maximo tell

Posts Tagged ‘motivación’

Fabricio Oberto en Sportcases Córdoba

In Exclusivos, Paladar mostaza on 28 julio, 2011 at 10:47 AM

Fabricio Oberto presentó en el marco de Sportcases Córdoba una conferencia acerca del aprendizaje, el trabajo en equipo y el sacrificio que necesitó para recorrer su camino en el deporte. Palabras sinceras de un humilde gigante que alcanzó el éxito con perseverancia y sin perder sus valores. Oberto por @Obricio7.

Humildad, sencillez y talento condensada en algo más de 2 metros de altura. @Obricio7 (para los twitteros) dejó en claro que la perseverancia y el trabajo son los únicos que nos conducen a lograr nuestros sueños. Que entender el rol en un equipo puede ser nuestro mayor aporte al grupo y que los líderes toman por sí mismos la responsabilidad de liderar, sumando obligaciones y no ganando derechos.

El aplauso se volvió ovación, las miradas fotografías y el encuentro, una conversación entre el gigante maestro que demuestra con su carrera que el sacrificio conduce a los sueños, que los valores hay que entrenarlos duro y que la mejor jugada es una asistencia a la humildad para que más jugadores de la vida seamos felices.

+ Leer la nota completa!

Anuncios

Las palabras, el sueño eterno hecho realidad, las ideas y el miedo movilizador para atravesar barreras

In Blanco, Exclusivos, Jóvenes Sueños, Pasiones on 1 junio, 2010 at 10:50 AM

Por George Blanco

Es la sexta o séptima vez. Cada vez que termina me digo que tiene que ser la ultima, que ya lo tengo grabado en la mente. Y es cierto. Pero acá estoy y lo vuelvo a ver. Como si por caso hiciese falta que un tal Steve Jobs tenga que recordarme que tengo que salir a enfrentarme con quien sea, con mi mismo, allá afuera.

Resulta que mi proceso hoy me lo pide mas que nunca. Estoy en un momento en donde tengo que salir a animarme a mas, a luchar por las ideas, a desafiar la creatividad. Entonces ahí esta, al alcance de mi mano. En mi iPhone, en mi Computadora, o en mi cabeza. Esta ultima es la mas vulnerable. En ella el discurso a veces pierde fuerzas, se nubla de vestigios que nada tienen que ver con lo que el bueno de Steve propone.

Pero siempre hay algo que justo a tiempo recupera el archivo, como si por caprichos del destino ese sueño disfrazado de locura tuviera que ser realidad. Es esa realidad la que me asusta, la que a veces me muestra el miedo y la que me deja a oscuras. Pero atención, no es tan mala. La oscuridad digo, agudiza el sentido de la vista. El miedo los despierta a todos juntos. Entonces ahí me veo, en este momento.

Steve Jobs me invita a su living, me ofrece algo para beber y expone su teoría. O mas bien expone una especie de obra prima cargada de instantaneidad, de fugacidad. Tanto, que la veo desplazarse a una velocidad rapidísima. Hace uso de la palabra, la toma como algo hermoso, la transforma, la da vueltas.

Estoy cayendo bajo la persuasión del creador de la manzanita, lo se. Pero me lo permito, dejo que me lleve, que nos lleve. A su niñez, a su adolescencia, a su vida. En un punto me veo reflejado. En uno o en todos. Confluimos, decimos, amamos, la pasión, es esa pasión por las ideas y el hambre por querer cambiar el mundo, humildemente, si me permiten.

Peco de soberbio, tal vez. Este articulo que acabo de escribir es una mierda, quizás. Pero me anime, supere el miedo, aquella noche. Sepan disculparme, pero tenia que contarlo. Tenia que compartirlo con ustedes, ¡es que quiero gritarlo al viento!

¿Estaré preparado para escribir mi propia historia? ¿Podré olvidar este vídeo y filmar el mío, el propio? Me resulta abrumador pensar que algún día alguien puede verme.

El miedo, aparece de nuevo. Todo el tiempo, no me deja solo, nunca. Es mi fiel compañero, mi única salvación. Es ese componente esencial que veo es imprescindible en estas líneas. En la vida. El miedo me lleva, ahora mismo a salir afuera a filmar mi propia vida, a retratarme. A animarme a mas. A movilizarme. A agudizar mis sentidos. A crear esto que hoy ven. Y la Fe se multiplica. Van de la mano.

No quiero dormir, no quiero olvidar la lección… ¿Es verdaderamente una leccion? Dificil saberlo. Pero de algo estoy seguro; despues de aprendida no hay mas alla. No queda mas de que preocuparse, las dudas que quedan se convierten en experimentos cientificos de hombres que lo han conseguido todo y que por una cuestion innata se preguntan y repreguntan.

¿Existirá ese estado perfecto? ¿Cuanto servirá aquella idea que invente? ¿Es esta sociedad potencialmente dispuesta a atravesar barreras? Quiero cerrar los ojos. Imaginarme en ese living, con mis invitados. No quiero dormir, solo quiero soñar. Despues, Stanford, el silencio, mis anfitriones. Las palabras, el cielo, el brillo. Las mentes libres. Los aplausos. La sabiduria de haber cumplido la mision para la que fui asignado. Es esa la bocanada de inspiracion que nunca acabara.

+ Ver discurso

 

Cerrando etapas con J.K Rowling

In Exclusivos, Jóvenes Sueños on 1 junio, 2010 at 10:39 AM

Por Jessica Martorell


Hace un tiempo, mientras realizaba mi seminario final, una amiga me envió los videos que muestran el discurso de graduación de la universidad de Hardward hecho por la exitosa escritora J.K Rowling, autora de los libros “Harry Potter“.

Estos inocentes videos influenciaron mi pensamiento acerca de lo que significaba superar etapas y ayudaron un poco a resolver lo que pensaba sobre el incierto futuro que se acercaba.

Durante muchos años en mi vida en mi cabeza diseñé inconscientemente un plan magistral para alcanzar distintas metas y lograr la felicidad del éxito merecido.

Fue por eso que durante mis años de educación primaria y secundaria siempre intenté destacarme académicamente a través de mis calificaciones, buena conducta y predisposición.

Fue por eso que durante los años de mi educación terciaria hice lo que resultara necesario para lograr lo que se supone que se logra cuando uno hace todo lo correcto. Esto es, una buena carrera académica, reconocimiento de los que me rodean y un puesto de trabajo estelar en una gran empresa con una excelente oportunidad de demostrar lo que sé hacer (y por supuesto, que a todos les encante no?).

Reconozco que suena ridícula la idea pero soy honesta cuando acepto que hasta a veces pensaba que todo iba a salir perfecta y calculadamente bien.

Pero el margen del error que tenía mi plan, fue lo suficiente como para tener que abortarlo y recurrir a un plan B. Lo urgente de esto era que no existía un plan B. Mi inconsciente no lo generó porque supuso que el fracaso era algo que nunca iba a tener el desagrado de conocer o porque simplemente no calculó que a veces (y casi siempre) las cosas no salen como las imaginamos.

En ese momento la realidad se presentó cuando obtuve trabajos que no quería pero necesitaba y no podía abandonar, desperdicié la oportunidad de conocer excelentes personas por falta de tiempo, hubo amigos que se alejaron porque no sintieron que resultaran de utilidad y una persona me dijo adiós para esta vez, no volver.

Si en ese momento me preguntaban por el fracaso que resultó ser mi plan, probablemente enojada hubiese culpado a la mala suerte.

Si hoy me preguntan, pensaría otra vez antes de contestar y me obligaría a repasar un poco más los hechos. ¿Porque? Simplemente porque es cierto que no todo es lo que parece.

Hoy, hace poco más de una semana presenté mi seminario y pude recibirme. Hoy, me encuentro en una realidad muy distinta a la que había diseñado en mi plan magistral. Pero eso es sorprendentemente algo bueno.

Es probable que mi corta experiencia no me acredite a influenciar a nadie ni tampoco representar en mi escrito alguna experiencia similar, pero encuentro necesario expresar tres importantes resultados obtenidos. Cada uno expresado, también, en algunas de los pensamientos de J. K. Rowling:

1º: Las personas que están en tu vida no te rodean solamente; son parte absoluta y necesaria de lo que sos. Y probablemente a algunas de ellas les importe más tu vida de lo que a vos mismo te importa y eso tiene un valor incalculable que hay que aprender a preservar por sobre todas las cosas.

“Nunca te conocerás a ti mismo, o a la fuerza de tus relaciones hasta que no hayan sido probados ante las adversidades. Ese conocimiento es un don verdadero, que fue ganado dolorosamente y que vale más que cualquier calificación que me hayan dado.”

2º: El fracaso es necesario; Debería ser un paso no evitable en la vida de cualquier persona. Es lo que nos muestra la realidad y nos permite vivir un poco más cómodamente en ella.

“Un poco de fracaso en la vida es inevitable. Es imposible vivir sin fallar en algo, a menos que vivas con tanto cuidado que no vivas del todo y que para el caso, fracases por omisión.”

3º: El mundo es disparatado y si realmente siguiera las reglas que debería, muchas cosas desagradables no existirían pero existen. Porque el mundo no tiene estructura ni tampoco es calculable. Porque la vida simplemente no puede ser planeada. Y por más incertidumbre que eso provoque, es también algo sorpresivamente motivador.

“La vida es difícil, y complicada, y va mas allá del control de cada uno y la humildad de reconocerlo les permitirá sobrevivir cualquier viscitud.”

Concluyo deseándoles a los receptores de este mensaje algo mucho más importante que una larga y exitosa vida. Les deseo buenas experiencias y hasta la próxima…

+ No dejes de ver los videos >

+

Acompañando…

In Paladar mostaza, Pasiones on 31 marzo, 2010 at 12:39 PM

Un video que encontré por ahí y que da un poco de ánimo, en especial si te gustaron alguna de las películas que trata.

Mot y Vación

In Prosas Propias on 30 marzo, 2010 at 11:43 AM

Entonces tocaron a mi puerta.

Miré por la cerradura pero no pregunté.

Había algo, alguien. Pero no pregunté.

Un recuerdo se me cruzó, me acordé de una consigna y abrí.

La forma era difusa, algo extraña, con colores no muy bien definidos.

Pasó y se sentó en mi mesa y me invitó a mi silla con un gesto amable.

Me miró y su rostro se volvió como una pantalla que me invitaba a mirar.

Mire con profundidad y caí en un espiral de ensueño.

Pasaron mil voces por mis costados e incandescentes imágenes de charlas y debates.

Si bien las voces eran conocidas, no estaban identificadas con rostros ni nada.

Además, lo que decían se asemejaba más a un debate interno mío sobre mi vida, etc.

Entonces el viaje se detuvo. Caí sentado en una playa desierta.

Arena fina y suave, agua cristalina que refleja la luna y sus estrellas lindantes.

Entonces camino, descalzo, sintiendo la rugosidad de mis pasos.

Siento la realidad con los ojos cerrados e identifico los momentos.

La soledad en que uno se ve por momentos, la desolación dentro de una carrera tan hermosa como la noche que está sucediendo sobre mí y lo difícil que se hace dar cada nuevo paso cuando la marea humedece la superficie.

Entonces volví a abrir los ojos y entendí.

Hoy volvería a dar un paseo por esa realidad algo solitaria que es el periodismo, que está inmersa en el marco de una hermosa noche de crisis y futuro incierto. Pero donde tenemos todo el terreno para andar y desplegarnos. Más allá que la arena complique nuestros pasos hay que seguir. Intentando, buscando y siempre con la consigna de mejorar. Sin perder de vista el objetivo y ayudando a la premisa que nada es imposible.

Me refregué los ojos y el espectro seguí frente a mí, pero esta vez se transformó en dos ilusiones. Dos consignas que se unieron y me hicieron levantar de la silla y salir a buscar mi playa solitaria, bella y complicada.

Allá voy.