maximo tell

Posts Tagged ‘País’

Cuando con los disconformes nos miramos a los ojos

In Derecho a Replica, Exclusivos, Prosas Propias on 26 junio, 2012 at 6:09 PM

En mi país (siempre) se viven épocas de disconformidad. Como todo Estado con una joven democracia, padece los por menores de descubrir la política (bondades y miserias) en cada Gobierno que se sucede. A su vez los ámbitos que en un momento fueron dejados de lado por el grupo político dominante, se sienten ultrajados, se arrogan para si el derecho patriota y condenan lo otro. Cuidado, también sucede a la inversa en la que los grupos que han sido observados en este turno, ahora defienden los beneficios obtenidos a capa y espada, tildando de traidores a los anteriores. Lo que sucede entonces en mi país, cada una serie de gobiernos, es que se suceden con ellos amores y odios extremos, donde la cordura escasea cuando se acercan las urnas y los delirios encierran cada vez intereses mas egoístas.

20120626-190129.jpg

Como si fuese poco, los nacidos en mi país poseen ciertas cualidades especiales en la sangre. Soy un convencido que mi país posee una cuestión antropológica de la cual nunca podrá escapar. En él se mezclan elementos que nos hacen únicos pero a su vez nos condena a seguir buscando un éxito esquivo. Y quizás la primera premisa es pensar en nuestra construcción de éxito y felicidad nacional. ¿Qué necesitamos para ser felices? ¿Qué consideramos como exitoso en el país? ¿Somos capaces de ser lo que pretendemos ser? Pero no hablo de una incapacidad real para lograr algo, sino de una falsa creencia en nuestro destino como sociedad. Quizás le pedimos a los argentino ser algo que jamás fuimos o tal vez nunca llegaremos a ser. Por favor que no se confunda: esto no significa que no debamos pelear por el país que pretendamos pero reconocer en nosotros y los otros las mismas condiciones para ser, pretender y hacer.

Escucho y leo a diario personas que piden al argentino mas de lo que ellos están dispuestos a ser o hacer como argentinos. Veo enojos contra falsedades desde una postura falsa; siento que alguien reclama lo que no fue o es capaz de brindar; escucho muchas veces renegar sobre actitudes que mas allá de verlas en ojos ajenos se deberían reconocer como propias. Entonces la charla se frena en seco en esta parte y el interlocutor se limpia las manos, como diciendo “yo nunca milité”, “no tuve cargos”, “siempre fui independiente”, “jamás me quise ensuciar”, “la verdad que no tiene sentido participar”. Entonces ahí un sueño de país se apuñala con una hostia.

Los días pasan y uno siempre recibe descubrimientos ajenos sobre su persona ¿No les parece? A mi todo el tiempo me miran de lejos y me dicen “que engominadas que tienes las ideas”; “se te despeinaron los valores e ideales”; “porque no te afeitas y dejas en paz las posiciones”. Quizás ya se haya notado algo que omití: en mi país todo el mundo opina de todo, sin saber o hacer absolutamente nada. Abundan los Directores Técnicos que no saben ni patear una pelota; los ministros de economía que no acomodan ni las cuentas de la señora; los Presidentes que no son escuchados ni por sus hijos; los arquitectos que no construyen ni suspiros; los soñadores que no se animan siquiera a dormir con la luz apagada.

Entonces en eso anda mi país. Abusando en cada esquina de la ventaja sobre el otro; criticando sin leer; renegando sin estudiar; apuntando sin hacer. Encima soy periodista y pocos entienden que mi trabajo es que todos tengan los elementos suficientes para construir posturas nutridas de información. Pero “que zurdo que estas”, y el “estas sonando gorila últimamente”. ¿Donde se acaba el péndulo acusador para que comience la vara de análisis propio?. Acá, en mi país, todos se quejan de todos, diciendo que todos dicen lo mal que hacen todos y sin siquiera hacer lo que todos hacen critican a todos por señalar a todos los otros, que a su vez dicen que todos están convencidos que todo lo hecho es hecho para todos y por todos aceptado.

Hay veces, mejor dicho días, en lo que es asfixiante vivir en mi país. Sobra libertad para decir, pero falta tiempo para pensar. Todo se pretende para ayer; la ansiedad cuelga procesos en la plaza cada mañana; los que hoy condenan son los que ayer fueron condenados; la venganza es moneda de cambio y el olvido un cambio paralelo. Vos sos, vos fuiste, los ágiles que señalan se esconden tras la piedra de los estigmas. Yo respondo desde acá a mi historia, la pasada y presente, pienso hasta donde puedo y hago lo que me toca. ¿Vos?

Quizás solo sea yo el que veo el afuera desde una ventana errada o ¿queda alguien mas dispuesto a escuchar antes de condenar?

YPF y Argentina, mi posición final

In Exclusivos, Prosas Propias on 23 abril, 2012 at 11:24 AM

Ciudadano argentino/a que tiene entre 35 y 60 años, no tema por YPF y el mundo. ¿Por qué tanto temor a que los argentinos nos hagamos cargo de lo que es nuestro? Yo sé que tienen todavía gran dificultad para pensar en términos de libertad absoluta en política por la marca que les dejó la Dictadura; reconozco que todavía muchos miran con melancolía los partidos tradicionales; sé que esperan mucho más de las personas, pero el punto es que los tiempos han cambiado. El mundo es otro y Latinoamérica es otra, por lo que también estamos intentando hacer otra Argentina.

Cuidado lector, no crea que soy fanático del Gobierno actual, ni si quiera soy militante de la facción que representan dentro del movimiento Peronista. Pero soy un argentino que se considera de la generación bisagra y esa es nuestra responsabilidad. De alguna manera tenemos que empezar a valorar lo nuestro, animarnos a tenerlo en nuestras manos. Y eso no significa que no nos vayamos a equivocar ni mucho menos. Lo haremos mal, nos traicionaremos, ganaremos o no, pero todo lo haremos nosotros. Vamos más que nunca a pensar en términos soberanos, como cuando se forjó esta patria, con esa idea.

¿En qué momento nos convencieron de que toda gestión importante solo es digna de extranjeros? No somos capaces de ahorrar y confiar en nuestra moneda; hemos inventado frases como “a mi el cine nacional no me gusta” para desprestigiar nuestra cultura; somos incapaces de mirarnos en los ojos de los originarios de esta tierra; nos da temor estudiarnos, discutirnos, desafiarnos. La idea de que el Estado es mal administrador puede que sea cierta, estoy casi convencido que en su momento fue así, pero eso no implica que lo vaya a seguir siendo. Y si así lo fuere otra vez, no importa, yo quiero que cuando esta generación de gobernantes se vaya, tener la oportunidad de nosotros intentar revertir esa creencia. Y así sucesivamente, hasta que aprendamos, hasta que lo logremos.

Obra de Jose Bahamonde

Obra de Jose Bahamonde

¿Se nos cerrarán las puertas del mundo? ¿Cuáles? Los mismos que insisten con esto ahora son los que hace una década titulan que es mentira que lleguen inversiones, que él no viajaba, que ella viaja en exceso, que habla en ONU pero para pocos. Entonces de que puertas y de que mundo hablan. En la Argentina van a confiar los que deban confiar y las empresas que necesiten excesivos favores impositivos, demasiadas ayudas crediticias y un arreglo diferencial en lo que respecta a los trabajadores, que no vengan. Los que busquen en Argentina un paraíso para emprender barato y que la plusvalía los favorezca dejando poco en el país, que no vengan. No los queremos, yo no los quiero. No los necesitamos.

Escuchar una persona de 60 hablar de esto es lógico, porque habla del concierto internacional en el que Kissinger organizaba un partido de ping pong y cambiaba la geopolítica diplomáticamente. Pero un empresario de 35 llorar porque las empresas no vendrán, no habla bien de nosotros. Porque este empresario que ahora tiene su empresa caminando está pensando en armar su empresa fuera del país, sueña en USA y los grandes capitales, entonces ¿qué llora? Los empresarios deberían entonces invertir acá y buscar explotar este mercado, en vez de estar convirtiéndonos en la India explotada de programadores, diseñadores y tantos otros ejemplos.

A veces parece mentira que levantemos las banderas de la recuperación de Malvinas contra el imperialismo pirata de Inglaterra pero queramos continuar ligados económicamente a España como si realmente fuese nuestra patria madre. ¿Soy muy inocente al pensar que el Gobierno lleva adelante estos temas por interés sólo en la sociedad? No! Sé que lo hace por los votos, para introducir en agenda temas que no expongan la situación económica que se desacelera y los casos de corrupción de funcionarios. Pero no me importa, porque ese es el análisis táctico de las medidas, lo que a mi me importa es lo que implica a futuro. En 10 años no nos vamos a acordar, ni nos va a importar, si recuperamos YPF para que en el diario deje de salir que el Vicepresidente era corrupto, lo que sobrevive a los gobiernos y sus manejos, son los hechos. Eso nos debería importar. Lo que pasa que la mayoría en este país disfruta de tomar café y criticar lo que se hace, más que pensar el país que él mismo quiere y por el cuál está dispuesto a sacrificares para lograrlo.

Entiendo el temor de que se gestione YPF como Aerolíneas Argentinas, pero estamos aprendiendo, aplicando, haciendo, intentando. Mal o mas o menos, pero somos nosotros. Los dirigentes que se dejan el bigote o la patilla como en los 70, ya aprenderán a gestionar o también los cambiaremos. Votaremos otra cosa. Quizás de a poco esa nueva juventud política con masters en Economía que debaten el país comiendo una Cesar Salad en Palermo Hollywood y manejan un BMW, tal vez en un tiempo también se crucen con los demás dirigentes que caminan los barrios, logran una copa de leche y han leído la otra biblioteca. Es nuestro tiempo de formación política. Siempre dicen que la Dictadura liquidó políticamente a este país, bueno estamos tratando de reconstruir el suelo, para que de ahí hagan pie las generaciones que vienen. ¿Es tan difícil entender procesos? ¿Cuesta entender que no hay yegua que deba morir aunque sea una dirigente que se ha enriquecido del Estado? Es circunstancial lo de los nombres propios, lo que importa es lo que está por encima.

En concreto, utilizo el caso de YPF pero podría haber compartido esta conclusión en tantos otros temas. Argentino no tengamos miedo de equivocarnos, de hecho YPF es muestra de esto. Hace décadas se creyó que lo mejor era privatizar y, habiendo visto que no era lo correcto, se puede sanear y recuperar el error. ¿Cuál es el miedo de ocuparnos nosotros de lo nuestro? ¿Que este Gobierno lo despilfarre, lo mal gaste, lo utilice de pantalla por la corrupción que se ha permitido, que haya sido el mismo partido el que hace años tomó la decisión inversa? ¿Qué importa? Es nuestro, de la sociedad, del pueblo, tuyo, mío o al menos tendremos más control sobre los recursos para el día de mañana, la generación gobernante decida si explotarla mas, menos o hasta volver a vender. La decisión será nuestra.

Argentinos/as, tenemos que perder el miedo como sociedad. Cada uno desde su lugar. Y esto no es firmarle un cheque en blanco a este Gobierno ni ningún otro. Pero acá no estamos haciendo lo que se debiera. Que los jueces investiguen y juzguen a todo el que corresponda. Cuidemos los canales alternativos de comunicación y difusión para que no nos monopolicen el pensamiento ninguna corporación privada o pública. Estudiemos la historia, nos animemos a pensar un futuro, nuestro.

“La patria” por Julio Cortazar

In Paladar mostaza on 25 mayo, 2011 at 12:34 PM


La patria
Julio Cortazar

Esta tierra sobre los ojos,
este paño pegajoso negro de estrellas impasibles,
esta noche continua, esta distancia.
Te quiero, país tirado más abajo del mar, pez panza arriba,
pobre sombra de país, lleno de vientos,
de monumentos y espamentos,
de orgullo sin objeto, sujeto para asaltos,
escupido curdela. inofensivo puteando y sacudiendo banderitas,
repartiendo escarapelas en la lluvia, salpicando
de babas y estupor canchas de fútbol y ringsides.
Pobres negros.
Te estás quemando a fuego lento, y dónde el fuego,
dónde el que come los asados y te tira los huesos.
Malandras, cajetillas, señores y cafishos,
diputados, tilingas de. apellido compuesto,
gordas tejiendo en los zaguanes, maestras normales, curas, escribanos,
centrofordwards, livianos, Fangio solo, tenientes
primeros, coroneles, generales, marinos, sanidad, carnavales, obispos
bagualas, chamamés, malambos, mambos, tangos,
secretarías, subsecretarías, jefes, contrajefes, truco,
contraflor al resto.Y qué carajo,
si la casita era su sueño, si lo mataron en pelea,
si usted lo ve, lo prueba y se lo lleva. –

Liquidación forzosa, se remata hasta lo último.
Te quiero,. país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía,
te quiero, tacho de basura. que se llevan sobre una. cureña
envuelto. en la bandera que nos legó Belgrano,
mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate
con su verde consuelo, lotería del pobre,
y en cada.piso hay alguien que nació haciendo discursos
para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos.
Pobres negros que juntan las ganas de ser blancos,
pobres blancos que viven un carnaval de negros,
qué quiniela, hermanito, en Boedo, en la Boca,
en Palermo y Barracas, en los puentes, afuera,
en los ranchos que paran la mugre de la pampa,
en las casas blanqueadas del silencio del norte,
en las chapas de zinc donde el frío se frota,
en la Plaza de Mayo donde ronda la muerte trajeada de Mentira.
Te quiero, país desnudo que sueña con un smoking,
vicecampeón del mundo en cualquier cosa, en lo que salga,
tercera posición, enegía nuclear, justicialismo, vacas,
tango, coraje, puños, viveza y elegancia.

Tan triste en lo más hondo de1 grito, tan golpeado
en lo mejor de la garufa, tan.garifo a la hora de la autopsia.
Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo
saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga,
no te metás, qué vachaché, dale que va, paciencia.
La tierra entre los dedos, la basura en los ojos,
ser argentino es estar triste, ser argentino es estar lejos.

Y no decir: mañana,
porque ya basta con ser flojo ahora.
Tapándome la cara
(el poncho te lo dejo, folklorista infeliz)
me acuerdo de una estrella en pleno campo,
me acuerdo de un amanecer de puna,
de Tilcara de tarde, de Paraná fragante,
de Tupungato arisca, de un vuelo de flamencos
quemando un horizonte de bañados.
Te quiero, país, pañuelo sucio, con tus calles
cubiertas de carteles peronistas, te quiero
sin esperanza y sin perdón, sin vuelta y sin derecho,
nada más que de lejos y amargado y de noche.

Después de tanto y a pesar de todo España Campeón

In B. Rivas, Exclusivos on 16 julio, 2010 at 12:57 AM

Por Alvaro Bohórquez Rivas

Desde España

Casi un siglo, 80 años para se exactos es lo que ha tardado España en bordar su primera estrella sobre el escudo de su selección absoluta de fútbol.

Valió la espera

En categorías inferiores se suele ganar algún que otro título, en otros deportes España es una potencia mundial. Tenis, a pesar del varapalo de la Davis de este año, baloncesto (campeones del Mundo y de Europa), ciclismo (Contador máximo favorito y ganador de dos Tours de Francia, un Giro de Italia, una Vuelta a España y  Samuel Sánchez oro olímpico en Ruta), motociclismo y en otros deportes.

Sólo faltaba el rey, la absoluta, la Roja ganando un Mundial y después de ocho décadas lo han conseguido, el 11 de julio, en Johanesburgo, España entró en los anales de la Historia, en el G-8 de campeones junto con Brasil, Italia, Alemania, Argentina, Uruguay, Inglaterra y Francia.

España entera lo vivió  como una fiesta, una gran final. Después del juego desplegado por el combinado nacional ante Alemania, jugábamos como favoritos y a pesar de las patadas y los golpes holandeses, España se hizo con la victoria.

Se festejó en todo el país

Y a pesar de no vivir cerca de la capital, de estar en una zona conflictiva en cuanto a la identidad nacional, todo el mundo estaba contento, feliz, irradiaba una luz especial.

Es cierto que el país está sumido en la crisis, que son 5 millones de personas sin empleo, pero durante unos días, puede que meses, eso no importará tanto, porque el deporte ha cambiado la cara, ha cambiado a la gente, el país irá mal, pero al menos podemos decir que somos el país que mejor juega al fútbol.

Este autor es Columnista permanente de este Blog