maximo tell

Posts Tagged ‘Discos’

Cuando The Tristes son otros

In Cobertura iPhone, Exclusivos, Paladar mostaza on 31 julio, 2010 at 2:03 PM

La vida de pavimento me alejó de casa pero me dio dos amigos (y mas también). Pero en realidad la luna se empeña en volverlos uno, sospecho que es uno desdoblados en dos tiempos o quizás sean dos que se unen quien sabe a razón de que, en un estilo o un sonido. La noche se freeza y respira. El transductor electroacústico tiene feedback con The Tristes.

El hogar se empapela con la lista de temas en sus paredes, allí yacen retumbando recuerdos y esperando ser resucitadas. Un cajón de cerveza se cubre con una tela para convertirse en futón de kiosko, así como el talento se acomoda por sobre aquellos que desde la mesa junto a la ventana no ostentaban la gira que hoy los presenta aquí y conecta con la vereda del rock.

No hay torre de parlantes mas alta que la pasión de los artistas que esta noche son estrellas en El Galpon suburbano. Es noche de amigable rock con The Tristes, Germán Arrascaeta (voz) Raúl Guzmán (guitarra), Seba Tranchet (guitarra), Carlos Sada (bajo), Ignacio Ortíz Morán (batería), Martín Caramaccio (teclas) están listos. Merodean el escenario y buscan el túnel sin luz, el Coliseo sin multitud.

El artista cumple con el rito: el brindis, el abrazo y agradecimientos desmedidos cuando somos nosotros los que nos sentimos acompañados esta noche solitaria. El hielo despide de la barba y la euforia le gana al frío en la garganta.

Pocos entenderán la adrenalina, nadie calculará acertadamente la pasión. El talento y la pasión no conocen de tamaños cuando se trata de escenarios, esta y ninguna noche. La Tristeza se vuelve acordes y los sentimientos letras inconclusas.

“Desvelos de gloria.. Canciones al palo.. Algo que nos haga felices.. Que disuelva tus grises..”

La cara de los novatos del lugar se sorprenden al descubrir que el no se mintió al decir que su voz cataloga de buena para arriba con gran personalidad. Y el puño en el aire libera al mic mientras Lennon salta desde una remera al pie del escenario volviendo a soñar al repetir la letra.

The Tristes on the stage

El bajo se luce y el negro funde en una remera pegada sin sufrir la edición que a diario lo ata. Salta, gira y vibra entregando todo. Contorneados en rojo esta noche el cuerpo duerme y sueña.

“Que nos saque de pobres.. Rimas que te paguen un sueldo.. Radios que transmitan tu furia..”

Con la voluntad no alcanza para enmendar el caos, el secreto esta en flotar. Amigos, amantes y compañeros del intento de las rimas eclécticas en todos los puntos cardinales del salón.

“Nos volvimos más pop”, reconoce en una entrevista el frontman Arrascaeta, “pero curiosamente no nos ablandamos. Es raro, ¿no? La influencias son las de siempre: The Replacements, Hüsker Dü, Echo & The Bunnymen entre tantísima música que pulula por nuestros corazones”. Quizás sea difuso el recuerdo cuando a los 16 se subió a su primer escenario, pero anoche con 41 años seguramente lo intenso se volvió a repetir.

“Combatís al capital sin salvar contradicciones.. Te encuentro de madrugada tomando en la avenida.. Los sentidos suspendidos no hay piedras en el zapato..”

Para este Ryan Adams cordobés, con gestos de enigma y que no teme brincar sin vergüenza con su manos arqueadas como arabescos que se posan en un oso, quizás no haya dueto con Norah Jones pero le lloverán abrazos al bajar. De amigos, visitantes y adolescentes que chocaron hombros con él mismo en el pogo que como vicio constante no quiso estar ausente.

“Stanley Kubrick lo filmo.. De todo menos dormir.. No se puede reaccionar con las pestañas tan tiesas.. Se hace humo.. esta vida Highlander”.

En el Billboard de la entrega The Tristes sigue escalando, esta nota no promete éxitos, solo diapositivas que valen la pena volver a ver, para que el ritmo te tome de la mano y sus letras te taladren los pensamientos calmos.

+ Escucha lo nuevo de The Tristes

+ Fotos de The Tristes

Entrevista con Germán Arrascaeta – The Tristes en CordobaRock.com.ar

> Cobertura iPhone

El arte fue obra de la artista plástica Alejandra Bredeston; el diseño corresponde a Karina Mana

Anuncios

Los Rollings Stone y su exilio en Main St.

In Paladar mostaza on 21 junio, 2010 at 12:05 PM

Por Daniel Curtino

No es común que una banda tenga problemas con el fisco, o por lo menos no nos enteramos. Esos problemas finaciancieros lograron que un joven guitarrista británico se exiliara al sur de Francia y alquilara un “pequeña” mansión desde donde se gestaría el mejor álbum de The Rolling Stones.

Pero los Stones no se fueron a vivir juntos; cada uno tomó un rumbo en la bella Francia de los 70aunque, en el comienzo de la grabación del disco, a Watts (el Rolling que hace honor a su edad) le fastidiaba viajar 7 horas para llegar al chateau donde registraban los sonidos.

Las grabaciones comenzaron en julio de 1971 y, como todo lo que generaban los Stones en aquella época, fueron caóticas. La casa tenía problemas con la electricidad, por lo que, para no necesitar la electricidad de la residencia, la banda desvió (ilegalmente, obvio) los cables de las vías del tren cercanas al estudio móvil.

Sin embargo, el principal problema de las sesiones de grabación lo involucraban a Richards con su profunda adicción a la heroína, que lo llevaba a desaparecer en medios de las grabaciones y volver días después. Bill Wyman, bajista de la banda por aquel entonces, recordó, años más tarde, que la banda solía tocar cada noche, de ocho de la tarde hasta las tres de la madrugada aunque siempre había alguien que faltaba o había gente de más.

¿Como se graba un disco cuando constantemente te visitan William Burroughs, Terry Southern, John Lennon o Gram Parsons?

El trabajo acabó en octubre de 1971, después de que la policía francesa llegara a la mansión para preguntar a los moradores (mas de 100 personas) acerca de la visita de traficantes de droga. De esta época salieron los demos de Good Time Woman (que se convertía en Tumbling Dice, el gran tema del disco), Let It Loose (te suena Let It Be), y las versiones finales de Casino Boogie, Happy, Rocks Off, Soul Survivor y Ventilator Blues.

Además de Jagger, Richards y Watts, en estas grabaciones también participó Bobby Keys, Mick Taylor y el productor Jimmy Miller.

Un nuevo exilio para este disco aún sin nombre lleva a los Stones a Los Ángeles, luego del altercado con la policía en Francia. A fines de marzo del ’72 el disco estaba terminado y se contrata a un artista de la cultura Beat para la portada: John Van Hamersveld, el mismo que diseñó la portada del álbum Magical Mystery Tour de The Beatles.

La crítica no dio un buen recibimiento al álbum en el momento de su publicación a pesar del éxito comercial del que gozaban (no era fácil interpretar la magnitud de esos discos en esa época). Sin embargo, siempre hay alguien que sabe, como el gran el crítico de música y autonombrado “Decano de los críticos de rock” Robert Christgau, quien lo nombró en 1972 el mejor disco del año.

“Innegablemente lo mejor del año, esta desgastada obra maestra es el súmmum del rock del año ’72. Incluso ahora, siempre me complace cualquiera de las cuatro caras, aunque tuve que escucharlo veinticinco veces para comenzar a comprender de lo que los Stones eran capaces, y aún no he terminado la tarea”.

Y llegarían versiones Deluxe, remasterizadas, Bootleg, grabaciones inéditas, la remasterización final, para uno de los mejores disco de los 70 que ingresó en los 500 mejores álbumes de la historia. Y hoy, a 38 años de su lanzamiento, “Exile on Main St” ingresa a la lista definitiva de los discos que todo amante de la música debería tener.