nosotros empezamos desde la escuela: 200.000 alumnos reciben Die Zeit cada año. Además, tenemos todo un tejido en las universidades donde desde hace años organizamos losZeitdebatte, los debates de Die Zeit. Tenemos una revista para la universidad y desde hace algunos años incluimos páginas para niños. El resultado es que el número más grande de nuevos abonados tienen entre 20 y 30 años.

¿Hay entonces un futuro para el periodismo de calidad, ése que cuesta dinero?

Yo no estoy negando la crisis, es inútil cerrar los ojos. Digo, sin embargo, que no está escrito en las tablas de Moisés que todos los periódicos vayan a desaparecer. Habrá excepciones. Tenemos que cambiar los periódicos, pero no podemos atribuir nuestros problemas solo a la revolución de Internet. Hubo otros errores.

¿Cuáles?

La falta de credibilidad. El abandono de la calidad. Si se empieza a hacer diarios demasiado sensacionalistas o demasiados parecidos entre sí, se pierde tirada. La crisis de los diarios estadounidenses empezó con la actitud de la prensa hacia la guerra en Irak. Los diarios se dejaron instrumentalizar por el aparato propagandístico, por eso los lectores empezaron a buscar en Internet, porque ahí estaba la promesa de encontrar otra información. La crisis empezó ahí.

Dijo usted que no critica Internet como instrumento, sino las “creencias pararreligiosas en Internet”…

Soy un enemigo de todas las ideologías políticas, bajo las cuales sufrí mucho. Por eso también soy enemigo de la ideología de Internet que existe y no se puede negar. Soy contrario a la idea de Internet como único medio democrático, como única esperanza, como única salida. Mi experiencia de vida me enseña a no creer en las ideologías porque siempre degeneran en violencia, fantasías totalitarias y guerras contra la verdad.

Hijo de alemana e italiano, con una historia de inmigración, y ahora director de Die Zeit. ¿Cómo llegó al periodismo?

La experiencia de inmigración fue muy fea. Llegué aquí a principios de los setenta y este país era muy distinto de lo que es ahora. Mi hermano y yo éramos los únicos extranjeros en la escuela. No conocía bien el idioma, mis padres se acababan de separar, y nos mudamos de Roma a Hannover, una ciudad, por así decirlo, con un poquito menos de encanto. Fue duro.

Pronto entendí que tenía que hacer algo con mi cabeza, porque el fútbol se me daba fatal y con las manos no sabía hacer nada. Estudié mucho el idioma y me dediqué a los estudios. Antes de terminar el colegio hice unas prácticas en un diario de Hannover. El primer día me hicieron escribir un artículo acerca de Angelo Branduardi (músico italiano). Terrible. Sin embargo, volví a la casa con mi viejo Fiat 127, y en ese auto supe qué era lo que quería hacer.

Usted escribió una tesis acerca del imperio mediático de Silvio Berlusconi antes de que se metiera en política. ¿Qué se puede aprender de Il Cavaliere?

Que es espantosamente buen manipulador. Esto, sin embargo, no quedaba claro entonces, y tampoco era el tema de mi tesis. Aprendí una frase que entonces me causaba mucha rabia, y, sin embargo, con el tiempo entendí que tenía razón. Berlusconi decía siempre: “Vosotros, periodistas, pensáis siempre que la gente lo sabe todo, pero no sabe nada”. Es evidente que él lo decía de manera muy cínica. Sin embargo, ahora, a menudo, se lo recuerdo a mis colegas, por lo que decía antes: tenemos que abrir los periódicos a las necesidades de los lectores.

Helmut Schmidt, ex canciller alemán, es presidente honorario de Die Zeit. Para muchos alemanes es un modelo. ¿Qué relación tienen ustedes?

Es un hombre que acepta las críticas y desprecia a quien dice siempre sí. Su popularidad es síntoma de un descontento hacia la clase política actual, él mismo lo dice. Representa todo lo que la gente echa de menos ahora. Tengo la suerte de tenerlo cerca, es uno de estos personajes de los que se puede decir que hay pocos en un siglo. Por independencia, lucidez, capacidad de análisis. En alemán se diría que es, “eine Jahrhündertfigur” -una figura del siglo-.

Fuente: El País

Pensar los medios en clave de smartphones

In Derecho a Replica on 18 octubre, 2010 at 11:11 AM

Mas allá del furor por el lanzamiento del iPad y las distintas tablets, que según algunos condenan al libro y a los diarios a un segundo plano mientras para otros fracasará, en el mercado continúa el ascenso y la intromisión de los smartphones. Los populares celulares o teléfonos móviles, es la plataforma a la cuál deberíamos prestarle especial atención, desde el periodismo, la publicidad y el marketing, dado que será el dispositivo predilecto de las próximas generaciones.

“El futuro de la información aparece cada día más claro: internet se convierte en el primer medio y el móvil se consolida como aparato de acceso para los más interesados y participativos. Los mayores consumidores y más activos en los propios medios, en las redes sociales y plataformas de microblogging”. La cita es del blog Periodista 21 de Juan Varela que en una serie de post edificó la idea.

Asegura que “los móviles sustituyen a la lectura de diariosy esto la industria de la prensa lo sabe. Además de reconocer como urgente el hecho de encontrar los modelos de negocio adecuados para los móviles y las aplicaciones, la nueva forma de acceder a la información.

Varela reconoce que las encuestas de Navegantes en la Red del EGM y Understanding the Participatory News Consumer, de Pew Internet, muestran la evolución del consumo de información en España y Estados Unidos.

“Los datos confirman el retroceso de la difusión y audiencia de las ediciones de papel; el ascenso del móvil, especialmente de los usuarios de smartphones, en el consumo de noticias; y la cada vez mayor influencia del flujo social, la participación y los enlaces compartidos en redes como Facebook y Twitter.”

A estas conclusiones se suma que un estudio de Orange realizado en España, Gran Bretaña, Francia y Polonia indica que los usuarios de smartphones navegan más por internet (25%) y ven más televisión (14%), pero el 14% de los usuarios leen menos diarios y sólo un 13% consumen más prensa digital.

En relación, Varela define una serie de lineamientos que serán ejes estructurales para pensar el escenario en el que las comunicaciones hoy se encuentran. Por ejemplo de que la información es omnipresente, ya que los usuarios consumen más información que nunca, varias veces al día, y a través de varios medios. A su vez el consumo es multiplataforma, por lo que en EE UU, el 92% de los americanos usan varias plataformas informativas y el 61% se informan por internet, sólo por detrás de la televisión y por encima de los diarios. Pero el 59% se informan por medios tradicionales y online.

En España, el 90% de los internautas leen información y para el 64%, la Red es su fuente principal. Tres de cada cuatro consultan los diarios digitales habitualmente y sólo el 51% leen la edición papel.
La televisión resiste mejor gracias al control de las cadenas y la limitada convergencia: nueve de cada diez internautas ven televisión convencional. La radio atrae a dos de cada tres.

La portabilidad del móvil sustituye a los diarios, en consumo y modelo de negocio. Una de las viejas ventajas de los periódicos siempre ha sido su movilidad. Los móviles y las aplicaciones de iPhone, Blackberry o Android (utilizadas por el 44% de los usuarios de smartphones españoles) comienzan a conseguir que el consumo de información se desplace de los periódicos a los teléfonos.

El desafío para los diarios es desarrollar aplicaciones de pago y suscripción en el móvil, y aumentar el precio y cantidad de los anuncios. Sólo así es posible compensar la reducción de rentabilidad sobre la publicidad en papel y la pérdida de difusión de pago.

Aplicaciones especializadas para llegar a los perfiles de público propietarios de los móviles y dispositivos portátiles de alta gama, que buscan información customizada -adaptada a sus intereses, comunidad y experiencia de uso- y que impacten lo menos posible en el producto generalista papel y web habitual en los grandes diarios.

La publicidad también debería amoldarse a los nuevos dispositivos. Vista, tacto, sonido, interactividad, utilidad. Publicidad para los sentidos. Las pantallas de los dispositivos táctiles y móviles tienen la enorme ventaja de concentrar la atención del usuario. Su experiencia de uso sensorial producen una capacidad de ilusión, interactividad y utilidad mayor a la de cualquier otro dispositivo.

Publicidad con indudable gancho y que a menudo enriquece las aplicaciones de los medios. Para seguir viendo ejemplos, estadísticas y análisis de lo dicho te sugiero continúes leyendo al autor de estas opiniones, Juan Varela en las siguientes notas:

+ Los móviles sustituyen a los diarios

+ Información multiplataforma, móvil y social

+ Otra publicidad para el tacto

Nuevas audiencias en la web social

In Derecho a Replica on 24 julio, 2010 at 5:29 PM



Entrevista a Franco Piccato, periodista y coordinador de proyectos digitales de La Voz del Interior de la provincia de Córdoba da su visión acerca de los nuevos medios y las nuevas audiencias, su relación y muchas veces tensión en la Web como plataforma de interacción y producción de contenidos.

¿Es pertinente hablar de un nuevo periodismo a partir de las posibilidades que otorga la Web 2.0 y las redes sociales?

-El periodismo no cambia. Las bases del periodismo en el sentido de poner en relación a la sociedad con las fuentes de información o con los diferentes sectores, la política, la economía, eso no cambia. Tampoco cambian los principios fundamentales del oficio en términos de garantizar calidad en el periodismo, ofrecer pluralidad de fuentes, un manejo responsable de las fuentes y todo lo que hace a contenidos que tenemos que acercar a nuestras audiencias en cualquier soporte. Lo que sí cambia radicalmente es la forma en que tenemos que relacionarnos con las audiencias porque estamos pasando de un modelo en el que nuestras viejas y conocidas audiencias eran pasivas y sólo se limitaban a estar en nuestra sala de huéspedes, leyendo los diarios o escuchando la radio, y en el nuevo entorno digital lo que se abre es una gran plataforma de participación y de producción de contenidos. Nuestra audiencia se está convirtiendo en la principal aliada pero también en nuestra peor competencia en términos de generación de contenidos.

Por lo tanto, el periodismo sigue, no cambia en el fondo pero sí es necesario que adaptemos nuestro lenguaje, nuestra narrativa, nuestra cultura dentro de las redacciones porque las redes sociales, los blogs, la Web 2.0 nos están haciendo cambiar la forma en la que nos relacionamos con la audiencia.

¿De qué manera se concibe a las audiencias a partir de los nuevos medios de información y comunicación? ¿Cómo define el concepto de audiencia?

Si el concepto de audiencia en la era de los medios masivos era una audiencia heterogénea que sólo se limitaba a recibir los mensajes de los medios de comunicación, lo que hoy tenemos en los medios digitales particularmente es un nuevo tipo de receptor de los medios masivos de comunicación nunca antes visto en la historia que es el usuario de Internet. Quien, además de leer, tiene otras posibilidades interactivas: participar, linkear comentar y mucho más activos.

Son rasgos que el periodismo debe tener en cuenta.

No podemos como periodistas ir en contra de la corriente. La audiencia ha tomado decisiones, la audiencia está en las redes sociales, está en los blogs. No podemos pretender, como periodistas, seguir siendo el centro de la escena porque claramente el monopolio de la información que antes manejábamos porque éramos los únicos actores que teníamos el poder de la palabra como actores de la comunicación pública, ahora se ha democratizado de una manera enorme. En la lógica de emisores y receptores, el polo de la emisión se ha ampliado muchísimo, por lo tanto no solamente hay que considerar a la audiencia sino también incorporarla dentro de los procesos de producción de las noticias. Ubicar al usuario de Internet en el centro del proceso de producción, porque de otra manera se van a apartar e ir para otro lado. Los usuarios son muy infieles, resisten la información y la publicidad obvia, quieren contenidos de calidad, quieren participar y relacionarse entre ellos con las redacciones y con los periodistas. No podemos estar fuera de ello.

¿En qué medida el periodismo de nuestro país se abre a este tipo de participación social a través de la Web? ¿Hay resistencia de los medios tradicionales?

Sí. Es un cambio de paradigma fenomenal porque la apropiación social de la tecnología está poniendo en crisis no solamente los modelos periodísticos narrativos sino también los modelos de empresa y de negocio. Hay que hacer muchos cambios en términos de la cultura de trabajo dentro de las redacciones, hay mucho de psicología industrial, de cómo hacer entender especialmente a los gerentes de los medios que es necesario invertir en la experimentación radical que hace falta para poder montar nuevos medios, más ajustados al nuevo contexto y escenario. Me parece que hay en primera medida un tema cultural que resolver dentro de las redacciones, esto implica cambios de horarios de trabajo, cambios de actitud de los periodistas en relación con sus audiencias, bajarse del pedestal en el que los periodistas nos encontrábamos. Supone una gran actitud de humildad, de decir, queremos dialogar con nuestras audiencias, conversar con ellas. Muchas veces nuestras audiencias saben más que nosotros sobre algunos temas, es necesario abrir esas puertas de la redacción con la sociedad. De hecho es una puerta que nunca debería haberse cerrado.

¿El periodismo digital, multimedia e hipertextual es autosuficiente en cuanto a su posibilidad de financiación y mantenimiento económico? ¿Cuál es el futuro de los medios tradicionales?

No tengo dudas de que el periodismo escrito no va a morir nunca, ahora si va a ser en soporte papel, digital, móvil, PC, ipad o cualquiera de los nuevos dispositivos, eso todavía no lo sabemos. Creo que los productos de papel nunca más van a volver a estar en el ciclo pujante del negocio. Estamos viendo en los mercados más maduros una declinación de la circulación de los productos impresos, la crisis en el modelo de negocio ya está empezando a sentirse. Hay diarios que han cerrado en Estados Unidos, otros que están en crisis también en Europa, el diario Crítica en Argentina se va a convertir en la primera víctima de esta crisis, por muchos otros factores también. Hay que reconvertir las redacciones y las empresas a multiproductos y multiplataformas. Un periodista, una redacción y una empresa periodística no deberían estar atadas a un soporte específico. Tenemos que migrar hacia un modelo de ser agnósticos en la plataforma. Que los periodistas y los medios podamos producir contenidos sin importar en qué soporte salga.

¿Qué pasa con el negocio?

Todavía el negocio de los productos impresos de la industria editorial en Latinoamérica sigue dando buenas rentabilidades, quizás haya que ajustarlas un poco para abajo en el futuro. Mientras, vemos que las audiencias migran hacia las plataformas digitales y seguramente los anunciantes van a migrar hacia las plataformas digitales. Pero nos encontramos con una dificultad adicional y es que todavía los medios digitales no generan la rentabilidad necesaria para sostener estos grandes esquemas de producción de contenidos, porque producir contenidos y hacer noticias de calidad sale caro y en Internet nadie está dispuesto a pagarlo. Y por otro lado, los anunciantes no tienen todavía la madurez necesaria para entrar en este nuevo medio, y los precios de la publicidad digital se mantienen bajos.

Tenemos un contexto de tormenta perfecta: cae la circulación del producto impreso, las audiencias más jóvenes se van a la plataforma digital y no necesariamente a los diarios digitales sino a otros productos de la Web social como FacebookTwitter, los productos más maduros siguen manteniendo buena rentabilidad pero eso empieza a declinar y el nuevo negocio de los medios digitales todavía no está claro. Nadie sabe cómo rentabilizar los contenidos en Internet. Hay que estar atentos a los nativos digitales, a qué están haciendo las nuevas audiencias y a qué están haciendo las empresas que sí están en Internet y que conocen cómo funciona la naturaleza del medio. Me refiero a Google y a Facebook que están logrando generar algún tipo de rentabilidad.  Y están los viejos dinosaurios como Murdoch que quieren cobrar a la gente por el acceso a contenidos generalistas en Internet, lo que muchos analistas indican que va directo al fracaso, que la única forma de cobrar por contenidos en Internet es ofreciendo contenidos únicos que el usuario no podría encontrar en otro lugar.

Frente a este panorama, ¿qué recomendaciones se pueden delinear para el trabajo profesional de los periodistas?

El nuevo profesional tiene que aprender nuevas habilidades, aprender a relacionarse con sus audiencias, a ser coach de la audiencia, a ayudar a la audiencia a producir contenidos y a ser una especie de DJ que va eligiendo los contenidos que produce la audiencia que están disponibles en Internet, a empaquetarlos y a publicarlos. Creo que tenemos que especializarnos en temas y no en soportes. Las carreras de comunicación no deberían tener más las barreras que dividen a los especialistas en radio, de los de gráfica o de televisión, sino que deberíamos movernos como peces en el agua en cualquier soporte y sí ser expertos en temas y en coberturas. Me parece que el periodismo del futuro va a requerir mucho talento, posiblemente nos vea lejos de la protección de las grandes corporaciones mediáticas. El periodista del futuro va a tener que vivir a la intemperie, aprender a mandarse solo, a generar sus propios emprendimientos, porque por suerte la tecnología es cada vez más barata, más accesible y fácil de manejar. Frente a la crisis tenemos una gran oportunidad y es que está naciendo una nueva forma de hacer periodismo en un soporte nuevo. Los desafíos son infinitos. Los profesionales de la comunicación tienen que hacer este cambio rápido porque lo que está en riesgo es nuestra relevancia social.

Por Lic. Ma. Laura González Olalde

Fuente: Medios y Enteros – UNR

Steve Jobs y los contenidos en la web

In Malas Viejas on 11 junio, 2010 at 5:55 PM

El CEO y fundador de Apple, Steve Jobs, alertó sobre el riesgo de una Internet convertida “en una nación de blogueros”, sin criterio editorial y carente de fuentes fiables, y animó a las empresas informativas a cobrar por sus contenidos, pero con un precio razonable. Las declaraciones las realizó en el evento D8, organizado por el blog All Thing Digital, que depende del diario The Wall Street Journal, propiedad del magnate Rupert Murdoch.

“No quiero ver cómo descendemos a una nación de blogueros. Necesitamos el criterio editorial más que nunca”, afirmó. “Estaré a favor de todo lo que podamos hacer para ayudar a los periódicos a encontrar nuevas formas de expresión”, afirmó el creador del iPad , la tableta electrónica vista como un soporte de futuro por los medios.

Hasta la fecha, el gran debate sobre el futuro de los medios lo han protagonizado el propio Murdoch – que cobra por parte del contenido online de The Wall Street Journal y comenzará a hacer lo mismo con el Times y el Sunday Times de Londres a finales de mes-, y Google, el gran buscador que gestiona el mayor agregador de noticias de la Red.

Pero Jobs decidió terciar en el asunto, dándole la razón a Murdoch en su comparecencia pública en la conferencia All Things Digital, en Rancho Palos Verdes, California. “La gente está dispuesta a pagar por el contenido que consume. Creo que sucede en el campo de la música y creo que sucede en el contenido informativo”.

Muchos analistas han querido ver en el iPad, lanzado en EE.UU. en abril, una salvación para los diarios tradicionales. Jobs opinó sobre ello: “Tenemos muchos encargos en mente para el iPad, pero una de mis más fuertes creencias es que cualquier democracia depende de una prensa fuerte y sana”.

El riesgo opuesto sería una Red en la que la información se sustentara sobre las opiniones personales de millones de blogs. Jobs cree que el iPad puede ayudar, a través de aplicaciones que permiten cobrar por el acceso a diarios tradicionales. Eso sí, “el precio debe ser competitivo”, advirtió. Es decir, mejor llegar a muchos con precios bajos.

Apple se distancia así de la posición oficial de Google. En su comparecencia, Jobs admitió que las relaciones con el mayor buscador de Internet no pasan por su mejor momento: “Decidieron competir con nosotros. Y es lo que están haciendo”.

En los últimos meses, Google ha comercializado su propia versión de un teléfono táctil, el Nexus One , similar al iPhone. Ha introducido en el mercado su propio sistema operativo, Chrome OS , y ha mostrado su disposición a experimentar con las tabletas . A Jobs, sin embargo, no le preocupa: “Lo único que queremos es que nuestro producto sea mejor que el suyo… y lo es”. Cuando se le preguntó si se siente traicionado por Google, bromeó: “Mi vida sexual está bien, gracias”.

No todo fueron bromas, sin embargo. Jobs respondió públicamente a la oleada de suicidios -10 en lo que va de año- que asuelan una fábrica de la empresa Foxconn en Censen, China, donde se fabrican el iPhone y el iPad. “Es algo muy preocupante”, dijo Jobs, “pero no es una fábrica donde se explote a los trabajadores”. En respuesta al escándalo, la compañía taiwanesa ha aumentado el sueldo a sus empleados en un 30%.

Jobs vaticinó también que los nuevos formatos que se están probando ahora, como las tabletas portátiles, acabarán dejando en el pasado a las computadoras personales tradicionales . “Cuando éramos una nación agraria”, dijo, “todos los coches eran camiones. A medida que la gente se mudó a los centros urbanos, la gente comenzó a asumir el uso de los automóviles. Creo que los PC serán como los camiones. Menos gente los necesitará. Y eso incomodará a algunos”.

Fuente: Diario La Nación

Salvemos a Critica

In Malas Viejas on 19 mayo, 2010 at 9:06 AM

Carta abierta a Emilia

La mañana del día que naciste me fui hasta Mataderos a buscar los chorizos que nos donó un carnicero mediático para hacer un festival solidario con choripaneada incluida. No me preguntes por qué, pero mientras iba manejando tuve la sensación de que tu llegada a este mundo era inminente. Para ese momento el colectivo de trabajadores del diario Crítica de la Argentina -que tu mamá y yo integramos- ya llevaba dos semanas de paro y tres días de permanencia pacífica en el lugar de laburo, por algo tan sencillo y elemental como reclamar que nos paguen los sueldos que nos deben. Esa tarde, después de poner los choris a resguardo en la cámara frigorífica de la pizzería que está enfrente de la redacción, fuimos con tu vieja a la doctora y nos dijo que “el cuello empezaba a madurar” pero que todavía faltaban “un par de días”. Nos fuimos un tanto decepcionados por el diagnóstico, la dejé a tu vieja en casa y volví al diario donde los compañeros organizaban todo para el día siguiente. Mi ánimo estaba por los zócalos, las ganas de pelear intactas pero con las fuerzas bastante extintas, experimenté mi primer bajón de todo el conflicto. Ana, una de nuestras compañeras, se dio cuenta y se me acercó para animarme. “¿Cuándo viene Emilia?”, me preguntó y yo instintivamente le respondí: “Creo que está por llegar”, animándome a contradecir los pronósticos de la mismísima ciencia. En eso estaba cuando de pronto sonó el celu: “Mau, ¿podés venir a casa? me parece que tengo contracciones”. La voz de tu mamá confirmaba mis mejores sospechas. Trabajo de parto mediante, llegaste a este mundo a los trece minutos del domingo 16 de mayo, justo cuando en la redacción ocupada los chicos empezaban a desplegar sus colchones y sus bolsas de dormir para esperar el dia de la choriceada. Mientras te veía salir del vientre de tu vieja, no pude dejar de imaginarmelos a todos pariendo este conflicto originado en la avaricia de los poderosos y resistiendo el embate de estos personajes siniestros que manejan el producto de nuestro esfuerzo como se les da la gana. Y te imaginé dentro de unos años, preguntándome que estábamos haciendo el día que naciste. Y me imaginé respondiéndote: “Pariéndote junto a mis 180 compañeros”.
Mauro, trabajador de Crítica de la Argentina (y papá de Emilia)
+
TORNEO DE FUTBOL POPULAR!!!
La Poderosa convoca a toda la prensa solidarizada con los trabajadores del diario CRÍTICA, a participar del torneo de fútbol mixto y sin árbitro, que se realizará el próximo domingo, 23 de mayo, a partir de las 10, en la puerta del diario (Maipú 271), para gritar junto a destacadas figuras del deporte y los Derechos Humanos, que “¡Crítica no se rinde!”.
Anotá al equipo de tu curso, tu redacción, tu radio o tu programa de TV, para compartir una jornada de lucha y unidad, entre los trabajadores de prensa. La inscripción, de 20 pesos por jugador/a, será destinada al Fondo de Huelga del diario. La difusión depende de todos los periodistas.
El futuro de CRÍTICA, también.
¡INSCRIBITE! 156 412-9459 / 154 083-2952 / 156 357-2842
+
Hoy a las 13 nos movilizaremos hasta el consulado de España (Guido 1770, entre Callao y Rodríguez Peña) para hacerle una escrache a Antonio Mata (que vive en Madrid) por poner en peligro 180 fuentes laborales y no querer reabrir el diario. Ahí mismo realizaremos una conferencia de prensa para los corresponsales de medios españoles en la Argentina. SALVEMOS A CRíTICA. Los esperamos!!!!!


Trabajadores de Crítica de la Argentina.

COMISION INTERNA DEL DIARIO CRITICA DE LA ARGENTINA
Delegados: Luis María Herr, Martina Noailles, Edgardo Imas.
Contactos: 15 6844-4310 / 15 6562-6566 / 15 6104-8205

“Para The New York Times son mucho más importantes los ‘social media’ que la estrategia de pago en la Red”

In Derecho a Replica on 16 mayo, 2010 at 8:49 AM

Jennifer Preston trabaja en Grey Lady, o la Dama Gris, como se suele llamar al New York Times, como editora de social media.

Es también la estrella de Nonick Conference que se celebra en Bilbao, en la sede de EITB. Su mensaje es de esperanza: “Es el mejor tiempo que nunca ha existido para el periodismo”, asegura sonriente. En esta entrevista exclusiva para 233grados, Preston explica cuál es la estrategia del prestigioso periódico en la era de internet, de qué manera se combinará su labor en las redes sociales con el nuevo modelo de pago que prepara la cabecera para el año que viene y cómo ha conseguido entusiasmar a su redacción para que asuma los cambios. También revela, convencida, que la clave está en conectar con los lectores y hacer el mejor periodismo.

Pregunta. ¿Son las redes sociales la solución al declive de los periódicos?

Respuesta. Totalmente. El vicepresidente de Operaciones Digitales del New York TimesMartin Nisenholtz, insiste en el que el futuro de los medios pasa por entablar conexiones emocionales con nuestros lectores. Nuestro negocio es contar historias, nos apoyamos en herramientas para hacer buenos reportajes multimedia, pero debemos encontrar una conexión con los lectores. La cuestión no es estar en internet sino ser parte de ella. Internet no es sólo una buena vía para hacer llegar nuestro trabajo a muchas personas, sino una vía para que los lectores participen en la elaboración de contenidos y sientan que pertenecen a un proyecto conjunto.

P. ¿Cómo han conseguido la integración de la redacción? ¿Han tenido problemas a la hora de la convergencia?

R. En The New York Times no hemos tenido ese problema. Los periodistas han visto que las herramientas de social media añaden valor a su trabajo. Se han dado cuenta de que son muy útiles a la hora de realizar reportajes e informaciones y que pueden encontrar información muy valiosa en Twitter o Facebook; si no fuera así, no las usarían, tienen mucho trabajo y no perderían el tiempo con eso. En estos momentos alrededor de 145 periodistas del New York Times utilizan herramientas como Twitter y Facebook. De todas maneras este número está creciendo exponencialmente, ya que tenemos programas de formación semanales.

P. ¿Por qué recomienda el trabajo del periodista Nick Kristof?

R. Nick Kristof es un modelo a seguir para los periodistas, no sólo del NYT, para todos los periodistas del mundo. Kristof hace reportajes internacionales que mueve en FacebookTwitter. Utiliza estas herramientas para aunar a su audiencia, de manera que mantiene una conversación fluida en diferentes plataformas. Además ha conseguido establecer un diálogo natural con los lectores. No es un periodista que va de estrella y lanza mensajes como “Hey, ¡mira el reportaje que he hecho! ¡Ven a ver mis titulares!”. Kristof utiliza los social media para hablar con los lectores, les pide consejos y consigue información para sus reportajes.

P. ¿Cómo se pueden combinar los muros de pago con la conexión con los lectores?

R. Ahora mismo para New York Times son mucho más importante los social media que establecer una estrategia de pagos por contenidos. Para nosotros es vital que llegue el tráfico a nuestras páginas y las redes sociales son un flujo enorme de tráfico. El 60 por ciento de los lectores llega hasta nuestras páginas directamente y una buena parte de los usuarios llegan a través de Google, pero cada vez tenemos más lectores que acceden a nuestras informaciones desde enlaces que se han lanzado en Twitter. Cada cuatro segundos se manda una información del New York Times en Twitter. Todo el mundo es consciente de lo importante que son las recomendaciones entre usuarios para los medios de comunicación. Son otra herramienta de marketing gratuito. Pero también hay que recordar que son herramientas, que no es periodismo. En NYT tenemos claro que nuestro principal objetivo es hacer el mejor periodismo, además de usar las redes sociales. Aunque pongamos en marcha un sistema de pago, queremos que la gente siga hablando de nosotros. Si conseguimos conectar con nuestros lectores pasarán más tiempo con nosotros, hablarán bien de nuestro trabajo y estarán dispuestos a pagar. Se convertirán en suscriptores.

P. ¿La información se ha convertido en una commodity? ¿Cómo lograr en ese caso la diferenciación?

R. El objetivo es conseguir que la comunidad confíe en tu periódico. Cualquiera puede lanzar una noticia desde cualquier lugar, pero en NYT narramos historias de calidad sobre personas, temas candentes o nuevas ideas. Además damos consejos sobre multitud de asuntos, desde moda hasta viajes. No sólo lanzamos noticias, también añadimos valor a las historias que les interesan a los lectores.

P. ¿Cómo ve al NYT en los próximos diez años?

R. Si lo supiera, sería la jefa. En 1996 Arthur Sulzberger ya definió una estrategia que hoy en día es definitoria: “Da igual la plataforma, lo importante es hacer el mejor contenido”. Da igual las herramientas que utilicen los lectores, nuestro compromiso es ofrecerles el mejor periodismo. Mi primer periódico cerró cuando tenía 21 años. El segundo, cuando yo tenía 34 años. A pesar de las visiones negativas del negocio estamos en el mejor momento del periodismo.

Fuente: 233Grados

“La mejor literatura de los tres últimos siglos en España se ha escrito en los periódicos”

In Malas Viejas, Paladar mostaza on 14 mayo, 2010 at 1:55 PM

El escritor cacereño Javier Cercas aseguró hoy que “gran parte de la mejor literatura” que se ha escrito en español en los tres últimos siglos se ha hecho “en los periódicos”, una tradición que “solamente” se ha dado en España.


En este sentido, el también columnista, quien participó en una conversación junto a David Trueba y a Javier Rioyo en el marco de la Feria del Libro de Valladolid, recordó que el prosista “fundamental” del siglo XIX, Mariano José de Larra, “escribía en los periódicos”.

Por su parte, en declaraciones recogidas por Europa Press, el cineasta David Trueba aseguró que antes en radio “había muchos programas culturales” y destacó que “ya quisiera Madonna tener el uno por ciento de hombre espectáculo que tenían” Camilo José Cela o Salvador Dalí.

Al respecto, el periodista, escritor y guionista de cine Javier Rioyo matizó que esto “no es una reivindicación del tiempo pasado”, sino una crítica al “exceso de banalización de las cosas” en la actualidad.

Por otro lado, Javier Trueba, quien escribe una columna diaria en el diario El País, mostró “fascinación” por el trabajo en los medios de comunicación. “¿Cómo es posible que cada día se haga el periódico?”, se preguntó el cineasta quien incidió en que “no existe disciplina, sino obligación”.

Además, Javier Rioyo, durante la charla entre los tres escritores, destacó que los otros dos protagonistas de la conversación tienen dos últimos libros “muy potentes” que son “queridos por la crítica y por las ventas”. “Una rareza”, añadió el periodista, quien incidió en que a Javier Cercas “lo han querido hasta los críticos”.’

Soldados de salamina

Asimismo, Rioyo aseveró que ‘Soldados de Salamina’ supuso un “redescubrimiento” de Cercas, al igual que de Trueba, quien realizó la adaptación cinematográfica y a quien ya se conocía por películas “atrevidas desde la primera”.

Por su parte, Cercas se mostró sorprendido por que los diarios El Mundo y El País “se pusieron de acuerdo” a la hora de valorar su obra ‘Anatomía de un instante’.

Además, recordó que no es periodista aunque le gusta “escribir en los periódicos” mientras que aseveró que él, junto a David Trueba, hacen “muchos bolos” cuando los llaman para impartir conferencias, algo que se niega a dar porque le resulta “aburrido”.

En este sentido, Cercas aseguró que cuando se retiró como profesor de universidad le dijeron que era “buenísimo” aunque, a su juicio, lo decían porque ya no estaba dando clase. “Siempre tenía la sospecha de que aquello era una castaña monumental”, continuó.

Por ello, optó junto a Trueba por reorientar las conferencias para convertirlas en conversaciones. Precisamente, recordó que “el otro día” acudió a dar una charla “a una cosa muy de señores importantes” que se mostraron “aterrorizados” al plantear sus intervenciones porque no llevaba papel, aunque, sin embargo, gustó.

“Si vengo con mi rollo, me aburro antes de empezar”, añadió Cercas mientras que aseveró que en un diálogo “la gente participa. Al respecto, Javier Rioyo incidió en que el formato es “una charla abierta”, al igual que la que ofrecieron hoy en Valladolid, ya que uno va a “hablar con libertad”.

Por otro lado, David Trueba recordó que su padre era del municipio vallisoletano de Villardefrades donde fue chiborra, aquel personaje que pronunciaba un pregón en verso a la Virgen de Grijasalbas. Precisamente, fue así como el cineasta se acercó a la literatura.

Al respecto, Javier Rioyo destacó el papel de Urueña (Valladolid) como un pueblo “recuperado” que está en una “vista maravillosa de Castilla”, lugar donde fue Joaquín Díaz y ahora está “entre los libros viejos y la música”.

Fuente: 20Minutos.es