maximo tell

Posts Tagged ‘Néstor Kirchner’

¿Es el Cristinismo el futuro del Kirchnerismo?

In Derecho a Replica, Exclusivos on 15 noviembre, 2010 at 6:40 PM

Por Guillermo Quijano

En un marco de la extrema incertidumbre que se cierne sobre el campo político nacional, más que hacer sistemáticos pronósticos que seguramente habrán de acabar en el infierno de los caracteres olvidados, sería de utilidad empezar a despejar variables a tener en cuenta para pensar escenarios futuros.  En este sentido conviene empezar a hablar de Cristinismo.

En un país que tuvo un “peronismo sin Perón” y en un microcosmos pejotista hipercompetitivo, no es difícil imaginar que la herencia de estructura política (e incluso de símbolos) va a ser tarde o temprano disputada. Simplemente muchos se beneficiarían con un Kirchnerismo sin Cristina Kirchner. Nos limitamos aquí a resumir algunas cuestiones de interés.

Dejamos de lado las definiciones del Kirchnerismo a partir de una estructura discursiva específica, basada en tal o cual rasgo, como la “confrontación” o la “crispación”. En su lugar, entendemos que lo específico del Kirchnerismo ha sido una estructura de poder, centrada en la persona de Néstor Kirchner, que se define por una estrategia de construcción de apoyos.

Se puede plantear que lo definitorio en este punto son la opinión pública y las reivindicaciones ideológicas. Pero creemos que sería un error enfocar el análisis en esos elementos, en cuanto varían demasiado rápido y de maneras no predecibles. Y además, son efectos derivados de los resultados obtenidos a nivel de la estructura.

Entendemos lo definitorio del Kirchnerismo a partir de una estrategia que consiste en los siguientes elementos:

  1. La generación macroeconómica de un excedente social que es captado por el Estado Nacional en forma recursos financieros,
  2. la construcción institucional de mecanismos de concentración de discrecionalidad en el Poder Ejecutivo en la asignación de esos recursos,
  3. la negociación particularizada con una red dispersa y heterogénea sobre la satisfacción de sus demandas concretas.
  4. El intercambio de estas satisfacciones por apoyos políticos.

Las luchas colectivas, las reivindicaciones simbólicas, los triunfos ideológicos, son epifenómenos de esta estructura de construcción de poder. Aunque en sí mismas sean valiosas y generen apoyos, necesitan de los insumos generados en el nivel de la estructura para poder ser efectivos.

Para que una ley controvertida (como la ley de medios o el matrimonio entre personas del mismo sexo) se apruebe necesitan votos en el congreso. El Kirchnerismo los consiguió con esta estrategia, ahí radica su éxito para navegar con éxito las turbulentas aguas de la política nacional.

Si nos preguntamos si el Cristinismo constituirá el futuro del Kirchnerismo, tenemos que preguntarnos si:

  • ¿Será capaz de reproducir y gestionar con éxito esta estrategia?
  • ¿Será capaz de cerrar el paso a potenciales competidores para intentar apropiarse de la herencia de esta red de poder?

Aquí no es necesario hablar de “traiciones”. El Cristinismo necesita tener menos éxito, mas despacio que sus actuales aliados en el “armado” para llegar a un punto en el que se vea forzado a la decisión de retirarse de la lucha o presentarse a elecciones y perder.

Entonces, hay dos tipos de variables en análisis: las que hacen al mantenimiento de la estructura y las que hacen a los principales competidores. Pasamos a resumir el panorama en el primer conjunto.

La primera variable es de tipo macro-económica. Por el momento parece razonable suponer que la economía marchará lo suficientemente bien durante los ejercicios 2010-2011 como para pensar que el nivel de extracción de los excedentes sociales se mantendrá, al menos,  mas o menos constante. La misma vocación de la oposición de heredar al gobierno en 2012 evitará que jueguen estrategias que lleven alterar este panorama (como rebajar las retenciones).

La segunda variable es de tipo institucional. Se resume en dos pruebas de fuerza: la aprobación del presupuesto y el mantenimiento de los “superpoderes” (que hacen a la discrecionalidad). El poder de veto presidencial es la principal carta que tiene el Cristinismo y podemos pensar que podrá mantener los resultados más o menos constantes en este nivel.

La cuestión de si será capaz el cristinimos de heredar el monopolio en la gobierno de esta red heterogénea de actores es más complicada. Los actores son de diferentes tipos y generan diferentes tipos de apoyos. Los gobernadores de las provincias deficitarias (aquellas que no producen en su territorio suficientes excedentes para sostener los gastos públicos que necesitan para poder desarrollarse) son a la vez los mas dependientes y mas dispersos.

La sobrerrepresentación parlamentaria que tienen estas provincias mas pequeñas le jugaría al Cristinismo a favor aportando gobernabilidad: votos a favor en el congreso para  aprobar leyes y superar los controles potencialmente obstructivos. Por otra parte, los gobernadores de las provincias más ricas tienen intereses diferentes: mientras más se “federalice” el gasto (menos discrecionalidad y menos extracción a nivel del Estado Nacional) más beneficiados se ven. Por constituir los distritos mas poblados aportan votos, “electoralidad”. Los Gioja, los Beder Herrera, los Zamora dependen de que se mantengan el statu quo. Los Schiaretti, los Binner, los Scioli se benefician con un mezclar y repartir de vuelta. Por ello es difícil pensar un peronismo unido a nivel nacional, ya sea bajo el nombre de Cristina, como el de Scioli.

Otros actores, como el sindicalismo o los sectores culturales-progresistas también dependen de que se mantenga el statu quo. El Estado Nacional financia el Inadi, 6-7-8 y los subsidios a las cajas de los sindicatos. Los sectores sindicales aportan una masa electoral no despreciable y “calle”. Los sectores culturales-progresistas aportan la legitimación ideológica, pero demandan reivindicaciones simbólicas.

¿Qué necesita el Cristinismo para triunfar en este escenario? Dos cosas:

  • Un mantenimiento del statu quo a nivel macroeconómico e institucional.
  • Un negociador hábil que sepa mantener dispersos a los diferentes actores, moderar sus demandas y cambiar satisfacciones por apoyos (todo parece indicar que De Vido intentaría ocupar ese lugar).

La mejor estrategia que puede jugar el Cristinismo entonces es reconstruir el PJ (la “pata progresista” deberá esperar) en torno a una alianza centrada en algún hombre de confianza y que se yerga como el único nodo entre la red de gobernadores del interior, en una táctica de “toma y daca” y obtenga así gobernabilidad.

Para obtener “electoralidad” podría jugar con una movida contundente de “pegar primero y negociar después” actuando con fondos del Estado Nacional directamente sobre estos territorios de las provincias “ricas” amenazando de prescindir de los gobernadores (p.e.: Negociando directamente con los municipios), para forzarlos a una alianza.

La muerte que santifica

In Exclusivos, Malas Viejas on 29 octubre, 2010 at 5:05 PM

Por Gabriel Marquez

¿Que se puede decir, que no se haya dicho, sobre el fallecimiento de el ex presidente Néstor Kirchner? Animal político, vehemencia, determinación, fervor y líder popular fueron algunas de las palabras más repetidas entre adeptos y detractores.

Sin embargo, creo que el desenlace más asombroso de su muerte, y de todas en general, es el efecto sicológico que se generó en torno a ella.

¿Quién dibuja la línea entre la obsecuencia y el respeto? ¿Entre la hipocresía y la franqueza? ¿Entre la honestidad y la mala educación?

La naturaleza humana es de una lógica inconcebible, sin embargo, no la podríamos imaginar de otra manera. Aquellos actores políticos que, no tenían un buena imagen o relación con el ex presidente, hoy lo “respetan” (hasta que dure la veda ética del respeto, luego capitalizarán, si pueden, su fallecimiento) y “apuntalan” el gobierno de Cristina.

Macri, Duhalde, Cobos, De Narváez, Alfonsín, etc., envueltos en un escenario impensado, sin su Némesis, sin una figura en la cual depositar “todo lo malo que representa la política”. Medios que antes deleznaban su figura, hoy se avocan a mostrar la congoja popular.

Entre sus adeptos, muestras de cariño genuino y no tanto, otros que han sido vedados por el duelo para expresar sus verdaderas intenciones: el “compañero” Moyano, se relame imaginando una patria sindical con un presidente “trabajador”, el núcleo fundamentalista K ya imagina, envuelta en laureles, la reelección de Cristina en 2011 y Scioli, que sabe a ciencia cierta que es el candidato K con mayores posibilidades extrapartidarias, juega sus cartas desde la sombras (o desde la moderación que para el kirchnerismo parecen ser sinónimos).

Los pronósticos son y van ser muchísimos, hay analistas que aseguran la victoria del oficialismo en 2011, hay otros que prevén que la interna que vendrá destrozará el partido sin la amalgama que lo unía: Néstor Kirchner.

Lo cierto es, que en el transcurso de estos tres días se vivió en una Argentina con concordia, tranquilidad política y mesura dialéctica en todas sus formas (sic). La muerte de una figura colosal, sea buena, regular o mala (perdón por escribir mala, se que queda mal) despertó lo mas agradable y también desagradable de la sociedad argentina.

Hoy Néstor no fue autoritario (sino apasionado), no fue obsesivo (sino determinado), no fue controlador (sino un hombre que estaba en cada detalle), no fue agresivo (sino vehemente) y no busco dividir a la sociedad (fue un fervoroso líder popular).

Hoy su muerte lo ha santificado, a él, a su modelo, a su mujer y a sus seguidores, hoy Argentina llora a este gigante de la política.

A quienes lo sienten de verdad, mis condolencias, a quienes le faltaron el respeto, mi repudio y a quienes decidieron no expresarse, mi respeto.

Mañana, será otro día, porque la vida sigue, implacable, y el giro de retorcida moderación discursiva que tanto detractores como adeptos hoy sostienen, volverá a ser del mismo tono confrontativo de los últimos años y la sociedad volverá a estar dividida. El legado de Néstor, su voluntad póstuma, no lo hubiesen querido diferente.

Entre la promesa y la amenaza

In Exclusivos, Tonti on 28 octubre, 2010 at 4:44 PM

Por Danilo Tonti

Para algunos, su máximo líder; para otros, su pesadilla más reciente. Para algunos, la promesa; para otros, la amenaza. Así vivió y así se presentó Néstor Kirchner: con una personalidad política sin demasiados grises y bajo una ideología política que despertaba respuestas claras y extremas: o lo amabas, o lo odiabas.

Difícilmente pueda analizar de manera profunda y acertada la política de su gestión o su vida en general, pero sí creo poder contarles qué significó  el paso del ex presidente por la política desde mi experiencia y mi forma de comprender lo político.

En primera instancia, la gestión  “K” -tanto de Néstor como de la actual presidenta-, hizo que la política dejara de ser una mala palabra. De la anomia generalizada y la desafección en su máxima expresión, entramos en un período en el que -de pronto- la sociedad se encontraba discutiendo cuestiones tan políticas como trascendentales, formando parte de los cambios y consolidándose como el actor que siempre debió ser.

De buenas a primeras, en las charlas de jóvenes empezaron a aparecer temas de la esfera política, despertando el interés a saber, a buscar, a opinar.

Y creo que esto tiene que ver con una cuestión central de su ideología que ha sido estructural en los 7 años de mandato K. La gestión del conflicto a partir de la instalación de medidas tan rotundas como escandalosas, volvió inevitable el involucre de los diferentes sectores y su consecuente debate en el seno de la sociedad civil. Nadie quedaba afuera de estas medidas: para bien o para mal, afectaban a todos.

Me detengo en este punto porque creo que será el punto que, a la larga, se destacará al hablar de la era Kirchner. En lo personal, una sociedad en permanente armonía y estabilidad no me conforma. No me contenta una gestión que simplemente administra un Estado conduciéndolo a la continuidad.

Por el contrario, me conquista una política con carácter y contundencia que justifica su poder en el intento de instaurar cambios estructurales, que desafía la estabilidad en tanto reproducción de lo mismo, que sacrifica incluso su grado de aceptación en pos de la concreción de medidas que respondan a esta perspectiva.

En mi corta edad, nunca había oído hablar tanto de redistribución de riqueza ni escuchado, tan abiertamente, opiniones que se le opongan a este principio, para mí, básico y universal. Si queremos cambios tenemos que estar preparados para el conflicto, porque se opondrán a él aquellos que buscan continuidad y harán lo posible para el fracaso del mismo.

No creo en la sociedad del consenso pleno. Porque así como hoy no participan del consenso aquellas multitudes excluidas del sistema, tampoco creo que participen de un consenso transformativo aquellas minorías ubicada al centro de la lógica sistémica.

Pero veamos, por caso, dos de los conflictos que hasta ahora ha tenido la era K. Si bien pertenecen a la Gestión de Cristina ilustran sobremanera la perspectiva y la ideología de su marido y ex presidente. Por un lado, el campo. Por el otro, los medios. Sin justificar posiciones ni entrar de lleno en la raíz del conflicto, podemos ver ante qué tipo de conflictos estamos parados.

Dos disputas de intereses ante dos de los sectores más poderosos política y económicamente en el país que, y volvamos en esto a la “reproducción de lo mismo”, se resistieron al cambio. Medidas, ambas, concretas y polémicas que terminaron en un voto “no positivo” y un manojo de medidas cautelares.

Como resultado de eso, en el imaginario colectivo -rotundamente construido desde los medios- se construyó un nuevo polo negativo y peligrosamente amenazador: el Gobierno. Así, la política de derechos humanos fue oportunismo político; las retenciones, el robo descarado; la asignación universal, “alimentar a los vagos”; la ley de medios, la privación de la libertad de prensa; el fútbol y la televisión digital, un gasto innecesario. Sin detenerme en la pertinencia o no de cada una de las apreciaciones, intento reflejar cómo, luego de los conflictos de enorme impacto que se vivieron en el país, todo lo que salía del gobierno iba a ser rechazo y denigrado.

De esta manera, gran parte del entendimiento de la política K, más que responder al análisis de las medidas propuestas, respondieron en gran parte a discursos sectoriales firmemente instalados en la boca de la opinión pública.

Ahora, tras la muerte, aflora la contradicción  y la debilidad de la palabra de aquellos que en vida se encargaron de denostar todo aquello que refiera a una “K”. Es después de su muerte que rescatan sus valores, aquellos “inexistente” en vida, poniendo -incluso- dentro de sus mejores características aquellas que señalaban como sus peores atributos. Una vez más, la mediocridad de nuestra política y la incapacidad para mirar las acciones más allá del partido, salieron a la luz.

Será cuestión de esperar y analizar cómo continua el panorama político de aquí en más y de ver hasta cuándo continua el clima de respeto que hasta ahora se viene desencadenando. Esperemos, para bien de nuestra política, que la maduración sea total y que se dé un paso que no tenga vuelta atrás.

Este autor es Columnista permanente de este Blog

El abrazo de la despedida

In Blanco, Exclusivos, Pasiones on 28 octubre, 2010 at 7:31 AM

Por George Blanco

Tenía pasión por la política. Lo amaban y lo odiaban en las mismas dosis. En esta foto, el ex Presidente junto a la hoy Presidenta de todos los argentinos, ambos elegidos democráticamente. Crecieron y se hicieron fuertes juntos.

En sus tardes de amistad y charlas cargadas de política en La Plata, cuando se preparaban para crear una sociedad de que trascendería las fronteras de lo sentimental para volverse en poder político. Aquellas tardes los encontraron de novios y la militancia se hizo mas ferviente en la pareja, como para reafirmar porque estaban juntos.

El compañerismo se tradujo con los años y aquellas horas inocentes, llenas de sueño y ambición los encontraron a el como Intendente de Rio Gallegos y a ella como Diputada. El resto es historia reciente. La gobernabilidad de Santa Cruz, el lanzamiento de la candidatura para Presidente, el 22% en 2003 y el 70% de imágen positiva en 2007, cuando entendió que debía dar un paso al costado y dejar a Cristina como la encargada de continuar su legado.

El conflicto con el campo lo volvió a tener en el ring pero de pronto parte del pueblo se le volteó de espaldas y lo puso al descubierto. Aquello de “amado u odiado” se equiparó para nunca mas volver a separarse. La asignación universal por hijo y la Ley de Medios no hicieron mas que acrecentar eso. A pesar de eso, las fuertes convicciones continuaron impulsando la política de Cristina Fernandez al mando del país. En el camino quedan sus discursos llenos de verborragia, sus entremezclas con la gente y su irreverencia protocolar. Politicamente incorrecto, como el se definía, Kirchner enfrentó al FMI y a Bush, escuchó a las amas de casa y a los que menos tienen.

Decidió terminar con la impunidad y el resguardo de quienes escribieron la historia mas cruel del país, cuando anulo la ley de obediencia debida. Quizás haya sido ese uno de los mayores logros, descolgar de las paredes los equivocos cuadros de represores nefastos, para devolverle a esas madres y abuelas la necesidad de descansar en paz.

Mi papa hoy lo recordó por eso: “Esos espíritus inocentes necesitaban lo suficiente para volver a creer”. Diferencias y/o similitudes (yo tenía de ambas) de lado, el 27 de octubre encontró a un país partido, con lugar para la congoja y el desconcierto. Las conjeturas ganaron terreno y se clamó por prudencia y respeto, ante todo. Los escenarios se sucedieron y dieron lugar a todo tipo de repercusiones, desde las mas sentidas hasta las mas irresponsables.

Los análisis se hacen eco del oportunismo propio de una sociedad que tiende a olvidar en poco tiempo, a pocas horas del suceso y cuando deberían resaltarse las condiciones que llevaron al hombre a convertirse en uno de los mas transgresores y carismáticos lideres de la política del país en los últimos cincuenta años. Mas allá de todo lo anteriormente mencionado, las palabras sobran y créanme que, producto de la consternación, este post solo quería contextualizar lo incontextualizable, cuando la muerte se convierte en el paso mas dificil de la vida.

Allí no existe nada mas. Cuando el abrazo conmueve y el resto solo puede ser parte de los libros. No puedo contar con palabras mas de lo que se ve: Hoy ella despide a su compañero de ruta. Hoy ella le dice adiós al amor de su vida.

Obituario político de Nestor Kirchner

In Derecho a Replica, Exclusivos on 28 octubre, 2010 at 7:20 AM

Por Guillermo Quijano*

*Politólogo

Si tuviéramos que escribir un obituario para el ex-presidente, aún considerándonos opositores críticos, tendríamos que reconocerle a Kirchner méritos. A diferencia de los opositores mediáticos, que cargados de culpa se llaman a manifestar dolor, los opositores críticos reconocimos los aciertos en su momento. Por eso, podemos hablar de política sin ser políticamente incorrectos.

Fueron varios: supo hacerle reclamos al presidente de su país y su partido cuando los partidos opositores no se animaron. Supo pararse ante los poderes internacionales cuando nadie lo hizo. Tuvo el coraje de querer el poder cuando nadie lo quiso.

Volvió a poner la política económica subordinada a la democracia, reivindicó el papel de la militancia, dirigió los esfuerzos partidarios entendiendo la necesidad de complementarlos asociativamente con otras organizaciones sociales y re-estableció el conflicto ideológico como el centro productivo de la vida democrática (en contra de los discursos únicos y pensamientos automáticos).

Puso en el centro de la discusión el papel de las instituciones invisibles y los factores de poder y todo ésto con algunos, aunque insuficientes esfuerzos redistributivos serios. En una época donde los Tinelli tienen los parámetros de la femineidad, impulsó un canal público que nos mostró mujeres de ciencia, influencia y arte.

Entre todo, abrió el camino a una vida política mejor para los argentinos: generó una militancia que entendió que hay un deber de participar y que éste debe ejercerse con responsabilidad. Le mostró a la civilidad light que no hay excusa deontológica para el no-compromiso.

Las intenciones de los hombres políticos no importan, nos diría Hegel. Porque su papel está subordinado a la historia. Lo que importa es la objetividad efectiva de los resultados de las luchas en las causas. Por eso en EuropaEstados Unidos algunos pueden titular “Héroe“.

Es que en sus países, con gobiernos democráticos o socialistas, constreñidos por falsos consensos institucionalizados los ilustrados se ven imposibilitados de tomar decisiones capaces de lograr efectos. Tampoco se deberían exagerar, pensando que todos sus logros  fueron sus propias iniciativas. Pero en una democracia, el mayor mérito de los políticos es ser buenos lectores, como para interpretar los signos de los tiempos y guiar las tendencias contrapuestas en alianzas viables. En ese sentido fue un gran político. En ese sentido le prestó un gran servicio a la democracia.

Lo sobreviven intelectuales que terminaron sus fantasías masturbatorias de utopías políticas y gobiernos ideales, artistas que entienden que todos somos ciudadanos, juventudes seguras de sí mismas y algunos viejos que recuperaron la esperanza. Pero sobretodo, una generación de dirigentes que entendieron que es posible tener vocación de progresismo y vocación de mayorías al mismo tiempo.

Con ellos, tal vez podamos tener una cultura política más sana, mas realista y menos prejuiciosa. No habrá mas “Frepasos” en la Argentina, “no te metás”, “que se vayan todos” o partidos obreros sumados a uniones democráticas. Porque Argentina entendió que la única vía de la democracia en una sociedad desigual es la vía popular, aunque populista. Le pese a cuanto académico le pese.

Le sobrevive también un hijo con escaso futuro político, una esposa que tiene el mismo poder que ayer, y que se retirará seguramente consternada al final del mandato. Un gobierno radical que muy probablemente llegue y se vaya de acuerdo a los periodos institucionales del mandato. Y una Argentina un poco más democrática y más linda pero con problemas urgentes que exigen un entierro breve.

Visiones sobre la muerte de Néstor Kirchner

In Derecho a Replica, Exclusivos on 27 octubre, 2010 at 11:20 PM

Le pedí a algunos amigos que expresen sus líneas en el día de la muerte de Nestor Kirchner. Desde distintas ópticas, con procedencias disímiles y visiones particulares opinan.

Mas allá del político, mas acá de la persona por Pablo Pedrotti desde Córdoba:

“Quizás este análisis sea muy simple, pero es como me gusta expresarme.

Aquí, algunas cosas que creo; Creo en los textos cortos, de pocas palabras, para expresar las ideas con mayor claridad. Creo que lo que se dice debe ser pensado. Creo que a las palabras se las lleva el viento. Creo que un solo hecho vale más que mil palabras. Y creo, por sobre todas las cosas, en los hechos, más que en las palabras. Pero las palabras, acompañando a los hechos, dejan de ser solo palabras.

Palabras más, palabras menos. Los hechos durarán por siempre. Está ahí la verdadera verdad. Esta es mi visión sobre lo que pasó, mas allá del político, mas acá de la persona. Pensemos en lo que hizo y en lo que pudo haber hecho. Pero por sobre todas las cosas, pensemos en ser un poco más buenos, un poco más humanos. Pensemos”.

Desde un ámbito académico en Buenos Aires, Pablo Fernandez opinó:

“Ha muerto uno de los hombres políticos más importantes de Latinoamérica de principio de este siglo que en esta época de desencanto supo poner pasión y pensamiento a la política. Justicia, equidad, igualdad, derechos humanos fueron algunas de sus banderas. Mejor vida para todos, los argentinos y todos. La paz, la distribución de la riqueza, un continente y un mundo si guerra con conflicto, pero sin guerra. Empezó un camino, retomó un camino que reclamaba América latina es nuestra tarea continuar ese camino bajo condiciones no siempre favorables, tenemos que construir las condiciones de posibilidad para que los pueblos y cada unos de los hombres y mujeres de este continente de este mundo puedan vivir en paz, con solidaridad, con respeto, con igualdad con equidad, donde sea posible el despliegue pleno de las potencialidades humanas de los hombres.

Nestor Kirchner dejó su vida en ese camino… y como decía el poeta, mi tumba no anden buscando, porque no la encontraran, mis manos son las que van en otras manos, buscando, mi voz la que está gritando, mi cuerpo el que sigue entero, y sepan que solo muero si ustedes van aflojando, porque el que murió luchando vive en cada compañero“.

El periodista rosarino Juan Mascardi opinó en su blog “Kirchner nos volvemos a mirar“:

“Siempre me emocionó la despedida de Balbín a Perón. Creo que la primera vez que vi el fragmento de ese histórico discurso fue en la Escuela Nacional. Primer año de la secundaria post dictadura. La peli era La República Perdida. Y me emocioné. Con 12 años a cuestas. Con mi historia personal, de peronismo encarnizado en la figura de mis viejos, las palabras de Balbín, me emocionaron.

Hoy siento tristeza. Mucha. Después de tantos años de escepticismo, liviandad política, y militancia aséptica muy típica de mis adolescentes años menemistas, sin militancia, sin discusión política y con amigos mirando hacia Miami; hoy cala profundo la noticia: Murió Néstor Kirchner.

La historia dirá muchas cosas. Las barbaridades, muy propias de varios políticos contemporáneos, serán sólo anécdota. Nos hablarán de ellos, de su carente mirada prospectiva. La historia recordará a un líder con autoridad, que afrontó la recuperación de un país desmadrado, que trabajó para recuperar la Justicia, que ponderó en hechos reales el ‘Juicio y Castigo’, que jamás ordenó reprimir en ninguna manifestación, que lideró una recuperación económica asombrosa, que comenzó a terminar con la flexibilización laboral (la que padecí durante siete largos años). El ex presidente hizo que muchos recuperáramos la pasión política. La ganas de participar. De mirarnos a los ojos y tomar los teatros, los centros culturales, los centros de estudiantes, cientos de colectivos que se reunieron para mirarse a los ojos y reconocerse. Hoy nos reconocemos.  Y nos miramos a los ojos.

Balbín despide a Perón. La muerte de Kirchner desubica a la oposición. Porque no habrá despedida“.

El hombre y el poder es el título de los párrafos de Ariel Mora Maisonave que opina desde La Rioja:

“Néstor Kirchner,  54º presidente de la República Argentina, Hombre controversial, que supo generar liderazgo y pasiones para llevarlos como política de Estado. Asumió su presidencia en un país que salía de las llamas, debía gobernar un país que no lo había elegido y crear uniones para romper otras.

Traiciono voluntades y creo nuevos vínculos, tomo la bandera de los derechos humanos como propia, inteligente maniobra para acrecentar su poder, corto lazos con los grandes organismos económicos mundiales, gobernó bajo una política de premios y castigos, y supo aprovechar la inercia del crecimiento mundial, logrando apaciguar las llamas de la crisis económica de 2001 y encendiendo lentamente las llamas de la división social de un país que se fragmenta entre partidarios de Monopolios, ya sean Privados o del Estado.

Dejo su cargo en 2007, dejando atrás los laureles de la presidencia, pero no el poder y su lucha. Gobernó tras las sombras, y se inserto en el escenario latinoamericano, aclamando a San Martin y a Bolívar, estrecho vínculos con los grandes mandatarios latinoamericanos, y acrecentando su poder, un poder basado en si mismo, el poder que pretende luchar contra  gigantes monopolios y que controversialmente el mismo se monopoliza cada vez mas y mas.

Es así  como el Hombre, El presidente, el Padre o el Esposo, se vio preso del poder,  hasta el punto de que el hombre fue devorado por el poder que había construido. Solo aquellos que puedan despertar en lo mas intimo del pueblo odios y amores pueden llamarse Lideres, hoy Argentina ha perdido a un líder, a una de las personal mas controversiales de lo que va del siglo en Latinoamérica.

Sus evaluaciones como líder serán tarea de cada uno, su forma de lucha será deber del pueblo desecharla o sostenerla, pero su paso por la patria quedara escrito en nuestra historia para ser juzgado ante nuestros ojos avejentados, y ante la fuerza y de la generaciones venideras”.

La opinión de Ignacio Jorge llegó desde Jujuy con el nombre de La dignidad de los nadie:

“En la historia argentina contemporánea, el advenimiento del partido justicialista y el movimiento de masas que generó Perón, dejaría marcado en el país una huella de división social clara. Los que apoyan y los que definitivamente no lo hacen. Cabecitas negras-gorilas, liberales-progres, y tantos calificativos de dualidad que el lenguaje político se encargó de crear a lo largo de los procesos políticos que pasó el país.

El cambio social hacia una evolución del respeto y la convivencia en democracia no ha cambiado mucho desde aquellos años dorados del peronismo. La muerte de Eva Perón fue tan cruelmente festejada como la del ex presidente de la nación, Néstor Kirchner. Si bien el contexto coyuntural fue distinto, el clima social fue el mismo.

“Viva el cáncer” era una de las consignas irónicas que se referían a la muerte de Eva Perón, en las paredes de muchas ciudades del país. “Vieron que yerba mala si muere”, “En el infierno vas a recordar todo el mal que nos hiciste”, entre otras descalificaciones, fueron las que se pudieron observar hoy en muchos muros. Pero no en muros de concreto, donde el mensaje no tiene nombre ni apellido, sino en muros digitales. Un poco más simpáticos a la vista y con la posibilidad de regenerar el mensaje y de compartirlo con el resto de la comunidad en la red.

Sin embargo no todas son malas, mientras los medios mas confrontados al gobierno transmitían con cautela y respeto, sin adelantarse a las consecuencias políticas de esta perdida humana; los representantes oficiales y opositores a Néstor, hacían llegar sus condolencias a la Presidenta por medio de estos hermosos artificios tecnológicos. Dándole un toque mas chic a un momento de tanto dolor para los que realmente lo seguían.

Creo que la fotografía de la argentina fue lo acontecido alrededor de la muerte de Néstor y no los resultados que pueda arrojar el censo.

Por ultimo, cierro esta opinión citando a un caudillo radical como fue Ricardo Balbín, muy enemigo del peronismo y constante confrontador del mismo. Cuando en el velorio de Juan Domingo Perón exclama en voz alta: “Este viejo adversario despide a un amigo”. Pensemos que aprehendimos de aquella enseñanza y hacia donde queremos llegar como sociedad”.

También comparte sus líneas Alejandro Fass:

“Empiezo estas líneas tratando de ser lo más carnal posible, este 27 de octubre no es uno más del calendario, falleció Néstor Carlos Kirchner, ex-presidente de la nación Argentina.

Sería muy necio de mi parte negar los grandes avances que logro este presidente, le dio a la sociedad argentina un aire renovado en aquellos tiempos del 2003, la política venia de un gran revés institucional, tal es así que asumió el poder con legalidad, pero no con la legitimidad necesaria, en el lunfardo futbolero entro con la cancha embarrada.

Pero el testarudo de genética planto bandera como si fuese el mismísimo Perón, no se empequeñeció ante la adversidad, y así empezó a forjar su presidencia, se decía en aquellos tiempos que Cristina Fernández(Actual Mandataria), era quien comandaba el barco. Bajo ese panorama Néstor se hacía paso al andar, y rápidamente sacudió el avispero, modificó la corte suprema de Justicia de la Nación (llevo a siete sus miembros), además tomo como bandera social los derechos humanos, y comenzó a juzgar a los canallas Genocidas que literalmente se “cagaron” en la Democracia y dieron el golpe del año 1976, así Néstor ganaba legitimidad política, y empezaba ganarse los primeros enemigos políticos como también sus nuevos adeptos, Kirchner era un tipo sin moldura, sin protocolo, sin asesores de imagen, entre tantos otros sucesos.

Falleció  siendo víctima de su turbulenta militancia, vivió y murió como cualquier apasionado de algo quisiera hacerlo, murió en su ley. La campana sonó pero esta vez, no pudo resistir el certero golpe de la muerte, es por ello que necesito plasmar estas palabras, seguramente desprovista de estudios, y  carentes de especialidad, pero son palabras sinceras, sinceras de un joven que alguna vez soñó con la justicia política, con un mejor país, a si mismo debo aclarar a quien tenga la osadía de leerme, es que no soy Peronista, no soy Justicialista, nunca lo fui y nunca lo seré, si me tengo que poner de un lado en la actual política seria de la oposición menos poderosa.

Pero nobleza obliga, Néstor fue un político de raza, un animal de la política, el fue gestor de muchos proyectos que beneficiaran en un futuro nuestro suelo, el fue mentor en algunos pasajes de la igualdad de sexo, de los Derechos humanos, de la equidad social, de los derechos de los trabajadores, entre tantos otros aciertos, pero también fue el capitán del barco con puertos de destinos erróneos, de políticas desacertadas, era un hombre al fin y al cabo.

Es por ellos que el respeto debe ser lo primero antes de nombrar su apellido, exijo ser nobles con su persona  y respetarlo siempre como un presidente democrático, un mandatario que a la par del  ya fallecido Raúl Alfonsín, como mentores de la democracia real de este país.

Se decretaron tres días de duelo, que eso sirva para reflexionar, que nos empuje a pensar en que las palabra del NUNCA MAS, se hagan presentes, que necesitamos más que nunca una oposición reflexiva y no destructivas.

Necesitamos además cerrarles las puertas a los oportunista que seguramente se harán eco de la ocasión e intentaran dar el zarpazo, fieles a su estilo rapiñero, presiento el aire raro, y los cuervos empiezan a volar bajo, es por ello que hoy todos más que nunca somos Argentinos, hoy más que nunca todos queremos un país que mire el futuro, no vivamos de la historia pero siempre la tengamos presentes, un país sin historia es un país sin futuro, Kirchner entro a la historia, le pese a quien le pese”.

Las fotos pertenecen a ORBE de Perfil.com
excepto la primera que es propiedad de Pedrotti

Periodistas de La Voz opinan en YouTuBe sobre la muerte de Kirchner

In Paladar mostaza on 27 octubre, 2010 at 9:09 PM

El diario centenario La Voz del Interior de Córdoba, a través de su canal de YouTube, almacenó las opiniones de sus periodistas en torno a la muerte de Néstor Kirchner.

  • Sobre el impacto de la muerte del ex presidente en las redes sociales más importantes, opina Sergio Carreras:
  • El especialista en política “El Traductor” del diario Sergio Suppo comenta:

Falleció Néstor Kirchner en El Calafate

In Derecho a Replica on 27 octubre, 2010 at 1:19 PM

 

1950 - 2010

Se confirmó a las 09:45 hora argentina la muerte de Néstor Kirchner. De tenacidad y sed política indudable, animal político incansable que mas allá de compartir o no su visión demostró un temperamento imposible de subestimar para generar en torno a él un liderazgo muy particular. No tuvo temor en enfrentar batallas complejas durante su gobierno aunque su misma movilidad lo terminó complicando en su salud.

Fue el 54ºpresidente de Argentina, desempeñándose desde el 25 de mayo de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2007. Amado y odiado deja el escenario político produciendo un terremoto en la interna peronista y permitiendo múltiples especulaciones de la oposición. Líder activo y decisivo de la última década política nacional la etapa que se inicia es incierta con la ida de este actor trascendental.

Fue intendente de Río Gallegos (1987-1991) y gobernador de la provincia de Santa Cruz (1991-2003). En 2009 fue elegido diputado de la Nación Argentina por la Provincia de Buenos Aires, con mandato desde el 10 de diciembre de 2009 hasta el 10 de diciembre de 2013. Desde el 4 de mayo de 2010 se desempeñó como secretario general de la Unasur.

Joven militante, abogado y peronista.

Kirchner nació en Río Gallegos, capital de la provincia patagónica de Santa Cruz. Su padre, Néstor Kirchner, era un trabajador postal descendiente de inmigrantes suizos; su madre, María Ostoić, chilena descendiente de inmigrantes croatas, nació en Punta Arenas.

Si bien participó en el movimiento justicialista como miembro de la Juventud Peronista, un sector juvenil de izquierda radicalmente opuesto al gobierno militar que derrocó al presidente Arturo Illia, es criticada aún su posición durante el posterior proceso de reorganización nacional dictatorial.

A principios de la década del setenta, Kirchner estudió Derecho en la Universidad Nacional de La Plata, recibiendo su diploma de abogado en 1976 y volvió durante años de la Dictadura a Río Gallegos donde se señalan episodios de prisión a manos de los militares y también apoyos algo confusos.

 

Kirchner junto al general Oscar Guerrero, discípulo de Camps, en un acto oficial durante la dictadura.

La gestión de Kirchner como intendente desde 1987 a 1991 le granjeó suficiente apoyo para ser electo gobernador de la provincia en 1991, con el 61% de los votos. Por ese tiempo su esposa ya era miembro del congreso provincial. En 1994 y en 1998, Kirchner impulsó reformas en la constitución provincial, que incluyeron la posibilidad de reelección indefinida del gobernador.

En 1995, con las reformas a la Constitución provincial ya en vigencia, Kirchner fue reelecto gobernador por amplio margen (66,5% de los votos). A partir de ese momento Kirchner se distanció de Menem (que además de presidente de la Nación era el líder del Partido Justicialista) lanzando una línea interna dentro del partido, llamada “Corriente Peronista”.

Más allá de eso durante la gobernación de Néstor Kirchner la provincia recibió una suma de 535 millones en concepto de regalías hidrocarburíferas. Siguiendo un consejo de Domingo Cavallo, Kirchner depositó una parte en un banco de Suiza, y con otra compró acciones de YPF. En la actualidad se repatriaron 128,5 millones, mientras que 390 millones continúan depositados en el exterior.

 

Kirchner junto a Menem, de quien se terminó distanciando después de varios acuerdos.

El 15 de enero de 2003 Eduardo Duhalde siendo Presidente provisional, anunció su apoyo a la precandidatura de Néstor Kirchner y con este espaldarazo se situó en una posición mucho más favorable. En las elecciones del 27 de abril de 2003, el Frente para la Victoria (de Kirchner) obtuvo sólo un 22,0% de los votos, resultando superado por Menem (“Alianza Frente por la Lealtad -UCD), que obtuvo el 24,3%. (Ver resultados detallados en Elecciones Argentina 2003)

Menem decidió no presentarse al ballotage cuatro días antes de la elección definitiva y Kirchner así se convirtió automáticamente en Presidente de Argentina. Kirchner asumió confirmando al ministro de economía de Duhalde, Roberto Lavagna, a otros miembros del gabinete de su antecesor y así continuó los lineamientos establecidos por Lavagna manteniendo la devaluación de la moneda mediante una fuerte participación del Banco Central en la compra de divisas, impulsando mediante las exportaciones un crecimiento económico con tasas del PBI cercanas al 10%.

Las políticas implementadas fueron exitosas, además, en sacar al país de la cesación de pagos más grande de su historia: se canjeó la deuda soberana, de valor nulo tras la crisis del 2001, por nuevos bonos indexados por la inflación y el índice de crecimiento económico. Los índices de pobreza y de desempleo disminuyeron notoriamente.

Se llevaron a cabo las anulaciones de las leyes de Obediencia DebidaPunto Final, las cuales mantenían frenados los juicios, desde el gobierno de Raúl Alfonsín, a los responsables por crímenes de lesa humanidad ocurridos durante los años 70.

 

El entonces Presidente Kirchner hace que se retiren los cuadros de los Dictadores

Tras las elecciones legislativas en octubre de 2005, Kirchner obtuvo la primera minoría a nivel nacional. Esto se vio reflejado en importantes cambios en el gabinete (fundamentalmente la sustitución de Roberto Lavagna por Felisa Miceli en el ministerio de economía)

La oposición cuestionó el hecho de que, pese a controlar la mayoría de ambas cámaras del Congreso, Kirchner prefirió en reiteradas ocasiones hacer uso de las facultades legislativas del poder ejecutivo, legislando a través de decretos de necesidad y urgencia. La estadística arroja unos 67 decretos por año, con frecuencia comparados con los 54,5 por año de Carlos Menem. Desde su asunción y hasta mayo de 2006, de 337 leyes originadas en el poder ejecutivo que podrían haberse sancionado por decreto, Kirchner envió solo 136 como proyectos de ley al Congreso, mientras que las restantes 201 fueron sancionadas apelando a decretos.

Durante el año 2005, se realizó el canje de la deuda, que iniciaba las renegociaciones por los bonos que habían quedado en default desde 2001.

En el 2006 surgió un conflicto diplomático con Uruguay a raíz de la instalación de unas plantas de celulosa sobre el Río Uruguay, situación que llevó al corte por parte de activistas de la provincia de Entre Ríos de los puentes internacionales con el país oriental. Kirchner se negó a reprimir a los manifestantes e incluso se manifestó públicamente a favor. Las declaraciones del presidente tensaron las relaciones con Uruguay.

En abril de 2007 hubo un escándalo político con funcionarios involucrados denominado Caso Skanska. A mediados de ese año, la ministra de economía Felisa Miceli se vio envuelta en un escándalo de corrupción por una bolsa con dinero, que contenía cien mil pesos y treinta y un mil seiscientos setenta dólares, encontrada en el baño de su despacho. Al ser llamada a declarar por el fiscal Guillermo Marijuán, presentó la renuncia a su cargo el 16 de julio.

Kirchner ya había anunciado que no buscaría la reelección y sería Cristina Fernández quien se presentaría.

Ver Presidencia en detalle

 

El traspaso del mando de Néstor a Cristina Kirchner

Por distintos medios fue acusado de tener un estilo personalista de gobernador con dosis de autoritarismo y hegemonía, un estilo agresivo de ruptura inducida y confrontación. Diversos medios internacionales criticaron su postura de convergencia regional junto a presidentes como Hugo Chavez, Evo Morales, Lula entre otros, mientras que otros tantos teóricos latinoamericanos festejaron la inicial etapa de trabajo mancomunado desde el MerCoSur.

Se destacó de su gestión y el posterior acompañamiento al gobierno de su esposa Cristina Fernández, donde se intentó con gradual éxito democratizar los medios de comunicación, la lucha por los juicios de Derechos Humanos de la última Dictadura militar, la distribución de la riqueza y entablar un lazo social con la cultura popular que muchas veces también así como exaltadas fueron muy criticadas.

El escenario político argentino lo despide con respeto y con incalculable especulación en torno al futuro electoral ya que habrá elecciones presidenciales durante 2011. El espectro político argentino se piensa reunido por la muerte de un hombre que fue acusado de dividir muchas veces a los espacios políticos y sociales, y que quizás desde su último acto inconsciente logre promover la reflexión de unión y debate.

Por supuesto los medios tuvieron un gran trabajo por el suceso. A las 09:45 horas la agencia OPI de Santa Cruz tituló confirmando la muerte de Kirchner y cinco minutos después el canal Crónica TV colocó su clásica placa tragedia confirmando la noticia. Pasadas las 10 de la mañana la TV Pública hizo el anuncio y varios minutos después la Agencia Télam.

“De aquí me van a sacar muerto” había dicho Néstor Kirchner

In Paladar mostaza on 27 octubre, 2010 at 1:00 PM

Quizás una de las notas que mas se acerca a un panorama completo sobre el complejo Néstor Kirchner que murió hoy. No coincido en algunos párrafos pero se los comparto. Escribe Jorge Fernández Díaz en El País.

“De aquí me van a sacar muerto”, le dijo Néstor Kirchner a un amigo en la Casa Rosada cuando recién había asumido la Presidencia de la Nación. Llegó con debilidad a un país débil, e hizo de la fortaleza su principal ideología. Prefirió ser fuerte a ser bueno, justo o brillante. Y acumuló un poder inmenso, que por momentos producía temor. No se le puede cuestionar su habilidad para hacerse consistente en una república donde los presidentes volaban por el aire. Tampoco su enorme pericia para gobernar el barco con el viento de cola de la economía mundial.

Hizo mucho para que se enjuiciara a los militares asesinos y torturadores de la última dictadura militar, pero luego colonizó a los organismos de derechos humanos y los utilizó como escudos éticos para legitimar sus polémicas políticas domésticas. Negoció con picardía la deuda externa, pero quedó preso de pecados y supersticiones ideológicas y sin crédito internacional, como lo tuvieron y tienen Brasil y Chile.

Alentó una nueva y prestigiosa Corte Suprema de Justicia, pero al final se dedicó a hostigarla porque fallaba en contra de sus deseos. Tuvo gestos progresistas, como impulsar el matrimonio gay, pero se alió con lo más rancio de la derecha peronista y de la corporación sindical. Su política principal fue la división. Dividir para reinar, el truco más viejo del mundo.

Cuando algún sector se le resistía ponía toda la voluntad y el dinero del Estado para dividir, crear batallas internas, atizar enconos y debilitar al adversario, a quien consideraba lisa y llanamente un enemigo. Tenía una verdadera obsesión por controlar los medios de comunicación.

Detestaba en la intimidad a los periodistas: puso a unos contra otros y montó con dineros públicos programas de televisión estatal o paraestatal para que se burlaran de ellos y se los desacreditara en campañas repetitivas y siniestras. Intentó de distintas maneras controlar el insumo básico de los diarios -el papel- para controlar así sus contenidos. Y procuró arrebatarle a varias compañías mediáticas señales de cable y frecuencias radiales.

Se levantaba todos los días y mientras hacía ejercicios leía los diarios y se enfurecía. Cada media hora, a lo largo de todo el día y de todos los días del año, sus colaboradores más íntimos le acercaban informes de lo que había dicho cada comentarista o reportero en la televisión y en la radio. Y aplicaba en consecuencia premios y castigos con la publicidad oficial, que creció exponencialmente y sin control alguno durante siete años.

Era una tarea que, como muchas otras, no delegaba: él mismo miraba las pautas y daba leña a los disidentes más molestos del periodismo argentino. Muchas veces telefoneaba a los dueños de canales o emisoras para quejarse por determinado periodista y a veces para pedir directamente su cabeza. Quería editar la realidad, como lo había hecho en la provincia de Santa Cruz.

Y esa utopía lo llevó a batallas homéricas contra la prensa, que para el kirchnerismo fue el enemigo número uno. Independientemente de esto, fue un hombre de fuertes convicciones, y siempre es conmovedor y a la vez espeluznante descubrir en las personas una fe ciega. Tuvo dos episodios cardíacos y le pidieron que cambiara de vida. Dicen que ya tenía secretamente decidido cederle a su mujer la próxima candidatura presidencial.

Pero era incapaz de hacerle caso a los médicos y seguía adelante, controlando personalmente las cuentas de la economía, guerreando contra la prensa, cooptando dirigentes, negociando apoyos y haciéndose mala sangre por el inevitable desgaste del poder, que lo estaba abandonando, y por las convulsiones que provocaba su propia política de división y por la alta inflación que generaba su modelo económico.

Pero no podía parar. No podía parar. Seguía y seguía sin tener en cuenta los consejos, sintiéndose de algún modo inmortal o buscando inconscientemente un límite. “De aquí me van a sacar muerto”. Su profecía se cumplió.

La Política y la Justicia en tiempos de reflexión

In Derecho a Replica, Exclusivos on 8 septiembre, 2010 at 10:01 AM

Por Alejandro Castagno

Cuando en la conciencia social no vibra un fuerte anhelo de justicia nadie templa su personalidad, ni esmalta su carácter. Donde más medran los que más se arrastran, las piernas no se usan para marchar erguidos. Acostumbrándose a ver separado el rango del mérito, los hombres renuncian a éste por conseguir aquél; prefieren una buena prebenda a una recta conducta, si aquélla sirve para inflar el rango y ésta apenas para acrecentar el mérito. Los hombres niéganse a trabajar y a estudiar al ver que la sociedad cubre de privilegios a los holgazanes y a los ignorantes. Y es por falta de justicia que los Estados se convierten en confabulaciones de favoritos y de charlatanes, dispuestos a lucrar de la patria, pero incapaces de honrarla con obras dignas”.

José  Ingenieros

Los Jueces de la Corte Suprema de Justicia elemento clave en épocas de cambios políticos.

En los últimos tiempos ha sido tema principalmente de programas políticos como de los diarios,radios,etc  la judialización de la política. En palabras del propio juez de la Corte Suprema Eugenio Raúl Zaffaroni la identifica” cuando segmentos de los sectores políticos no logran resolver los problemas y los remiten cada vez más a la justicia, con el riesgo de producir un desgaste en la justicia y también en la política”.

A simple vista y para personas jóvenes entre las que me incluyo nos resulta un tema bastante novedoso. Pero vale aclarar en primer lugar que esto no solo debe ser considerado como un fenómeno local, sino global y en gran medida de la modernidad. Los poderes representativos, no bastan para las demandas que de a poco quieren buscar ser resueltas en tiempos no compatibles con ciertos plazos políticos.

Sin duda en Argentina hay que considerar esta temática dentro del contexto político post 2001, principalmente en donde los partidos buscan recuperar cierto consenso y legitimidad en la sociedad. En esta cuestión parecen competir otros poderes como  lo es la Justicia, el Parlamento y el propio Ejecutivo.

Zaffaroni considerado de los progresistas de la CSJ.

Una de las acusaciones mas recordadas proferidas ultimamente hacia el Poder Judicial es el de funcionar como el “Partido Judicial” acusándolo de no ser imparcial y de favorecer a ciertos interés, principalmente enmarcados en los conflictos que se atraviesan por parte del Gobierno Kirchnerista con el Grupo Clarín.

Esta denominación tal vez se entienda con cierto grado de exageración, y lo que en realidad se podría reconocer es cierto comportamiento cerrado o corporativo por parte de jueces a la hora de reflexionar sobre comportamientos propios, y no solo recaer sobre las faltas de los demás.

En los últimos tiempos la Justicia reincorporó un poco de su imagen desde los primeros cambios producidos desde el gobierno de Nestor Kirchner. Sin duda se debe reconocer el cambio de autoridades de la Corte Suprema como una de las mejores medidas del ex- presidente.

Principalmente hacer hincapie ,como ya se pudo evidenciar en varias ocasiones, la independencia que demuestra esta con respecto al Ejecutivo, situación que se contrapone claramente con lo ocurrido durante los mandatos de Carlos Menem.

Lorenzetti de alto perfil comunicativo.

Casualmente la semana pasada el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti en el marco de la curta conferencia de Jueces se explayó sobre el tema de evitar la judialización de cuestiones que le incumbe a los demás poderes y otras cuestiones relacionadas con el Poder Judicial.

Por otra parte, el diario Pagina/12 en su edición Dominical, publicó una entrevista donde trata de volver sobre algunas de estas cuestiones de interés para la Argentina:

– ¿No cree que haya jueces que acomodan sus decisiones según las partes o para producir una determinada consecuencia política o económica?

–No creo que eso esté ocurriendo. No podemos decir que cuando alguien nos falla a favor está bien y cuando nos falla en contra está mal, o está manejado por… eso pasa siempre. En muchos años de ejercicio de la abogacía he visto que al cliente, cuando le fallan en contra dice “este juez está manejado por tal o influenciado por tal”. Por eso digo que es intrascendente. Insisto en ocuparnos de los problemas serios.

– ¿Hay seguridad jurídica? Los empresarios dicen que no y culpan al Gobierno de cambiar las reglas del juego. El oficialismo dice que no, pero acusa a los jueces.

–Todo el mundo habla de cosas distintas. La seguridad jurídica es un concepto amplísimo. ¿Hay más seguridad jurídica en la democracia, en los últimos veintisiete años, que cuando había dictadura, y no había estado de derecho? Y, obviamente no podemos decir que no hay estado de derecho o seguridad jurídica en ese sentido. Otro sentido es la seguridad jurídica que se refiere a los cambios medianos, los de sistema.

Si nosotros vemos que cada diez años cambiamos todos los sistemas, el tributario, el de salud, el laboral, el jubilatorio. Podemos analizar cincuenta o sesenta años de la historia argentina y ha sido así. En ese sentido no hay seguridad jurídica.

La gente necesita un horizonte de previsibilidad. No los empresarios. Hablo del jubilado que paga lo que le dicen aporte porque después se va a jubilar mejor y resulta que años después le cambian toda la legislación, ahí hay una afectación de la seguridad jurídica.

Principalmente el problema de la judialización se hizo evidente cuando en los resultados desfavorables sobre temas o proyectos de muchos intereses contrapuestos, por ejemplo la Ley de Medios, legisladores recurrían a la justicia para reveer el resultado que se había obtenido en el Congreso. Vale aclarar que estas practicas se pudieron observar tanto del lado del oficialismo como el arco opositor.

La Corte hasta el momento ha elegido el camino de buscar que los actores traten de solucionar estos conflictos por los carriles adecuados,los políticos y de negociaciones, porque no nos olvidemos estos son quienes fueron elegidos como los representantes del pueblo. Ademas no tiene sentido alguno sobrecargar a a los tribunales con cuestiones las cuales no pueden resolver.

La cuestión de la Justicia como bien lo aclara el presidente de la Corte Suprema en otra parte de la entrevista esta en estrecha relación, y siempre hay que verlo de esta manera, con el funcionamiento de la Democracia.

La justicia debe tratar de que esos postulados teóricos alguna vez esgrimidos puedan ser reales para la población, o en todo caso brindar apoyo de reglas para aquellas practicas que buscan consolidar este sistema o en todo caso busquen mejorarlo. Por lo tanto la Politica debe ayudar en este camino, el actor principal hay que decir, se debe valer de la compañía de los otros poderes, pero evitando sobrepasarse en los limites.

>

Visite el Centro de Información Judicial – Agencia de noticias del Poder Judicial

Web de la Corte Suprema de Justicia

+ Web de Ricardo Lorenzetti