maximo tell

Posts Tagged ‘Extranjero’

Fascismo siglo XXI

In Derecho a Replica, Exclusivos, Jorge on 20 agosto, 2010 at 2:19 PM

Por Santiago Jorge

En el Estado norteamericano de Arizona se aprobó la Ley  SB 1070 que considera delito a la inmigración sin papeles, se autoriza a los efectivos policiales (y a particulares a denunciar) a detener a “sospechosos” y requerirle en el caso de ser extranjero a que acredite ahí mismo su status legal.  También se permite el allanamiento de moradas donde se crea que están alojados “ilegales”.

Barack Obama se quedó solo en su cruzada por frenar la ley a la que calificó de “irresponsable”, es que este tipo de medidas es como matar al perro para terminar con la rabia, olvidándose por completo que aquellos 12 millones de indocumentados son seres humanos, que además de trabajar, consumen y aportan a la economía estadounidense.

Finalmente el sector conservador que impulsó el proyecto se salió con las suyas y cuenta con gran apoyo popular, más del 60% según encuestas.

La pregunta ¿Como se determina quien es sospechoso y quien no? Ofrece una única respuesta: Racismo. La policía detendrá y maltratará a quien tenga aspecto de ilegal. En criollo: las personas de color y quienes viven en barrios de inmigrantes sufrirán la persecución oficial. Inaceptable vaguedad para el siglo en que vivimos.

Pero hay mas preguntas, ¿Quién realizará los trabajos forzados en las zonas rurales? ¿Quienes cobrarán menos de lo que la ley manda?  ¿Quienes agacharán la cabeza ante la explotación patronal? Espero que esos puestos, despreciados por los primer mundistas americanos y deseados por latinoamericanos en busca de una vida mejor; lo ocupen aquellos retrógrados que apoyan este tipo de medidas, o mejor aún sus propios hijos.

Paradojas del destino, en nuestras tierras, celebramos con júbilo cuando una empresa norteamericana decide invertir en Argentina; inmediatamente el Gobierno le concede exenciones impositivas y flexibilización laboral, así se llenan de dólares (que regresan a su país de origen) gracias a nuestros recursos naturales a cambio de 50, 100 o con suerte 150 puestos de trabajo con sueldos mínimos. Nuestras puertas siempre abiertas.

Cada Estado es soberano para dictar sus leyes y definir sus destinos, pero si en Afganistán o Irak no hay democracia o se fabrican bombas, ellos todo-poderosos, se arrogan la facultad de intervenir, en nombre de la paz y los derechos humanos.

Ahora, si EEUU desobedece a Naciones Unidas, cuando ésta no autorizaba la invasión a Afganistán; y también puede promulgar normas discriminatorias e inquisitivas que trata a las personas como “cosas”, no pasa nada.

Una pena por Barack Obama que trajo al mundo fe en cuanto al cambio de mentalidad en la sociedad norteamericana.

“Si me pedís que vuelva otra vez donde nací, te pido que tu empresa se vaya de mi país, y así será de igual a igual”
León Gieco

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Anuncios

Mi mundial 3: la gente no entiende nada

In AguaSuaves, Exclusivos, Rudy on 15 junio, 2010 at 9:50 AM

Por Pamela Rudy

Desde Puerto Rico

Continuación de Mi Mundial y Mi Mundial 2

Creo que no fui la única argentina que el viernes por la noche no pegó un ojo de la ansiedad.

A pesar de que el dueño del café  Siglo XX había prometido una ronda de cerveza por cada partido que nuestro equipo ganara, decidí ver el primer partido de la selección en Fefo’s por una simple razón: queda exactamente al lado de donde vivo. Además, el jueves entraba a trabajar a las 12 y como el partido terminaba 11.45 no hubiese tenido tiempo de tomar mi cerveza, cambiarme la ropa, maquillarme y demás para llegar a tiempo al work (excusas de vaga, por supuesto).

Me levanté de la cama con el pie derecho, me puse mi camiseta (tengo la de Hockey femenino, cuello mao con la gran estampa de VISA en el frente, sin mangas) acompañada de una minifalda blanca y zapatillas del mismo color. Bajé al bar elegido y me sentí observada. No solo era la única argentina en el lugar, sino que en ese momento sólo había estadounidenses desayunando.

Pensé rápidamente en salir corriendo hasta el otro bar, pero ya la moza (muy amiga) me estaba preparando una ensalada de frutas con yougurt y miel por que sabía que eso pediría. Además, mis nenes ya estaban en pantalla, todo hermosos con sus camisetas fatales (este modelo les marca más los brazos), todos súper concentrados, con cara seria y esperanzada. Sana envidia a Evangelina Anderson. Si Romero está soltero me avisan, yo lo Googlie y no sale nada de su estado civil. Quién te dice, mi vida está muy loca, uno nunca sabe.

Yo estaba muy emocionada. Cuando comenzó a sonar el himno y los muchachos se abrazaron, se me llenó el pecho y comencé a lagrimear.

Comentario recibido número 1: me toca la espalda una joven americana de unos 18 años “are you from Argentina? i mean, does your song have any liryc? cause i didnt hear any” esto es traducido “¿El himno de ustedes tiene letra? por que no la escuché”. Mi amor, divina, my dearest darling, preciosa… claro que tiene letra y en todo momento habla de la libertad de nuestro pueblo de países como los tuyos. Termina diciendo: juremos con gloria morir y así de fuerte van a luchar esos hombres en el mundial porque nos están representando con pasión, una de las tantas cosas que no compras ni con Mastercard ni con tu amada American Express. Agradecé que la introducción del himno no tiene letra corazón, sino yo estaría demasiado revuelta en este lugar. Si tenés alguna otra duda te la contesto en 90 minutos, thanks!.

Comenzó el partido y yo sentía una mezcla de nervios, ansiedad, alegría y demás hierbas. Ya no me importaba si era la única argentina en el lugar, me sentía acompañada en el sentimiento con todos mis compatriotas que en ese momento estábamos frente a un televisor del tamaño que sea, donde sea y como sea. Tengo que serles sincera, el gol de Heinze me agarró de sorpresa mientras pedía un vaso de agua (me quise matar). La emoción fue tan grande! Me paré de mi silla y me quede estática riendo por varios segundos, feliz!

Comentario 2: la yanki de la mesa de atrás lanza al viento un “i dont understand how can people like this game. I mean, hello! 20 guys just running to get a ball in such a big place, it has no sense”… esto es (en tono despectivo) “no entiendo como a la gente le puede gustar este juego. Osea, hello! 20 tipos corriendo detrás de una pelota en un lugar tan grande, no tiene sentido”. Quedó de película: a mi se me cae una lágrima y como estaba parada, me di vuelta, la miré, le sonreí y me senté. No la escuché hablar nunca más del tema. La gente no entiende nada.

El partido transcurrió sin demasiados inconvenientes. Si bien me hubiese encantado gritar un segundo gol, el equipo argentino fue claramente superior en el partido. Además recuerdo la conferencia de prensa previa al juego en la que Maradona dijo que comenzaría con un equipo al 6.5 de su potencial total, aún queda mucho por mostrar.

Fui la única que aplaudió y se largó a reír de la felicidad cuando terminó el partido pero poco me importaba lo que piense la gente.

Comentario número 3: mientras subía a mi habitación a cambiarme para ir al trabajo, un huésped me grita “eres la tarjeta VISA más linda que he visto en mi vida”. Decime vos, después del triunfo de mi equipo y semejante piropo, ¿Qué más podía pedir?.

El resto de mi sábado fue una oda al amor. Mi jefa me saludo gritando “goooooooooool de Argentina” y me sacó varias carcajadas. Los chicos de Brickhouse (un bar de deportes) pasaron a saludarme a mi trabajo vestidos de punta en blanco con uniformes de fútbol de argentina e incluso el chico que me gusta me llamó por teléfono para felicitarme. A este paso, vamos bárbaro.

El unico “problemita” se registró en horas de la noche. Como todos los sábados, me fui a mi boliche de salsa y mientras aguardaba en la puerta para entrar, se me acerca un conocido con su novia para felicitarme y me viene con el siguiente discurso:

“Felicitaciones por lo de Argentina, muy buen partido. Pero igual ustedes no van a ganar y en realidad no se merecen ganar. Yo trabajo de bartender y los argentinos no dejan propina y son egocéntricos, lo peor. Además se creen que por tener a Maradona, un drogadicto insoportable, y a Messi, un enano de jardín, pueden llegar muy lejos”.

Yo no sabía si me estaba jodiendo o si iba e serio. Respiré profundo y le contesté con respeto: “si a vos no te gusta el equipo, bárbaro. Pero no mezcles eso con  mi cultura ni con los ídolos populares por que son cosas muy diferentes”.

Al chico le molestó demasiado lo que le dije y comenzó a elevar su tono de voz, a la vez que su novia lo agarraba de la cintura y le decía “basta papi, dejalo ahi” cual gata flora. Yo lo escuchaba y me reía porque me parecía absurdo que un pibe se enoje por… porque… nose por que carajo estaba tan caliente el muchacho! Y seguía diciendo: “yo soy descendiente de alemanes y ganamos 4-0, estamos por encima de todos y vamos a hacer llorar a los argentinos. El mundial es nuestro! Yo estoy con los alemanes porque vengo de esa cultura que es la mejor”.

Yo no lo podía creer: “mi amor, yo también soy descendiente de alemanes pero su cultura NO ES LA MEJOR, es diferente. Jamás compares a las culturas porque gracias a eso nos hemos cansado de matar a pueblos enteros. Y si ganaron 4-0, es el primer partido macho! Queda mucho por jugar y dejá que cuando se crucen con Argentina, si es que sucede, el fútbol hable por si sólo”.

Sabes lo que me dijo?: “Ves por qué no soporto a los argentinos! Todos se creen superiores y no son más que pura mierda”. Después de semejantes palabras, el muchacho me dio la espalda y se fue. Yo lo empujé de la  espalda porque realmente me ofendieron sus palabras. (No lo empujé fuerte, vale aclarar).

La gota que rebalsó el vaso fue su novia que se me acercó sacando pecho y me dijo: “tu lo vuelves a tocar yo te doy en la cara pendeja”. Yo me reí porque la chica era dos cabezas más bajita que yo! Y allá se fueron los dos resentidos. Yo miré al chico que trabaja en la puerta del boliche y nos quedamos en silencio por un rato. Creo que aun hoy no encuentro palabras para expresar lo que sentí en ese momento. Pero como no hay mal que por bien no venga, el divino de la entrada, con un poco de compasión, me dejó pasar gratis y me regaló una cerveza. ¿Nadie más quiere discutir?.

Y así ando divagando por Puerto Rico, festejando con algunos, ignorando a otros por cuestión de salud.  Jueves, te estoy esperando! Salud Argentina!

> Esta autora es Columnista permanente de este Blog