maximo tell

Posts Tagged ‘internet’

tu Queja Suma, el reclamo comunitario y su superación

In Emprendedores on 20 septiembre, 2012 at 6:15 PM

Los emprendimientos se suceden en mi ciudad y esta vez nos aporta su visión Ricardo Vaca Narvaja de tuQuejaSuma. Esta plataforma nació de un proceso de competencia donde se logró diseñar una StartUp en algo más de 50 horas. Una gran experiencia en donde se destaca el trabajo humano para conformar un equipo y creer en una idea que se transforma en proyecto y empresa.

¿Cómo nace tuQuejaSuma y cuál sería una rápida definición del proyecto?

Nuestro proyecto nació en Marzo de 2012 en el Startup Weekend Córdoba resultando ganador de la competencia. En ese momento desarrollamos la idea y le dimos forma al concepto de lo que hoy es tuQuejaSuma.com. La idea surgió a partir de las vivencias propias. Sentíamos que, como consumidores, no éramos escuchados. Entonces, a la hora de proponer y sumarnos a un equipo de trabajo en el Startup Weekend, elegimos estar en lo que hoy es tuQuejaSuma.

Una vez que pasamos el concurso, al elegir continuar con el proyecto empezamos la etapa de investigación en la que descubrimos que, generalmente, no suele cerrarse el proceso: problema – queja – solución – feedback. No sólo esto nos llamaba la atención sino también el auge de movimientos como el de los Indignados que gracias a las redes sociales lograban mayor repercusión y unión en causas comunes. Fue ahí que nos percatamos de que la queja colectiva era una herramienta que tenía mucho poder en potencia para los consumidores.

Nosotros entendemos que los clientes son lo más importante a la hora de prestar un servicio u ofrecer un producto, y en general esto no parece ser respetado. Es por esto que nos sentimos identificados con crear una solución que atienda esta problemática y al mismo tiempo poder ser una herramienta para las mismas empresas, por ser una vía rápida de solución y por la visibilidad en las historias de éxito que se logren a través de la plataforma. La idea es que gracias a tuQuejaSuma los consumidores ya no tengan que rogar por soluciones y frustrarse en esta búsqueda, sino que el camino sea el inverso: La solución llega al consumidor.

¿Cómo fueron los tiempos de desarrollo de una idea como ésta?

En el desarrollo de la idea corrimos con la gran ventaja de haber participado en el Startup Weekend, donde teníamos menos de 54hs para transformar las ideas en un proyecto. Luego de resultar ganadores del evento, nos juntamos para decidir si seguíamos hacia una etapa de desarrollo.

Después de aceptar el desafío que se nos presentaba, reorganizamos el equipo y comenzamos a desarrollar la plataforma desde cero. Nos dividimos en dos subequipos, uno de desarrollo y otro de comunicación y marketing. Tuvimos muchas idas y vueltas sobre el alcance de la plataforma pero la esencia siempre fue la misma: darle potencia a la queja colectiva y conseguir soluciones.

Además de debatir en el grupo, consultamos a otros emprendedores, empresas y potenciales usuarios de la plataforma y sobre todo discutimos mucho las ideas para darles forma y ejecutarlas. En el camino el equipo fue cambiando por los distintos compromisos que habíamos asumido antes de encontrarnos en este camino, pero no por eso paramos el desarrollo del proyecto.

¿Obtuvieron ayuda externa al proyecto de emprendedores, inversores, etc?

Tuvimos muy buena predisposición por parte del conjunto de emprendedores cordobeses para escucharnos y ayudarnos. También propuestas de inversión pero decidimos rechazarlas hasta que tuviéramos un producto maduro y funcionando.

¿Cómo ves el contexto para emprender en Córdoba y Argentina?

En lo personal, creo que en Argentina pueden faltar muchas cosas que tal vez en otros países abundan, como por ejemplo, fuentes de financiamiento e inversores para cada etapa de los proyectos y mayor interés de los gobiernos en apoyar al ecosistema emprendedor, herramientas que si bien existen, no son suficientes. Pero sobre todo estaria bueno salirnos un poco del molde de que un emprendimiento tiene que ganar dinero para tener razón de existir.

Tanto en Buenos Aires como en Córdoba, en eventos sobre Startups, entrevistas, y hasta disertaciones en Universidades, nos hemos encontrado siempre con la misma pregunta al hablar sobre nuestro proyecto: ¿Cómo hacen plata? En otros países, existen modelos alternativos que sería interesante comenzar a probar localmente. Lo que sí rescato como un valor fundamental en Córdoba es el ecosistema emprendedor. La buena predisposición de todos por ayudar, las ganas de colaborar que eso genera y la infinita creatividad que tenemos para emprender.

¿Cuáles son las expectativas y objetivos a cumplir en esta etapa de tuQuejaSuma?

En esta etapa estamos trabajando fuertemente en dos áreas, mejorar el producto para hacerlo sumamente útil a los usuarios, y por otra parte en desarrollar los canales necesarios para que las empresas respondan en forma ágil a los reclamos. Luego de terminar con esta etapa, saldremos a cubrir todo el país.

¿Creen que van a poder superar el punto de dar soluciones más allá que las empresas no las dan por sus propios canales de atención al cliente?

Nosotros creemos que tuQuejaSuma puede ser una herramienta útil tanto para usuarios como para empresas. El hecho de que todas las empresas y gobiernos puedan utilizar nuestra herramienta como canal principal, hace que la velocidad y calidad de las respuestas pueda ser mayor y que se dé una sana competencia que por canales tradicionales no se puede lograr.

Además de esto, las mismas empresas van a querer posicionarse para destacarse en la calidad de atención a sus clientes ya que eso puede afectar directamente la decisión de compra de potenciales consumidores.

> Conocé tuQuejaSuma.com

Santiago Bravo – Coordinador General
Alejandro Koretzky – Coordinador de Desarrollo/Diseño
Ricardo Vaca Narvaja – Coordinador de Comunicación
Paula Sosa – Logística
Facundo Gaich – Desarrollador
Maxi Bustos – Desarrollador
Agustin Dahbar – Desarrollador
Martín Becerra – Desarrollador
Pamela Molero – Community Manager
Gonzalo Sanchez Sarmiento – Asistente

Anuncios

La revolución será de los docentes

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 30 mayo, 2011 at 10:36 AM

La transferencia del conocimiento volverá a ser eje de una transformación radical de los sentidos asignados por la sociedad. La educación será lo único que cambiará (nuevamente) al mundo. En este nuevo siglo de las comunicaciones inmediatas y las informaciones fugaces, es el conocimiento el cimiento necesario para adaptarse a las características cognitivas del hombre para con el mundo que lo rodea. Mejor dicho, somos los docentes quienes tenemos la obligación de cambiar el mundo.

El problema no está en las herramientas, el conflicto no es entre el libro y la capacidad de atención. Durante años hemos diagnosticado e inventado desviaciones estudiantiles sin estudiar empáticamente lo que es soportar una clase nuestra. La solución reside en entender el cerebro, su renovado funcionamiento y los estímulos predilectos de estas nuevas esponjas cognitivas.

Los cerebros han cambiado, nosotros hemos cambiado y hasta los pizarrones se actualizaron. Si bien se ha avanzado en ciertos aspectos, lo que no hemos podido superar aún, es la confusión que tenemos acerca de qué es lo que debemos modificar de nuestra enseñanza. Las pantallas no hacen a los docentes y las presentaciones no serán lo que los alumnos recordarán para siempre. Los valores de la educación continúan siendo los mismos, el docente es insustituible y el conocimiento que se debe transferir no será modificado por el canal.

Las lógicas de transmisión de los contenidos son las que tenemos que atender. Debemos dominar las nuevas tecnologías, asimilar la ruptura que los nativos digitales producen sobre las viejas formas lineales de lectura y compartir el lugar desde donde generar conocimiento.

No temer, desafiarnos y salvarlos, es nuestra responsabilidad si es que alguna vez soñamos con poder abrazar un egresado que nos estime por los conocimientos que le hemos podido transferir para enfrentarse al mundo que se presenta ante ellos.

Bajemos la guardia y salgamos de la trinchera

¿Hasta cuando los docentes vamos a temerle a la tecnología? Debemos comenzar a verla como nuestra aliada y considerar que gracias a ella podemos recuperar el terreno perdido. Quizás al comprender que es justamente “con” las nuevas herramientas con las que vamos a poder frenar el achicamiento de nuestros programas, la disminución de densidad teórica y hasta sentirnos mejor frente al aula.

Nosotros como docentes, debemos pensar las herramientas digitales para configurar un escenario donde plasmar distintas unidades temáticas en torno a la comunicación digital y así lograr que los nativos digitales renueven su interés por distintos contenidos, participen en la construcción de conclusiones conceptuales y logren internalizar una manera de aprendizaje colaborativo y multiplataforma.

¿Nos animaremos a romper esas secuencias rígidas de aprendizaje en las que creemos fervientemente? ¿Estamos dispuesto a compartir el protagonismo con los alumnos? Como docentes tenemos que identificar cuando nos olvidamos que el proceso de aprehender era deglutido por nosotros dada su condición estimulante. Sin dudas alguien nos inyectó la creencia errónea de que el alumno por sí solo iba a querer hacerse de los conceptos y nosotros no teníamos más que presentarlos.

No existen soluciones mágicas

No se puede desconocer que los nuevos paradigmas tecnológicos han llevado a la transformación de la sociedad del conocimiento. Se trata de una sociedad en la que las condiciones de generación de conocimiento y procesamiento de información han sido sustancialmente alteradas por una revolución tecnológica centrada sobre el procesamiento de información, la generación del conocimiento y las tecnologías de la información.

En este contexto general, las nuevas tecnologías se relacionan con la enseñanza a partir de la generación de nuevos entornos de aprendizaje, donde se han transformado las maneras en que el saber es adquirido, clasificado, facilitado y explotado.

El camino de la descentralización de las clases entonces, aparece como una oportunidad para innovar a partir de las herramientas que ellos mismos ya manejan, pero que se puede enseñarles a utilizar eficazmente con fines académicos. En el caso educativo, se entiende mal esta des- centralización si se supone que el último nivel de decisión personalizado está en el docente. Porque quienes deberían participar de las decisiones de aprendizaje, son los últimos orejones del tarro (pero también los más importantes de todos); a saber, los mismos estudiantes.

No seremos los primeros pero evitemos ser los últimos

Cuando por fin nos propongamos ejercitar nuestra docencia, alejándonos de las estoicas formas medievales de educar, entonces podremos reconocernos en la mirada de un aula repleta de nativos digitales que nos aceptan en su reino cognitivo. No hace falta recorrer muchos clicks en el horizonte de Google para toparse con casos cada vez más exitosos e innovadores.

En el caso local por excelencia es necesario citar el Proyecto Facebook encabezado por Alejandro Piscitelli, donde se desarrolló una experiencia de educación participativa, que si bien se basó exclusivamente en la red social, dejó sentada las bases sobre conceptos claves para entender la educación en términos que debemos emprender.

¿Cómo conquistaremos a estos bárbaros que nos desafían en nuestra propia aula? Entendamos a Alessandro Baricco cuando nos anticipa que “los bárbaros llegan de todas partes. Y esto es algo que nos confunde un poco, porque no podemos aprehender la unidad del asunto, una imagen coherente de la invasión en su globalidad. Vemos los saqueos, pero no conseguimos ver la invasión. Ni, en consecuencia, comprenderla. Para los bárbaros la calidad de un libro reside en la cantidad de energía que ese libro es capaz de recibir desde las otras narraciones y de verter después en otras narraciones”.

Nos instruyamos para dar batalla en igualdad de condiciones. Un buen ejemplo de ello me pareció el caso de Salman Khan que creó la, al menos innovadora, Khan Academy, postulando sin tapujos que se puede utilizar el video para reinventar la educación. Su proyecto se basa en una serie de videos educativos cuidadosamente estructurados que ofrecen completos planes de estudio en matemáticas y, ahora, en otros temas. En la exposición de su plan muestra el poder de los ejercicios interactivos e invita a los profesores a considerar invertir el tradicional método en el salón de clases: Asignar a los estudiantes video-clases para ver en su hogar, y hacer “los deberes” en el salón con el profesor listo para ayudarles.

No habrá casos que desde el primer momento se amolden a la solución que necesitamos para nuestra aula, pero debemos comenzar a nutrirnos de las distintas experiencias e interpretaciones de la situación, para así poder alcanza el objetivo de salvar “nuestra” clase.

La revolución no será de las máquinas y los alumnos no asaltarán nuestra Bastilla, sino que somos los docentes quienes tendremos que iluminar el camino. El primer paso entonces será reconocer nuestros errores y remediarlos desde los nuevos conceptos que se nos presentan como posibles aliados. Herramientas, plataformas y distintas actividades están tan expectante, como los alumnos, porque las internalicemos para ejecutarlas.

Biblio:

Castells, Manuel. La Galaxia Internet. Barcelona: Areté 2001.
Baricco, Alessandro. Los Bárbaros. Ensayo sobre la mutación.
Piscitelli, Alejandro. Proyecto Facebook.

Razones para un mundo mejor.. ¿Con o sin Coca Cola?

In Malas Viejas on 30 mayo, 2011 at 10:00 AM

Millones de personas han publicado en sus muros de Facebook o compartido en Twitter la publicidad de Coca Cola en la que se insiste en que “Hay Razones Para Creer En Un Mundo Mejor“. Es difícil esquivar los virales que se generan en Internet y mucho más aún cuando estás mucho tiempo en las redes sociales. La gente se entusiasma con la canción, quizás realmente cree en el mensaje o simplemente se vincula con una de las marcas más grandes del mundo.

El caso es que cada vez que vi esta publicidad, pensé en cuando llegarían las miradas críticas sobre una marca como Coca Cola que induce a creer en ella como marca sumamente limpia, más allá que no lo diga explícitamente, cuando al menos genera sospechas. No acuso a la marca, porque además conozco ciertas acciones con las que Coke pretende ser más sustentable, solo me refiero acá que no voy a comprar el concepto.

¿El mundo será mejor con Coca Cola o sería mejor si sus industrias no existieran? Ustedes decidan.

Y finalmente una mirada totalmente pesimista (y discutible) que llega desde Colombia.

Vía Danilo Tonti / Nelson Lastiri

Owni, la vanguardia francesa del periodismo de datos

In Paladar mostaza on 25 marzo, 2011 at 9:32 PM

De vez en cuando se generan grietas interesantes entre las novedades del surgimiento de medios digitales. Acá una nota de El País sobre lo último que se vio volando por los cielos digitales.

Su nombre lo dice todo: Owni es un verdadero objeto no identificado en el panorama mediático actual. Esta web francesa de periodismo digital, nacida hace apenas dos años, es un cúmulo de peculiaridades.

Mientras el resto de medios siguen buscando la rentabilidad en Internet, bien mediante la suscripción o la publicidad, Owni ha optado por ser completamente gratuita y prescindir de los anuncios. Además, en su redacción trabajan de forma totalmente integrada -y en aparente (e inusual) armonía- periodistas, programadores y diseñadores.

Parece fortuita, o al menos poco planificada, su mutación de agregador de blogs para geeks en web de referencia mundial del llamado “periodismo de datos“. Son pioneros en ese intento de representar en la red de manera clarailustrativa una información confusa. Y, también, en inventar instrumentos que permiten a los internautas rastrear toneladas de informes en la red, al estilo Wikileaks.

“Trabajar gratis tiene mucho sentido desde el punto de vista económico”, subraya Nicola Kayser-Bril, quien, con apenas 25 años, encabeza el equipo de cinco data-periodistas de Owni, encargados de “transformar las ideas de la redacción (15 periodistas en total) en proyectos que los developpers puedan plasmar”. Augura que, como poco, la compañía logrará este año multiplicar por cinco los ingresos de 2010 (460.000 euros), con un equipo que ha pasado de 8 a 37 personas en solo un año.

Su planteamiento es sencillo: la compañía fundadora de Owni, 22Mars, vende muchos servicios comerciales especializados en la Red: aplicaciones, páginas web, formación, consulting sobre estrategias online

Owni fue concebida, en abril 2009, como el apetitoso escaparate, gratuito por supuesto, para captar clientes con sus artículos de fondo (no sigue al minuto la actualidad), acompañados de llamativas ilustraciones y diversas aplicaciones de periodismo de datos. “También nos permite adquirir una experiencia en la web a coste cero”, añade Kayser-Bril, periodista y autodidacta programador web, licenciado en Economía de una prestigiosa universidad francesa. Owni sirve así de laboratorio de investigación a su equipo de creadores, quienes luego rentabilizan su savoir-faire.

Como ejemplo de los jugosos beneficios del trabajo gratuito, Kayser-Bril cita la colaboración de Owni con Wikileaks. El equipo francés creó unaherramienta abierta a los internautas para que rastreasen y catalogaran los miles de documentos sobre las guerras de Irak y Afganistán. “Nos permitió innovar, y trabajar mucho con el crowd-sourcing“, dice. “Ahora acabamos de vender una aplicación donde hemos usado gran parte de esta experiencia.”

El abanico de clientes de Owni abarca desde la presidencia francesa del G20 hasta el ayuntamiento socialista de París, pasando por ONG y medios de comunicación tradicionales. “No nos impide escribir artículos muy críticos con esas instituciones”, se apresura en apuntar el data-periodista.

Aquel peculiar modelo económico no nació de un plan concebido en los despachos de expertos en marketing y comunicación, sino de “un cúmulo de casualidades que hemos sabido aprovechar”, confiesa. Y admite que su criatura podría seguir “mutando”. “Estamos hoy en un punto donde más que un escaparate, Owni se ha convertido en el principal activo de la compañía y quizá mañana sea su motor financiero”, recalca Kayser-Bril.

“Todavía no hemos encontrado un modelo de negocio que nos permita hacerlo, pero hemos entendido poco a poco que nuestra especificidad no era crear páginas web para clientes, sino descifrar y volver más ‘digerible’ la actualidad. Hoy, intentamos de-geekizar la línea editorial. Hablamos mucho más de sociedad y de política y menos de nuevas tecnologías.”

“Tantear, probar fórmulas, equivocarse… Es algo vital hoy cuando se están inventando tantas cosas en Internet”, subraya Laurent Mauriac, director general de Rue89, otra web francesa de información que ya ha trabajado con Owni. “Es algo que Owni hace muy bien, así que su trabajo puede interesar a muchos medios que todavía no se atreven a probar cosas en Internet.”

A Kayser-Bril le traumatizaron sus primeras prácticas en medios “tradicionales”: “El copiar y pegar, el amontonarse para cubrir todos la misma rueda de prensa y luego escribir el mismo artículo…”, cuenta con un puntito de asco. Pero, sobre todo, recuerda “la falta de espíritu de riesgo y la incompetencia técnica: he visto cómo medios pagaban 10 o 100 veces más de lo necesario para hacer una nueva web, porque no sabían que existen soluciones de código abierto.”

Hay que ponerse las pilas, aconseja. “La sociedad no va a esperar a que los periodistas aprendan a manejar las nuevas tecnologías. Si no lo hacen rápidamente, serán los geeks, los programadores y los informáticos quienes presentarán la información. Ya ha pasado con Julian Assange, un hacker que nunca fue periodista”.

Mientras, el platillo de Owni vuela a velocidad de crucero. En 2010, fue la primera web francesa en recibir un premio de la Online News Association, los Oscar del periodismo digital. Sus fundadores acaban de volver de Austin, Texas, donde estaban nominados para el premio Accelerator del “ultra-cool” festival South by South West.

En Francia, Owni piensa lanzar una radio en Internet y una versión papel de su Web (“claro que siempre se necesitará el papel”, aseguran). Desde finales de 2010 existe una versión en inglés de Owni, centrada en temas europeos y gestionada desde París. Y antes del cierre del año, apostarán por una versión americana desde el centro neurálgico de Internet, la costa oeste de Estados Unidos.

¿Tanto dinero les da la venta de aplicaciones? Mantener un equipo de casi 40 personas ya de por sí es muy caro en Francia. ¿No temen quemarse las alas por volar demasiado rápido? “Nuestro modelo económico es viable y sano”, se defiende Nicolas Kayser-Bril, que lo contrasta con el de muchos de sus competidores. “Ya han quemado varios millones, mientras todo lo que hemos hecho hasta ahora ha costado un millón de euros.”

Esperan cerrar el ejercicio 2011 (en junio) con un volumen de negocio de unos 2,7 millones de euros. Está a punto de concluirse una nueva ronda de financiación de unos 1,5 millones, que serán destinados en gran parte al I+D de la parte francesa del proyecto. Y prevén otra dentro de poco para financiar la web americana.

“Funcionamos como todas las start-ups de nuevas tecnologías, con material open-source y sin patentes”, se ríe el veinteañero. “Así que nuestro único coste son los empleados. Toda nuestra economía funciona sobre el ‘talento’, como dicen los ‘pros’ del marketing”.

Fuente: Periodismo con Futuro

 

Grupos virtuales y relaciones vía Twitter

In Paladar mostaza on 14 febrero, 2011 at 9:01 AM

“Las relaciones no volverán a ser lo mismo..” sentenciaba un amigo con iPhone en mano, se refería a lo que genera la red. Twitter alteró, junto con otras redes sociales, la manera en la que comenzamos nuestras conversaciones y nos enteramos de lo que hacen nuestros amigos. Acá una buena radiografía, de Soledad Vallejos, de como se organizan las comunidades virtuales por medio de 140 caracteres.

Pasar horas y horas ante una computadora ya no es, necesariamente, sinónimo de reclusión solitaria. Es más: hasta podría llegar a ser indicio de una intensa vida social que transcurre, como algunos programas informáticos, en segundo plano, mientras suceden otras cosas. Todo, durante las horas de trabajo, mientras se lee el diario, se intercambian archivos o en medio del episodio de alguna serie. La vida online transcurre, por así decirlo, al mismo tiempo que la otra existencia más tradicional. También puede intervenirla y sumarle dimensiones.

Los usuarios insisten en que, después de horas y días y semanas y hasta meses de compartir anécdotas, historias, información, materiales, fotos con desconocidos cuyos nombres reales muchas veces se ignoran tanto como sus caras y sus voces, el impulso es natural. No queda otra que “desarrobar” los nombres: pasar de la pantalla (donde cada usuario lleva nombre real o de fantasía, pero necesariamente precedido por la @) al mundo en tres dimensiones.

Salón de fiestas se busca

Hace cuatro años trabajaba en un call center. Ahora, aunque se llama Facundo, más de tres mil personas lo conocen como @elfaco, uno de los organizadores de las fiestas Rispé. Entre un momento y el otro de su vida pasó la llegada a Twitter (TW), “lo primero que leo cuando me despierto y lo último que leo antes de dormir”.

El cambio le resultó tan natural que se le escapan los detalles. Tuiteando fue “conociendo amigos, gente. A mi novia. Y conseguí otro trabajo”. Por “conocer” virtualmente a periodistas, dejó de ser telemarketer y comenzó a trabajar en una empresa periodística. A los 24 años, @elfaco no puede imaginar su vida cotidiana sin TW. Tampoco su amigo @ati lael1, el dj cordobés que en el mundo no virtual se llama Gonzalo. Se conocieron, por supuesto, tuiteando: seis meses después, junto con otros tuiteros, empezaron los viajes entre Buenos Aires y Córdoba. Para conocerse primero, para verse con frecuencia después, porque “en TW se da mucho esto de gente de otras provincias que pega onda con los de acá y viceversa. Viajan, se hospedan en casa de otro”.

Ahora mismo, mientras los tweets van y vienen, @elfaco, @atilael1 y –-al menos– otras doscientas @ buscan dónde encontrarse una noche para charlar, verse las caras y brindar. La costumbre empezó en 2009: Facundo anunció su cumpleaños en TW, Gonzalo dijo que viajaba hasta Buenos Aires para pasar música en la velada; algunos se prendieron. “Pero fue un fracaso total: ese día granizó, éramos quince personas en un bar.” En febrero de 2010 probaron de nuevo, ya con el nombre de “Rispé”. “Vinieron 40, 50 personas. Cobramos entrada para cubrir el alquiler del local.” No alcanzó. En mayo repitieron; “ya vinieron 70, 80. Ahí sí cubrimos los gastos”. En octubre pasado fueron 140. “Al principio era como que la gente iba para encontrarse con otra gente de TW, a ver quiénes eran. Pero la tercera vez ya mucha gente se había conocido y traía amigos que no eran de TW”, o que online se habían construido otro circuito de contactos.

–¿Cómo saben quién es quién?

–Cada uno se presenta. Pasa algo muy gracioso en las fiestas y es que los que no tienen un avatar (la foto de usuario) o su nombre real, esa gente que no reconocés si te cruzás en la calle, avisa antes por TW: “voy a ser el que esté vestido así” o “el que esté colgado de un parlante”, “al lado del baño”, ese tipo de cosas. Ahora queremos hacer una cuarta. Tal vez a fines de febrero, principios de marzo. Tenemos que encontrar lugar.

Fútbol para todos

Cada semana, los players se encuentran en la cancha cuyo bar, durante el tercer tiempo, se convierte en Unidad Básica. En el Abasto juega la UB “Evita Carrilera”; en Chivilcoy, la UB “Que florezcan mil Florencios” (por el ministro del Interior, nacido allí, y cuyo hermano organiza los partidos); en Rosario, la UB “Cooke al arco”; en zona norte, la UB “Jauretche de 9”; en La Plata, la UB “Walsh enganche”; en zona oeste, la UB “Todos atrás y Néstor de 10”; en Flores, la UB “Volveré y seré stopper”. “Cada uno tiene su UB virtual y arma los partidos, saca las fotos, arma las crónicas y sube todo a la web”, explica Víctor Taricco, el usuario que sí lleva su nombre real en TW y recomienda pedir más datos al creador de la movida del Picado nac&pop. Es que esta red de conocidos virtuales unidos por el fútbol y la política en la vida real nació también en TW, por insistencia de @berenje nal, conocido en el mundo 3D como Ernesto, un geólogo de 27 años que “no era de tener muchos amigos”.

“En TW empecé a encontrar, y calculo que les pasa a muchos otros, gente piola que no había en mis otros círculos cotidianos. Cuando empezamos a encontrarnos, todos decíamos: ‘No puedo hablar de política con gente del trabajo, con la familia, con amigos’. Había una necesidad en ese sentido.” El primer partido fue en septiembre del año pasado y “todo se intensificó después de la muerte de Néstor” Kirchner. Pero a lo simplemente político-emotivo se sumó “una necesidad personal, trivial, que era jugar al fútbol”, cuenta @berenjenal a horas de la contraparte menos atlética de esas veladas: la fiesta del Picado Nac&Pop.

Cuando, en lugar de bailar, se juega, el tercer tiempo se convierte, para esas cerca de veinte personas y algunos invitados no deportistas, en espacio de discusión y “transferencia de experiencias, de argumentos. Porque se encuentra gente con distintos niveles de militancia y eso vuelve más interesantes los intercambios”. Tal vez tenga que ver con algo propio de TW, y que Ernesto define como al pasar: “Una suerte de inteligencia colectiva”.

Ahora “nos vemos todas las semanas. Y muchos reconocemos que se genera una identidad, una pertenencia. Es lo atractivo y lo que hace que cada vez se acerque más gente”. Y es que la idea de los encuentros, como las publicidades exitosas del mundo digital, se expandió en modo viral y ya es web (www.abramos lacancha.com) en el club virtual para todas las UB, que permite –decálogo y manual de instrucciones mediante– nuevos picados, como la rama femenina, en zona norte, o los equipos mixtos.

Ernesto cree que Internet, con sus plataformas sociales, “une gente”, pero que este tipo de experiencias “está más viva, conecta gente de modo que la hace interesarse en dar el salto a la vida real. A conocerse, hacer otras actividades. Es muy horizontal, es uno a uno en TW”.

De boliche en boliche

“Empezó por gusto y placer, y el grupo se formó tuiteando. Sin TW no hubiera sido posible”, dice rotundamente Italo Daffra, alma de @54bares, un grupo de porteños y porteñas aficionados a los cafés tradicionales. Cincuenta y cuatro son los establecimientos designados como “bares notables” por el gobierno porteño, y 54 es la meta a alcanzar a fuerza de café y medialunas. Ya pasaron por 34 desde la Semana Santa de 2010, cuando comenzó la recorrida en las mesas del Tortoni. “Ahora, en febrero, volvemos a encontrarnos. Este año llegamos seguro”, dice Daffra, para quien las reuniones por afinidades son cosas que pasan “cuando compartís algo en una plataforma en la que te leen 500, 100 personas, los que sean. A un comentario siempre alguien se puede subir, tirar una idea, decir me prendo”.

Así pasó: una noche Italo se quejó de la preferencia juvenil por las grandes cadenas de cafetería. “Comenté que para mí el bar es otra cosa.” Y entre comentarios del estilo alguien googleó la lista completa de bares notables. “Y veo que conozco el Tortoni, Los Angelitos, alguno más. Pero me dio curiosidad: ¿cómo será el de García, el de Devoto, o uno de Barracas? No los conozco.” La meta estaba allí. Se sumaron desconocidos, amigos, más o menos conocidos, su novia. En el Tortoni fueron menos de diez. “De los que venían, sólo conocía a un colega. Y después me paré cerca de la mesa, como buscando a alguien con la vista. De uno que estaba sentadito mi novia decía que tenía cara de avatar y era uno de los que venía. Así nos fuimos reconociendo.”

–¿Cómo rompen el hielo?

–Con la tecnología: cada uno está con su teléfono en la mano y nos une hablar de aplicaciones. Es un ciclo: contar que llegamos, mirar quién llega tarde, quién avisa que está complicado… Después terminamos hablando de fútbol, de política, de sexo. Una charla de amigos en el café, bah.

Fuente: Página/12 Imagen: cruiselawnews

Planea tu viaje (bus, hotel y vuelos) por Internet

In Paladar mostaza on 1 febrero, 2011 at 6:15 AM

¿Acaso queda algo que no hagamos por Internet? Un auto, las compras del super y cada vez más elementos para nuestro próximo viaje. Sentado desde casa ahora podemos comprar nuestro pasaje de bus, reservar el hotel y elegir el vuelo más conveniente.

Hasta hace un tiempo, el viajero, renegaba de tener que ir hasta la terminal para poder comprar un pasaje de micro y después la molestia fue el traslado hasta los negocios, que sin tener todas las empresas, expendían los benditos boletos. Posteriormente algunos locales especiales y hasta por Internet pudimos reservar algunos tickets, pero sin poder quizás comparar los precios realmente.

Los concreto es que PasajesEnCasa.com simplifica la compra, asegura la objetividad en las opciones de empresas que nos ofrece y permite imprimir los boletos en nuestra propia casa. De esta manera nos ahorramos dinero, tiempo y evitamos el retiro en ventanilla. Por medio de una serie de filtros avanzados los clientes podrán realizar búsquedas con distintas combinaciones y tendrán el poder de elegir sus pasajes de acuerdo a sus necesidades específicas con confianza de que están bien informados y sin ningún tipo de presión o subjetividad de un vendedor.

“Gracias a internet, el canal de ventas de servicios tanto de turismo como otros servicios tiene que evolucionar para simplificar el proceso de compra a los clientes. Esto es un hecho y este ya es un modelo probado y exitoso en Europa”, dijo Lucas Lezcano Vélez, Fundador y CEO de ComparaenCasa.

ComparaenCasa cuenta con un equipo en Córdoba, Buenos Aires y Londres y ha tenido el apoyo de inversores y directores no ejecutivos tales como André Schmidt ex Director de Estrategia de Google EMEA y actual fundador de Bundletech, Diego Meller y Martin Añazco Co-fundadores de Livra.com, Lexus Group y DeveGo. El objetivo del grupo ComparaenCasa es expandirse por todo Latinoamérica brindando a la gente un servicio sumamente simple para poder facilitar todo desde su casa.

Además de este servicio, por si faltaba algo más, ahora también se puede encontrar el hotel que más nos conviene para nuestro próximo viaje. De manera rápida, simple y segura. Ahorra y conoce HotelesEnCasa.com, con más de 250 mil habitaciones para elegir. Pronto también llegan SegurosEnCasa.comPrestamosEnCasa.com.

+ Contacta con Pasajes en Casa en Twitter

+ Lucas Lezcano Velez (CEO)

+ Nicolas Magaldi (Comunicación Digital)

> Sumate a los casi 10 mil fans en Facebook y participa de los concursos

El bloguero egipcio Wael Abbas pide al mundo “retwittear” la revolución y hacerla global

In Malas Viejas on 30 enero, 2011 at 11:09 AM

El bloguero egipcio Wael Abbas es conocido por su protagonismo en las crónica de la represión (encarcelamientos y torturas) que los valientes ciudadanos digitales sufren en Egipto. Ese país dirigido por un tirano al que los estadistas europeos y de la Casa Blanca le piden reformas en lugar de la dimisión. Acá el último texto de David Ballota sobre el tema.

Wael Abbas es un símbolo de la generación red (internautas que quieren democracia y libertad) y un nombre conocido entre todos aquellos que tuvieron la sensibilidad de atender a lo que pasaba en Egipto, más allá del turismo, antes de la revolución. Ayer cuando llegaban confusas noticias sobre un levantamiento del bloqueo a Internet, muchos fuímos al twitter del amigo Wael, héroe de la libertad digital y callejera. Era cierto aunque las agencias insistían en que no podía ser. Ya funciona algo parecido a internet.

Además Wael, hombre de cárceles y por eso de libertades, estaba bien. En plena forma. En línea y en su línea. El bloguero que simboliza la ejemplar vanguardia de la revolución egipcia, no se andaba con muchas presentaciones. Directo a la batalla. Nos pedía ayuda: Es necesaria una demostración de protesta en casa de los Mubarak en LondresGamal Mubarak, el hijo y heredero del tirano, el refinado banquero que Occidente aceptaría como líder de esta nueva situación. Gamal Mubarak el corresponsable de cada muerte y cada tortura infringida a los disidentes. El hombre de Occidente. Véase más información en WikiLeaks y fotos en el Hola.

Entonces Wael Abbas desde una buhardilla de El Cairo le pasaba al mundo (“mail and twitter”) la dirección en el refugio de Londres de los Mubarak, el refugio de los sátrapas. Londres: 28 Wilton Place, Westminster SW1X 8RLTwitter se movilizó y una chica no tardó mucho enaproximarse a la vivienda en labores de reconocimiento. Es la globalización y jugamos todos, decía uno. La revolución egipcia se hace global o fracasará. Las brigadas internacionales son esta vez digitales. El movimiento es global. El hastío de una generación engañada.

Uf, el debate derivaba a lo propio. Hay un desencanto explosivo. Grupos de ciudadanos digitales que como en las asambleas callejeras de Túnez, en las que se discute, ahora mismo, si ese gobierno y sus ministros merecen seguir, debatían sobre esta revolución global y las acciones que “podemos y debemos coordinar”. “Es el miedo de las élites, hasta ahora blindadas en su discreta (pero lujosa) urbanización cerrada, abusando e hipotecando al pueblo con sus decisiones mientras ellos cada vez son más ricos y más caraduras”. “1000 parados al día, 50% de paro juvenil”.

“Sí, pero los más lúcidos de los poderosos se saben amenazados”. “En cualquier momento una turbamulta de “tuiteros” cerrará la puerta y saldrá a la calle también en España”. Algunos en UK sugerían, ayer, centrarse en el domicilio del ex presidente de las Azores.

Decía uno facilitando la supuesta dirección de un conocido político y presidente de una Caja de Ahorros. Entonces llegaba el “aguafiestas” y pedía calma. Aunque todos le daban la razón, “esto debe hacerse bien”, “las acciones deben ser pacíficas”. Masivas pero pacíficas. Uno encargó unapizza. Dirección: la casa de los Mubarak en Londres. Otro se quejaba de lo vago que es el internauta español cuando toca salir a la calle. ¿No estará enganchado?.

Mientras el bloguero Wael Abbas enviaba mensajes desde Twitter (retwittear) vía móvil o “nadie” sabe como, ni a lo mejor se debe contar, pero poco importa. Todos los egipcios que han podido, esta noche, enviar mensajes clamaban para que todos los ciudadanos del mundo con Twitter reenvíeen sus mensajes. Están convencidos que el triunfo de su revolución depende de la batalla de la información fuera de su país. Están alentando el pillaje los enemigos de la revolución, “el mundo lo tiene que saber”. Nos “narraba”, muy nervioso, un egipcio que aprovechó el agujero en la red. Le pregunté al viejo amigo atrincherado por el perfil de sus vecinos, “gente del poder o muy bien situada”. Ok, amigo.

“Los celulares están trabajando, pero los servicios de mensajes de texto aún no están disponibles. Internet con limitaciones puede estar abierto para alrededor de un 8% de los egipcios”, contaban Wael Abbas (y otros que preferían limitarse a informar) sin salir a escena. Un ruido en la escalera y adiós conexión. La policía del dictador incrementa la presión buscando a los blogueros. A Abbas nadie le preguntó por la fuente del dato que manejaba en la madrugada: ese 8% con Intenet.

Ahora todo el mundo sabe que el internet que más preocupa no es tanto el de las élites, incluyo aquí a la vanguardia digital, es sobre todo el de los chicos y chicas de los barrios. “Bajaron miles y miles. barrios enteros. Esa es la clave junto a Internet”. Son los jóvenes que han tenido el valor de jugarse la vida y en muchos casos perderla. Nada sin ellos. ¿Qué dice Cameron de impulsar reformas?. ¿Qué dice Sarkozy? ¿Qué dice Obama? ¿Qué dice Merkel? . Con el responsable de más de 100 muertes en 48 horas. ¿Quién votará a esta gente?.

Hasta tal punto ha llegado la complicidad con el régimen (hicieron lo mismo con Túnez) que no han querido decirles a sus ciudadanos que no viajen a Egipto o salgan de allí pitando. La imagen de que Mubarak (o antes el dictador tunecino) no ha perdido el control de la situación sugerida por unos servicios secretos y ciertos dirigente de cierta Internacional que tienen mucho que callar y responder. Han puesto en riesgo la vida de ciudadanos incluidos nuestros compatriotas. Esa es la verdad de la política. La Realpolitik que no cuenta el Telediario de TVE, ni de Lara.

Mientras Wael Abbas y sus compañeros instaban a sus compatriotas con “algo” de Internet a eliminar las contraseñas de sus conexiones inalámbricas para que otros puedan aprovechar sus servicios. “¡Internet vuelve, atento mundo!”. El orgullo de la blogosfera egipcia – y de muchos fuera de Egipto – no ha conseguido actualizar uno de sus blogs desde el miércoles. Pero si otro más personal.

Si gana la libertad nunca nadie censurará a Wael Abbas. Retwittear los mensajes de la revolución. Ojo con los medios de la tradición. Ya se ha descubierto más de una maniobra de algún viejo corresponsal (más bien estación gubernamental) y aliado del Egipto de Mubarak (y de algún país con miedo a perder influencia) colando noticias de agencia que se dan por ciertas y repiten hasta la saciedad desde algunos medios como loros despistados en Casa del Faraón. ¿Despistados?.

“Caerá el estudio de Aljazeera, Dw-World, la BBC… y el cuadro informativo que se transmitirá al mundo será un caos provocado por la revuelta que lo justificará todo, incluso que siga Mubarak”. Nos contó un pesimista hace unas horas… es la tesis también del principal defensor de Mubarak, el Rey de Arabia Saudí. Otro amigo de España.

El bloguero Wael Abbas se está jugando la vida. Ayúdale. Pon voz a los sin voz. Dispara tu twitter, tu Facebook o tu blog… Internet es el medio de la comunicación de la gente. De los ciudadanos libres que quieren democracia y libertad.

Más Información | Wael Abbas (twitter)

Fuente: NaciónRed


 

Apoyo la Ley Sinde, pero con condiciones

In Derecho a Replica on 14 enero, 2011 at 8:32 AM

Por Alvaro Bohórquez Rivas

Desde España

Vamos a dejarnos de formalismos, el título lo deja claro, yo apoyo la aprobación de la Ley Sinde echada atrás por el Congreso. Y la apoyo por una sencilla razón, es la ley que nos merecemos, tal y como comentaba el otro día por Twitter César (@cesvlc). En este país nos hemos acostumbrado a la descarga de contenido en vez de pagarlo en tienda o en taquilla, exigimos derechos y nos olvidamos de las responsabilidades. Si algo me ha quedado claro del social confirming es que debemos de ser responsables con el entorno y eso no solo está dirigido hacia las empresas, los ciudadanos, que también tenemos el poder, debemos de ser responsables con nuestros actos y si descargamos como posesos pues apechuguemos de una vez por todas.

<style=”text-align: justify;”>Vamos a partir de la base que toda creación de contenido requiere su esfuerzo, que puede ser intelectual, temporal o económico, pero para crear algo es necesario un trabajo de elaboración, no es algo que surja de la nada y en la mayoría de los casos ese esfuerzo debería de ser remunerado y, ojo, no digo que sea monetariamente, hay muchas formas de recompensar un producto cultural. En el tema de responsabilidad debemos de aprender que cultura libre no significa cultura gratis, que no es lo mismo que cultura accesible, es cierto que está cara, pero la piratería y las descargas ilegales tampoco ayudan mucho. Y no ayudan, ni a mejorar el sistema, con sus altos precios y sus dificultades para acceder a ella, ni a los nuevos creadores, que pagan el pato al no poder entrar en el mundo cultural. En este mundo los grandes prevalecen y los que acaban viendo la cara más dificil son los pequeños, los que no cobran cheques de siete cifras y no pueden vivir de lo que les motiva, gusta o lo que se le da bien, no se habla de mansiones, se habla de mileuristas.

Uno de los puntos más polémicos de la ley es el cierre de webs de manera cautelar. ¿Acaso no es eso lo que llevamos haciendo desde que el mundo es mundo? Quiero decir, la policía detiene y mantiene privado de libertad al sospechoso de un delito, aún siendo inocente, es un recurso que tienen para evitar interferencias en la investigación. En mi más sincera opinión creo que esto es lo mismo, que igual me equivoco, pero una comisión dicta que webs cerrar, como la policía, y es el juez quien tiene que dar la orden, al igual que en las detenciones. Creo que se está llevando al exceso el cierre de páginas webs, no cerrarán todas, si no las que sean sospechosas de un ataque contra los derechos de propiedad intelectual, esas a las que todos recurrimos para las descargas (yo también, no lo niego). El
problema se puede encontrar en que pasen dos años entre el cierre cautelar y la resolución judicial, pero es que el sistema de la judicatura en este país nunca ha sido para echar cohetes y este sería un buen momento para reformarlo.

No estoy a favor de que gente como Miguel Bosé, Alejandro Sanz o Pilar Bardem se lucren por el esfuerzo de muchos, ni que monopolicen la atención mediática, en parte la mala imagen de esta ley es por ellos, por apoyar sus intereses y el de sus compañías, pero es algo que afecta a todos y deberíamos de volver a mirar y repensar en l aparte más baja del escalafón, la que más daño va a sufrir por las descargas ilegales, que aunque no sean suyas directamente, van a repercutir negativamente. Los trabajadores de esas empresas, que son los primeros en ser despedidos, porque los beneficios son exiguos y el gran jefe no quiere bajarse su multimillonario sueldo. La mal llamada industria cultural está sustentada por mucha gente que calla y lo está pasando mal, mientras los que dan la cara, gente como Rosario Flores, que admite que se muere de hambre (vergüenza debería de darle) ven como su fortuna crece y pueden añadirle un ala más a su casa, lejos de España, para no tributar.

Creo que esta ley puede ayudar a mejorar el sistema cultural de este país, quiero creer que es un acto de fe del gobierno, que si se hubiera aprobado hubiese sido un paso atrás para coger impulso y dar un salto. Apoyo la Ley Sinde con restricciones, aquellas que llevan a mejorar el sistema cultural y facilitar el acceso a él, tanto de nuevos artistas, como del público general. No me parece bien que se paguen 20 o 25 euros por un CD de música, que un libro de tapa blanda de poco más de 250 páginas cueste 23 euros o que los precios de las entradas de cine estén en continuo crecimiento. Espero y me gustaría creer que esta ley mejoraría el país, culturamente hablando. Hay grandes iniciativas, por ejemplo el Bono Kultura del Gobierno Vasco, en el que tú pagas 25 euros y accedes a 40 para comprar libros, discos, entradas…, tiene cosas que mejorar, pero ayuda a promocionar la cultura.

Y creo que el futuro puede ser claro, con luz. Los sistemas legales se van imponiendo poco a poco y la gente casi no descarga música, escucha Spotify, algunos incluso pagan la versión premium. Yo espero con ganas la llegada a España de HuLu, para poder visionar películas y series a bajo precio, 9,95€ al mes la suscripción, con acceso ilimitado y en buena calidad de un amplio catálogo. En épocas de crisis se agudiza el ingenio y si no es posible descargar películas, quizás la creación de alternativas legales de pago, pueda ser una buena solución. Lo que queda claro es que hace falta una importante reforma estructural de todo el sistema y creo que la Ley Sinde hubiera podido ser una aproximación. Todavía podemos utilizar una de las claves del social confirming, si no te gusta, no consumas, al menos eres consecuente, no estás de acuerdo con la empresa y por lo tanto no compras lo que vende, pero si te interesa, respeta a quién lo ha hecho.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

Imagen de
Forges obtenida de Microsiervos.com

Las tendencias que vuelven a la comunicación cada vez más estratégica

In Derecho a Replica, Paladar mostaza on 21 diciembre, 2010 at 8:00 AM

Hace días Alejandro Álvarez Nobell escribía en la publicación digital de DIRCOM, que la comunicación en las organizaciones, forma parte de un fenómeno característico de fin de siglo y de un contexto ceñido por la incorporación de las nuevas tecnologías; cuestión que sin dudas, coincidimos: ha modificado los procesos comunicativos en torno al mundo digital, volviéndolos cada vez más sistémicos, interdependiente y conectado.

Los comunicadores en general tenemos la chance pero además la obligación, algo incómoda, de tener que valorizar nuestro trabajo también en los nuevos escenarios de horizontalidad y prosumidores. Dependerá de nosotros mismos demostrarle a la sociedad o audiencia que generar valor agregado es posible a través nuestro.

La comunicación se ha convertido en un elemento dinamizador y de soporte de las estrategias de cualquier organización, sostiene el autor, y me permito agregar que entonces los que pretendemos dirigir dichos movimientos de empresas, instituciones o medios, deberemos estar entallados en el traje del liderazgo en base al conocimiento, coordinación de equipos, innovación y sin miedo a los riesgos.

Las empresas seguirán creciendo, en tanto y en cuanto, sepan jugar en este nuevo tablero del siglo XXI, mientras nosotros los comunicadores, tendremos lugar solamente si nuestro desempeño, formación y desenvolvimiento profesional se convierta en una herramienta eficiente.

Álvarez Nobell apunta que debemos legitimar la función del comunicador con un rol estratégico y esencial en el contexto socioeconómico requiere personas capaces de probar constantemente que su tarea le agrega un valor concreto a los fines organizativos. Para ello, este no puede ser ajeno a las innovaciones que cotidianamente se dan en el campo profesional y académico.

Como ser:

¿Nuevas tecnologías?

Son diversos los autores que coinciden en que el adjetivo de “nuevas” es muy acotado para la revolución tecnológica en la que hoy estamos inmersos. Más bien, hay un gran consenso sobre el carácter “digital” que hoy presentan los medios de comunicación (masivos o interpersonales); en donde el denominador común (que tecnológicamente llamamos “bit”) es la convergencia e integración de los más diversos soportes y canales de comunicación que han existido a lo largo de la historia. Con lo cual, la innovación tecnológica es una constante, de una rutina tal que es imposible adjetivar como “nuevas” o “viejas”.

Nuevas formas publicitarias

La publicidad, cómo acción de comunicación tendiente a la persuasión de los públicos hacia la compra o consumo de un determinado producto o servicio también está cambiando. Hoy la publicidad se vende experiencia, es interactiva, integral y busca que el consumidor se divierta. Irrumpe en cada instante de nuestras vidas, pero no empuja (push), sino más bien atrae (pull) al consumidor hacia el producto.

Las personas

Sin duda la interactividad es el eje transversal de la comunicación. Aunque pareciera que la tecnología corrompe las relaciones interpersonales, estamos ante una nueva sensibilidad en la que la personal (a la vuelta de la posmodernidad) recobra el protagonismo, vuelve a ser el centro de las acciones… Las relaciones con todos y cada uno de los públicos con los que la organización se vincula es un factor clave de competitividad y supervivencia.

La investigación

Manuel Pare’s I Maica reflexiona con atino sobre la necesidad de diversificar e intensificar la investigación en comunicación. El campo de la comunicación (de nativos comunicólogos e inmigrantes con vocación interdisciplinaria) configura un conjunto de ciencias (las ciencias de la comunicación) en la que se visualizan áreas temáticas.

Si bien los medios de comunicación han sido el objeto de estudio por antonomasia (en los últimos tiempos con eje en su función como servicio público, su rol ético y la necesidad de ejercicio de la libertad de prensa) hoy las múltiples perspectiva (y distintas intencionalidades); la reflexión técnica y el pensamiento en abstracto; la ideología y una especialización necesaria pero no determinante, son las claves de los nuevos trayectos investigativos. En comunicación estamos ante una necesidad imperiosa de reconocer, conocer (en rigor) y transformar los entornos simbólicos a los que estamos sometidos.

Comunicación especializada

Con la diversificación de las actividades de las organizaciones, los tipos y sectores en los que intervine, la comunicación también adquiera múltiples particularidades, pero desde consensos y marcos comunes de abordaje. Así, experiencia como la comunicación en el sector sanitario; en la empresa turística, en la gestión cultural, en las organizaciones de la sociedad civil; o como estrategias para la participación ciudadana dan cuenta de ello. Un ejemplo de ello, es lo que el comunicólogo danés Tomas Tufte viene trabajando y se conoce como Edu-entretenimineto. Es una práctica que consiste en “contar (empleando los medios de comunicación y sus variadas estrategias y recursos narrativos) buenas historias con fines estratégicos para lograr una identificación de la sociedad con dichas historias, y así un cambio social”.

Glocalización

Hay una nueva relación tiempo-espacio, homogeneidad-heterogeneidad. El cambio en las organizaciones (y por ende en la comunicación) es producto de las variantes en el modelo político y económico, y de los nuevos contextos glocales. Se rompe el paradigma neocapitalista que imponía “recetas” (que no funcionaron, por cierto) del “primer mundo” al “mundo en desarrollo”. Hay nuevas economías (menos economicistas) emergidas (Brasil, India…) y gigantes que aun duermen (Canadá, China) Estos son los nuevos contextos en los que las organizaciones deben comunicar. Recobrar importancia espacios como los think tanks y las relaciones públicas internacionales.

Gestión de riesgos

La responsabilidad social y las inversiones socialmente responsables son una de las tendencias en las nuevas organizaciones, y la comunicación tiene un papel importante. Tradicionalmente las empresas han sido reactivas a las situaciones de crisis y ante los riesgos. Hoy la “empresa responsables” es proactiva; y la “empresa líder” es sostenible porque es capaz de crear un marco estable que permita el desarrollo del negocio. Las organizaciones deben gestionar sus mapas de riesgo (Risk Mapping) económicos, laborales, medioambientales y sociales, de modo tal que una gestión socialmente responsable de las actividades mejoren las decisiones, sean a largo plazo y cumpla con las expectativas de los stakeholders.

Comunicación 2.0

Las marcas (y por ende las compañías) tienen cada día a comunicar de forma más inteligente en internet. El comunitty management es el encargado de la gestión de la reputación de las compañías en la red. Su función requiere de un análisis estratégico de la marca, el entono y la competencia; y un dominio de las nuevas herramientas y estrategias de comunicación 2.0. Es la gestión de los públicos que se relacionan con la marca o compañía a través de internet. Se deben cumplir con las necesidades que estos tienen de compartir, crear, informarse y divertirse.

Selva Orejón, Comunitty Manager de Repsol dice: “la comunicación 2.0 es de 8C: conversación, conexión, comunidad, consumo, control, creatividad, colaboración y contenido”. Tenemos que estar donde están las audiencias. Hay que ser muy precisos en la comunicación para evitar el “stress tecnológico constante” al que estamos sometidos por los mensajes masificados, las saturaciones y la irrelevancia de muchos de los mensajes que recibimos.

Evaluación

Internet nació para ser medido. Decir que la comunicación contribuye a aumentar el valor de las organizaciones resulta sin duda un enunciado muy atractivo, pero también insuficiente. Quienes dirigen las organizaciones no operan con enunciados supuestos, más cuando éstos están referidos a una enorme masa de valores intangibles que insumen buena parte del presupuesto. Es preciso medir para saber cómo agregar valor.

Es necesario demostrar que la Gestión Estratégica de Comunicación es inseparable de la gestión organizacional. Conocer los resultados tanto positivos como negativos posibilita establecer prioridades, tomar decisiones y previsiones en la planificación, así como definir parámetros de nuevas mediciones. Lo que interesa es posicionar la comunicación como una variable estratégica gestionada en función de los objetivos de la organización de modo tal que les agregue valor para que su aporte dentro de la misma no dependa del azar o la suerte sino de su eficiente utilización.

Es total y excelente el panorama que demarca Alejandro Álvarez Nobell desde DIRCOM, ahora debemos pensar como estamos como comunicadores esperando la chance para desempeñarnos en este contexto. ¿Estás preparado? Espero tu empresa también apueste a la comunicación.

Wikileaks: Cuando el poder pasa del secretismo a la transparencia

In Derecho a Replica on 13 diciembre, 2010 at 8:00 PM

Por Jeff Jarvis

Los gobiernos deberían de ser transparentes por defecto, secretos por necesidad. Por supuesto, no ocurre así. Gran parte del gobierno es secreto. ¿Por qué? Porque quienes tienen los secretos tienen el poder.

Wikileaks ha pinchado ese poder. Aunque no vuelva a difundir otro documento (y estamos seguros de que lo hará), Wikileaks nos ha hecho darnos cuenta de que ningún secreto está a salvo. Si una persona sabe algo, lo puede saber el mundo entero.

Pero siempre ha sido así. Internet no mató el secretismo. Sólo hace que copiar y difundir información sea más fácil y rápido. Debilita el secretismo. O, como dice un amigo mío, internet democratiza las filtraciones. Antes sólo los poderosos podían retener y descubrir información. Ahora lo pueden hacer muchas personas.

Por supuesto, necesitamos tener secretos en la sociedad. En temas de seguridad y de investigaciones criminales, así como en la privacidad de los ciudadanos y en algunos asuntos de funcionamiento del estado (como la diplomacia), la luz del sol puede hacer daño. Si los gobiernos limitasen los secretos a ese nivel (necesario), no habría nada que filtrar a Wikileaks.

Pero por lo que hemos podido ver de lo que se ha filtrado, hay muchas cosas que deberíamos saber (acciones hechas en nuestro nombre) que el gobierno nos oculta. También sabemos que la revelación de esos secretos no ha sido algo devastador. La relación de EE UU y Alemania no se ha colapsado porque un diplomático poco diplomático calificó a Angela Merkel de poco creativa. El jefe de Wikileaks, Julian Assange, ha dicho a The Guardian que en cuatro años “no ha habido ninguna alegación creíble, ni siquiera de organizaciones como el Pentágono, de que ni una sola persona haya resultado dañada como consecuencia de nuestras actividades”.

Así que quizás la lección de Wikileaks es que el aire fresco es menos peligroso de lo que pensábamos. Eso debería de conducir hacia menos secretismo. Después de todo, la única defensa segura frente a las filtraciones es la transparencia.

Pero es no es lo que está ocurriendo. En EE UU, la Casa Blanca ha anunciado una nueva medida de seguridad para asegurar la información. La Casa Blanca incluso ha advertido a sus empleados que no lean los documentos de Wikileaks online porque oficialmente todavía son secretos, lo que traiciona la definición de secreto como algo que la gente no sabe. Me temo que una de las consecuencias del trabajo de Wikileaks será que los funcionarios se comunicarán menos por escrito y más por teléfono, lo que afectará a periodistas e historiadores.

Me he convertido en un defensor de la transparencia del gobierno, de los negocios e incluso de nuestras vidas privadas y relaciones. Internet me ha enseñado los beneficios de compartir y de conectar información.

Este es el motivo por el que llamo a la cautela con la obsesión por la privacidad que está extendiéndose en gran parte de la sociedad moderna, y especialmente en Alemania. Ojo con los precedentes que establecemos, eligiendo por defecto lo cerrado y secreto, bien sea pixelando vistas públicas en Google Street View o cancelando los anuncios personalizados que tan sólo hacen que el marketing online sea más valioso y que pague por gran parte del contenido gratuito de la red.

Me temo que se nos va a echar encima una niebla pixelada, que hará borroso lo que se tendría que estar volviendo más claro. Yo esperaba en cambio que se abriese la cortina a la sociedad, dejando entrar la luz del sol. Tenemos que elegir.

Investigando para mi libro sobre los beneficios de lo público (que se llamará “Public Parts”), he descubierto que las nuevas tecnologías generan a menudo temores sobre la exposición de la privacidad. La invención de la imprenta de Gutenberg, la cámara, la rotativa, los micrófonos pequeños y ahora internet, todos ellos han destapado esa preocupación.

Ahora, en Wikileaks, vemos una nueva preocupación: que el secretismo se muere. Pero no es así. El secretismo vive; tan sólo está herido. Y así debe de ser. Usemos este episodio para examinar como ciudadanos cuán secretos y transparentes.

Fuente: De Buzzmachine en 233 grados.
Foto: webadictos