maximo tell

Posts Tagged ‘Huffpo’

El repentino amor de AOL por Arianna Huffington y el HuffPo

In Derecho a Replica on 7 febrero, 2011 at 4:29 PM

Una compañía que hace menos de diez años estaba valorada en más de 230 mil millones de dólares, que tuvo la osadía de zamparse a la todopoderosa Time Warner, que representó desde su fundación la visión del Internet cerrado y de pago busca hoy su futuro comprando periodismo. Gumersindo Lafuente (El País) analiza la compra de America Online (AOL) a Arianna H. del The Huffington Post.

Pero no cualquier periodismo, ni a cualquier precio. Compra marca, pero una marca casi unipersonal y con tan solo cinco años de vida. Pero no compra el lastre de una superestructura ineficaz. Compra contenidos y talento periodístico. Pero no las maneras de comunicarse con la audiencia de los medios tradicionales. Compra lectores y usuarios, pero no al precio que otrora se estilaba en las operaciones entre grupos editoriales que fundamentaban sus ingresos en las ediciones impresas.

Arianna Huffington, cargada de contactos y de instinto, ha logrado aupar su medio al tercer puesto entre los sitios de información más seguidos en el mundo. Se puede no estar de acuerdo con sus estrategias de agregación. Se puede criticar su diseño. Se puede polemizar sobre la estructura y la calidad de la información. Pero la realidad es tozuda y el éxito en seguimiento e influencia, indiscutible.

Y es ahora, con el Huffington Post mirando de tú a tú al New York Times, robándole lectores y en cualquier momento periodistas, cuando AOL, una “vieja” empresa de la nueva economía, que ve desangrarse sus cuentas año a año, intenta reverdecer sus mejores tiempos comprando talento periodístico, pero no solo, también compra estrategia.

AOL ya apuntó maneras en sus adquisiciones más recientes. TechCrunch y Engadget, blogs especializados en tecnología, aportaban un acercamiento a comunidades de intereses muy activas y muy receptivas. Y a unas estructuras de costes de fabricación de la información extraordinariamente competitivas. Ahora remata la jugada comprando el Huffington Post y poniendo al frente de las decisiones editoriales de todo AOL a Arianna Huffington, su fundadora.

Y lo hace en un momento especialmente angustioso y a la vez excitante para la Prensa y para los periodistas. Con todas las grandes compañías tradicionales de comunicación buscando caminos para reinventarse, para seguir siendo protagonistas en estos nuevos tiempos en los que la tecnología parece dominarlo todo.

Cuando Rupert Murdoch, otro de los grandes protagonistas del momento, batalla por poner precio de portada a sus sitios de Internet y experimenta con nuevas cabeceras para nuevos soportes. Parece que los estrategas de AOL apuestan por otras soluciones. Más abiertas, más participativas, más innovadoras en el uso intensivo de la tecnología, menos nostálgicas de un pasado de control casi oligopólico de la información que ya nunca volverá.

Y sí, una empresa de Internet (aunque sea de las viejas) busca su salvación en el periodismo (del nuevo, por supuesto). Es una buena noticia para nuestro oficio, pero solo para los que sepan interpretarla desde la humildad de los nuevos tiempos y sepan escuchar lo que el actual ecosistema de la información nos grita todo el rato: el buen periodista, el buen periodismo, tiene que demostrar su utilidad y su relevancia y su compromiso con las audiencias de manera permanente para poder sobrevivir.

+

Según Adrián Segovia, AOL “adquiere influencia, marca y una estrategia” y no así tan sólo usuarios, como se podía llegar a pensar al principio, ya que The Huffington Post es el tercer diario con mas audiencia del planeta.

En Estrategia Digital el español calcula que “Unos 1.300 millones de personas se conectaron a Internet en el mes de diciembre de 2010. 759 millones, un 57%, lo hizo además cada día. La empresa de medición comScore reporta que en diciembre de 2010 los diarios online en todo el mundo cosecharon un 36,7% de penetración mensual. Es decir, fueron consultados por 486 millones de usuarios al mes. Sin embargo, cuando bajamos esa cifra al día, encontramos que sólo 89,5 millones lo hace diariamente (un 11,8%). Estas cifras cambian radicalmente cuando se analiza sólo la audiencia conectada desde EEUU. Los diarios digitales en aquél país tienen un alcance mensual superior al 60% y casi un 20% diario”.

En este contexto, el HuffPo es el exponente de los nativos digitales. Costó 311 millones de dólares, cuestión no menor pensando en que Facebook es valorada en 50 mil millones de dólares, mientras Rupert Murdoch dueño de NewsCorp. se gasta 22 millones en The Daily (diario exclusivo para iPad). Con el comodín que implica llevarse también a Arianna Huffington, las barajas se pueden repartir con mejor juego para AOL.

Según Segovia, “AOL cree en la publicidad gráfica en Internet y en la inteligencia aplicada al negocio de contenidos en la red. La partida de display seguirá creciendo y AOL estará muy bien posicionado”.

+ “Mi” comandante blogger

+ Leer Estrategia Digital de @ASegovia

Fuente: CiberP@ís

“Mi” comandante blog, Arianna Huffington

In Jóvenes Sueños, Paladar mostaza on 17 julio, 2010 at 8:34 PM

Hace unos años un amigo deliraba en una noche de soledad amistosa estudiantil. El proyecto era insuperable, casi perfecto; convocar a los amigos especialistas en distintos temas y proponerles escribir. Se hizo, no se mantuvo y aunque no queda mas que lamentarse Arianna Huffington hoy demuestra que es sustentable un blog informativo de ese tipo.

Arianna Huffington creadora del Huffpo

Arianna Huffington alcanzó el sueño de los pibes que éramos, por supuesto que a una escala que no cabía en ese quinto piso cordobés entre amigos. Ella logró convocar a 500 bloggueros para iniciar su comunidad de voces llamada The Huffington Post y hoy cuenta con alrededor de 6.000. Su sitio web cuenta con 22 secciones, que van de política a comedia, pasando por tecnología y estilo.

El Huffpo, como se lo conoce, cuenta con 127 empleados, 55 de ellos periodistas y produce algunas noticias propias, pero, sobre todo, selecciona noticias de otros medios y las presenta del modo más elegante posible.

Arianna Huffington tiene 59 años es de origen griego, habla como un señora de la alta sociedad de los Estados Unidos y logró nuestro sueño: un sitio (comunidad) de información – periodismo rentable (se sustenta con publicidad) fuera de las estructuras empresariales de los grandes medios.

Cuando puso en marcha este proyecto en mayo de 2005, ¿en algún momento imaginó que podía llegar a convertirse en semejante fenómeno?

-Nunca sabes del todo cómo va a ir un proyecto. Fuimos afortunados en el momento del lanzamiento, fuimos el primer sitio que combinó el estar 24 horas, siete días a la semana, a base de noticias seleccionadas con nuestra particular visión, con una gran colección de voces en nuestro blog: empezamos con 500 blogueros y ahora tenemos 6.000. Desde el principio nos dimos cuenta de que la conversación, política y cultural, se movía al entorno on line , pero muchas voces importantes no estaban allí.

La tendencia en el tráfico apunta a que antes de finales de año su web podría sobrepasar a la de The New York Times.

-Yo prefiero fijarme en dónde estamos ahora. Estamos por delante de The Washington Post , de The Wall Street Journal y del USA TODAY . Prefiero cuidar nuestra visión de The Huffington Post. El tráfico es muy importante, afecta a los anunciantes, al alcance que tienes, pero no es el único criterio. Si así fuera, perderíamos el toque, la visión de The Huffington Post, que es combinar lo mejor de lo viejo con lo mejor de lo nuevo, los valores del periodismo tradicional (contrastar, ser justo, ser riguroso) y unirlo a todo lo bueno que tiene ser un periódico on line .

Ustedes han apostado claramente por el periodismo ciudadano, pero, ¿en qué medida puede éste alcanzar los estándares de calidad profesional, en términos de rigor, de no estar guiado por la opinión?

-Yo creo en una fórmula híbrida de periodismo: necesitamos editores profesionales, periodistas profesionales y cientos de ciudadanos periodistas que lo harán como lo hicieron en el último levantamiento que se produjo en Irán, desde sus comunidades.

¿Cuáles considera que fueron las mejores decisiones que tomó para conducir al éxito a su web?

-Una de las mejores decisiones fue que desde el principio quisimos que hubiera un ambiente civilizado: no permitimos ataques personales. Tenemos comentarios moderados por la tecnología y por moderadores, y eso crea un ambiente civilizado en el que se puede producir un auténtico debate, en el que puede haber disensiones, pero no una atmósfera tóxica. Nosotros contamos historias. Creemos que una de las cosas más importantes en periodismo es contar historias. No solo dar estadísticas, números, hechos.

Para mucha gente, se ha producido una sorprendente evolución de sus ideas políticas, desde su apoyo a conservadores republicanos hasta su conversión en adalid (caudillo) de la izquierda liberal.

-Siempre he sido progresista en los temas sociales: estoy a favor del aborto, por el control de las armas, por los derechos de los gays, inclusive cuando era republicana. La gran diferencia es que hubo un tiempo en que creí que el sector privado resolvería los problemas sociales de América.

-Ustedes han puesto en marcha una iniciativa de periodismo de investigación sin ánimo de lucro, con 1,38 millón de dólares y 10 periodistas contratados. ¿Conseguirán este tipo de iniciativas preservar el periodismo de investigación?

-Ahí está Propública (mas sobre esto), que ganó el Premio Pullitzer. Hay un montón de webs locales que están investigando, financiadas por fundaciones, particulares, o sea, que esta es una vía, no solo de preservar el periodismo de investigación, sino de hacerlo mejor. A los medios tradicionales se les escaparon dos de las grandes historias de nuestro tiempo: la inexistencia de armas de destrucción masiva en Irak y lo que nos llevó a la crisis financiera.

Algunos de los medios de Rupert Murdoch (The Wall Street Journal y The Times) ya están cobrando por los contenidos, ¿ustedes lo harán o lo harían?

-Como dice Jeff Jarvis, vivimos en la economía del link (enlace). En la economía del link , los links son la manera de monetizar contenido.

¿Y qué opina del hecho de que Rupert Murdoch diga que los sitios agregadores de noticias son piratas y plagiadores?

-Si miras los hechos, lo que hacemos es el uso justo en virtud de las actuales leyes de copyright. Solo se toma un párrafo, o así, y se pone un link a la historia original. De ese modo generamos mucho tráfico hacia esa historia. Por ese motivo tenemos constantes peticiones de reporteros de otros medios para que enlacemos a sus historias. Hay mucha gente, en muchas industrias, que lo pasa mal en el proceso de ajuste a la nueva realidad.

¿Cómo ve el panorama mediático dentro de cinco años?

-Yo veo una convergencia. Los medios tradicionales harán cada vez más cosas on line , involucrarán a sus lectores cada vez más, y los medios on line , como The Huffington Post, harán cada vez más periodismo tradicional.

¿Desaparecerán los periódicos?

-No. Adoramos los periódicos, hay algo en nuestro ADN que nos hace amar los periódicos. Yo estoy suscrita a siete periódicos. No creo que vayan a desaparecer. Van a tener que ajustarse: algunos desaparecerán, pero los mejores se ajustarán y sobrevivirán. Nosotros queremos revitalizar el periodismo ciudadano, con más historias, más transparencia… Es fundamental no vender la integridad periodística a cambio de acceso, que es uno de los peligros: muchas veces, para conseguir la gran entrevista, ves a los periodistas entregar su independencia.

Por supuesto que Miss Huffington tenía una agenda insuperable a la hora de empezar su proyecto, escribió 13 libros, se casó (y divorció) de un magnate petrolero y hasta perdió la gobernación de California contra Arnold Schwarzenegger; pero el sueño era el mismo y aunque hoy seguimos soñando en un departamento, la “Comandante” deja abierta la premisa de que era posible y por lo tanto habrá que seguir intentándolo.

Fuente: Diarios El País y La Voz del Interior