maximo tell

Posts Tagged ‘internet’

De periodista a community manager

In Derecho a Replica, Paladar mostaza on 7 diciembre, 2010 at 8:40 AM

Hace días, Guadalupe Fernández, publicó en Razón y Palabra, la revista mexicana especializada en comunicología, estos párrafos que me dejaron con el pensamiento activo. Sobre todo porque sé que muchos medios de Argentina y el mundo se están replanteando su estrategia digital y social para el futuro. Mis ideas danzan aquí también.

Cada vez con más frecuencia, los periodistas encuentran nuevos hábitats donde desarrollar su trabajo. Estas facetas se relacionan con los distintos ámbitos de la comunicación: institucional, política, etc. Hoy, el auge de las nuevas tecnologías ha generado un espacio de desarrollo profesional alternativo para aquellos que son artífices de las letras.

Un animal ávido de realidad como el periodista puede frustrarse ante el aparente ostracismo de estar frente a una computadora gran parte del día. Fuera de las redacciones, existen periodistas que dedican su tiempo de trabajo a analizar cómo comunicar a través de las redes sociales.

Experimentación constante, actualización y nuevos lenguajes son algunas de las características de estos nuevos profesionales que tienen de sobrenombre varios apodos: “Community Manager”, es uno de ellos.

El mundo de las nuevas criaturas digitales reemplaza el copete por los “tags”, y los antecedentes por los “hipervínculos”. El trabajo del Community Manager es multilateralidad permanente: debe facilitar, manejar y moderar las redes sociales donde su marca, producto, político o medio tenga presencia. Este nuevo rol que puede asumir un periodista implica conocer las fortalezas y debilidades de un equipo de trabajo y de aquello que queremos comunicar.

El diálogo abierto que marca el concepto de comunicación 2.0 genera una nueva sinergia en torno a las redes sociales. Usuarios activos que toman las riendas de la comunicación virtual.

En esta encrucijada el periodista afronta nuevos desafíos: no tener todo bajo control y sumarse al riesgo de afrontar a los lectores y responder sus inquietudes. Además de este torbellino diario, este nuevo campo laboral implica diseñar estrategias a corto, mediano y largo plazo.

Innovación y creatividad es la base de este terreno que por su corto tiempo de vida aún está en proceso de exploración. Prueba y error son los mejores maestros en este desafío de ser todos los días comunicador, periodista y regulador de una comunidad on line. Un combo para espíritus emprendedores.

En lo personal creo los medios tendrán la chance de recuperar el terreno perdido frente a los propios usuarios en la red. Esto significa encontrar su propio lugar, con las fortalezas propias de cada empresa y las oportunidades que como medio consolidado posea.

Los medios tradicionales tienen el éxito asegurado en Internet en cuanto abran las puertas a las nueva generaciones de periodistas; inviertan en tecnología y entiendan las nuevas lógicas de trabajo convergente y en equipo.

Los jóvenes son tan necesarios como las computadoras hoy en las nuevas ‘redacciones’. Son ellos los que traen consigo las nuevas configuraciones cerebrales que responden con velocidad a las demandas de las audiencias actuales y futuras. Entiendo es un proceso y por eso hace poco escribí Lo que deben saber periodistas jóvenes y viejos (leer).

La inversión y nueva lógica de trabajo me parece fundamental que los altos mandos de los medios entiendan. Sin las nuevas herramientas no hay estrategia que se pueda construir, esto es desde computadoras hasta dispositivos móviles. Además si en la redacción tanto como en las gerencias no se abren a nuevos programas de distribución y circulación de contenidos, se complicará.

También se debe tener en cuenta que, así como para sacar un diario o programa adelante se necesitan decenas de personas, una ambiciosa estrategia de social media no puede ser cargada sobre una sola espalda. El trabajo en equipo requiere de equipo, es decir gente, por lo tanto empleados con sueldos, incentivos y libertad.

El ritmo digital implica horas y horas frente a la pantalla, es cierto, pero eso lo dicen los medios que no quieren invertir en la otra pata de la estrategia. Porque el social media tiene una parte ‘media’ y otra ‘social’, y esta última no se consigue solo moderando comentarios. Los periodistas deben hacer periodismo digital desde la calle.

Lo digital es el formato de publicación, no debemos perder los preceptos del eterno y bello periodismo. Pagando lo debido, sin explotación disfrazada de horas extras y trabajando con pasión los medios triunfarán. Podemos hacer que este sea el ‘oficio mas hermoso del mundo’ y además entre en un tweet.

 

Este artículo fue publicado en “Estrafalario“, de la revista mexicana Razón y Palabra.

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista

Anuncios

¿Twitter censura a WikiLeaks?

In Malas Viejas on 6 diciembre, 2010 at 4:17 PM

El viernes pasado me preguntaba qué pasaría si Google borrara de sus resultados de búsqueda la palabra Wikileaks. En ese tiempo lejano -fue hace tanto que España no estaba ni en estado de alerta- sonaba a ciencia ficción, a pesar de que Amazon y EveryDNS ya habían puesto un par de excusas para deshacerse de su incómodo cliente. En estos momentos, tras la cancelación por parte de PayPal (el sistema de pago por internet más popular del mundo) de la cuenta de Wikileaks, quedan ya pocas dudas sobre la existencia de un boicot estadounidense llevado a cabo por empresas de internet contra la organización de Assange.

Los internautas, tímidamente, han empezado a organizarse para devolver el golpe dándose de baja de los servicios que maltraten a Wikileaks oconvocando huegas de uso. También han creado más de 500 mirrors (espejos, copias exactas de la web) y han redirigido sitios inactivos a Wikileaks. Los lemas “Save Wikileaks” y “I’m Wikileaks” han servido de banderas.

En las últimas horas se ha extendido la información de que Twitter está censurando en sus trending topics -la lista de términos que están creciendo más rápidamente- todo lo referido a Wikileaks. Un blogger lo ha argumentado en su web, basándose en otras sospechas y en una investigación basada la herramienta Trendistic. La propia cuenta oficial en Twitter de Wikileaks ha difundido el enlace al post de este blogger, lo que se ha entendido como que la organización está de acuerdo con su opinión.

El asunto no es baladí. La lista de trending topics es tan importante en Twitter que se paga por aparecer en ella. Figurar significa que un montón de las personas más conectadas del mundo se preguntarán por qué está esa palabra ahí, lo que contribuirá a que sea más popular aún. Lo que es trending es noticia por el mero hecho de serlo (sirva de ejemplo este mismo blog).

Pantallazo
Ni en los trending globales ni en los españoles aparece ahora mismo Wikileaks, ni ningún término relacionado, cuando el volumen de conversación sobre el tema es ingente. He mirado algunas herramientas que también generan sus propios “trendings” a partir de Twitter, como Toowit o Topsy y en ellas sí que está presente. Aunque la verdad es que ninguna de ellas (y tampoco Trendistic) son tan fiables como para asegurar 100% que Twitter esté manipulando sus algoritmos para que Wikileaks no aparezca en su “top”.

Chart
Chart2
Topsy

Josh Elman, un empleado de Twitter, ha negado en los comentarios de uno de los blogs implicados en la polémica que estén manipulando sus listas. “Twitter no ha modificado los ‘trends’ ni para ayudar ni para impedir a wikileaks ser tendencia. #cablegate fue tendencia la pasada semana y varios términos alrededor del asunto han sido tendencia en distintas regiones durante la semana pasada.

‘Trends ‘no va sólo sobre el volumen de una búsqueda sino también sobre la diversidad de personas y de tweets sobre un tema y busca incrementos orgánicos sobre la norma”. En Boing Boing dicen que es posible que #wikileaks sea tan trending que por eso mismo ha pasado a ser un tema de fondo y no un tema caliente.

En cualquier caso lo cierto es que no tenemos una forma exacta de saber si Twitter está censurando o no  temas, aunque la sospecha está ahí desde hace tiempo. La semana pasada fueron acusado de obviar los trendings sobre el aumento de tasas a estudiantes británicos, algo inmediatamente negado como absurdo por la empresa de San Francisco. Lo mismo ocurrió en mayo durante el ataque israelí a la flotilla de ayuda humanitaria en Gaza, cuando desaparecieron los ‘hashtags’ relacionados. Entonces se echó la culpa a un error técnico.

Los algoritmos son un gran excusa, porque aún hay quien cree que los números son neutrales. Que se lo digan a Google, que será investigado por Bruselas por manipular sus propias búsquedas. La otra gran excusa son los términos de uso. Mientras escribo este post me entero de que el banco suizo en el que está una de las cuentas de Assange se la ha cancelado porque no es residente de Suiza. Amazon, EveryDNS y Paypal también se han agarrado al mismo tipo de excusa: leer con lupa los contratos con los usuarios.

Los ataques son cibernéticos pero no por ello menos reales (robo de documentos, cuentas canceladas, ataques DDOS, desconexiones de dominios), no es fácil llegar a los hechos porque son secretos industriales, uno de los combatientes es en el fondo una mera página web, las empresas actúan veladamente en representación de gobiernos y se excusan en términos de uso y algoritmos, la resistencia se organiza por la red, no sabemos qué pensar.

Son los primeros pasos de una infoguerra. Infowar. La oiremos mucho porque es el tipo de palabras (como ‘ciberguerra‘) que nos gustan a los periodistas. La ha usado para describir la situación uno de los padres de internet y autor de la Declaración de Independencia del Ciberespacio, John Perry Barlow. “The first serious infowar is now engaged. The field of battle is WikiLeaks. You are the troops. #WikiLeaks”” (algo así como “La primera guerra de información está ahora en marcha. El campo de batalla es Wikileaks. Vosotros sois las tropas”) dice en un tweet. En las guerras de antes, como en las de ahora, la censura es un síntoma no siempre claro.

Fuente: Trending Topics

Me quiero borrar de Internet

In Malas Viejas on 6 diciembre, 2010 at 12:22 PM

Desprestigiados en la red, cada vez más personas tienen que recurrir a empresas especializadas en la supresión de información dañina. Conoce el caso de Miguel Cobacho de salirdeinternet.com en España.

Luis tiene un negocio y muchísimos clientes. Facebook le parecía una herramienta útil no solo para sus contactos personales, sino también profesionales, así que decidió abrir una cuenta en la red social. Hace un par de meses una persona que se llamaba igual que él le envió una solicitud de amistad.

“La verdad, no sé por qué acepté. Quizás por inercia. Enseguida descubrí que ese tipo se estaba haciendo pasar por mí, porque en su perfil había una foto mía, además de datos reales y otros falsos —sobre ideología política, religión, gustos personales, etcétera— que podían hacerme mucho daño. En su muro había vertido opiniones que si leían mis compradores me podían tachar de loco peligroso. Le envié un mensaje pidiéndole explicaciones y me contestó “jódete”. Consulté con informáticos, pero no hubo forma de seguir su rastro, ya que pudo apuntarse en un cibercafé. Entonces contacté con un despacho de abogados especializado en la supresión de información no deseada en la web. Bastó una amenaza de denuncia para que ese individuo desapareciera. Sospecho quién pudo ser, pero no tengo pruebas. La Red puede resultar a veces muy peligrosa. Para hundirme, bastaría con que alguien ponga en marcha un blog dedicado a poner a parir mi negocio”.

¿La privacidad ha muerto? Algo así parece que dijo Mark Zuckerberg, creador de Facebook, aunque luego lo desmintieran los portavoces de la compañía. Más allá de las opiniones están los hechos. Cientos de millones de internautas cuentan sin precauciones qué hacen minuto a minuto (Twitter); dónde comen o desayunan (Foursquare); enseñan sus fiestas del sábado noche (Facebook) e, incluso, relatan cuánto gastan y en qué, en Blippy, una nueva red social para compradores compulsivos que registra y comunica a nuestros contactos cada compra que hacemos con determinada tarjeta de crédito («una forma divertida y fácil de ver y discutir lo que la gente adquiere»).

Y todos cedemos esos datos voluntariamente, quizá sin valorar las opciones de privacidad que ofrece cada red social. «Circular en la Red es como hacerlo por carretera. En autopista se recomienda una velocidad máxima de 120, pero hay coches que la superan, que quieren ir a 300, y se arriesgan. Cuanto más rápido circules, más riesgos tendrás», afirma a ABC un portavoz de Facebook en España.

Intimidad al descubierto

Además de las imprudencias de los internautas, no conviene olvidar las de las empresas que facilitan esos servicios. Algunas aplicaciones populares de Facebook transmitieron información privada de los usuarios a decenas de anunciantes, según una investigación de The Wall Street Journal. Un portavoz de Facebook aseguró que estaban adoptando medidas para «limitar drásticamente» esa exposición.

En el caso de Google, los coches que recogían información para su servicio Street View obtuvieron además, involuntariamente, millones de datos privados de personas que tenían sus redes wifi abiertas. El caso está ahora en los tribunales, aunque la multinacional se ha comprometido a un borrado cuando los jueces lo autoricen.

El pasado 31 de mayo, algunos disconformes con Facebook por la dificultad de configurar sus opciones de privacidad (simplificadas posteriormente) organizaron el «Quit Facebook Day», el día de la «deserción». Solo se inscribieron 34.100 personas, un número significativo pero ridículo frente a sus más de quinientos millones de usuarios.

Otro pequeño grupo de descontentos se apuntaron a Diaspora, una red social lanzada por cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York con el mensaje de que la privacidad era lo primero. «Ese concepto puede tener un significado distinto para cada persona. Para unos será lo que ocurre en casa y para otros las cosas que comparten. Lo importante es tener herramientas a tu disposición para controlar esa privacidad», dice el portavoz de Facebook en España.

Un funcionario público que desea guardar el anonimato cometió una infracción de convivencia ciudadana. Le pillaron y le enviaron la correspondiente notificación a casa. Al no estar localizable el requerimiento se publicó en un boletín oficial en internet. «Allí estaba, a la vista de cualquier usuario, con todo lujo de detalles: lo ocurrido, el protagonista y la sanción. Y una vez pagada la multa, no se elimina la información. Se queda ahí hasta el fin de los tiempos», nos cuenta su abogado.

“El problema es que hay boletines oficiales que permiten buscar sus datos por Google, y entonces estás perdido. Todavía no hay una regulación específica a nivel nacional que nos proteja de estas cosas. En esta ocasión pudimos solucionarlo directamente sin necesidad de acudir a la Agencia Española de Protección de Datos”.

Es posible salir de Google

Aparición en boletines oficiales en relación a multas, notificaciones, etcétera. Fotografías comprometedoras en redes sociales como Facebook o Tuenti. Inclusión en ficheros de morosos de forma indebida. Menciones negativas en blogs o foros. «Indexación» por buscadores como Google o Yahoo de todo lo anterior, permitiendo el acceso de cualquiera rápida y fácilmente… La publicación de información privada en internet es cada vez más frecuente y afecta a más gente.

Miguel Juan Cobacho, abogado especializado en privacidad, pensó el verano pasado que sería una buena idea dar cobertura a la gente que quisiera desaparecer de la Red. Creó salirdeinternet.com y en pocos meses ha asesorado a más de doscientos clientes, algunos de ellos protagonistas de sanciones vejatorias cuyo conocimiento era público en el ciberespacio.

“Google dice que los buscadores no son responsables de la eliminación de ese contenido, pero en mi opinión es evidente que tiene capacidad de control sobre el mismo; puede vetarlo o tolerarlo”, afirma Cobacho. «La Audiencia Provincial de Madrid estimó que a esa empresa le es aplicable la normativa española “no porque sea autora de la información que se considera atentatoria contra el honor de la parte apelante, sino por el hecho de que a través de su sistema de búsqueda permite acceder a dicha información”.

Es posible salir de Google y de los boletines oficiales. De hecho, hemos sido los primeros en España en conseguirlo. Pusimos una denuncia ante el Defensor del Pueblo en relación a los boletines, ya que no informan de los derechos a los ciudadanos. Es necesaria una legislación acorde a los tiempos actuales». Este despacho se orienta al amparo de la privacidad de los particulares, pero también del derecho al honor de empresarios y compañías, lo cual le diferencia de la Agencia Española de Protección de Datos. Seducidos por la revolución tecnológica y las redes sociales nos habíamos olvidado de las precauciones tomadas en tiempos analógicos.

Y ahora hay quien desea borrarse.

Fuente: ABC

El periodismo multimedia es una apuesta al futuro

In Derecho a Replica on 1 diciembre, 2010 at 9:16 AM

Desde hace varios post venimos intentando clarificar el camino, internamente, para donde marchará el periodismo. Sin querer colocarle apellidos excluyentes o rebuscados, hay ciertos parámetros que este durante 2010 hemos podido definir. Conocemos los cambios que ha habido en la audiencia, la velocidad en la que pretende la información, la inclusión de nuevos dispositivos donde nos ‘leen’ y hasta logramos reconocer novedosos lenguajes a la hora de producir, transmitir y distribuir nuestros contenidos.

Pensando en lo que viene, el giro obligado indica tomar la calle de lo multimedia, donde el periodista debe hacer converger los lenguajes y agudizar las ideas para aportar de maneras innovadoras aquellos contenidos que de otra forma no serían mas que una columna estática y silenciosa. Fotos, texto, audio, videos y hasta gráficos son los condimentos para la receta del periodismo que viene.

El periodismo multimedia es una apuesta al futuro que responde a la necesidad de los lectores, oyentes, televidentes y usuarios por recibir información de distintos medios y de distintas formas. En Internet crece la demanda de contenidos audiovisuales. El número de internautas aumenta cada día, así como el consumo de videos y audios on line.

El periodismo multimedia ha llegado para quedarse. No se trata de una moda pasajera, sino de una nueva manera de trabajar, donde los géneros han perdido sus fronteras para crear un único centro de distribución como consecuencia de las nuevas tecnologías, Internet y de la convergencia de medios.

Estos párrafos de Ernesto Martinchuk apuntan justo hacia donde quisiera ir. Ya que considero que Internet y las redes sociales son de las mayores revoluciones que hemos vivido todos los comunicadores y así el escenario a cambiado para contar historias, venderlas y hasta generarlas o producirlas. Los comunicadores del siglo XXI no podrán estar alejados de los avances tecnológicos y sus impactos en la semántica, la lógica y distribución de los medios.

La forma de trabajar del periodista está cambiando. Los medios digitalizan procesos, flujos de trabajo, y los sistemas de publicación se sustituyen por los gestores de contenidos que separan la información del formato en que se presenta. Se puede acceder a ellos a través de Internet y, por lo tanto, desde cualquier parte del mundo.

Con los elementos que caben en una mochila cualquier persona podría convertirse en corresponsal y transmitir las distintas posiciones que hacen a un conflicto para que cada lector saque sus propias conclusiones. El secreto es apoyarse en las nuevas tecnologías para saber contar historias audiovisuales que hagan sentir a quien las vea que está en el lugar de los acontecimientos.

Ya lo anunciaba el profesor Bill Gentile al convocar a jóvenes en torno al periodismo mochila donde para él residía un gran potencial visual:

Nos encontramos ahora en una extraordinaria coyuntura en la historia de la humanidad, la tecnología y las comunicaciones. Incluso mas importante que cuando Gutenberg invento la imprenta. Los avances en las cámaras digitales y el Internet nos ofrecen oportunidades sin precedentes. Ciudadanos comunes del mundo ejercen ahora un extraordinario poder.

Ejercemos el poder de la comunicación instantánea y globalizada y un lenguaje, el lenguaje visual, el cual sobrepasa ambos, el escrito y la palabra hablada. Este lenguaje visual no tiene fronteras. No necesita traducción. No esta sujeto al apoyo de las corporaciones. Es una de las herramientas mas poderosas de nuestro tiempo.

Experimentados y novatos deberán coincidir y hacer converger sus conocimientos en las distintas redacciones. Nunca renunciar a la sed de encontrar historias y caminar investigando pero también encontrar en la quietud de la administración de contenidos, la intensidad. Ambos perfiles periodísticos son hoy mas que nunca muy necesarios.

La reducción de los presupuestos en las redacciones y corresponsalías está modificando los hábitos de trabajo de los periodistas. Hoy las redacciones se encuentran integradas y este cambio tecnológico brinda a los periodistas nuevas posibilidades de expresión.

Los retos de la información deben convertir a la sociedad civil también en protagonista del proceso informativo, para estimular el mestizaje y preservar la diversidad de las culturas. La información no debe ser un arma contra los pueblos, sino una proyección de sus necesidades. Todos tenemos derecho a ser escuchados.

+ Gentile y el “periodismo mochila”

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista

Fotos: interactivauft – blog.educastur.es

WikiLeaks cambiará la historia

In Malas Viejas on 28 noviembre, 2010 at 6:29 PM

WikiLeaks es un sitio de Internet independiente que publica documentos clasificados o filtrados, con contenido sensible para muchos gobiernos. En los últimos años ya ha sacado a luz mas información clasificada que los propios medios de comunicación, de todo el mundo juntos. Julian Assange está junto a su grupo de activistas sencillamente cambiando el mundo.

La comunidad organizada, el activismo y las posibilidades de quebrantar los sistemas mas complejos, han hecho que desde la web, WikiLeaks comprometa a Estados Unidos en sus relaciones internacionales. Hace tiempo este simple sitio ha venido desafiando y develando cientas de comunicaciones top secret.

Durante 2010, WikiLeaks desafió al Pentágono al colgar en la red más de 90 mil comunicaciones del ejército de Estados Unidos en Afganistán. En ese momento, el presidente Barack Obama y sus portavoces minimizaron el enorme hueco que significa para el prestigio y la seguridad de los militares y servicios de inteligencia norteamericanos, con la obviedad de que nada de lo revelado era desconocido.

Para despedir el año, se revelaron más de 250.000 documentos del Departamento de Estado. Los cables, obtenidos por Wikileaks, destapan espionaje, maniobras ocultas y corrupción, además de corrosivos informes sobre Putin, Ahmadineyad, Sarkozy, Merkel, Berlusconi y gobiernos latinoamericanos. (Ver documentos clasificados)

Lluís Bassets escribió que la publicación de estos documentos tenía como efecto el cambio de percepción sobre la participación de EEUU en el concierto mundial y que además se generaba la reapertura del apasionante y necesario debate sobre la libertad de información y el papel de los medios en el cuidado de la democracia.

Estos movimientos a su vez han reafirmado las virtudes de la Web 2.0, que pone los contenidos de la información en manos del público, convertido en fuerza de tracción y de organización de los medios. Pero, a la vez, valorizó al viejo periodismo clásico de oferta, en cuyas manos dejó la tarea de jerarquizar, analizar y transmitir al gran público. En su golpe, demostró que ambos caminos no tienen por qué ser contradictorios.

WikiLeaks ha logrado sacar a luz aquello que tantos profesores de historia comentaban pero no podían probar, consiguió lo que los medios jamás se animaron o pudieron, encontraron todo aquello que siempre se buscó y desnudó al poder. WikiLeaks junto al concepto que lo impulsa, sencillamente cambió el mundo.

Julian Assange declaraba que “periódicos y televisiones se han convertido en seleccionadores de contenidos tutelados” y recuerda que “dado el estado de impotencia actual del periodismo, me parecería ofensivo que me llamaran periodista”. Este hombre que consideraba que “el Estado de seguridad oculto se está extendiendo por el Imperio occidental y su centro de gravedad está en EE UU”, hará que la historia cambie.

+ Entrevista con Julian Assange

> Los documentos fueron filtrados a El PaísThe New York Times, Der Spiegel, Le Monde y The Guardian (Haz click en cada diario y conoce como contaron la historia).

+ El intercambio de documentos y las zonas calientes del planeta


Lo que deben saber los periodistas jóvenes y viejos

In Exclusivos, Prosas Propias on 28 noviembre, 2010 at 12:13 PM

Hace días me quedó una frase dando vueltas en la cabeza. Una ‘maestra’ de periodismo dijo que no te hace mejor periodista tener Twitter o usar un iPhone. Coincido. Me gusta decir que el periodismo no debe llevar apellidos, ya que es uno solo, con sus conceptos y pilares formadores de toda la vida. Actualmente pueden variar las herramientas y lenguajes a utilizar, pero debemos ser antes que nada periodistas.

Los jóvenes tienen (tenemos) que recuperar o sostener esas ganas movilizadoras de salir a la calle y escribir o narrar historias. Vidas simples relatadas por los medios, escenarios complejos acercados a la audiencia, la verdad sin mayores esteroides intencionales. Ética, verdad, responsabilidad y fidelidad son los valores irrenunciables del periodismo, y los que debemos conservar.

Actualmente las herramientas nos potencian o nos asignan nuevos lugares. Se generan posiciones de análisis y distribución diferente dentro de los medios, ya que hoy puede haber quien modere comentarios, genere debate y organice o distribuya la información. Todas de cara a la audiencia y no a la historia en sí. Los nuevos medios tendrán que poblarse de periodistas aptos para ambas tareas.

Una herramienta tecnológica que nos aporta inmediatez en la primicia sin que nadie esté detrás con inteligencia, es tan nulo en su proceso como la gran noticia que llega tarde aunque con acabada calidad. En el equilibrio de ambos procederes es que debemos pararnos.

No renunciar a la sed de encontrar historias y caminar investigando pero también encontrar en la quietud de la administración de contenidos, la intensidad. Ambos perfiles periodísticos son hoy mas que nunca muy necesarios. No bastan las plumas perfectas si el contenido no se traslada y acerca hasta las nuevas audiencias. No es suficiente saber colocar las notas para leerse sin contenido pertinente.

Internet y las redes sociales son de las mayores revoluciones que hemos vivido todos los comunicadores. El escenario a cambiado para contar historias, venderlas y hasta generarlas o producirlas. Los comunicadores del siglo XXI no podrán estar alejados de los avances tecnológicos y sus impactos en la semántica, la lógica y distribución de los medios.

Experimentados y novatos deberán coincidir y hacer converger sus conocimientos. Un prestigioso periodista que no intente utilizar las nuevas herramientas de comunicación o al menos traspasar su capacidad teórica de formación a quienes llegan, no tendrán lugar en los nuevos medios. Los jóvenes que no se preocupen en formarse intelectualmente, absorbiendo aquello que sus antecesores saben para tratar la calle, y no logren un perfil proactivo al utilizar los nuevos lenguajes, tampoco tendrán lugar.

Les dejo una reflexión de Carlos Salas desde lainformación.com donde señala lo fundamental para los jóvenes periodistas de saber idiomas, manejo óptimo de redes sociales y además saber mucho de todo, a lo que además desde sus propias palabras podríamos agregar la necesidad de ser innovador para generar nuevos contenidos multimedia que incluyan elementos audiovisuales e infografías.

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista


El boom de los cupones de descuento online

In Derecho a Replica on 26 noviembre, 2010 at 10:30 AM

Decenas de emprendedores se lanzaron a la aventura de copiar el modelo de negocio de Groupon, una empresa sobre la cual pujan GoogleYahoo. Cómo se puede acceder a los beneficios y quiénes son los principales jugadores es lo que destaca Cesar Dergarabedian en el siguiente artículo que describe el escenario y muestra errores.

El fenómeno comenzó este año en la Argentina y hoy llega a superar la quincena de exponentes. Se trata de un modelo de negocios que crece rápidamente en Internet. Son las tiendas de descuento en servicios y comercios.

Todas estas compañías compiten por captar negocios con la posibilidad de acceder a nuevos clientes y por conquistar usuarios con ofertas agresivas de rebajas.

El esquema es sencillo: estas empresas ofertan por sus sitios web y por e-mail servicios de otras firmas, con descuentos que van desde el 25% al 80%, a sus usuarios registrados en cada ciudad.

En la mayoría de los casos, existe una condición para alcanzar ese beneficio: hay que alcanzar una cantidad mínima de compradores en firme en las 24 horas que duran las ofertas. En algunos de estos portales no existe esta restricción.

En la promoción, aparecen datos como el tiempo que resta para concretar la compra de un producto o contratación de un servicio, el precio real, el descuento y la cantidad de personas que se comprometieron a abonarlo.

Cuando termina esta cuenta regresiva, los portales envían cupones a domicilio que luego se canjean en restaurantes, hoteles, “spa”, peluquerías, entre otros.

El caso de Groupon

Todas estas firmas quieren alcanzar el éxito fulgurante de Groupon, un portal estadounidense cuyo fundador, Andrew Mason, fue tapa de la revista de negocios Forbes como dueño de la compañía, con el crecimiento más rápido en la historia de la web. Groupon nació en noviembre de 2008 y hoy ya tiene más de 25 millones de usuarios.

A tal punto llega el estrellato de este sitio que Google negocia su adquisición por más de 3.000 millones de dólares, superando la oferta realizada a principios de 2010 por Yahoo, según informó el sitio All things digital.

Groupon desembarcó este año en el mercado argentino mediante la adquisición de la firma local Walooz. Está especializada en la negociación de descuentos en servicios como entretenimiento, gastronomía o cuidado personal, que después son ofrecidos a los consumidores finales. Esta firma está hoy presente en más de 140 ciudades de todo el mundo.

Valorizada en 1.200 millones de dólares, con una facturación de 350 millones de dólares, hizo un pie en el país con la compra de Walooz, un emprendimiento perteneciente a un grupo de jóvenes graduados de la Universidad de San Andrés.

La compañía desembolsó 10 millones de dólares para el arribo a la Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, México, Colombia y Perú.

“Groupon quiere ser un actor internacional y ve un alto potencial en el mercado latinoamericano. Dentro de ese mercado, el de Argentina es uno de los más importantes” aseguró el sueco Oskar Hjertonsson, gerente general de Groupon para Latinoamérica.

La compañía apunta a las Pyme que buscan promocionar sus servicios a través de la web y a sus consumidores.

Su modelo consiste en publicar durante 24 horas descuentos imbatibles en servicios como entretenimiento, gastronomía, cuidado personal, entre otros.

Muchos son multitud

Otro jugador de los descuentos “online” llegó a la Argentina de la mano de Gonzalo Alonso, conocido en el negocio de Internet en la Argentina porque fue el primer responsable de las operaciones locales de Google.

Alonso volvió a incursionar en el país, pero ahora bajo el rol de inversor en un sitio dedicado a promocionar ofertas de servicios con fuertes descuentos, llamado ClickOnero.

Uno de ellos, el alemán Helmut Harz, explicó que ClickOnero busca potenciar la promoción de ofertas exclusivas y agresivas, con un 70% de descuento promedio en el segmento de servicios, como ocio, tiempo libre y entretenimiento, a través de Internet.

Además de Alonso y Harz, el grupo fundador incluye al alemán David Geisen. A estos empresarios se sumó un grupo inversor alemán especializado en Internet, y socios locales en el caso de la oficina argentina. La inversión para América latina será de unos 5 millones de dólares.

El sistema funciona así para el usuario final: debe registrarse en forma gratuita y diariamente le llegará por e-mail la promoción del día, que está limitada a esa sola jornada. Si le interesa, compra el cupón de descuento, a través de sistemas como Pago Fácil, Rapipago y tarjetas de crédito, y luego tiene un período determinado, en general de seis meses, para usar la promoción.

Harz dijo que los planes incluyen la expansión desde Buenos Aires hacia otras ciudades argentinas, como Córdoba, Rosario y Mendoza. Las categorías son gastronomía, belleza, entretenimiento y deportes.

El jugador más reciente en este escenario es la empresa catalana Letsbonus.com. Ofrece opciones en estética personal, restaurantes, escapadas de fin de semana, diversión y espectáculos con descuentos que van del 50% al 80%.

Esta firma proyecta invertir 3,5 millones de euros hasta fin de 2011, para cuando esperan tener despliegue en toda la Argentina y con oficinas en las ciudades más pobladas. El plantel inicial era de 5 personas un mes atrás, hoy suma 55 miembros y llegará al centenar en 2011.

Al igual que Groupon, ClickOnero y los otros competidores, Letsbonus apuesta al marketing viral, la publicidad en Internet y las redes sociales. Pero se diferencia de los otros jugadores en que garantiza los descuentos ofrecidos a través de su sitio web, independientemente de la cantidad de personas que compren el producto.

La estrategia está enfocada en difundir, en captar una base de clientes, el armado de las ofertas y contactar e invitar a los comercios y organizaciones a anunciar sus servicios con grandes descuentos.

Estas empresas admiten que las primeras reacciones son la sospecha y la búsqueda del “gato encerrado”, la trampa, las fallas o los problemas. Pero aseguran que, una vez superadas estas barreras, los clientes aprovechan estos descuentos, muy valorados en épocas de inflación.

Otras compañías que se subieron a este carro son Cuponica, NoTeLaPierdas, Groupalia, Letsbonus, Fullexit, Cuponzote, Agrupate, PorUnDia, Waku.com.ar, Bigdeal.com.ar, Flipaste.com.ar, Clubcupon.com.ar y Ofertasimple.com.ar.

¿Y dónde está la ganancia? Por hacer la conexión entre cliente y comercio, estas firmas cobran un porcentaje de la facturación a los negocios que ofrecen la promoción. Puede ir del 10% al 30%.

“Estas compras con cupones de descuento ya no son un ‘quemo’”, aseguró Carlos de Morra, director de Marketing y Ventas de LetsBonus para la Argentina, quien se mostró confiado porque cree que en el país “hay mucho mercado” para conquistar. Para este ejecutivo, “en el mediano plazo quedarán sólo dos o tres jugadores nada más”.

¿Un camino fácil?

Pero en medio de esta oleada de sitios de ofertas, salió el fundador del portal de ventas electrónicas Officenet y miembro de la conducción de la Fundación Endeavor en la Argentina, Santiago Bilinkis, a disparar contra este modelo.

En un reciente artículo en su blog, este empresario señaló que, en los últimos meses, “decenas de emprendedores se lanzaron a la aventura de copiar” el modelo de negocio de Groupon.

¿El resultado? “De un minuto para otro un negocio de viabilidad de largo plazo todavía dudosa se vio inundada por montones de empresas peleando por una torta del tamaño de un alfajorJorgito”, responde Bilinkis.

Para este empresario, lo que pasó con este negocio “no es en absoluto nuevo: el fenómeno de replicar hasta el cansancio un emprendimiento sencillo y con bajas barreras de entrada nos brindó las pistas de patinaje sobre hielo y las canchas de paddle de los ‘80 o los ‘parripollos’ y los locutorios de los ‘90. Pero no había sucedido nunca en esta escala con un negocio online. Por eso, ahora tenemos el primer ‘parripollo de la Internet’”.

En su ofensiva contra los que denominó “clones de Groupon”, Bilinkis apuntó que “la extrema competencia por una torta pequeña, que generó la sobreoferta de empresas vendiendo cuponeras de descuento, ha llevado a prácticas comerciales pésimas de varias de ellas que comprometen seriamente la viabilidad del negocio”.

Fuente: iProfesional

Eric Lefkofsky cuenta de Groupon y el éxito de las redes sociales en Internet

In Paladar mostaza on 24 noviembre, 2010 at 9:30 AM

Eric Lefkofsky, creador del sitio de cupones sociales Groupon, dice que las firmas deben aprovechar las redes sociales. “Hasta las tintorerías deben tener estrategias para los medios sociales”, exclamó. “Toda empresa que esté buscando nuevos clientes tiene que entender Internet y cómo comercializar sus productos o servicios”. Google ofrecería 3.000 millones de dólares por la empresa.

Si se le pide que nombre a los empresarios más ricos, poca gente pensaría en Eric Lefkofsky, que tiene 40 años y mantiene un perfil deliberadamente bajo en su ciudad, Chicago. Pero Lefkofsky tiene antecedentes empresarios impresionantes, que llevó a Forbes a estimar recientemente sus tenencias en US$ 750 millones.

El primer negoció que creó, StarBelly, hacía herramientas para construir sitios en la Red; lo vendió en 2000 por US$ 240 millones. Luego creó dos firmas que desde entonces cotizaron en bolsa: InnerWorkings, que ofrece impresiones en la Red, y Echo Global Logistics, un negocio de tercerización de transporte y logística. También fundó MediaBank, que ayuda a compañías a comprar publicidad. En cada caso usó el poder de la tecnología e Internet para modernizar un sector, algo que, según dice, todas las industrias deben entender.

Y entonces llegó Groupon, el sitio de cupones-sociales, que financió y creó en 2008 con Andrew Mason, y que ha sido considerado el de crecimiento más acelerado de la historia. Groupon ofrece a sus seguidores un cupón para la oferta del día, promovido por una empresa local, que alienta a los seguidores a compartir en sus redes sociales.

La empresa local consigue clientes y Groupon se queda con una parte de los ingresos que generan los cupones. Por este modelo de negocios, se ha dicho que Groupon, que no cotiza en bolsa aún, podría valer US$ 3000 millones. Hace poco, Lefkofsky y su socio, Brad Keywell, iniciaron un fondo de inversión con US$ 100 millones. Se llama Lightbank e invierte sólo en firmas de tecnología en los primeros pasos que se construyen en torno de los medios sociales.

¿Tenía idea de lo grande que sería Groupon?

No cuando la lanzamos. Es casi imposible predecir o siquiera entender este nivel de crecimiento. Hemos crecido de un puñado de empleados a más de 2700 en los últimos dos años. Tan solo este año nos expandimos a 29 países.

¿Hubo una decisión estratégica clave que convirtió a Groupon en un éxito?

ThePint.com, predecesora de Groupon, fue un fracaso hasta que encontramos la recetacorrecta, que fue convertir la compra en una experiencia social. Ahora Groupon es una empresa muy bien administrada, con gran control operativo y una cultura motorizada por las métricas. Como resultado de ello tenemos ingresos, ganancias y flujo de caja.

Hay compañías que se han visto abrumadas o incluso destruidas por hacer una oferta especial con Groupon. ¿Cómo se siente respecto de eso?

Me parece casi absurdo que la mayor queja que tiene la gente contra Groupon es que en realidad genera demasiados clientes. Más del 95 por ciento de los comerciantes que trabajan con Groupon quieren hacer otra oferta. No hay mayor evidencia de la creación de valor que eso.

Hay un estudio que indica que el 42 por ciento de sus clientes no harían otra promoción. ¿Qué le parece?

Ese estudio dio un resultado falso. Escogieron un universo absurdamente pequeño e incompleto y su tesis es en gran medida imprecisa. Primero, nosotros hacemos encuestas regularmente y nuestros comerciantes en su inmensa mayoría están felices. Segundo, hemos tenido más de un acuerdo con 5000 comerciantes, cosa que no sucedería si no ganaran con Groupon.

¿Por qué han decidido concentrarse en los medios sociales con su fondo de inversión?

Creemos que los modelos de negocios más innovadores aprovecharán ese gráfico social en los próximos cinco a diez años. Está el caso de los viajes. Uno debiera poder planificar un viaje completo online, invitar a sus amigos a viajar con usted e incluso interactuar con otros amigos que ya hayan estado en ese lugar. Esa gente le proveerá contenido que enriquecerá su experiencia.

¿En qué industrias está viendo cambios similares?

Basta pensar en la manera que la mayoría de las empresas contratan personal actualmente. Uno anuncia una vacante y recibe CV ciegos. Esto debiera ser una experiencia social. Si uno le pide a toda la gente que le dé una lista de todos sus conocidos, crearía un gráfico social de varios millones de personas. No hay motivo para contratar gente de la que no podamos saber algo a través de nuestra red personal. No hay sitio que aproveche este gráfico social de esta manera todavía.

¿Linkedin no hace eso?

Linkedin hace parte de eso. Es un gran ejemplo de una compañía que utiliza el gráfico social para crecer y entregar valor.

¿Qué le falta?

El sitio no incluye algunos de los aspectos sociales claves que hace tan atractivo a Facebook. La capacidad de entender rápidamente a alguien sobre la base de las personas que conoce, que comparte con ellas y qué piensan otros de ellos por ejemplo. Para mí nadie ha descubierto la mejor manera de utilizar el reclutamiento social todavía.

¿Ahora que existe LightBank, lo inundan con planes de negocios de empresarios?

Totalmente. Ya hemos invertido en siete compañías y tenemos la meta de hacerlo una vez por mes. Por ejemplo, invertimos en Watermelon Express, que es una compañía de preparación de exámenes. Estudiar no tiene por qué hacerse en un silo. Puede ser una experiencia social. Puede comunicarse con sus amigos y familiares para encontrar la respuesta a una pregunta difícil o hacer que alguien se lo explique. También puede estudiar en cualquier lugar y usando cualquier dispositivo.

¿Cómo se convierte eso en un negocio?

Venden formularios para preparar exámenes para dispositivos como el iPhone.

¿Qué le pide a una empresa que quiere presentarle una idea?

Esa es una pregunta difícil. Típicamente queremos empresarios apasionados que tengan una gran idea. Fuera de ello, no existe una fórmula exacta que nos lleve a invertir. Parte es instinto y parte se basa en nuestra experiencia.

¿Cree que todas las empresas tienen que pensar qué significan los medios sociales para su futuro?

Hoy creo que todas las empresas están en medio de cambios importantes por el ascenso de todas estas herramientas sociales. Por ejemplo, las ventas por telemarketing. ¿Qué motivo pueden tener hoy las empresas para seguir haciendo llamadas en frío?

¿Cuál es la alternativa?

Las empresas están usando FacebookTwitter para llegar a miles de clientes a los que históricamente tuvieron que llamar o mandarles un correo electrónico. Creo que todo comenzará con la conexión individual de cada persona al gráfico. Así es como las empresas pequeñas conseguirán clientes, promoverán productos y obtendrán retroalimentación de sus clientes.

¿Las tintorerías deben tener estrategias para los medios sociales?

Por supuesto. Toda empresa que esté buscando nuevos clientes tiene que entender internet y cómo comercializar sus productos o servicios.

¿Usted entiende por qué muchos dueños de empresas se ponen nerviosos cuando escuchan el término medios sociales? ¿Qué consejo puede darles?

Acabamos de invertir en una compañía que se llama SproutSocial. Si alguien se pone nervioso, debiera comprar su producto, que ayuda a gente que no entiende plenamente la red social.

¿Qué hace?

SproutSocial crea un tablero de medios sociales para empresas. Les permite controlar su marca en la Red, midiendo cosas como tweets, críticas, comentarios en blogs y noticias. Ayuda a las empresas a encontrar sus clientes perfectos buscando sus compradores y aquellos que tengan influencia, permitiéndoles manejar sus contactos y conexiones sociales. En esencia, es unaherramienta de manejo de relaciones sociales con los clientes para cualquier empresa.

Google podría comprar Groupon

Fuente: La Nación, GananciasTotales

“Las empresas que no estén en la ‘nube’ perderán competitividad”

In Derecho a Replica on 22 noviembre, 2010 at 3:44 PM

Google quiere tener una mayor presencia en Barcelona, por eso Niels-Christian Krüger se encargará de desarrollar y dirigir la estrategia de la división para empresas de la compañía. El nuevo director general de Google Enterprise España y Portugal, considera que el futuro tecnológico de las empresas pasa por el ‘cloud computing‘, los que algunos han bautizado como la ‘nube‘.

Un nuevo concepto tecnológico que cada vez resultará más familiar y que permite ofrecer servicios de negocio y tecnología a través de internet. Hay empresas españolas que ya han dado el salto a la ‘nube’ y el director de Google Enterprise asegura que las que no lo hagan perderán “competitividad y oportunidades” con sus principales competidores.

¿Cómo ha sido hasta ahora su aterrizaje en Google?

Ha sido una aventura y un reto nuevo. Lo que se escucha de Google desde fuera es más que cierto. El mercado español ahora está en un momento muy interesante para poder conseguir nuevos proyectos y clientes.

Usted dirige concretamente la estrategia de la división para empresas de la compañía en España y Portugal. ¿En qué consiste su trabajo?

La experiencia que hemos tenido con el consumidor la estamos transfiriendo al mundo empresarial. En el pasado muchos usuarios tenían en su vida particular dispositivos con más capacidad de los que tenían en su trabajo. Enseñamos a las compañías cómo pueden aprovechar la colaboración y la comunicación con nuestras aplicaciones

Por su experiencia, ¿qué percepción tiene del grado de implementación de las nuevas tecnologías en las empresas de España?

Se habla mucho de que España está esperando que se apliquen soluciones nuevas de otros países. En este caso no puedo compartir esta opinión. Yo veo a la empresa española bastante innovadora aplicando las nuevas tecnologías. Tenemos una situación económica muy difícil pero al mismo la tecnología está cambiando rápidamente. Tal vez es el cambio más grande que las empresas han realizado en las últimas décadas.

¿Por qué?

Porque al mismo tiempo que las empresas tienen que reducir gastos disponen de una tecnología que les permite mejorar su colaboración, su comunicación y también, muy importante, bajar los costes con las nuevas aplicaciones.

¿Cómo se pueden ahorrar los costes?

Nosotros vivimos en la ‘nube’, lo que se conoce como el “cloud computing”, es decir, ofreciendo servicios a través de internet. Para Google la ‘nube’ significa una plataforma unificada con muchos inquilinos que comparten la tecnología. De ahí viene el ahorro de costes ya que podemos utilizar la misma infraestructura para muchos clientes con las mismas funcionalidades.

Un cambio cultural…

Al mismo tiempo la informática tiene que pensar dónde quiere colocar sus recursos. Google añade cada año funcionalidades nuevas a esas tecnologías y el cliente siempre puede estar con la última versión de su solución. El ahorro no sólo viene por parte del desarrollo de la tecnología y las licencias sino también de mantenimiento. Así la empresa puede aprovechar los recursos de la compañía para mejorar su competitividad, imagen y comunicación.

¿El ‘cloud computing’ marcará un antes y después en el mundo empresarial?

El cambio esencial será que las empresas dedicarán más tiempo a su negocio y menos a ofrecer servicios propios para mantenerlo. Hay un buen ejemplo con los bancos. Hace 50 años la gente tenía su dinero debajo del colchón y el miedo era llevar el dinero al banco. Si yo hoy ingreso un dinero en una sucursal tampoco mi dinero está en la sucursal ya que en cierto modo está en una ‘nube’. De alguna forma es lo que está ocurriendo con el ‘cloud computing’.

¿Las empresas españolas ya han dado el salto a la ‘nube’?

La confusión se ha acabado. No cabe ninguna duda a día de hoy que la ‘nube’ ya no es el futuro sino el presente. Google ya tiene más de tres millones de empresas en el mundo con más de 30 millones de usuarios.

Si cada vez más empresas utilizan la ‘nube’, ¿en un futuro Google tendrá suficiente capacidad en sus servidores?

Google a día de hoy tiene la cuarte red IP más grande del mundo detrás de cuatro operadores. También somos el cuarto fabricante del mundo de servidores y no vendemos al exterior ningún servidor. Google fabrica sus servidores y su sistema operativo para su propio uso. La ventaje estratégica de Google es que hemos nacido y nos hemos creado en la ‘nube’.
Qué pasa si el servicio falla, ¿qué tiene previsto hacer Google?

Tenemos un sistema de centros de datos donde la información que compartimos nunca está en un sitio. Si una información de uno de los centros de datos se cae hay otros dos centros que tienen esa misma información. Incluso la seguridad es una ventaja competitiva muy grande.

Hablando de competidores, ¿se puede considerar que el principal de Google es Microsoft?

Si hablamos del ‘cloud computing’ nosotros llevamos más tiempo en el mundo empresarial que otras empresas. La entrada hace poco de Microsoft en el “cloud computing” ha dado un empujón bastante grande a la industria y ha reforzado el mensaje de que el futuro va a estar en la ‘nube’. Siempre nos interesa que haya más empresas en este mercado para mejorar.

Y las empresas que no estén en la ‘nube’, ¿qué les pasará?

Las empresas que en el futuro no tienen las aplicaciones que pueden pasar a la ‘nube’ perderán competitividad y oportunidades de cara a sus competidores en sus propios mercados.

Otro de sus competidores es Facebook. ¿El lanzamiento de esta red social de su propio correo electrónico supondrá una amenaza para Gmail?

Es una pregunta que tiene que hacer más a Facebook que a nosotros. Yo creo que es bueno que aparezcan soluciones y ofertas del mercado con estas características. Bienvenido sea el nuevo correo de Facebook y ya veremos cómo se desarrolla.

¿Hasta dónde puede seguir creciendo Google?

Lo importante de Google es que no tiene techo. Estamos cada día innovando. Nunca he visto una empresa con tanta energía y dinámica en sus empleados. El crecimiento de Google en España es muy fuerte. Además estamos generando muchos puestos de trabajo en España. Es una inversión bastante fuerte no sólo en mercado sino también en la economía española.

¿La crisis no ha afectado a Google?

La crisis es una buena oportunidad de Google para crecer. La coyuntura económica ha permitido a la empresa a tomar unas decisiones más rápidas que en tiempos de bonanza no se hubieran tomado. Además se buscan soluciones que realmente tenga impacto en el negocio en el día de mañana y no en dos o tres años.

¿De sus servicios para empresas qué herramientas generan más interés en España?

Tiene bastante interés el buscador pero lo que es el ‘cloud computing’ podemos asegurar que España está a nivel europeo.

¿Google tiene previsto el lanzamiento de nuevas aplicaciones para las empresas?

La aplicación más innovadora no existe. El año pasado añadimos unas 130 aplicaciones al sistema. Actualmente ya no hablamos tanto de las funcionalidades sino del cambio cultural de la empresa en el futuro.

¿Destacaría algunas funcionalidades recientes?

Por ejemplo, disponemos de una versión de YouTube para empresas. Un problema grande para las empresas es poder mandar los vídeos a sus destinatarios. Por ejemplo, a través de YouTube, con un acceso restringido y controlado, un Ayuntamiento se puede comunicar con otro o con sus ciudadanos sin necesidad de crear ninguna infraestructura. Es un ejemplo de crear comunicación y productividad dentro de un organismo.

¿Qué otras funcionalidades están desarrollando?

Destacaría también nuestro sistema de chat que puede incluir un traductor simultáneo hasta en 26 idiomas. Tú puedes escribir el mensaje en catalán y hacer que le llegue a la otra persona en inglés o francés. El siguiente paso, en el que ahora estamos trabajando muy fuerte, será que un usuario que está hablando en vídeo con opción en inglés puede hacer, por ejemplo, la traducción simultánea en español.

En cuanto a los dispositivos móviles, ¿las empresas suelen utilizarlos?

Hoy en día el 60% de los datos de una empresa están en el portátil con todos los riesgos que conllevan. ¿Por qué la gente tiene que tener sus aplicaciones en el portátil? Lo más importante es que el usuario esté conectado a la “nube” y tenga acceso a sus aplicaciones.

Fuente: La Vanguardia

Activismo y democracia durante el liberalismo del iPod

In Malas Viejas on 12 noviembre, 2010 at 8:37 PM

Evgeny Morozov es a la vista un gordito ruso e inofensivo, aunque detrás de esos lentes y miradas de oficinista se oculta una teoría sobre la sociedad e internet que a mas de uno a sorprendido estos años. El periodista belarús, invita a pensar que internet y las innovaciones tecnológicas no siempre promueven la libertad y la democracia. Su tesis es la crítica a lo que llama El liberalismo del iPod y vale la pena oírlo.

¿Internet ayuda a los regímenes opresivos a reprimir la disidencia? Morozov demuestra que muchas veces el “dejar hacer en Internet” y no operar con la censura directa y explícita puede ser un recurso todavía más efectivo para los que entienden la potencialidad de la plataforma online.

Según el autor, Twitter es fantástico para compartir enlaces y comunicarse con los amigos, pero no tan eficaz a la hora de fomentar la democracia y derrocar dictaduras. Sobre Internet reniega que nos dijeron que marcaría el comienzo de una nueva era de libertad, activismo político y paz perpetua. Se equivocaron.

“Si sólo nos centramos en cómo utiliza la gente las redes sociales a la hora de organizarse antes, durante y después de unas elecciones, pasamos por alto los restantes efectos que a largo plazo tiene Internet sobre la vida pública, social y política de los Estados autoritarios.

¿No deberíamos preguntarnos si la Red no vuelve a la gente más receptiva a los mensajes nacionalistas? ¿O si no podría favorecer una ideología- ligeramente hedónica- que de facto mantiene a las personas más alejadas que nunca de la participación política razonable? ¿Facilita tal vez en las dictaduras el acceso al poder de fuerzas no estatales, pero que no apuestan precisamente por la democracia y la libertad?

Éstas son preguntas difíciles para las que no encontraremos respuestas mientras nos centremos en quién ve más aumentada su influencia durante una ola de protestas: si el Estado o los manifestantes. Porque, bueno, algunos países no viven muchas olas de protestas. O elecciones. En China, los procesos electorales a nivel nacional no existen.

“Si por lo tanto nos preguntamos: ‘¿qué influencia ejerce Internet sobre las oportunidades de democratización de Estados como China?’, tendremos que considerar algo más que la capacidad de sus ciudadanos de comunicarse entre sí o con quienes les apoyan desde Occidente. Hace poco me topé con una estadística fascinante: al parecer, hasta 2003 el gobierno chino había invertido 120.000 millones de dólares en el e-gobierno, y unos 70 millones en el Escudo Dorado, su proyecto de censura.

Comparando estas dos cifras puede constatarse lo entusiasta que se muestra el Ejecutivo chino ante las posibilidades que le brinda la actividad en línea. Nada sorprendente: ésta mejora su eficiencia y le hace aparecer más transparente y resistente a la corrupción. Eso aumenta de su legitimidad. ¿Contribuye también a la modernización del Partido Comunista? Seguramente.

¿Llevará al establecimiento de instituciones democráticas al estilo de las que nos gustarían en las democracias liberales? Seguramente no. La pregunta de si China va a abrirse a la implantación de instituciones democráticas funcionales y qué papel va a jugar Internet en este proceso sigue sin tener respuestas claras”.

Los invito a ver los siguientes 12 minutos de Evgeny Morozov durante su TED talk y me cuenten que les parece la tesis propuesta.

Twitter de Evgeny Morozov

Fuentes: ConectadosReVisto