maximo tell

Posts Tagged ‘opinión’

La estrategia de los medios debe basarse en el contenido periodístico mas que en los anabólicos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 10 diciembre, 2010 at 5:38 PM

Hace un tiempo, dejé mi comentario en una nota sobre el periodismo, los diarios y su caída en las ventas. Estrategias, aciertos y errores, se mezclan en una carrera desesperada que se envuelve en papel, refleja en una pantalla pero sigue siendo una incógnita esquiva para los periodistas. Aunque pensándolo bien, la solución no se les presenta a quienes dirigen los medios porque estoy seguro que los reporteros estarían dispuestos a mejorar la calidad de los medios si se lo permitiesen.

El diario Infonegocios publicó una nota sobre la aceleración en la debacle de los medios tradicionales, representada en la caída de ventas del diario centenario de Córdoba, La Voz del Interior. Parte de la nota decía:

“En diciembre pasado había perdido el 5% de los ejemplares vendidos un año atrás. En mayo, la caída interanual fue del 7,3% y en junio y julio estuvo entre el 10 y el 12%. Para ser claros: los 101.090 ejemplares que La Voz vendió -en promedio- los domingos de junio de 2009 se convirtieron en 90.488 en junio pasado, más del 10% de caída en el principal día de la semana. El promedio semanal (lunes a domingo) está a punto de caer por debajo de otra barrera psicológica: los 50.000 ejemplares.

La preocupación de los directivos de La Voz por la acelerada caída en la venta de ejemplares ya es inocultable: focus group especiales por este tema, anabólicos para los días domingo (algo inédito) y una nueva promoción que pone en juego autos y otros premios”.

Nota completa

En ese momento comenté en la nota, les dejo mi opinión:

“Lástima que entre las estrategias que se están pensando (para recuperar ventas de ejemplares) no aparezca nada referido a los contenidos, las formas y el estilo. Todo pasa por agregar fascículos y hacer sorteos. En vez de intentar convertir al diario en una rifa con noticias deberían preocuparse por los contenidos. Evaluar a los periodistas que dejan ir, preguntarle a los jóvenes por qué no les gusta comprarlo y forzar la caída del consumo de su edición gráfica con nuevas manera de comunicar desde el soporte”.

La nota en sí trajo varios otros comentarios interesantes:

  • Marcos Fissore: “Si realmente el diario en formato papel, como producto, está transitando la etapa de declive, lo mejor es fidelizar, especializarse, lograr calidad informativa y mucho análisis cosa que no veo reflejado en el actual formato”.
  • Mariano Pereyra: “El diario tiende a desaparecer simplemente porque nos encontramos ante un cambio de paradigma basado en la forma que prefiere el usuario informarse y esta a la vista que este a elegido la prontitud, la expontaneidad y la gratuidad que ofrece internet. El diario debera cambiar su obsoleto enfoque de publicador de noticias viejas por el de editorialista de la realidad acompañado por suplementos que se puedan adquirir segun la preferencia del consumidor”.
  • Gustavo Javier Cabanillas: “Creo que la caída se debe a varios factores, no a uno sólo. Personalmente leía distintos diarios por internet los días de semana y compraba hasta hace poco La Voz los domingos. Esto último he dejado de hacerlo dado la baja calidad periodística de los artículos y de los análisis de los temas. Respecto a La Voz Digital, no me he acostumbrado a leerlo. Inicialmente era deseperante la espera de carga de la página. Eso hizo que me acostumbrara a leer otros diarios que apostaron a una mayor tecnología de un principio lo que a su vez me permitió apreciar la pobreza periodística de La Voz . Para colmo, no publicaban nada del maestro Salzano los Domingos.”

Todos los comentarios

Para finalizar esta reflexión compartida, desde donde se pueden extraer muchos puntos para iniciar otras semejantes discusiones, me pareció pertinente buscar unas palabras de Roberto Guareschi sobre el tema. El ex director de redacción de Clarín (1990 a 2003) escribió Periodismo se necesita, donde repasa las estrategias de marketing que los diarios argentinos han utilizado para conseguir suscripciones.

“Fascículos y opcionales no son contenidos periodísticos pero entran en el laxo mundo de lo cultural. Los clubes de beneficios, no. Aumentan la circulación, refuerzan la fidelidad y les dan a los diarios un conocimiento de sus lectores que en el futuro podrán emplear no sólo para cuestiones comerciales. Pero ahora lo comercial y el marketing ocupan un lugar más importante y visible en la relación con el lector y en la imagen de los diarios (ver las numerosas páginas de publicidad que dedican a sus clubes)”.

Guareschi nos recuerda que este recurso comercial, sólo será una ayuda verdadera si con esa estrategia los diarios no dañan su identidad periodística. En esta línea de análisis, los mejores diarios del mundo pierden ejemplares pese a su excelencia y las causas de la caída son múltiples, pero el periodismo es su fortaleza esencial y desde allí debiese salir su primer arma para combatir la debacle.

El contenido es la salvación, solo con calidad llega la publicidad y esto depende de la inversión. Innovación solo llega con creatividad, y los jóvenes son motor de esa rueda que debería empezar a girar, orientada por aquellos que ya han recorrido el camino de los medios. Las nuevas tecnologías pueden ser mas útiles que tan solo entregar premios. ¿Queremos que solamente nos compren o que además nos lean?

Obituario político de Nestor Kirchner

In Derecho a Replica, Exclusivos on 28 octubre, 2010 at 7:20 AM

Por Guillermo Quijano*

*Politólogo

Si tuviéramos que escribir un obituario para el ex-presidente, aún considerándonos opositores críticos, tendríamos que reconocerle a Kirchner méritos. A diferencia de los opositores mediáticos, que cargados de culpa se llaman a manifestar dolor, los opositores críticos reconocimos los aciertos en su momento. Por eso, podemos hablar de política sin ser políticamente incorrectos.

Fueron varios: supo hacerle reclamos al presidente de su país y su partido cuando los partidos opositores no se animaron. Supo pararse ante los poderes internacionales cuando nadie lo hizo. Tuvo el coraje de querer el poder cuando nadie lo quiso.

Volvió a poner la política económica subordinada a la democracia, reivindicó el papel de la militancia, dirigió los esfuerzos partidarios entendiendo la necesidad de complementarlos asociativamente con otras organizaciones sociales y re-estableció el conflicto ideológico como el centro productivo de la vida democrática (en contra de los discursos únicos y pensamientos automáticos).

Puso en el centro de la discusión el papel de las instituciones invisibles y los factores de poder y todo ésto con algunos, aunque insuficientes esfuerzos redistributivos serios. En una época donde los Tinelli tienen los parámetros de la femineidad, impulsó un canal público que nos mostró mujeres de ciencia, influencia y arte.

Entre todo, abrió el camino a una vida política mejor para los argentinos: generó una militancia que entendió que hay un deber de participar y que éste debe ejercerse con responsabilidad. Le mostró a la civilidad light que no hay excusa deontológica para el no-compromiso.

Las intenciones de los hombres políticos no importan, nos diría Hegel. Porque su papel está subordinado a la historia. Lo que importa es la objetividad efectiva de los resultados de las luchas en las causas. Por eso en EuropaEstados Unidos algunos pueden titular “Héroe“.

Es que en sus países, con gobiernos democráticos o socialistas, constreñidos por falsos consensos institucionalizados los ilustrados se ven imposibilitados de tomar decisiones capaces de lograr efectos. Tampoco se deberían exagerar, pensando que todos sus logros  fueron sus propias iniciativas. Pero en una democracia, el mayor mérito de los políticos es ser buenos lectores, como para interpretar los signos de los tiempos y guiar las tendencias contrapuestas en alianzas viables. En ese sentido fue un gran político. En ese sentido le prestó un gran servicio a la democracia.

Lo sobreviven intelectuales que terminaron sus fantasías masturbatorias de utopías políticas y gobiernos ideales, artistas que entienden que todos somos ciudadanos, juventudes seguras de sí mismas y algunos viejos que recuperaron la esperanza. Pero sobretodo, una generación de dirigentes que entendieron que es posible tener vocación de progresismo y vocación de mayorías al mismo tiempo.

Con ellos, tal vez podamos tener una cultura política más sana, mas realista y menos prejuiciosa. No habrá mas “Frepasos” en la Argentina, “no te metás”, “que se vayan todos” o partidos obreros sumados a uniones democráticas. Porque Argentina entendió que la única vía de la democracia en una sociedad desigual es la vía popular, aunque populista. Le pese a cuanto académico le pese.

Le sobrevive también un hijo con escaso futuro político, una esposa que tiene el mismo poder que ayer, y que se retirará seguramente consternada al final del mandato. Un gobierno radical que muy probablemente llegue y se vaya de acuerdo a los periodos institucionales del mandato. Y una Argentina un poco más democrática y más linda pero con problemas urgentes que exigen un entierro breve.