maximo tell

Posts Tagged ‘lenguajes’

El periodismo multimedia es una apuesta al futuro

In Derecho a Replica on 1 diciembre, 2010 at 9:16 AM

Desde hace varios post venimos intentando clarificar el camino, internamente, para donde marchará el periodismo. Sin querer colocarle apellidos excluyentes o rebuscados, hay ciertos parámetros que este durante 2010 hemos podido definir. Conocemos los cambios que ha habido en la audiencia, la velocidad en la que pretende la información, la inclusión de nuevos dispositivos donde nos ‘leen’ y hasta logramos reconocer novedosos lenguajes a la hora de producir, transmitir y distribuir nuestros contenidos.

Pensando en lo que viene, el giro obligado indica tomar la calle de lo multimedia, donde el periodista debe hacer converger los lenguajes y agudizar las ideas para aportar de maneras innovadoras aquellos contenidos que de otra forma no serían mas que una columna estática y silenciosa. Fotos, texto, audio, videos y hasta gráficos son los condimentos para la receta del periodismo que viene.

El periodismo multimedia es una apuesta al futuro que responde a la necesidad de los lectores, oyentes, televidentes y usuarios por recibir información de distintos medios y de distintas formas. En Internet crece la demanda de contenidos audiovisuales. El número de internautas aumenta cada día, así como el consumo de videos y audios on line.

El periodismo multimedia ha llegado para quedarse. No se trata de una moda pasajera, sino de una nueva manera de trabajar, donde los géneros han perdido sus fronteras para crear un único centro de distribución como consecuencia de las nuevas tecnologías, Internet y de la convergencia de medios.

Estos párrafos de Ernesto Martinchuk apuntan justo hacia donde quisiera ir. Ya que considero que Internet y las redes sociales son de las mayores revoluciones que hemos vivido todos los comunicadores y así el escenario a cambiado para contar historias, venderlas y hasta generarlas o producirlas. Los comunicadores del siglo XXI no podrán estar alejados de los avances tecnológicos y sus impactos en la semántica, la lógica y distribución de los medios.

La forma de trabajar del periodista está cambiando. Los medios digitalizan procesos, flujos de trabajo, y los sistemas de publicación se sustituyen por los gestores de contenidos que separan la información del formato en que se presenta. Se puede acceder a ellos a través de Internet y, por lo tanto, desde cualquier parte del mundo.

Con los elementos que caben en una mochila cualquier persona podría convertirse en corresponsal y transmitir las distintas posiciones que hacen a un conflicto para que cada lector saque sus propias conclusiones. El secreto es apoyarse en las nuevas tecnologías para saber contar historias audiovisuales que hagan sentir a quien las vea que está en el lugar de los acontecimientos.

Ya lo anunciaba el profesor Bill Gentile al convocar a jóvenes en torno al periodismo mochila donde para él residía un gran potencial visual:

Nos encontramos ahora en una extraordinaria coyuntura en la historia de la humanidad, la tecnología y las comunicaciones. Incluso mas importante que cuando Gutenberg invento la imprenta. Los avances en las cámaras digitales y el Internet nos ofrecen oportunidades sin precedentes. Ciudadanos comunes del mundo ejercen ahora un extraordinario poder.

Ejercemos el poder de la comunicación instantánea y globalizada y un lenguaje, el lenguaje visual, el cual sobrepasa ambos, el escrito y la palabra hablada. Este lenguaje visual no tiene fronteras. No necesita traducción. No esta sujeto al apoyo de las corporaciones. Es una de las herramientas mas poderosas de nuestro tiempo.

Experimentados y novatos deberán coincidir y hacer converger sus conocimientos en las distintas redacciones. Nunca renunciar a la sed de encontrar historias y caminar investigando pero también encontrar en la quietud de la administración de contenidos, la intensidad. Ambos perfiles periodísticos son hoy mas que nunca muy necesarios.

La reducción de los presupuestos en las redacciones y corresponsalías está modificando los hábitos de trabajo de los periodistas. Hoy las redacciones se encuentran integradas y este cambio tecnológico brinda a los periodistas nuevas posibilidades de expresión.

Los retos de la información deben convertir a la sociedad civil también en protagonista del proceso informativo, para estimular el mestizaje y preservar la diversidad de las culturas. La información no debe ser un arma contra los pueblos, sino una proyección de sus necesidades. Todos tenemos derecho a ser escuchados.

+ Gentile y el “periodismo mochila”

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista

Fotos: interactivauft – blog.educastur.es

Lo que deben saber los periodistas jóvenes y viejos

In Exclusivos, Prosas Propias on 28 noviembre, 2010 at 12:13 PM

Hace días me quedó una frase dando vueltas en la cabeza. Una ‘maestra’ de periodismo dijo que no te hace mejor periodista tener Twitter o usar un iPhone. Coincido. Me gusta decir que el periodismo no debe llevar apellidos, ya que es uno solo, con sus conceptos y pilares formadores de toda la vida. Actualmente pueden variar las herramientas y lenguajes a utilizar, pero debemos ser antes que nada periodistas.

Los jóvenes tienen (tenemos) que recuperar o sostener esas ganas movilizadoras de salir a la calle y escribir o narrar historias. Vidas simples relatadas por los medios, escenarios complejos acercados a la audiencia, la verdad sin mayores esteroides intencionales. Ética, verdad, responsabilidad y fidelidad son los valores irrenunciables del periodismo, y los que debemos conservar.

Actualmente las herramientas nos potencian o nos asignan nuevos lugares. Se generan posiciones de análisis y distribución diferente dentro de los medios, ya que hoy puede haber quien modere comentarios, genere debate y organice o distribuya la información. Todas de cara a la audiencia y no a la historia en sí. Los nuevos medios tendrán que poblarse de periodistas aptos para ambas tareas.

Una herramienta tecnológica que nos aporta inmediatez en la primicia sin que nadie esté detrás con inteligencia, es tan nulo en su proceso como la gran noticia que llega tarde aunque con acabada calidad. En el equilibrio de ambos procederes es que debemos pararnos.

No renunciar a la sed de encontrar historias y caminar investigando pero también encontrar en la quietud de la administración de contenidos, la intensidad. Ambos perfiles periodísticos son hoy mas que nunca muy necesarios. No bastan las plumas perfectas si el contenido no se traslada y acerca hasta las nuevas audiencias. No es suficiente saber colocar las notas para leerse sin contenido pertinente.

Internet y las redes sociales son de las mayores revoluciones que hemos vivido todos los comunicadores. El escenario a cambiado para contar historias, venderlas y hasta generarlas o producirlas. Los comunicadores del siglo XXI no podrán estar alejados de los avances tecnológicos y sus impactos en la semántica, la lógica y distribución de los medios.

Experimentados y novatos deberán coincidir y hacer converger sus conocimientos. Un prestigioso periodista que no intente utilizar las nuevas herramientas de comunicación o al menos traspasar su capacidad teórica de formación a quienes llegan, no tendrán lugar en los nuevos medios. Los jóvenes que no se preocupen en formarse intelectualmente, absorbiendo aquello que sus antecesores saben para tratar la calle, y no logren un perfil proactivo al utilizar los nuevos lenguajes, tampoco tendrán lugar.

Les dejo una reflexión de Carlos Salas desde lainformación.com donde señala lo fundamental para los jóvenes periodistas de saber idiomas, manejo óptimo de redes sociales y además saber mucho de todo, a lo que además desde sus propias palabras podríamos agregar la necesidad de ser innovador para generar nuevos contenidos multimedia que incluyan elementos audiovisuales e infografías.

> Leer Hoy soñé esta carta a un periodista