maximo tell

Posts Tagged ‘ideas’

Hernán Casciari en TEDx Rio de la Plata: “Cómo matar al intermediario”

In Paladar mostaza on 29 noviembre, 2011 at 10:13 AM

Pocas cosas retumban tanto en mi mente actualmente como la necesidad de generar un nuevo modelo de negociosa para los medios de comunicación emergentes. Orsai de Hernán Casciari ha demostrado que otro sistema es posible. Inspiración en su totalidad, esta charla que dio en TEDx Río de la Plata. Un blog, un escritor, una revista y hasta un par de bares. Una editorial que ansiosos hemos construido.

20111129-101157.jpg

Foto: bulkka.com

Anuncios

Entre la promesa y la amenaza

In Exclusivos, Tonti on 28 octubre, 2010 at 4:44 PM

Por Danilo Tonti

Para algunos, su máximo líder; para otros, su pesadilla más reciente. Para algunos, la promesa; para otros, la amenaza. Así vivió y así se presentó Néstor Kirchner: con una personalidad política sin demasiados grises y bajo una ideología política que despertaba respuestas claras y extremas: o lo amabas, o lo odiabas.

Difícilmente pueda analizar de manera profunda y acertada la política de su gestión o su vida en general, pero sí creo poder contarles qué significó  el paso del ex presidente por la política desde mi experiencia y mi forma de comprender lo político.

En primera instancia, la gestión  “K” -tanto de Néstor como de la actual presidenta-, hizo que la política dejara de ser una mala palabra. De la anomia generalizada y la desafección en su máxima expresión, entramos en un período en el que -de pronto- la sociedad se encontraba discutiendo cuestiones tan políticas como trascendentales, formando parte de los cambios y consolidándose como el actor que siempre debió ser.

De buenas a primeras, en las charlas de jóvenes empezaron a aparecer temas de la esfera política, despertando el interés a saber, a buscar, a opinar.

Y creo que esto tiene que ver con una cuestión central de su ideología que ha sido estructural en los 7 años de mandato K. La gestión del conflicto a partir de la instalación de medidas tan rotundas como escandalosas, volvió inevitable el involucre de los diferentes sectores y su consecuente debate en el seno de la sociedad civil. Nadie quedaba afuera de estas medidas: para bien o para mal, afectaban a todos.

Me detengo en este punto porque creo que será el punto que, a la larga, se destacará al hablar de la era Kirchner. En lo personal, una sociedad en permanente armonía y estabilidad no me conforma. No me contenta una gestión que simplemente administra un Estado conduciéndolo a la continuidad.

Por el contrario, me conquista una política con carácter y contundencia que justifica su poder en el intento de instaurar cambios estructurales, que desafía la estabilidad en tanto reproducción de lo mismo, que sacrifica incluso su grado de aceptación en pos de la concreción de medidas que respondan a esta perspectiva.

En mi corta edad, nunca había oído hablar tanto de redistribución de riqueza ni escuchado, tan abiertamente, opiniones que se le opongan a este principio, para mí, básico y universal. Si queremos cambios tenemos que estar preparados para el conflicto, porque se opondrán a él aquellos que buscan continuidad y harán lo posible para el fracaso del mismo.

No creo en la sociedad del consenso pleno. Porque así como hoy no participan del consenso aquellas multitudes excluidas del sistema, tampoco creo que participen de un consenso transformativo aquellas minorías ubicada al centro de la lógica sistémica.

Pero veamos, por caso, dos de los conflictos que hasta ahora ha tenido la era K. Si bien pertenecen a la Gestión de Cristina ilustran sobremanera la perspectiva y la ideología de su marido y ex presidente. Por un lado, el campo. Por el otro, los medios. Sin justificar posiciones ni entrar de lleno en la raíz del conflicto, podemos ver ante qué tipo de conflictos estamos parados.

Dos disputas de intereses ante dos de los sectores más poderosos política y económicamente en el país que, y volvamos en esto a la “reproducción de lo mismo”, se resistieron al cambio. Medidas, ambas, concretas y polémicas que terminaron en un voto “no positivo” y un manojo de medidas cautelares.

Como resultado de eso, en el imaginario colectivo -rotundamente construido desde los medios- se construyó un nuevo polo negativo y peligrosamente amenazador: el Gobierno. Así, la política de derechos humanos fue oportunismo político; las retenciones, el robo descarado; la asignación universal, “alimentar a los vagos”; la ley de medios, la privación de la libertad de prensa; el fútbol y la televisión digital, un gasto innecesario. Sin detenerme en la pertinencia o no de cada una de las apreciaciones, intento reflejar cómo, luego de los conflictos de enorme impacto que se vivieron en el país, todo lo que salía del gobierno iba a ser rechazo y denigrado.

De esta manera, gran parte del entendimiento de la política K, más que responder al análisis de las medidas propuestas, respondieron en gran parte a discursos sectoriales firmemente instalados en la boca de la opinión pública.

Ahora, tras la muerte, aflora la contradicción  y la debilidad de la palabra de aquellos que en vida se encargaron de denostar todo aquello que refiera a una “K”. Es después de su muerte que rescatan sus valores, aquellos “inexistente” en vida, poniendo -incluso- dentro de sus mejores características aquellas que señalaban como sus peores atributos. Una vez más, la mediocridad de nuestra política y la incapacidad para mirar las acciones más allá del partido, salieron a la luz.

Será cuestión de esperar y analizar cómo continua el panorama político de aquí en más y de ver hasta cuándo continua el clima de respeto que hasta ahora se viene desencadenando. Esperemos, para bien de nuestra política, que la maduración sea total y que se dé un paso que no tenga vuelta atrás.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Sustancias elementales: las ideas.

In Jóvenes Sueños on 25 agosto, 2010 at 11:00 AM

Un arquero de frac, un equipo delirante, una hinchada que no insulta y aplaude el gol contrario. 60 pibes con capacidades diferentes cruzando un río de 40 metros de profundidad, un profe de natación como guía. Barrileteros nocturnos que confunden a la gente, los cometas parecen OVNIS pero nunca llegan los marcianos. Niños artesanos que queman sus muñecos en la noche de San Pedro y San Pablo. Arte efímero. Historias cotidianas, sencillas. Cuatro elementos. Cuatro historias. Y una sustancia elemental: las ideas.

El jueves 26 de agosto de 2010 a las 20.00 se presentará en el cine El Cairo de Rosario Sustancias Elementales. La proyección será la antesala de la emisión en Canal Encuentro. El ciclo llegará a la pantalla chica durante los cuatro viernes de septiembre: 3, 10, 17 y 24 a las 21.30 en lo que será el primer programa rosarino en la pantalla del canal del Ministerio de Educación de la Nación.

Sustancias Elementales es un ciclo de crónicas periodísticas para televisión que, en su primera etapa, comprende cuatro capítulos de treinta minutos. En cada programa se narra la historia de un grupo vinculada a una sustancia: Tierra, Aire, Agua y Fuego, resaltando valores sociales, culturales, políticos, humanos y medioambientales.

El proyecto ganó el Programa Estímulo a la Realización Audiovisual del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe 2008, accediendo a una tutoría del Canal Encuentro, del Ministerio de Educación de la Nación. El jurado, compuesto por Bruno Stagnaro, Jorge Gaggero y Alberto Ponce, ha considerado que es “un proyecto original que amalgama de una forma novedosa distintas historias que hacen a la realidad de la región”.

Bigote Acosta en Sustancias Elementales

Los tiburones del Paraná II

“Hay un millón de historias que la TV no cuenta”, asegura el periodista y realizador audiovisual Juan Mascardi que fue autor del premiado documental Gud Morning Colón. Entrevistado por el Diario Página/12 cuenta que “el objetivo fue mostrar a los personajes en su propio hábitat. Que sean espontáneos, naturales” por lo que Mascardi define a Sustancias Elementales como un “docu-reality”.

“La mayoría de las historias surgieron entre fines de los 80′ y principios de los 90′, los protagonistas pertenecen a la misma generación. Se muestra cómo mientras vivíamos en un país que apelaba a la individualidad y se iba de viaje a Miami, había gente que se jugaba con proyectos colectivos y sociales”, contó Mascardi.

> Leer nota completa en Pág/12

+ Sustancias Elementales Blog

Del dicho al hecho: consignas para Emprendedores

In Cobertura iPhone, Exclusivos, Paladar mostaza, Prosas Propias on 16 julio, 2010 at 12:12 PM

Siempre es interesante escuchar a emprendedores o profesionales que compartan su experiencia en ese ámbito y mas aún cuando sus visiones pueden clarificar estadios próximos de nuestros proyectos o al menos dejarnos pensando en como serán los siguientes desafíos en este intento de convertir una idea en algo sustentable.


Para combatir el congelamiento de las ideas, se realizó “Del dicho al hecho: por dónde y cómo empezar con un emprendimiento tecnológico” organizado por Córdoba Online y Endeavor en la Universidad Siglo 21. Nicolás Ramos dio la bienvenida y los oradores comenzaron a calefaccionar el espíritu emprendedor.

El primero en hablar fue el Licenciado Gastón Roqué que es Director General de RVL Marketing desde donde trabaja en la investigación de los fenómenos de consumo, brindando estudios de mercado y planes estratégicos para empresas de toda Argentina. La exposición tuvo ritmo desde el inicio y la explicación terminó siendo participativa y abierta.

La charla se llamó “Cómo detectar una oportunidad de negocios con nuevas tecnologías”, tuvo como eje al pensamiento lateral aplicado al marketing y dejó en claro que tanto la metodologia y como el arduo trabajo son los elementos fundamentales para lograr el avance en nuestros emprendimientos.

Mis apuntes dicen que se debe hacer una identificación de oportunidad proseguir con el diseño y las pruebas de mercado pertinentes para continuar con la introducción y seguimiento de la idea o proyecto.

Una metodología para nuevos emprendimientos y pasos para no fracasar (o al menos disminuir las probabilidades de pifiar) es que en la instancia de identificar oportunidades escojamos una estrategia reactiva, pensar en un seguidor de manera conservadora, y ganar mercado en un segmento.

Debemos generar estrategias dentro del mercado, definir el sector y así los competidores, esto es básico. Lo ideal es acotar sin dejar afuera a competidores indirectos. Ser el mejor en un segmento implica pensar que el mercado está fragmentado y es mejor abarcar de manera transversal los nichos, para obtener así un nuevo segmento. Esto es muy difícil.

Entonces lo que se busca (o deberíamos) es combinar mercados, aunque cuesta salir de las categorías o paradigmas y estructuras mentales que poseemos. A esos hay que reconocerlos y que no nos impidan generar paradigmas diferentes e innovadores.

Con dos ejemplos habló de las categorías nuevas y el ruido que generan, como así también de como animarse a crear lo que no existe; reconocerlo y aceptarlo, pensarlo y realizarlo. El primer ejemplo tuvo que ver con el matrimonio gay y la necesidad que tenemos de re-definir categorías en nuestro cerebro y la manera en la que él aprende. Lo segundo lo ejemplificó al recordar la anécdota de su padre y el hecho de animarse a crear un nuevo estante para libros que no poseían categoría en la biblioteca provincial.

Mas allá de lo anecdótico, no deja de ser muy útiles para ustedes señores emprendedores que se pregunten con sinceridad, ¿Cuántos paradigmas tenemos que nos impiden generar ideas?.

Justamente esa idea es la que hay que conseguir y para eso Roqué marcó algunas Fuentes de las ideas: Las tecnologías; Necesidades de Mercado: que necesita la gente; Producción o servicio; Competencia: algo similar al ético “copiar”. De estas debemos nutrirnos y generarla.

Roqué pasó de “proyección” y llegamos a que el marketing lateral plantea un desplazamiento creativo: Sustitución / Inversión / Combinación Exageración / Eliminación / Re-ordenamiento.

Recuérdese,  que el Marketing Lateral según Philip Kotler debe centrarse en lograr un vacío en la generación de ideas y gracias a ese vacío podremos dar un salto cuantitativo y abandonar el camino del marketing vertical con el que venimos trabajando siempre. Para ello dice que debemos realizarlo en tres niveles: A nivel de Mercado. A nivel de Producto .A nivel de Marketing Mix.

Roqué vuelve a lograr risas en un auditorio lleno que lo escucha ávido y propone que empecemos por el foco, la fuente y pensemos un vacío para que desde allí generemos una idea, a través de una conexión lógica. Debemos emprender una secuencia lógica, desplazamiento lateral y lograr una conexión lógica.

Ésta podría ser una oportunidad tecnológica como lo fue el Karaoke o una Vuvuzela sabor a menta para ser compartida y hasta la remera que detecta zonas con wifi a su paso. El tema es generar el vacío y de ahí lograr la conexión (de allí la idea).

Apuntó fuertemente que no se enamoren de la idea, hay que generar varias y evaluarlas para encontrar un elemento común que dé algo de objetividad, sin enamorarse de la misma. Roqué dijo que prefiere las arriesgadas estrategias pro-activas porque generan diferenciación y apuntó que lo que intentemos sea teniendo en cuenta la metodología y con laburo.

Método y transpiración por igual con energías bien canalizadas fue el concepto que dejó al terminar con la anécdota de las flexiones de brazo en sus clases de Karate donde no podía cuantificar la energía (al subir y bajar) y por lo que es necesario siempre un método.

Ramos presenta a Roqué

Mario Buteler presentó desde el Ministerio Ciencia y Tecnología de la provincia de Cordoba, el programa Cordoba Crea empresas de base tecnológica, que tiene como objetivo favorecer e impulsar la creación de nuevas empresas. Busca que se desarrollen mas rápido y de manera sustentable, brindando alternativas de inversión.

MinCyT.cba.gov.ar

Tenía varios apuntes sobre lo dicho pero prefiero que lo descubran los interesados en la página del proyecto y no terminar haciendo una gacetilla, por mas interesante y útil que sin dudas es. El sitio es mincyt.cba.gov.ar y las oficinas en Arenales 230 (frente a la Terminal) Teléfono (54-351) 4342492 de la Oficina de Gestion de Proyectos.

“Cómo generar ideas de negocios” estuvo a cargo de Emiliano Chear que fue presentado diciendo que es miembro del Club de Inversores del IAE. Fundó Palatinum Group en 1996, y la Organización Argentina de Jóvenes para las Naciones Unidas. Participa en Go Beyond S.A.. Aunque de la introducción de Nicolás Ramos (Endeavor) lo que me quedó cautivante fue la definición de emprendedor serial para con Chear que rápidamente me llevó a pensar en una exacerbación positiva del concepto de emprendedor del propio Santiago Bilinkis

Pero fue Chear el que habló y dijo que crear empresas no es una ciencia exacta y debemos recordar constantemente que estamos en el terreno de la probabilidad. Llamó a considerar el costo de oportunidad del emprendedor porque está muy subestimado al tener en contra la finitud del tiempo, al contrario de los inversores. Entiendan el juego de los emprendimientos y fíjense bien la probabilidad de cada cosa.

Como ejercicio presentó en pantalla una serie: (3, 16, 27). Después del WTF pensado por el auditorio explicó, convocando a David Hume a la sala, que tan solo era una fórmula de orden ascendente y que el intento de los presentes hubiese develado la intención del ejercicio. Arriesgar y fallar (o no) era el método que deberíamos haber usado para descubrirlo, y quizás entonces debamos hacerlos en nuestros proyectos.

Instó a que hay que tratar de falsear hipótesis y descubrir lo oculto en la regla. “Si le hubiese preguntado a mis clientes que necesitaban, hubiesen dicho un caballo mas rápido” decía Henry Ford. Lo que necesitaban era velocidad e inventó el auto. Teóricos dicen que lo inesperado es la principal fuente par generar innovación y entender la necesidad subterránea. La mejor manera entonces quizás sea falsear hipótesis.

Hay que entender que falsear implica el perder prestigio pero la clave está en experimentar sin ser juzgado. Hay que pensar menos, escuchar y arriesgar mas por momentos. El fracaso no hay tomarlo como malo en el emprendedorismo, porque es una experimentación constante. Ello nos acerca al componente del azar que uno desconoce en el éxito.

Chear mencionó el libro El cisne negro del libanés Nashim Taleb, que es una delicia para todos los curiosos que no se quieren rendir. Las páginas de este libro son un canto al escepticismo (higiénico), el cual nos separa de dogmas y verdades absolutas y nos acerca al conocimiento general más que al específico.

Continuando dijo que vos podes calcular las probabilidades del casino pero no lo inesperados que es necesario tener en cuenta a la hora de pensar emprendimientos. ¿Cómo pensamos los emprendimientos? Hay que permitir que mute y detectar lo que sirve. Lo improbable no es imposible. Hay que apostar en contra del azar hasta que llegue.

Si uno busca la evidencia que algo funciona cuando lo hagas no va a funcionar. Nos pidió que no seamos abogados de nuestros proyectos y contó que es bueno preguntarse: Hagamos de cuenta que pasaron 5 años de su propuesta ¿por qué fracasó?

Chear habló de detección y apropiación de la oportunidad. Crear arcas y no predecir lluvias.
Considerar las reales ventajas competitivas que son las conocidas de costo y la de diferenciación que no es hacer alto distinto sino lograr que te paguen mas por lo mismo que otros vendes. La da el cliente y no el vendedor.

Hay que preguntarse ¿Qué quiere la gente? pero después con creatividad inventar el auto, sin pensar en un caballo mas rápido, y que lo paguen mas caro que un caballo. Debe haber menos frivolidad en los emprendedores. La cultura dentro de la empresa sirve para mantener el éxito pero no generarlo.

Nos dijo desde el escenario que hay efectos cascadas y no olviden el componente suerte. Intenten no copiar el éxito del pasado. Mas allá de las variaciones no lo hagan. Piensen en las empresas que van a cambiar el mundo y van a sobrevivir para adelante.

El final fue para Eduardo Chapeta que se presentaba como caso emprendedor aunque terminó conformado un llamado al movimiento, demostrando de que se puede y dejó interesantes tips. Les recomiendo conocerlo en su perfil Linkedin tal como dijo Fernando Arocena en su nota de la Revista Punto a Punto.

El relato emprendedor comenzó en 1979 cuando se pasó de la Electrónica a los Sistemas en la creación-producción y fundó Interwave. Durante los ’80 y ’90 le fabricábamos el factor de valor y por eso decidimos no vender tecnología sino hacer negocios con tecnología, cuenta Chapeta sin haber perdido el tono exponencial cordobés.

El emprendedor ve el final del camino pero no el camino intermedio. Rescato la tolerancia al fracaso. Se debe ver donde convergen variables y allí apuntar. Argentina no es buen lugar para emprender. Nosotros buscamos socios locales en cada país donde fuimos.

Contó orgulloso sus trabajos:

  • IVoDS, un proyecto de Voz sobre IP para la NASA (leer mas del proyecto)
  • FreeCall para Web.De en Alemania)
  • IWS, en Italia, que consiste en tripleplay wifi porque Telecom Italia dejaba el segmento sin buena atención y se logró conquistarlo.

Hoy se dedica a Aquila, un proyecto de rastreo y monitoreo para servicios de salud, basados en la Geo-localización; y a MoviTra que lo cuenta anunciando que se viene la transacción virtual del dinero. En todos los casos Chapeta contó que, las empresas, pedían cosas que no existían y hubo que innovar, aceptar el reto y buscar la excelencia.

Eduardo Chapeta

Sus Tips como caso emprendedor fueron:

  1. Pensamiento global: observar y buscar mercados externos.
  2. Capacidad de comunicación global: saber ingles si o si y en lo posible mas idiomas.
  3. Estudio e información global de excelencia.
  4. Imaginación y audacia en las ideas y los proyectos.
  5. Ubicar y recurrir a fuentes y referencias correctas globales.
  6. Audacia para llegar a interlocutores, hay que gastar la bala.
  7. Buscar mercados primarios para capitales y clientes.
  8. Aprovechar internet y movilidad: teletrabajo y GEarth
  9. Excelencia a nivel global: hacer las cosas realmente bien.
  10. Insistir, perseverar, evolucionar, cambiar.
  11. Confiar en las consultoras top, no en las políticas corporativas.
  12. No asignar gran confiabilidad a conceptos y opiniones de managers por mas grande que sea su corporación.

Terminó con una explicación de como el Celular se “comió” a la cámara, música, radio, GPS, agenda, reader, dinero y va por las computadoras, basándose en la Ley de Moore (Moore´s Law). Nos fuimos mirando los artefactos que Chapeta vaticinó cambiarán pronto acercándonos a la casa del futuro plagada de WiFi y pantallas suspendidas en el aire para manipular.

Hubo aplausos por supuesto y cabezas que marcharon a sus casas con tareas que hacer sobre esa masa incierta y deforme que son los emprendimientos. Los emprendimientos, si pudiesen, nos agradecerían a nosotros por haber asistido y de ahora en mas tratarlos bajo una metodología definida, considerando lo inesperado al buscar el error y sin tener dudas de que es posible.

> Cobertura iPhone

No estoy de acuerdo…

In Exclusivos, Lastiri, Pasiones on 17 junio, 2010 at 12:56 PM

Por Nelson Lastiri

Ese día entendí que el “primer mundo” no descansa en mega fábricas, ni en nano tecnologías, ni en monedas de alto cambio, ni en letales ejércitos.

Ese día el profesor de Derecho Penal nos contó lo qué le había robado la atención durante una visita a Inglaterra: el Primer Ministro británico va una vez por semana al Senado a rendir cuentas y se somete a la confrontación de los funcionarios. Nada de discursos aburridos, ni bancas vacías, ni metáforas indescifrables; pero sobre todo nada de descalificaciones o comentarios anexos infundados. Mucho de respeto, mucha altura.

Atlántico de por medio, tengo la impresión de que nuestra forma de debatir está cargada de impurezas. Y esto no es un ensayo sobre la madurez política, sino una reflexión para todo el mundo. Me parece que los que no están de acuerdo la pasan mal, tienen que ir por allí despegándose rótulos. Y sucede en absolutamente todos los acontecimientos, movimientos y posturas en las que el humano se puede involucrar.

Lo curioso, además, es que cuando se genera tendencia, los grupos hacen lo que critican sin percatarse de ello.

Pero quiero poner como caso uno de los ejes de discusión que resuena en nuestro país por estos días (resúmase a los fines del post como “el debate de la homosexualidad y sus derivados”), en el que yo escucho en detalle y participo.

De pronto, el que por convicciones religiosas -o no- piensa que la homosexualidad ‘está mal’, es homofóbico. El que está en contra de la figura de ‘matrimonio’ para la unión entre personas del mismo sexo es un retrógrado. El que no apoya la adopción en uniones homoparentales, los discrimina.

Pero yo encuentro que las fobias son un “un trastorno de salud emocional que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas” (We love you Wiki), la homosexualidad tiene adherentes y opositores aun desde antes que  la historia pudiera ser registrada, y que pese a que ‘discriminar’ sea una acción inevitable en todas nuestras actividades, ese vocablo se asocia a formas de violencia simbólica.

Y creo que no estar de acuerdo guarda un abismo de distancia con prácticas homofóbicas, muestras de desprecio, insultos, abstenciones obtusas y retrógradas o cualquier forma de discriminación.

Entonces, al margen de la convicción que tengamos sobre cualquier tema que se ponga sobre el tapete de las opiniones, antes de comenzar a ver qué debatir, debemos ponernos de acuerdo en cómo vamos a hacerlo. Como no se quién dijo por ahí, “no hace falta que pensemos igual, hace falta que pensemos juntos”.

Porque de lo contrario pareciera ser que en lugar de estar interesados en escuchar y entender al otro, estamos intentando nada más que desarticularlo e inmovilizar sus argumentos.

¿y vos que opinas?

Si las posturas son irreconciliables y no existe esperanza alguna de encontrar un punto en común, eso es otra cosa. Pero si realmente estamos en el bando de la “construcción social”, la “no discriminación ni exclusión”  y la “igualdad de oportunidades”, debemos intentar que discursivamente en la sociedad no se establezcan dualidades faltas de neutralidad, desproporcionadas, sin equidad.

Porque todas las personas merecen el mismo respeto por el solo hecho de ser humanos, no por sus preferencias sexuales o certezas espirituales, no porque dicen lo que me cae bien ni porque están en línea con la mayoría.

Quizás algún día comprendamos que el primer mundo se concibe después de arar la tierra del no estoy de acuerdo durante años, con paciencia. Desde la teoría del espiral del silencio a esta parte hubo mucho bla bla bla, pero propongo que aunque seamos como el agua y el aceite, exista como mínimo la vocación de ver en el otro un “yo” igual a mí que está tomando la valiente decisión de decir nada menos que eso que piensa en sus adentros,… un valiente que aunque el disenso suene a ‘cuco’ me regala un no, no estoy de acuerdo.

Dedicado a Danilo Tonti.
Hemos discutido de todas las formas y colores.
Te amo hermano.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Las palabras, el sueño eterno hecho realidad, las ideas y el miedo movilizador para atravesar barreras

In Blanco, Exclusivos, Jóvenes Sueños, Pasiones on 1 junio, 2010 at 10:50 AM

Por George Blanco

Es la sexta o séptima vez. Cada vez que termina me digo que tiene que ser la ultima, que ya lo tengo grabado en la mente. Y es cierto. Pero acá estoy y lo vuelvo a ver. Como si por caso hiciese falta que un tal Steve Jobs tenga que recordarme que tengo que salir a enfrentarme con quien sea, con mi mismo, allá afuera.

Resulta que mi proceso hoy me lo pide mas que nunca. Estoy en un momento en donde tengo que salir a animarme a mas, a luchar por las ideas, a desafiar la creatividad. Entonces ahí esta, al alcance de mi mano. En mi iPhone, en mi Computadora, o en mi cabeza. Esta ultima es la mas vulnerable. En ella el discurso a veces pierde fuerzas, se nubla de vestigios que nada tienen que ver con lo que el bueno de Steve propone.

Pero siempre hay algo que justo a tiempo recupera el archivo, como si por caprichos del destino ese sueño disfrazado de locura tuviera que ser realidad. Es esa realidad la que me asusta, la que a veces me muestra el miedo y la que me deja a oscuras. Pero atención, no es tan mala. La oscuridad digo, agudiza el sentido de la vista. El miedo los despierta a todos juntos. Entonces ahí me veo, en este momento.

Steve Jobs me invita a su living, me ofrece algo para beber y expone su teoría. O mas bien expone una especie de obra prima cargada de instantaneidad, de fugacidad. Tanto, que la veo desplazarse a una velocidad rapidísima. Hace uso de la palabra, la toma como algo hermoso, la transforma, la da vueltas.

Estoy cayendo bajo la persuasión del creador de la manzanita, lo se. Pero me lo permito, dejo que me lleve, que nos lleve. A su niñez, a su adolescencia, a su vida. En un punto me veo reflejado. En uno o en todos. Confluimos, decimos, amamos, la pasión, es esa pasión por las ideas y el hambre por querer cambiar el mundo, humildemente, si me permiten.

Peco de soberbio, tal vez. Este articulo que acabo de escribir es una mierda, quizás. Pero me anime, supere el miedo, aquella noche. Sepan disculparme, pero tenia que contarlo. Tenia que compartirlo con ustedes, ¡es que quiero gritarlo al viento!

¿Estaré preparado para escribir mi propia historia? ¿Podré olvidar este vídeo y filmar el mío, el propio? Me resulta abrumador pensar que algún día alguien puede verme.

El miedo, aparece de nuevo. Todo el tiempo, no me deja solo, nunca. Es mi fiel compañero, mi única salvación. Es ese componente esencial que veo es imprescindible en estas líneas. En la vida. El miedo me lleva, ahora mismo a salir afuera a filmar mi propia vida, a retratarme. A animarme a mas. A movilizarme. A agudizar mis sentidos. A crear esto que hoy ven. Y la Fe se multiplica. Van de la mano.

No quiero dormir, no quiero olvidar la lección… ¿Es verdaderamente una leccion? Dificil saberlo. Pero de algo estoy seguro; despues de aprendida no hay mas alla. No queda mas de que preocuparse, las dudas que quedan se convierten en experimentos cientificos de hombres que lo han conseguido todo y que por una cuestion innata se preguntan y repreguntan.

¿Existirá ese estado perfecto? ¿Cuanto servirá aquella idea que invente? ¿Es esta sociedad potencialmente dispuesta a atravesar barreras? Quiero cerrar los ojos. Imaginarme en ese living, con mis invitados. No quiero dormir, solo quiero soñar. Despues, Stanford, el silencio, mis anfitriones. Las palabras, el cielo, el brillo. Las mentes libres. Los aplausos. La sabiduria de haber cumplido la mision para la que fui asignado. Es esa la bocanada de inspiracion que nunca acabara.

+ Ver discurso

 

El furor de las ideas

In Pasiones on 10 abril, 2010 at 3:30 PM

Por Soledad Vallejos


“Pocas veces tenemos la oportunidad de desconectarnos, de tomarnos un día franco en la vida para esto. ¿Cuánto tiempo dedicamos a las ideas?”, preguntó el matemático Adrián Paenza, convertido en maestro de ceremonias, casi pensando en voz alta. Desde entonces, en La Rural pasaron cosas. Como en trance, mil cuatrocientas personas levantaban la mano para indicar si veían o no un juego óptico. Un rato después, sin despegarse de sus asientos y por no dejar al orador zarandearse solo, oscilaban de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, remedando un baile simpaticón, pero eso sí: en silencio. Si algo reinó durante los bloques de charlas que, durante doce horas, tomaron por asalto el auditorio que quedó chico, fue la atención intensa y exclusiva hacia quien estuviera de pie en el escenario. Vale decir que, de alguna manera, los diez organizadores del encuentro TEDxBuenos Aires dispusieron que esa suerte de franco que mentaba Paenza fuera ayer, pero en un orden que el matemático expuso con claridad temprano a la mañana: un primer eje en torno de “la frontera del conocimiento actual, lo que se sabe y lo que no”; un segundo, acerca de cómo “crear el futuro”; un tercero, dedicado a “la construcción de un mundo más solidario para todos”, y un cuarto, y final, que de cierta forma devolviera la pelota a los asistentes: “¿Dónde encajo yo en todo esto?, ¿qué parte de esto me toca?” Entre uno y otro, además del transcurrir del día, podía entrar el mundo y toda la gama de emociones imaginables, y hasta inesperadas. La combinación de oradores, 20 en total, era tan inusual que sólo se le podía comparar la concurrencia, y a su diversidad sólo se la podía explicar por el interés del evento –de culto en algunos ámbitos especialmente cercanos a las dinámicas de Internet– que se realizaba por primera vez en la Argentina. Por algo a las 7 de la mañana ya había una fila de personas esperando que se abrieran las puertas del lugar; a las 8 se empezó a llenar el auditorio, y media hora después quedaban pocos asientos libres. De hecho, a las 9, cuando Paenza subió al escenario, el lugar había sido desbordado, y al público que seguía la transmisión por Internet y desde Ciudad Universitaria se sumó un anexo de sillones fuera del auditorio, que ante sendas pantallas remedaban pequeñas plateas, algo surrealista por el paisaje tras los vidrios: un desfile desganado, pero continuo, de caballos y jinetes protagonistas de una obra musical gauchesca que alberga La Rural cada noche. Parque de diversiones La sala estaba casi al límite de su capacidad y todavía faltaban unos cuantos minutos para comenzar, pero una peregrinación de adolescentes, señores, señoras, treintañeros, famosos y no tanto, parecía decidida a no terminar. Adentro, el tiempo se mataba entre tés, cafés y algunas medialunas, mientras algunos de los diez organizadores se dejaban ver apretando el paso de una punta a otra del lugar. “¿Nervioso? No, los que tienen que estar nerviosos son ustedes ahora”, desafiaba uno de ellos a uno de los oradores, y entonces, con un pequeño apagón de luces como indicador de que era la hora, todo comenzó. Dieciocho minutos continuos de ver y escuchar, en medio de una organización impecable, a una persona poco habituada a los escenarios, créase o no, pueden pasar a una velocidad pasmosa. Quizá por eso lo que debía ser una seguidilla de charlas se convirtió, en realidad, en una suerte de paseo por un parque de diversiones, en el que, contra los prejuicios rancios que insisten en pintarlas como aburridas, las ciencias duras se llevaron los aplausos más apasionados. Mariano Sigman, el doctor en neurociencias especializado en Ciencias Cognitivas que abrió el evento con una clase intensiva sobre las investigaciones sobre conciencia y lenguaje (ver aparte), superó ampliamente el desafío de terminar de despertar a un auditorio ansioso. Inmediatamente después, el músico y escritor Luis Pescetti, de rigurosa remera negra con pececito blanco, guitarra en mano y la acidez absolutamente simpática que convirtió en su marca registrada, no sólo mantuvo el aire efervescente, sino que fue un poco más allá: demostró que sirve reflexionar sobre los modos de poner(se) en escena y cómo eso repercute en los vínculos humanos. Enlazando en cierta manera con el cierre de Sigman, Pescetti insistió en que “los niños son espectadores muy entrenados”, que “pasan la primera parte de su vida sólo observando”, único acceso posible a su aprendizaje. De allí a la expectativa –planteaba haciendo cantar estribillos a la concurrencia, e invitándola a menearse de un lado al otro sin moverse de la silla–, y a pensar en voz alta sobre la relación que él mismo mantiene con el público de padres, madres e infantes, medió poco más que arte escénico (“yo cuando actúo me quito poder, pero conservo mi lugar de autoridad” por preservar la responsabilidad de llevar adelante el show). Esa dinámica de tira y afloja, de buscar lo inesperado, condición necesaria del humor, es posible entre otras cosas porque “los niños son inmigrantes en el tiempo”, que deben aprender a vivir entre sus necesidades y deseos y las resistencias del lugar al que llegan. “Cada sociedad tiene una imagen de niño, de infancia, de lo que es la crianza, lo que es la educación. Si esa imagen se basa en un ideal, es muy difícil. Pero si es algo real es más fácil, nos vamos a sentir reconocidos, vamos a sentir gratitud y alivio.” (seguír leyendo) Lee el resto de esta entrada »