maximo tell

Posts Tagged ‘Facebook’

#SMDayCba 2014: Lo que hacemos y aquello inevitable

In Cobertura iPhone on 11 octubre, 2014 at 1:09 PM

La cita fue contundente, cada vez mas gente se interesa en Social Media y hacen falta espacios de discusión o foros para la reflexión entre los que “Hacemos cosas” en las redes sociales y la web.

La formula general del Social Media Day se repitió con ciertos ajustes en comparación a 2013. Paneles para los grandes Medios (ahora también Sponsors explícitos), Agencias “porteñas” con su impronta capitalina; un momento para los grandes Players como Google y Facebook; Especialistas puntuales y esta vez si, un panel de ciertas micro experiencias locales para cotejar y discutir.

Por la mañana #ElContexto, donde lo más destacado fue el panorama que brindó Lalo @Zanoni sobre el futuro interconectado en el que viviremos. Humor, dinámica y la visión de alguien que va y trae, de las Ferias de Tecnología más importantes del mundo, esos detalles claves de los que hablaremos los próximos 10 años.

El caso de @TarjetaNaranja como siempre (lo hemos visto varias veces pero siempre renovado y fresco) fue muy prolijo, contundente, claro, sin esconder datos ni experiencias. Sin dudas una de las empresas más sólidas en lo que a su estrategia digital se refiere. Los ejes fueron las Crisis; el Contenido puntual de sus acciones durante el Mundial Brasil 2014 (fueron Sponsor de la Selección Argentina) y el espíritu que los entrelaza, condensado en Conocernos. Queda claro que intentan transmitir un espíritu (Naranja) que es transversal a todos los que hacen esa Empresa, y en Redes lo van logrando. Lo que se destaca es que se animen a contar, siempre, los pasos que van dan y los ajustes que disponen. Sincera, puntual y con sustento.

1500x500

seco1

Foto cortesía de Álvaro Corral (http://www.alvarocorral.com.ar)

El plato fuerte antes del almuerzo (?). Facebook volvió a Córdoba, la ultima vez había sido en el Congreso de Fopea donde Alberto Arévalos había transitado la cornisa del respeto por la incomodidad de responder ciertas preguntas. Esta vez un entretenido Bruno Maslo y una precisa exposición de Mariana Piccinini cayeron muy bien. Facebook ahora se para del lado de las PyMES y le sobran argumentos de Targetting o Segmentación como para ser un destino atractivo de la inversión. Inversión que ellos argumentan debe ser cada vez mas creativa para lograr un lugar en el Newsfeed, que aumentó por siete la competencia de “oferta” de contenido.

Todo fue risas y casos que explotan su conversión gracias a la Fan Page hasta que @LSeco dijo lo que todos querían preguntar (o mejor dicho, gritó lo que todos querían decirles) ¿Se puede sobrevivir en Facebook sin pagarles? Esta vez tampoco hubo respuesta del todo, pero por lo menos @BMaslo educadamente llamó a dar pelea por lo creativo. Creo que la respuesta es que Facebook no se quedará mirando como las Empresas utilizan su plataforma como un canal para hacer negocios sin que se lo incluya. Quedan para la próxima las otras preguntas incomodas: facturación en territorio nacional y privacidad o condiciones de uso.

#Tip: todo lo nuevo que se mejoró en Facebook sobre posteos de Video nativo. A repasar y experimentar porque puede darle entidad a nuevos mensajes.


Por la tarde, el postre, lo empalagoso de Google y su fiel estilo tanguero: primero yo, segundo yo, tercero yo. Números insuperables y tan fríos como simples para “pedirnos” que ahora pautemos (también) en YouTube. Una sensación totalmente contraria dejó el simpático caso de las Abuelas Googleras. La tecnología a veces tiene esas cosas que la vuelven cálida y esta es una de esas.

Lo que se veía venir. La técnica en el escenario estaba entre algodones y Fabian Melo se llevó la peor parte. La Siglo 21 falló ahí y una exposición que buscaba ofrecer uno de sus productos terminó patinando. Melo sobrevivió por la simpatía de los Tweets pero punto flojo. Y aprovecho para un asterisco: ¿nadie se dio cuenta todavía en la Universidad mas grande del interior del país lo que pasa desde que se fue “el Bomba”? No hay hospitalidad en el Campus mas caro de la Región Centro, el Wifi tropieza, nadie se ocupa de los detalles de darse cuenta cuando falta aire acondicionado (o sobra) y cuando no se soporta el estupor, son mínimas cosas que prestigian al lugar, o por lo menos hacen que todo sea acorde y coherente.

Tenía que haber Periodismo. Zuliani dio la fecha de aire para PulXo (?). Perotti volvió como en 2013 a marcar panorama y sus frases twitteables volvieron a ser elogiadas por el público. Darío Gallo trajo buenos conceptos y una visión que enriqueció. La conclusión: hay que seguir apostando al Contenido y buscar que la gente se quede mas tiempo en la web. Lástima que después entres a sus Diarios y entre los banners y el #ContenidoWanda solo te dan ganas de irte. Ya se unirán supongo con el tiempo lo dicho en las charlas y lo que hacen.

Atentos a las dos Apps de Clarín: Al Toque es la redacción Mobile que cura contenido y te propone una especie de Timeline de Twitter con “Titulo y bajada”. Buscan síntesis y profundidad. A tener en cuenta! Y Clarín Social tiene como novedad que al fotografiar (o escanear) el diario te permite compartir el artículo digital. Gran oportunidad comercial puede traer un modelo de este tipo.

Al final, Community Managers. De este panel, que me tocó integrar, solo diré que en el poco tiempo que hubo se intentó dar una fotografía panorámica de diferente casos y esa diversidad avivó muchas consultas del público. Habrá que seguir la conversación. Bien por Adriana Bustamante que se animó a subir a “los jóvenes” que muchas veces están detrás haciendo que las cosas pasen.

*Aclaro que no fui alumno de la Universidad Siglo 21 ni cursé ninguna de sus Diplomaturas como se anunció en las redes oficiales del evento.

¿A vos qué te pareció el #SMDayCba?

Podés ver entero todo el evento acá:

Anuncios

Los discursos en las redes sociales y nuestra revolución interna

In Derecho a Replica, Exclusivos on 21 mayo, 2012 at 2:27 PM

Nuestras posiciones a diario están en debate. Seguramente, en la ciudad que vivas existe un medio de comunicación dominante que intenta a diario implantarte un mensaje y a su vez otro grupo de medios o bien el gobierno de tu lugar, también insiste con lo mismo. La batalla discursiva en los ámbitos sociales no es novedad, mucho menos en política. Pero esto no implica que no debamos prestar atención a como se ha ido modificando el escenario con la aparición de internet y las redes sociales por ejemplo.

Los medios y el gobierno intentan influir en la agenda y en vos. En esa disputa que cada vez desconoce más la ética y la responsabilidad, nosotros los usuarios quedamos en el medio. Mucho peor aún si sos comunicador, periodista o trabajas en un medio: los mismos bandos intentan categorizarte para su vereda o el lado contrario, para rápidamente detectar alguna variación en tu opinión y poder tildarte de traidor; la otra opción es que pases a ser un “enemigo”. No me asustan las categorías porque los condenados (y a veces hasta los propios verdugos) sabemos del vacío conceptual que muchas veces estas llevan en sí. Lo que me alarma cada vez más es la soltura con la que podemos ser llevados y traídos y lo que es más grave aún: ¿No hay lugar para posiciones sin fanatismos, pensantes y medidas?

¿En qué momento confundimos el sano “estar de acuerdo con algunas cosas y con otras no” con algo dañino como el “ser tibio”. Este último no se interesa, “no le calienta” ni saber mas ni mejor. No tiene argumentos, pero una persona que se para equidistante a la trinchera de los medios y la vereda de un gobierno tiene otras armas. En ese contexto es que además los simples mortales hemos accedido a un megáfono. Estamos en las redes sociales y allí también tendremos que defender nuestra posición y defendernos de los extremistas. Ser coherentes será necesario, pero otra duda es ¿somos capaces de llevar nuestras banderas del mundo online al offline?.

20120521-142619.jpg

@canquismith en su nota La “re-evolución” que no (es) fue trae un buen disparador para esta parte del debate.

Pensando y tratando de buscarle alguna respuesta a la diferencia sustancial que existe entre cómo nos expresamos en las Redes Sociales contra un sistema y luego en la vida real no se ve plasmado de igual manera, encontré una posible respuesta en el prólogo del libro “Mundo Twitter” de José Luis Orihuela, escrito por Alejandro Piscitelli.

Una doble vida: Digital vs. Real

Más allá de cómo nos comportemos en internet, en la vida “offline” tenemos otro modo de reaccionar. Este doble discurso constante que se viene gestando desde hace unos años (con la masificación de las redes sociales y la apertura de los medios a la participación activa del usuario) todavía está en plena evolución y no pasa más de un simple descargo mediante un comentario o en un grupo de Facebook. No quiero resumir todo esto a un simple concepto de “hipocresía”.

En un momento el sociólogo Gladwell, se indigna con el reduccionismo tecnológico de algunos analistas, que insisten en que los medios sociales estarían reinventando el activismo político. La verdad es que esta premisa (hoy) no es absoluta, pero tampoco se le podría negar a las redes digitales el poder que han adquirido, o la manera en la que han potenciado la comunicación. Para Gladwell decir que plataformas sociales como Facebook y Twitter planteen un activismo político de alto riesgo, siendo que los lazos los unen son débiles, le parece muy difícil. Somos amigos, los seguimos, nos siguen, pero no forman parte de nuestro círculo práctico y físico. No son amigos, si no conocidos.

¿Hasta donde estamos dispuestos a llegar hoy?

En mi ciudad hace unos días, los trabajadores de transporte llevaron adelante un reclamo salarial durante tres días, ocasionando el descontento de gran parte de los usuarios del servicio. Claro está que quedará pendiente un análisis acerca de cuán comprensibles somos los propios miembros de nuestra comunidad con los pares, pero volvamos al foco. En un caso como este, los usuarios deciden “sublevarse mediante Facebook” generando un Grupo para un “Paro de usuarios“, se agregan mas 13 mil voluntades virtuales y el día pactado, no más de 10 pasajeros llevan la premisa a la realidad. ¿Por que no materializamos el reclamo? ¿Por que no pudo haber indignados en mi ciudad?

Mucho puede haber de incoherencia ideológica, de conservadurismo, de temor, de equivocación en la estrategia de un reclamo. Pero sobre todas las cosas deberíamos preguntarnos si ¿estamos dispuestos a ser tan activistas en la vida real como en un timeline? ¿Votamos con la misma consciencia que tweeteamos? ¿Nos movilizamos con la misma efectividad con la que entramos a un grupo en Facebook? El Medio puede hacer mucho, el Gobierno puede pretender otro tanto y la plataforma permitir algo, pero la verdad es que ninguna de estas cuestiones parecen ser suficientes para movilizarnos. Ni de nuestros argumentos ni por ellos.

Fuente Foto: afinidades.org

Razones para un mundo mejor.. ¿Con o sin Coca Cola?

In Malas Viejas on 30 mayo, 2011 at 10:00 AM

Millones de personas han publicado en sus muros de Facebook o compartido en Twitter la publicidad de Coca Cola en la que se insiste en que “Hay Razones Para Creer En Un Mundo Mejor“. Es difícil esquivar los virales que se generan en Internet y mucho más aún cuando estás mucho tiempo en las redes sociales. La gente se entusiasma con la canción, quizás realmente cree en el mensaje o simplemente se vincula con una de las marcas más grandes del mundo.

El caso es que cada vez que vi esta publicidad, pensé en cuando llegarían las miradas críticas sobre una marca como Coca Cola que induce a creer en ella como marca sumamente limpia, más allá que no lo diga explícitamente, cuando al menos genera sospechas. No acuso a la marca, porque además conozco ciertas acciones con las que Coke pretende ser más sustentable, solo me refiero acá que no voy a comprar el concepto.

¿El mundo será mejor con Coca Cola o sería mejor si sus industrias no existieran? Ustedes decidan.

Y finalmente una mirada totalmente pesimista (y discutible) que llega desde Colombia.

Vía Danilo Tonti / Nelson Lastiri

iRedes, Primer Congreso Iberoamericano de Redes Sociales

In Derecho a Replica, Exclusivos on 28 febrero, 2011 at 9:46 AM

Por Rocío Mascaró Vicioso

Especial desde España

La presentadora de iRedes, Miriam Reyes, muy mona ella vestida, y con una sonrisa de oreja a oreja, que mostraba su agrado por estar ahí, nos dio la bienvenida a todos los allí presentes, y por supuesto a todos los que iban a seguir el congreso mediante streaming. Para comenzar, tuvo que haber los típicos discursitos inaugurales de los políticos de turno, que simplemente no hicieron ni dijeron nada nuevo.

El encargado de la conferencia inaugural fue el argentino Alejandro Piscitelli, consultor y profesor de la Universidad de Buenos Aires, y autor de Filosofitis. Piscitelli hizo una interesante exposición, ayudado de videos divertidos y un discurso entretenido. Me quedo con un par de cosas que dijo:

Planteó el tema de si se puede “desconectar la red”. “Puedes desconectar los “Ips”, puedes desenchufar la red, pero eso no va a hacer que la gente se inmovilice”. Es posible, claro que si, como sucedió en Egipto, pero según explicó, en Egipto solo hay 5 proveedores, y al conseguir desconectarlos todos, se consiguió “desconectar la red”, pero la gente siguió movilizándose. Por tanto, sí es posible desconectar la red, pero eso no significa que se paralice el mundo. En EEUU por ejemplo, sería bastante difícil “desconectar la red” ya que hay miles de proveedores.

Otra cosa que comentó, es que las tecnologías avanzan a una velocidad espantosa. Proyectó un video en el que se reflejaba mediante un estudio que los niños de unos 10 años no conocen los aparatos y tecnologías de hace 20 años, por ejemplo el disquete, o la Game Boy…. Aparatos que parece que no son tan antiguos, y los niños no saben para que sirven. Sí, la tecnología avanza muy rápidamente, eso ya lo sabíamos todos, pero por lo menos yo, no sabía que TAN rápido.

En ese momento iRedes ya se había convertido en el tercer tema del momento en Twitter a nivel mundial.

“Facebook es un activismo de clicks”, dijo Piscitelli. Y así es, con un click en internet ya te estás movilizando, ya estás diciendo que quieres unirte a esa causa. ¿Pero que pasa cuando hay que movilizarse físicamente? Hoy en día, que se reúnan 200 personas en una plaza a manifestarse en contra (o a favor) de algo es un movimiento social, en cambio, que 200 personas se unan a un grupo en Facebook, no tiene apenas mérito ni relevancia social. Y quizás sea eso lo que haya que cambiar, quizás unirse a una plataforma virtual, tenga que significar algo.

Claro está que como dijo Piscitelli, actuar desde la distancia es fácil, es muy sencillo hacer “click” y no te supone ningún esfuerzo. Creo que deberiamos cambiar la forma en que se interpreta el simple “click”, y hacer que ese “click” signifique algo. Y no hay otra manera que cambiar la perspectiva de la gente. Enseñar que un simple “click” puede significar un cambio.

Con esto no quiero decir que se tenga que hacer todo desde internet, desde redes sociales, claro que no. La movilización física siempre va a ser más impactante que la de la red, o bueno, al menos de momento. Debería haber un término medio, como bien dijo Piscitelli: “ni tecnofilia ni tecnofobia”.

Después de entregar el Premio iRedes Letras Enredadas a Hernán Casciari, continuamos con la primera mesa redonda: Perspectivas Iberoamericanas sobre las redes sociales.

¿Qué destacar de esta hora y media? Pues no mucho la verdad. Ah, bueno si, algo que me pareció absurdo que se refleja en el twett de mi compañera: “@pachipelu: Totalmente absurda la situación de una ponente hablando en portugués y el moderador de la tabla traduciendo… #iRedes WTF!”

Los colaboradores en dicha mesa eran: Pablo Mancini (Argentino, periodista, gerente de Servicios Digitales del Grupo Clarín), Raquel Recuero (Brasileña, experta en social media y profesora de la Universidad Católica de Pelotas – ahí vino una carcajada común entre el público), Nicole Forttes (Chilena, asesora de comunicación digital y web 2.0 del gobierno chileno), y António Granado (Portugués, periodista y autor de Pontomedia. El mediador era José Luis Orihuela (profesor de la Universidad de Navarra y autor de eCuaderno.com).

Pues bien, la señora Recuero y el señor Granado dieron su exposición en portugués, y el señor Orihuela se encargó de traducir, de la mejor manera que pudo cada una de las frases. La mesa fue pausada, espesa, no corría información y apenas dialogaban entre ellos. No me parece que en un congreso internacional no se hable el inglés. Hubiera sido mucho más sensato y más fluido que, si no conocen el castellano (que sé que no tienen porque hablarlo ni dominarlo), que al menos hablen en inglés, sin necesidad de que nadie tenga que traducirles.

Se dedicaron a dar cifras de sus países, en vez de globalizarlo. Y si, me parece muy bien que nos deis el ejemplo de vuestro país, como hizo la señora Forttes, donde nos explicó que todos los ministros chilenos tienen Twitter y lo utilizan regularmente, para que el pueblo sepa en todo momento lo que está sucediendo en la política. “Son los propios ministros los que Twittean y los que están en contacto directo con los ciudadanos”. Me parece muy bien, pero eso a mi no me aporta nada. No creo que sea nada constructivo el que los ministros twitteen, pero bueno, mira, es algo que se hace en Chile, que aunque yo personalmente crea que no sirve de nada, parece ser que ellos están muy contentos.

Me gustaría citar al señor Mancini:

“Twitter es subtítulo de la realidad, y Facebook el making-off”. Me parece una muy buena reflexión. Creo que podría considerarse así ya que es cierto que el Twitter se está convirtiendo en la herramienta de comunicación en donde todo lo que sucede, se comenta, se twittea, se comparte. Es una forma de expresar lo que está pasando, de “subtitular la realidad”. Y lo mismo con el Facebook, podemos ver cómo están pasando las cosas que nos redean.

La hora de comida-cóctel en el Salón Rojo de Teatro Principal. Muy bonito el salón, pero muy poco práctico, no había ni mesas para apoyar las bebidas ni nada. Nos pasaron unos cuantos pinchitos y bebidas, pero no era muy cómodo que se diga.

Miriam Reyes, después de advertir a la gente de la parte de arriba del teatro que tuvieran cuidado para que no les cayera nada a los de abajo, citando textualmente: “apreciamos mucho las cabezas de los que habéis venido”, dio paso a Proyectos Enredados.

Presentado por Javier Martín, fundador de Loogic, Inventainternet e Iniciador.

Los participantes eran:

  • Mario Tascón (periodista y consultor)
  • Emilio Márquez (emprendedor y CEO de Networking Activo)
  • Chiqui Esteban (autor del mapa iRedes y director de Nuevas Narrativas de Lainformacion.com)
  • Diego Fernández Malvido (vicepresidente de la Fundación Burgos 2016)
  • Ricardo Alonso Maturana (CEO de la red social Gnoss)
  • Javier Celaya (socio-fundador de Dosdoce.com)
  • Millán Berzosa (periodista experto en comunicación digital, direcom de ideas4all y autor de mberzosa.com)

Mario Tascón, habló  del manual de estilo del español para internet y las redes sociales. Lo que puedo destacar es que opina que hemos pasado de una comunicación privada entre personas, a una comunicación pública, como es el Twitter. Y yo así lo creo también.

“Internet ha supuesto un cambio social tan grande como lo fue el fuego en su día, solo que internet ha tardado tan solo 20 años en consolidarse, mientras que el fuego tardó cientos”.

Ricardo Alonso Maturana, indicó que “la tecnología ha de funcionar mejor, para que las personas funcionen mejor”. Es decir, que la tecnología se está  convirtiendo en algo tan importante y tan imprescindible en las personas que al mejorar las tecnologías y los medios de comunicación de redes sociales, se mejorarán las relaciones entre personas.

Miguel Ángel López Peña habló de Las Otras Redes Sociales: Redes profesionales y Redes temáticas. Lo único que hizo fue exponer diferencias entre redes, pero no aportó nada importante. Dijo que cada vez más, las redes son más concretas en cuanto a temática y que los contenidos se comentan tanto dentro como fuera de la red. “Está suponiendo un cambio radical, es más importante el contenido que la persona”. Yo en parte discrepo con esto. Si que es verdad que por ejemplo, si se trata de información de primera mano, de algún suceso, y te lo está contando alguien que lo acaba de vivir en primera persona, es mas importante lo que te está contando, que si es fulanito o menganito. Pero también pienso que muchas veces es más importante QUIEN ha dicho tal cosa, más que QUE ha dicho. Si es un personaje público y dice una burrada, va a tener mucha más repercusión social que si lo dice mi vecino. Por tanto, depende de a que nos refiramos es cierto que el contenido es más importante que la persona, pero no siempre es así.

Después de otra breve pausa, para tomar las galletitas ricas y dos cafés, volvimos con Café  & Periodismo: Redes Sociales y Medios de Comunicación.

Estos fueron los participantes:

  • Millán Berzosa
  • Bárbara Yuste (responsable de la sección de Medios y Redes de ABC
  • Miguel Ángel Jimeno (profesor de periodismo de la Universidad de Navarra y autor de La buena prensa)
  • Ignacio Escolar (periodista y analista político, autor de Escolar.net)
  • Gumersindo Lafuente (director adjunto de Elpais.com)
  • Rosalia Lloret (directora general de desattollo digital de Unidad Editorial)

¿Qué destacar de aquí? Nada. Nada nuevo. Y que mejor que un retwett del momento: “RT @juligonza26: No hemos oído absolutamente nada nuevo hoy en #iredes. Frases resultonas y ponentes que hablan para ser tuiteados, poco más”.

En el turno de las preguntas @mediotic se aventuró a preguntar: “¿un periodista tiene libertad para opinar y escribir lo que quiera independiente del medio al que pertenezca?” Refiriéndose al ya conocidísimo Caso Vigalondo (teniendo en cuenta que Vigalondo no es periodista, pero si participante en el medio). La respuesta de Lafuente… contestó cualquier cosa menos lo que se le había preguntado… evitando situación embarazosa.

Hasta ahí el primer día de iRedes, un congreso supuestamente innovador, pero que no aportó absolutamente nada nuevo. A las 9:30 de la mañana del Viernes dio comienzo el segundo día del Congreso iRedes.

Mesa Redonda: Creación de contenidos y futuro de las redes sociales, moderado por Koro Castellano (directora para España y Portugal de Amazon y de BuyVIP.com).

Los participantes fueron:

  • Ícaro Moyano (director de comunicación de Tuenti)
  • Laura Gómez (Gerente internacionalización de Twitter)
  • Juan Andrés Muñoz (senio interactive producer de CNN en Español)
  • David Varona (desde RTVE).

De las primeras cosas que dijo el señor Moyano fue: “si ves la frente de los asistentes a un congreso, es que va bien, porque eso significa que están escribiendo en internet”.

Me pareció un tipo curioso y dijo cosas que me parecieron razonables. “Intentar vender periódicos es intentar vender la vaca entera, la gente ahora quiere seleccionar la carne”. Yo estoy completamente de acuerdo. La gente ya no quiere leer TODO, quiere poder seleccionar los temas y poder elegir lo que quiere tener entre manos.

Actualmente hay unos 115 millones de twetts diarios. “Es un cambio abierto de información”. Puedes ver desde lo más cotidiano (lo que está desayunando tu vecino) hasta lo más importante (cuando ganó Obama las elecciones).

Cualquiera puede dar información sobre algo acontecido. Luego el periodista se tiene que encargar de verificar dicha información, y luego ya se puede difundir. De esta forma todos somos parte de la comunicación, todos tenemos un papel dentro de la información. Para los medios de comunicación, es importante la conexión directa con sus seguidores porque así es más fácil y directo el acceso a la información.

Algo que me llamó  mucho la atención fue que la señora Gómez dijo: “Twitter no es una red social, porque no hay interacción necesaria entre los usuarios, es una red de información”.

Es una red de información, claro está, pero en el momento en el que existe la posibilidad de intercambiar e interactuar entre usuarios ya se convierte en una red social. Cada uno puede utilizarla o no, pero la opción está ahí, y por tanto yo creo q sí que se le debe considerar como red social. Otra cosa que dijo fue:

“Nosotros no queremos que la gente twettee, queremos que consuma información”. Bueno, pero para que X pueda recibir información, Y tiene que twettear. Eso a mi no me cuadra. Lo importante es que cuanta más gente twettee, más información fluye en esa red, y más gente puede leer y comentar y participar activamente en la red.

Alguien comentó  también (siento no acordarme de los nombres, pero a esas alturas del congreso ya no me apetecía seguir escribiendo nombres de ponentes), algo que me parece obvio, pero que sin duda hay que ir recordándolo a menudo: “para estar en una red social, hay que saber para qué se quiere estar”. Parece obvio, pero mucha gente que se da de alta en redes no sabe las opciones que tiene esa red, ni para que quiere estar ahí metida.

Seguidamente, la Clausura: Las redes sociales desde Atapuerca hasta Twitter, con Arturo Pérez-Reverte (escritor y miembro de la Real Academia Española) y Juan Luis Arsuaga (paleoantropólogo y co-director del Yacimiento de Atapuerca).

El señor Arsuaga me pareció muy interesante. Dio una explicación de la evolución humana y social muy bien planteada. Cierto es, como explicó, que ahora “no tenemos tiempo a adaptarnos a los cambios”. Antes, desde que había un cambio hasta que se consolidaba, daba tiempo a prepararte mentalmente. Las cosas ahora están cambiando muy rápidamente, sobre todo en cuanto a tecnología, y tenemos que estar atentos para no perdernos nada por el camino.

Me gustó mucho lo que dijo: “un micrófono no sustituye mi voz, solo hace que llegue más lejos”. Esto aplicado a la tecnología es lo mismo. Las redes solo hacen que se pueda llegar más lejos, y que sea más fácil, rápido y eficaz difundir un mensaje.

“La tecnología amplia las posibilidades, no sustituye las necesidades biológicas”.

También afirmó  que tenemos una capacidad limitada para relacionarnos socialmente. Teniendo redes sociales, no se va a aumentar esa capacidad, simplemente la puedes distribuir. Puedes tener miles de “amigos” en una red social, pero eso no hace que puedas relacionarte con todos ellos, son contactos, no amigos, ya que los “amigos se cuentan con una mano”. A esto, el señor Pérez-Reverte le dijo: “para mi, todos mis lectores son amigos”. La perfecta respuesta del señor Arsuaga a esto fue: “Ahí has quedado muy bien, pero no es así”.

“Escribiendo se puede transmitir, pero también malinterpretar”. Es un lenguaje complejo, ya que no es directo ni sincero como lo es el lenguaje corporal. En una red puedes escribir un comentario que suene borde, al final de dicho comentario añades un “jaja” y estás mostrando la ironía con la que has escrito lo anterior. Mediante el lenguaje corporal es muy difícil mentir, es muy difícil transmitir algo que no sientes. El lenguaje cara a cara es la forma más directa y sincera de comunicarse.

“@rlloret: El lenguaje del cuerpo es el más veraz. Imposible forzar el lenguaje del cuerpo. En las redes virtuales esto se pierde”

Mientras Arsuaga se dedicaba a dar explicaciones interesantes, Pérez-Reverte se dedicaba a decir que el país está mal, que la sociedad está mal, que los jóvenes somos vulnerables etc.

“@Ro_masvic: Señor @perezreverte, sepa usted que los jóvenes no somos vulnerables!”

Varias cosas de las que dijo Pérez-Reverte me parecieron absurdas, como por ejemplo lo de que Álex de la Iglesia “habló de su dimisión de broma en Twitter y la Academia le obligó a cumplirlo”. Absurdo total.

Arsuaga en cambio, daba ánimos, y decía: “no tenemos el derecho a transmitir a los jóvenes un mensaje negativo, de que están en un mal mundo. Tienen que saber que tienen una misión en el mundo, pero no de un modo negativo”. Gracias, Arsuaga.

Una cita con la que me gustaría acabar: “Las redes por si solas no transforman la sociedad, a menos que las utilicemos para ello”.

El bloguero egipcio Wael Abbas pide al mundo “retwittear” la revolución y hacerla global

In Malas Viejas on 30 enero, 2011 at 11:09 AM

El bloguero egipcio Wael Abbas es conocido por su protagonismo en las crónica de la represión (encarcelamientos y torturas) que los valientes ciudadanos digitales sufren en Egipto. Ese país dirigido por un tirano al que los estadistas europeos y de la Casa Blanca le piden reformas en lugar de la dimisión. Acá el último texto de David Ballota sobre el tema.

Wael Abbas es un símbolo de la generación red (internautas que quieren democracia y libertad) y un nombre conocido entre todos aquellos que tuvieron la sensibilidad de atender a lo que pasaba en Egipto, más allá del turismo, antes de la revolución. Ayer cuando llegaban confusas noticias sobre un levantamiento del bloqueo a Internet, muchos fuímos al twitter del amigo Wael, héroe de la libertad digital y callejera. Era cierto aunque las agencias insistían en que no podía ser. Ya funciona algo parecido a internet.

Además Wael, hombre de cárceles y por eso de libertades, estaba bien. En plena forma. En línea y en su línea. El bloguero que simboliza la ejemplar vanguardia de la revolución egipcia, no se andaba con muchas presentaciones. Directo a la batalla. Nos pedía ayuda: Es necesaria una demostración de protesta en casa de los Mubarak en LondresGamal Mubarak, el hijo y heredero del tirano, el refinado banquero que Occidente aceptaría como líder de esta nueva situación. Gamal Mubarak el corresponsable de cada muerte y cada tortura infringida a los disidentes. El hombre de Occidente. Véase más información en WikiLeaks y fotos en el Hola.

Entonces Wael Abbas desde una buhardilla de El Cairo le pasaba al mundo (“mail and twitter”) la dirección en el refugio de Londres de los Mubarak, el refugio de los sátrapas. Londres: 28 Wilton Place, Westminster SW1X 8RLTwitter se movilizó y una chica no tardó mucho enaproximarse a la vivienda en labores de reconocimiento. Es la globalización y jugamos todos, decía uno. La revolución egipcia se hace global o fracasará. Las brigadas internacionales son esta vez digitales. El movimiento es global. El hastío de una generación engañada.

Uf, el debate derivaba a lo propio. Hay un desencanto explosivo. Grupos de ciudadanos digitales que como en las asambleas callejeras de Túnez, en las que se discute, ahora mismo, si ese gobierno y sus ministros merecen seguir, debatían sobre esta revolución global y las acciones que “podemos y debemos coordinar”. “Es el miedo de las élites, hasta ahora blindadas en su discreta (pero lujosa) urbanización cerrada, abusando e hipotecando al pueblo con sus decisiones mientras ellos cada vez son más ricos y más caraduras”. “1000 parados al día, 50% de paro juvenil”.

“Sí, pero los más lúcidos de los poderosos se saben amenazados”. “En cualquier momento una turbamulta de “tuiteros” cerrará la puerta y saldrá a la calle también en España”. Algunos en UK sugerían, ayer, centrarse en el domicilio del ex presidente de las Azores.

Decía uno facilitando la supuesta dirección de un conocido político y presidente de una Caja de Ahorros. Entonces llegaba el “aguafiestas” y pedía calma. Aunque todos le daban la razón, “esto debe hacerse bien”, “las acciones deben ser pacíficas”. Masivas pero pacíficas. Uno encargó unapizza. Dirección: la casa de los Mubarak en Londres. Otro se quejaba de lo vago que es el internauta español cuando toca salir a la calle. ¿No estará enganchado?.

Mientras el bloguero Wael Abbas enviaba mensajes desde Twitter (retwittear) vía móvil o “nadie” sabe como, ni a lo mejor se debe contar, pero poco importa. Todos los egipcios que han podido, esta noche, enviar mensajes clamaban para que todos los ciudadanos del mundo con Twitter reenvíeen sus mensajes. Están convencidos que el triunfo de su revolución depende de la batalla de la información fuera de su país. Están alentando el pillaje los enemigos de la revolución, “el mundo lo tiene que saber”. Nos “narraba”, muy nervioso, un egipcio que aprovechó el agujero en la red. Le pregunté al viejo amigo atrincherado por el perfil de sus vecinos, “gente del poder o muy bien situada”. Ok, amigo.

“Los celulares están trabajando, pero los servicios de mensajes de texto aún no están disponibles. Internet con limitaciones puede estar abierto para alrededor de un 8% de los egipcios”, contaban Wael Abbas (y otros que preferían limitarse a informar) sin salir a escena. Un ruido en la escalera y adiós conexión. La policía del dictador incrementa la presión buscando a los blogueros. A Abbas nadie le preguntó por la fuente del dato que manejaba en la madrugada: ese 8% con Intenet.

Ahora todo el mundo sabe que el internet que más preocupa no es tanto el de las élites, incluyo aquí a la vanguardia digital, es sobre todo el de los chicos y chicas de los barrios. “Bajaron miles y miles. barrios enteros. Esa es la clave junto a Internet”. Son los jóvenes que han tenido el valor de jugarse la vida y en muchos casos perderla. Nada sin ellos. ¿Qué dice Cameron de impulsar reformas?. ¿Qué dice Sarkozy? ¿Qué dice Obama? ¿Qué dice Merkel? . Con el responsable de más de 100 muertes en 48 horas. ¿Quién votará a esta gente?.

Hasta tal punto ha llegado la complicidad con el régimen (hicieron lo mismo con Túnez) que no han querido decirles a sus ciudadanos que no viajen a Egipto o salgan de allí pitando. La imagen de que Mubarak (o antes el dictador tunecino) no ha perdido el control de la situación sugerida por unos servicios secretos y ciertos dirigente de cierta Internacional que tienen mucho que callar y responder. Han puesto en riesgo la vida de ciudadanos incluidos nuestros compatriotas. Esa es la verdad de la política. La Realpolitik que no cuenta el Telediario de TVE, ni de Lara.

Mientras Wael Abbas y sus compañeros instaban a sus compatriotas con “algo” de Internet a eliminar las contraseñas de sus conexiones inalámbricas para que otros puedan aprovechar sus servicios. “¡Internet vuelve, atento mundo!”. El orgullo de la blogosfera egipcia – y de muchos fuera de Egipto – no ha conseguido actualizar uno de sus blogs desde el miércoles. Pero si otro más personal.

Si gana la libertad nunca nadie censurará a Wael Abbas. Retwittear los mensajes de la revolución. Ojo con los medios de la tradición. Ya se ha descubierto más de una maniobra de algún viejo corresponsal (más bien estación gubernamental) y aliado del Egipto de Mubarak (y de algún país con miedo a perder influencia) colando noticias de agencia que se dan por ciertas y repiten hasta la saciedad desde algunos medios como loros despistados en Casa del Faraón. ¿Despistados?.

“Caerá el estudio de Aljazeera, Dw-World, la BBC… y el cuadro informativo que se transmitirá al mundo será un caos provocado por la revuelta que lo justificará todo, incluso que siga Mubarak”. Nos contó un pesimista hace unas horas… es la tesis también del principal defensor de Mubarak, el Rey de Arabia Saudí. Otro amigo de España.

El bloguero Wael Abbas se está jugando la vida. Ayúdale. Pon voz a los sin voz. Dispara tu twitter, tu Facebook o tu blog… Internet es el medio de la comunicación de la gente. De los ciudadanos libres que quieren democracia y libertad.

Más Información | Wael Abbas (twitter)

Fuente: NaciónRed


 

Hacktivismo y Ciberguerra, lo que viene

In AguaSuaves on 10 diciembre, 2010 at 9:47 AM

El mundo mira extrañado a su interior por la creciente ‘inseguridad’ estructural que se padece. Me refiero que este final de año ha colocado en una pendiente a los sistemas informáticos mundiales. Las filtraciones de WikiLeaks, el Hacktivismo contra determinadas empresas y la exacerbación de una posible Ciberguerra son algunos de los títulos que parecen preceder a un desenlace incalculable.

Al mezclar los términos hackeractivismo nos encontramos frente al hacktivismo, concepto que tiene algo así como 15 años desde que acuñó como “la utilización no-violenta de herramientas digitales ilegales o legalmente ambiguas persiguiendo fines políticos. Estas herramientas incluyen desfiguraciones de webs, redirecciones, ataques de denegación de servicio, robo de información, parodias, sustituciones virtuales, sabotajes virtuales y desarrollo de software”.

De esta manera, la desobediencia civil se cierne sobre aquellos pocos instruidos y capacitados a boicotear sistemas informáticos sin límites. Sin dudas, este será el movimiento contracultural del siglo XXI que ha encontrado en las nuevas tecnologías su forma de expresión.

En este escenario es donde WikiLeaks salta a escena y a mi entender cambiará la historia. Básicamente porque ha logrado sacar a luz aquello que tantos profesores de historia comentaban pero no podían probar, consiguió lo que los medios jamás se animaron o pudieron, encontraron todo aquello que siempre se buscó y desnudó al poder.

Con respecto al movimiento Wikileaks, sobre las guerras de AfganistánIrak, y de la diplomacia planetaria de EE UU, según indica Miguel Ángel Bastenier debemos distinguir dos realidades: el material informativo en sí mismo, y la propiedad política y moral de esa exposición. (ver)

Julian Assange declaraba que “periódicos y televisiones se han convertido en seleccionadores de contenidos tutelados” y recuerda que “dado el estado de impotencia actual del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”.

Lejos de hacer de Assange un líder de este tiempo,  me parece hay que colocarlo en el escalón correspondiente. Dirigente de un grupo de activistas independientes (se supone) que será recordado por haber acelerado un proceso donde el poder cambia de manos y se declama en un teclado de computadora. Aunque el mundo sigue girando en el mismo sentido.

Donde si se puede esperar algún efecto es en la clase de los diplomáticos profesionales, hacia adentro de las oficinas de los servicios exteriores. Obviamente es un golpe duro, aunque estamos lejos de saber aún si se trata del11 de Septiembre de la Diplomacia. (leer análisis de RRII)

A su vez, los ataques de ciberactivistas contra los sitios de Pay Pal, Mastercard y Visa dejaron en evidencia este miércoles que el compromiso a favor de la libertad de expresión de FacebookTwitter tiene límites difusos. (leer nota sobre las redes sociales y la libertad de expresión) Quedan dudas aún de si Twitter censura a Wikileaks y así continuaremos en el debate de intereses ahora expuestos a un click de distancia.

En estas condiciones es que hemos visto en los diarios el pasaje de la guerra santa de principio de siglo a la Ciberguerra que hoy se combate con trincheras repletas de gigabytes y tanquetas de virus. Miguel Suárez, experto en seguridad informática de Symantec que estamos en el medio de las batallas informáticas “y va a ser mucho más común en los próximos años. De hecho, cada vez es más normal que no solo compañías, sino también los Gobiernos recurran a consultores a la hora de definir los planes de protección de infraestructuras críticas”.

“Si se diese una ciberguerra la forma sería diferente y se nos haría entender que la Red es global pero causa efecto local. La estrategia ya no es con un ejército, un mapa y una brújula”, indica Antonio Miguel Fumero. Lo que nos lleva a pensar inevitablemente que tan seguros estamos en nuestros países, en términos gubernamentales y también desde las empresas. ¿Cuántas estructuras poseemos al alcance de un golpe informático?

Una de las características de nuestra época es, como enunciaba Jesús Pérez Triana en Guerras posmodernas, el “ascenso de un nuevo tipo de actor internacional de escala cada vez más pequeña”. Los mismos cambios tecnológicos que dan la posibilidad a pequeñas firmas de convertir un producto en fenómeno global o a un periodista en celebridad planetaria, permiten que comunidades de escala casi invisible “colapsen” sistemas vitales en la actual estructura de la globalización.

Y agrega David de Ugarte, al final de su columna, que la postmodernidad se parece cada vez más al mundo descrito por Bruce Sterling en Islas en la Red, y, como en aquella mítica novela, la ciberguerra es solo la telonera de las estrellas por llegar.

> Los documentos fueron filtrados a El PaísThe New York Times, Der Spiegel, Le Monde y The Guardian (Haz click en cada diario y conoce como contaron la historia).

Foto: skuggen.com

Me quiero borrar de Internet

In Malas Viejas on 6 diciembre, 2010 at 12:22 PM

Desprestigiados en la red, cada vez más personas tienen que recurrir a empresas especializadas en la supresión de información dañina. Conoce el caso de Miguel Cobacho de salirdeinternet.com en España.

Luis tiene un negocio y muchísimos clientes. Facebook le parecía una herramienta útil no solo para sus contactos personales, sino también profesionales, así que decidió abrir una cuenta en la red social. Hace un par de meses una persona que se llamaba igual que él le envió una solicitud de amistad.

“La verdad, no sé por qué acepté. Quizás por inercia. Enseguida descubrí que ese tipo se estaba haciendo pasar por mí, porque en su perfil había una foto mía, además de datos reales y otros falsos —sobre ideología política, religión, gustos personales, etcétera— que podían hacerme mucho daño. En su muro había vertido opiniones que si leían mis compradores me podían tachar de loco peligroso. Le envié un mensaje pidiéndole explicaciones y me contestó “jódete”. Consulté con informáticos, pero no hubo forma de seguir su rastro, ya que pudo apuntarse en un cibercafé. Entonces contacté con un despacho de abogados especializado en la supresión de información no deseada en la web. Bastó una amenaza de denuncia para que ese individuo desapareciera. Sospecho quién pudo ser, pero no tengo pruebas. La Red puede resultar a veces muy peligrosa. Para hundirme, bastaría con que alguien ponga en marcha un blog dedicado a poner a parir mi negocio”.

¿La privacidad ha muerto? Algo así parece que dijo Mark Zuckerberg, creador de Facebook, aunque luego lo desmintieran los portavoces de la compañía. Más allá de las opiniones están los hechos. Cientos de millones de internautas cuentan sin precauciones qué hacen minuto a minuto (Twitter); dónde comen o desayunan (Foursquare); enseñan sus fiestas del sábado noche (Facebook) e, incluso, relatan cuánto gastan y en qué, en Blippy, una nueva red social para compradores compulsivos que registra y comunica a nuestros contactos cada compra que hacemos con determinada tarjeta de crédito («una forma divertida y fácil de ver y discutir lo que la gente adquiere»).

Y todos cedemos esos datos voluntariamente, quizá sin valorar las opciones de privacidad que ofrece cada red social. «Circular en la Red es como hacerlo por carretera. En autopista se recomienda una velocidad máxima de 120, pero hay coches que la superan, que quieren ir a 300, y se arriesgan. Cuanto más rápido circules, más riesgos tendrás», afirma a ABC un portavoz de Facebook en España.

Intimidad al descubierto

Además de las imprudencias de los internautas, no conviene olvidar las de las empresas que facilitan esos servicios. Algunas aplicaciones populares de Facebook transmitieron información privada de los usuarios a decenas de anunciantes, según una investigación de The Wall Street Journal. Un portavoz de Facebook aseguró que estaban adoptando medidas para «limitar drásticamente» esa exposición.

En el caso de Google, los coches que recogían información para su servicio Street View obtuvieron además, involuntariamente, millones de datos privados de personas que tenían sus redes wifi abiertas. El caso está ahora en los tribunales, aunque la multinacional se ha comprometido a un borrado cuando los jueces lo autoricen.

El pasado 31 de mayo, algunos disconformes con Facebook por la dificultad de configurar sus opciones de privacidad (simplificadas posteriormente) organizaron el «Quit Facebook Day», el día de la «deserción». Solo se inscribieron 34.100 personas, un número significativo pero ridículo frente a sus más de quinientos millones de usuarios.

Otro pequeño grupo de descontentos se apuntaron a Diaspora, una red social lanzada por cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York con el mensaje de que la privacidad era lo primero. «Ese concepto puede tener un significado distinto para cada persona. Para unos será lo que ocurre en casa y para otros las cosas que comparten. Lo importante es tener herramientas a tu disposición para controlar esa privacidad», dice el portavoz de Facebook en España.

Un funcionario público que desea guardar el anonimato cometió una infracción de convivencia ciudadana. Le pillaron y le enviaron la correspondiente notificación a casa. Al no estar localizable el requerimiento se publicó en un boletín oficial en internet. «Allí estaba, a la vista de cualquier usuario, con todo lujo de detalles: lo ocurrido, el protagonista y la sanción. Y una vez pagada la multa, no se elimina la información. Se queda ahí hasta el fin de los tiempos», nos cuenta su abogado.

“El problema es que hay boletines oficiales que permiten buscar sus datos por Google, y entonces estás perdido. Todavía no hay una regulación específica a nivel nacional que nos proteja de estas cosas. En esta ocasión pudimos solucionarlo directamente sin necesidad de acudir a la Agencia Española de Protección de Datos”.

Es posible salir de Google

Aparición en boletines oficiales en relación a multas, notificaciones, etcétera. Fotografías comprometedoras en redes sociales como Facebook o Tuenti. Inclusión en ficheros de morosos de forma indebida. Menciones negativas en blogs o foros. «Indexación» por buscadores como Google o Yahoo de todo lo anterior, permitiendo el acceso de cualquiera rápida y fácilmente… La publicación de información privada en internet es cada vez más frecuente y afecta a más gente.

Miguel Juan Cobacho, abogado especializado en privacidad, pensó el verano pasado que sería una buena idea dar cobertura a la gente que quisiera desaparecer de la Red. Creó salirdeinternet.com y en pocos meses ha asesorado a más de doscientos clientes, algunos de ellos protagonistas de sanciones vejatorias cuyo conocimiento era público en el ciberespacio.

“Google dice que los buscadores no son responsables de la eliminación de ese contenido, pero en mi opinión es evidente que tiene capacidad de control sobre el mismo; puede vetarlo o tolerarlo”, afirma Cobacho. «La Audiencia Provincial de Madrid estimó que a esa empresa le es aplicable la normativa española “no porque sea autora de la información que se considera atentatoria contra el honor de la parte apelante, sino por el hecho de que a través de su sistema de búsqueda permite acceder a dicha información”.

Es posible salir de Google y de los boletines oficiales. De hecho, hemos sido los primeros en España en conseguirlo. Pusimos una denuncia ante el Defensor del Pueblo en relación a los boletines, ya que no informan de los derechos a los ciudadanos. Es necesaria una legislación acorde a los tiempos actuales». Este despacho se orienta al amparo de la privacidad de los particulares, pero también del derecho al honor de empresarios y compañías, lo cual le diferencia de la Agencia Española de Protección de Datos. Seducidos por la revolución tecnológica y las redes sociales nos habíamos olvidado de las precauciones tomadas en tiempos analógicos.

Y ahora hay quien desea borrarse.

Fuente: ABC

Fiesta Nacional del Chamamé 2.0

In Paladar mostaza on 24 noviembre, 2010 at 4:21 PM

Entre la gente que sigo en Twitter hay una mujer que insiste en hablar de que existe una Vida 2.0 y si bien creo que la vida sigue siendo la 1.0, los medios sociales saltan la pared e invitan a la gente que vuelque su vida a la red. Esto es lo que sucede con la Fiesta Nacional del Chamamé que en su edición 21º tendrá una gran cobertura online.

“Las expresiones culturales populares no necesitan legitimación de algún tipo: simplemente son, fuera de todo análisis y ponderación estética (que también les caben) por ser engendradas y sustentadas con el sentimiento y la inspiración de la identidad de las que ellas se hacen ecos”, asegura Gabriel Romero, Subsecretario de Cultura de la provincia de Corrientes, e Internet no hace mas que ser caja de resonancia de estos sentimientos en muchas ocasiones.

El amado Chamamé! Es la Música del litoral Argentino que se extiende al sur de Brasil y Paraguay donde por mas de 4 siglos ha tenido un presente continuo en nuestro oídos. Es música de la tierra, música nuestra que llega a nuestros sentimientos más profundos.

La empresa Macro Global Software junto a su alianza con E-Jaguarete plantearon un nuevo desafío mediático en el universo virtual, con la solución Think in 2.0. Por primera vez se une la tecnología 2.0 a un concepto artístico y cultural, para vivir una experiencia trascendental. A través del lanzamiento oficial del sitio Chamame.tv, la Subsecretaría de Cultura de la provincia de Corrientes abre un espacio de participación continua en donde el usuario podrá tener un total protagonismo.

“La idea es que el chamamecero sea un productor, consumidor y difusor de contenidos, queremos realmente apostar a la construcción social, en donde podamos obtener un feedback continuo desde un grupo o segmento muy activo en la red” dice Nelson Fuentes, Director de Proyectos IT de MGS y agrega que están armando la estrategia Social 2.0, “porque creemos que la comunicación en la Web social tiene retorno. Queremos abrir un espacio en donde se realice una interacción entre personas, no entre marcas, no entre organizaciones, sino apostar a que el flujo de información se producirá con el constante aporte de los chamameceros y de aquellos que amen nuestra cultura argentina”.

El sitio está en Beta y se quiere ir migrando a nuevas versiones con el aporte de la comunidad, “La idea inicial fue abrir un espacio aquí en la región, para poder tener una verdadera experiencia creativa con todas las posibilidades que hoy ofrece el social media, en donde el prosumidor (quien consume y produce contenidos en la red) tenga total protagonismo”, cuenta Wilfredo Aguirre Armand, gerente de E-Jaguarete.

El domingo 28 de Noviembre a partir de las 17 horas de la tarde, será el lanzamiento exclusivo para Internet de la 21° Fiesta Nacional del Chamamé y la 7° Fiesta Mundial del Mercosur, desde Corrientes para el Mundo.

El evento es exclusivo de la Sub-Secretaría de Cultura de la provincia de Corrientes, todos podrán ver las imágenes, fotos del evento y participar con sus opiniones desde Twitter a partir de este mismo momento con el hashtag #fiestachamame o dejando sus comentarios en el Chat, y muro de Facebook . Todos los comentarios de las personas salen en la página principal del sitio.

+ Accedé a Chamame.tv

+ Ver la Videoteca


Eric Lefkofsky cuenta de Groupon y el éxito de las redes sociales en Internet

In Paladar mostaza on 24 noviembre, 2010 at 9:30 AM

Eric Lefkofsky, creador del sitio de cupones sociales Groupon, dice que las firmas deben aprovechar las redes sociales. “Hasta las tintorerías deben tener estrategias para los medios sociales”, exclamó. “Toda empresa que esté buscando nuevos clientes tiene que entender Internet y cómo comercializar sus productos o servicios”. Google ofrecería 3.000 millones de dólares por la empresa.

Si se le pide que nombre a los empresarios más ricos, poca gente pensaría en Eric Lefkofsky, que tiene 40 años y mantiene un perfil deliberadamente bajo en su ciudad, Chicago. Pero Lefkofsky tiene antecedentes empresarios impresionantes, que llevó a Forbes a estimar recientemente sus tenencias en US$ 750 millones.

El primer negoció que creó, StarBelly, hacía herramientas para construir sitios en la Red; lo vendió en 2000 por US$ 240 millones. Luego creó dos firmas que desde entonces cotizaron en bolsa: InnerWorkings, que ofrece impresiones en la Red, y Echo Global Logistics, un negocio de tercerización de transporte y logística. También fundó MediaBank, que ayuda a compañías a comprar publicidad. En cada caso usó el poder de la tecnología e Internet para modernizar un sector, algo que, según dice, todas las industrias deben entender.

Y entonces llegó Groupon, el sitio de cupones-sociales, que financió y creó en 2008 con Andrew Mason, y que ha sido considerado el de crecimiento más acelerado de la historia. Groupon ofrece a sus seguidores un cupón para la oferta del día, promovido por una empresa local, que alienta a los seguidores a compartir en sus redes sociales.

La empresa local consigue clientes y Groupon se queda con una parte de los ingresos que generan los cupones. Por este modelo de negocios, se ha dicho que Groupon, que no cotiza en bolsa aún, podría valer US$ 3000 millones. Hace poco, Lefkofsky y su socio, Brad Keywell, iniciaron un fondo de inversión con US$ 100 millones. Se llama Lightbank e invierte sólo en firmas de tecnología en los primeros pasos que se construyen en torno de los medios sociales.

¿Tenía idea de lo grande que sería Groupon?

No cuando la lanzamos. Es casi imposible predecir o siquiera entender este nivel de crecimiento. Hemos crecido de un puñado de empleados a más de 2700 en los últimos dos años. Tan solo este año nos expandimos a 29 países.

¿Hubo una decisión estratégica clave que convirtió a Groupon en un éxito?

ThePint.com, predecesora de Groupon, fue un fracaso hasta que encontramos la recetacorrecta, que fue convertir la compra en una experiencia social. Ahora Groupon es una empresa muy bien administrada, con gran control operativo y una cultura motorizada por las métricas. Como resultado de ello tenemos ingresos, ganancias y flujo de caja.

Hay compañías que se han visto abrumadas o incluso destruidas por hacer una oferta especial con Groupon. ¿Cómo se siente respecto de eso?

Me parece casi absurdo que la mayor queja que tiene la gente contra Groupon es que en realidad genera demasiados clientes. Más del 95 por ciento de los comerciantes que trabajan con Groupon quieren hacer otra oferta. No hay mayor evidencia de la creación de valor que eso.

Hay un estudio que indica que el 42 por ciento de sus clientes no harían otra promoción. ¿Qué le parece?

Ese estudio dio un resultado falso. Escogieron un universo absurdamente pequeño e incompleto y su tesis es en gran medida imprecisa. Primero, nosotros hacemos encuestas regularmente y nuestros comerciantes en su inmensa mayoría están felices. Segundo, hemos tenido más de un acuerdo con 5000 comerciantes, cosa que no sucedería si no ganaran con Groupon.

¿Por qué han decidido concentrarse en los medios sociales con su fondo de inversión?

Creemos que los modelos de negocios más innovadores aprovecharán ese gráfico social en los próximos cinco a diez años. Está el caso de los viajes. Uno debiera poder planificar un viaje completo online, invitar a sus amigos a viajar con usted e incluso interactuar con otros amigos que ya hayan estado en ese lugar. Esa gente le proveerá contenido que enriquecerá su experiencia.

¿En qué industrias está viendo cambios similares?

Basta pensar en la manera que la mayoría de las empresas contratan personal actualmente. Uno anuncia una vacante y recibe CV ciegos. Esto debiera ser una experiencia social. Si uno le pide a toda la gente que le dé una lista de todos sus conocidos, crearía un gráfico social de varios millones de personas. No hay motivo para contratar gente de la que no podamos saber algo a través de nuestra red personal. No hay sitio que aproveche este gráfico social de esta manera todavía.

¿Linkedin no hace eso?

Linkedin hace parte de eso. Es un gran ejemplo de una compañía que utiliza el gráfico social para crecer y entregar valor.

¿Qué le falta?

El sitio no incluye algunos de los aspectos sociales claves que hace tan atractivo a Facebook. La capacidad de entender rápidamente a alguien sobre la base de las personas que conoce, que comparte con ellas y qué piensan otros de ellos por ejemplo. Para mí nadie ha descubierto la mejor manera de utilizar el reclutamiento social todavía.

¿Ahora que existe LightBank, lo inundan con planes de negocios de empresarios?

Totalmente. Ya hemos invertido en siete compañías y tenemos la meta de hacerlo una vez por mes. Por ejemplo, invertimos en Watermelon Express, que es una compañía de preparación de exámenes. Estudiar no tiene por qué hacerse en un silo. Puede ser una experiencia social. Puede comunicarse con sus amigos y familiares para encontrar la respuesta a una pregunta difícil o hacer que alguien se lo explique. También puede estudiar en cualquier lugar y usando cualquier dispositivo.

¿Cómo se convierte eso en un negocio?

Venden formularios para preparar exámenes para dispositivos como el iPhone.

¿Qué le pide a una empresa que quiere presentarle una idea?

Esa es una pregunta difícil. Típicamente queremos empresarios apasionados que tengan una gran idea. Fuera de ello, no existe una fórmula exacta que nos lleve a invertir. Parte es instinto y parte se basa en nuestra experiencia.

¿Cree que todas las empresas tienen que pensar qué significan los medios sociales para su futuro?

Hoy creo que todas las empresas están en medio de cambios importantes por el ascenso de todas estas herramientas sociales. Por ejemplo, las ventas por telemarketing. ¿Qué motivo pueden tener hoy las empresas para seguir haciendo llamadas en frío?

¿Cuál es la alternativa?

Las empresas están usando FacebookTwitter para llegar a miles de clientes a los que históricamente tuvieron que llamar o mandarles un correo electrónico. Creo que todo comenzará con la conexión individual de cada persona al gráfico. Así es como las empresas pequeñas conseguirán clientes, promoverán productos y obtendrán retroalimentación de sus clientes.

¿Las tintorerías deben tener estrategias para los medios sociales?

Por supuesto. Toda empresa que esté buscando nuevos clientes tiene que entender internet y cómo comercializar sus productos o servicios.

¿Usted entiende por qué muchos dueños de empresas se ponen nerviosos cuando escuchan el término medios sociales? ¿Qué consejo puede darles?

Acabamos de invertir en una compañía que se llama SproutSocial. Si alguien se pone nervioso, debiera comprar su producto, que ayuda a gente que no entiende plenamente la red social.

¿Qué hace?

SproutSocial crea un tablero de medios sociales para empresas. Les permite controlar su marca en la Red, midiendo cosas como tweets, críticas, comentarios en blogs y noticias. Ayuda a las empresas a encontrar sus clientes perfectos buscando sus compradores y aquellos que tengan influencia, permitiéndoles manejar sus contactos y conexiones sociales. En esencia, es unaherramienta de manejo de relaciones sociales con los clientes para cualquier empresa.

Google podría comprar Groupon

Fuente: La Nación, GananciasTotales

No tengas miedo de transmitir tu pasión

In Pasiones on 16 noviembre, 2010 at 8:59 AM

Por Francisco Deane

Inspirado en otros bloguers como Brian Solis, expositores de TEDTal Navarro, escritores como Carlos GuyotAriel Torres, historiadores como Pacho O´DonnellAnthony C. DeaneEduardo Casey, profesores universitarios como Alejandro PiscitelliPedro Barcia, entre otros, me permitieron llegar a una conclusión personal sobre mi pasión por los medios sociales.

Es como que me hubiera mordido un perro con rabia y me haya enamorado del contagio de la enfermedad transmitida, sí, parece de locos, pero a la hora de hablar sobre los medios sociales, saco esta metáfora para transmitir mi pasión. Los medios sociales me mordieron, y desde que me contagié de ellos me enamoré de su escritura, de las plataformas, de las novedades, de los consejos, de las reflexiones, y pensamientos que giran en torno a este gran tópico.

Me enamoré de los medios sociales, de querer transmitir constantemente y aprender todo tipo de herramientas para analizar comunidades, hacer encuestas con Google Docs sobre adolescentes y el uso de la palabra en dichas plataformas, me generó una ansiedad por querer aprender a aprender de otros, y a conocer Twitter.

Con ella me alimenté de otros artículos relacionados con lo que buscaba, estudié la empatía (lo sigo haciendo), qué reacciones generan las marcas ante un público, y como la audiencia toma una marca y la humaniza o la penaliza. Los efectos de Facebook, la noción de privatización o publicitación de pensamientos o actos, en relación con John L.Austin leí una y otra vez la noción de la palabra, sus consecuencias.

Con los social media me intrigué por la necesidad de saber sobre “statics”, clima de la “blogósfera”, errores y críticas de mis artículos, hasta comencé a escribir ad hoc para una ong llamada Palermo Valley. Sin pasión no podemos ver nuestros errores, no sabemos cómo transmitir con palabras lo que amamos, lo que admiramos y contemplamos. Una belleza infinita, una fe con una religión del “compartir”, de crecer constantemente en el conocimiento personal, y saber advertir sobre el correcto y el mal uso de la praxis que conlleva estas plataformas.

En estos momentos se me pasan por la cabeza las palabras de Kirkpatrick cuando le preguntó a Mark Zuckerberg sobre si sabía realmente qué significaba tener en sus manos millones de datos de miles y miles de usuarios alrededor del mundo; si sabía realmente lo que debe enfatizar estos puntos a la hora de marcar la noción de publicación y privacidad frente a la curiosidad de los gobiernos. Steve Jobs es otra figura que me llama la atención cuando twittea por ejemplo “has visto el sol pero todavía no sabes lo que significa su brillo, porque nunca lo has visto”.

Oraciones que se escriben en un teléfono desde un lado del mundo llega en menos de dos segundos a nuestras pantallas y refleja el pensamiento de otro individuo que le gusta lo mismo que a uno. Estamos en una era de novedad, del cual debo aprender muchísimo, porque no me considero un genio, simplemente un fanático. Este amor, estas ganas , este “fanatismo” tiene que llevar de la mano otras actitudes que quiero compartir con ustedes para que logren sus objetivos:

  • Perseverancia.
  • Fe.
  • Esperanza.
  • Caridad.
  • Ser servidores.
  • Aprender a escuchar.
  • A dialogar.
  • A cuando decir que sí y que no.
  • Conocer lo límites.

Nadie quiere que a uno le hagan mal si  nosotros no realizamos ningún acto de agresividad contra el otro; esta debe ser la principal regla antes de compartir cualquier tipo de información en las plataformas sociales. No hablo de humo, hablo de palabras, de actos, de actitudes y consecuencias. Nuestro perfil se encuentra en Internet, en un mundo lleno de rincones conocidos y desconocidos, descubrirlos depende de nosotros, no tengamos miedo.

Sepamos advertir y fiscalizar o mejor dicho denunciar aquellos espacios que abusen de los derechos humanos y que entren en aspectos patológicos psicóticos contra la vida y el mismo ser humano.  Si realmente amas lo que haces todos los días, si amas tu trabajo, nadie pondrá límites a lo tuyo, a lo sumo te enseñarán o tal vez tengan una actitud contraria a ti por celos, pero sabrán perfectamente que querrás lograr los mejores resultados en tu área.

Tu pasión es la clave para dar el primer paso y demostrar que podes ser el mejor especialista de tu profesión. Espero que estas palabras puedan ayudarte a compartir y ayudar a los que más necesitan de vos.

Fuente: Blog Experiment-E-press del autor